EL CAMINO DEL CONOCIMIENTO

23 05 2012

universo[1]

Este blog pretende formar una comunidad de “iniciados” dispuestos a dar sus primeros pasos en el camino del conocimiento. Como le dice el chamán Don Juan a Carlos Castaneda -“el miedo es el peor enemigo del hombre de conocimiento”. Es el miedo el que nos impide aceptar las realidades básicas de la vida sobre las que una persona consciente comienza a edificar un nuevo camino de sabiduría. Todos somos conscientes de que la mortalidad es nuestro gran talón de Aquiles. Un ser eterno no tendría tanta curiosidad por conocer las respuestas a las grandes preguntas -de dónde venimos, a dónde vamos, cuál es el sentido de la vida- puesto que su peor enemigo, la muerte, estaría muy lejos. Solo temería al dolor, pero se supone que si alejamos la muerte también lo hacemos con el dolor, ambos van estrechamente unidos.

Ante la muerte solo nos quedan dos opciones: esconder la cabeza bajo el sobaco y repetirnos una y otra vez que lo importante es disfrutar del momento, “carpe diem”, o enfrentarnos a esa dura realidad y tratar de encontrarle un sentido, por mínimo que sea. Quienes se confiesan agnósticos, ateos, materialistas, cientifistas, no pueden evitar angustiarse ante el dolor, el sin sentido de la vida y la muerte. Creen que la razón, la lógica, es la cualidad más importante del ser humano, la única forma de conocimiento verdadero, lo que les dignifica, y por lo tanto rechazan todo lo que no se ajuste a la cuadrícula de la razón, sin darse cuenta de que tal vez estén equivocados al aceptar sin espíritu crítico el primer dogma de sus vidas, el que dice que la razón es lo más importante en el ser humano, lo que nos separa absolutamente de los animales y el resto de seres. Es como si un necio diera por supuesto que la única forma de ver es por medio de los ojos de la carne y despreciara los microscopios, los telescopios o cualquier otro artilugio inventado. Esta primera negativa conllevaría a otras. Si yo no puedo ver la estrella Alpha Centauri con mis ojos de carne, es que no existe. Si yo no puedo ver con estos ojitos que se han de comer los gusanos las bacterias y los virus es que no existen. Del mismo modo quienes no aceptan que exista otra forma de conocimiento que la razón desprecian la posibilidad de la existencia del tercer ojo, la intuición, el sexto sentido, el conocimiento místico, etc ¿Lo han probado? No, lo mismo que el necio que no arrima su ojo al telescopio porque nadie le va a convencer de que existan estrellas, púlsares, galaxias y una inmensidad de “cosas” allá, fuera, en el espacio infinito, los dogmáticos del conocimiento, los materialistas, agnósticos y ateos a ultranza, han decidido que no existe nada más puesto que eso escaparía a la razón. Descartan los demás senderos del conocimiento, el misticismo, el yoga, el budismo, el taoismo, el chamanismo, el esoterismo… La razón es lógica y  matemática y ciencia y nada más puede existir.

La entrada en estos caminos de conocimiento “no lógicos” no suele ser voluntaria y reflexiva. Hay algo que te empuja más allá de tus límites y te obliga a dar pasos en un camino del que antes huías como de la peste. San Ignacio de Loyola, un místico católico, dijo aquello de ” de qué sirve ganar todo el mundo si pierdes tu alma”. Había perdido a su amada y viendo su cadáver el edificio de su lógica se derrumbó.

Somos muchos los que hemos iniciado este sendero tras una experiencia cercana a la muerte. Ante la muerte no valen las monsergas ni las ecuaciones ni la actitud del machito que dice: los demás adjuran de sus creencias científicas y agnósticas ante el miedo a la muerte, yo no, yo me enfrentaré a ella, la miraré a la cara y seguiré pensando lo mismo que pienso. Es fácil decirlo pero quienes conocemos el rostro de la muerte sabemos que semejante actitud es solo la fanfarronería del tonto que se cree un dios o un superhéroe cuando no es otra cosa que el tonto del pueblo.

Este blog pretende ser un almacén para “Guerreros impecables”, “Budas impasibles”, “Iniciados esotéricos”, “Místicos católicos o no católicos”, hombres de conocimiento. En el podrán encontrar instrumentos teóricos y técnicas prácticas para autoiniciarse en un camino de no retorno. Nada que pueda ayudarnos a dar un paso en el camino del conocimiento será despreciado aquí. Cada persona es un mundo y cada mundo gira alrededor de una estrella distinta. Cada cual puede elegir su camino, sabiendo que todos los caminos conducen a la “Roma interior” o “Jerusalém celestial”.

Sean bienvenidos y no duden en compartir experiencias y dudas. Todos comenzamos alguna vez y todos llegaremos al final del camino en algún momento del tiempo. Somos viajeros del tiempo, como dice el Libro de Urantia, y aún nos quedan muchas vidas y muchas dimensiones por descubrir. Algún día saldremos de la rueda kármica, como dicen los budistas, y comprenderemos que la visión del reptil no es la misma que la del águila y que la visión del humano no es la misma que la del dios.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: