LA RECAPITULACIÓN

23 06 2012

Se trata de una técnica chamánica que don Juan enseña a Carlos Castaneda. Para los no conocedores del mundo mágico de Castaneda puede resultar un tanto surrealista, incluso ridícula y esperpéntica. No la técnica en sí, que entronca con técnicas de yoga mental (más serias para el lector común) y otras técnicas parecidas de otras filosofías esotéricas. Es la forma en la que don Juan hace que Carlos practique esta técnica lo que resulta llamativo y hasta ridículo.

Don Juan hace que La Gorda, otra de sus discípulas, y Carlos pasen una noche dentro de una caja de madera construida al efecto. Espalda contra espalda, la columna erguida, y sin poder dormir, dedican todo este tiempo a recapitular acontecimientos de sus vidas. Se trata de recuperar esos hilos de luz que ha ido perdiendo el capullo luminoso de nuestra consciencia en su recorrido vital por el tiempo y el espacio. Algo que se parece extraordinariamente a la teoría de la vinculación de Milarepa, mi personaje, y que veremos en su momento.

Cuando Castaneda le pregunta por la razón de llevar a cabo todo esto, don Juan le habla del Aguila (una especie de Mente cósmica o Mente universal rosacruz) y de sus emanaciones, de cómo al morir si el guerrero impecable no ha conseguido una buena recapitulación y puede presentar al Aguila una especie de identidad virtual de sí mismo, será absorbido por esta entidad.

Tal vez sea este concepto uno de los más extraños de las enseñanzas de don Juan a Castaneda y desde luego para mí el más misterioso y llamativo. No he podido encontrar vinculaciones con otros mitos o enseñanzas en el budismo o en cualquier otra corriente esotérica.  Forzando un poco el mito creo que al que más se parece es al de Isis y Osiris en el esoterismo egipcio. Osiris es despedazado y sus miembros extendidos y desperdigados por todo el mundo. Isis, su hermana, consigue recuperarlos uno a uno, unirlos y de esta manera lograr que su hermano Osiris regrese a la vida. Se podría decir que la metáfora es perfecta para indicar la razón de la necesidad de la recapitulación. Isis sería la identidad actual, con la que estamos conectados y que no hemos perdido aún. Osiris sería esa identidad perdida poco a poco, fragmento a fragmento,  a lo largo de nuestras vidas. Perdemos la memoria y olvidamos cómo éramos de niños, de adolescentes, de jóvenes, etc. Vamos perdiendo recuerdos y con ellos nuestra otra personalidad. Gracias a Isis, nuestra personalidad actual, podemos recuperar la otra perdida, a través del rescate de los recuerdos y una vez revivida se une a la que aún poseemos, Osiris se une a Isis, y de esta forma nuestra personalidad (masculina y femenina, diurna y nocturna) vuelve a ser una sola.

La recapitulación tiene este sentido. Debemos retroceder y rememorar nuestros recuerdos más intensos en nuestras vidas. La intensidad emocional indica claramente que el hijo luminoso del capullo, que hemos perdido, es importante. Al rememorar estos recuerdos los hilos perdidos regresan y se vuelven unir al capullo luminoso que es nuestra consciencia.

En el libro tibetano de los muertos o Bardo Thodol se habla de que la persona que fallece recuerda en unos segundos toda su vida. Es un recorrido increiblemente acelerado y detallado. Es una auténtica recapitulación, tal como la entiende don Juan. Según él, si no somos capaces de ofrecerle al Aguila una versión recapitulada de nosotros mismos, ella se queda con el original y nos absorbe.

Es algo de lo que también se habla en el budismo, en el nirvana el alma es absorbida en la totalidad, si bien parece que esto no significa la desaparición de su personalidad. Tal como lo entiende don Juan parece que la absorción por el Aguila sí supone la desaparición de la personalidad del alma. Solo he conseguido encontrar algo lejánamente parecido en el Libro de Urantia, cuando se habla de la posibilidad de que un alma inmortal sea juzgada y condenada por los Ancianos de los Días y tras la confirmación del Padre sea destruida de tal manera que nunca más vuelva a ser un alma-personalidad, en concepto rosacruz.

Este concepto de absorción por el Aguila sigue siendo para mí uno de los más duros, extraños e incomprensibles de la filosofía chamánica de don Juan. No obstante la técnica de la recapitulación sigue siendo perfectamente válida y positiva. De hecho yo la uso habitualmente. No necesito meterme en una caja de madera. Basta con una buena meditación, centrada en recuperar los recuerdos del pasado. Con el tiempo dedicaremos una de las meditaciones guiadas a esta técnica de la Recapitulación.

Anuncios

Acciones

Information

13 responses

5 03 2017
Slictik

Sí, amiga, es curioso que en la filosofía chamánica existan algunas aparentes contradicciones muy llamativas, así recapitular choca un poco con la técnica de borrar el pasado, aunque parece claro que no se puede borrar un pasado hasta que uno lo recapitula del todo y en profundidad. ¿Cómo vamos a borrar algo que ni siquiera existe para nuestra consciencia? Esto también entronca con el concepto de sabiduría del cuerpo. Según don Juan la memoria no se almacena solo en el cerebro sino también en el cuerpo, un concepto muy original e interesante que explicaría de raíz todas las enfermedades que se han llamado psicosomáticas. Digamos que podemos ver la recapitulación de dos formas complementarias, sería como retornar con nuestra mente o nuestro cuerpo de luz al pasado para “recapturar” los hilos luminosos que hemos dejado atrás con cada experiencia muy intensa emocionalmente. Hemos dejado pegados esos hijos de luz a personas o lugares, hay que retroceder y capturarlos porque sin ellos estamos incompletos. Y aquí entra en juego otro concepto, la totalidad de uno mismo, a la que aspira todo guerrero. La otra forma de ver la recapitulación sería la de despertar la memoria dormida que hemos almacenado en el cuerpo físico y que al bloquearse nos crea tantos problemas y sufrimiento al impedirnos alcanzar la totalidad de uno mismo. Ambas formas de ver la recapitulación serían perfectamente armónicas. Para despertar esa memoria del cuerpo están los pases mágicos, a los que me remito con este enlace.

4 03 2017
raquelsuma

Respecto a la recapitulación, en mi sentir, tiene importancia, lo más importante es cancelar la memoria por así decirlo, los hechos que nos han ocurrido cargan con mucho lastre nuestras acciones presentes, es importante recapitular para cancelar ese peso, la vivencia de la escena vista desde la mente silenciosa cancela el lastre, pues en vez de ver con nuestra mente egoica que enriquece nuestra importancia personal y por lo tanto el lastre en nuestro presente, la mente silenciosa limpia y nos vacía. Vacío necesario para la acción del infinito.

4 03 2017
raquelsuma

Me ha gustado mucho este artículo, todas las analogías que haces.

La regla que le trasmitieron a don Juan y que él trasmite a su vez y que aparece en el libro “El don del águila” dice:

“Al poder que gobierna el destino de todos los seres vivientes se le llama el Águila, no porque sea un águila o porque tenga algo que ver con las águilas, sino porque a los videntes se les aparece como una inconmensurable y negrísima águila, de altura infinita; empinada como se empinan las águilas.

A medida que el vidente contempla esa negrura; cuatro estallidos de luz le revelan lo que es el Águila. El primer estallido, que es como un rayo, guía al vidente a distinguir los contornos del cuerpo del Águila. Hay trozos de blancura que parecen ser las plumas y los talones de un águila. Un segundo estallido de luz revela una vibrante negrura, creadora de viento, que aletea como las alas de un águila. Con el tercer estallido de luz el vidente advierte un ojo taladrante, inhumano. Y el cuarto y último estallido le deja ver lo que el Águila hace.

El Águila se halla devorando la conciencia de todas las criaturas que, vivas en la tierra un momento antes y ahora muertas, van flotando como un incesante enjambre de luciérnagas hacia el pico del Águila para encontrar a su dueño, su razón de haber tenido vida. El Águila desenreda esas minúsculas llamas, las tiende como un curtidor extiende una piel, y después las consume, pues la conciencia es el sustento del Águila.

El Águila, ese poder que gobierna los destinos de los seres vivientes, REFLEJA IGUALMENTE Y AL INSTANTE a todos esos seres. Por tanto, no tiene sentido que el hombre le rece al Águila, le pida favores, o tenga esperanzas de gracia. La parte humana del Águila es demasiado insignificante como para conmover a la totalidad.”

Los aspectos del Águila son los nuestros, que el mito los enumera como forma, movimiento, visión y acto. Nosotros en sí reflejamos eso a nuestro modo, somos capaces de dar forma al mundo a través de nuestra percepción, nos movemos, podemos ver y actuar.

Este concepto lo he visto expresado en los filósofos de Kioto. En su jerga dicen lo absoluto y lo relativo, nosotros somos seres relativos con un poder propio como el del absoluto que él nos cede para que podamos actuar en el mundo.

5 03 2017
Slictik

Gracias amiga. En efecto. Te expresas muy bien y no voy a matizar nada, tan solo volver a decir que el concepto del Águila y del doble que uno tiene que crear con la recapitulación para que se alimente el Águila y deje al guerrero libre es uno de los pensamientos más insólitos y creativos que me he encontrado. Aunque el budismo habla de esa especie de aniquilación en el Todo, que es el nirvana, la verdad es que resulta un concepto bastante confuso. Se comprende la reencarnación, el dar y dar vueltas a la rueda del karma hasta que nos libramos de ella, pero luego no queda claro si nuestra personalidad se aniquila en el Todo o qué conservamos de ella. En la filosofía chamánica está claro que si consigues crear tu doble para que se lo trague el Águila permanecerás libre, al parecer viajando por la Eternidad o los bastos universos de la tercera atención. Es un concepto esperanzador, pero también terrible. Si consigues ser un magnífico guerrero alcanzarás la libertad, pero si te quedas fuera del camino del guerrero el Águila absorberá tu consciencia y te aniquilará, regresando a la nada de la que naciste, es decir a la consciencia totalizadora de la mente del Águila que al parecer no permite individualidades. No sabría qué decir, es como un jugártela a cara o cruz, al contrario que la teoría de la reencarnación budista, claro que viendo cómo son nuestras vidas y el sufrimiento que arrastramos uno se siente tentado de jugárselo todo a cara o cruz. La recapitulación es dura pero si te concede la libertad al pasar junto al Äguila merece la pena. Un abrazo.

5 03 2017
raquelsuma

Desde luego todo lo expuesto en boca de don Juan es muy original y diferente, intuyo que pertenece a la auténtica tradición de esta Tierra que ha conseguido, no sólo completarse sino transmitirse. Los brujos del antiguo México hablaron de una invasión fuerte de su cultura, esa cultura invasiva para ellos, parece la base de lo que se dice Sabiduría Perenne, el fondo de todas las culturas del mundo.

Siempre es una cita con la muerte, siempre la llevamos con nosotros tras nuestro. Estos brujos no manejan sensiblerías.

6 03 2017
Slictik

Es un tema muy interesante, el fondo de todas estas sabidurías, esas corrientes de conocimiento esotérico que recorren la historia como un río oculto desde el principio de los tiempos. Según le dice don Juan a Castaneda esos conocimientos son ancestrales, tras la llegada de los españoles sufrieron un gran impacto y tuvieron que ser renovadas en lo que el llama los nuevos brujos. Llama la atención que antes de que fuera descubierto el nuevo continente esa sabiduría chamánica ya llevaba existiendo milenios, teniendo en cuenta que como mucho pudieron llegar alguna que otra expedición de aventureros desde Siberia, no parece que hubiera mucha comunicación de estos conocimientos y la existencia de la Atlántida no deja de ser una leyenda. Para mí tiene más interés la forma de adquirir y transmitir estos conocimientos que su origen en sí. Cada Nagual transmitía el conocimiento a sus discípulos más a través de la iniciación y la experimentación que de la pura teoría. El propio don Juan reconoce a Castaneda que sus conocimientos experimentales son limitados, especialmente en el arte de ensoñar y que cada Nagual tiene su particular forma de transmitir esta sabiduría. Lo que más me llama la atención es la forma de trabajar en grupo, cada Nagual se hace con una serie de guerreros y guerreras de cada punto cardinal y en este pequeño batallón también existen guerreros con una función propia, como el erudito, el propio, etc. Se trabaja en conjunto con la meta de liberarse cruzando la brecha entre los dos mundos, las atenciones, y cuando cruzan lo hacen todos juntos. Es una forma de iniciación muy peculiar que no existe ni en el budismo ni en otras corrientes de conocimiento, donde el maestro inicia a los discípulos, pero éstos no forman un grupo compacto, cada cual alcanza la iluminación a su tiempo y por sus propios medios. Esta falange de guerreros en la que cada uno tiene su propia tarea y misión y alcanzan la liberación todos juntos, es única, que yo conozca, lo mismo que la forma de iniciación y transmisión del conocimiento. Un abrazo.

6 03 2017
raquelsuma

Ahondando en las diferencias, lo explicaré a mi modo y con mis palabras, claro, ya que veo que nos entendemos perfectamente. Hay un mundo irracional, por decirlo de alguna manera que no se tiene en cuenta en ninguna de las religiones, en el hinduismo, por ejemplo, a la magia la tratan de engaño de la mente y alertan sobre no seguir esos caminos que no llevan a la liberación. En el cristianismo es cosa de demonios aunque no dejan de tratarlas como los exorcismos y demás, pero estos brujos parece que incluyen ese mundo irracional al mismo nivel que el mundo racional y usan de él, del mismo modo que el racional, y consiguen liberarse. Lo cierto es que desde la racionalidad hay cosas que se explican mucho mejor incluyendo lo irracional, y al final se trata de traspasar toda forma pero parece obvio para mí, como que esa ignorancia de lo irracional nos convirtiera en seres cojos. Un abrazo.

7 03 2017
Slictik

Así es en efecto, amiga, y también don Juan trata este tema en distintos apartados, uno de ellos, el punto de encaje, me parece muy interesante y creativo. Según él los seres humanos somos huevos luminosos, cuerpos de luz y energía, y a la altura del plexo solar, un chakra muy importante para los yoguis, a unos centímetros fuera del cuerpo físico tenemos un punto de encaje que puede moverse y que de hecho lo hace con suma facilidad en sueños, de ahí la importancia del arte de ensoñar, también lo mueve el guerrero con su voluntad, el intento, para trasladarse a la segunda y tercera atención. Cuenta don Juan que de niños este punto de encaje está muy libre y se mueve con suma facilidad, de ahí que para los niños el mundo mental, imaginativo, sea tan real como el mundo físico. Con los años y la educación los adultos consiguen que los niños anclen su punto de encaje, como lo tienen ellos, de ahí que vayan perdiendo su capacidad para la fantasía y recortando sus alas, dado que los adultos les machacan con que esos mundos imaginarios no son reales. El punto de encaje permite a un numeroso grupo de personas, a toda la humanidad, percibir las mismas cosas y ver el mundo de la misma manera. Este anclaje es tan férreo que llegan a convencerse de que fuera de las percepciones que reciben desde esa posición del punto de encaje no existe nada. A una pregunta directa de Castaneda don Juan le responde que en efecto los mundos que ha percibido en la segunda atención no solo son reales, sino incluso más reales que el mundo físico.Como digo en uno de mis textos si la realidad se midiera solo por la solidez una pared sería más real que nosotros puesto que nuestros cuerpos físicos son más frágiles que la materia de que se compone una pared. Debería ser la consciencia la que nos diera un baremo para medir la realidad, y así los pensamientos y sentimientos son más reales que la materia, al menos así los consideramos nosotros cuando jerarquizamos lo existente en base a la consciencia de sí mismo que tiene.

Según don Juan el anclaje del punto de encaje lo utilizan los no guerreros para defenderse de las emanaciones compulsivas y coactivas del Águila. Este anclaje les permite a los no guerreros refugiarse en la masa, todos ellos perciben lo mismo, y las emanaciones del Águila les afectan menos. Un guerrero no tiene esta protección y su punto de encaje es mucho más flexible, por eso le dice a Castaneda que nunca deberá enfrentarse él solo a las emanaciones del Águila porque podría ser destruido, podría morir, de ahí también la formación en falange de las agrupaciones de guerreros. Don Juan y don Genaro rescatan muchas veces a Castaneda de esos mundos de la segunda y tercera atención donde se pierde y no es capaz de regresar.

El afán del conocimiento conservador y tradicional por mantener a toda costa este conocimiento, que podríamos llamar de la primera atención, contra los supuestos ataques de otro conocimiento invisible, oculto, mágico, tiene por objeto defender ese reducto donde se sienten a salvo de los embates del mundo invisible, del nagual. A lo largo de la historia han llegado incluso a la violencia más feroz, como la caza de brujas, la inquisición o la guerra santa. El dogmatismo de muchas grandes religiones tiene también por objeto mantener a salvo este reducto del conocimiento que consideran podría venirse abajo al primer embate del mundo invisible.Te remito a la sección de las Enseñanzas de don Juan, en el blog, donde analizo con calma y en profundidad todos estos temas. Un abrazo.

25 02 2017
Ma Luisa Ortiz Roa

Excelente reflexión, gracias por tu investigación es muy interesante.

25 02 2017
Slictik

Hola amiga, gracias a ti por tu interés. En efecto la recapitulación es una de las técnicas chamánicas más poderosas e imprescindible para un guerrero que quiera alcanzar la totalidad de sí mismo, en expresión de don Juan. Según cuenta Castaneda a él le llevó más de cinco años intensos. Recapitular toda una vida es muy complicado, exige mucho tiempo, una gran paciencia y una concentración muy intensa, pero merece la pena. Un saludo.

14 07 2014
Juan Ignacio

Yo tampoco he encontrado parentezco con otra filosofía que hable de la absorción del Aguila de nuestra personalidad. Pero entendido de otra manera se puede ver que al morir nuestra personalidad muere (nuestro yo ilusorio y actual) y eso es común a la mayoría de los caminos espirituales. En lo que no se llegaría a un acuerdo es que nuestra esencia, mas allá de nuestra construcción actual, perduraría y renacería (en este plano o en otro) como lo afirman la “mayoria”. Ojo! que también Don Juan puede no haber nombrado esto porque el brujo (y el ser espiritual) debe vivir impecablemente entonces debe intentar recuperar la mayor cantidad de energía posible siendo consientes de que la muerte está ahi esperándonos (“aqui y ahora”). Ya que la perdida de la memoria de nuestro yo anterior nos obliga a tener que seguir haciendo un trabajo espiritual para llegar a la libertad total (inconcebible para don juan ya que en su linaje y su metodo solo se elije a discipulos capaces de lograr la hazaña, como algunos taoistas, aunque existe la posibilidad de no cumplir con la meta. Como creían que pudo pasarle al nagual Julian).
Lo extraño para mí es el hecho de desaparecer con cuerpo y todo. Eso no lo habia escuchado en ningun otro lado.
A todo esto siento que muchos caminos llevan a un estado más evolucionado del hombre pero no todos son iguales y no todos llevan al mismo lugar. Por ello no es conveniente mezclar algunas técnicas si no se tiene el conocimiento o la guía adecuada para ello.

Actualmente estoy empezando a hacer mi lista formal para recapitular…

Un Saludo

14 07 2014
papus21

Gracias amigo por tu comentario. Es muy interesante comparar las respuestas que diferentes creencias o corrientes esotéricas dan a algunos de los grandes problemas del ser humano. No es tan difícil de aceptar que experiencias semejantes generen visiones diferentes, de hecho no tenemos sino que analizar cómo reaccionamos todos a una realidad que consideramos incontrovertible, como es la realidad material y cotidiana, todos la aceptamos pero hay quienes se consideran agnósticos y ateos, otros creen en una determinada religión, los filósofos explican el conocimiento y la existencia de formas tan diferentes y complejas que uno llega a asustarse de tantas visiones y razonamientos diferentes. La tentación de caer en el relativismo es muy grande, incluso la de caer en la depresión y en la apatía, pero esto no deja de ser una de las condiciones de la vida, hasta nos resulta casi imposible confiar ciegamente en la inmortalidad y desde la perspectiva del tiempo es evidente que casi todo es relativo. La recapitulación es una gran técnica, lo digo por experiencia, sigo anotando los recuerdos más antiguos de mi vida y resulta increíble la fragilidad de la memoria y cómo si nos esforzamos pueden volver a sacar la cabeza del agua recuerdos que creíamos perdidos.

En cuanto a los diferentes caminos me quedo con la visión de Krishnamurti, uno de los grandes maestros espirituales del siglo XX, quien decía que no merecía la pena seguir a los maestros cuando la meta está tan cercana. Creo que tiene razón, y por otra parte entronca con la sabiduría evangélica, cuando el maestro Jesús dijo aquello de no me llaméis maestro porque uno solo es vuestro maestro, vuestro Padre celestial. Un saludo.

24 04 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: