Mis técnicas mentales II

6 07 2012

EQUILIBRIO Y SINCRONIZACIÓN DE LA ENERGÍA

En un cursillo de kriya yoga aprendí unos ejercicios de energetización que realizo de forma habitual, siempre que puedo, al menos un par de veces a la semana. Los resultados han sido muy positivos. Remito a los interesados al centro Yogananda de Madrid donde seguro que les facilitarán la forma de hacerse con estos ejercicios.  http://www.yogananda-srfmadrid.es/

También llevo dos años practicando taichí, donde se hacen, como calentamiento, unos ejercicios muy parecidos a los de energetización. Por mi parte he desarrollado una técnica personal para equilibrar y sincronizar la energía que a mí me va muy bien. Es muy sencilla.

-Consiste básicamente en trabajar con las dos partes del cuerpo, la izquierda y la derecha, centrando la atención o consciencia de forma tal que nos permita hacernos conscientes de la sincronía que debe presidir el funcionamiento de nuestros cuerpos.

-Cuando me encuentro desequilibrado, cansado, mal humorado, estresado, con la mente poco fluida, practico estos ejercicios sin prisas hasta obtener resultados. Cuando no puedo dormir debido a las ideas fijas o samskaras, procuro sincronizar las dos partes del cuerpo con movimientos de manos y pies.

-Procuro hacer una rotación de la siguiente manera:

Brazos extendidos hacia delante. Palma de la mano izquierda mira hacia abajo y palma de la mano derecha mira hacia arriba. Unos pocos segundos y se cambia.

Brazo izquierdo hacia arriba, por encima de la cabeza, y brazo derecho permanece relajado al lado del cuerpo. Unos segundos y cambio.

Brazo izquierdo atrás, a la espalda, y brazo derecho colgando por delante. Unos segundos y se cambia.

Pie izquierdo mirando hacia la izquierda y pie derecho hacia la derecha. Unos segundos y se cambia.

Pierna izquierda se mueve hacia delante, un pasito corto y la derecha hacia atrás. Unos segundos y se cambia.

Brazo izquierdo extendido hacia delante y pie derecho da un pasito hacia delante. Unos segundos y se cambia.

La cabeza gira hacia la izquierda, hacia el hombro izquierdo, y permanece en esa posición sin forzar. Giro a la derecha, hacia el hombro derecho, permanece en esa posición unos segundos sin forzar. Cabeza se mueve hacia arriba, permanece unos segundos sin forzar y luego hacia abajo. Giros de la cabeza hacia la izquierda y luego hacia la derecha. Sin forzar nunca. Si la persona tiene problemas de vértebras, mareos o cualquier otro síntoma no debe practicarlos mientras sienta esos efectos.

Al ir a dormir se adopta una postura, por ejemplo boca arriba. Si se sienten molestias o no se concilia bien el sueño, se pueden hacer algunos ejercicios muy simples. La pierna izquierda permanece estirada y la derecha se flexiona. Unos segundos y se cambia. El brazo izquierdo se estira hacia atrás y el brazo derecho permanece al lado del cuerpo. Se cambia.

Postura de costado, hacia la izquierda o hacia la derecha. El brazo izquierdo permanece a la espalda, sin forzar, mientras el brazo derecho queda relajado al lado del cuerpo. Unos segundos y se cambia.

Todos estos pequeños ejercicios pueden ir acompañados de una respiración suave. La atención se centra en la respiración y sigue su ritmo, como algo hipnótico.

En cualquier momento y lugar se pueden adoptar posturas de sincronización de ambas partes del cuerpo sin que resulten llamativas. Si se hacen con discreción las personas del entorno ni las notarán. Se trata de que el movimiento de los apéndices de un lado y otro del cuerpo no sigan la misma orden de movimiento. Si un brazo se mueve hacia arriba, el otro permanece abajo, si un pie se ha movido hacia delante, el otro se mueve hacia atrás. La energía es dual, izquierda-derecha, arriba-abajo, hacia delante- hacia atrás, en pie-tumbados, miramos a la izquierda-miramos hacia la derecha. Lo importante es ser consciente de esas dos energías, armonizarlas, sintonizarlas y sincronizarlas. Si estamos atentos a los resultados nos asombrará que algo tan simple pueda producir efectos tan benéficos. A menudo el estrés nos produce pequeños síntomas a los que hay que estar muy atentos. Si sentimos molestias en el brazo izquierdo es que tenemos la energía bloqueada allí, hagamos que fluya mediante estos ejercicios. La razón de que nos duela una parte del cuerpo y no otra, una muñeca y no otra, un dedo y no otro, se debe a estos bloqueos de energía. Una vez que la equilibramos y la hacemos fluir las molestias desaparecen.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: