RELAJACIÓN

10 08 2012

http://www.divshare.com/download/19322401-bcf

TÉCNICA BÁSICA DE RELAJACIÓN

La relajación es la base para la meditación y el resto de técnicas de yoga mental, el primer escalón a subir, sin el cual nunca llegaremos a lo más alto de la escalera. Es por eso que vamos a trabar esta técnica de una forma muy básica. Es raro que quien no tenga los rudimentos básicos de la relajación se acerque a la meditación u otras técnicas mentales, pero por si alguno cae por casualidad por este blog del Guerrero impecable y decide que le gustaría empezar de cero, aquí va esta relajación guiada, muy básica aunque imprescindible.

PREPARACIÓN PARA LA RELAJACIÓN

Deberemos acostumbrarnos a elegir un lugar adecuado, tanto para relajarse, como para meditar o practicar cualquier otra técnica mental. Es algo básico. Debe ser un lugar aislado de ruidos y del tráfico cotidiano. Un lugar donde nos encontremos a gusto. En la sección del Guerrero impecable hablaremos también de cómo don Juan enseñó a Castaneda a buscar “su lugar” o “ su lugar de poder”, donde su energía se encuentre a gusto y armonice con la energía del entorno.

Necesitaremos una alfombrilla de yoga o meditación o bien una manta doblada que colocaremos en el suelo y sobre la que practicaremos la relajación. Si gustan de olores, les aconsejo el incienso. Un cuadro de un paisaje o poster, a la vista, será de gran ayuda. Un paisaje de montaña, marino, un bosque, etc, lo que a ustedes más les relaje.

La postura ideal, como en la meditación, es la del loto, pero como para los occidentales y para los practicantes no muy avanzados puede resultar muy complicada y agotadora, elegiremos la postura más sencilla. Sobre la alfombrilla o manta doblada nos tumbaremos boca arriba, piernas ligeramente separadas, manos a los costados en un ángulo parecido a las piernas. Ojos abiertos contemplando el paisaje, que se irán cerrando poco a poco, conforme nos relajemos.

RESPIRACIÓN

La respiración o pranayama es muy importante en la relajación lo mismo que en la meditación. En otro momento estudiaremos diferentes técnicas de pranayama. Hoy nos conformaremos con respirar de forma básica.  Para ello pueden hacer un ejercicio previo, poniendo un libro pesado sobre el ombligo o plexo solar y haciendo que suba y baje con la respiración, es la respiración diafragmática.

Su importancia es fundamental puesto que el universo, el ritmo de la vida y del universo, es el ritmo de la respiración. El universo se mueve al ritmo y en ciclos de respiración adecuados a su tamaño e importancia. Mientras nosotros podemos tardar unos segundos en inspirar, expirar o retener la respiración, el universo hace lo mismo, solo que utiliza millones de años o eones, en lugar de segundos. Armonizarse con este ritmo cósmico nos ayudará a relajarnos.

Comiencen a respirar por la nariz de forma pausada y céntrense en su respiración, como si no hubiera nada más, como si nada más tuviera importancia. Ustedes son respiración, respiran, nada más. Con el tiempo esto se hará automático. Pueden inhalar por la nariz y expulsar por la boca o por la nariz, lo importante es que la respiración sea sencilla, pausada, sin bloqueos ni esfuerzos.

Al mismo tiempo visualicen que del centro de su cabeza, de la glándula pineal, la puerta a la dimensión espiritual, baja hasta los pies un gnomito alegre y muy luminoso. Es un truco que me gusta utilizar a mí para centrar en esa imagen la consciencia. Ustedes pueden utilizar otro truco de su gusto con el único objeto que les ayude a centrar su atención, como diría don Juan a Castaneda, o si prefieren, su consciencia.

El gnomito está en las plantas de los pies, sin prisa, con una sonrisa alegre, porque es un trabajo divertido y satisfactorio, éste va recorriendo la piel. Puede que tengan sus plantas doloridas por el caminar, con la piel endurecida. Hagan que el gnomito se quede allí donde noten molestias o dolor, es signo inequívoco de un bloque de energía. No le den instrucciones, ustedes solo visualícenlo allí, él sabe lo que tiene que hacer. Es su consciencia, centrada en un punto y su consciencia sabe muy bien lo que les ocurre y lo que necesitan, solo tienen que dejarla hacer.

El gnomito recorre los dedos, el calcaño, los tobillos. Comiencen por la pierna izquierda y luego sigan con la derecha.  Con el tiempo se darán cuenta de que así es mejor, lo mismo que si el recorrido es desde abajo hacia arriba y no al revés, podrán variar estos recorridos cuando sean conscientes del camino de su energía.

Tobillo izquierdo, van subiendo, rodilla, muslo. Hacen lo mismo con el derecho. Si están atentos y se han centrado en el gnomito o en ese punto de consciencia, se darán cuenta de dónde tienen molestias, pequeños dolores, dónde parece que hay debilidad, como si la energía estuviera bloqueada. La luz del gnomito va reparando esos canales o nadis, va cambiando el color de la energía según las necesidades, si es precisa una gran energía para solucionar un grave problema, el gnomito visualizará su cordón umbilical energético que le une a la glándula pineal y que a través de esta puerta está vinculada a los grandes circuitos energéticos y espirituales de otra dimensión. Por ese cordón umbilical recibirá el gnomito la energía necesaria para curar la parte de su cuerpo que está enferma.

Han llegado al primer chakra, el chakra raíz, situado entre sus órganos genitales y el ano, la zona perineal. Visualicen este chakra como una central de energía de paso, donde todas las energías se armonizan y se almacenan para luego circular cuando es necesario. Las energías en los chakras se mueven en forma de espiral. Visualicen cómo se mueven en su perineo primero como las agujas del reloj y luego al contrario. Noten los efectos de estos movimientos.

Ahora el gnomito está en sus órganos sexuales. También ellos necesitan ayuda energética. Sean conscientes de si tienen molestias o de si sufren algún problema físico al expulsar la orina, en sus relaciones sexuales. Dejen que el gnomito se mueva a su gusto reparando y dando energía. Este chakra y esta zona es de una energía baja pero imprescindible. Nos armoniza con la tierra, lo material, nos vincula al mundo físico. Si las energías de este chakra no funcionan bien se producen enfermedades o malestares físicos de todo tipo, la regla en las mujeres, la próstata en los hombres, dificultades en las relaciones sexuales. Todo esto repercutirá en nuestra mente y en nuestra psiquis, puesto que la vinculación con el mundo físico no será buena y el desequilibrio nos llevará a la enfermedad física o mental.

Sigan recorriendo su cuerpo. El gnomito está en sus riñones, centros depuradores del cuerpo, donde están las glándulas adrenales, que abastecen de la necesaria adrenalina a nuestro cuerpo en ciertos momentos. Su mal funcionamiento puede generar miedos innecesarios y fobias patológicas. Perciban todo lo que les llega de allí. Dejen que el gnomito haga su labor. Ahora el hígado, el páncreas, el intestino. Es un recorrido sin prisa, pero sin pausa. En cada lugar de su cuerpo notarán una sensación diferente y puede que en algunas sientan grandes molestias, dolores o un malestar indefinido. Allí hay problemas, dejen al gnomito un poco más de tiempo.

Suban hasta el estómago y visualicen el funcionamiento, los jugos gástricos. Céntrense en la zona del ombligo o plexo solar.  Es otro chakra, el chakra de la voluntad. Por eso sienten ese dolor causado por la angustia al tomar una decisión difícil, ese vacío, esas ganas de vomitar. Su voluntad está tomando energías de ese chakra y si no funciona bien notarán físicamente los efectos. Recuerden que la energía se mueve en espiral. Muévanla siguiendo las agujas del reloj y al revés, noten sus efectos y tomen nota de toda la información que reciben.

Sigan subiendo. Diafragma, notan su movimiento al respirar. Pulmones. Visualizan la entrada y salida de aire y se centran en la respiración. Lleguen al corazón, otro chakra, el chakra de las emociones. Por eso decimos de una persona que no tiene corazón cuando no es capaz de generar sentimientos de generosidad y de amor hacia el prójimo. Sientan el ritmo de su corazón y visualicen la energía moviéndose en espiral, primero en una dirección y luego en la contraria. Tomen nota de las sensaciones que reciben.

Bajen hasta sus manos, dedos, muñecas, antebrazos, brazos, hombros. En alguna parte habrá molestias, dolores, bloqueos energéticos, dejen que el gnomito se quede más tiempo y perciban lo que está sucediendo.  Vayan a la garganta. Estamos en otro chakra. Hagan lo mismo. Visualicen la glándula tiroides, cuyo mal funcionamiento crea tantos problemas físicos, obesidad, gigantismo, etc. Reciban información y hagan la reparación de esta central energética intermedia.

Han llegado a su cabeza. Entren por sus oídos hasta el fondo, como si de una mina se tratara. El gnomito ilumina el camino. Estén atentos a las molestias porque indicarán un mal funcionamiento o el signo de una futura enfermedad o sordera. Relajen su mandíbula, abran y cierren la boca con suavidad. Noten cómo el resto de su cuerpo se ha relajado tanto que ya ni siquiera lo perciben. Entren por la nariz y bajen hasta los pulmones. Suban y perciban sus orejas, su nuca, su cráneo. Ahora están a punto de llegar al chakra fundamental, el chakra corona, situado en la glándula pineal, en el centro de la cabeza. La puerta a otra dimensión. Visualicen las energías moviéndose en espiral y hagan los mismos movimientos que en los chakras anteriores. Paren ahí, no entren por esa puerta a la dimensión espiritual. Han hecho una relajación básica, aunque fundamental y perfecta. Ahora están preparados para iniciar la meditación o  cualquier otra técnica de yoga mental.
Practiquen esta técnica de relajación todos los días, al menos cinco minutos. Notarán sus efectos. No se asusten si se quedan dormidos y hasta roncan, son efectos benéficos. No se asusten si algún día permanecen relajados tanto tiempo que han superado ampliamente sus previsiones. Si necesitan hacer algo o ir a alguna parte pongan un despertador, aunque es mejor que se relajen cuando no tengan prisa. Aprenderán a programarse para despertarse de la relajación a su debido tiempo, quince minutos, si así lo han decidido, media hora, etc.
Como no vamos a hacer nada más, vamos a despertarnos. Muevan los dedos de los pies, de las manos, vayan sintiendo su cuerpo, muévanse, abran los ojos cuando lo necesiten, sin forzar. Ya están despiertos y relajados. Concédanse un tiempo y pónganse en pie y regresen a sus actividades habituales. Trabajen la relajación sin prisa y sin pausa, todos los días, durante meses, durante años, notarán efectos muy benéficos, en su salud física y psicológica, en su conducta y en sus emociones. Estarán preparados para meditar, dormirán mejor, soñarán y recordarán. Con esta técnica básica podrán enfrentarse a todas las dificultades de sus vidas. Es cierto que ciertos problemas requerirán técnicas específicas, meditación, autocuración, visualización, concentración, etc. Pero esta es la básica. Recuérdenlo y practíquenlo.
Que la paz profunda esté con todos vosotros.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

11 04 2013
28 01 2013
Bautista Sánchez

Hola.

Hemos leído el comentario que ha dejado en nuestro blog de la Asociación de Familiares y Personas con Enfermedad Mental “Luz de la Mancha” y nos gustaría ponernos en contacto con Vd. y ver la posibilidad de (como Vd. dice) colaborar en algún que otro proyecto.

Esperamos su respuesta.

Reciba un cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: