Diccionario chamánico II

25 11 2012

NOTA PREVIA: Remito a los lectores a la primera parte del diccionario que pueden descargar desde el enlace de este blog.

LETRA A CONTINUACIÓN
ÁGUILA
Cuando Don Juan le habla a Castaneda del Águila el lector, en una primera impresión, piensa que va a escuchar la narración de una leyenda, una de esas típicas leyendas indias en las que se habla de Manitú y de espíritus reencarnados en águilas o en otra clase de animales. Sin embargo Don Juan expresa claramente que no se trata de una metáfora, sino de algo absolutamente real. Entonces el lector siente curiosidad, quiere saber de qué clase de águila estaba hablando Don Juan. No es un tema sobre el que el chamán se explaye. Tampoco pica tanto la curiosidad de Castaneda como para insistir una y otra vez, como hace con otras cuestiones.

¿Qué es en realidad el Águila? Don Juan habla de una entidad o una especie de mente de la que emanan fuertes corrientes de energía, de una especie de formación de universos o mundos dimensionales. Nunca había escuchado antes este concepto, no obstante enseguida hice comparaciones. Me recordó al concepto de Mente cósmica o Mente universal de los rosacruces. También los rosacruces hablan del Espíritu Infinito. Tal vez el concepto budista que más se le aproxime sea el Velo de Maya, que nos oculta la verdadera realidad. En el libro de Urantia se habla de los Hijos Creadores. Y así podríamos seguir comparando con otros conceptos esotéricos. Pero lo que llama la atención es la extraordinaria metáfora que utiliza don Juan y de las funciones de esta entidad a la hora de entender la existencia.

El Águila, así es como la vio don Juan como vidente, no se sabe muy bien si con la segunda o la tercera atención. Por su descripción uno deduce que la entidad no es exactamente personal, aunque tampoco del todo impersonal. No se entiende tampoco su posición en la jerarquía de la existencia. ¿Es Dios? Parece que no. ¿Qué es entonces y qué función desempeña dentro de la multiforme e infinita realidad?

El hecho de que don Juan la haya visto como un Águila antropomorfizada, solo significa que él la ha visto así, otros pueden verla de otras maneras, cada uno de la suya. A pesar de las escasas descripciones que hay del Águila en los libros de Castaneda –uno de ellos hasta se titula “El don del Águila”- voy a recopilar algunas citas y al final haré una reflexión y un comentario al respecto.

«Al poder que gobierna el destino de todos los seres se le llama el Águila, no porque sea un águila, sino porque a los videntes se les aparece como una inconmensurable y negrísima águila, de altura infinita como se empinan las águilas.»

«El Águila ha concedido un regalo a cada uno de todos los seres. A su propio modo y por su propio derecho, cualquiera de ellos, si así lo desea, tiene el poder de conservar la llama de la conciencia, el poder de desobedecer, el emplazamiento para morir y ser consumido. A cada cosa viviente se le ha concedido el poder, sí así lo desea, de buscar una apertura hacia la libertad y de pasar por ella.»

ÁGUILA Y CAOS
“Don Juan expresó su profunda admiración por la capacidad humana para impartir orden en el caos de las emanaciones del Águila. Sostuvo que cada uno de nosotros es un mago magistral y que nuestra magia consiste en mantener inconmoviblemente fijo nuestro punto de encaje”
De su libro El Fuego interno
Ver también “Emanaciones” en este mismo diccionario y “punto de encaje”.
Me remito a la metáfora de la radio y el transistor y las diferentes emisoras que Milarepa desarrolla en su carta dedicada a la teoría de la vinculación en este mismo blog.

ÁGUILA-COMANDOS
“Una de las cosas más extraordinarias que los nuevos videntes descubrieron fue que nuestro comando puede convertirse en el comando del águila. El diálogo interno termina de la misma forma que empieza, mediante un acto de voluntad”
De su libro El Fuego interno.
Ver también comandos en este mismo diccionario.

REFLEXIÓN PROVISIONAL
Ya he comparado el concepto del águila de don Juan a la Mente cósmica o incluso al Espíritu de los rosacruces. No es una entidad personal sino una especie de entidad infinita y poderosa que produce emanaciones, comparables a nuestros pensamientos. Estas bandas de emanaciones, al ser captadas por los videntes o quienes han desarrollado el tercer ojo, se convierten en algo compulsivo en sus vidas. La visión de las emanaciones es muy peligrosa, incluso puede causar la muerte, por eso don Juan aconseja verlas solamente en estado de ensoñación y en compañía de otros videntes o ensoñantes.

Todos los seres humanos perciben estas emanaciones, aunque no se dan cuenta de ello. La emanación es un comando del águila de obligado cumplimiento, solo los que han llegado a la tercera atención o al nirvana budista pueden ser libres y observar estas emanaciones sin sentirse compulsados. Se parecen bastante al concepto de Velo de Maya budista. La realidad que percibimos todos los días es una emanación del águila, un comando de obligado cumplimiento, por eso quienes la perciben la ven como una realidad sólida, la única realidad que conocen y que solo puede ser destruida por la muerte. Sin embargo los niños, las mentes infantiles, pueden percibir distintas emanaciones, sus puntos de encaje son más flexibles que los nuestros y se mueven con mayor facilidad. De ahí que un niño pueda percibir como real la entidad de sus ositos o mascotas y la de sus mundos imaginarios. No comprenden que los adultos los consideren como “fantasías”, es decir como “mentiras”.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: