Cursillo de yoga mental I

12 04 2013

Yogananda
http://es.wikipedia.org/wiki/Paramahansa_Yogananda
PRIMERA CLASE DE YOGA MENTAL PARA ENFERMOS MENTALES

PRESENTACIÓN

Iniciamos este cursillo de yoga mental que tiene por objeto mejorar nuestra calidad de vida como enfermos mentales. No se trata de olvidar lo que somos, porque el olvido no cura, lo que buscamos es la aceptación de nuestra condición y que ello no nos impida llevar una vida perfectamente normal.

Vamos a presentarnos cada uno de nosotros, pero antes os comentaré en qué van a consistir las clases: Las he dividido en tres partes, en la primera haremos unos ejercicios de energetización. Para ello me serviré del kriyayoga aunque lo mezclaré con algunos ejercicios tomados del taichí y utilizaré también otro tipo de ejercicios, como algunos que don Juan Mathus, el chamán que enseña a Carlos Castaneda en sus libro, le obliga a llevar a cabo para convertirse en “un hombre de conocimiento”, en un “guerrero impecable”. Todo lo que nos pueda ayudar no puede ser descartado. Las personas “normales” pueden “pasar” de esto o de aquello, sin embargo un enfermo mental no puede, cualquier cosa que le sirva debería ser experimentada y aprovechada.

La segunda parte será siempre un ejercicio de relajación, que os sugiero hagáis también en casa todos los días. Si queréis lo podéis descargar de mi blog “El guerrero impecable” para hacer la relajación siguiendo mi voz. Poco a poco iré añadiendo otras técnicas de yoga mental, tales como la visualización, la concentración y sobre todo la meditación. Esta última es la técnica suprema del yoga mental, dominándola nada nos resultará imposible.

En la tercera parte haremos en cada clase determinados experimentos mentales y sobre todo ejercicios de equilibrio de la energía. Nos servirán para combatir el insomnio y para mejorar cualquier tipo de enfermedad física o mental propia o ajena. Trabajaremos también con la palma de las manos para dar energía a las partes enfermas de nuestro cuerpo y aprenderemos algunas técnicas curativas.

Y ahora voy a iniciar yo la presentación y luego seguiréis, en rotación, comenzado por mi izquierda. Os voy a dar la bienvenida con el saludo budista. Consiste en juntar los dedos de las manos a la altura del corazón, delante del pecho. Esto tiene un profundo significado. Tomamos energía del chakra corazón, el chakra de la empatía, la comunicación, la amistad y el amor, y lo proyectamos hacia los que están frente a nosotros, a través de los dedos de nuestras manos. Al mismo tiempo inclinamos ligeramente la cabeza en señal de respeto al otro. Este gesto tiene un profundo significado espiritual. Respetamos la chispa divina, el alma, el atmán, que habita el interior de todas las personas, fueren como fueren e hicieren lo que hicieren, hasta un asesino es digno de respeto, puesto que en su interior sigue latiendo la chispa divina, aunque permanezca oculta debido a sus esfuerzos por apagarla.

En occidente acostumbramos a saludarnos estrechando nuestras manos. Esto también tiene un gran significado. Las palmas de nuestras manos son puntos donde la energía se acumula con facilidad, a través de ella podemos transmitir energía a las partes enfermas de nuestros cuerpos, pero también podemos comunicar energía a la persona que acabamos de conocer. El hace lo mismo con nosotros a través de la palma de su mano. De esta forma damos un poco de nosotros y recibimos un poco del otro. Así nos vamos conociendo mejor. Incluso los deportistas acostumbran a saludarse chocando la palma de las manos, por ejemplo cuando un futbolista se retira del campo saluda a quien le sustituye de esta forma.

Adopto una posición de circuito energético abierto para la presentación. Los pies ligeramente separados, a la altura de las caderas, los brazos caídos a los costados, las palmas de las manos abiertas, mirando al frente. He abierto mi circuito energético para que os llegue mi energía y así también poder recibir la vuestra.

Me llamo César y soy un enfermo mental, aunque llevo más de quince años sin sufrir graves depresiones ni intentar el suicidio, y alguno menos sin sufrir una crisis fóbica que me haya impedido trabajar o dejar de hacer las cosas importantes que tenía que hacer. Esta es una presentación parecida a la que hacen los enfermos alcohólicos en las reuniones de alcohólicos anónimos. Lo habréis visto en alguna película. El que se presenta sale al frente y mirando a los concurrentes dice: Me llamo fulanito, soy un alcohólico y llevo X tiempo sin probar alcohol.

Los enfermos mentales somos un poco como los alcohólicos, podemos llevar mucho tiempo sin sufrir una recaída en nuestra patología, pero cualquier día puede ocurrir. No podemos sugestionarnos con que nos hemos curado por completo aunque llevemos mucho tiempo sin sufrir el azote de la enfermedad.

Mi meta con este cursillo es conseguir que mi fobia social no me impida relacionarme con normalidad con los demás. No quiero olvidarme de que soy fóbico, ni depresivo, de que soy un enfermo mental. El olvido no cura, como os he dicho antes. Lo que pretendo es aceptar mi condición y conseguir la mayor calidad de vida posible.

Y ahora el siguiente, empezando por mi izquierda, se presentará de una forma parecida.

EJERCICIOS DE ENERGETIZACIÓN

La energía nos da salud, vitalidad, nos permite el ejercicio de la voluntad, el control de la mente. Sin ella somos como hojas llevadas por el viento. Vamos donde nos lleva, no donde nosotros queremos ir. Los enfermos mentales necesitamos más energía que las personas normales, porque sin ella la enfermedad mental se apodera de nosotros. Necesitamos recargar la batería constantemente, enchufarnos a la corriente. Debemos ser muy prudentes con el gasto de energía, cualquier derroche lo pagamos muy caro. Tenemos que ser verdaderos avaros de la energía.

En las películas de Kárate Kid o parecidas, habréis visto cómo el maestro del chico le enseña artes marciales y le hace frotarse las palmas de las manos para darse energía. Nosotros vamos a hacer lo mismo. Frotamos con fuerza las palmas de nuestras manos. Ahora las llevamos a la cabeza y las pasamos por el cráneo, de adelante hacia atrás, como si nos estuviéramos peinando. Volvemos a frotar, ahora colocamos las palmas sobre nuestros ojos para mejorar la visión. Frotamos y con los dedos acariciamos los lados de nuestra nariz. Damos energía a la glándula pituitaria. Frotamos y pasamos las palmas por la garganta, de arriba abajo. Damos energía a la glándula tiroides. Frotamos y ponemos los tres dedos en la nuca, cerca del bulbo raquídeo.

Este es un ejercicio de taichí que me enseñó mi profesor, Alberto, en Alcázar de San Juan. Quienes lo deseen pueden apuntarse a su clase a través del ayuntamiento.

Ahora haremos unos ejercicios de energetización de kriyayoga. Antes vamos a equilibrar nuestra energía de forma dinámica, cuando comencemos la relajación haremos también estos ejercicios, solo que de forma estática, nos ayudarán a conciliar el sueño en nuestras casas, cuando nos vayamos a dormir. El caminar es un maravilloso ejercicio para equilibrar la energía. Observaréis que al caminar mi pie izquierdo está delante y el derecho detrás, luego los cambio y el derecho está delante y el izquierdo detrás. Si imaginamos una línea que divida nuestros cuerpos por la mitad, la parte izquierda debe hacer lo contrario que hace la derecha y al revés. Esta sincronización es complicada, pero con el tiempo lo conseguiremos. Si por ejemplo muevo mi brazo izquierdo adelante, el derecho se moverá hacia atrás, así…

Si la pierna izquierda está adelante, la derecha atrás, si el brazo izquierdo adelante, el derecho atrás, y así con los brazos. Vamos a caminar en el sitio moviendo las piernas dobladas con fuerza hacia arriba, al tiempo que nuestros brazos se mueven con fuerza hacia delante y hacia atrás, como si desfiláramos. De hecho, aunque los desfiles militares nos parezcan tontos, tienen mucho sentido desde el punto de vista de la marcha de poder que don Juan le enseña a Castaneda, es una forma de recargar al soldado antes de la batalla.

Comenzamos, uno, dos, tres… Lo ideal sería llegar a cincuenta, pero podemos empezar con menos. Mientras nos movemos así, vamos diciendo en voz alta: “ESTOY DESPIERTO Y PREPARADO”… “ESTOY DESPIERTO Y PREPARADO”. Es una forma de despertar la energía de nuestro cuerpo, cada una de sus células, tras el sueño reparador en el que el conductor que habita nuestro vehículo corporal ha estado de viaje, vibrando en otras frecuencias.

Vocalizar en voz alta nuestros pensamientos y deseos es una forma de realizarlos. Los sonidos son muy importantes, pueden cambiar las vibraciones de nuestros cuerpos y de nuestras mentes, como veremos al hacer algún mantra antes de la relajación.

Ahora vamos a realizar otro ejercicio. Con los pies juntos y los puños apretados extendemos los brazos, formando una cruz, al tiempo que decimos SOY POSITIVO. Estamos dando una orden a nuestra mente para que descarte los pensamientos, las emociones y los deseos negativos. No podemos recargarnos de energía al tiempo que la vamos derrochando con pensamientos y emociones negativas.

Traemos los puños a la altura del corazón (recordemos que ahí está el chakra corazón, tan importante) y extendemos los brazos al frente diciendo ENERGÉTICO.

Traemos los puños a la altura del corazón y los extendemos por encima de la cabeza, poniéndonos de puntillas y decimos con energía Y ENTUSIASTA.

Repetimos tres veces. El número tres no está elegido al azar. Tiene un significado Cabalístico. El uno es la energía masculina, el dos la femenina y el tres es el equilibrio de ambas fuerzas. El triángulo, la Trinidad, son la base del universo. En la unidad, el Todo están todas las fuerzas que luego se desgajaron con la creación. Al tiempo que hacemos este ejercicio damos tres órdenes a nuestro subconsciente: SOY POSITIVO, SOY ENERGÉTICO Y SOY ENTUSIASTA. Son actitudes que deben tener una gran importancia en nuestras vidas.

Ahora vamos a golpear con los nudillos nuestros antebrazos y brazos al tiempo que repetimos otra frase: ¡SOY EL DUEÑO DE MI CUERPO! ¡SOY EL DUEÑO DE MI SER! Estamos mentalizados de que no gobernamos nuestras vidas, de que el destino, las fuerzas de la naturaleza, los otros, fuerzas invisibles y desconocidas gobiernan nuestras vidas. No es cierto, somos nuestros propios jefes. La chispa divina que hay en nosotros, el alma, el espíritu, el ser de luz no admite órdenes ni subordinaciones, Dios no está por debajo de nada ni es gobernado por nada, por lo tanto la chispa divina que hay en nosotros tampoco está subordinada a nada. Esto es muy importante a la hora de tratar cualquier enfermedad y concretamente las enfermedades mentales. El enfermo mental acostumbra a darse por vencido a las primeras de cambio, puesto que no controlo mi mente ni mis emociones, puesto que soy un enfermo… no puedo hacer nada. Craso error. Mientras no cambiemos esa mentalidad no podremos curarnos. Somos dueños de nuestro cuerpo y de nuestro ser, nada entra en nosotros sin nuestro permiso, ni tampoco pensamientos o emociones, nada. Tenemos la llave de la puerta de nuestra casa y ningún ladrón puede acceder a ella sin nuestro permiso. La enfermedad no es algo que se nos impone desde fuera y contra lo que no podemos hacer nada. La enfermedad es nuestra decisión, tal vez para salir del bucle en el que nos hemos metido al dar a nuestro subconsciente órdenes contradictorias. Nuestra mente funciona como un ordenador, si le damos órdenes contradictorias o demasiadas órdenes que agoten su memoria RAM, entra en un bucle, se bloquea, se paraliza, y solo queda reiniciarlo, rasetear y empezar desde cero. Nuestra mente funciona de una manera ligeramente diferente. El ordenador no es consciente, solo sigue las órdenes que se le han programado, en cambio nosotros somos conscientes, nos autoprogramamos a nosotros mismos, somos al mismo tiempo ordenador y programador, eso cambia mucho las cosas.

La enfermedad sería un toque de atención del programador, de nuestro yo interno, para que mediante el dolor le hagamos caso y le permitamos salir de su bucle. El subconsciente no puede funcionar si recibe órdenes contradictorias o tantas órdenes prioritarias que no tiene capacidad para atenderlas a todas. Entonces entra en un bucle, y como para salir de él debe recibir nuestro permiso, nos llama la atención con una enfermedad, con la patología, con el dolor, con la angustia, con el sufrimiento. La solución está en dar una orden clara y no contradictoria con otras, en dejar las órdenes no prioritarias para más tarde, en establecer una pirámide de valores, primero esto, luego lo otro y así sucesivamente hasta dejar bien claro qué órdenes son prioritarias, cuáles no y qué ordenes deben subordinarse a órdenes superiores.
Con estas expresiones en voz alta estamos programando a nuestra mente. Son importantes aunque nos parezcan tonterías. Ahora seguimos con el siguiente ejercicio.

Frotamos con la palma de la mano los brazos, las piernas, la espalda… al tiempo que decimos en voz alta: ¡DESPERTAD, ALEGRAOS, CÉLULAS DE MI CUERPO! Esto tiene un claro sentido. Al despertarnos todas las mañanas tras un largo viaje de nuestro conductor que ha dejado momentáneamente el contacto con su vehículo, con nuestro cuerpo, tiene que volver a conectarse y al hacerlo hay partes del cuerpo que permanecen como adormecidas. Con esta orden le estamos diciendo a cada una de las células de nuestro cuerpo que despierta y se prepare para estar atenta a lo que sucede aquí y ahora, que deje de recordar y elucubrar sobre su vida en sueños.

Ahora golpeamos el cráneo con los nudillos mientras decimos: ¡ALÉGRATE CEREBRO! ¡SÉ SABIO Y FUERTE! Con ello nos mentalizamos de que debemos estar alegres al despertar, al vivir la vida de todos los días, porque es una experiencia única y aleccionadora, porque lo que hemos vivido en sueños o en otras dimensiones puede ser maravilloso, pero ahora estamos aquí y por razones poderosas. No debemos permitir que nuestra mente se vaya a otros lugares y dimensiones donde cree ser más feliz. Somos felices haciendo lo que tenemos que hacer en cada momento y aprendiendo las lecciones correspondientes.

Ahora nos damos un masaje por todo el cuero cabelludo con la yema de los dedos, mientras decimos: ¡DESPERTAD MIS NIÑOS DORMIDOS! Estamos tratando a nuestras neuronas como niños caprichosos y les decimos que basta de jugar, ha llegado la hora de actuar, basta de seguir dormidos, actuando en otra dimensión, hay que despertar y actuar en esta.

Y con ello terminamos los ejercicios por hoy. En la siguiente clase aprenderemos otros nuevos. Cuando los sepamos todos podremos hacerlos de corrido en unos quince o veinte minutos. Si algún día andamos escasos de tiempo podremos suprimir algunos, pero nunca deberíamos bajar de los 10 minutos.
RELAJACIÓN

No me extenderé con los detalles puesto que en la charla sobre yoga mental y enfermedad mental dada en la casa de cultura de Campo de Criptana podéis ver cómo se hace una relajación básica. Consultad el texto en el blog de la asociación o en mi blog, el Guerrero impecable, donde además podréis bajar un archivo de sonido para hacer una relajación con mi voz.

Solo dejar bien claras algunas cuestiones fundamentales:

-Relajarse no es perder el tiempo. Necesitamos recargarnos como recargamos la batería de nuestros móviles u ordenadores cuando no están enchufados a la corriente. Un enfermo mental necesita más energía que una persona normal puesto que la derrocha más que el resto. Los pensamientos obsesivos, compulsivos, las emociones sin control, la conducta errática de un enfermo mental son como una terrible hemorragia de energía, perdemos tanta que necesitamos recargarnos todos los días y a veces deberemos enchufarnos a la fuente de energía varias veces al día, de otra forma nos quedamos sin batería y la mente, la cabra loca, se tira al monte y nos lleva cerca de los abismos más terribles, quiere echar un vistazo, quiere echar un vistazo a todo, pero a nosotros nos hace polvo con sus correrías. Necesitamos controlarla y para ello hay que estar cargado de energía o ella toma el mando.

-No pagamos por la energía, es gratis, siempre encontraremos tiempo para recargarnos porque nada es tan importante y siempre podemos encontrar unos minutos, estemos donde estemos y hagamos lo que hagamos, para relajarnos. En otra clase aprenderemos también la relajación dinámica.

-Estoy convencido de que sin dominar una técnica de relajación básica, un enfermo mental no puede curarse. Una vez puestos los cimientos podremos construir la casa utilizando otras técnicas de yoga mental como la visualización, la concentración y sobre todo la meditación, la joya de la corona. Quien domine la meditación puede conseguirlo todo.

Estamos saliendo de la relajación. Movemos dedos de pies y de manos, movemos brazos y piernas, abrimos los ojos… Ya estamos otra vez aquí.

EJERCICIOS PARA EQUILIBRAR LA ENERGÍA, DE FORMA ESTÁTICA Y DINÁMICA

Ahora vamos a aprender algunos ejercicios básicos para equilibrar la energía. Antes de la relajación lo hemos hecho tumbados, es excelente para combatir el insomnio y poder dormir bien. Recordemos lo que hemos hecho:

-Boca arriba, piernas separadas, manos a los costados, ligeramente separadas. Contamos mentalmente hasta diez. Doblamos la rodilla izquierda en la misma postura. Contamos hasta 10. Cambiamos a la rodilla derecha. Contamos hasta 10. Mano izquierda en la nuca, mano derecha extendida. Pierna izquierda extendida pierna derecha doblada. Como siempre hay que contar mentalmente hasta 10

-Cambio de postura, nos apoyamos sobre el costado izquierdo. Pierna izquierda doblada, derecha extendida. Mano izquierda extendida con la palma mirando al abdomen, brazo derecho a la espalda con la palma mirando hacia afuera. 10 segundos.

-Cambio de postura. Sobre el costado derecho y todo lo que hicimos sobre el costado izquierdo, solo que al revés. Contamos hasta 10.

-Cambio de postura. Ahora boca abajo. Cabeza mirando hacia la izquierda. Ahora hacia la derecha.
Recobramos la postura en la que vamos a dormir. Respiramos con ritmo, de forma natural. Cerramos los ojos, intentamos dormir. Antes de irnos a la cama podemos tomarnos una infusión tranquilizante o podemos beber un vaso de agua fresca. Podemos llevar un recipiente de cristal lleno de agua y ponerlo bajo la cama para que el agua, buena conductora, retenga las energías negativas que vamos desprendiendo. OJO, MUY IMPORTANTE. Esa agua no se debe beber nunca, haya que tirarla por el retrete al levantarse. Es tóxica. Puede que si la bebemos no notemos nada de momento, pero nuestra energía se desequilibrará y nuestro cuerpo responderá mal, con diarreas o de cualquier otra forma.

EJERCICIOS DE EQUILIBRIO DE LA ENERGÍA EN MOVIMIENTO

Ahora vamos a realizar ejercicios parecidos, solo que de pie, en movimiento.

Pies separados, manos a los costados. Movemos la pierna izquierda hacia adelante, como si fuéramos a caminar. Movemos la pierna derecha hacia delante y caminamos unos pasos. Ahora retrocedemos caminando hacia atrás. Caminar es un maravilloso ejercicio para equilibrar la energía. Mucha gente lo hace, sin saberlo, solo porque le viene bien al cuerpo o quiere adelgazar.

Ahora, desde la posición inicial extendemos el brazo izquierdo con la palma hacia abajo. Ahora del derecho con la palma hacia arriba. En todos estos ejercicios en movimiento tendremos que contar hasta 10 lo mismo que en los ejercicios estáticos.

Pierna izquierda hacia delante al tiempo que alzamos el brazo derecho por encima de nuestra cabeza. Al revés. Siempre contando hasta 10. Caminamos así unos pasos. Hacia atrás.

Ahora lo mismo solo que el brazo izquierdo permanece bajado por delante con la palma mirando hacia el pubis. El brazo derecho a la espalda con la palma hacia afuera.

Ojos mirando al frente. Movemos la cabeza hacia la izquierda y miramos en diagonal. Al revés. Apoyamos el mentón en el pecho. Subimos la cabeza al máximo, apoyando la nuca en la espalda. Giramos la cabeza como las agujas del reloj. Al revés. Siempre contando 10 segundos.

OJO IMPORTANTE. Los que tengan problemas de cervicales pueden no hacerlo o subir los hombros para apoyar los movimientos de la cabeza. Ante cualquier molestia les aconsejo dejarlo.

En los ejercicios de energetización haremos otros que sirven también para equilibrar la energía. La base consiste siempre en dividir nuestro cuerpo por la mitad, trazando una línea imaginaria y lo que hace la parte izquierda debe hacerlo la derecha, solo que al revés. También haremos un ejercicio para que la parte inferior se mueva en una dirección y la parte superior, por encima del ombligo haga lo contrario. Vosotros podéis inventaros toda clase de ejercicios con esta base. Os vendrán muy bien cuando estéis deprimidos, estresados, angustiados, nerviosos. Equilibrar la energía ayuda mucho a superar estos problemas.

Y con esto damos por finalizada esta primera clase. En la segunda seguiremos avanzando en la misma dirección.

QUE LA PAZ PROFUNDA SEA CON VOSOTROS
SALUDO BUDISTA

KRIYAYOGA
http://www.anandaespanol.org/main/kriya

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: