CURSILLO DE YOGA MENTAL VII

22 05 2013

CURSILLO DE YOGA MENTAL


CLASE VII

Saludo budista.

Como al comienzo de todas las clases vamos a hacer una recapitulación de lo que ha sido la semana. Sin obsesionarnos pero es preciso automatizar la autoobservación. Es preciso que conozcamos los síntomas que preceden a nuestras crisis. Cada enfermo es distinto, el síntoma que vale para uno no afecta al otro.

Como hoy tenemos mucha materia, vamos a dejar el resumen de los ejercicios de energetización. Aunque aquí hagamos un pequeño calentamiento son para practicar en casa y a ser posible todos los días.

DEBERES PARA LA SEMANA PRÓXIMA

Ya os había comentado que íbamos a iniciar un trabajo especial con escenificaciones teatrales. Os voy a proponer una técnica chamánica que le enseña don Juan Mathus a Carlos Castaneda, se llama borrar el pasado, aunque yo la denomino “La cárcel de papel”. La voy a hacer yo y vosotros tenéis que hacerla en casa. Elegid un lugar amplio y retirar los muebles, podéis poner un poco de música para crear ambiente.

Cerrad los ojos. Os vais a visualizar en una celda de una cárcel. Estáis en el centro de la diminuta celda. Solo podéis dar dos pasos al frente y dos hacia atrás y hacia los costados.

Camino dos pasos al frente y extiendo las manos en un gesto de mimo. Ya sabéis que el mimo es un actor que se viste de negro y se empolva la cara de blanco. Es típico su gesto de tocar una pared o abrir una puerta. Palmas de las manos extendidas y las movéis en el aire. Estáis tocando una pared de piedra, infranqueable. No podéis ir más allá, retrocedéis dos pasos y regresáis al centro.

Lo mismo hacia la izquierda, miráis hacia ese punto cardinal, extendéis los brazos en el mismo gesto. De nuevo otra pared infranqueable os impide pasar.

Lo mismo hacia la derecha. Luego hacia atrás. Regresáis al centro y os quedáis quietos.

Estáis en una cárcel, sois reclusos, vuestra celda es diminuta. Las paredes están hechas con recuerdos de vuestro pasado que han calado en vuestro subconsciente y han formado una sólida pared. En mi caso el recuerdo que ha creado la pared más sólida fueron los años en los que sufrí graves depresiones. En mi entorno me calificaban de “loco”. Eso caló en mi subconsciente y creó una pared muy sólida, infranqueable. Más allá de ella no podía dar un paso, siempre regresaba al centro de mi celda. Cada uno tiene sus propios recuerdos, tal vez en la escuela el maestro os llamó tontos y los niños se rieron, sin ser consciente de ellos creasteis esa pared.
Vamos a borrar el pasado, vamos a salir de nuestra cárcel de papel para ser libres.

En la obra de Antonio Buero Vallejo, el gran dramaturgo español, La Fundación, un recluso que ha sufrido un gran trauma porque como consecuencia de su debilidad ante la tortura se ha chivado de sus compañeros y se ha producido un severo castigo de algunos reclusos, cree residir en una fantástica residencia para gente especial. Su mente le hace ver lo que no existe. Habitaciones muy bien decoradas, grandes ventanales, un lugar magnífico para vivir. Conforme avanza la obra van desapareciendo sillones, un ventanal, la pared pintada de azul se convierte en una pared vieja y desconchada. Finalmente recobra la razón y comprende que vive en una cárcel y recuerda todo lo ocurrido.

Nosotros vamos a hacer lo mismo, solo que al revés. Nos imaginamos en una cárcel de verdad y luego descubrimos que las paredes son de papel, que solo estamos recluidos porque queremos.

Con los ojos cerrados visualizamos las paredes, el techo, los barrotes como si fueran de papel, juntando periódicos donde se habla de aquellos recuerdos que marcaron nuestra vida y nos hicieron reclusos, vamos a borrar ese pasado y a destruir esa cárcel.
Avanzamos al frente, dos pasos, adoptamos la postura clásica en las artes marciales y con determinación lanzamos el puño derecho hacia delante, al tiempo que utilizamos el típico grito. Hemos hecho un gran agujero en la pared de papel. Palpamos con las palmas de las manos, como un mimo, y vemos que efectivamente la pared era de papel. Nos damos la satisfacción de hacer lo que siempre quisimos hacer: damos un paso atrás y embestimos con la cabeza, hemos derribado la pared de papel.

Salimos de la celda, recorremos la cárcel derribando todas las paredes de papel. Salimos al exterior. Estamos en una llanura desierta. Miramos hacia arriba, vemos el cielo azul, extendemos la vista hacia el horizonte. SOMOS LIBRES.

Nos embarga una gran alegría, una gran plenitud. Damos un saltito y exclamamos: ¡HURRA! Incluso nos permitimos dar una zapatiesta en el aire y exultantes corremos y gritamos: SOY LIBRE, SOY LIBRE.
Estábamos recluidos en una cárcel de papel creada por nuestra mente. Ahora somos libres y hemos borrado el pasado, podemos empezar de cero, con una nueva personalidad. Es importante que todos hagáis este ejercicio, que saquéis un poco de tiempo. Nuestro subconsciente asimila muy bien las imágenes y las escenificaciones, mejor que las palabras y los conceptos. Con el tiempo irá calando y se convertirá en una realidad para nosotros.

De nuevo hacemos los mantras. Hoy vamos a utilizar MEEEIIII que eleva nuestras vibraciones hasta un nivel espiritual.

Nos tumbamos, antes de hacer la relajación vamos a practicar pranayama, una respiración profunda que no habíamos hecho hasta ahora. Inspiráis, retenéis el aliento contando mentalmente hasta 10. Expiráis con suavidad y luego acompasáis la respiración inspirando y expirando hasta retomar el ritmo. Lo hacemos otras dos veces.
Hoy vamos a hacer una relajación rápida. Ya hemos automatizado la técnica y nos resulta más sencillo relajarnos. No voy a repetir lo que ya aparece en otros resúmenes de estas clases.

MEDITACIÓN-EL ARTE DE LA CREACIÓN MENTAL
Os remito a las tres partes que ya tengo subidas al blog sobre el arte de la creación mental. Os pongo aquí los enlaces.

https://guerreroimpecable.wordpress.com/2013/04/05/el-arte-de-la-creacion-mental-y-iii/

Quiero que comencéis a pensar en hacer meditaciones sin mi guía. Tenéis que automatizar los pasos y las etapas de la meditación. Recordar bien las etapas.
-Una vez hecha la relajación estáis en el centro de la cabeza, en la glándula pineal. Abrís una puerta de luz, un rectángulo luminoso, pasáis al otro lado.
-Estáis en la llanura oscura. Aquí no podéis permanecer mucho tiempo. Enseguida surgen los monstruos: el miedo, el terror, la angustia, la duda… Recordad que en esta dimensión no existe tiempo ni espacio, por lo tanto cualquier pensamiento os llevará al lugar y con las personas en las que estáis pensando.
-Visualizáis la pantalla de cine, un gran rectángulo luminoso. Poco a poco tenéis que ir buscando y escogiendo vuestro propio lugar de poder, un lugar donde os sintáis a gusto, repleto de energía. Hasta que lo consigáis yo os voy a llevar al mío. Es un valle muy hermoso, entre altas montañas. Hay hierba verde y fresca, hay un bosque cercano, sopla una suave brisa que mueve las hojas, un arroyuelo cercano de aguas frescas nos hace llegar ese maravilloso rumor del agua.
-Hoy meditamos todos juntos. Vamos caminando y de pronto vemos a lo lejos a un joven monje budista, la túnica azafranada, la cabeza rapada, los pies descalzos. Nos saluda y nos invita a su escuela espiritualista, una gran cabaña de madera.
-Escogemos allí nuestro lugar y escuchamos su voz que nos enseña técnicas mentales.
-Nos pide que pintemos un cuadro con el pincel de nuestra mente, en él colocamos la escena que deseamos, los colores que nos gustan. Vamos a expresar un deseo para nuestro futuro, para nuestras vidas. Cuando terminamos el cuadro ponemos una frase expresa. Estamos deseando no solo nuestro bien sino el de toda la humanidad, también el de nuestros hermanos. Si el deseo es absolutamente egoísta y solo nosotros vamos a salir beneficiados o si otras personas van a salir perjudicadas gravemente el deseo será rechazado por la Mente universal. Esta mente es al universo lo que nuestra mente es a nuestro cuerpo. No es exactamente Dios, éste está detrás, la mente universal también es una creación suya. El odio, la venganza, el egoísmo a ultranza, son rechazados por la mente universal que está programada para alcanzar el bien de todos, no de unos pocos y menos solo de nosotros. Un padre no entrega toda su herencia a uno de sus hijos y al resto los sacrifica en el altar de los sacrificios, quiere el bien para todos.
-Vemos cómo Milarepa nos entrega unos globos, atamos el cuadro a los globos y los soltamos. Hay un gran agujero en el techo de la cabaña por donde los globos van saliendo. Ascienden lenta y solemnemente. Ya hemos expresado nuestro deseo. Ahora solo nos queda esperar que sea aceptado.
-Milarepa nos despide y nos invita a regresar allí cuando necesitemos de su ayuda. Caminamos por el valle y atravesamos la pantalla que utilizamos para llegar allí. Estamos en la llanura oscura. Atravesamos la puerta y ya estamos en nuestro cuerpo. Despertamos como hacemos siempre.
Bien, hemos terminado por hoy. Recordar la práctica del ejercicio de borrar el pasado.
Saludo budista.
QUE LA PAZ PROFUNDA ESTÉ CON VOSOTROS

Anuncios

Acciones

Information

One response

22 05 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: