Cursillo de yoga mental XIII

3 07 2013

CURSILLO DE YOGA MENTAL

saludo budista
CLASE XIII

Saludo budista.

Hoy iniciamos esta última clase hasta después del verano, que reiniciaremos el cursillo estudiando, entre otras cosas, el libro de Carlos Castaneda, Pases mágicos, unos movimientos de energetización muy peculiares que aplicaremos entre otras cosas a la recapitulación. Veré la forma de mandaros por correo los ejercicios para que los vayáis estudiando este verano.

Me gustaría que hoy hicierais una recapitulación más amplia, analizando cómo os sentíais al empezar el cursillo y cómo os sentís ahora, qué es lo que ha cambiado, cómo creéis que estas técnicas os están sirviendo en vuestra vida cotidiana.

Respecto a los deberes comenzaré yo, analizando cómo me habla el cuerpo y qué enfermedades he tenido a lo largo de mi vida y cómo han influido en mi situación actual. Para ello pongo la palma de la mano sobre las partes del cuerpo y los órganos afectados, escucho lo que me dicen, noto cómo la energía que me comunican a través de la palma de mi mano tiene peculiaridades diferentes a las partes sanas de mi cuerpo. También transmito energía a esas partes a través de la palma de mi mano.

El mal funcionamiento de algunos órganos y la enfermedad de ciertas partes del cuerpo tienen mucho que ver con el mal funcionamiento de ciertos chakras. Así, por ejemplo, problemas de estómago, de riñón, de hígado, problemas intestinales, anomalías de la regla en las mujeres, etc son producto de un mal funcionamiento del chakra del plexo solar, en el ombligo, y también del chakra raíz, en el perineo, entre los órganos sexuales y el ano. Estos dos chakras, al no funcionar bien, pueden producir enfermedades en ciertos órganos y una serie compleja de síntomas que deberemos escuchar y analizar. También se producen determinados desequilibrios psicológicos o mentales, determinadas patologías, así quien sufre determinada fobia o enfermedad mental producida por el miedo, con seguridad tiene problemas con el funcionamiento del chakra del plexo solar, el chakra de la voluntad.

También se pueden producir determinados fenómenos que mucha gente, incluso terapeutas, psiquiatras, psicólogos, pueden achacar, erróneamente, a efectos de patologías concretas, tales como esquizofrenia, paranoia, psicosis, cuando en realidad son generados por un funcionamiento excesivo o desmesurado del chakra corona. Este chakra tiene mucho que ver con la glándula pineal, que está en el centro de la cabeza, y cuando la kundalini sube desde el chakra raíz hasta el chakra corona, de forma poco equilibrada y a trompicones, podríamos decir, cuando existen graves desequilibrios en otros chakras, los efectos pueden ser realmente impresionantes.

Muchos enfermos mentales comentan que escuchan voces, por ejemplo, yo puedo hablar de ello en primera persona porque tengo experiencia de estos fenómenos. Los psiquiatras lo achacan a delirios generados por enfermedades tales como la esquizofrenia, la paranoia o la psicosis, por ejemplo, y como tales efectos malsanos tratan de corregirlos a anularlos con fuertes medicaciones antipsicóticas. El problema, el grave problema en estos casos es que se intenta ocultar o distorsionar una realidad con actuaciones desmesuradas y en algunos casos irresponsables. No se puede curar a una persona que dice ver objetos distorsionados privándole de la vista y obligándole a vivir el resto de sus días como si fuera invidente.

Las voces, por ejemplo, se pueden escuchar porque al subir la energía kundalini e ir despertando ciertos chakras, se activan determinadas cualidades mentales que todo ser humano posee pero que están atrofiadas o anuladas por una falta de uso y un bloqueo consciente debido a determinadas ideologías o formas de pensar que han gozado del poder de imponer sus ideas a los demás a lo largo de la historia. La mente puede proyectarse a distancia, salvando el espacio y el tiempo, que son dimensiones del mundo físico, del mundo material, pero que no lo son en el mundo mental, onírico o espiritual. La mente puede escuchar voces de personas que están hablando en otro lugar e incluso en otro tiempo y no por ello tiene que ser algo patológico, producido por una enfermedad. El desarrollo del tercer ojo y de todas las cualidades que posee nuestro “yo interno” o nuestro ser espiritual puede ampliar nuestra consciencia hasta extremos realmente milagrosos. Esto es algo que no comprende ningún psiquiatra o terapeuta que no posea una mente suficientemente amplia y flexible para aceptar que “hay más cosas en el cielo y en la tierra, Horacio, de las que sospecha tu entendimiento” que le hizo decir Shakespeare a Hamlet.

Si una persona ha desarrollado estas cualidades mentales y es capaz de escuchar voces o de ver cosas que no se podrían ver con los ojos de la carne, no por ello tiene que ser un enfermo mental, un esquizofrénico paranoico o un psicótico, simplemente le están sucediendo cosas que no comprende y que deberían serle explicadas, dándole herramientas para controlarlas y no atiborrarle a antipsicóticos para que no vea lo que está realmente viendo o no escuche lo que realmente está escuchando. Con ello no quiero decir que debería suprimirse la medicación a estos enfermos, habría que tratar cada caso y cada terapeuta tiene derecho a decidir sobre sus pacientes, pero no podemos seguir negando determinadas evidencias y tratando de que determinadas personas sean consideradas enfermos mentales por el simple hecho de que tienen desarrolladas determinadas facultades mentales y son videntes, pongamos por caso. Por suerte yo decidí ocultar lo de las voces a mis psiquiatras, de otra manera me habrían inflado a antipsicóticos mucho más de lo que ya hicieron de por sí.

MANTRAS

Hay muchos mantras, muchos sonidos vocales que se pueden usar para fines muy concretos. En estas clases hemos trabajado con los más básicos, sobre todo con el OM, el mantra por excelencia de la totalidad. Os sugiero que sigáis trabajando en vuestras casas con ellos, lo mismo que con los ejercicios de energetización y con la relajación y la meditación. No siempre dispondremos de un guía o podremos seguir clases de yoga mental o cursillos, un guerrero impecable está siempre solo al librar sus batallas, puede estar acompañado antes o después, pero en las batallas siempre estamos solos. Por ello debemos acostumbrarnos a trabajar solos, en nuestras casas, con estas técnicas que estamos aprendiendo en este cursillo, tenemos que hacer de ellas una rutina en nuestras vidas, lo mismo que comemos varias veces al día, dormimos a determinadas horas, nos lavamos los dientes, etc, el yoga mental debe transformarse en una rutina lo mismo que hemos hecho con esas conductas. De otra forma el aprovechamiento del yoga mental y de este cursillo sería muy pobre.

MEDITACIÓN/ LA MEMORIA MÁS PROFUNDA/LOS ARCHIVOS AKÁSICOS

Hoy tenemos poco tiempo por lo que vamos a hacer una relajación rápida, centrándonos sobre todo en la respiración. Inhalamos y exhalamos con la atención puesta en la respiración, vamos consiguiendo que el ritmo sea automático y la respiración natural. Subimos desde la planta de los pies hasta la cabeza, como hemos hecho otras veces y nos centramos en la glándula pineal. Esta es la puerta luminosa que atravesamos todos los días. Al pasarla nos encontramos en la llanura oscura donde no existe tiempo ni espacio. Es así como se producen toda esa serie de fenómenos que tanto miedo nos dan y que muchas personas achacan a efectos de una enfermedad mental. En realidad son leyes espirituales básicas y perfectamente naturales, una vez que el yo interno se desprende del físico nada nos impide viajar con la mente a lugar y ver personas o escuchar lo que están hablando o…simplemente debemos ser conscientes de que estos fenómenos suceden, de que no deberían darnos miedo, de que podemos bloquearlos con técnicas muy simples de yoga mental.

Hoy nos volvemos a encontrar otra vez con Milarepa en la gran llanura oscura. Nos saluda con el saludo budista, nos sonríe y nos dice que como grupo neófito en la ayuda espiritual es preciso que aprendamos ciertas cosas, para eso está él aquí.

Nos pide que formemos una rueda de energía, como siempre, la palma de la mano izquierda en la palma de la mano derecha de quien tenemos a la izquierda y la palma de la mano derecha en la palma de la mano derecha de quien tenemos a nuestra derecha. Todo esto se puede realizar físicamente y así sabemos quién está a nuestra derecha o a nuestra izquierda, una vez en meditación todo se realiza por nuestros “yoes internos” de forma natural y sin que nosotros tengamos que ser necesariamente conscientes de lo que está pasando. La razón de ello es muy sencilla: en el mundo físico un determinado grupo de personas se pueden reunir en un local para hacer algo y no es necesario que se esposen entre sí o se encadenen o se aten con cuerdas, está claro que nadie se va a volatilizar de repente y desaparecer. Cuando alguien quiere marcharse lo dice y los demás le despiden. Hay un tiempo claro entre una toma de decisión y su realización. En el mundo espiritual no sucede así. Un grupo está compuesto de muchas personalidades y otras tantas mentes. Cada una de ellas piensa en “sus cosas” tienen en mente a determinadas personas, acontecimientos o lugares. Si no hubiera un guía o un aglutinante del grupo cada uno acabaría desapareciendo del grupo, volatilizándose, y apareciendo en determinado lugar, en determinado tiempo y con determinadas personas. Para aglutinar al grupo está el guía que nos habla y va marcando los pasos a seguir. Para que esta ligazón en el grupo sea más sólida se pueden utilizar técnicas muy sencillas, como la de la rueda de energía. Nos vinculamos energéticamente unos a otros, puesto que como ya vimos en la meditación de la vinculación, todos estamos unidos por hilos de luz, de energía, que son cada vez más fuertes conforme se intensifica el vínculo afectivo y la convivencia hace que esto se convierta en algo natural. Por ello los miembros de una pareja pueden meditar juntos con gran facilidad o soñar juntos o percibir lo que uno está pensando o sintiendo en determinado momento. Los vínculos familiares son muy intensos, lo mismo que los vínculos amistosos entre personas que han establecido con el tiempo un fuerte vínculo afectivo. Nosotros como grupo llevamos un tiempo conviviendo, meditando juntos, hay entre nosotros vínculos que nos ayudan a no desaparecer de la meditación repentinamente e irnos a donde nos apetezca. Pero para ayudarnos aún más, podemos centrar nuestra atención en unirnos a los demás con las palmas de las manos. Ya hemos visto que la energía va allí donde está nuestra atención, si pensamos en un pie nuestra energía se traslada al pie, si pensamos en nuestra cabeza, la energía de nuestro cuerpo se traslada a la cabeza. Ahora pensamos en la palma de nuestras manos y establecemos un vínculo energético, una especie de cadena, con todos los demás miembros del grupo, que son eslabones de esta cadena.

Milarepa nos guía. Nos dice que hoy vamos a elevarnos a dimensiones espirituales más altas. Nos dice que debemos convencernos de que el mundo espiritual no es solo producto de nuestra imaginación, lo mismo que un novelista crea en una novela mundos y personas que en realidad son ficticios. No, en el mundo espiritual todo es real, absolutamente real. Como en el mito de la caverna de Platón, nosotros estamos viendo nuestras sombras y creemos que son absolutamente reales, más incluso que la luz que se proyecta hacia nuestros cuerpos y que luego crea la sombra en las paredes. Estamos convencidos de que las sombras son más reales que los cuerpos y la luz, y todo ello porque las tenemos delante de los ojos. Craso error, sin luz y sin cuerpos sólidos la sombra no se proyectaría en la pared. Algo muy parecido ocurre en el mundo espiritual. Lo real, lo auténticamente real es la luz espiritual que se convierte en energía, que crea nuestros “yoes internos” nuestros espíritus y luego estos crean las “sombras” es decir los cuerpos físicos. La jerarquía es clara y nuestros cuerpos físicos son el último y más bajo escalón de la cadena, es decir las sombras. Hemos llegado a tal confusión que ahora somos capaces de pensar y creer a pies juntillas que lo único existente es el cuerpo físico y negamos la existencia de lo demás porque “no lo vemos”.

El hecho de que no lo veamos con los ojos de la carne no significa que no exista. No es solo cuestión de confianza, lo mismo que creemos en los agujeros negros, cuando nos lo dicen los científicos, aunque nunca los hayamos visto, es algo más, con los ojos del espíritu, en estado de meditación profunda o de sueño profundo, podemos ver todo lo que existe en el mundo espiritual y que es tan enorme como el universo físico, donde existen galaxias, planetas, soles, etc. En el mundo espiritual existen universos energéticos, galaxias de energías, planetas energéticos, y en esos mundos existen también seres que los habitan y edificios donde ellos residen. Es un poco como la teoría de las cuerdas, que está ahora tan de moda entre los astrónomos. Ellos comienzan a pensar que existen dimensiones paralelas, el budismo lleva creyendo en ello miles y miles de años.

Milarepa nos dice que hoy vamos a visitar uno de esos maravillosos edificios de energía existentes en el mundo espiritual. Se trata de los archivos akásicos http://es.wikipedia.org/wiki/Registro_ak%C3%A1sico Serían como una especie de biblioteca de Alejandría en el mundo espiritual. Como sabéis esta biblioteca que existió en el mundo antiguo y que llegó a tener, al parecer, más de un millón de manuscritos y papiros, fue el compendio de toda la sabiduría del mundo antiguo. Como siempre los bárbaros, los seguidores de la violencia, acabaron destruyendo el conocimiento, quemando la biblioteca. Fue una pena, porque seguramente eso retrasó la evolución humana. En el mundo espiritual existe también una especie de biblioteca espiritual que no podrá ser destruida.

Milarepa nos hace subir unos escalones en un enorme edificio. Todo es muy raro porque los escalones están hechos de energía y aunque sólidos parecen más propios del mundo onírico, lo mismo que todo el edificio. Abre la puerta y nos invita a entrar. Estamos en el interior de un gran edificio, es como una especie de catedral, los techos muy altos y vidrieras que dejan pasar una luz muy brillante aunque no es exactamente la del sol. La luz en el mundo espiritual es mucho más viva que la luz en el mundo material, lo mismo que un cuerpo es mucho más sólido que su sombra. Nos invita a seguirle por el hall.

Milarepa nos dice que para llegar a esta biblioteca es preciso lograr que nuestras vibraciones se eleven mucho, solo en estado de meditación profunda o de sueño profundo, solo con pensamientos muy espirituales se puede llegar hasta allí. La biblioteca es enorme, hay millones y millones de estanterías y en ellas millones y millones de libros. Son los libros de la vida. Este término también aparece en la Biblia, el libro de la vida, cuando se habla de los que son “borrados” del libro de la vida o los que son inscritos en el libro de la vida.

Por el hall viene hacia nosotros una figura majestuosa. Se trata de un anciano con larga barba blanca y una luminosa túnica blanca. Milarepa le hace el saludo budista y el anciano sonríe y nos saluda a todos. Se presenta como el archivero mayor de la biblioteca, como el encargado. Nos da la bienvenida a todos y nos autoriza a que cada uno busco el libro de su vida. Nos movemos y cada uno encuentra en un lugar de la estantería su propio libro. Eso nos asombra porque en teoría es la primera vez que estamos allí. El libro es grande y voluminoso, muy bien encuadernado. El anciano nos dice que podemos utilizar una de las grandes mesas que se extienden entre las estanterías y el hall. Parecen de madera, pero no lo son, hay algo en ellas que nos recuerda el material de que se hacen los sueños. Hay cómodas sillas que utilizamos para sentarnos y hojear con tranquilidad nuestros respectivos libros.

Con grandes letras góticas aparece en portada el título: El libro de la vida de… Y ahí aparecen nuestros nombres. Lo abrimos y en el capítulo primero se habla de nuestro nacimiento, las frases son cortas y las letras perfectamente legibles y muy bonitas. Ojeamos el libro con curiosidad. Cada página tiene un breve párrafo y también una extraña fotografía. Muy extraña, porque en cuanto posamos en ella la mirada parece revivir, se convierte en una extraña película que se desarrolla ante nuestros ojos y en ella nosotros somos los protagonistas. Es asombroso, como si alguien hubiera grabado nuestra vida, paso a paso, con una cámara que no solo hubiera captado el exterior de cada escena sino nuestros pensamientos y sentimientos más íntimos. La curiosidad nos puede y tras llegar a la última hoja de nuestro presente, pretendemos mirar el primer día de nuestro futuro, pero algo nos detiene. El anciano se acerca a nosotros y con una sonrisa nos dice:

-Aún no estáis autorizados a ver vuestro futuro como aún no tenéis autorización para conocer muchas cosas. Esa autorización os la ganaréis haciendo méritos espirituales. Las lecciones para las que aún no estáis preparados solo pueden haceros daño. Como grupo de ayuda espiritual podréis utilizar esta biblioteca para documentaros sobre vuestras misiones, pero recordad las normas que rigen en los archivos akásicos:
-Aquí solo se entra con autorización y tras haber sido examinados vuestros méritos.
-Podéis ver cada hoja del libro de vuestra vida hasta el presente, pero para ver el futuro se requiere una autorización específica.
-Solo estáis autorizados para ver el libro de vuestra vida, para ver cualquier otro libro sobre la vida de otra persona se requiere autorización.
-Para ver los libros en que se ha escrito la historia del universo se requiere una autorización muy especial.
-Aunque esta biblioteca es frecuentada por todos los seres inteligentes y espirituales que habitan el universo, nunca os encontraréis con ellos a no ser que así se haya acordado, previa petición razonada y la autorización correspondiente.
-Los archivos akásicos no solo documentan las partes de vuestras vidas que se consideran más espirituales, también en ella aparecen vuestros rincones más oscuros, la maldad que ha guiado vuestros pasos en algún momento. En los libros de todas las personas ocurre lo mismo y en los libros que documentan la historia del universo no se ha omitido una sola coma de la maldad que se ha causado a cada hermano, a cada criatura de Dios. No son libros expurgados, digeribles, para niños espirituales que empiezan su camino, son libros totales, profundos, donde nada se atenúa y nada queda en la sombra. Su lectura no siempre confortará vuestros espíritus, habrá momentos en los que el terrible peso del mal hundirá vuestras almas en el abismo de la desesperación. Por eso se os recomienda el acceso con guías y la prudencia de saber elegir cuándo estáis preparados para ver qué tipo de episodios.
Este es uno de los números edificios que pueblan los mundos espirituales. Con el tiempo iréis conociendo todo aquello que pueda servir a vuestra evolución espiritual, a vuestro viaje en el tiempo hacia la eternidad. Pero por hoy ya es suficiente. Ahora daremos un breve paseo por lo más destacado de la biblioteca y luego regresaréis a vuestros cuerpos físicos para que podáis continuar vuestro viaje en el tiempo.

El anciano nos enseña las diferentes secciones de la biblioteca, nos lleva por pasillos recogidos, como de monasterios. Nos enseña las puertas de las celdas en las que los maestros espirituales se documentan y se aíslan en silencio espiritual. La gran biblioteca de los archivos akásicos es enorme y está llena de maravillas. Extenuados por el largo recorrido nos encontramos de pronto en el hall. El anciano se despide. Milarepa lo saluda con el típico saludo budista y con una sonrisa el anciano desaparece mientras camina por el hall.

Por hoy ya hemos tenido bastante. Hay muchos misterios en el universo y muchos misterios en nuestras vidas. Hoy hemos tenido acceso a la gran biblioteca que reúne todo el conocimiento del universo. Será una gran herramienta espiritual para nuestro trabajo como grupo de ayuda espiritual. Milarepa nos invita a regresar. Salimos, bajamos los escalones y casi sin darnos cuenta nos encontramos de nuevo en la gran llanura oscura. Nos sentimos abrumados, no solo nos espera la tarea de poner orden en nuestras vidas, de evolucionar espiritualmente en un largo viaje, también nos aguarda una gran tarea, cumplir misiones de ayuda espiritual, y por si eso fuera poco, ante nosotros se ha abierto la biblioteca que contiene todos los secretos. Cada secreto es una verdad regocijante, al tiempo que una verdad terrible que puede hundir nuestros corazones en la oscuridad. Tal vez sea una tarea imposible, pero Milarepa nos sonríe y nos pide que tengamos confianza, el tiempo se ha hecho para ir paso a paso, aprendiendo lección tras lección, si las tuviéramos que aprender todas juntas, a la entrada de la Eternidad, desearíamos la aniquilación, porque el peso de la Gran Verdad haría explotar nuestros pequeños cántaros donde trata de encontrarse a sí mismo cada ser espiritual.

Milarepa nos dice que regresemos. Ya habrá tiempo para nuevas aventuras espirituales, para nuevas lecciones, para profundizar en nuestras vidas y en los misterios del universo. Atravesamos la puerta de luz. Estamos en nuestros cuerpos físicos, sentimos su peso, percibimos el tiempo, el aquí y el ahora. Puede que la vida en la carne sea dura, pero nos consuela la gran verdad de que nada puede destruirnos para siempre, de que el camino nunca termina, de que nuestros corazones algún día se henchirán del gozo sublime de nuestra propia elevación espiritual y la de nuestros hermanos.

Movemos los dedos de los pies, de las manos, las piernas, los brazos, la cabeza a un lado y otro. Cuando nos sentimos preparados nos sentamos y nos ponemos en pie.

Haremos un descanso durante el verano. Regresaremos hacia finales de septiembre o primeros de octubre. Nunca se terminará el aprendizaje espiritual. Gracias por vuestro regalo, por todo, por haber aceptado vivir en grupo esta gran aventura.

Pronto nos volveremos a ver. Recordad que deberéis trabajar solos, en vuestras casas, recordando lo que hemos hecho aquí y meditando sin guía. No siempre podremos hacer el camino en compañía, un guerrero impecable sabe que siempre estará solo en las grandes batallas de su vida, y lo acepta y lo asume porque para ello se ha estado preparando durante largo tiempo.
Que paséis un buen verano.
Saludo budista
QUE LA PAZ PROFUNDA ESTÉ CON TODOS VOSOTROS.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

3 07 2013
José de Cádiz

Sin duda aleccionaDORA LA CLASE. Bien se nota que la luz está detrás del curso. Gracias por compartirlo, y que recibas más cada día…

3 07 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: