ROSACRUCES Y MARTINISTAS

27 08 2013

CORRIENTES ESOTÉRICAS

ROSACRUCES Y MARTINISTAS

Uno encuentra su camino espiritual como encuentra todo en la vida, gracias a lo que algunos llaman casualidades, otros suerte, otros sincronías y en mi caso me gusta llamar, siguiendo a Milarepa, asignaturas pendientes en este nuevo curso o nueva vida o reencarnación.

En mi juventud fui un ferviente buscador, no me atrevería a llamar de la verdad, porque eso es algo muy serio, pero sí de sabiduría, conocimiento, de todo aquello que pudiera ayudarme a superar mis problemas, que eran muchos y muy graves. Los enfermos mentales tenemos una ventaja sobre los demás, nunca descartamos nada, nunca damos por supuesto nada, nunca renunciamos a nada porque alguien dijo que… o por estúpidos dogmas o ideas preconcebidas, todo lo que pueda ayudarnos de alguna manera es siempre bienvenido y antes de decidir si nos conviene o no, lo experimentamos y vemos si nos ayuda a solucionar nuestro primer y único problema: nuestra enfermedad mental.

Por entonces sufría gravísimas depresiones que ya me habían llevado a algún que otro intento de suicidio. Yo necesitaba algo que me ayudara realmente y no engañifas para tontos. Además desde niño me interesó mucho intentar conocer el sentido de la vida, tenía que haber alguna explicación al hecho de que estábamos aquí y ahora. Nunca creí en la casualidad científica de que justo a nosotros en todo el universo nos tocó ser más guapos que los demás. Nunca creí que la Tierra fuera el único planeta habitado, que el ser humano brotara de una extraña mezcla de genes, agitados por el azar y mucho menos que la inteligencia fuera producto de un misterioso chispazo producido por el maravilloso y milagroso “fatum”. azar o destino. Siempre creí que todo tenía un sentido y me propuse encontrarlo.

Recuerdo muy bien que comencé a buscar en todos partes y de cualquier manera. Leí a Allan Kardec y su espiritismo e intenté buscar algún grupo espiritista. Veía en la televisión los programas de Jimenez del Oso, que abrieron mi mente a muchas posibilidades y caminos, sin por ello prejuzgar sus opiniones o la calidad del programa. Escuchaba a Juanjo Benitez cuando le entrevistaban en la radio, hablando sobre Ovnis y otras muchas cosas. Me compré una enciclopedia sobre temas esotéricos y paranormales. Encontré un maravilloso camino cuando cayó en mis manos aquel libro, Fundamentos de la mística tibetana, del lama Anagorika Govinda, cito de memoria. Pero no me conformé seguí buscando.

Y así, por lo que algunos llaman casualidad, alguien me habló de los rosacruces. Justo en mi ciudad existía un pequeño grupo rosacruz. Fui a informarme y pronto me hice rosacruz. Así supe que ellos pertenecían a A.M.O.R.C (Antigua y Mística orden Rosa Cruz) y no a otras ramas que se hacían llamar también así. La sede central estaba en San José (California) y el imperator o maestre supremo de la orden era H.Spencer Lewis. Escribía a San José, solicitando el ingreso, te pedían que hicieras una transferencia en dólares y te mandaban la acreditación y las monografías correspondientes. Eran envíos mensuales.

Estudiabas en casa. Comenzabas como neófito y de vez en cuando hacías exámenes y te aprobaban para pasar de un grado a otro. Podías escribirles comentando cosas, haciendo preguntas…Salía caro porque tanto la correspondencia como las transferencias iban a USA, pero para mí merecía la pena. Las monografías estaban enfocadas de forma bastante científica y con un lenguaje asequible. Me gustaron.

Estudié la historia de los rosacruces, tal como ellos la veían. Me gustó que se consideraran descendientes de las enseñanzas esotéricas del faraón Akenaton y de sus escuelas iniciáticas. Imagino que tendrían documentos o razones para pensar así. No sentí gran interés porque me lo probaran. Para mí lo más importante era el conocimiento y que influyera positivamente en mi vida y concretamente en mi enfermedad mental.

Compré los libros de H.Spencer Lewis, de su hijo, Ralph,y los que ofrecían en su biblioteca rosacruz. Aún los tengo y los releo de vez en cuando. Me gustaba el enfoque que daban a los temas, desde la vida de Jesús hasta el envenenamiento mental, por citar dos títulos. Me suscribí a dos revistas, una para cualquier persona interesada, donde trataban temas esotéricos con un lenguaje asequible a todos y otra, más para rosacruces e iniciados, donde los temas eran más profundos y más para escogidos. Todo aquello me supuso un fuerte desembolso de dinero, pero por entonces yo estaba soltero, ganaba un sueldo aceptable y lo que más me preocupaba era mi enfermedad mental, hubiera dado toda mi fortuna, de haberla tenido, por una simple mejora en mi enfermedad.

El grupo rosacruz de mi ciudad se reunía cada cierto tiempo. Hablábamos, cenábamos una tortilla de patata y algún embutido en un bar, actuábamos como amigos y también teníamos nuestras reuniones en el “Pronaos”. Así se llaman las pequeñas células rosacruces o grupos. Hay un ceremonial, un ritual, muy sencillo, muy místico, y se practican pequeños experimentos mentales. También se trabaja con terapias, de alguna forma también se medita al estilo budista y se manda energía a enfermos o se trabaja para la paz en el mundo o por problemas concretos.

Fue una etapa muy interesante e instructiva, con algunos problemas, como sucede en cualquier grupo en el que hay gente diversa con diferentes caracteres y formas de pensar. Por desgracia sufrí serias recaídas en mi enfermedad mental. Podría haberlas sufrido sin ser rosacruz, pero mis familiares y amigos lo achacaron a ello. No es que yo les hablara claramente, lo mantenía en secreto, pero no podía ocultar la correspondencia que recibía ni que me reuniera cada cierto tiempo con un determinado grupo de amigos y no con otros. Es posible que yo no estuviera preparado para realizar ciertos experimentos o asumir ciertos conocimientos. Es posible que me sensibilizara más a mi enfermedad pensando en la telepatía, transmisión del pensamiento, y todos los temas en que pienso hoy y que trato en este blog con absoluta naturalidad y sin que por ello me deprima o sufra crisis fóbicas o tenga graves recaídas en mi enfermedad. ¿Por qué entonces sí y ahora no? Hay un dicho oriental que dice que el maestro aparece cuando el discípulo está preparado. Tal vez yo entonces forzara demasiado la marcha y debería haber esperado un tiempo y una madurez, intelectual, emocional y espiritual. Tal vez, solo tal vez, porque aquella fue una experiencia que me ayudó a avanzar mucho.

Además de rosacruz también me hice martinista. En realidad los martinistas se habían unido a los rosacruces, tenían la misma sede, la misma logística y el imperator o gran maestro rosacruz también era el gran maestromartinista. Me informé sobre Jean Claude de San Martín, fundador de los martinistas y estudié las monografías que recibía mensualmente junto con las rosacruces. Las enseñanzas eran distintas pero tenían una base común y una meta idéntica.

¿Por qué lo dejé? Como dejé todo en aquella época o atenué mis lecturas y estudios, porque mi enfermedad mental era capaz de convertir en basura todo lo que tocara. Me bastaba con leer algo nuevo o pensar algo distinto o plantearme una vida diferente, para que entrara en un bucle espantoso, mis manías obsesivo-compulsivas eran tales y de tal intensidad que no me permitían vivir un solo minuto al día sin sufrir indecibles angustias. Fue la peor etapa de mi enfermedad. Por eso cuando escribí haciendo unas preguntas a una maestra rosacruz y su respuesta fue tan solo que debería ir a un psiquiatra me sentí maltratado y asqueado. Aquello no era lo que yo esperaba. Ahora, visto con la perspectiva del tiempo puede que la maestra se pasara, que yo estuviera demasiado sensible y que todos somos humanos, incluso los más avanzados en el camino espiritual. En todas partes cuecen habas, como dice el refrán de mi pueblo. No podemos esperar la perfección en cualquier actividad, pensamiento u organización. Todo es humano y como tal muy frágil.

He seguido estudiando a ráfagas. Aún poseo las monografías que pagué y por lo tanto son de mi propiedad, aunque los rosacruces y martinistas aconsejan que se mantengan en secreto y se devuelvan al fallecimiento del rosacruz o martinista. Entiendo su voto de secreto, aunque no lo comparto en su totalidad. Creo que el secreto no es otra cosa que la desconfianza que tenemos en los demás, de quienes pensamos que no serían capaces de soportar determinada verdad y por eso la mantenemos en el misterio. Es cierto que la historia nos ha dado muchas y sangrientas lecciones en ese sentido. La inquisición quemó por brujería a grandes buscadores esotéricos y a Galileo le hizo retractarse de sus descubrimientos. Cuando determinadas verdades no son aceptables en una determinada época, se ocultan, se guardan en secreto y los iniciados siguen un camino escondido en las catacumbas.Pero, en mi opinión, los tiempos actuales permiten que determinados misterios puedan ser desclasificados, como hacen algunos gobiernos con sus documentos secretos cuando pasa un cierto tiempo. Además yo personalmente sigo las enseñanzas del maestro Jesús, cuando dijo aquello de “no hay secreto que no haya de ser revelado”. Es cierto que hay que ser prudentes como serpientes para poder sobrevivir, pero sin la candidez de la paloma, del niño, nunca llegaremos a grandes altura espirituales.

Me gustaría invitar a las grandes corrientes esotéricas que aún siguen manteniendo su voto de secreto y pensando que la humanidad aún no podría aceptar y asumir ciertas verdades, a que abran un poco sus puertas y permitan que los conocimientos que han permanecido secretos durante tanto siglos puedan ir saliendo a la luz.

Este es el enlace a la página web oficial de A.M.O.R.C.

<a href="http://www.amorc.es/”>

www.amorc.org

http://www.ordenmartinistatradicional.org/

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

30 05 2014
José Helmer Bernal Robayo

Bienvenidos todos a URANTIA GUÍA PRÁCTICA Y HOMEOLOGÍA PURA

Es necesario hacer algo, así como ser alguien y ocuparse uno de su tarea sin perder el tiempo.

José Helmer Bernal
Homeólogo Investigador.
Cel. 315-2902179
http://www.urantiaguiapractica.org
http://www.homeologia-homeopatia.com

9 10 2013
papus21

Hola Frater. Resulta muy aleccionador para mí que después de tantos años y tantas encrucijadas en el camino de mi vida de pronto un frater aparezca por mi blog. Debo decirte que mi etapa rosacruz y martinista fue muy fraternal y mística, algo inolvidable. De hecho sigo releyendo las monografías que tengo en casa y tomando notas. Creo que las últimas que me llegaron eran del décimo grado. Hice alguna iniciación en alguna convención rosacruz, concretamente en Madrid o tal vez en Barcelona. Creo recordar que se celebró en un hotel de lujo, tal vez el Melia o alguno de ese estilo. Fuimos varios miembros del entonces Pronaos Luz de León. La fecha ya me resulta más complicado de recordar, tal vez hacia el año 1984 o 1985. Soy muy consciente que los seres humanos somos limitados y hasta las organizaciones más espirituales siempre tienen asociados cuyo nivel espiritual no es el apropiado. En mi caso hubiera sido suficiente con una respuesta más comprensiva. A un enfermo mental no se le puede decir que vaya al psiquiatra si plantea una pregunta sobre misticismo, sea la que fuere. Eso no es precisamente muy místico. Entonces atravesaba una grave crisis en mi enfermedad mental y tal vez fuera demasiado drástico, pero preferí dejar de lado todo aquello que no mejorara mi salud mental.

Mis caminos fueron variados y complejos, tal vez fuera el yoga mental y la meditación lo que más me ayudó, concretamente el kriyayoga y un cursillo de meditación que hice hace algunos años. Actualmente he superado mis problemas mentales, depresiones, fobias sociales y aquellos terribles intentos de suicidio que a punto estuvieron de acabar conmigo. De no haber sido porque desde arriba me ayudaron y mucho no estaría ahora entre los vivos. No puedo decir que esté completamente curado, porque los enfermos mentales somos como los alcohólicos, puedes llevar años sin beber una copa pero basta que un día caigas en la tentación para que todo vuelva a empezar. Me conformo con mi situación actual y con poder ayudar a otros enfermos mentales a través de un cursillo de yoga que estoy impartiendo en una asociación de enfermos mentales.

Muchas gracias frater y desde luego nunca cierro ningún camino espiritual. De hecho llevo unos meses repasando el noveno grado y tomando notas. Un saludo fraternal.

4 10 2013
Alexander

Te felicito. Me parece que tus comentarios no son de ningún enfermo mental. Es posible que sufras depresiones y angustias o presentes algunos otros sintomas que no mencionas en tus comentarios. Pero creo que desde lo más profundo de tu interior, eres un verdadero mistico, y un verdadero Rosacruz, porque en ningún momento haces ningún cuestionamiento malo de la orden Rosacruz, ni de la orden Martinista ni de las escuelas esotericas. Tambien quiero decirte, que recuerda que aunque las instituciones sean muy nobles, son dirigidas por seres humanos que también cometen errores. A lo mejor la respuesta que esperabas de AMORC no era la más apropiada y a los mejor la persona que te la dio la respueta tampoco era la persona más capacitada. Lo importante es que además de la ayuda médica si tu mismo considera que la necesitas. Sigas igualmente en el camino espiritual, porque los caminos de la energía divina a veces son insospechados. Te aconsejo no suspendas el camino de tus estudios rosacruces. En tus comentarios, no dices hasta que grado llegastes. Pero a veces la ayuda no sólo está fuera, sino que está en dentro de nosotros mismos y la orden en sus estudios te da las herramientas para que encuentres más facilmente ese camino de comunicación con tu poder interior: Para finalizar, te puedo simplemente inspirar con la frase del Filosofo Griego,Tales de Mileto que aparece en todas las monografias de Iniciado de la Orden Rosacruz AMORC. “Conocete a ti mismo y conoceras al Universo y a los Dioses” Y te puedo asegurar que La orden AMORC, te da las herramientos en los grados superiores para que te conozca a ti mismo y conozca el poder de los maestros ascendidos. Que el Dios de tu corazón y de tu compresión. Te iluminen siempre y activen los poderes de curación dentro de ti. QUE ASI SEA. Con mis mejores deseos de Paz profunda, se despide cordialmente. Un Frater Rosacruz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: