CURSILLO DE YOGA MENTAL 2-5

23 10 2013

CURSILLO DE YOGA MENTAL
SEGUNDA ETAPA/QUINTA CLASE

City Park Yoga

City Park Yoga

Saludo budista
Sé que resulta descorazonador trabajar día tras día y no terminar de ver los efectos positivos del yoga mental. Como le sucede a cualquier enfermo con fuertes dolores, lo único que le interesa es que se le cure la enfermedad o al menos disminuya o se anule el dolor. En nuestro caso la enfermedad mental es la más persistente de las enfermedades, es cierto que no te mata, o al menos no en la mayoría de los casos, y que el dolor no puede medirse en intensidad o situarse en un lugar concreto, pero esa angustia constante, ese miedo irrefrenable, esa desesperación que a menudo nos invade y nos hace odiar la vida, es casi peor que el dolor físico.
El yoga mental no puede curar en dos días ni puede acabar con la angustia, el miedo o la desesperación, al menos no de forma total y de hoy para mañana. Vivimos en una sociedad que es una auténtica jungla y los enfermos mentales somos las víctimas más fáciles, el cordero propiciatorio, el chivo expiatorio. Es fácil caer en el desánimo e incluso en la desesperación. Todo sigue igual, día tras día, la lucha, la angustia, el constante temor, y por si eso fuera poco la crisis económica, el desempleo, la fragilidad y la incertidumbre del futuro, que nunca, nos parece, fueron tan inciertos como ahora. La desesperación es el peor abismo en el que podemos caer los enfermos mentales, si los demás pueden o dicen que pueden vivir sin afecto, sin esperanza, los enfermos mentales necesitamos de la esperanza y del cariño casi más que del aire que respiramos. Es una debilidad que no nos podemos permitir.
Por eso vamos a repetir y repetir los ejercicios de energetización y las relajaciones y meditaciones hasta que nuestra mente se deje controlar y esté a nuestro servicio. No podemos descuidarnos porque con el control de la mente sucede algo parecido a lo que ocurre con el control del cuerpo, todos hemos visto deportistas o futbolistas que una vez han dejado la competición engordan, incluso más que yo, que ya es decir, y resultan irreconocibles para quienes les admiraron en su etapa gloriosa. Cuando nosotros dejamos el control de la mente durante una temporada y nos descuidamos ésta, como una cabra loca, tirará al monte, caminará por las orillas de los abismos y mirará abajo, como si le atrajera la destrucción y el caos.

EJERCICIOS DE ENERGETIZACIÓN
Como siempre mezclaremos unos ejercicios de calentamiento de taichí, los ejercicios de energetización de kriyayoga y ahora los pases mágicos de Castaneda, repetiremos el primero para automatizarlo y seguiremos ampliando el segundo. Como no podemos hacerlo todo completo, cada día escogeré algunos y el resto los podéis realizar en vuestras casas.

MANTRAS Y TRABAJO CON LOS CHAKRAS
Podéis sentaros en la postura del loto en la esterilla y trabajaremos con el sonido vocal del segundo chakra VAAAAMMMM. Escucharemos el archivo de sonido que he traído, luego lo haré yo primero y repetiréis vosotros tres veces.
Ahora trabajaremos con la respiración, vamos a tapar la fosa nasal izquierda con el pulgar de la mano izquierda, inspiramos por la fosa nasal derecha, la tapamos, expiramos por la izquierda, tapando la derecha y así sucesivamente hasta tres veces.
He encendido incienso de cedro, continuando con el trabajo del primer chakra, en caso podéis utilizar el de cedro para el primero o el de sándalo para el segundo. Si encontráis tarritos de aromas de cedro o sándalo los podéis utilizar también en casa.

RELAJACIÓN Y MEDITACIÓN
Como siempre os tumbáis en la esterilla y adoptáis la postura de relajación. Hacemos lo de siempre, subimos desde las plantas de los pies y al llegar el perineo nos detenemos y visualizamos el primer chakra como ya hicimos el otro día. Ahora subimos un poco más hasta el segundo, por debajo del ombligo, y visualizamos el chakra también como ya hicimos cuando lo trabajamos por primera vez. Seguimos la relajación como siempre hasta llegar hasta la glándula pineal, en el centro de la cabeza, ahí nos detenemos para empezar la meditación.

Stargate

MEDITACIÓN/ VIAJEROS DEL TIEMPO/SEGUNDA PARTE
Como siempre pasamos la puerta de luz, estamos en la llanura oscura y seguimos los mismos pasos que en la anterior meditación hasta llegar al valle entre montañas y a la cabaña de Milarepa. Para quienes no estuvisteis en la anterior meditación voy a seguir los pasos de la anterior, un poco acelerada.
Estamos de nuevo en la proa de la nave espacial, en mitad del universo, contemplando a través de los ventanales transparentes la belleza inconmensurable del universo. De nuevo seguimos a Milarepa hasta el salón circular donde están los ancianos, repetimos el saludo. En el monitor vemos el nacimiento del universo y del planeta Tierra, como en la anterior meditación y ahora damos un paso más y comenzamos una meditación sobre nuestro nacimiento.
Se levanta un Anciano de los Días y con voz amable nos invita a mirar el monitor. ¿Dónde estábamos antes del nacimiento? Hemos vivido muchas vidas pero antes de cada una de ellas somos preparados cuidadosamente. Estamos hablando con los dioses del karma y planificando lo que será esta vida, tenemos deudas kármicas que pagar y lecciones espirituales que aprender. Ellos han escogido la vida que vamos a llevar o tal vez, si nuestro karma es positivo, hasta nos dejen elegir a nosotros. Hemos visto lo que nos espera.
Pueden ocurrir dos cosas: Que nos rebelemos, será una vida dura, mucho sufrimiento, es inaceptable. No, no y no. Los dioses del karma no nos obligan, la libertad es el don más preciado en el universo, si la propia divinidad la respeta, todas las demás jerarquías con mayor razón. Pero nos invitan a ver lo que sucedería si no eligiéramos esta vida y tuviéramos otra más fácil. Vemos el posible futuro y nos damos cuenta de que retrasar el cumplimiento de la deuda kármica y el aprendizaje de las lecciones espirituales no nos ayudará en nada, al contrario, la siguiente vida será más dura y terrible. Aceptamos el mal menor y nos reencarnamos.
También podemos aceptar la vida que nos espera sin más, sin discutir, tan solo pedimos que se nos permita elegir en alguna encrucijada, no sufrir tanto, un poco menos, tal vez encontrarnos con determinada persona con la que hemos compartido vidas pasadas y que nos ayudará a sobrellevar esta vida.
Una vez preparados nos dejamos llevar por una especie de llanura algodonosa, entre nubes. Vemos matrices luminosas, como huevos de luz. Nos sentimos atraídos por una en concreto, por su color, por su brillo, por algo indefinible. Nos jala, estamos dentro del huevo luminoso en formación.
Por primera vez somos conscientes de que estamos en el vientre materno. Estamos vinculados con un feto. Se está formando, aún no está definido el sexo. Es la primera etapa de la gestación. Como echamos de menos nuestra vida en la dimensión espiritual, entre varias reencarnaciones, donde podemos movernos sin obstáculos espacio-temporales, donde nuestro cuerpo de luz viaja y se relaciona a su gusto, aprovechamos que la vinculación con el feto es aún muy débil para seguir practicando y disfrutando de esa forma de vida que echaremos de menos cuando estamos dentro de un cuerpo, vinculados a la materia.
Aún tenemos tiempo para entrar en contacto con nuestra madre, percibimos sus pensamientos, emociones, recibimos el oxígeno y la alimentación necesaria a través del cordón umbilical que es un remedo de la vinculación energética espiritual. A través de nuestra madre comenzamos a conocer a nuestro padre. En el momento de la concepción, con el placer del encuentro íntimo y la unión del espermatozoide con el óvulo, hemos sido jalados desde el huevo luminoso y ha comenzado a formarse su remedo físico, el feto. De alguna manera hemos percibido la unión de nuestros padres, sus sentimientos, su personalidad. Sabemos a dónde vamos, porque además ya lo hemos visto con antelación cuando nos lo enseñaron los dioses del karma.
Comienza la etapa de conocimiento y vinculación con la madre, a través de ella con el padre. Pero no es hasta el momento en que se debe decidir el sexo que vamos a tener en la próxima vida que el contacto con ellos se hace personal, a través del sueño, de momentos de consciencia en los que atisbamos el mundo espiritual, cuando se produce la decisión definitiva. Los dioses del karma nos recomendaron un sexo, hemos visto que nuestra vida no sería la misma como mujeres o como hombres. Hay un plan. Pero podemos intentar desviarlo en el último momento, podemos elegir ser mujer en lugar de hombre o puede que nos quedemos a medio camino y nos sintamos mujer en cuerpo de hombre o tal vez hombre en cuerpo de mujer. Cualquier rebelión contra el plan previsto se acaba pagando, o puede que el deseo visceral de los padres de un sexo para el hijo cambie las cosas o puede que la genética nos juegue una mala pasada, al fin y al cabo los cuerpos humanos fueron diseñados por los sembradores de vida cuando se diseñó la vida en este planeta y siempre puede haber algún fallo. Fuere lo que fuere, estamos reunidos con nuestros padres, nos presentamos, elegimos el sexo y pactamos un tipo de relación.
A partir de ese momento estaremos más tiempo unidos al feto, vinculándonos con él, adaptándonos al nuevo vehículo, viendo su funcionamiento, intentando controlarlo. Percibimos con mucha intensidad los pensamientos y emociones de la madre y a través de ella los del padre, por eso la vinculación con la madre será mucho más estrecha. Aquí se va generando un vínculo muy especial con la madre que una vez nacidos resultará difícil de romper. El corte del cordón umbilical físico no significa que se corte también el energético. Es bueno que exista este vínculo pero si ni la madre ni el hijo son conscientes de su individualidad y van bloqueando poco a poco ese vínculo puede llegar un momento en el que el bebé sea adulto y tanto madre como hijo se comporten como si él siguiera siendo un bebé. Esto sería nefasto para el hijo, pero también para la madre, a la que impediría seguir su propio camino de crecimiento vital y espiritual.
Se pueden producir experiencias, traumas en el vientre de la madre que luego olvidaremos pero que seguirán ahí, en el subconsciente, controlando nuestras vidas. Los principales traumas pueden ser:
-Ha sido un embarazo no deseado. La madre no desea al hijo que va a nacer y éste lo percibe desde el vientre materno. Puede intentar el aborto, él mismo, enredarse con el cordón umbilical, buscar una postura que haga difícil el parto. Puede vengarse de la madre que no le quiere intentando causar su muerte. Y la madre puede intentar abortar y aunque no lo consiga esto marcará la vida del bebé y su relación con la madre.
-Enfrentamientos entre madre y padre que pueden llegar a la separación.
En la pantalla del monitor cada uno de los que estamos meditando vemos nuestro caso en concreto, recordamos nuestra estancia en el vientre materno y nuestras experiencias.
Se va a producir el nacimiento y con él el metafórico paso del río Leteo. Virgilio, en la Envida, nos habla de que los difuntos que se iban a reencarnar y regresar a la vida, tenían que atravesar el mítico río Leteo donde todos perdían la memoria de lo que habían sido. Antes de nacer se produce la pérdida de memoria, olvidamos lo que fuimos en otras vidas, los cuerpos que tuvimos, si habitamos cuerpo de mujer o de hombre, los traumas que sufrimos y las personas que se relacionaron con nosotros.
Llega el momento del nacimiento y quienes decidimos rebelarnos porque no queríamos nacer buscamos la fórmula de impedirlo, el cordón umbilical alrededor el cuerpo, postura de nalgas. El feto tiene capacidad de movimiento dentro del vientre materno y consciencia para elegir. Muchos partos difíciles son producto o bien de obstáculos puestos por el ser que se reencarna o bien de la madre que no quiere que el hijo nazca.
El parto puede ser más o menos doloroso o placentero pero siempre es traumático, para la madre que sufre y pierde parte de la vinculación con el hijo, y para éste que estaba muy a gusto en el vientre materno, rodeado de líquido amniótico, en estado de ingravidez y con posibilidades de visitas al mundo espiritual donde habitaba antes.
Se produce el parto y con la ruptura del cordón umbilical y el primer soplo de aire que inhalamos comenzamos nuestra vida en la materia.
El anciano que nos explica lo que está pasando en el monitor, sonríe y nos invita a dejar su presencia, por hoy la meditación ha sido suficiente. Todos ellos nos despiden con cariño y respeto, a pesar de su increíble poder, de su altísima evolución espiritual no pueden dejar de apreciar la chispa divina que hay en nosotros y ellos mismos, alguno de ellos al menos ha tenido que viajar en el tiempo como hacemos nosotros, incluso los que han sido creados así comprenden que todos somos partículas divinas y que lo mismo que aman a la divinidad deben amar a cualquier chispa divina que se encuentren en su camino.
Retrocedemos como en la anterior meditación, seguimos el mismo proceso y regresamos al cuerpo.
Notamos que estamos en él porque sentimos su peso, el contacto con el suelo, como siempre movemos los dedos y vamos despertando. Nos ponemos en pie con calma. Estamos aquí y ahora tras un periodo de meditación.
Ahora hacemos una pausa, los que quieran pueden irse y el resto seguimos con la recapitulación. Seguiremos estudiando las farsas de control, la ley de los tres círculos y la estrategia del guerrero impecable. Analizaremos lo que nos ha sucedido a lo largo de la mañana con la perspectiva que nos da el conocimiento de estos mecanismos de conducta. En apéndice aparte haré un estudio de la primera farsa de control, el rebajar la autoestima al prójimo, al oponente.
Nada más por hoy. Que tengáis buena semana.
SALUDO BUDISTA
QUE LA PAZ PROFUNDA ESTÉ CON TODOS VOSOTROS.

Anuncios

Acciones

Information

One response

23 10 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: