CURSILLO DE YOGA MENTAL 2-7

6 11 2013

CURSILLO DE YOGA MENTAL/ SEGUNDA ETAPA

CLASE SÉPTIMA

Saludo budista.

EJERCICIOS DE ENERGETIZACIÓN

Hoy, además de hacer el calentamiento de taichí, que hacemos en todas las clases y los ejercicios de energetización de Yogananda, vamos a ir completando los pases mágicos de Castaneda, hoy añadiremos más ejercicios al primero. También vamos a utilizar algunos ejercicios de artes marciales, que como veréis son bastante parecidos al pase mágico de Castaneda que vemos hoy. Como siempre os reitero que en clase no podemos hacer todos los ejercicios pero en casa sí podéis hacerlos en cuanto tengáis un poco de tiempo. Aunque esto os parezca muy simple con el tiempo iréis notando sus efectos beneficiosos en vuestra energía.

MANTRAS Y RESPIRACIÓN

Hoy no tenemos el ordenador para escuchar los archivos sonoros, pero no importa porque el silencio también es muy bueno para la práctica de los mantras. Haremos el mantra OOOOOMMMM y el KEEEYYYYY que es sanador y restaurador de la salud física.

Antes haremos unas respiraciones, hoy respiración profunda contando hasta ocho. Como sabéis se trata de inspirar, contar hasta ocho, retener, contar hasta ocho y expulsar y contar hasta ocho. Lo repetimos tres veces con una breve pausa de respiración normal entre ellas.

Repetimos de nuevo el ejercicio de equilibrio de energía con la cabeza. Es importante para combatir las ideas obsesivo-compulsivas o nuestra agresividad y malhumor. Os aconsejé que lo hicierais con el movimiento de la mano, aunque poco a poco podéis ir prescindiendo del movimiento del brazo. Cerramos los ojos y con suma lentitud, casi a cámara lenta vamos moviendo la cabeza hacia el lado izquierdo, lo ideal es llegar al movimiento total, es decir que la cabeza quede mirando para atrás, algo así como la escena del exorcista, pero si alguno tiene problemas con las cervicales o siente dolor o molestias no debéis forzar, recordar siempre que el dolor es un aviso de que algo no va bien. Si queréis podéis ayudaros con los brazos, subiendo el izquierdo doblado con la palma mirando hacia el centro y que se mueve con la cabeza, lo mismo para el lado derecho.

EJERCICIOS DE EQUILIBRIO DE ENERGÍA Y RELAJACIÓN

Hoy, antes de la relajación acostumbrada, haremos unos ejercicios de equilibrio de energía como si estuviéramos en la cama. Para ello os vais a tumbar boca arriba, postura de relajación. Doblamos la rodilla izquierda y el brazo derecha hacia atrás de nuestra cabeza con la palma hacia arriba. Ahora lo mismo pero con la rodilla derecha y el brazo izquierdo.

Movemos la cabeza ligeramente hacia los dos lados, primero al izquierdo, luego al derecho. Ahora adoptamos la postura de costado, como si estuviéramos en la cama, primero miramos para el lado izquierdo, pierna de abajo estirada, pierna de arriba ligeramente doblada, brazo derecho estirado con la palma hacia abajo, brazo izquierdo por detrás tocando el cuerpo con la palma hacia fuera. Ahora cambiamos de postura mirando hacia el lado derecho y hacemos lo mismo, solo que al revés.

Ahora boca abajo, el mentón apoyado en la almohada con la cabeza ligeramente ladeada. Subimos pierna izquierda doblada. Ahora cambiamos a la pierna derecha.

En todos estos ejercicios es conveniente respirar con normalidad o con doble respiración.

POSTURA DE LA COBRA
Vamos a iniciar algunos ejercicios de hatha yoga, muy sencillos, que no estamos para doblarnos demasiado, especialmente yo por mi barriguita. En todas las clases desde ahora añadiremos uno de estos ejercicios antes de la relajación.

Boca abajo la frente apoyada en el suelo, los pies juntos con las puntas hacia atrás, las manos con las palmas tocando el suelo y a la altura de los hombros. Subimos con suavidad el torso hasta que la cabeza quede mirando al techo. Bajamos con suavidad.

RELAJACIÓN
Ahora adoptamos la postura habitual para la relajación y comenzamos a relajarnos, solo que hoy, en lugar de utilizar la visualización del gnomito que baja desde la glándula pineal, en el centro de la cabeza, vamos a imaginarnos que es la palma de nuestra mano la que hace el recorrido tocando nuestra piel y notando músculos y huesos. Subimos desde la planta de los pies y nos detenemos en el primer, segundo y tercer chakra que ya hemos visto en las últimas clases.

MEDITACIÓN/APRENDIENDO A VIVIR

Como siempre llegamos a la glándula pineal, la puerta a la dimensión espiritual, imaginamos una puerta de luz, la atravesamos y ya estamos en la llanura oscura. Como hemos automatizado este recorrido ya no es necesario que os guíe, aunque es conveniente que nos detengamos en la proa de la nave espacial para contemplar el universo. La visión del universo ayuda a vernos como diminutas figuras en el gran decorado cósmico, a percibir la belleza en el diseño y creación del universo y a hacernos conscientes de la fuerza, el poder y la divinidad que supone semejante creación.

Estamos de nuevo en la sala oval con los doce ancianos, es como si el tiempo no hubiera pasado, en el monitor sigue la escena donde la habíamos dejado. El bebé está de pie, apoyada la mano en la silla, se sostiene en pie con dificultad. Hemos visto cómo se movía hacia la madre, como daba unos pasitos. El dominio del cuerpo es una gran hazaña para el bebé que es consciente de la importancia de controlar el movimiento en este universo físico donde se ha reencarnado desde el universo espiritual donde las leyes son distintas y todo funciona de diferente manera. Allí basta pensar en ir a algún lugar y ya estamos, el movimiento es mental y no físico, no nos afectan las leyes físicas, como la gravitación. Allí no utilizamos lenguaje para comunicarnos, la comunicación es directa de mente a menta y de corazón a corazón. Allí no necesitamos alimentarnos, o más bien nos alimentamos con energía y concretamente de la energía más pura y espiritual, del afecto, del amor. Todas estas cosas debe aprenderlas el bebé desde cero, porque aunque se haya reencarnado varias veces el recuerdo que tiene de esas reencarnaciones es ahora muy pobre, ahora que se ha unido a un nuevo cuerpo y pasado el metafórico río Leteo, el río del olvido. Tiene que aprender a moverse, a hablar, a alimentarse.

La comunicación a través del lenguaje oral le llama especialmente la atención. El sí percibe los pensamientos y emociones de sus padres y de los seres queridos que le rodean. Es cierto que conforme se va identificando con su nuevo cuerpo esas percepciones se van haciendo menos intensas, pero aún así las percibe con claridad. Observa cómo ellos unen un sonido emitido por la boca para designar el pensamiento o emoción que están sintiendo. El bebé no lo entiende porque él no lo necesita, en el mundo espiritual del que viene no se necesita, pero es preciso aprenderlo puesto que de otra forma sus seres queridos no le entenderán. Comienza imitando sonidos simples, mamá, papá, etc hasta ir aprendiendo un complejo lenguaje. Eso llevará tiempo y exigirá mucha energía y trabajo por parte del bebé.
Recordemos que aunque el cuerpo que habita es de bebé, quien está dentro es un alma adulta con muchas reencarnaciones a las espaldas, hasta que se desvincule y se olvide del mundo espiritual sus pensamientos y emociones serán de adulto, aunque no pueda expresarlos convenientemente.

Vamos a entrar en la pantalla, vamos a sentirnos ese bebé que se está moviendo con dificultad. Aunque no recordemos nuestros primeros meses como bebés el recuerdo no ha desaparecido, está oculto en nuestro subconsciente, clavado en nuestro cuerpo, como diría don Juan Mathus, el chamán que enseñó a Castaneda, es la memoria del cuerpo. El ejercicio para la semana que viene, que os recordaré al final de la clase, es el de retroceder hasta el primer recuerdo. Normalmente, salvo excepciones, no solemos recordar nada de nuestra etapa de bebés hasta tal vez los dos o tres años, dependiendo de nuestra edad actual. Antes de dormir os visualizaréis en la llanura oscura y comenzaréis a caminar, solo que en lugar de hacerlo hacia delante, daréis la vuelta y lo haréis hacia atrás. Retrocederéis en el tiempo hasta alcanzar el primer recuerdo. Durante la semana añadiréis detalles y trataréis de separar lo que estáis poniendo en ese recuerdo, ahora, como adultos del recuerdo objetivo y real.
Como bebés os dedicáis a observar vuestro entorno y a aprender. Os regalan un juguete, pongamos un peluche. Ya habéis iniciado vuestra etapa lúdica, el juego será importantísimo en el bebé y en el niño. Esto se debe a que en el mundo espiritual se generan constantes creaciones mentales, a través de nuestra mente y de la manipulación de la energía se obtienen “juguetitos”, digámoslo así. Son esos “juguetitos” los que el bebé echa en falta en el mundo físico, por eso se pone tan contento con los peluches y juguetes que le regalan. Aún no está preparado para abandonar del todo el recuerdo de su vida en el mundo espiritual, por eso duerme mucho, aunque cada vez menos, para poder regresar a ese mundo y pasar en él unas horas; por eso le gusta fantasear e imaginar, como forma de recordar el trabajo con la mente en el mundo espiritual; por eso acepta tan bien los juguetes y peluches, porque de alguna manera le recuerdan sus creaciones, sus “juguetitos” en el mundo espiritual. También ocurre que al reencarnarse ha dejado almas queridas en el mundo espiritual, aunque vaya a encontrarse con otras, como son sus padres, hermanos, etc, que suelen ser siempre almas con las que estamos muy unidos de vidas anteriores, salvo que se haya producido un “castigo kármico” y se vean obligados a hacer de padres o hijos por motivos de superar una deuda kármica y aprender una lección.

Los niños hablan mucho con sus peluches, a los que ven como “personitas con vida”. Esto puede deberse a que en el mundo espiritual existen muchas “juguetes mentales” que tienen una cierta vida y también a que el bebé es visitado por seres queridos del mundo espiritual o ángeles y maestros espirituales, para ayudarle en esa dura etapa de amoldarse al mundo físico. El bebé los ve como si estuvieran dentro del peluche o del juguete, razón por la cual cuesta tanto al bebé y al niño desprenderse de estos juguetes, porque es como si dejaran de visitarle los seres queridos del universo espiritual.

Con el tiempo el bebé crece, se va haciendo mayor, un niño. Los “mayores” se burlan de sus debilidades de bebé, de sus ositos, de sus juguetes, de sus largas conversaciones con los peluches. Esto mortifica mucho al niño para quien todo esto es real puesto que su desvinculación con el mundo espiritual aún no se ha completado. Comienzan a ocultarse para hablar con sus peluches, se dejan llevar por la fantasía solo cuando están solos.

Este es un grave error de los padres. Si bien para que el bebé pueda adaptarse bien al mundo físico será necesario que se vaya desvinculando del mundo espiritual y aprendiendo las nuevas leyes físicas, una desvinculación total con el mundo espiritual es nefasta. Del mundo espiritual nos llega el afecto de seres queridos que aún están allí, consejos de maestros espirituales, compañía de ángeles y otras entidades. Del mundo espiritual nos llega mucha energía y muy elevada. La ruptura de esta canal de comunicación genera muchas patologías y enfermedades psíquicas y hasta físicas. Este periodo en la vida del niño es un semillero de traumas y de patologías que se irán manifestando con el tiempo.

El bebé ha estado protegido en el primer círculo, donde están las personas queridas. Aunque muchas veces ha recibido formidables shocks al presenciar “peleas” y broncas entre sus padres y demás familia, aunque le hayan llegado el malhumor, la agresividad y un montón de sentimientos negativos que el bebé percibe con mucha intensidad, ese siempre ha sido su hogar, el primer círculo donde se siente tan a gusto. Ahora que ha crecido le llevarán por primera vez al parvulario, saldrá de casa, saldrá del primer círculo y tendrá que separarse de la madre y de los seres queridos. Lo ha hecho otras veces, cuando lo han sacado a pasear y ha visto gente extraña, pero siempre estaba algún ser querido con él. Ahora se va a producir la primera separación y eso supondrá un trauma importante.

Hemos estado viviendo esta experiencia desde dentro, desde el cuerpo del bebé y del niño, hemos ido recordando esa parte de nuestra existencia. Es muy confusa y la mayor parte de las detalles permanece en el olvido, pero no nos cuesta imaginar cómo debió de ser nuestra vida durante esa etapa. Hoy la vamos a dejar ahí, justo cuando la mamá nos deja a la puerta del “cole” y se va a producir un trauma importante en nuestras vidas.

Estamos meditando sobre nuestros comienzos como viajeros del tiempo, los primeros años como seres reencarnados. Podemos seguir haciéndolo en casa, en algún rato libre podemos meditar y dejarnos llevar, seguro que encontraremos viejos recuerdos que creíamos perdidos.
Ahora regresamos como siempre, ya sabéis el proceso, no necesitáis de mi ayuda.

RECAPITULACIÓN

Hemos despertado, nos hemos puesto en pie. Como siempre hacemos una pausa por si alguno tiene prisa y se quiere marchar. Nosotros seguimos con la recapitulación semanal. Hoy estudiaremos la farsa de control de la compasión, lo veremos en un apéndice aparte. El chamán don Juan le habla a Castaneda de la importancia de la recapitulación, comenzando desde el momento actual vamos repasando las personas a las que conocemos, hasta llegar a nuestra etapa de bebés. Esto es fundamental, le dice don Juan, porque el Águila, o el mar oscuro de la consciencia, como también le llama, se nos tragará a la hora de la muerte si no podemos ofrecerle una recapitulación adecuada de nuestra vida, una especie de vídeo con el que él pueda quedarse. Si no tenemos esta ofrenda esa entidad que se alimenta de pensamientos y emociones, de experiencias, se tragará nuestra fuerza vital, nuestra personalidad, todo nuestro ego individual y nos aniquilaremos como individuos, quedando nuestras partículas de consciencia formando parte de ese gran océano oscuro. En cambio si podemos ofrecer una perfecta recapitulación de nuestra vida es posible que nos deje marchar, pasar por una grieta a otra dimensión.
Esta es una interesante forma de ver las cosas, que encaja y armoniza con ciertas creencias budistas, aunque también es cierto que no armoniza mucho con la visión católica del más allá, después de la muerte, y tampoco con la visión jerarquizada que nos da el libro de Urantia, en el que, por otro lado, se habla también de la aniquilación que sufren algunas entidades creadas cuando no han cumplido con los requisitos, a pesar de las oportunidades que se les dieron.

Aunque recapitular lo que nos ha sucedido durante la semana parezca muy simple y sin importancia, nos haremos una idea de lo imprescindible que es cuando caemos en la cuenta de que en realidad eso es lo que hacemos todos los días cuando llegamos a casa y le contamos a nuestra pareja cómo nos ha ido el trabajo y ella nos cuenta a nosotros y la gente se encuentra por la calle y se pregunta cómo le van las cosas y uno cuenta una desgracia y otro la suya y todo el mundo parece querer saber de todo el mundo. En realidad estamos haciendo una recapitulación en voz alta en la que intervienen otras personas, como oyentes y como actuantes.
Nosotros lo hacemos aquí como una forma de observarnos y de ayudarnos a recapitular. Aunque estamos en el camino de pertenecer todos al primer círculo, el de los seres queridos, en realidad aún estamos en el segundo, en el de los conocidos, por eso nos puede costar un poco más recapitular lo que nos ha ocurrido durante la semana, pero es muy importante que lo hagamos aunque eso nos lleve algún tiempo.
Por hoy vamos a finalizar la clase.
Saludo budista.
QUE LA PAZ PROFUNDA ESTÉ CON TODOS VOSOTROS.

Anuncios

Acciones

Information

One response

8 11 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: