Cursillo de yoga mental 2-10

4 12 2013

CURSILLO DE YOGA MENTAL

SEGUNDA ETAPA/CLASE DÉCIMA

Antes de comenzar la clase quiero pedir voluntarios para asistir el próximo martes, diecisiete, hacia las cuatro de la tarde, si puede ser un poco antes mejor, a la grabación que se va a hacer, unos diez minutos resumiendo lo que hacemos, dentro de un programa piloto de corte documental y con el formato de series como españoles por el mundo, dedicado a los enfermos mentales. Por la mañana me grabarán en algunas escenas y por la tarde, después de comer, grabarán aquí en el local un pequeño resumen de lo que hacemos todos los días. No tengo muchos datos, solo que está patrocinado por la FEAFES, Confederación nacional de asociaciones de enfermos mentales, sino estoy equivocado. Al parecer se trata de mostrar un poco de la vida cotidiana de enfermos mentales que hemos superado nuestra enfermedad, aunque no me gusta esa palabra, los enfermos mentales podemos alcanzar una alta calidad de vida pero la curación absoluta no existe, lo mismo que le sucede a los enfermos de alcoholismo, nunca tendremos la seguridad absoluta de que mañana mismo no tengamos una grave recaída y tengamos que volver a comenzar de cero.

Quienes no deseen que se les grabe el rostro lo pueden decir al comienzo y serían grabados de espaldas o desde otras perspectivas. Quienes deseen que aparezca su rostro e incluso contestar a algunas preguntas tendrán que firmar una autorización por escrito. Si os es posible me gustaría que estuvierais ese día porque quedaría muy mal en la grabación que saliera el local vacío. Luego podríamos aprovechar y dar la clase con la extensión y en la forma acostumbrada.

Para los que no podáis asistir ese día mis mejores deseos para estas fiestas navideñas y para el nuevo año ya que ese será el último día de clase por este año, reanudaremos el cursillo después de Reyes, si queréis que sigamos con el cursillo.

SALUDO BUDISTA

Como siempre calentamos con los ejercicios de calentamiento de taichí de los que no tenéis archivo, procuraré subir al blog a primeros del año que viene una tabla completa de estos ejercicios. Si tenéis fotocopias o archivos de los ejercicios de energetización de kriyayoga de Yogananda. También tenéis los pases mágicos de Carlos Castaneda. Quien no los tenga me los puede pedir por correo y se los enviaré encantado.

POSTURAS DE HATHA YOGA
Siguiendo con las posturas básicas del yoga físico, puesto que ya estamos un poco mayores para hacer cosas raras, hoy vamos a hacer la postura del niño o la semilla, balasana, o postura del feto, como la llamo yo. Para quienes tengan Internet les dejo este enlace a una página de yoga físico.

BALASANA

Ahora la postura del niño extendido o UTTHITA BALASANA

Media postura del saltamontes o langosta – ARDHA SALABHASANA

Esfinge o media cobra – ARDHA BHUJANGASANA

Para finalizar haremos algunos movimientos de artes marciales, concretamente de taekwondo que practiqué un poco en mi juventud y que están muy entroncados con el taichí y el resto de artes marciales, así como con los pases mágicos de Castaneda.
Os dejo un enlace a una página de artes marciales
Es importante el grito para desahogar nuestra agresividad.
http://www.gimnasiolee.com/taekwondo_contenido/tecnicas_tkd.htm

MANTRAS Y PRANAYAMA

Nos sentamos en la postura del loto, antes enciendo la vela con olor a rosa y el incienso. Hoy vamos a practicar el sonido RAMA armonizando la energía masculina y femenina y el mantra de la totalidad OM.
Vamos a hacer unos ejercicios básicos de respiración. Os dejo un enlace de pranayama.

Además vamos a hacer los ejercicios para desarrollo de la intuición y del tercer ojo. Miramos con los dos ojos la punta de la nariz, miramos al centro, miramos al techo, miramos a la izquierda, al centro y a la derecha, como hemos hecho otras veces.

RELAJACIÓN Y MEDITACIÓN
Hoy haremos una relajación en forma de reiki mental. Visualizamos las palmas de nuestras manos dando energía a la planta del pie, luego al tobillo, pantorrilla, etc como hacemos siempre. Nos detenemos en cada chakra y llegamos hasta la glándula pineal, visualizamos la puerta de luz…

MEDITACIÓN/EN OTRO CUERPO

Hoy vamos a interrumpir el viaje en el tiempo que hemos emprendido, desde el nacimiento hasta la transición o muerte, para hacer una meditación que nos ayudará a ser conscientes de que no es nuestro cuerpo el que nos hace ser como somos sino que nuestro cuerpo es como es porque nosotros somos como somos.

Estamos en la llanura oscura donde nos espera Milarepa. Nos habla de que hoy hemos sito autorizados por los maestros espirituales para un experimento al que pocos tienen acceso. Se trata de un permiso especial para habitar en otro cuerpo por un breve espacio de tiempo, el que dure esta meditación. Es un privilegio que deberíamos agradecer a los maestros cósmicos.

Nos tumbamos en el suelo algodonoso, como de nubes, en la llanura oscura y seguimos a Milarepa que asciende hasta la nave espacial en el centro del universo. Estamos de nuevo en la sala oval y un anciano toma la palabra.

Estáis retrocediendo, de nuevo os encontráis en la llanura oscura y veis la puerta de luz. No tengáis miedo porque nada malo os va a suceder. Atravesáis la puerta y os encontráis en el cuerpo físico. Pero algo raro os sucede porque no os sentís a gusto, no es vuestro cuerpo. Habéis entrado en el interior de otro cuerpo físico. No es un castigo, es un privilegio. Como os sucedió en el nacimiento, al tomar contacto por primera vez con vuestro cuerpo físico, os sentís desorientados, vais a tener que acostumbraros a manejar este nuevo cuerpo material después de haber estado mucho tiempo en el mundo espiritual, con vuestro cuerpo energético.

Ahora vais a repetir esa experiencia del nacimiento, pero en estado adulto y en un cuerpo adulto. Os visualizáis en vuestro lecho. Suena el despertador y abrís los ojos. Os levantáis de la cama como todos los días, pero algo raro sucede. Vuestro cuerpo es más ligero, es más vital, sois más jóvenes. Camináis hacia el aseo como flotando. Recordáis como os sentíais cuando erais jóvenes. Entonces desbordabais de vitalidad, de energía, la batería estaba llena, repleta, y no os podíais imaginar un tiempo en el que fuerais mayores, casi ancianos. Ahora lo sois, lo somos, nuestros cuerpos han envejecido, se han deteriorado. Nos cuesta movernos, nos cansamos enseguida, hemos perdido la ilusión, la confianza, no esperamos nada de la vida, cada día pensamos que puede ser el último.

Sin embargo se nos ha concedido el privilegio de habitar un cuerpo joven por un tiempo. Cada uno tiene el cuerpo de su sexo habitual. Somos mujeres u hombres, pero jóvenes. Nos acercamos al espejo y vemos nuestro rostro. Sufrimos un impacto. Es un rostro joven, sonriente, agradable, hermoso. Sin embargo por dentro nos sentimos tan viejos y feos como creemos vernos todos los días en el espejo, al peinarnos, al afeitarnos. El hecho de tener un cuerpo joven no significa que nos sintamos jóvenes. Es como vestirse de frac para ir a una gran fiesta pero en el fondo sabemos que seguimos ese viejo pordiosero al que encontraron tirado en un cajero de un banco y le propusieron vestirle y traerle a una fiesta de disfraces prometiéndole que comería hasta hartarse.

En el fondo nos sentimos viejos, cansados, sin ilusiones. Hemos perdido el romanticismo de la juventud, la ilusión. Entonces pensábamos que nos quedaba toda una vida por delante, una vida casi infinita. Pensábamos conseguirlo todo, ser los amos del mundo. Encontraríamos un buen trabajo y sin embargo ahora estamos en el paro. Seduciríamos a una hermosa mujer o a un atractivo hombre y formaríamos pareja, una familia. Ahora estamos solos en nuestras casas, angustiados, desesperanzados, sin futuro, sin alicientes. ¿Qué se hizo de nuestros sentimientos juveniles de cambiar el mundo? Hemos vivido amargas experiencias, hemos perdido la confianza en el prójimo, desconfiamos de él, pensamos que nos puede hacer daño en cualquier momento, homo homini lupus, el hombre es un lobo para el hombre. Antes cada día era una nueva ilusión, ahora es el desencanto absoluto, no esperamos nada de la vida, de los demás, de la sociedad en la que vivimos, de los políticos, del futuro de la humanidad…

Sí, es cierto, tenemos un cuerpo joven y queremos aprovecharlo. Desayunamos lo que ese cuerpo nos pide, que no es lo mismo que desayunamos todos los días. Nos ponemos en chándal y salimos a la calle. Nos miran y no nos reconocen, nos miran con envidia, envidian nuestra juventud, nuestra vitalidad, nuestra alegría, nuestra sonrisa. Piensan que les gustaría volver a ser jóvenes como nosotros. Poco saben que en realidad somos como ellos, viejos y desengañados, pero se nos ha permitido vivir esta experiencia.
Sentimos el cuerpo tan joven y vital que sin darnos cuenta nos ponemos a correr, algo que no hacíamos desde hace años. Casi volamos. Llegamos a un parque, bebemos agua fresca de la fuente. Nos sentimos tan bien que nos ponemos a bailar, la gente se asombra, luego se contagia, forma un círculo a nuestro alrededor y ellos también comienzan a bailar. Es maravilloso, el sol sobre nuestras cabezas, los pájaros trinando, la gente riendo. Nos gustaría que todos los días fueran así, que siempre fuéramos jóvenes, que la sociedad siempre bailara y riera.


Algo en nuestro interior nos pesa, la tristeza nos invade, nos volvemos a sentir viejos. El cuerpo es como la ropa, da una imagen pero no es lo que somos. El cuerpo es un vehículo, pero nosotros somos lo que somos por lo que pensamos, por lo que sentimos, por lo que hemos dejado que la vida nos hiciera. La experiencia es lo que nosotros hacemos con la vida, no lo que la vida hace con nosotros, como dijo alguien famoso. Y nosotros no hemos hecho nada con la vida, hemos dejado que la vida hiciera lo que quisiera con nosotros, que nos amargara, que nos envejeciera, que nos desesperara.

Y ahora estamos aquí, en un cuerpo joven y no sabemos qué hacer con él, el baile en el parque fue un momento de debilidad. En realidad nos sentimos viejos, cansados, asqueados. Volvemos a casa corriendo, pero no porque el cuerpo sea liviano sino porque deseamos escondernos, esconder las profundas arrugas de nuestra alma. Llegamos a casa y nos tumbamos en el lecho, cerramos los ojos, sentimos el cuerpo pesado, viejo, nos dormimos.

Estamos de nuevo aquí, con los maestros espirituales, el anciano deja de hablarnos. Nos despide. Milarepa nos dice que se nos ha concedido un gran privilegio y debemos dar las gracias. Lo hacemos, juntamos las manos e inclinamos la cabeza. Nos retiramos.

Regresamos a la llanura oscura, cruzamos la puerta de luz y estamos en nuestro cuerpo habitual. Antes de despertar reflexionamos sobre lo que es el cuerpo, un vestido que nos ponemos para andar por la vida, pero en realidad lo que somos es algo diferente, va por dentro. Lo que somos es lo que pensamos, lo que sentimos, el tiempo nos puede, la vida nos vence porque nuestros pensamientos son derrotistas, nuestras emociones son la soledad, la angustia y la desesperación. La juventud es la juventud del alma y no la del cuerpo.

Salimos de la relajación como siempre.

SALUDO BUDISTA
QUE LA PAZ PROFUNDA ESTÉ CON VOSOTROS.

Anuncios

Acciones

Information

One response

4 12 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: