Cursillo de yoga mental 2-14

5 02 2014

CURSILLO YOGA MENTAL

SEGUNTA ETAPA/ CLASE CATORCE

Saludo budista.

Hoy vamos a realizar unos ejercicios de calentamiento de taichí que pronto subiré al blog para que todos puedan realizarlos en su casa. También haremos unos ejercicios de estiramientos previos a posturas de yoga físico que iremos haciendo poco a poco en cada clase.

Hoy no haremos pases mágicos de Castaneda. Para la siguiente clase recordaremos el número 1 completo.

Para los lectores del blog he buscado un vídeo de pases mágicos y un enlace donde conseguir el archivo.

http://psicologamargaritadura.files.wordpress.com/2013/03/12-pases-magicos.pdf

Hoy vamos a dedicarnos a darnos energía para combatir la gripe. Estoy un poco griposo por lo que me vendrá bien. A los ejercicios habituales de taichí vamos a añadir especialmente estos: frotar la palmas de las manos con fuerza, aplicar a la garganta, primera una palma y luego la otra, hasta tres veces. Vamos a darnos energía de la misma manera a la nariz. Vamos a juntar los tres dedos de la mano derecha y recorrer la garganta de arriba abajo y de abajo arriba. Vamos a frotar las palmas y las colocamos sobre los pechos, buscando dar energía a los pulmones.

MANTRAS Y PRANAYAMA

Vamos a utilizar un mantra para vitalizarnos y recuperar la salud física. KEY
Vamos a completarlo con un mantra más complejo, ya sabéis que debéis respirar en cada uno de ellos. AUUMMM, respirar, RAAAMAAA, respirar, UUUMM.

En cuanto a las respiraciones, continuaremos trabajando la respiración profunda. Inspiramos y retenemos contando hasta 10, expulsamos por la boca. Así hasta tres veces.

Hoy vamos a practicar la respiración negativa para combatir la gripe. Inspiramos, expiramos por la boca y retenemos contando hasta ocho. Así tres veces. Luego respiramos con ritmo normal para recuperarnos. Se pueden producir algunos ligeros mareos, especialmente si estamos griposos. Si sucede eso respiramos con normalidad y lo dejamos.

RELAJACIÓN, CONCENTRACIÓN SOBRE UN PUNTO DE LUZ Y MEDITACIÓN SOBRE LA PROYECCIÓN MENTAL-TRABAJANDO LA PROYECCIÓN MENTAL

Hoy regresamos a los mantras de los monjes tibetanos y utilizaremos una música de relajación con sonido de oleaje, para centrarnos mejor.

Adoptamos la postura de relajación habitual. Cerramos los ojos con suavidad y nos disponemos a hacer el ejercicio de la concentración sobre un punto de luz. A quienes no estuvieron las clases anteriores les remito al ejercicio que está subido al blog.
Visualizamos un punto de luz en la oscuridad y trabajaos como hicimos en esos ejercicios. Hoy vamos a utilizar el cuerpo para controlar y guiar ese punto de luz. Si queremos que se mueva a la izquierda apretamos el puño izquierdo, a la derecha, lo mismo, el puño derecho. Si queremos detenerlo y que permanezca fijo vamos a tensar el tobillo izquierdo y el puño izquierdo y si la intensidad mental es muy fuerte podemos tensar a la vez también el puño derecho y el tobillo derecho.

En la primera etapa os dije que la mente no se podía controlar, era como un tren pasando a toda velocidad por la vía, nos atropellaba. Por eso aprendimos a permanecer relajados como espectadores, sentados en el banco del andén. Esa primera etapa era imprescindible para intentar la segunda. En esta vamos a montar el caballo salvaje de la mente, como hemos visto que hacen en los rodeos.

Para ello necesitamos una rienda que nos permita tener a ese caballo sujeto a nosotros. Esa rienda es la voluntad, o si utilizamos el término chamánico que don Juan Mathus menciona a Castaneda, el intento. La voluntad es una rienda que puede llegar a ser férrea, pero necesitamos hacerla flexible y saber cuándo emplearla.
Visualizamos el punto de luz alejándose y acercándose, como hicimos el otro día. Ahora vamos a visualizar que el punto crece y crece hasta formar un caballo de luz, un fogoso y salvaje garañón. Eso es nuestra mente. Quiere ser libre, quiere moverse por su cuenta, sin nuestro control. También dijimos que la mente era como una cabra loca que siempre tira al monte y se asoma a los precipicios. Hoy vamos a aprender, que caballo salvaje o cabra loca, la mente puede ser controlada y montada.

Visualizamos ese punto de luz como un caballo y nos montamos en él. Nada más sencillo porque es nuestra propia mente, donde hemos estado montados sin un solo segundo de descanso desde nuestro nacimiento. Con la rienda lo ponemos al paso, luego al trote, luego al galope. Con nuestro cuerpo centramos su meta, su destino. Fijamos los dos ojos en la punta de la nariz, como hemos aprendido a hacer, y ahora enfocamos el punto de luz. Si la luz está demasiado inquieta y vibrante lo que hacemos es bloquearla cerrando los puños o apretando los talones. Vamos a dar una galopada por la llanura oscura. Como aprendimos el otro día nos encontraremos con escenas de otro tiempo, tal vez del pasado o de un posible futuro. El punto de luz se hace tan ligero que es como una pantalla de cine a través de la cual podemos percibir escenas e incluso escuchar voces. El otro día ya os hablé de que algunos enfermos mentales escuchan esas voces y no son como consecuencia de una patología concreta sino que su sensibilidad está más desarrollada y su mente más descontrolada que en la mayoría, razón por lo que oyen cosas y ven cosas que los demás, “los normales”, no perciben, centrados en percibirlo todo a través de los ojos de la carne, de los sentidos del cuerpo.

Vamos a viajar con nuestro salvaje caballo mental y vamos a vivir todo tipo de experiencias, pero ahora bajo control, sabiendo que ese garañón loco puede ser controlado. El otro día seguimos nuestra propia línea temporal, hacia atrás, hacia el pasado, y hacia delante, hacia el futuro, encontrándonos con nuestra propia mente en diferentes estados temporales o dimensiones. Hoy nos vamos a mover a izquierda y derecha y vamos a encontrarnos con otros puntos de luz, pero esta vez no son nuestros, son las mentes de nuestros semejantes que siguen un recorrido en paralelo con el nuestro. Con sumo respeto y delicadeza nos aproximamos y solicitamos permiso para la fusión.

Aquí nos encontraremos con una de las leyes del Kibalión. Como es arriba es abajo. Si en el mundo físico el acercamiento al próximo se hace con cara de mala leche y barbotando palabrotas, seremos rechazados y no nos sorprenderemos, así funcionan las cosas y salvo que uno se encuentre con un gurú o un alma espiritualmente muy avanzada, ese tipo de acercamiento será siempre rechazado. En el mundo mental ocurre lo mismo. El otro debe percibir afecto, respeto, que se respeta su libertad. Si no es así el rechazo será seguro. Como la mayoría de las personas desconocen cómo funciona nuestra mente, en realidad ese rechazo se produce porque creen que “su mente” está formando ideas desagradables que quiere rechazar a toda costa. Si supieran que esas ideas no son suyas, sino de otros, sentirían la tentación de “buscar” al otro y ponerle las peras al cuarto. Pero eso es imposible. Nunca sabemos con qué mente nos encontramos en nuestro camino, en esta dimensión donde no existe el tiempo y el espacio. El otro pensará que está “jugando “ con su mente y seguirá cerril en ese pensamiento, y nosotros, creyendo que es nuestra mente la que “juega” seguiremos peleando con ella. Todo esto es inútil y una pérdida de tiempo. Si no queremos las ideas que discurren por la mente del otro, damos órdenes a nuestro fogoso corcel y nos vamos en busca de otros horizontes. Cuando algunos enfermos mentales dicen escuchar voces que les ordenan hacer esto o aquello, en realidad lo que está sucediendo es que están peleando con otra mente que cree estar en el interior de su cráneo, de su cabeza, en su territorio, donde son los amos y donde no permitirán que nadie los desaloje. Pelear de esta manera es estúpido. Nos alejamos con la mente y buscamos territorios menos hostiles.

Hoy ha llegado el momento de comenzar a conocer la MENTE UNIVERSAL. Aunque algunos podrían confundirla con el mismo Dios, dada su vastedad, infinitud y poder, en realidad es solo eso, una mente universal. Digamos que la podríamos comparar a la mente del universo, lo mismo que nuestro cuerpo tiene una mente y lo mismo que la entidad planetaria Tierra, tiene una mente. Es GAIA, la mente de nuestro planeta, o si preferimos, el subconsciente colectivo. Solo que en este subconsciente colectivo no solo estamos los seres “mentales” sino que también están las mentes de los vegetales, los animales y hasta los minerales. Sobre las mentes de los minerales se habla largo y tendido en alguno de los libros de Castaneda. También habla de “los aliados” y “los protectores”. Mentes que están ahí, en otra dimensión, poderes mentales con los que podemos contactar y que podemos convencer para que sean nuestros ”aliados”. No es lo mismo que el Águila, como así llama don Juan Mathus a la mente universal, y de la que también se habla en otros grupos esotéricos.

Lo mismo que nuestra mente personal puede estar “contaminada” por toda una serie de pensamientos y emociones negativos, por el odio, la venganza, el desprecio hacia los semejantes, el deseo de que sufran daño, la mente planetaria o GAIA y la mente del universo o mente universal, pueden llegar a contener una fuerte carga de pensamientos negativos y de fogosas y salvajes mentes locas que creen estar “solas” en su territorio, sin darse cuenta de que en realidad están en constante comunicación con el resto de mentes. Nunca conseguiremos evitar las guerras, el hambre en el mundo o cualquier tipo de tragedia o desgracia, mientras la mente de GAIA esté cargada con estos pensamientos nefastos. El primer paso sería limpiar esta mente. Mejor dicho, el primer paso sería limpiar nuestra mente, luego la mente de GAIA y luego contactar con la mente universal y permitir que “nos actualice” como en un ordenador que está actualizando sus viejos programas.

Durante este cursillo hemos visto que no es posible curarse de la enfermedad mental sin limpiar y controlar nuestra mente, ahora vemos que eso no es suficiente, es preciso que la mente planetaria esté limpia y que toda la dimensión mental o universal esté limpia. Nada mejor en esta época del año que comparar esta “contaminación mental” con los virus de la gripe. De nada nos sirve seguir un protocolo estricto y ponernos vacunas y cuidarnos hasta el extremo si a nuestro alrededor nadie lo hace y la contaminación acaba por producirse antes o después.

Pero ya es importante que sepamos que no podemos “jugar” con nuestras mentes como si fueran “solitarios” de cartas en los que solo influye la suerte y el destino. Todo los juegos mentales son compartidos y por lo tanto hay que respetar las reglas y hay que jugar siempre con respeto y afecto hacia el contrario. Si cargamos nuestra mente con pensamientos negativos, vamos a sufrir nosotros primero, algo parecido a emborracharse y lanzarse a la autopista. Si fuéramos a morir solo nosotros podríamos llegar a plantearnos “nuestro supuesto derecho” pero si vamos a matar a alguien con nuestra irresponsabilidad, eso no es admisible. Cargar a GAIA con pensamientos negativos y luego hacernos los hipocritillas y decir que las guerras no se acaban porque “otros matan” o que muchos mueren de hambre porque “los capitalistas son unos egoístas desaprensivos” no funciona. Lo mismo que cargar nuestro ordenador de virus y luego pedirle al sistema operativo que funcione bien es una solemne tontería.

Hoy hemos dado nuestros primeros pasos en el conocimiento y control de la elevada técnica de la proyección mental. Seguiremos trabajando en otras clases, donde retomaremos también el viaje en el tiempo. Nos habíamos quedado en la adolescencia, pero tal vez tengamos que profundizar un poco más en esta etapa, en la sexualidad y en otros factores que tienen una crucial importancia para el adolescente.

Ahora tiramos de las riendas, guiamos a nuestro salvaje corcel y nos aproximamos a nuestro cuerpo físico. Al dejar de visualizar el punto de luz como un caballo éste adopta la forma primera. Lo tenemos frente a nosotros, a una distancia corta del entrecejo. Vamos a dejar que se calme y poco a poco lo introducimos en el interior de nuestro cráneo, en su hogar, en la glándula pineal, como si fuera una ovijita díscola que vuelve al redil. Como siempre despertamos a través del cuerpo.

Para la semana siguiente vamos a trabajar con la proyección mental, intentando buscar trabajo o solución a nuestros problemas. Sabemos que todas las mentes están en contacto, que buscar lo que necesitamos es sencillo si visualizamos bien. Vamos a comenzar a utilizar nuestra mente en cosas prácticas, en lugar de dejarla, como hasta ahora, que se mueva como un caballo loco, pateando a todo lo que se encuentra a su alcance. Especialmente al ir a dormir vamos a alejar ese punto de luz de nosotros todo lo que podamos y de esta forma buscaremos el sueño profundo.

Como siempre hacemos la recapitulación de cómo ha sido la semana y de qué decisiones hemos tomado con el corazón y qué decisiones han sido como consecuencia del miedo, del apego, de la busca egoísta de nuestro exclusivo placer.

Saludo budista

QUE LA PAZ PROFUNDA ESTÉ CON VOSOTROS.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

7 02 2014
papus21

Este es un video para que os hagáis una idea de cómo son los pases mágicos de Castaneda.

5 02 2014
5 02 2014
papus21

Este es el vídeo de música relajante que no he podido insertar en el texto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: