CURSILLO DE YOGA MENTAL 2-15

19 02 2014

CURSILLO DE YOGA MENTAL

SEGUNDA ETAPA/ CLASE QUINCE

Saludo budista

Hoy vamos a hacer el calentamiento completo de taichí. Para los lectores del blog, como no he encontrado ningún dibujo en Internet que pueda servirme me limitaré a dar las instrucciones básicas.

CALENTAMIENTO DE TAICHÍ

Separamos las piernas y vamos a frotar las palmas de las manos, con fuerza. Es un ejercicio que hemos visto en la película Kárate Kid, cuando el maestro japonés de artes marciales, le obliga a hacer este ejercicio para recargar energía.

Ahora las vamos a aplicar de la siguiente manera, volviendo a frotarlas antes de cada ejercicio:

-Las pasamos por el cráneo, como si nos peináramos hacia atrás.
-las pasamos por la frente, primero la derecha y luego la izquierda, en horizontal.
-Las ponemos sobre los ojos.
-las ponemos sobre los oídos.
-Frotamos con los dedos la nariz.
-Con un dedo de cada mano frotamos el bigote y por debajo de la boca, luego cambiamos los dedos, el que estaba arriba abajo y al revés.
-Pasamos las palmas por la garganta y cuello de arriba abajo.
-Hacemos una M sobre el torso, primero la mano derecha traza una parte de la M y luego la izquierda.
-Frotamos los riñones, moviendo las palmas con los dedos en punta, de arriba abajo.
-Pasamos las palmas por brazos y piernas.
-Juntamos los tres dedos de cada mano y trazamos círculos sobre el bulbo raquídeo, el abultamiento que tenemos bajo la nuca.
-Trenzamos las manos de la siguiente manera: Los dedos pulgares se entrelazan y una mano queda sobre la otra. Las aproximamos al plexo solar, al ombligo y rotamos, primero como las agujas del reloj, moviendo la energía en círculos, luego nos detenemos y hacemos el movimiento en dirección contraria.
Estos ejercicios los podemos hacer en casa, sin problemas, junto con los ejercicios de energetización de kriyayoga.

ALGUNOS MOVIMIENTOS DE TAICHÍ

Vamos a imaginarnos que sostenemos una gran pelota y balón playero de plástico. Lo sostenemos con una de las palmas por abajo y otra por arriba. Rotamos hacia un lado y hacia otro. Cambiamos, una mano sube y la otra baja mientras el ficticio balón se mueve.

ABRAZAR EL ÁRBOL

Nos imaginamos frente a un grueso tronco de árbol. Doblamos ligeramente las piernas, nos inclinamos hacia delante y abrazamos el tronco. Sentimos las palmas de las manos sobre la corteza, percibiendo la vida, la savia que sube y baja por el tronco. El árbol está vivo, nos identificamos con él. Hemos cerrado los ojos y mantenemos la postura. Si la hacemos bien no debemos sentir molestias ni agujetas por mucho tiempo que mantengamos la postura.

UN NUEVO EJERCICIO PARA EQUILIBRAR LA ENERGÍA

Subimos las manos a la altura del corazón y las situamos de la siguiente manera: La palma izquierda nos mira, la derecha mira al frente . Se están tocando. Ahora las separamos hasta la altura de los hombros y comenzamos a rotarlas, con la punta de los dedos mirando al techo. Cada mano va en una dirección, muy lentamente. Si Se armonizan es que nuestra energía está equilibrada, si notamos cualquier desfase es que hay un desequilibrio de energía entre la parte izquierda y derecha, procuramos sincronizar el movimiento. Repetimos al menos tres veces.

PRIMER PASE MÁGICO DE CASTANEDA

Vamos a recordar el primer pase mágico, moler energía con los pies.

PRANAYAMA

Taponamos el orificio nasal izquierdo con el pulgar y respiramos por el derecho, tres veces. Cambiamos.

Respiración negativa para equilibrar la energía, la energía negativa nos ayuda a superar problemas de gripes, resfriados.

Inspiramos, expiramos y retenemos, al menos ocho segundos. Volvemos a inspirar. Repetimos el ejercicio tres veces.

MANTRAS

Hoy trabajaremos con el mantra KEY para reparar nuestra salud física. Luego haremos RA-MA para equilibrar la energía masculina y femenina. ACABAREMOS CON EL OM.

Como hoy no tenemos música, ni mantras ni sonidos de cuencos tibetanos, vamos a trabajar buscando nuestro propio sonido o mantra, el que nos hace vibrar. Para ello trabajaremos con las vocales desde los sonidos más graves a los más agudos. Luego añadiremos algunas consonantes como la M, MA o la R, RA. Podemos hacerlo en casa buscando el sonido que más nos armoniza, que más nos “sacude”.

EJERCICIO DE VISUALIZACIÓN Y CONCENTRACIÓN MENTAL

EL AJEDREZ MENTAL

Hemos estado trabajando con la concentración sobre un punto de luz. Nos hemos movido en el tiempo y el espacio, hemos descubierto porqué ocurren ciertos fenómenos, como las voces o las imágenes o los estados de delirio. Hemos visualizado el punto de luz como un corcel o caballo salvaje. Hemos montado en él y lo hemos controlado y guiado con nuestra voluntad, las manos en las riendas, los talones en los ijares (Ver clases anteriores).

Hoy vamos a intentar controlar la mente de una forma más sencilla. Nuestra mente gusta del juego, es muy lúdica y juguetona. No podemos pararla (ya vimos la estación de trenes), no podemos vaciarla (la mente odia el vacío), pero podemos entretenerla con juegos. La amente no va a solucionar nuestros problemas, cuando la ponemos a hacerlo entra en un bucle sin fin, surgen las ideas obsesivo-compulsivas. Por más que pensemos y razonemos sobre la solución a un problema solo encontraremos las típicas soluciones lógicas que nunca nos ayudan, porque las emociones van por otro lado. Repitamos una vez o mil veces el razonamiento, la solución que nos dará será siempre la misma, la que no nos sirve, y se irá repitiendo una y otra vez hasta que entremos en una neurosis y la obsesión y la compulsión se vuelvan asfixiantes.

Nos da lo mismo estar allí o acá, en el presente, el pasado o el futuro. Estemos donde estemos con nuestra mente no haremos otra cosa que repasar la misma escena una y otra vez, como un trozo de video que hemos puesto en función “repetir”. Si entretenemos a nuestro mente con algún juego nos dejará en paz y nos hará sufrir menos, la hemorragia de energía será menor, nos sentiremos menos agotados, la posibilidad de la obsesión o compulsión será mucho menor y los efectos de ese juego con la mente serán más positivos que si nos limitamos a recordar el problema una y otra vez, o la escena que nos ha hecho sufrir. Jugar con la mente no hará que el problema sea mayor y al menos estaremos menos agotados.

VISUALIZACIÓN DE UN TABLERO DE AJEDREZ

Si nos gusta este juego será sencillo. Siempre podemos comprar un tablero barato con sus fichas, por la noche apagamos las luces y enfocamos un pequeño punto de luz sobre el tablero. Ahora cerramos los ojos y lo visualizamos. Cuadrados blancos y negros, brillantes. Vamos a utilizar la nomenclatura del ajedrez para situarnos en cualquiera de los cuadrados. Como sabemos la primera fila, frente a nosotros, va desde la a a la h. Ocho letras, ocho cuadrados, comenzando por el último a nuestra izquierda, donde está la torre. Luego numeramos los cuadros en vertical. El cuadro de la a, será a-1, 2, etc hasta ocho. Lo mismo hacemos con el b, c, etc.

Visualizamos el tablero en nuestra mente. Se cuenta que el gran maestro de ajedrez Boby Fisher podía jugar partidas mentales. Durante su adolescencia, en clase, jugaba con un tablero en vez de atender a la clase. Los maestros, enfadados, le prohibieron el tablero, pero no pudieron controlar su mente. Visualizaba el tablero e iba poniendo en él las piezas. Las iba moviendo y recordaba cada movimiento. Su mente era capaz de desarrollar una partida virtualmente, con la imaginación. Nosotros no podremos llegar a tanto, pero sí podemos utilizar esta fórmula para que nuestra mente juegue y nos deje en paz.

Hoy solo trabajaremos con una pieza. Será la torre, a-1. Visualizamos la torre de la forma que nos resulte más atractiva. La situamos en ese cuadrado. Como sabemos las torres en el ajedrez solo mueven en horizontal y en vertical. La movemos hacia el otro lado, h-1. La hacemos avanzar, visualizando en todo momento dónde está la torre, incluso damos nombre al cuadrado, por ejemplo, la hemos trasladado a h-4. Es un buen ejercicio para controlar nuestra mente. En lugar del punto de luz ahora estamos trabajando con un tablero de ajedrez mental. Por hoy es suficiente. Pronto iremos colocando más fichas, hasta completar las blancas y las negras y comenzaremos a desarrollar una partida. Eso nos servirá también como estrategia de conducta y como una fórmula para “visualizar” lo que sucede en nuestras vidas.

También vamos a utilizar el ajedrez para iniciar una serie de ejercicios para recordar momentos especiales de nuestras vidas pasadas, aquellos que están influyendo con más fuerza en nuestra vida presente. Hoy iniciaremos un ejercicio básico.

EN EL INTERIOR DE LA TORRE

Visualizamos que la torre crece y crece, estamos frente a una torre enorme, medieval, que forma parte de un castillo. Estamos ante la puerta. Nos movemos hacia ella y entramos. Hay escaleras en forma de caracol. Los escalones son de piedra vieja y gastada. Están húmedos. La hierba crece en los intersticios.

Subimos escalón a escalón, sin prisas, sin buscar nada, sin metas. Colocamos con cuidado los pies. Apoyamos la palma de la mano derecha sobre la pared de piedra. Dejamos que nos vayan llegando sensaciones. El frío de la piedra, la dureza. Escuchamos con los oídos el silencio o los ligeros sonidos del interior de la torre. Con la nariz percibimos el olor a rancio. Recordemos que cada sentido va asociado a un chakra, al desarrollar el sentido desarrollamos el chakra y al revés, al desarrollar el chakra desarrollamos el sentido.

Don Juan le decía a Castaneda que tenía que “conocer con el cuerpo”. Nuestros recuerdos se almacenan también en el cuerpo, no solo en nuestras neuronas. Despertar los recuerdos que están clavados en el cuerpo es mucho más efectivo que intentar acceder al recuerdo a través del circuito neuronal. Un dolor en una parte del cuerpo puede ser el reflejo de una herida o un dolor en otra vida pasada que ha quedado “grabado”en el cuerpo astral o cuerpo de luz y que se manifiesta a través de nuestro cuerpo físico presente. Hay dolores que no somos capaces de asociar a golpes o problemas físicos con nuestro cuerpo actual, pueden ser reminiscencias de otros cuerpos, de otras vidas. Podemos despertar ese recuerdo a través de ese dolor.

Subimos la escalera de caracol escuchando a nuestros sentidos. El interior de la torre está a oscuras. No necesitamos la vista de momento. La vista está clavada a nuestra existencia presente y poco vamos a descubrir a través de ella, al menos de momento. Mejor resucitar viejos recuerdos a través de otros sentidos. Llegamos a lo alto de la torre. Salimos al exterior. Vemos la puesta de sol, un horizonte muy amplio. Nos movemos en círculo, sin prisa. Damos una vuelta completa mirando el horizonte y sin buscar nada, sin centrarnos en nada.

Regresamos por las escaleras. Llegamos abajo. Hacemos que la torre disminuya. Estamos de nuevo en el tablero virtual de ajedrez. Hacemos que desaparezca. De nuevo nuestra mente es un punto de luz en la oscuridad.

MEDITACIÓN

VIAJE EN EL TIEMPO-ADOLESCENCIA

Retomamos la meditación donde la habíamos dejado la última vez. Hemos viajado hacia atrás en el tiempo con nuestro punto de luz, con nuestra mente. Con la práctica llegaremos a percibir los hitos de nuestra vida. El camino en la oscuridad está sembrado de puntos de luz que son nuestras mentes pasadas. Algunos serán especiales, brillarán con más fuerza, nos atraerán con mayor intensidad. Son los hitos que marcan nuestra vida, los acontecimientos que nos han marcado a fuego.

Llegamos a la adolescencia y antes de dar un paso más, de avanzar en el viaje en el tiempo, nos vamos a centrar en un acontecimiento fundamental en nuestra adolescencia: el descubrimiento de nuestra sexualidad.

EROS Y THANATOS, deseo sexual y muerte. Deseo de crear y miedo a morir, a ser destruidos. Estos dos pilares marcarán nuestra vida. De una forma u otra, enmascarados de mil maneras, cada paso que damos en la vida es una elección entre Escila y Caribdis, entre un monstruo y otro.

Al descubrir el deseo sexual el miedo se apoderó de nosotros. No nos gusta ser controlados por instintos que no podemos dominar. Una terrible atracción, un deseo espantoso nos impulsó hacia la satisfacción del deseo, hacia la posesión, la unión perfecta. En el yoga tántrico todo esto cobra pleno sentido. Con el tiempo meditaremos también sobre tantrismo.

En la teoría de la vinculación de Milarepa se habla de que todos estamos vinculados a los demás y a todo lo existente. Nos unen hilos invisibles de energía. La sexualidad es uno de los vínculos más poderosos. Tiene que serlo puesto que está diseñado para que la especie humana se reproduzca y no se extinga. Sin este fuerte deseo no nos reproduciríamos y haría mucho tiempo que la especie humana no existiría.

Este deseo puede ser armonizado. Buscamos la comunicación, la relación, la fusión. El sexo es ideal para alcanzarla como veremos en el yoga tántrico. Pero este deseo, incontrolado, nos lleva al apego, a dominar, a manipular al otro. Quienes no son capaces de armonizarlo pueden llegar a patologías severas que comienzan en la adolecencia y se manifiestan en la juventud, la época clásica de la manifestación de la enfermedad mental. Los violadores, los pederastas, los asesinos, han perdido el rumbo de este instinto poderoso, la sexualidad. En lugar de comunicar buscan apoderarse del otro, en lugar de relacionarse buscan objetivar y manipular al otro. El deseo no es un impulso hacia la fusión, la comunicación, el equilibrio energético, es una meta rastrera a lograr de forma bestial y rastrera. Acercarse y comunicarse y fusionarse es complicado, por eso los violadores intentan apoderarse del cuerpo del otro y obtener el placer sin dar nada a cambio. Una de las leyes espirituales básicas es trasgredida, si no se da no se recibe. Solo se quiere recibir sin dar, por eso el otro debe ser dominado, manipulado, alienado. Se utiliza la fuerza física, el acoso. El hombre busca a la mujer que supuestamente tiene menos poder físico o los pedófilos buscan a los niños, menor fuerza física, más fáciles de engañar.

Se buscan disculpas para justificar una elección vital que se ha producido en esta etapa de la vida, la adolescencia. Dicen que la culpa es de los genes, de patologías extrañas. En realidad el pedófilo elige al niño porque su sexualidad pervertida huye de la comunicación, la relación y la fusión, solo busca el dominio y la manipulación. El deseo es un torrente, pero puede ser encauzado. El sexo no es un gen que pueda torcerse, es una elección libre de la voluntad, algunos eligen el camino difícil, la búsqueda, el encuentro, la comunicación, la relación, la fusión a través del cortejo y la seducción. Otros eligen el camino fácil. La sexualidad elige, como un torrente, por dónde encarrilarse. No es el gen torcido el que lleva a los pedófilos a buscar satisfacción sexual en los niños, es una elección de dar forma al objeto sexual de tal manera que sea más manipulable, más objetivable. Los violadores eligen el camino más fácil del dominio y el control bestial, en lugar de seguir el camino complejo de la seducción y la generosa entrega.

La sexualidad es una elección. Durante la adolescencia elegimos y cuando no podemos seguir el camino buscamos alternativas. La sociedad pone normas, a menudo en contra de la naturaleza y el instinto. Encarcelan la sexualidad y el adolescente debe reprimirse. La represión es una de las grandes causas de la enfermedad mental. Es como un pantano, embalsas el agua y dejas que se abran las compuertas de vez en cuando para que la presión contra las paredes no sea excesiva y violenta. Si no abrimos las compuertas y el agua se acumula por la lluvia o por los ríos que desembocan allí, al final la presión se hará irresistible y algo explotará. El agua rebosará por cauces no naturales. Las patologías son una forma de desembalsar cuando las compuertas naturales no están aabieertas.

El adolescente elegirá y de su elección dependerá el camino a seguir durante la juventud, delincuencia, sexual o de otro tipo, o buscará el otro peñón, el otro monstruo, la destrucción. Los intentos de suicidio son una elección entre hacer daño al otro o hacernos daño a nosotros mismos, olvidando que existe un camino intermedio y armónico, que es el de la relación y la fusión.

Pero el deseo sexual no es solo sexo. Al reprimirlo se irá por otros cauces extraños. Muchas patologías como la avaricia son deseos sexuales reprimidos y mal encauzados. El dinero se convierte en objeto de deseo al no poder satisfacerse de forma natural. Se habla del Eros del poder. Es otra forma de satisfacción sexual patológica. Buscamos el poder como una forma alternativa de sexualidad.

Durante la adolescencia se irá abonando el terreno para que durante la juventud crezcan las hortalizas o las males hierbas. Crecerá la enfermedad mental o la violencia patológica de la delincuencia, buscaremos la destrucción de los demás a través de la violación, el asesinato o la apropiación de bienes ajenos. Buscaremos nuestra destrucción a través del suicidio. Buscaremos cauces alternativos, a veces anormales. El deseo sexual también genera creación literaria o artística, es un encauzamiento que no genera destrucción o violencia. La vinculación es una fuerza más poderosa que la ley de la gravedad. Nos vinculamos y fusionamos de forma armoniosa a través de las leyes espirituales o intentamos fusionarnos destruyendo al otro para que la fusión no nos obligue a renunciar a nada.

Vamos a regresar. Nos hemos detenido un tiempo en el hito de nuestra adolescencia. Ahora el punto de luz avanza de nuevo hasta llegar al momento actual. Llega hasta nuestra cuerpo físico, se sitúa frente al entrecejo, lo vamos calmando y de pronto desaparece. Ya está en su casa, en el interior de nuestro cráneo, en la glándula pineal. Se ha vinculado con el cuerpo, notamos la mente dando órdenes a las manos que se mueven, a los pies. Salimos de la meditación como siempre.

DEBERES PARA LA PRÓXIMA SEMANA

Vamos a intentar trabajar con el ajedrez mental en los momentos de tensión o angustia, cuando nos sintamos en bucle, acuciados por ideas obsesivo compulsivas.

Vamos a fijarnos en nuestro entorno más cercano y a través de la astrología desarrollaremos un poco el arte de acechar de Castaneda, como un experimento, como un divertimento, al menos de momento.

Todos estamos compuestos de los elementos básicos, tierra, agua, aire, fuego. Pero en cada signo predomina uno, lo que hace que el carácter de este signo concreto sea especial y fácilmente detectable.

Nos enteraremos de los signos de nuestros familiares y analizaremos cómo nos relacionamos con ellos. Todo puede ser armónico, el agua se desliza sobre la tierra que la encauza, el fuego calienta el agua para darle nuevas propiedades, el aire activa el guego, riza el agua y cambia de lugar la tierra. Pero también todo puede ser caótico y destructivo. La tierra puede ahogar el agua, detenerla y putrefactarla, el agua puede destruirlo todo, llevar la tierra muy lejos, destruyendo todo a su paso. El fuego puede quemar bosques, quemar la tierra, volatilizar el agua. El aire puede activar el fuego hasta convertir una hoguera en un pavoroso incendio, puede levantar olas gigantescas que todo lo anegan. La tierra puede moverse brúscamente y crear terremotos que todo lo destruyen.

En las conductas de cada signo está lo mejor y lo peor de estos elementos. Durante la semana observaremos y poco a poco iremos trabajando con la astrología como una técnica de acechar y como una estrategia de relación interpersonal.
Por hoy vamos a terminar.
Saludo budista.
QUE LA PAZ PROFUNDA ESTÉ CON VOSOTROS.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

24 02 2014
l salo danzarte

muchas ..gracias por el mensaje..

Date: Wed, 19 Feb 2014 19:37:16 +0000 To: saloarteaga@hotmail.com

20 02 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: