IN MEMORIAM VÍCTIMAS 11-M 3

17 03 2014

LA MUJER EMBARAZADA

La muerte besó dulcemente en la boca a la mujer embarazada, y por segunda vez en dos mil años ( en la otra ocasión recogió el último suspiro de un tal Jesús de Nazaret), gruesos lagrimones negros resbalaron de sus cuencas vacías. No hubo elección a la hora de cumplir la orden de aquel terrorista sin entrañas.

EL CONTESTADOR AUTOMÁTICO

Regresó a casa con el corazón desgarrado pero con la seguridad de que su esposa estaba viva. Mañana, le había dicho ella, en lugar de tomar el tren llevaré el coche, tengo que hacer algunas cosillas en Madrid.
Puso el contestador automático y oyó la desgarrada voz de su esposa llamándole desde el tren. El coche se había estropeado, lo que la obligó a subirse al tren del terror. Su voz se cortó tras la explosión y él no pudo soportarlo más. Perdió la consciencia.
Al recuperarse llamó a un familiar, quien le confirmó una y otra vez que su esposa estaba viva en un hospital. Lloró y se santiguó, pero su vida ya nunca sería la misma vida de todos los días.

EL NIÑO QUE ESPERA A PAPÁ

Todas las tardes, a la hora en la que habitualmente su marido regresaba a casa del trabajo, ella toma de la mano a su hijo de cinco años para llevarle a la estación. Es la única manera de calmar un poco su terrible angustia.
Caminan sin prisa, al menos ella no la tiene, y para no derrumbarse, clava sus uñas en la palma de la mano hasta hacerse sangre y aprieta los dientes hasta que rechinan, para evitar el sollozo.
-Mamá, hoy seguro que papá termina ese trabajo urgente y puede dormir en casa.
Abandonan la estación tan pronto el tren parte de nuevo. Ella tiene que volver a explicarle que hoy tampoco papá ha podido librarse de ese trabajo urgente.

Ya en casa deja a su hijo en su habitación, jugando con un coche de juguete en el que una y otra vez llega papá. Ella se refugia en el servicio para dar rienda suelta a su angustia de madre y de esposa. Se pregunta si será verdad que el niño no recuerda lo que le dijo del hombre malo que mató a papá o estará haciendo tiempo hasta que el olvido pueda llegar.

Alguno de estos relatos hiperbreves está basado en hechos reales, por ejemplo el del teléfono móvil. Al parecer después del vil atentado los móviles no dejaban de sonar, pero nadie respondía porque los muertos no pueden respondernos. Otros son pura imaginación aunque tal vez cuando conozcamos todas las historias, si algún día las conocemos, la realidad superará a la ficción, como siempre.

A TODAS LAS VICTIMAS DEL 11-M Y A SUS FAMILIARES Y SERES QUERIDOS QUE YA NUNCA
RECUPERAN LO QUE LES ARREBATARON. CON TODO MI AMOR.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: