CURSILLO DE YOGA MENTAL 2-22

9 04 2014

CURSILLO DE YOGA MENTAL

SEGUNDA ETAPA/ CLASE VEINTIDÓS

Saludo budista.

Como todos los días hacemos una mezcla de ejercicios de calentamiento de taichí, de energetización de kriyayoga, de estiramientos y pases mágicos de Castaneda. Como hoy vamos a comenzar una etapa que tiene por objeto llegar a dominar la técnica del sueño profundo, vamos a trabajar especialmente con los ejercicios de equilibrio de energía que nos ayudarán luego a lograr caer en el sueño profundo en lugar de la meditación acostumbrada.

Siguiendo con la musicoterapia he preparado unos archivos de sonido con música africana para ir siguiendo el ritmo mientras hacemos los ejercicios. Como habéis visto en las fotocopias que os he dado sobre el trabajo con cada chakra (los lectores del blog pueden verlas en la sección de yoga mental) la musicoterapia es una técnica excelente para abrir y desarrollar cada chakra que sintoniza mejor con un determinado tipo de música.

EJERCICIOS DE EQUILIBRIO DE ENERGÍA

Vamos a trabajar con los dedos, estirando unos determinados dedos de la mano izquierda y otros distintos en la mano derecha. Luego juntamos las manos, entrelazando los dedos y procurando que el pulgar de la mano derecha quede sujetando la mano izquierda, apretamos y movemos las manos hacia delante y hacia atrás, con movimientos suaves.

Hacemos también los ejercicios de calentamiento de taichí que consisten en colocar la palma izquierda mirando hacia la derecha y luego por encima pasa la palma derecha que queda mirando hacia la derecha, los dedos se entrelazan y giramos las manos hacia fuera. Luego cambiamos, la mano izquierda queda por encima de la derecha y hacemos los mismos movimientos.

Trabajamos de pie varios ejercicios con brazos y piernas para equilibrar la energía. Como sabéis si una parte del cuerpo de mueve o se dobla de una determinada manera, la otra parte del cuerpo hace lo contrario. Si un brazo está estirado el otro doblado, si la palma de una mano mira hacia el suelo, la otra hacia el techo.

EL SUEÑO PROFUNDO

Nos tumbamos en el suelo, adoptamos la postura de relajación y respiramos rítmicamente, inspiramos por la nariz, espiramos por la nariz y retenemos unos segundos, podemos contar hasta tres o cuatro. Repetimos una y otra vez hasta que la respiración se acompase y se haga rítmica.

En el suelo hacemos también ejercicios para equilibrar la energía, boca arriba, postura de relajación, doblamos rodilla izquierda y estiramos el brazo izquierdo hacia atrás. Cambiamos. Doblamos rodilla derecha y brazo derecho hacia atrás. Ahora lo mismo pero con el brazo cambiado, si doblamos la rodilla derecha es el brazo izquierdo el que se mueve hacia atrás.

Estiramos las piernas. Las palmas de las manos están de la siguiente manera: una toca el suelo y la otra mira el techo, luego cambiamos mientras movemos la cabeza hacia el lado izquierdo y el derecho, con mucha suavidad. Luego la cabeza baja y el mentón toca el pecho, luego el mentón va hacia atrás.

Postura sobre el costado izquierdo. Adoptamos esa postura como si nos fuéramos a dormir sobre ese costado. La pierna que está abajo está estirada, la que está arriba está doblada sobre la otra. El brazo que está tocando el suelo está estirado hacia delante y con la palma tocando el suelo. El brazo que está arriba pasa hacia la espalda y se queda allí con la palma mirando hacia fuera. Respiramos rítmicamente.

Cambiamos de postura, ahora sobre el costado derecho y hacemos lo mismo, solo que al revés.

Regresamos a la postura boca arriba y hacemos ejercicios de bostezo. Abrimos la boca y bostezamos artificialmente hasta que el bosteza se haga automático y todos nos vayamos contagiando. El bostezo es una técnica automatizada que nos ayudará a sentirnos soñolientos. Podemos hacer las típicas exclamaciones que hacemos cuando nos entran ganas de bostezar. No nos reprimamos, en occidente es descortesía bostezar en público pero el bostezo es algo natural y que ayuda al cuerpo a prepararse para el sueño.

Vamos a utilizar los mantras KEY y RAMA que nos ayudarán a equilibrar la energía y a prepararnos para el sueño.

¿QUÉ ES EL SUEÑO PROFUNDO?

Mejor es definirlo de forma negativa, qué no es el sueño profundo.

Si lo comparamos con el sueño normal podemos decir que:

-El sueño profundo no necesita un tiempo concreto. Es decir, que si para el sueño normal necesitamos unas ocho horas, que en los niños deben ser más, incluso más de diez, en los ancianos son menos, a veces con seis horas les resulta suficiente. En el sueño profundo nos puede bastar con diez minutos si la profundidad del sueño ha sido la adecuada.

-Al despertar del sueño profundo podemos saber si el sueño ha sido normal o profundo en base a ciertos síntomas. Nos sentimos muy descansados, relajados, vitales, alegres. Mientras que en el sueño normal podemos despertarnos a veces muy cansados, malhumorados, deprimidos, en el sueño profundo siempre notaremos las características que hemos mencionado antes, y si no es así es que el sueño no ha sido profundo.

-Suele ser habitual el recuerdo de retazos de sueños o escenas al despertar del sueño normal. En cambio en el sueño profundo no hay recuerdos al despertar. Salvo en determinados casos. Por ejemplo podemos contactar con problemas kármicos al entrar en el sueño profundo y eso hará que al despertar nos podamos sentir angustiados y temerosos. También hemos podido entrar al sueño profundo con el intenso deseo de solucionar un problema cotidiano que nos preocupa mucho. Al despertar del sueño profundo pueden llegarnos retazos de escenas o pensamientos que parecen ser la solución al problema. En este caso si pasado un tiempo prudencial esas supuestas soluciones nos siguen pareciendo tan lúcidas, lógicas, razonables y prácticas es que el sueño ha sido profundo y en él hemos encontrado solución, respuesta a nuestras preguntas. Si luego resulta que las supuestas soluciones oníricas son imposibles de llevar a la práctica y solo tenían sentido en el sueño, es que el sueño no ha sido profundo.

¿QUÉ SENTIDO TIENE EL SUEÑO PROFUNDO?

Lo mismo que no se puede llegar a dominar el arte de la meditación sino dominamos antes la técnica de la relajación tampoco, a mi entender, puede haber otras opiniones, podemos llegar a una buena meditación si antes no pasamos por una etapa en la que alcanzamos el sueño profundo al intentar meditar.

El sueño profundo nos permite contactar con nuestro ser interno, nuestro yo más profundo, los resultados son terapéuticos a nivel físico y psíquico, se pueden producir experiencias místicas y se suelen aportar soluciones a nuestros problemas, tanto los problemas más profundos y vitales, kármicos, como aquellos pequeños problemas a los que no hemos podido dar solución estando despiertos, mediante la lógica y el razonamiento.

¿CÓMO LLEGAR AL SUEÑO PROFUNDO’

Utilizamos los ejercicios de equilibrio de energía, el bostezo, la respiración y ahora vamos a utilizar también ciertos sonidos específicos. También crearemos un ambiente relajante a través de sonidos del bosque, pájaros cantando, agua del arroyo deslizándose, etc. También se puede utilizar el sonido de la brisa, del viento, de las olas golpeando la playa… Todos sabemos los sonidos que nos resultan relajantes.

Una vez relajados, con los ojos cerrados, predispuestos al sueño, mi voz solo os guiará puntualmente. Nos visualizamos tumbados sobre la hierba, en el bosque, en un claro, escuchamos estos sonidos relajantes que cada vez suenan más a lo lejos. Nos sentimos caer como si hubiera un abismo bajo nuestros cuerpos. Nos dejamos llevar sin miedo puesto que es nuestra mente la que cae y no nuestro cuerpo físico. La filosofía del lenguaje nos explica que determinadas expresiones reflejan nuestra forma de pensar y nuestras creencias. Así decimos que “caemos en el sueño” y no que nos “elevamos al sueño”. La sensación que tenemos al quedar dormidos es la de caer, de deslizarnos hacia abajo.

Seguimos escuchando los sonidos que cada vez están más lejos, más y más lejos. Nada nos preocupa, no tenemos prisa, nos sentimos relajados. Nos dejamos llevar hacia el sueño, conscientes de que nos va a beneficiar y el moderador nos sacará de él cuando sea la hora.

El sueño se suele producir en ciclos, necesitamos unas determinadas horas de sueño al día y éstas suelen ser nocturnas, aunque las personas que trabajan de noche se suelen acostumbrar a dormir durante el día, aunque con alguna dificultad. Tenemos tendencia al sueño nocturno y nos atrae el sueño cuando estamos muy cansados, agotados, cuando el estrés nos ha dejado sin energías. Entonces el cuerpo nos pide sueño mediante ciertos signos, como el bostezo.

Escuchamos las ondas, los sonidos y poco a poco todo es tan lejano que caemos en un profundo pozo oscuro. Nos dejamos llevar y nos dormimos. Entramos en el sueño profundo….

………..

Estáis escuchando mi voz que viene de lejos. Es como si estuvierais lejos, muy lejos, tras un largo viaje por el universo, o como si estuvierais en lo profundo del mar y necesitarais llegar a la superficie. Vais a seguir mi voz y eso os ayudará a ir despertando poco a poco.

Cuando lo hagáis a solas, en vuestras casas, al principio, hasta que el subconsciente se acostumbre y acepte la programación para despertar, es conveniente que pongáis un despertador con el tiempo que os habéis propuesto estar dormidos, veinte minutos, treinta, etc. Mejor si el despertador es también radio y podéis sintonizar una emisora de música suave, clásica mejor. Con el tiempo el subconsciente reaccionará de forma automática y si habéis previsto dormir media hora no necesitaréis reloj, observaréis asombrados que el subconsciente es el mejor de los relojes.

Estáis regresando del largo viaje, estáis ascendiendo desde el fondo del mar a la superficie. Es más complicado despertar del sueño profundo, parece como si estuviéramos hipnotizados, tan profundamente dormidos que nos cuesta percibir el entorno. Vamos a ir moviendo los dedos de las manos, primero uno, luego otro, al llegar al último, al décimo nuestros ojos comienzan a abrirse. Movemos los dedos de los pies, los empeines hacia uno y otro lado. Movemos la cabeza hacia uno y otro lado. Hacemos lo mismo que siempre pero con más lentitud, sin prisa, siendo conscientes de que a nuestro cuerpo le cuesta más despertar del sueño profundo.

RECAPITULACIÓN

Como siempre hacemos la recapitulación de lo que ha sido la semana. Os puse como deberes escuchar música, utilizarla como terapia. Para la semana que viene os propongo comenzar a trabajar con la energía a través de las palmas de nuestras manos y de los dedos. Estoy estudiando reiki pero aún no conozco mucho por lo que haremos un trabajo sencillo. Vamos a interactuar con nuestros animales domésticos y plantas. Vamos a utilizar la energía de nuestras palmas y dedos para acariciar al animal o mascota, vamos a ver sus reacciones según nuestros estados de ánimo y cómo recibe nuestra energía. Lo mismo con las plantas, nos vamos a centrar en lo que estamos haciendo cuando las regamos y vamos a acariciar sus hojas y tallos, vamos a percibir la energía que nos llega de ellas a través de las yemas de nuestros dedos. Es importante que nos hagamos conscientes de las energías que hay en nuestro entorno y de cómo nos podemos comunicar con ellas y cómo ellas nos llegan a nosotros.
Por hoy nada más.
Saludo budista.
QUE LA PAZ PROFUNDA ESTÉ CON VOSOTROS

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

9 04 2014
papus21

9 04 2014
papus21

9 04 2014
papus21

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: