EL ESPIRITISMO (CORRIENTES ESOTÉRICAS)

26 09 2014

CORRIENTES ESOTÉRICAS

EL ESPÍRITISMO

Puede que algunos no consideren el espiritismo como una corriente esotérica. Para mí todo conocimiento que no haya estado a la luz y al alcance de todos a lo largo de la historia es esotérico, es decir, oculto. Habitualmente los conocimientos esotéricos se transmiten de forma oral a través de iniciados que se pasan la información unos a otros y la ocultan cuidadosamente para que no llegue a los profanos y puedan usarla de forma dañina para los demás o para ellos mismos. El conocimiento esotérico se ha transmitido como un guadiana, es decir a lo largo de la historia ha permanecido oculto y apenas se pueden seguir documentos históricos que nos hablen de ellos, pero en ciertos momentos históricos por alguna razón se tiene conocimiento de que esa corriente esotérica existe y se ha dado a conocer de alguna manera. Es el caso de los rosacruces que dicen proceder del faraón Akenatón y que sin embargo solo con Christian Rosenkreuz aparece en la historia occidental. Se dice que en realidad no existió y que es un alias o un nombre utilizado por un grupo de adeptos para dar a conocer ciertos documentos. Eso no es importante puesto que en toda la historia del esoterismo ha existido una obsesión casi patológica por la discreción, lo que no era extraño en otros tiempos dado que en cuanto te descuidabas podías caer en manos del santo oficio y ser torturado y quemado o en manos del reyezuelo de turno y acabar muy mal.

En estos tiempos todo ese ocultismo va desapareciendo puesto que los medios de comunicación modernos no son muy amantes de los secretos y como bien dijo el maestro Jesús, nada hay oculto que no haya de ser conocido, es decir que antes o después todo saldrá a la luz. Habitualmente los grupos esotéricos poseen documentos muy antiguos que van dando con cuentagotas, enseñanzas sistematizadas que los iniciados van conociendo a través de iniciaciones. Por todo esto habría que dejar fuera del esoterismo corrientes como el espiritismo que no se basan en documentos antiguos y sistematizados sino en la escritura automatizada dictada por entidades desencarnadas. ¿Podemos considerar como esotéricos los conocimientos que proceden de escrituras automáticas? Que los eruditos y ensayistas de turno se peleen por la catalogación. A mí lo que me importa es el tipo de conocimiento que transmiten y puedo decir que tanto el espiritismo, como el libro de Urantia (también obtenido en escritura automática) como El curso de milagros, bastante moderno y también conseguido al dictado, me parece que entroncan con los conocimientos esotéricos de las grandes corrientes iniciáticas, por ello aparecerán en esta sección.

Comprendo la desconfianza ante lo que nos pueda llegar del subconsciente, bien a través de escritura automática o bien de cualquier otra forma o por cualquier otro medio que se nos ocurra. El subconsciente es un pozo sin fondo y no debe extrañar que de él puedan salir también sapos y culebras. Todos sabemos que existe una parte oscura en nosotros, en la vida y en el universo. Todos sabemos que junto al día está la noche y que junto a personas maravillosas nuestra sociedad está plagada de criminales, pedófilos, gente sin principios éticos, auténticos monstruos. En el subconsciente está todo, también ellos y también nuestra peor cara, nuestros pensamientos más malévolos, somos al mismo tiempo Doctor Jekyll y Mr. Hyde.

La prudencia nunca está de sobra cuando tratamos estos temas, como también en cualquier circunstancia de la vida. Como dijo el maestro Jesús, sed cándidos como palomas, pero prudentes como serpientes. No nos podemos tragar todo lo que nos llegue del subconsciente, sin más. Debemos ser prudentes y poner filtros, pero yo no despreciaría nunca un agua sucia si estoy muerto de sed o un alimento embarrado si estoy muerto de hambre. Me limitaré a quitarle el barro y a comérmelo muy a gusto.

No podemos confundir el espiritismo con los juegos de la Guija. Los jueguecitos con el más allá no llevan a ninguna parte salvo a que los practicantes puedan sufrir serios trastornos mentales. No obstante lo mismo que nos podemos comunicar con nuestro subconsciente más profundo, con nuestro yo interno, con lo más profundo del universo, incluso con Dios, a través de la meditación, también podemos comunicarnos con otras entidades cósmicas o seres desencarnados a través de otros métodos. Yo no escogería el método espiritista por razones muy personales, pero no desprecio a quienes lo hacen mientras sus resultados sean elevados espiritualmente.

Aunque siempre se intentó contactar con los muertos y con el más allá desde los albores de los tiempos, en que los hechiceros o chamanes creaban rituales de contacto, no fue hasta que llegó el francés Allan Kardec que se sistematizó todas las enseñanzas o conocimientos recibidos desde el más allá en forma asequible al gran público. Los libros de Kardec son los fundamentos del espiritismo. Desconozco si existen otras aportaciones de la misma entidad al espiritismo puesto que no me he interesado lo suficiente. Sí puedo decir que he leído sus libros, he tomado notas, y los he comparado con otros libros obtenidos de escrituras automáticas, como el Libro de Urantia, el curso de milagros, y con el chamanismo de Castaneda o el budismo. Creo que en las enseñanzas espiritistas de Allan Kardec podemos encontrar muchos conocimientos que se repiten, de otra forma, en muchas corrientes esotéricas. La base viene a ser la misma, aunque algunos detalles no dejan de ser diferentes y hasta chocantes.

http://www.espiritismo.cc/

Por mi parte todo conocimiento que pueda obtener sobre el más allá será bien recibido. He leído el libro egipcio de los muertos, el libro tibetano de los muertos, los libros de Allan Kardec, el libro de Urantia y todo lo que pueda hacerme atisbar qué me encontraré en cuanto fallezca. A mí no me parece una pérdida de tiempo, lo mismo que no considero estar perdiendo el tiempo cuando planifico el mañana y diseño estrategias a largo plazo. El tiempo es fugaz y todo llega. Nunca discutiré con los que no creen en el más allá, ni caeré en sus trampas de razonar sobre por qué los muertos no se nos aparecen si existe un más allá. Es un argumento que he escuchado desde niño y que nunca me ha servido. Yo particularmente no tendría ningún interés en venir a ver a los seres queridos desde el más allá para darles un susto de muerte o « un suto de muete » que dirían Goma Espuma, los humoristas que tanto admiro. No es ninguna broma. Don Juan se lo dice también a Castaneda, contestando a una de sus innumerables y atosigantes preguntas. Le viene a decir que más le vale que no aparezca un difunto en su vida porque se iría por los pantalones. Una forma gráfica de describir el terrible impacto que supone el que otra dimensión conecte con la nuestra. Sería algo así como lo que sucede cuando materia y anteIateria contactan, que se produce una explosión terrible y todo desaparece. Cuando algo ha sido diseñado para no estar en contacto, cuando existen dimensiones paralelas, será por algo. Es lícito arriesgarse por obtener un tesoro, yo me arriesgaría por un tesoro de conocimiento, pero debemos estar muy atentos con el manejo de fuerzas que desconocemos. Si un tonto se pone en un laboratorio a hacer experimentos seguro que acaba con la cara tiznada, como mínimo, si un genio se pone a hacer experimentos puede descubrir el remedio contra el cáncer… o la bomba atómica, que no es precisamente un descubrimiento constructivo.

http://es.wikipedia.org/wiki/Allan_Kardec

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: