CURSILLO DE YOGA MENTAL 3-1

27 11 2014

CURSILLO DE YOGA MENTAL 3-1

Budismo

SALUDO BUDISTA

Para los nuevos, el saludo budista, se hace juntando las palmas de las manos a la altura del pecho, inclinando la cabeza y extendiendo las palmas hacia adelante. En el centro de las palmas poseemos unos chakras secundarios que contienen una poderosa energía. Las palmas y los dedos son el instrumento con el que manipulamos y actuamos en la realidad física. El homo labor, el hombre trabajador, utiliza fundamentalmente las manos con las que entra en contacto con el mundo material e intenta cambiarlo. A través de estos chakras, juntando la energía del lado derecho y del lado izquierdo que diría la filosofía chamánica de don Juan, y haciendo que la energía amorosa del chakra corazón llegue hasta ellas, lanzamos nuestra energía afectiva y cálida hacia los demás, en un saludo fraternal. Inclinamos la cabeza en señal de respeto hacia la chispa divina que hay en todo ser humano, como diría Milarepa.

Ahora adoptamos la postura de circuito energético abierto, piernas separadas ligeramente, brazos sin tocar el cuerpo, con las palmas hacia delante. Nos abrimos a la comunicamos, damos y recibimos. Puede que los gestos nos parezcan tontos, pero cada gesto es señal de una profunda creencia que nos lleva a actuar de una determinada manera. De la abundancia del corazón habla la boca, como dice el evangelio.

Somos incrédulos, unos pequeños santo tomases que no solo necesitamos ver, ni siquiera creemos en lo que vemos, necesitamos palpar, hurgar en la llaga del costado hasta que se vierta la sangre y podamos tocar la carne herida. Está en nuestra naturaleza humana. Nos resulta más sencillo creer en la materia que en el espíritu, en el cuerpo antes que en el alma. Incluso nos cuesta más aceptar la existencia de la mente que la del cuerpo. El cuerpo puede ser tocado y genera dolor, la mente es invisible y solo creemos en su existencia cuando genera efectos en el cuerpo físico. Creemos a pies juntillas en las enfermedades del cuerpo, pero nos cuesta creer en las enfermedades de la mente, del alma. Somos así y debemos aceptarnos como somos. Por eso los gestos son tan importantes, nos ayudan a creer, es como gritar, “no creo, pero ayuda a mi incredulidad”. No creo en el amor, pero lo transmito en un gesto, no creo en el ser humano, pero lo respeto y lo muestro así con un gesto.

PLAN PARA ESTA NUEVA ETAPA

Vamos a seguir trabajando con los ejercicios de energetización de kriyayoga. Vamos a seguir estudiando los pases mágicos de Castaneda. Vamos a utilizar los ejercicios de calentamiento de taichí, y vamos a cuidar un poco nuestro cuerpo físico con algunos estiramientos sencillos. Nuestra meta será mecanizar tanto estos ejercicios que los podamos llegar a hacer como algo rutinario, de la misma forma que al levantarnos por la mañana nos aseamos aunque estemos medio dormidos y aunque nos sintamos muy apáticos, sin fuerzas, sin esperar nada nuevo y esperanzador del nuevo día. Aún así nos aseamos, aún así, por muy mal que estemos estos ejercicios nos acompañarán como una rutina.

Avanzaremos un paso en la relajación, en la meditación y en otras técnicas como la visualización y la concentración. Iremos aprendiendo otras técnicas mentales, algunas de mi propia invención, como los ejercicios de equilibrio de la energía.

Pero sobre todo en esta etapa nos vamos a dedicar a las relaciones interpersonales, vamos a conocer sus mecanismos, cómo se comporta el ser humano en relación a sus semejantes. Para ello profundizaremos un poco más en las farsas de control, en el arte de acechar de Castaneda, en la ley de los tres círculos, en la estrategia del guerrero impecable. Pero no solo vamos a conocer teóricamente cómo funcionan las relaciones interpersonales, vamos a poner en práctica lo que aquí aprendamos. Las relaciones interpersonales son básicas en el ser humano, que no es una isla sino un ser social, de cómo llevemos nuestras relaciones interpersonales va a depender en gran medida la felicidad en nuestras vidas. Especialmente los enfermos mentales necesitamos unas buenas relaciones interpersonales. Sin ellas estamos perdidos, sin ellas estará en juego nuestra propia supervivencia. La soledad es el peor estado del ser humano y lo peor que le puede suceder a un enfermo mental. Por eso en esta nueva etapa trabajaremos por hacer nuevos amigos, por mejorar las relaciones de nuestro primer círculo y por ir atrayendo a las personas del segundo o incluso tercer círculo. Cuando alguna persona de nuestro primer círculo sea lanzada al segundo o al tercero deberemos trabajar para reintegrarla a ese primer círculo que es como el núcleo del amor en nuestra existencia. De poco nos servirán las técnicas mentales si no nos ayudan a mejorar nuestras vidas y éstas no pueden mejorar si no existe un sólido núcleo de amor en nuestro primer círculo, que vamos expandiendo poco a poco.

EJERCICIOS DE ENERGETIZACIÓN

Realizamos algunos ejercicios de kriyayoga, mezclados con taichí. Hoy dejaremos los pases mágicos para más adelante. Haremos algunos ejercicios de equilibrio de energía y tras un largo descanso veraniego retomaremos nuestro entrenamiento como atletas de la mente, del espíritu.

RELAJACIÓN

La relajación es básica, no podemos hacer nada en yoga mental si no estamos relajados. Relajamos nuestro cuerpo para que se pueda relajar nuestra mente y cuando ésta se relaje nuestras emociones se calmarán y nuestra psiquis, nuestro yo interno, nuestra alma, estará dispuesta para buscar las elevadas dimensiones espirituales. Sabemos que hay que seguir un protocolo. Necesitamos una alfombrilla, una manta, un suelo en el que nuestro cuerpo se sienta a gusto. Si tenemos música ponemos una música adecuada, quemamos incienso, ponemos una vela y la encendemos. Necesitamos una almohadilla para la nuca, para que no sufra. Entonces nos tumbamos, piernas abiertas a la altura de las caderas, brazos sin tocar el cuerpo, palmas mirando el techo en un gesto de apertura energética.

PRANAYAMA

No os aconsejé que hicierais respiraciones profundas y complejas porque ellas nos pueden alterar mucho la energía y generar pequeños mareos, vértigos, náuseas, etc. Pero es importante que trabajemos y controlemos lo básico de la respiración. Una buena respiración es diafragmática, el aire entra hasta el fondo de los pulmones y mueve el diafragma, la membrana existente entre el estómago y los pulmones. Poner un libro pesado sobre el estómago y ver si sube o baja es una excelente forma de saber si el aire penetra hasta el fondo de los pulmones o solo inhalamos una pequeña cantidad de aire. La respiración debe ser rítmica y no forzada, pero sobre todo debería ser automática e invisible, ni nos damos cuenta de que respiramos, pero lo hacemos y lo hacemos bien.

MEDITACIÓN

En esta tercera etapa cada vez habrá menos meditaciones guiadas y vosotros mismos entraréis en meditación. Cada uno debe buscar un paisaje, un lugar, en el que se sienta a gusto, una playa, una montaña, nuestro propio hogar en el mundo. Conocemos el proceso de relajación, el punto de luz baja a la planta de los pies y va subiendo aliviando tensiones. Al llegar a la glándula pineal, en el centro de la cabeza, abrimos la puerta de luz a la otra dimensión y la traspasamos. Estamos meditando. Conocemos ya la llanura oscura, un lugar de paso donde hemos visto que suceden algunas cosas y donde hemos hecho algunos ejercicios. Utilizamos la pantalla del televisor o de cine, en blanco, para visualizar nuestro paisaje y trasladarnos a él.

Antes de entrar en meditación profunda hemos relajado el cuerpo, aquietado la mente, nos hemos nutrido con la energía. Hemos practicado mantras, sonidos vocales. Respiramos rítmicamente y seguimos pasito a pasito el proceso de meditación.

Hoy vamos a relajarnos muy bien y si podemos tocaremos el sueño profundo. No iremos a parte alguna, no retomaremos el retroceso en nuestras vidas, la recapitulación, no intentaremos encontrar en vidas pasadas la causa kármica de nuestras desdichas. Tampoco iremos hacia delante, explorando el futuro. Nos limitaremos a descansar. En el mundo espiritual están los vitatrones, las partículas energéticas de que habla Yogananda y que son capaces de restaurar nuestros cuerpos, nuestras mentes, nuestras emociones heridas, nuestra psiquis y nuestras almas. Entramos en meditación como entramos en el sueño, primero muy conscientes de nuestro entorno, de la arena cosquilleante de la playa, de la calidez de la hierba, de los sonidos susurrantes de las hojas, del rumor del riachuelo cercano o del oleaje. Utilizamos nuestros sentidos para que el entorno sea relajante. Luego nos dejamos llevar como cuando vamos a la cama y somos conscientes del dormitorio y del cansancio de nuestro cuerpo, pero luego dejamos que la mente se vaya, que el cuerpo se relaje y se hiberne. Entramos en la meditación como entramos en el sueño, confiados, sin temor, dispuestos al descanso, a la tonificación, sin pensar en problemas, solo en lo bien y en lo muy descansados que vamos a estar dormidos. Dejamos que nuestro yo interno tome las riendas, cedemos el control al alma y nos olvidamos de los sentidos, de la mente, de las emociones… Así de sencilla es la meditación y así de compleja y trabajosa. Es como estar dormidos pero estando despiertos. Este es uno de los ejercicios que le enseñaba don Juan a Castaneda en el arte de ensoñar, estar dormido en estado de vigilia, caminar y actuar estando dormido.

Y ahora tras un placentero periodo de descanso y meditación regresamos como ya sabemos, despertando dedos de manos y pies, despertando el cuerpo, abriendo los ojos y sentándonos poco a poco. Finalmente nos ponemos en pie.

RECAPITULACIÓN Y PSICOTERAPIA DE GRUPO

psicoterapia%20de%20grupo

Va a ser muy importante para mejorar nuestras relaciones interpersonales. Como hacíamos en anteriores etapas deberemos autoobservarnos. Os ponía el ejemplo del personaje de las novelas de fantasía de Thomas Covenant, el incrédulo, el leproso se autoobservaba sistemáticamente varias veces al día para evitar que la falta de nervios en sus articulaciones le impidiera ser consciente de las heridas recibidas. Nosotros hacemos lo mismo, observamos cómo ha funcionado nuestro cuerpo durante la semana, si hemos comido bien, seguido una buena dieta, cómo ha respondido nuestro cuerpo al estrés, a los problemas cotidianos. Y luego pasamos al terreno emocional, cuántas veces hemos perdido el equilibrio, porqué razón, cómo nos han herido y cómo hemos herido a los demás. Cuántas veces y de qué manera hemos utilizado las farsas de control con los demás.

Cómo van las cosas en nuestro primer círculo, cómo han sido las relaciones con nuestros familiares y seres queridos. Analizamos nuestros pensamientos y sobre todo los signos de que nuestra enfermedad está avanzando, la patología que ya conocemos tan bien. Si nos hemos deprimido, hemos tenido ideas recurrentes, obsesivo-compulsivas, si nos hemos dejado llevar por pequeños delirios, por fantasías que nos han sacado de la realidad. Cómo eran esas fantasías y a dónde nos dirigían. Observamos cómo ha funcionado nuestra mente, si nos ha llevado al abismo, si ha entorpecido el camino. Si nos hemos sentido solos, si nos hemos marginado voluntariamente, si hay más negatividad que resultados positivos en nuestras relaciones interpersonales.

La auto-observación es imprescindible. Y aquí la expresamos, la vocalizamos. Como siempre comienzo yo y luego cada uno habla de cómo se ha sentido. Al ser la primera clase extenderemos la semana a todo el verano. Como sabéis este verano ha sido especialmente duro para mí, pero también para otros compañeros. Es como si pasáramos un mal ciclo. Esto que puede parecer supersticioso en realidad no lo es, se adapta a los ritmos del universo, a los ritmos cósmicos. Al día sigue la noche, a la creación la destrucción, al descanso la actividad, el ying y el yang están moviéndose de continuo, oscilando. Nosotros mismos somos mujeres u hombres, tenemos más energía femenina que masculina. Todo en el universo es dual y todo fluye, como dice el Tao. En el río de la vida del Tao hay momentos en que el agua se desliza mansamente y otros en que se producen inundaciones y destrozos. En nuestras vidas sucede lo mismo, también en nuestros entornos. A periodos de reactivación económica siguen crisis económicas. Vivimos derrochando y de pronto pasamos a tener que mirar hasta la última moneda en nuestros bolsillos. Como dijo el sabio Salomón

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: