CURSILLO DE YOGA MENTAL 3-3

15 12 2014

CURSILLO DE YOA MENTAL 3-3

SALUDO BUDISTA

EJERCICIOS DE ENERGETIZACIÓN

El chamán don Juan Mathus le dice a Castaneda algo sobre la energía que entronca con un concepto muy moderno del tema. Einstein, el gran científico moderno que revolucionó nuestro concepto del Cosmos, habla de que todo en el universo es materia o es energía, se trata de un circuito cerrado, la materia que desaparece se convierte en energía y la energía que desaparece se transforma en materia. Don Juan piensa que todos venimos a este mundo con una energía determinada que no puede aumentar ni disminuir. Cuando dejamos de utilizar esa energía, cuando la bloqueamos, morimos. Si aceptamos esto como cierto tenemos que cambiar algunos de nuestros conceptos y expresiones sobre la energía. Deberíamos revisar expresiones tales como “estoy bajo de energía”, “tengo que recargar energía”, alguien me ha robado mi energía, he dado demasiada energía a alguien.

Según don Juan lo que ocurre es que nuestra energía se desequilibra. Es como si tuviéramos una determinada cantidad de agua en un circuito de vasos comunicantes cerrado. Si el agua no está en una parte tiene que estar en otra. La sensación de pérdida de energía no es otra cosa que el vacío que se produce en un vaso cuando el agua se acumula en otro. Podemos acumular mucha energía en el cerebro y nuestros pensamientos bullen, en cambio dejamos vacía la energía del corazón y nuestras emociones se desequilibran, disminuyen en intensidad. Es lo que nos pasa cuando decimos que estamos deprimidos, hemos robado la energía del corazón y la sensación es de vacío, de incapacidad de sentir.

El yoga habla de bloqueos en nuestros canales energéticos o nadis. Es algo parecido, estamos desequilibrados, la energía se acumula en una parte de nosotros y el resto queda sin servicio. Nuestro cuerpo físico nos demuestra bien a las claras este principio. Cuando comemos la sangre acude al estómago, cuando sufrimos un shock cognitivo la sangre acude al cerebro. La energía hace lo mismo, acude allí a donde la llamamos y luego nos olvidamos de retornarla a sus correspondientes lugares.

Lo podemos hacer de dos formas, a través de centrar la atención en una parte de nuestro cuerpo físico o psíquico o moviendo el cuerpo de tal manera que la energía se desbloquea y sigue su circuito habitual, acudiendo a donde debe estar en cada momento. Cuando nos relajamos centramos la atención para equilibrar la energía, y cuando hacemos los ejercicios de energetización movemos el cuerpo para desbloquear la energía.

De ahí la importancia de estos ejercicios que hacemos en cada sesión del cursillo. Cuando estamos desequilibrados estamos generando enfermedades físicas y psíquicas, estamos cansados, agotados, derrotados, deprimidos. Nos sentimos desesperados, sin alicientes, el cuerpo reacciona con dolor para avisarnos de que algo va mal. Con esta mentalidad podemos reaccionar adecuadamente a cada situación que se presente en nuestras vidas. Los enfermos mentales tenemos que trabajar de firme estos circuitos energéticos porque nosotros, más que nadie, percibimos con extrema fuerza estos desequilibrios energéticos. Nos deprimimos, la mente entra en un bucle obsesivo-compulsivo, la energía acude a nuestra mente y entramos en un colapso, deliramos, nos centramos en nuestros pensamientos y desconectamos con la realidad. Es lo que expresa el yoga cuando nos habla de chakras cerrados o abiertos, de chakras por donde circula mal la energía y produce un desequilibrio extremo en nuestro circuito energético.

Es importante que nos acostumbremos a trabajar con estos ejercicios cuando estamos mal, calentamos con los ejercicios de taichí, hacemos los ejercicios de kriyayoga, los pases mágicos de Castaneda, los ejercicios de equilibrio de energía, los estiramientos. Es un trabajo básico si queremos, como enfermos mentales, tener una mínima garantía de que la enfermedad mental no podrá con nosotros.

RELAJACIÓN DINÁMICA

Nos acostumbramos a relajarnos paralizando el cuerpo, nos tumbamos en postura de relajación y buscamos tensiones. También se puede hacer con el movimiento. El taichí es ideal para ello. Movimientos suaves, sin prisas, sin buscar nada, dejando que el cuerpo busque el equilibrio energético por sí mismo. Hoy practicaremos algunos ejercicios de relajación dinámica, de taichí.

MEDITACIÓN

Tras la relajación dinámica nos tumbamos y sin pararnos a practicar una relajación destallada de nuestro cuerpo pasamos al estado de meditación. Somos un globo vacío, ascendemos hacia lo alto y al llegar a un lugar oscuro del espacio, ingrávidos, vamos a meditar sobre lo que realmente somos.

Comenzamos con los pies. Nos imaginamos los pies compuestos de infinitos puntos de luz. Estos puntos están unidos, vinculados, como diría Milarepa. Los átomos han intercambiado electrones y se han unido entre sí. Ahora vamos a visualizar estos puntos de luz separándose, la vinculación de los electrones se relaja y los puntos de luz se van separando… Se van separando hasta que unos pierden contacto con los otros. Se alejan y se pierden en la oscuridad del Cosmo.

Ya no tenemos pies. Hacemos lo mismo con los tobillos, pantorrillas, rodillas, muslos. Hemos perdido las extremidades. Hacemos lo mismo con el bajo vientre, con el torso. Hemos perdido una parte importante de nuestro cuerpo. Ahora perdemos los hombros, los brazos, la garganta, y finalmente la cabeza.

Los puntos de luz que componen nuestro cuerpo se han desvinculado entre sí y se han alejado, se han perdido en la oscuridad. ¿Qué somos ahora? Solo consciencia. Hemos perdido el cuerpo pero nos queda el pensamiento, el diálogo interno, la consciencia de nosotros mismos, que sigue viva sin el cuerpo. Es algo que experimentan los que pierden una extremidad en un accidente, durante algún tiempo siguen sintiendo ese miembro, el cerebro le sigue mandando órdenes, como si continuara existiendo.

Estamos en la oscuridad, estamos sin cuerpo y ahora vamos a ir disminuyendo nuestra consciencia como si fuera la llama de una vela. Ahora está brillando mucho, la llama es alta, elevada. Vamos disminuyendo esa llama, se va acortando, la luz disminuye y poco a poco la oscuridad se hace total.

Estamos sin cuerpo, la consciencia ha disminuido hasta hacerse invisible. Eso es lo que somos, un punto de oscuridad que en un momento determinado fue iluminado por la llama de una vela, ésta atrajo partículas luminosas y las fue vinculando entre sí. Una vez vinculadas se fueron haciendo pesadas y la energía se fue transformando en materia. Adquirimos un cuerpo, la llama de nuestra consciencia ha permanecido en contacto con esos puntos de luz, cuando la energía falla el cuerpo se resiente y llega la enfermedad. Cuando la psiquis, la mente, las emociones, no reciben la energía de esa llama se van deteriorando, se van bloqueando, llega un momento en el que nos sentimos incapaces de sentir el cuerpo, de pensar, de sentir emociones. Estamos enfermos, enfermos del alma y enfermos de cuerpo, enfermos en nuestra mente y enfermos en nuestras emociones.

Ahora somos oscuridad y nos dejamos atrapar por la oscuridad del universo. No percibimos nuestro cuerpo, no sentimos, no pensamos… Y ese es un estado de sueño liviano, profundizamos más y la oscuridad nos absorbe, entremos en el sueño profundo y permanecemos en él. Yo os voy llevando con el mantra EIM, cada vez más suave, cada vez más espaciado. Estamos en el sueño profundo. EEEIIIIIMMMM

No existe el tiempo, este ha pasado en el mundo real sin darnos cuenta. Ahora intensificamos la llama de nuestra consciencia y cuando se hace la luz vamos llamando a las partículas desvinculadas. Llegan las de los pies y se unen de nuevo, ya tenemos pies. Seguimos con las piernas, el torso, los brazos, la cabeza. Tenemos de nuevo cuerpo y éste no es otra cosa que las partículas que nuestra consciencia ha atraído. Ahora sabemos que la llama de la vela, la consciencia, es la que dirige todo, la que crea la salud y la enfermedad, la que crea las emociones y los pensamientos. No somos esclavos de ellos, ellos son una creación nuestra.

Y con el cuerpo llega la solidez, llega la pesadez, llega la atracción de la gravedad y con todo esto llega la consciencia de estar en un mundo material, en un mundo físico. Salimos de la meditación y percibimos la realidad, ahora conscientes de que ésta no es otra cosa que partículas que hemos atraído y vinculado a nosotros. Con la muerte nos desvinculamos de ellas, con el nacimiento atraemos partículas armonizadas con nuestros pensamientos y emociones.

RECAPITULACIÓN

Recapitulamos lo que nos ha sucedido durante la semana con este nuevo concepto en la mente. Lo que nos ha sucedido es porque lo hemos atraído. Nos hemos vinculado con el dolor, con la desgracia, con la depresión. Somos lo que atraemos, lo que la llama de la vela vincula y organiza. Podemos cambiarlo, podemos hacer que la llama atraiga, llame, lo que deseamos y no lo que rechazamos. Con este nuevo concepto analizamos nuestros problemas cotidianos. Los conflictos con los demás son un intento de vincular sus partículas a nuestra consciencia, a nuestra llama. Los demás también hacen lo mismo, intentan arrebatarnos nuestras partículas. Es lo que don Juan llama la lucha de poder. Entramos en conflicto porque queremos arrebatarles sus partículas a los demás y ellos las nuestras. Ahora sabemos que podemos desvincularnos de nuestras partículas, disminuir la intensidad de la llama de la vela y quedarnos en la oscuridad. Nadie puede arrebatarnos nada si somos un punto oscuro. Nos convertimos en un agujero negro pero sin el poder terrible de atracción.

Repasamos los deberes de la semana anterior. El ejercicio de movernos en la oscuridad en un espacio de nuestra casa. Para la semana que viene intentaremos el ejercicio chamánico de romper la rutina persona. Cambiamos nuestras rutinas, dejamos de hacer las cosas porque sí, por rutina. Hacemos cosas nuevas o las viejas a distintas horas. Dejamos de quedar atrapados por la rutina y nos hacemos los amos, somos nosotros los que creamos nuestras rutinas y no ellas las que nos crean a nosotros. Un poderoso ejercicio de acechador, como diría don Juan. La presa es rutina, el cazador observa.

SALUDO BUDISTA

QUE LA PAZ PROFUNDA NOS ACOMPAÑE A TODOS EN EL CAMINO.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: