CÓMO FUNCIONAN LAS ASOCIACIONES DE ENFERMOS MENTALES I

16 03 2015

CÓMO FUNCIONA UNA ASOCIACIÓN DE ENFERMOS MENTALES

El sábado pasado asistí a la asamblea anual ordinaria de la Asociación Luz de La Mancha, de Campo de Criptaza, para enfermos mentales y familiares. Era la primera vez que asistía a una asamblea, aunque ya llevo tres años dando un cursillo de yoga mental para la misma. Debo decir que suelo rehuir este tipo de actos porque mi fobia social lo pasa muy mal, pero una vez que he dado el paso de salir del armario de la enfermedad mental y reconocer públicamente mi condición de enfermo, con todas las consecuencias, el hacerme socio de derecho, que ya lo era de hecho, y el participar en todas las propuestas de la asociación era un paso natural.

Para los enfermos es una gran suerte que existan este tipo de asociaciones. Recuerdo que cuando fui diagnosticado como enfermo mental, tras mi primer intento de suicidio y mi internamiento en un centro psiquiátrico, a los dieciocho o diecinueve años, hubiera resultado de gran ayuda, tanto a mí como a mis padres, el tener la posibilidad de contactar con otros enfermos o familiares fuera de los centros psiquiátricos. Mis padres desconocían totalmente qué era la enfermedad mental y se limitaron a llevarme “al médico” que era lo que se hacía cuando alguien sufría algún tipo de molestia o enfermedad física. Mis padres no consideraban que lo que a mi me ocurría fuera una enfermedad. Sabían que me ocurría algo, pero como yo siempre fui un “niño rarito” no eran capaces de asumir que pudieran existir enfermedades si no tenía dolores físicos, si no te dolía la “tripita” o la cabeza o vomitabas o… En nuestro mundo occidental, tan materialista, tan físico, la mera posibilidad de la existencia de una enfermedad invisible se hace muy cuesta arriba, incluso a los científicos, o especialmente a ellos. Tuvo que venir Freud, para que los problemas de la mente, de la psicología, comenzaran a ser aceptados como verdades científicas y asumidos por una sociedad más ocupada en mantener el cuerpo sano todo el tiempo que fuera posible, que en preocuparse de “problemillas” tan estúpidos como darles vueltas a la cabeza, “a la chola”, en lugar de trabajar duro para vivir. Durante mi infancia escuché muchas veces la famosa frase de que a “este había que ponerle a pico y pala y se le pasaban todos los males”.

Mis padres estuvieron más perdidos que un elefante en una cacharrería, y yo, por mi parte, estaba demasiado ocupado en intentar sobrevivir para preocuparme de nada más. En aquel tiempo, estoy hablando de los últimos años del franquismo, no oímos hablar de asociaciones de enfermos mentales, ni de familiares de enfermos que se reunieran en parte alguna para defender sus derechos o charlar sobre sus sufrimientos, o el “castigo divino” que había caído sobre ellos. Era curioso que los enfermos fuéramos consideramos muchas veces como auténticos castigos de Dios. Uno se preguntaba enseguida qué había hecho para merecer aquello y nunca encontraba una respuesta razonable. En otro momento, especialmente en las historias de Bautista, hablaré de la historia del asociacionismo de los familiares de los enfermos mentales y del papel que desempeñó el gran Bautista.

Si hay alguien que necesite agruparse y asociarse para defender sus derechos y apoyarse mutuamente somos los enfermos mentales. Debemos ser de los pocos colectivos que aún tenemos problemas para “salir del armario” y defender públicamente nuestros derechos y nuestra propia idiosincrasia (rasgos y carácter propios y distintivos de un individuo o de una colectividad). Otros colectivos, con tantos problemas o más que nosotros, han logrado hacerse oír en los medios de comunicación y crear interesantes y poderosas estructuras para defender sus derechos. Los enfermos mentales aún seguimos en el armario, con miedo a salir en los medios y a defender nuestros derechos. Las asociaciones de familiares han hecho un formidable trabajo y una labor impresionante para intentar sacarnos a los enfermos de las catacumbas.

La asamblea se celebró en el centro cívico de Alcazar de San Juan que también pisaba por primera vez. La labor de los ayuntamientos y otros organismos públicos a favor de los colectivos más necesitados es tan imprescindible que incluso en la asamblea se habló en algún momento de hablar con partidos políticos para pedirles que incorporen a su programa nuestras reivindicaciones. Justo ahora que estamos en época de elecciones es cuando deberíamos presionar para nos tengan en cuenta. Un político solo se mira al cielo cuando truena y sabe muy bien que sin votos no es nada. Los colectivos de enfermos mentales también deberíamos extender la mano para recibir algo antes de la siembra de votos.

La asamblea se desarrolló como se desarrollan todas las asambleas de asociaciones legales. Luz de la Mancha es una asociación legal, con sus correspondientes estatutos aprobados y con sus obligaciones y derechos legales. Tras la desaparición del franquismo, con sus curiosos y esperpénticos sindicatos y asociaciones verticales, en las que se trataba de meter en una misma cazuela garbanzos y lentejas o lo que cupiera, que todo valía, comenzó una etapa que yo no viví muy de cerca porque entonces andaba de psiquiátrico en psiquiátrico. La posibilidad de que cada grupo social pueda formar una asociación para defender sus derechos ante la sociedad y el poder político, es algo tan importante que solo los que vivimos durante el franquismo somos muy conscientes del gran paso democrático que se dio en este terreno.

En cada asociación hay un presidente, vicepresidente, secretario, tesorero, o los cargos que se quieran añadir si la asociación es grande y difícil de gobernar. En este caso como los socios no son muy numerosos con los cargos que hay basta y sobra. Si mis anotaciones no son erróneas (escribí durante toda la asamblea pensando en subir este texto al blog y también para ocultar mi fobia social que me las hace pasar a veces de a kilo) hay setenta socios. Julián, el psicólogo y tesorero, especifica que en algunas familias se han hecho socios todos los componentes, algo a tener en cuenta. Existen pues unas cincuenta y tres familias que componen la asociación. Las cuotas son voluntarias, no obligatorias. Un cincuenta por ciento de socios paga cuotas y el resto del presupuesto anual sale de las subvenciones (escasísimas en tiempos de crisis) de galas para recaudar fondos, mercadillos y otras actividades que hacen de una asociación de este tipo algo muy parecido al famoso emprendedor, tan de moda ahora. Se buscan fórmulas para obtener dinero, porque sin metálico prácticamente no se podría hacer nada.

https://feafes.org/

Las cuentas son tan simples que dan risa si las comparamos con los presupuestos del Estado o con las cuentas de una empresa normal y corriente. Se puede decir que este año lo comido por lo servido. El balance es equilibrado aunque existe una deuda tradicional, casi histórica, como bromea Julián con otra asociación que dio apoyo a la nuestra en tiempos de vacas flacas. Esa deuda se va devolviendo, año a año, pero con muchas dificultades.

Se hizo un mercadillo, se hizo una gala que no aportó mucho porque se sacaron menos entradas de las previstas y el tiempo no acompañó. Debió de ser un día pasado por agua. Yo no suelo acudir a estos eventos por mi fobia pero este año imagino que sacaré fuerzas de flaqueza puesto que mi paso al frente ya es definitivo. Tras la grabación y posterior difusión del vídeo, tras el divorcio, mi apuesta por salir del armario, por dar a conocer a los enfermos mentales y por aportar todo mi apoyo a esta asociación y allí donde se me pida, ya es definitivo e irreversible. He emprendido una campaña personal que titulo “Conociendo y queriendo al enfermo mental” y cuyo lema es “No se puede querer lo que no se conoce”. Ya se verá si recibo apoyos o cómo se estructura dicha campaña. Hasta el momento, aprovechando la grabación de los videos que siguen en youtube, estoy escribiendo sobre la enfermedad mental y los enfermos mentales, con el apoyo de algunos compañeros de letras cuyos textos también aparecen en este blog, como son Lola y Gregorio. Con ayuda o sin ayuda, solo o acompañado, mi campaña seguirá y no tendrá fin. Es mi deseo intentar acabar con la leyenda negra, con las leyendas urbanas, con el desconocimiento, casi pecaminoso, que nuestra sociedad tiene sobre la enfermedad mental y los enfermos mentales. Y en ello seguiré cueste lo que cueste, hasta mi muerte, porque ahora que ya no tengo nada que perder puedo hacer cosas, que quienes tienen algo que perder, nunca se atreverán a hacer.

A pesar de que somos una asociación pequeña el repaso a la actividad del año anterior fue larga y prolija. Se pueden hacer muchas cosas si se quieren hacer, si hay voluntad y apoyos. En este sentido fue un comentario de uno de los asambleístas (aquí no vamos a dar nombres porque no son necesarios, y de lo que se trata es de que los lectores conozcan cómo funcionamos) sobre el desapego de muchos familiares y enfermos a la hora de hacer cosas y colaborar. Yo también lo noto en las clases de yoga, que empezamos unos cuantos y nos quedamos casi en cuadro al terminar cada temporada del curso y cada año va a peor. En mi caso tiene su explicación porque el yoga no es moco de pavo y uno tiene que dejar de lado muchos prejuicios e inhibiciones si quiere experimentar un nuevo camino hacia el control de su enfermedad. Pero por lo que veo esto es algo general, la gente necesita que se le anime mucho y aún así casi siempre se hecha para atrás. En este sentido se comentó la escasa participación, que luego fue a menos, en un cursillo de preparación de cuidadores para enfermos mentales. ¡Y eso que era gratuito! Como bien comentó Julián parece que si no nos cobran pensamos que nos dan gato por liebre. Venga a quejarnos de que por todo hay que pagar, y cuando lo dan gratis, no vamos porque lo que no cuesta parece que no sirve.

Entre los proyectos para este año los hay prioritarios, como se insistió mucho, y los hay secundarios, a la espera de que se pueden hacer o no. La prioridad absoluta de la asociación es conseguir que se abra la planta para enfermos mentales en el hospital La Mancha Centro, aquí en Alcázar. También se intentaría crear una residencia y conseguir que se pusieran en marcha pisos tutelados, cuyo funcionamiento conozco porque Bautista me habló de ellos y aparecerán en sus crónicas más adelante.

http://www.esquizofrenia24x7.com/di-capacitados

Continuará.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: