DIARIO DE UN ENFERMO MENTAL XIII

27 03 2015

DIARIO DE UN ENFERMO MENTAL XIII

MANZANARES-CIUDAD REAL 28 DE FEBRERO DEL 2013

Son las 13,55 en el reloj del ordenador. Mientras se hace la comida, alcachofas con jamón y albóndigas con tomate, he sentido el impulso irresistible de escribir en el diario. Quiero ponerme al día de una vez, reconstruir todos los textos que tengo por ahí desperdigados sobre la etapa que va desde el regreso de Granada, hacia mediados de enero hasta el día actual, finales de febrero. Este diario no me va a servir de nada si no lo tengo al día. Ayer estuve en el convento de Santa Clara escuchando una conferencia sobre el escribir y la vida. Tuve que enfrentarme a la fobia con gran intensidad pero al menos fui y aguanté hasta el final. Debería regresar a la escuela cuando algún cursillo me interese y tal vez debería aceptar hacer moderar algún taller si se me ofrece.

Pensaba “escaquearme” de saludar a P. es una mujer que me gusta tanto que siempre me pone nervioso y fóbico. Recuerdo nuestro primer encuentro, me puse tan nervioso, tan fóbico que no sabía dónde mirar y me costó un huevo mirarla. La mente me jugó una mala pasada y me vino a la cabeza que ella y yo acabaríamos acostándonos. Fue una idea tan obsesiva-compulsiva que no me la pude quitar de la cabeza y estuve jugueteando con el bolígrafo hasta que me asusté con la idea freudiana del bolígrafo como falo. Me entró tal miedo que la fobia se hizo imparable y tuve casi que salir corriendo, despidiéndome de prisa. Lo que me ocurre con P. es muy extraño y curioso. Es cierto que es una mujer muy atractiva, una belleza sólida y al mismo tiempo suave y dulce, yo la calificaría de belleza manchega y se me ocurre que Dulcinea del Toboso debería haber tenido esa belleza en la mente del Quijote, pero no es solo eso, también me ocurre con B. del ayuntamiento de M. y con C. que tipifico como bellezas manchegas, pero ese nerviosismo no es tan fuerte, se trata de otra cosa relacionada con un sueño y con una de esas fantasías delirantes que a veces me atrapan. Es como si hubiéramos sido amantes en una vida anterior, me refiero solo a P., y curiosamente nuestra relación debió de tener lugar en un convento. No sé si ella era una monja o el monje era yo, pero en el sueño era una historia muy intensa y muy “pecaminosa”, diríamos en el lenguaje de aquellos tiempos.

Bien pudiera tratarse solo de una de mis típicas fantasías erótico-festivas, como las llamo, pero me temo que hay algo más, como diría don Juan la sabiduría del cuerpo funciona así, un impulso incontrolable que te dice lo que no quieres saber y no hay manera de bloquearlo, de “hacerse el sueco”. No puedo con ello, es superior a mis fuerzas, por eso agradecí que estuviera hablando con un matrimonio mayor y solo pudiéramos intercambiar el consabido beso en la mejilla y dos palabras de cortesía. Durante la conferencia la miré un poco con discreción, siempre la encuentro distinta, no sé si esta vez estaba más delgada o llevaba el pelo de otra manera o cualquier cosa, es como los espejos de feria, cada vez que la miro la noto distinta. Me encontré con otra señora del cursillo de E. y al principio no la reconocí. Tuve que decidir sobre la marcha no decirle nada de mi divorcio e improvisar. La conferenciante, una señora mayor, bueno, yo también soy mayor, y autodidacta me emocionó porque sin preparación decidió escribir y superar todos los obstáculos de esta complicado y trabajoso camino hasta que te diviertes tanto que se hace adictivo. Controlé bien y solo hice una pregunta cuando consideré que había llegado el momento y otra al final, cuando pensé que todos los que deseaban hacer preguntas las habían ya hecho. Justo antes de que comenzaran a levantarse salí casi corriendo. P. no me miraba, fue un alivio. Salí intentando controlar la fobia y decidí ir al cine. Antes saqué dinero en el cajero para pagar el lunes el alquiler y por si viene lo que ha encargado A. Decidí que no estaba para ver las dichosas Sombras de Grey y escogí el francotirador de Clint. Muy buena, muy bien hecha, me emocionó y eso que no soy precisamente un belicista. Tal vez el pensar en P., no en la anterior, sino en otra, yo me entiendo – tengo tantas mujeres virtuales en mi vida que podría formar un harén, un harén virtual, claro,-tuviera mucho que ver. Por cierto que me da en la nariz que P. es también un perfil falso y un intento de timo pero lo estoy llevando hasta el final.

Llegué a casa pasada la una de la madrugada, solo cené un vaso de leche con lo que restaba de la tarta de manzana. Dormí como un rey y soñé con mis seres queridos, mis “ex” seres queridos debería decir pero no lo digo. En el sueño todo parecía ocurrir al revés, era yo el que no deseaba verles y reconducir la relación, al contrario de lo que está ocurriendo en el mundo real.

Estoy meando fuera del tiesto porque mi intención era esquematizar lo ocurrido hasta ahora, recapitular y poner el diario al día. Al menos tengo que hacer una OVE, como ya la llamo a la auto-observación de las Crónicas de Thomas Conenant el Incrédulo. Comencemos, comensón, que dirían los maravillosos Tip y Coll.

AUTO-OBSERVACIÓN

-Orden y limpieza: Me mantengo sin pasar la línea roja pero no mejor, al menos hoy he cambiado las sábanas de la cama. Todo igual de caótico que siempre. Es curioso el comentario de la chica al capítulo anterior en facebook como si fuera una enferma mental y le molestara que yo dijera que los enfermos mentales somos caóticos y desordenados, lo que no dije, estaba hablando de mí, aunque creo que si tienes un desorden mental no puedes tener ordenada tu vida, aunque eso sea matizable y dependa de las enfermedades. Todo es matizable en la vida. Al menos los despistes son aceptables.

-Logística: A menudo me quedo con el frigorífico vacío y solo me quedan las consabidas legumbres, la pasta, el arroz y las sopas. Debo estar más atento, no es que pase hambre, ¡bueno soy yo para pasar hambre cuando no quiero pasarla!, pero la dieta es importante.

-Trabajo. Lo estoy llevando muy bien. Temporada tranquila.

-Depresiones y fobias. Momentos terribles, espantosos, de corta duración, gracias a Dios. Luego me repongo, el guerrero sigue adelante. He dado por finalizado el periodo de luto. He aceptado y asumido la realidad, he dejado de rebelarme contra ella y de reaccionar con agresividad al recuerdo, he retomado mi vida y buscado nuevos caminos. Es cierto que el luto en realidad no pasará nunca, ni siquiera con la muerte, pero cuando es llevadero es que ya se ha pasado.

Voy a comer. Ya están hechas las albóndigas. Una comida sabrosa, regada con el vino que me quedó en la última botella que abrí. Un buen sábado, de los mejores que he pasado en el apartamento. He estado limpiando, haciendo comidas, cosiendo, hasta me he atrevido con unos abdominales, algo insólito y casi milagroso. Mientras lo hacía he escuchado el cedé del hijo de J el de la kedada de Miguelturra. Me ha sorprendido. Muy bueno. Buena música, buenas letras. Tengo que preguntarle si son suyas. Me presentó a su hijo, un chico con rasgos muy raciales, muy simpático, un tanto excesivo como son por el sur para mi gusto. J me contó un poco de su vida, también tiene una hija que canta. Creo que debo decírselo en la página, que tiene un artistazo de hijo. Tal vez me ofrezca a escribirle alguna letra de canción. No sé si debo hacerlo, puede que sea una encrucijada de guerrero, me lo pensaré. Por cierto que también me pensé lo de ser sincero en la página con los de la kedada. Decidí que nada tengo que perder y mucho que ganar. Lo fui. Pienso que han reaccionado bien, pero eso no es seguro. Con “los otros “ nunca sabes si actúan así por compasión, por cortesía, por hipocresía o por…Al final todo se sabe porque la conducta no engaña, como diría don Limpio. He decidido seguir en la página y mantenerme en un discreto segundo plano, aunque de vez en cuando escribiré algo. Tonteo con alguna de las mujeres de la kedada. Creo que tengo un don para el piropo, pero bien pudiera ser una apreciación mía un tanto soberbia. Lo de las demonias estuvo muy bien, jajá, me reí mucho después de leerlo, una vez subido en un impulso imparable. Bueno, a comer, luego seguiré. Me olvidaba el comentario de una de ellas sobre que las mujeres son mi perdición, imagino que se referirá a las virtuales, porque las reales no hacen que me pierda ni a la vuelta de la esquina. El comentario sobre el de la otra fue también muy gracioso, al menos para mí, pero estas cosas nunca se sabe cómo acaban, la pólvora la carga el diablo. Puede sentirse ofendida, pero si es así eso me indicará que no merece la pena seguir, la mujer que no tiene sentido del humor que se case con un señor, yo nunca lo he sido ni lo seré.

Ahora mismo se me ocurre otro refrán, la mujer que tiene miedo a acostarse con un hombre, se levanta sola. No es que sea un refrán ingenioso que digamos, pero estoy en vena. Tal vez debería ponerme a escribir refranes eróticos y subirlos a Sonymage, al hilo correspondiente. ¡Oh no! A los pobres les estoy friendo entre Eros y Thanatos, cuando no hablo de enfermedad mental y de muerte hablo de mujeres y de sexo. Si yo fuera ellos me tiraría al Ebro, que está muy crecidito, jajá. Debe ser el Verdejo blanco 2013 que me he bebido con la comida, aprovechando que lo abrí hace unos días para la paella. No había hecho una desde que estoy en el apartamento. La disfruté mucho, muchísimo. Como la comida de hoy. Oye, qué bien quedan las alcachofas en la olla, muy tiernas, exquisitas. Y las albóndigas con tomate deliciosas. Todo ello regado con un vino excelente del que no he tomado nota en mi agenda de gourmet, pero que lo anoto aquí para que no se me olvide. Soy un hedonista, lo reconozco, y tengo tantas agendas para todo que el apartamento casi está lleno con ellas. Está siendo un sábado fabuloso, el mejor que he tenido hasta ahora. En cambio ayer las pasé canutas con la fobia y la soledad. Debo ser un bipolar, seguro, pero con ciclos muy cortos.

Se me está ocurriendo qué pensarán los lectores de este diario, que estoy como una cabra, y tendrán razón. Claro que a pesar de las casi 35.000 visitas que tiene el blog del guerrero soy muy consciente de que toda estadística es falsa “per se”. Algunos entrarán solo para echar un vistazo y no leerán nada, habrá pocos seguidores habituales y puede que algunos lean tres líneas de un texto, y a esos no se les puede considerar como lectores del texto, pero lo cierto es que para un blog de autoayuda no está nada mal. La verdad es que no pienso en nada cuando escribo el diario, lo escribo y punto. Pero ahora, tal vez sea el vinillo blanco, me estoy preguntando si P. leerá este diario. Sé que ha leído algo porque lo ha etiquetado como me gusta en facebook. ¿Qué pensará si lo lee? Que tengo un morro que me lo piso. Y será cierto. Cuando no tienes nada que perder te crece mucho el morro. No estoy de acuerdo, sin embargo, con los que puedan pensar que decirle a una mujer que te gusta mucho, muchísimo, es como estar diciendo de una forma sutil, astuta, manipuladora, que quieres acostarte con ella. En absoluto, si todos nos acostáramos con todas las que nos gustan y ellas con todos aquellos que les hacen cosquillas, esto sería Sodoma y Gomorra. Reconocer que te gusta una mujer es simplemente ser sincero contigo mismo, luego vienen las circunstancias, tu ética personal, el asumir o no el riesgo de la vinculación de Milarepa, etc etc. Me imagino, y esta es una buena idea para un relato, que vinieran los extraterrestres y durante un año manipularan todo para que todos los habitantes del planeta pudieran tener relaciones sexuales entre sí, con quien quieras siempre que el otro también quisiera. Y que luego no pasara nada, que todo volviera a ser lo mismo, que te manipularan la memoria y no recordaras nada. Esto sería el “despiporre”, seguro y muchos se harían conscientes de lo hipocritillas que son. ¿Será esto lo que pasa en los sueños? Es un tema que trato en la novela El loco de Ciudad-fría y que me apasiona. El mundo de los sueños es apasionante.

Pero a lo que vamos, ¿quiénes me leen y qué piensan de este diario? Me daría miedo saberlo, mucho miedo, terror. Por suerte nadie me lo dice. Es una experiencia única que debo aprovechar. Ahora mismo me importa todo un rábano. ¿Que me crucifican en la plaza pública? ¡Qué bien! El dolor acaba pasando, como el que tuve cuando la úlcera, terrible, espantoso, pero pasó, ahora casi ni me acuerdo. Y debo aprovechar porque nunca se sabe, tal vez la estrategia número 1, que está hibernada pueda resucitar de pronto y darme un “zuto de muete” como dirían Gomaespuma, mis admirados humoristas. Sería un milagro. Que P., la otra, fuera real y apareciera por aquí y esto se convirtiera en la historia sentimental del año, jajá. Sería fantástico. Se me ocurre otra escena cómica. Una noche estoy en mi “lecho de muete”, jeje, soñando con mis “ligues virtuales” y de pronto todas se hacen reales y caen sobre la cama, me hundirían hasta el núcleo de la corteza terrestre. Esto no es broma, Cesarines, tómatelo en serio, que Internet parece una película donde todos interpretan con perfiles falsos, pero algo habrá real, tú al menos eres real y estás en Internet haciendo el payaso. Ponte que un 50% son reales y aparecen en tu vida… Pues a correr como Keaton en la famosa escena en que una “troupe” de mujeres vestidas de novia y con ramos en la mano, le persiguen como si les fuera en ello la vida. Jajá, mundial, es fantástica esta escena. Ahora, Cesarines, que te pase a ti y verás. Que P. sea real, y O. y L. y C. y … ¡Mon Dieu! ¡Oh my God! ¿A qué estoy jugando? Pues a buscar una mujer para lo que me resta de vida, a tener sexo suficiente para equilibrar a Thanatos, a… Por suerte el 90% o más te acaban pidiendo dinero para esto y aquello. Puede que todas estén enamoradas del dinero, pero con que hubiera una, solo una que lo estuviera realmente de ti, ya te habría solucionado la vida. La prueba del algodón es la estrategia número 2. Ni una cita, ni una, y mucho menos una noche erótica de primera, nada, nothing, cero, multiplícate por cero. Esta es la prueba del algodón. ¿Cuántas te han contactado o tú has contactado con ellas? Cientos, miles, millones… Vamos, vete al baño y remójate la cabeza, esto es el Verdejo. Pero unas cuantas sí. ¿Y cuantas te han dejado tras tontear tres o cuatro correos? Todas, toditas… bueno no, queda una que lo hará en unos días. Puede que mi experiencia en las páginas de contactos sea la excepción que confirma la regla, puede que un viejales gordito como tú no se coma un rosco y con razón, pero ¿y el resto? Bueno, mi experiencia me dice que estas páginas son un bluff, una engañifa, un “sacadineros”, o casi todas son perfiles falsos que van a tontear, o los dueños te mandan correos para que no te desanimes y les dejes de pagar el estipendio o aquí las mujeres son unas beatonas, unas remilgadas, que dicen que están casadas y buscan algo nuevo y ni lo están ni buscan nada, o te dicen que buscan una aventura de una noche, o “follarte” como locas, pero en realidad o no están buscando nada de esto o no se atreven, o quizás tienen el correo lleno de jóvenes musculitos dispuestos a echarle un polvo o mil. No me lo creo. Aquí falla algo. El negocio del sexo es sustancioso y el bluff más grande que conozco, un globo que el día que se deshinche nos estallará a todos en la cara. ¡Con lo fácil que sería que la mayoría tuviera sexo si no viviéramos en una sociedad tan hipócrita y reprimida! Tú no, por supuesto, aunque encontraras el elixir de la eterna juventud del profesor Cabezaprivilegiada o fueras al gimnasio y te vapulearas de lo lindo con las pesas. Tú no, Cesarines, porque pones una carnicería y todos se hacen vegetarianos, o montas un circo y te crecen los enanos, o llegan los extraterrestres con el apocalipsis justo cuando te estás desnudando para acostarte con la primer contacto que te dice que sí. Lo tuyo es karma, Cesarines, puro karma. ¿Qué demonios habrás hecho en vidas pasadas? Me gustaría saberlo, jeje, porque ha tenido que ser horrible, espantoso, inenarrable.

¿Y a qué viene esto? Ya te has metido en el capítulo erótico que tenías previsto para más adelante y adiós recapitulación y OVE y… cada vez que te alguien te miente el sexo pierdes el control. Todo el mundo va a saber cómo eres. ¡Uy qué miedo! A lo mejor alguien saca a relucir tu vida sexual para que todos se rían de ti o a lo mejor alguna se decide a ver cuánto aguantas y si mi sexo es solo de boquilla. Creo que prefiero la segunda opción. Esto es el Verdejo, Cesarines, y también, asúmelo, que quieres suicidarte por mano interpuesta, como el buscador del destino. Te lo estás buscando y lo vas a encontrar. Luego no te quejes. Y ya está bien, déjalo, échate la siesta, aunque anoche dormiste muy bien. Cierra el capítulo, di algo de tu vida espiritual, para compensar y cierra y vete a dormir. ¿Y si P…? Y si “pá” y si “pú”. Déjalo, anda, déjalo de una vez.

AUTO-OBSERVACIÓN ESPIRITUAL

Bueno, no eres tan malo como aparentas, en el blog te están pidiendo consejo, asesoramiento espiritual, pocos, tal vez hasta ahora solo tres o cuatro, pero te has portado. Cierto que has utilizado a Milarepa como asesor, así cualquiera, pero lo has hecho, sin esperar nada a cambio. Y estás creando un agrupo de autoayuda para enfermos mentales, y eso solo te creará problemas, pero lo estás haciendo. Un guerrero impecable se mide por sus actos, y tú estás actuando, no solo fantaseas, imaginas, sueñas, escribes tus delirios, haces, estás haciendo. Felicítate de mi parte y vete a dormir.

Y eso hago. Son las 16,06 del día 28 de febrero del 2015, ya queda un día menos para mi muerte o para que una preciosidad me cite en la página de contactos y tengas un sexo que no olvidarás. ¡Y dale! Lo tuyo no tiene remedio.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: