MI VIDA ONÍRICA II

28 05 2015

MI VIDA ONÍRICA II

León 18-12-2007

-J.R. está imprimiendo una especie de trabajo en forma de periódico en mi impresora. Le digo que va a terminar la tinta de colores. El escritor J.M. parece que me enseña mentalmente a buscar en Gogle temas programados. Encuentro algunos de esos temas. Lo que se está imprimiendo es como un periódico digital. Estoy hablando con J.R., un J.R. extraño, en una cafetería, hay un pintor que dibuja de forma rápida y muy bien sobre un papel. Me asombro. El habla del trabajo y el tiempo. Hablo de mis más de veinte años trabajando como escritor. Sitúo la escena en un tiempo futuro.

Olvidado un sueño referente a una internauta sudamericana. Olvidado otro sueño, una conversación con el escritor S.D.

COMENTARIO

Los sueños con J y JR siguen siendo una incógnita para mí. Formaron parte de mi vida en una etapa complicada y muy intensa, pero hace años que no sé nada de ellos. Tanto sueño repetido para mí solo puede indicar que son sueños compartidos, pero aún así son muy extraños.

El que mi actividad virtual, especialmente en aquellos años, aparezca de forma reiterada en sueños es normal, como lo es el tema de los escritores y mi faceta de escritor. Creo recordar que por entonces imprimía mucho, estaba organizando mis escritos y formando álbumes con fotos, una especie de novelas ilustradas que aún hoy sigo manteniendo. Existe la posibilidad de que alguna de estas escenas pueda llegar a realizarse en el futuro, aunque más bien creo que se trata de escenas mentales que ocurren en sueños o bien forman parte de la vida astral que todos llevamos en sueños. Hubo un tiempo en que me asustaba esta posibilidad, pensaba que muchos sueños podían ser premonitorios, ahora creo que pueden formar parte de mi vida astral u onírica, pero que no tienen por qué llegar a ocurrir en la realidad.

LEON  19-12-2007

C-CINE

Estoy en la entrada de un cine, hay mucha gente. Una mujer madura se siente atraída por un joven. Ignoro si soy yo. Estoy en el cine, con C. nos sentamos para ver una película que ya hemos visto. Tiene cierto parecido con la vida es bella. Entramos dentro de la película. Obsesión por la comida, patatas con habas verdes. C. parece haberse acercado a una ventana para ver el paisaje. Luego resulta que no es ella, es otra, ella sigue a mi lado.

Olvidado los sueños restantes.

COMENTARIO

Por eso nunca descarto la posibilidad de que algunos sueños puedan ser premonitorios, porque  a veces ocurre que se hacen realidad en el futuro. Este sueño para mí está muy claro. Siete años más tarde iría al cine con C. y sería la última película que veríamos juntos. Incluso recuerdo que la película me afectó mucho, era como un dejá vu, como si esa escena ya la hubiera vivido en sueños. Salí muy tocado del cine. La otra escena es como una interferencia, como una ráfaga de lo que luego serían mis pensamientos y mi vida, la posibilidad de que otras mujeres formaran parte de ella no era algo que tuviera asumido en la época del sueño, pero el tiempo ha dado la razón al sueño. C. se fue de mi vida y existe la posibilidad de que otras mujeres puedan formar parte de ella.

LEÓN 20-12-2007

SUEÑO ITALIANO

En Italia. Dos pueblos de nombres largos y muy italianos, especialmente uno. En un montículo o pequeña montaña. Está cerca. Hay una carretera con curvas. También se puede ir de un pueblo a otro por el monte, un camino de tierra les une. Lo recorro con facilidad. Vivo en una casa o pensión del pueblo. Hay una mujer despampanante, madura, desnuda. Se acuesta con todo el mundo. Me acuesto con ella. Se acuesta con otro con el que comparte casa.

SUEÑO USA

Estoy en un piso. Se que es USA porque llega una carta a mi nombre. Esto lo veo muy claro en el sueño, letras en negro, imitando mi firma. En azul el nombre de la editorial. Es un sobre abultado. Lo abro, intento leerlo en el sueño. Soy consciente de que como sucede en la Rueda del tiempo, la saga de Robert Jordan, sino me centro las hojas desaparecen antes de que pueda leerlas. Abandono, dejo de intentar leer. Transición a un sueño psicopático. Parece Hanibal Lector de joven, típico uniforme que lleva en la celda. Ha secuestrado niños, un niño tonto le sigue arrastrando un peluche. Se ha cargado a alguien. Secuestra niños para que no sean testigos. Devuelve a algunos en bolsas de plástico. La escena tiene lugar en una cochera. Psicópata escondido en un montón de estiercol. Se levanta, lo estoy viendo, soy un taxista. El me sigue, quiere acabar conmigo. Huyo. Visión desde fuera, soy un espectador. Una calle, el coche sale corriendo. Psicópata lo persigue andando. En un bar típicamente americano. Entra con el uniforme. Se dirige hacia alguien que está tas la barra. Rompe botellas. Apuñala al hombre del mostrador. No quiero verlo, es como una escena de una película, la cámara se detiene antes de mostrar la escena sanguinaria.

Estoy viendo algunas hojas de este cuaderno. Estoy grapando otras hojas. Parece un sueño importante.

Estoy en la cocina, entra S. Es de mañana, la luz del día es clara. Tiene serios problemas. Pienso que puede ser la regla. Tiene que cambiarse en el servicio, al fondo. Me comporto como si eso fuera normal, como si no fuera la primera vez. Parece acompañarla una de sus amigas. Se trata de I. Hay un doctor o farmacéutico con bata que la acompaña. Pienso que la han llevado a un hospital. Tiene gafas de hueso negras. Hay un niño, viene hacia mí. Le tomo en brazos. Le pregunto si quiere verme cocinar. Me dice que no.

Se trata de un sueño único, con diferentes escenas enlazadas. Mi mente salta con facilidad de una a otra. He logrado que la programación tuviera éxito. Me había propuesto ser consciente del salto entre escena y escena en el sueño.

COMENTARIO

No he dejado de programar mis sueños, intentando que sean lúcidos y tratando  de conseguir que ciertas técnicas funcionen. Como describo en el sueño iniciático de mi novela “El loco de Ciudadfría” estoy convencido de que en los sueños no existe el tiempo ni el espacio, viajamos con nuestra mente, proyectada, o con el cuerpo astral. De esta forma se pueden dar al mismo tiempo escenas que no parecen tener el menor vínculo temporal o espacial entre ellas. Esto se debe a que nuestra mente actual contacta con nuestra mente futura y percibe a través de ella escenas que en el presente no tienen el menor sentido, pero que lo tendrán en el futuro. Hubo un tiempo en el que me obsesioné con aprovechar las horas de sueño para viajar al futuro y ver los posibles problemas que la vida me iba a deparar e intentar solucionarlos o al menos hacer la elección más positiva. Ahora sé que puede hacerse pero es algo tan complicado y disparatado que solo puede traer confusión.

El miedo, el terror que sentía entonces a que mi enfermedad mental acabara por volverme loco, a perder a mi esposa, a mi familia, me hizo programar mis sueños para ver el futuro y poder decidir con antelación. Tras la explosión de gas en el piso sufrí un trauma espantoso y mi vida cambió para siempre. Uno de esos cambios fue esa obsesión por viajar el futuro en sueños y evitar posibles tragedias. De hecho creo que uno de esos sueños fue premonitorio y desconozco si pude cambiar algo pero el resultado de la posible tragedia fue muy diferente a la posibilidad que me mostraba el sueño, todo salió bien, gracias a Dios.

No recuerdo si por aquel entonces acababa de sufrir otra crisis terrible que a punto estuvo de costarme la separación. De rodillas imploré una última oportunidad, que se me dio, pero que al cabo de siete años no ha servido para nada. Es posible que el sueño fuera anterior al viaje de reconciliación en el crucero que nos llevó a Italia. Tal como anoté el sueño parece que ese viaje aún no se había producido. Es difícil saber si las escenas del sueño se refieren al viaje o tal vez solo sea la escena de una película con un paisaje italiano. Una de las cosas que he aprendido estudiando mis sueños es que una escena vista en el cine o en la televisión en sueños puede ser tan real como si el soñador estuviera allí en carne y hueso. Incluso nuestros pensamientos y fantasías no se consiguen diferenciar de la realidad, de ahí que haya que ser muy prudente al interpretar los sueños, es posible que lo que pensamos va a suceder en el futuro solo sea algo que vamos a pensar en el futuro, solo eso. Equivocarse y verlo como real, como premonitorio puede hacernos tomar graves decisiones erróneas.

De nuevo la escena de la mujer se ha colado de rondón en el sueño. Entonces no tenía sentido pero ahora sí puede tenerlo. Tal vez sea una fantasía o puede que llegue a vivir algo así, ahora es posible, entonces muy improbable. Una escena del futuro que se cuela en una escena del presente puede descolocar al soñador que no le encuentra el menor sentido.

Respecto al sueño USA está claro que estaba muy obsesionado con el viaje de S. a N. Y. Y quería evitar cualquier problema grave, adelantándome en sueños a posibles incidentes. La carta y la editorial tal vez fuera una intromisión de otra escena. En efecto, publiqué a través de Internet un libro y recibí en un paquete varios ejemplares. Creo recordar que entonces estaba un poco obsesionado con publicar. Había tenido un sueño en el que recibía un paquete con libros. Lo interpreté como que una editorial me publicaba una novela, en cambio la realidad fue muy diferente, se trataba de una editorial virtual y yo pagué la edición y los ejemplares. La interpretación del sueño fue muy errónea, pero el sueño no estaba equivocado.

La lectura en sueños es un gran logro de mi programación onírica. Basándome en los caminantes de sueños de la saga de Jordan intenté hacer yo lo mismo. Me costó mucho, pero al final lo logré, he conseguido numerosos sueños en los que estoy leyendo un libro, una hoja en concreto Es muy, muy difícil, ha sido un gran logro. Creo que por entonces debía de estar en plena lectura de la saga y eso tuvo que influir en mis sueños necesariamente.

En cuanto al psicópata resulta curioso que ahora mismo esté viendo la serie de Hanibal. Al fin he contratado Internet en el apartamento, cansado de los problemas con el sistema operativo. Aprovechando que se me rompió el anterior móvil digital que me había regalado prácticamente mi operadora compré otro y al tiempo contraté Internet y canales por cable. Eso me está permitiendo ver esa serie. Sin duda puede tratarse de una escena del futuro que se coló de rondón, lo mismo que esa parte en la que yo estoy viendo este cuaderno del que he copiado los sueños. Aunque parezca imposible las escenas del presente y del futuro pueden coincidir en un mismo sueño, la separación del tiempo es como un tabique de papel de fumar, la mente pasa de un tabique a otro sin problemas y las escenas pierden su cronología.

También en aquella época me preocupaba S. y me programé para adelantarme en sueños a los posibles problemas que pudiera tener. La escena del sueño no la presencié nunca en la realidad pero no es descartable que mi “espionaje” onírico me trajera escenas extrañas que en el sueño no parecen tener el menor sentido.

El tema del niño, a quien yo denominé con un nombre curioso y extraño, porque se repitió en muchos sueños, es algo que sigue siendo una incógnita para mí. He descartado que pudiera ser yo de niño. Parece que ahora resulta imposible que se trate de un nieto puesto que yo nunca tendré nietos en mis brazos. Pero tanta reiteración con el sueño me ha hecho pensar que podría tratarse de una rama del futuro que hubiera ocurrido de no haberse producido la tragedia personal que tanto quise evitar.

En resumen, los sueños no deben tomarse a la ligera, pero tampoco  deben ser interpretados a la pata la llana porque se mezclan fantasías y escenas puramente mentales con otras reales. Escenas que ocurren en el mundo onírico o astral parecen absolutamente reales. Escenas que parecen enlazadas cronológicamente, una tras otra, pueden estar distanciadas por muchos años. El sueño es un complejo laberinto y me temo que yo cometí el error de interpretar determinados sueños como realidades premonitorias. De lo que sí estoy seguro es de que existen muchos ramales del futuro. En cada encrucijada de nuestras vidas al menos es posible tomar dos decisiones, según la que tomemos el camino será muy distinto al que nos esperaría si la decisión fuera otra. Todos estos ramales no se pierden, quedan, como en el universo cuántico, en una dimensión paralela a la que podemos acceder en sueños. Determinadas escenas pueden formar parte de un universo al que habríamos accedido si hubiéramos tomado determinada decisión en una encrucijada de nuestra vida y no otra, muy distinta.

Lo que si parece claro es que de alguna manera se me mostró mi futuro en sueños. Estoy convencido de que llegué a ver escenas completas y pude tomar decisiones que ahora, al recordar solo pequeños apuntes de vagos recuerdos oníricos, no puedo deducir si las decisiones fueron equivocadas o no, si fueron errores o lúcidas decisiones en base a los posibles caminos a elegir.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: