MI VIDA ONÍRICA III

23 06 2015

MI VIDA ONÍRICA III

Dalí

León 21-12-2007

SUEÑO DE C.H-REPETIDO

Estoy en el barra de C.H. tomando algo/ Hago un comentario ingenuo y recibo aprobación y recompensa.

COMENTARIO

En aquella época soñaba mucho con CH seguramente debido a que escuchaba mucho la radio. En el índice de mi sueño hay numerosas entradas a sueños con CH. Me caía bien, me resultaba simpático, me gustaba su sentido del humor, envidiaba su suerte en la vida. Con el tiempo muchos de estos sueños comenzaron a resultarme desagradables, vivía escenas de su vida, compartía sus problemas, de pareja, familiares, la relación con sus hijos, sus amigos, su entorno. Era una auténtica pesadilla. Intenté bloquearlo, me programé para no tener sueños con él. Fue en vano. Incluso llegué a vivir un sueño terrible, el hecho más dramático de su vida. Solo con el tiempo y cuando dejé de escuchar tanto la radio, los sueños fueron remitiendo.

Mi interpretación, entonces, como ahora, se refiere a la relación que tenemos las personas en el mundo de los sueños, el mundo astral. El hecho de estar en un cuerpo determinado, viviendo una vida concreta, que hayamos olvidado nuestras vidas pasadas, no nos impide, cuando entramos al mundo de los sueños, al mundo astral, saber quiénes somos, las vidas que hemos vivido, los amigos que hemos tenido, nuestras amantes, nuestras parejas, nuestros trabajos, nuestras posiciones en la vida. Claro que todo esto depende de nuestra evolución, mientras un maestro espiritual muy avanzado podría recordarlo todo, todas sus vidas, a todas las personas con las que se ha relacionado, una persona poco evolucionada apenas tendría recuerdos. Cuando despertamos no logramos recordar ni el uno por ciento de lo que vivimos en sueños, y eso siendo generosos. Tras muchos años de anotar sueños, de intentar recordar al despertar, debo admitir que hay muchos más sueños que no recuerdo que aquellos que he anotado. Y lo sé porque al despertar, por cada sueño que recuerdo y anoto, hay al menos media docena que han permanecido en mi mente unos segundos al despertar y luego se han esfumado y estoy seguro que hay muchos más que de los que ni siquiera tengo consciencia porque los he olvidado por completo.

Estoy seguro de que mis amigos de vidas pasadas, mis parejas, mis amores, mis enemigos, están aquí, en esta vida, muchos estarán lejos y ni los conozco, otros están cerca, muy cerca, y algunos hay que aunque estén lejos son conocidos, famosos, salen en los medios de comunicación, y por lo tanto tengo consciencia de su existencia. El karma es implacable, podemos elegir vivir al lado de ciertos amigos o vivir con personas con las que hemos mantenido una relación de pareja, pero el karma siempre se impone, él elige por nosotros, las personas que vamos a conocer, con quién vamos a vivir en pareja, en qué familia nacemos, cómo pagaremos nuestras deudas kármicas con otras personas… Estoy seguro de que CH y yo fuimos amigos en otra vida, tuvimos una relación afectiva importante, pero el karma nos separó, ahora él no sabe de mi existencia y yo solo puedo saber de él a distancia. No obstante en sueños no hay esas barreras y los amigos se reúnen, los amantes se reúnen, los familiares, fallecidos o vivos se unen para hablar de sus cosas. Solo así puedo entender que en sueños haya visto escenas muy íntimas de CH y sobre todo que viviera aquel terrible episodio de su vida. No recuerdo si fue antes de que ocurriera o después. Poco importa porque estas cosas no pueden evitarse. No puedes llamar por teléfono y decirle, oye, que soy X y he tenido un sueño, ten cuidado, no hagas esto o no hagas lo otro. Estas cosas no funcionan, nunca, mejor es aceptarlas como son.

La explicación de que tuve muchos sueños con CH porque escuchaba mucho la radio es bastante tonta. Escuchaba a otros por la radio, veía a otros por televisión, conocía la existencia de muchos conocidos, famosos y famosillos, y sin embargo con algunos no soñé nunca. La explicación de que solo soñaba con los que me caían bien es también ridícula, no he soñado con grandes escritores a los que admiro y con los que me hubiera gustado hablar en sueños, no he soñado con mujeres que me gustan mucho y sin embargo he tenido sueños eróticos con otras que no me resultan tan atractivas. Como es arriba es abajo, dice el Kybalión. Si aquí no hablamos ni nos relacionamos con ciertas personas, porque las circunstancias no lo han permitido, aunque nos caigan bien, aunque nos hubiera gustado, en sueños, aunque podamos trasladarnos a más velocidad que la luz, con nuestras mentes, y estar al lado de cualquier persona, no nos aceptarán si no somos amigos o conseguimos serlo. No podemos relacionarnos con aquellos que nos rechazan. Es la figura del guardián del umbral, que estudié con los rosacruces. Nosotros mismos somos nuestros propios guardianes, no dejamos entrar en nuestras casas a quien no queremos que entre.

He tenido sueños con personas famosas o conocidas, por lo que me inclino a pensar que mi karma me separó de ellos y que en alguna vida pasada ocupé alguna posición social relevante. Mi mal karma me ha llevado a ocupar una posición social baja, aunque no tanto como para pensar que mi karma era malísimo. En realidad tampoco lo tengo claro, puesto que pude haber elegido vivir estas experiencias para evolucionar más deprisa, y entonces no podría echarle la culpa al karma. Los sueños con personas famosas ocupan un importante lugar en mi índice de sueños. Podría deducir que soy muy soberbio, narcisista, megalómano y por eso sueño con gente famosa, porque quiero ser famoso, pero es una explicación demasiado sencilla. No explica por qué sueño con algunos y no con otros, por ejemplo.

sueños eróticos

SUEÑO ERÓTICO

Estoy con una chica joven, lleva gafas (¿podría ser la profesora de b que vi ayer?) Hablamos y ella me seduce para que la acompañe a su coche a la casa del pueblo/ Está desnuda, tiene el sexo muy peludo, el vello púbico(¿es el conejo del que escuché hablar estos días?)/ Hacemos el amor una vez, antes de hacerlo la segunda suena su móvil, tiene que volver por un problema, al parecer trabaja en una inmobiliaria/ Intento convencerla para otro rápido antes de que regresemos/ Vamos en su coche. Le propongo quedar luego en su casa y seguir con lo nuestro.

COMENTARIO

Los sueños eróticos son mucho menos frecuentes de lo que yo desearía. De hecho en algunas etapas de mi vida me he programado para tenerlos sin mucho éxito, todo sea dicho. Si tuviera que hacer una estadística, diría que no llegan ni al uno por ciento, incluso menos. No necesito ninguna explicación rebuscada, en el mundo de la vigilia, en la vida cotidiana, el sexo ocupa un lugar muy pobre, no es de extrañar que suceda lo mismo en los sueños. La explicación de que tenemos sueños eróticos cuando estamos muy necesitados me parece una tontería porque tendríamos muchos más sueños eróticos si fuera así. Aún no he encontrado una explicación satisfactoria a los sueños eróticos, al sexo onírico. Una de mis preguntas a la maestra rosacruz, que dio lugar a una carta suya bastante desagradable y que me llevó a tomar la decisión de abandonar, iba en ese sentido. Si tenemos un cuerpo astral que sale del cuerpo físico, que vive en la dimensión onírica, astral, si ese cuerpo tiene determinadas cualidades, como el viaje sin obstáculos, el estar al lado de una persona cuando pensamos en ella, como nos enseñaban en el tema de las proyecciones mentales, y si ese cuerpo astral es un perfecto clon, un doble casi idéntico a nuestro cuerpo físico, entonces… Y aquí venía el tema peliagudo. El terreno erótico no era el más problemático, a mí, particularmente me preocupaba más la magia negra, por ejemplo, pero parece que el sexo es lo que más molesta, incluso en temas esotéricos.

Mis preguntas eran muy sencillas, casi ingenuas. ¿Es posible que una mujer a la que gusto, que me desea, que tiene fantasías eróticas conmigo, pueda proyectar su mente, su cuerpo astral, en sueños o en el mundo real y yo percibir sus pensamientos, sus emociones, incluso su cuerpo astral a mi lado, mientras intenta tener sexo conmigo? Y al revés, naturalmente, ¿puedo yo pensar en una mujer que me gusta, fantasear con que tengo relaciones sexuales con ella y mi mente se proyecta o mi cuerpo astral y yo vivo esa experiencia como si fuera real, incluso ella podría percibirla como real? Aunque hice muchas preguntas de todo tipo éstas fueron las que realmente molestaron. Podría pensarse que eran preguntas morbosas, superficiales, propias de una mente pervertida, pero en realidad para mí eran cruciales porque estaba teniendo experiencias muy fuertes de este tipo, y no solo en sueños. Me atormentaba pensar que yo podía proyectarme, proyectar mi cuerpo astral y tener sexo con mujeres y que ellas lo notaran. Incluso si ocurría al revés me preocupaba mucho, porque yo no quería vivir ninguna experiencia no controlada y decidida por mí, ninguna, ni siquiera experiencias sexuales. Yo entonces era bastante estricto con una ética que hoy no comparto, y bastante ingenuo en ciertas cuestiones. Cuando planteé este tema a “compañeros de camino” casi se rieron de mí, si fuera así, vinieron a decirme, por qué no disfrutas y dejas de darle vueltas a estas cuestiones. Pero yo no podía, me atormentaba inútilmente.

LoveofSouls

Todas las implicaciones de un tema tan peliagudo las planteo en mi novela El loco de Ciudadfría, sobre todo en el capítulo titulado “El sueño iniciático”. Las implicaciones son terribles o si se prefiere divertidamente placenteras. ¿Tenemos sexo en sueños aunque no lo recordemos? ¿Es cierto, como he leído por ahí, que los hombres tenemos siempre erecciones en sueños, sobre todo en la fase REM? ¿Esto indica que tenemos relaciones sexuales en sueños y que a los hombres se nos nota más por razones obvias? Si en sueños podemos hablar con amigos o familiares, visitarles, visitar a otras personas, si es el sueño otra vida diferente a la que llevamos durante la vigilia, las preguntas se atropellan. ¿Tiene nuestro cuerpo astral sexo? ¿Es nuestro cuerpo astral casi idéntico al cuerpo físico, con todos sur órganos, menos los sexuales? ¿Por qué razón? Recordé entonces la frase del maestro Jesús cuando le preguntan si en el más allá se casan o no. Viene a decir que seremos como ángeles en el cielo, y al parecer los ángeles no tienen sexo. Estoy convencido de que no funcionamos igual con el cuerpo astral que con el físico, el primero puede viajar sin obstáculos, ni en el espacio ni en el tiempo, puede existir telepatía, podemos transmitir pensamientos y emociones con el simple contacto, podemos hacer infinidad de cosas que no podríamos hacer con el cuerpo físico. Mi pregunta es clara, ¿también sexo? ¿Tenemos los hombre un miembro viril astral y las mujeres una vagina astral? Y si no es así por qué razón, si tenemos un tercer ojo, un corazón astral, unos órganos astrales que son duplicados de los físicos. La posibilidad de que tengamos una vida onírica muy parecida a la física, solo que sin trabajar, sin comer, sin desplazarnos en el espacio, etc, es algo apabullante, nos deja sin aliento, porque las implicaciones son tremendas, y las sexuales aún más. Podríamos viajar en sueños para ver a alguien que nos gusta y tener relaciones sexuales con él. Esto podría explicar por qué muchas parejas se separan y encuentran otras y por qué los celos son a veces tan locos, tan sin sentido. En el capítulo de mi novela, El sueño iniciático, me planteo este tema y no consigo abarcar todo el abanico de posibilidades, es inmenso. No parece probable que existan violaciones astrales, porque el guardián del umbral es terrible y poderoso, pero dejando aparte esto, siempre existiría el sexo consentido, la seducción, la obsesión o posesión por parte de entidades astrales.

Tanto es así que para explicarme algunas experiencias muy fuertes que tuve en este sentido, recurrí a los demonios. En algunas corrientes esotéricas se habla de íncubos y súcubos. Demonios que buscan tener sexo con nosotros para robarnos la energía. Eso me aterrorizó durante un tiempo. Pero lo deseché pronto, todo parecía bastante más natural, mis experiencias siempre eran con mujeres a las que deseaba o a las que permitiría tener sexo conmigo así lo querían. Me estoy refiriendo a sueños, pero también a experiencias en estado de vigilia. Es curioso que ahora que no tengo el menor problema en ese sentido, para tener sexo con mujeres, con cualquier mujer, proyectada o no, incluso con íncubos y súcubos, con lo que sea, haya dejado prácticamente de tener sueños eróticos. Hay algo extraño en todo esto, algo misterioso que aún no he conseguido desentrañar. En muchos de mis sueños eróticos que irán apareciendo en esta Mi vida onírica, me pasaba el sueño buscando un lugar donde tener sexo sin que nos miraran o molestaran. Esto tiene sentido si tenemos en cuenta que en sueños no tenemos paredes que nos protejan, como ocurre en el mundo físico y donde cualquiera que piense en nosotros puede aparecer a nuestro lado y ver lo que hacemos. Al final de esta etapa ya me daba lo mismo si alguien miraba o no, si había otros soñadores presentes. Creo que debe ser una condición astral, si no puedes ocultar nada… pues hazlo todo públicamente, no se puede uno esconder. Esto explicaría también lo que sucede en el mundo físico, donde estas cosas se tratan de ocultar por todos los medios, la discreción parece una condición ineludible. Los amantes se reúnen en la intimidad, tras sólidas paredes, no se habla apenas de estas cuestiones, avergüenza confesar que se lleva una vida promiscua o que se ha sido infiel. Es posible que viendo las consecuencias de estas conductas en el mundo astral, en el físico se intente no repetirlas para evitar las consecuencias. Sexo con una pareja diferente cada noche, parejas que se rompen porque ambos no guardan fidelidad, todo parece fugaz, nada dura, como si cada noche uno eligiera vivir una vida onírica con absoluta libertad. Es bueno y es malo, porque cuando algo no dura no se pueden ni construir los cimientos de una casa, ¿para qué? En el mundo físico esto sería un caos, tal vez divertido, pero muy complicado. El amor libre está bien, pero así es difícil que exista la familia, que los hijos sean educados, que se formen grupos familiares, que la sociedad tenga la menor cohesión. No es de extrañar que el sexo sea tabú, que la familia sea casi un dogma, que la fidelidad se considere una virtud y la promiscuidad un grave pecado, que todos intenten mantener algún tipo de vínculo para que la sociedad siga existiendo, y la economía no se vaya a la porra y… Cierto, en el mundo físico las cosas son diferentes. Porque en el mundo astral no necesitamos una sociedad capitalista de producción, porque allí no se come, al menos no alimentos físicos que haya que producir, no hay casas para refugiarse y que haya que construir, no hay burocracia y papeleo porque basta con un ligero contacto para saber quién es el otro, por mucho que se oculte tras un rostro que se ha creado para la ocasión, modificando con la voluntad la energía de su cuerpo.

Hay mucho que hablar sobre este tema, pero lo dejaré para los comentarios sobre otros sueños eróticos. Esa noche tengo anotados más sueños, fue una noche intensa, aunque quizá solo recordé más sueños que otras noches, por algún motivo que ignoro. Si en el mundo físico solo recordáramos un detalle de una escena, teniendo en cuenta todo lo que se vive a lo largo de un día, nos dirían que estamos enfermos, muy enfermos. En cambio es lo que hacemos con el mundo de los sueños, apenas un detalle tras ocho horas de sueño. Algo falla. Tal vez tengamos enfermo el cuerpo astral, o el emocional, el mental, el causal. Tal vez sea eso, porque la otra hipótesis, delirante, que planteo en mi novela, pone los pelos de punta. Todos hemos llegado a un acuerdo para no recordar los sueños y así poder vivir con normalidad en el mundo físico, lo que no sería posible si todos recordáramos con quién nos hemos acostado en sueños y con quién nuestras parejas y cómo han funcionado allí las cosas en todos los sentidos. Por eso aquí nadie se mueve, dejamos que nos gobiernen unos pocos y hagan con nosotros lo que quieren, que haya tanta injusticia y desigualdad, que haya tanta insolidaridad, que algunos sufran tanto y otros disfruten tanto de la vida, que haya ricos y pobres, que… Sí, es posible que en sueños nos resarzamos de lo que nos ocurre en la vida física y por eso aguantamos tanto. Si hoy no puedo comer porque la injusta sociedad me ha privado de ello pero en sueños tengo sexo del bueno y me lo paso pipa, entonces tal vez me compense no haber comido, entonces tal vez no sea tan malo pasar un poco de hambre en el mundo físico. Sería un acuerdo realmente tenebroso, yo diría que diabólico. Todo un planeta que vive en la injusticia, en un auténtico infierno, porque sus habitantes han pactado libertad absoluta en sueños. A mí, desde luego, me pone los pelos de punta. Prefiero pensar que no es así, que en sueños el cuerpo astral permanece adormecido, flotando sobre el cuerpo físico y tal vez solo se mueve o es consciente cuando decide hacer un viaje o alguien se acerca para despertarle. ¿Sueñan los cuerpos astrales? ¿Sueñas los androides con ovejas eléctricas? Es el título del relato en el que se basa Blade Runner, la película. No lo sé y temo saberlo. Hay muchos misterios en el mundo de los sueños. En el próximo capítulo seguiremos con los restantes sueños de esa noche.

mundo onirico

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: