DIARIO DE UN ENFERMO MENTAL IX

28 06 2015

DIARIO DE UN ENFERMO MENTAL IX

NUNCA FUI A GRANADA

NOCHEVIEJA EN GRANADA

LA NAVIDAD DEL BUSCADOR DEL DESTINO

Ha sido la Navidad más extraña de mi vida. Casi encajaría como un episodio más de mi delirante novela “El buscador del destino”. Me refiero especialmente a la Nochevieja ya que la Navidad la pasé con la familia de B. Se esmeraron en acogerme como a uno más de la familia. A pesar de ello la lucha contra la fobia social fue especialmente dura. El guerrero impecable tuvo que emplearse a fondo y aún así no pudo evitar que el hombre viejo asomara la oreja para hacer alguna de las suyas. Mi agradecimiento a B. y a su familia será eterno por haber acogido a un íntimo en su primer círculo, en la peor Navidad de mi vida.

NOCHEVIEJA DEL AÑO 2014

Un trajeado hombre solitario camina por una ciudad desconocida. ¿Desconocida? Rafael Alberti la convirtió en el nuevo Sangri-lá o Shambala de los buscadores del destino en aquel maravilloso poema que luego cantara Paco Ibañez. Nunca fui a Granada…Nunca fui a Granada. Yo había ido a Granada. Estaba allí, había llegado, pero para mi no era ya una meta, el Sangri-lá de mis sueños. Era solo una ciudad desconocida a la que me habían llevado mis extraviados pasos.

La casa rural del pirineo aragonés me había salido rana. Es lo que pasa cuando lo dejas todo para última hora, pero tal vez el destino me hiciera un favor, porque la posibilidad de quedar atrapado por la nieve en una carretera de montaña no era precisamente una entelequia, a pesar del gesto cariñoso de D. que me había traído la pala y las cadenas. Dicen que la muerte por congelación es muy dulce y no se equivocan, porque en mi juventud llegué a experimentar el infernal dulzor de una muerte por congelación.

Casi treinta y cinco años después el buscador del destino lo había engañado con la sencilla estrategia de dejarlo todo para el último momento. Es curioso que cada vez me identifique más con el personaje de mi novela. Estoy haciendo cosas que solo el delirante personaje se atrevería a hacer. A cambio mis extraviados pasos me condujeron a Granada y ya nunca podré cantar aquella de “Nunca fui a Granada”.

Un hombre trajeado, solitario, embutido en su único traje en el que ha vuelto a caber -¡Oh cínico y juguetón destino!- incluso encorbatado -¿cuántas veces me he puesto una corbata en mi vida?, se podrían contar con los dedos de una mano…vale, de dos- incluso con el calzoncillo rojo de la buena suerte bajo los pantalones. Con la chupa de cuero sobre el traje, con la bufanda y los guantes. ¿Cómo era la canción que cantaba D. de niño? En invierno, el abrigo, los guantes y la “calefasión”. O algo así. El bueno de D. nunca sabrá lo que agradezco el gesto de las cadenas. Aquí solo hay nieve en las cumbres de Sierra Nevada. Pude verlas, con felicidad infantil, mientras me acercaba a Granada.

Me resultó muy duro ver a D. También fue un acto de guerrero impecable. Todo el pasado se me vino encima y no pude con él, aunque fuera algo muy cálido, como un anclaje a un tiempo que ya murió.

Un hombre trajeado y solitario camina sin prisas por las calles semidesiertas de una ciudad desconocida. La ciudad está iluminada. En un luminoso el termómetro marca cinco grados, pero no siento frío. No sopla ni una brizna de aire. No se parece en nada a León, la ciudad del loco de Ciudad-fría. En un pequeño bar unos “granaínos” amables han acogido al viajero extraviado y le han facilitado una guía telefónica, con un callejero, donde he podido localizar el restaurante en el que he reservado la cena de esta noche.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: