NOTA IMPORTANTE DEL AUTOR DE ESTE BLOG

15 07 2015

Al intentar subir otro episodio de Las historias de Bautista a este blog me he encontrado con la desagradable sorpresa de que alguien o algunas personas habían reportado en facebook estos textos como ofensivos. Me gustaría saber por qué lo han hecho, en qué les he ofendido. He pedido explicaciones en facebook y si tengo que marcharme de casa ajena porque no se me quiere allí, lo haré sin ningún problema. Pero antes quiero dejar bien claras algunas cuestiones:

-Si he ofendido a algún enfermo mental me gustaría saber en qué le he ofendido para pedirle perdón, aunque pudiera seguir pensando lo mismo que pienso, pero eso no es obstáculo para que si he ofendido a algún hermano le pida perdón sin el menor problema.

-Si he ofendido a personas que no se consideran enfermos mentales me gustaría saber qué les ha ofendido de mi forma de ver la enfermedad mental y a los enfermos mentales. Puedo imaginarlo pero me gustaría saber que ha comenzado mi viacrucis por darme a conocer públicamente como enfermo mental. No es que eso vaya a cambiar nada, simplemente me gustaría saber lo que me espera, para prepararme.

-Si he ofendido a algunos profesionales por mis ideas, me gustaría que dieran la cara para dialogar sobre ello, a no ser que piensen que los enfermos mentales no tenemos derecho a pensar por nuestra cuenta y a decir lo que pensamos. En ese caso, nada que decir, vivo en un país democrático, con una constitución que ampara la libertad de expresión, quien crea que pueda cerrarme la boca sin más a lo mejor no se ha enterado de que democracia y censura casan muy mal.

-La enfermedad mental está reconocida por la OMS, la organización mundial de la salud, como una enfermedad. Si alguno no quiere aceptarlo que no lo acepte. Yo soy un enfermo mental y así lo pongo de manifiesto. Si otros hermanos quieren llamarse de otra forma que se llamen como quieran.

-No soy representante de nada ni pretendo defender nada, ni siquiera a mis hermanos, pero estoy en mi derecho de considerarme un enfermo mental y de defender mis derechos, entre ellos la libertad de opinión.

-Si he mencionado a alguna persona y se ha sentido ofendida, estoy dispuesto a pedirle perdón y a retirar los párrafos de mis textos que la mencionen. Si he ofendido a alguna institución retiraré los nombres y los párrafos. Pero si tengo que escribir sobre la verdad como si fuera mentira, sobre la realidad como si fuera ficción, lo haré. Si tengo que poner al comienzo de mis textos la famosa coletilla “esto es ficción y los personajes son ficticios, cualquier parecido con la realidad sería pura coincidencia”, lo haré. Si tengo que marcharme de donde no se me quiere, me iré, si tengo que dejar Internet porque se me hace la vida imposible, lo haré, si tengo que expresar mis ideas por las calles, con una pancarta, lo haré. Vivo en un país democrático, me ampara la constitución, si tengo que litigar por mi derecho fundamental a la libertad de expresión, lo haré, si el tribunal constitucional español debe poner en claro dónde termina la libertad de expresión y dónde comienza el derecho al honor y a la intimidad, que lo haga. No voy a consentir que mi libertad de expresión quede recortada por el hecho de ser enfermo mental.Si tengo que pasarme el resto de mi vida litigando, lo haré.

-Tengo derecho a contar mi vida y lo haré. Si en ella aparecen otras personas suprimiré sus nombres y cualquier circunstancia que pueda identificarlas, pero no voy a consentir que se me amordace por contar mi vida. Otras personas han formado parte de mi vida, han vivido en mi entorno, no puedo aceptar que no existo, que no he vivido, porque otras personas formaran parte de ella. Si el tribunal constitucional tiene que marcar límites, que los marque. Me gustaría saber dónde quedaría la libertad de prensa si uno no pudiera contar su vida porque en cada instante de ella ha estado acompañado.

-Llevo muchos años en Internet y jamás un texto mío, de cualquier clase, ha sido reportado nunca. No es que me enorgullezca de ello, simplemente quiero hacer constar que resulta curioso y llamativo que mi primer texto reportado sea uno en el que hablo de la enfermedad mental y de los enfermos mentales. No se han reportado mis relatos eróticos, ni humorísticos, ni mis novelas, ni párrafos de alto cinismo, ni mis ideas más “peregrinas” sobre cualquier cuestión. Ha tenido que ser precisamente un texto sobre la enfermedad mental y los enfermos mentales. No es que no supiera que seremos el último colectivo en conseguir derechos que los demás ya tienen, que seremos el último colectivo en salir del armario, que la leyenda negra seguirá como un sanbenito durante décadas y décadas, hasta que confesarse enfermo mental no sea un delito de alta traición a esta sociedad hipócrita. Soy consciente del paso que he dado y lo he hecho con plena consciencia, con plena lucidez, asumiendo todos y cada uno de los riesgos, de las responsabilidades. No pienso seguir en las cloacas, con las ratas, por el hecho de ser un enfermo mental. No pienso callarme para no ofender. No pienso quitarme de en medio para que otros tengan la conciencia tranquila. Si mi viacrucis ha comenzado. QUE ASÍ SEA.

-De ahora en adelante tendré un exquisito cuidado al hablar de otras personas, pero me temo que tendrán que soportarme cuando hable de mí mismo. Si alguno no está conforme que haga lo que tenga que hacer, si tengo que litigar por contar mi vida como enfermo mental litigaré hasta el fin de mis días y hasta más allá de los confines del universo. Mi dignidad como ser humano, como enfermo mental, como chispa divina -que diría Milarepa- no admite transacciones ni flexibilidades de ningún tipo. Soy como soy, quiero contar cómo soy, y lo haré hasta mi muerte. Si eso ofende a alguien que lo diga, que lo diga públicamente, que de la cara, que defienda sus supuestos derechos, que yo defenderé los míos.

-No pido ayuda ni quiero hacer de esto una cruzada. Mi decisión es personal, mi decisión es inquebrantable, la de un guerrero impecable, que cada cual siga su camino, que cada cual viva como le parezca, solo pido lo mismo para mí, que me dejen vivir.

-Si tengo que ser el único enfermo mental de este planeta, lo seré, si tengo que ser el único que hable públicamente asumiré mi soledad y asumiré el viacrucis. Nadie me callará sino es acabando con mi vida. Quiero que se sepa para que nadie se lleve luego a engaño. Estoy dispuesto a dialogar y a marcar límites, dónde termina mi vida y comienza la de los demás, dónde termina la libertad de expresión y comienza el derecho al honor y a la intimidad, pero no estoy dispuesto a ocultarme en las cloacas como una rata, porque no lo soy. Que quede bien claro.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

26 08 2015
Charqui De'sesos

😉

buena suerte enfermo!

22 07 2015
papus21

Gracias, ya sabes que esta será una lucha larga y difícil, puede que los enfermos mentales seamos el último colectivo en salir del armario, pero estoy seguro de que lo haremos con fuerza y sin complejos. Un beso

22 07 2015
Danae

La verdad, no entiendo a la dirección de Facebook. Se sobreentiende que existe la libertad de expresión, y mientras no se ofenda a nadie con el contenido (ya sea obsceno, pornográfico o atente con el buen honor de alguien o de sus familias…)

En mi modesta opinión creo que luchas adecuadamente contra el estigma que supone tener algún familiar o ser persona con enfermedad mental grave. No son números, son personas, que tienen derecho a ser tratadas como iguales.

Sigue con esa cruzada que te has propuesto, y no hagas caso de cuatro personajes que hayan podido dar queja. No le encuentro ningún sentido.

Un saludo fraternal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: