LA LEY DE LOS TRES CÍRCULOS I (ESTRUCTURA)

13 09 2015

LA LEY DE LOS TRES CÍRCULOS (ESTRUCTURA)

Se podría decir que es una teoría personal, no he encontrado nada parecido en mis lecturas esotéricas, sin embargo tiene una clara base en la teoría de la vinculación de Milarepa. ¿También es otro de mis inventos? No lo creo. Desde que comenzara a escribir sobre Milarepa, hace ya algunos años, todo lo que me llegaba parecía muy alejado de mi filosofía de la vida, sin duda era lo mejor de mí mismo, algo que brotaba desde muy dentro, de un lugar al que no soy capaz de acceder por mis propios medios. No hubiera hecho el menor caso de estas intuiciones o estas inspiraciones, o como se las quiera llamar, de no haber encontrado en ellas una profunda base espiritual, enraizada en la sabiduría evangélica más pura, en los conocimientos esotéricos más profundos y en las consecuencias más hermosas de la filosofía budista. La vida me ha enseñado a no despreciar nada de lo que recibo si puede aportarme una conexión más poderosa con el Amor, con mayúsculas, si puede unirme a la parte más divina de mis semejantes, si puede darme una sólida esperanza, un profundo sentido de la vida. ¿Soy un instrumento? Todos lo somos de alguna manera. ¿Tengo un mensaje que entregar, una misión que cumplir, soy un enviado? Como dice Julien Greene en una de sus novelas, todos somos enviados, el verdugo a la víctima y la víctima al verdugo, el maestro al discípulo y el discípulo al maestro. No sé si en realidad yo soy el verdugo o la víctima, el maestro o el discípulo, el delirante profético o el racionalista inteligente. Nada de ello es importante, no importa quién usa a quién o quién es la mano que maneja el instrumento o el instrumento que es manejado por la mano. Lo cierto e indubitable es que somos mortales, todos vamos a morir, antes o después. La vida, como le dice don Juan a Castaneda, es un misterio terrible, el guerrero no puede hacer otra cosa que vivir haciendo lo que debe hacer y morir con la dignidad infinita del guerrero, bailando su danza con la muerte. La dignidad infinita de la chispa divina que me habita, la que nos habita a todos, me impulsa a expresar mi profunda dignidad como ser inteligente y espiritual buscando un sentido a la vida, viviendo, ya sea como enfermo mental, o como persona, simplemente, sin adjetivos, con la mayor dignidad posible, aceptando mis debilidades pero también la parte más hermosa y divina que me habita. Mi apego a lo transitorio me hace sufrir y los placeres de la vida no son nada cuando se te van de las manos como un puñado de agua, aún así no puedo evitar ese apego, no lucho contra él, me limito a intentar purificarlo no dejando de buscar ni por un momento mi máxima dignidad como ser humano.

Una de mis mayores frustraciones ha sido siempre mi incapacidad para las relaciones interpersonales, como enfermo mental he vivido una vida de marginación, de miedo, de intenso sufrimiento, de fobias, depresiones, obsesiones, instintos oscuros, manipulaciones. Nunca acepté que procedieran de mi naturaleza más perversa, que yo fuera una mala persona, un canalla entregado al mal. Es por eso que he buscado sentido a todo esto, una explicación que me ayudara a comprender tanta frustración, tanta impotencia. Con la ley de los tres círculos intento comprender el por qué de mi incapacidad para las relaciones humanas y las razones que han podido convertir a la humanidad, a nuestra sociedad, en un infierno casi sin esperanza. No intento convencer a nadie de nada, ni probar ninguna teoría para sentirme colmado en mi narcisismo y soberbia, solo quiero algo que me llene, que me permita entender por qué suceden estas cosas. Durante mucho tiempo, desde que se me ocurrió la teoría de los tres círculos, no fui capaz de darle una estructura filosófica y espiritual profunda que me permitiera comprender cómo funciona la teoría de la vinculación de Milarepa entre personas y a un nivel más amplio, más expansivo, a nivel social, solo en estas vacaciones, mientras viajaba esperaba en los aeropuertos, viajaba en avión o en autobús, con la mente vacía y pasiva, la teoría fue estructurándose y cobrando fuerza. Aprovecho el viaje en grupo para buscar una metáfora de cómo podría funcionar la teoría de los tres círculos. No es un simple divertimento de alguien que no tiene nada mejor que hacer, es un esfuerzo titánico por encontrar un mínimo sentido a lo que ha sido mi vida.

LA TEORÍA DE LOS TRES CÍRCULOS

ESTRUCTURA Y MECANISMOS

BASE FILOSÓFICA Y ESPIRITUAL

Como dice el budismo, pertenecemos al Todo, a la divinidad y la consciencia de la individualidad, de la temporalidad, no es otra cosa que un engaño generado por el velo de Maya, es velo que nos impide ver nuestras conexiones con el Todo y nos hace creer que somos individuos separados, viviendo en el tiempo, limitados, mortales. La tendencia a la fusión entre nosotros y con el Todo está en nuestra propia naturaleza humana, podemos luchar contra ella, como podemos luchar contra las leyes cósmicas, pero es la cabezonería idiota de quien intenta quebrar una pared a cabezazos, al final es nuestra cabeza la que se quiebra.

En la filosofía chamánica de Castaneda nuestra visión parcial, individual, de la realidad está generada por las emanaciones del Águila, es decir, de la Mente Universal, según la corriente con la que nos conectemos tendremos una personalidad u otra, viviremos en un mundo u otro. El punto de encaje es el interruptor que nos permite dar saltos, de una dimensión a otra, de una personalidad a otra. El punto de encaje está más suelto en los sueños, razón por la cual los sueños son tan raros, nos estamos moviendo entre

dimensiones.

SOMOS SERES MULTIDIMENSIONALES

No somos solamente un cuerpo físico que reside en un espacio, un mundo material, y un tiempo que se mueve implacablemente hacia delante, transformando nuestro cuerpo cada día, transformando la consciencia que tenemos de nosotros mismos, somos algo más, mucho más. Utilizando la filosofía budista de los cuerpos podríamos decir que somos como una muñeca rusa, dentro del cuerpo físico está el cuerpo astral, y el emocional, y el mental y el causal, por solo hablar de los principales. Cada cuerpo vive en una dimensión sometida a unas determinadas leyes, distintas en todas las dimensiones, pero todos los cuerpos están conectados, eso conforma nuestra personalidad, lo mismo que durante la vigilia tenemos una vida, física, material, percibimos las cosas de una determinada manera, y en sueños nos movemos con el cuerpo astral, sometido a otras leyes y tenemos otras percepciones, el resto de los cuerpos tiene las suyas y vive su propia vida dimensional, pero todos estos cuerpos están conectados. Se podría decir que el cuerpo causal o alma vive en una especie de paraíso de felicidad, alimentándose de felicidad, nada más puede alimentarla. Cuando la felicidad falta el alma enferma, yo prefiero llamar a la enfermedad mental enfermedad del alma, porque se genera en el alma, aunque tenga su clara manifestación en la mente o cuerpo mental. El alma enferma contagia al cuerpo mental, éste al emocional, éste al astral y finalmente, cuando llega al cuerpo físico es cuando la percibimos e intentamos curarnos, pero la raíz última de la enfermedad está en el alma, en el cuerpo causal.

LA LEY DE LOS TRES CÍRCULOS EN LAS DIFERENTES DIMENSIONES

EN EL MUNDO FÍSICO

Comenzaremos por aquí porque la metáfora será más plástica y mejor percibida. Si trazamos un primer círculo, con tiza, a nuestro alrededor, y en él pusiéramos las fotografías de nuestros seres queridos, padres, hijos, hermanos, pareja, amigos íntimos, etc nos daríamos cuenta de que la relación con estas personas es muy diferente a la que tenemos con las demás, es una relación más estrecha, más íntima, más afectiva, de mayor conocimiento, de convivencia más intensa y prolongada.

Necesitamos un primer círculo, al menos un núcleo básico de primer círculo, para sobrevivir, sin él la soledad terminará por deteriorarnos muy gravemente. Es como el átomo en el mundo de las partículas subatómicas, si no tiene electrones a su alrededor, si está solo, no podrá unirse a otros átomos, formar moléculas, participar en la estructura del universo, sino participa no le llegará nada del universo, estará aislado y las corrientes cósmicas, en este caso espirituales, pasarán de largo, se quedará sin energía, sin consciencia espiritual, en una palabra sin amor, y como todos sabemos el amor es lo que mueve el sol y las estrellas, que dijo el Dante. Para entrar en la corriente del amor necesitamos electrones que nos conecten con el universo. En este caso nuestros seres queridos son nuestros electrones, nos permiten conectarnos con los demás y con el universo, son la base del amor, sin ellos somos nada.

La naturaleza, las leyes cósmicas, velan por nosotros, por eso han establecido que el niño al nacer tenga ya una base de núcleo del primer círculo, unos cimientos. Están sus padres, tal vez sus hermanos y el resto de la familia. Es algo que se le ha dado, que el bebé no ha buscado ni encontrado, se podría decir que viene de fábrica. Luego, ya desde el principio, intentará conservar este núcleo e incluso ampliarlo, el bebé utilizará sus farsas de control, sus lloros, para que el primer círculo funcione y sea atendido, incluso tratará de ampliarlo sonriendo a quien se le acerque, la sonrisa encantadora del bebé, las risitas adorables del bebé.

Durante toda nuestra vida no cejaremos de intentar conservar este primer círculo e incluso de ampliarlo todo lo que se pueda. Un primer círculo numeroso, sólido, cargado de afectividad nos proporcionará una vida feliz, saludable, una vida que merece la pena ser vivida. Cuanto más descienda el número de personas del primer círculo y sobre todo, cuanto más descienda la intensidad afectiva más indefensos nos sentimos, nuestra vida emocional se empobrece, se empobrece nuestra personalidad, nacen las patologías, nace la enfermedad mental. Por eso resulta tan duro perder a gente del primer círculo, por fallecimiento, por escisiones afectivas de todo tipo. Alguien que pierde a su familia, que pierde a su pareja, que se queda solo, está perdido, está de luto, está enfermo, lo sé muy bien porque lo he experimentado en carne propia. La ley básica de la vida, el instinto de supervivencia, le llevará a intentar crearse otro primer círculo que intentará remedar al natural, buscará otras personas que hagan el rol de padres, de hijos, de hermanos, etc. Pero este proceso es en extremo complicado cuando no se nos ha dado desde el principio, de fábrica, en su momento veremos los pasos a dar.

Cada persona, cada ser humano tiene un primer círculo, veamos los otros dos. Si trazamos un segundo círculo, con tiza, más alejado del primero, podemos situar allí a los conocidos con los que nos une una relación ya más o menos estable. Son los amigos, pero no íntimos, los vecinos, los conocidos, los compañeros de trabajo, las personas que vemos a menudo en nuestra vida cotidiana, el tendero, las madres que llevan a sus niños al cole, etc. Podríamos prescindir de este segundo círculo si tuviéramos un primero numeroso y sólido, pero curiosamente, tal como sucede en el mundo subatómico, un núcleo sólido con muchos electrones, hace que otros átomos sientan interés, se acerquen e intercambien electrones. Un primer círculo sólido lleva necesariamente a la existencia de un segundo círculo igualmente sólido y numeroso. No conozco a nadie que tenga una familia numerosa, maravillosa, muy afectiva y al mismo tiempo carezca de una buena relación con su entorno, que no tenga amigos, que no se relacione bien con otras personas.

El tercer círculo es el de los desconocidos. Por el pasan y pasan muchas personas a lo largo de la vida, la mayoría no formará nunca parte de nuestro primer círculo, ni incluso del segundo. Para ello será imprescindible que tanto uno como otro den pasos que veremos en su momento. Esto no funciona como el pegamento, te echas pegamento en la palma de la mano, se la das a otro o le tocas y ya estás pegado a él. No, como veremos al estudiar detenidamente el proceso de acercamiento o vinculación y el de alejamiento o desvinculación, todo esto es un largo proceso que exige mucho tiempo y trabajo, incluso para la desvinculación, aunque nos parezca que toda ruptura es bruca e instantánea, no es así, también lleva un proceso.

En cada dimensión existen tres círculos, cada cuerpo tiene sus tres propios círculos que funcionan de formas ligeramente diferentes en cada dimensión. Si no hay núcleo de primer círculo en cualquiera de estas dimensiones el resto de cuerpos lo notarán y todos nosotros, como seres multidimensionales sufriremos, estaremos enfermos. Pero no solo existe este complejo entramado dentro de nosotros, cuando nos relacionamos con los demás, relaciones interpersonales, relaciones sociales, el entramada se complica más y más hasta tejerse una madeja inextricable que estudiaremos con calma en su momento. La ley de los tres círculos, aplicada a la sociedad nos va a dar tal complejidad de relaciones que nos asustará, pero todo funciona en base a leyes muy sencillas, leyes espirituales que no son difíciles de entender y que nos ayudarán a desentrañar la complejidad de las relaciones sociales.

Intentaremos conocer y memorizar algunas de ellas, de momento, para que nos hagamos una idea básica del proceso.

ley tres círculos

LEYES ELEMENTALES EN LA LEY DE LOS TRES CÍRCULOS

-Toda relación tiende a la fusión, todo lo existente busca fusionarse.

-Todo lo que se escinde buscará fusionarse de nuevo, la escisión es una enfermedad, la fusión es la felicidad.

-Nadie se puede fusionar con otro sino hay intercambio. Es como en el mundo de las partículas subatómicas, hay que dar electrones y recibir electrones para que se produzca la fusión. Hay que entregarse emocionalmente para que el otro nos acepte y se fusione, hay que conocerse (cuerpo mental) para decidir fusionarse.

-Toda ruptura es mutua, nadie rompe con el otro si el otro no quiere romper con nosotros, y en toda ruptura los culpables son todos, no hay un único culpable.

-La fusión es temporal, por etapas, los “flechazos” son solo el primer intercambio de electrones. No somos el Todo ni tenemos su consciencia absoluta ni su personalidad absoluta, tenemos que ir por etapas e intentar la fusión, el acercamiento, círculo a círculo, con un número limitado de personas. No podemos atraer a toda la sociedad a nuestro primer círculo a la vez, por eso los líderes, los políticos, los famosos, a veces se equivocan y creen que un primer acercamiento ya es tenerles a todos en el bote, en el primer círculo. Este es un tema interesante que estudiaremos en su momento.

Hay otras leyes que iremos conociendo y estudiando. Y de momento esto es todo en este primer capítulo. Para ver cómo evoluciona la teoría utilizaré una metáfora, un viaje real que realicé durante las vacaciones, con un número amplio de personas, para ir viendo sobre la marcha, y nunca mejor dicho, y de forma real, cómo funciona la ley de los tres círculos.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: