MI VIDA ONÍRICA V

17 10 2015

SUEÑOS LEÓN 23-12-2007

SUEÑO SARASTRO

Estamos en el comedor de un sitio público, cafetería de universidad, hospital, o tal vez el comedor del colegio de los agustinos, modificado en el sueño/  Camino por entre las mesas pero no encuentro sitio, no me dejan los compañeros de trabajo, están S., JM y puede que J / Alguien me cuenta cosas que han hecho para fastidiarme, algunas las conozco y otras las intuyo/ S. queda muy mal parada/ Algo sobre deportivas o zapatos, no tiene sentido/ Me encuentro con M-J en un momento determinado, no sé cuándo, salimos del comedor, o tal vez sea al entrar, me encuentro con ella, está sentada a la entrada, con una chica de melena rubia,a joven/ me da la impresión que la está molestando y la empuja, cae al suelo/ Sarastro me reprocha que golpee a su hermana o a su hija/ Pienso que no puede ser su hermana porque es muy joven/ Entramos al comedor,encontramos mesa/Estamos comiendo/ Me distraigo y de pronto desaparece mi plato/Sarastro ha volcado su contenido sobre la mesa de un golpe descuidado/Observo que tiene patatas, guisantes, una costilla, un hueso que apunta para arriba/ Lo recoge y  me ofrece el plato/ Me gusta la comida, aunque de pronto siento repugnancia por la costilla/ Su hija rubia me observa/ Estamos hablando los tres/ Sarastro me pide disculpas/ Le digo que no tiene importancia.

COMENTARIO

Es curioso que hoy haya sentido el impulso de subir sueños y que haya coincidido con el de Sarastro. Observo ahora que me he olvidado del sueño anterior, del día 22. Suele ocurrirme, bien al escribir los sueños o al leerlos luego, que puedo dejar una página en blanco al pasarlas. En el cuaderno actual me ha ocurrido y he tenido que poner flechitas indicando que este sueño pasa a otra página o los siguientes están fuera de orden. Algo así me ocurrió con el sueño de Sarastro.

S.  fue una mujer que conocí en una de las páginas literarias donde estuve subiendo mis textos hace algunos años. Sarastro es uno de los personajes de la Flauta mágica de Mozart y me llamó la atención porque era uno de sus nicks. Creo que fue ella la que me comentó uno de mis textos y luego yo comente uno de los suyos y de esta manera se inició la relación. A mí me llamó la atención su sensibilidad y algún problema oculto que se transparentaba en alguno de sus textos. Advertí cierta resistencia para que nos conociéramos, incluso podría decir que férrea. Por fin aceptó vernos. Curiosamente yo iba con Sara a pasar unos días de vacaciones de verano a los pirineos navarros, donde había estado yo solo con antelación y quise que ella lo compartiera conmigo. Estuvimos con Sarastro en una cafetería de Madrid, por donde pasamos camino de Pamplona. Hablamos y  nos hicimos unas fotos que aún conservo.

Es curioso lo de mi interés por las mujeres bajitas. Ahora recuerdo también a T. de León y a alguna otra S. era una mujer bajita, muy bajita, sin ningún problema de enanismo puesto que su cuerpo estaba bien formado pero era muy baja. Comprendí que era este problema y  su baja autoestima respecto a su cuerpo y a su belleza lo que había hecho retrasar nuestro encuentro. También me contó algo de su problema con la comida y tal vez un inicio de fobia social. Eso se me quedó en la cabeza. Este sueño es posterior a ese encuentro.

En él se juntan varias cosas, por un lado el mobbing que había sufrido y creo que aún sufría en el trabajo, por otro mis recuerdos de interno en un colegio religioso que  marcó mi vida y sobre el que estoy escribiendo una novela y por último el encuentro con S. y mi deseo de encontrar en sueños la causa de su problema. Luego le comentaría el sueño y descubriría que no andaba muy descaminado. Había ocurrido en la universidad donde su físico y su carácter hacía que algunas personas insensibles se burlaran o le gastaran bromas. Según parece una de ellas tuvo que ver con la comida. S. no recordaba bien lo ocurrido ni tampoco tenía clara la causa de su problema con la comida,no aceptó la totalidad de mi interpretación de su problema, pero sí pensó que era llamativo mi sueño.

Normalmente estos sueños son producto de compartir sueños con alguien conocido. Tu mente se une a la suya en sueños y alguno de sus recuerdos te llega a ti, es por eso que en el sueño haya tanta confusión, por un lado aparecen mis problemas y al mismo tiempo se mezcla la escena que S. está recordando. Suele variar la perspectiva, puesto que en los sueños compartidos las mentes están unidas y se ven las cosas tanto desde una de ellas como desde la otra. Yo no estaba en esa escena que ocurrió en el mundo real, pero al compartir sueños estaba viendo las cosas tanto desde la mente de S. como desde la mía. El plato puede que no lo volcara S. que se lo volcaran a ella y en el sueño yo soy ella y por lo tanto veo que me lo vuelcan a mí, y es ella, claro porque estoy reconstruyendo la escena desde ambos lados, buscando la causa de su aversión a la comida. Al parecer tuvo un problema con una compañera, tal vez rubia, porque ella no  tenía hijas ni hermanas, creo recordar, y debido a ello fue expulsada o la echaron del trabajo que hacía allí. Todos estos datos no son verosímiles al cien por cien puesto que han pasado años y no se me ocurrió escribir algún comentario al margen de este sueño, anotando datos importantes, todo esto lo escribo de memoria.

Lo que sí recuerdo bien fue la repugnancia que sentí -en la mente de ella- hacia aquella costilla, casi cruda, con el hueso hacia arriba y todo lo que vino a mi mente en aquel instante, la ternera o la vaca siendo sacrificada en el matadero, la sensación de estar comiendo algo vivo, algo consciente, y al mismo tiempo la sensación de estar viviendo sus problemas en el trabajo y las burlas y el menosprecio de algunos insensibles.

Mi interpretación fue que de alguna manera ella había vivido una experiencia muy intensa respecto a alguna comida y que su sensibilidad hacia el animal muerto que le servía de comida había generado sus  problemas alimenticios, lo que unido a sus problemas laborales y al desprecio que veía en mucha gente respecto a su físico, habían generado un trauma que se manifestaba en sus problemas de alimentación, por una parte y por otra respecto a su desconfianza hacia los  demás y un atisbo de fobia social que yo conocía muy bien por estarlo viviendo en aquel momento debido al mobbing que sufría en el trabajo.

Nunca reconoció mi interpretación, pero la fuerza con la que la rechazó y su deseo de no seguir hablando de ello me hicieron pensar que no andaba muy descaminado. A lo largo de mi vida de soñador he intentado descubrir en algunos que así me lo pidieron o a los que me ofrecí y aceptaron, la causa de algunos traumas que estaban convirtiendo su vida en un infierno. Mi método es sencillo, al irme a dormir pienso en la persona, la visualizo y manifiesto mi deseo, en voz alta, si estoy solo, de compartir sueños con esa persona y que me muestre los recuerdos que dan origen a ese trauma. En este caso el resultado fue este sueño, en otros no se produjeron resultados, como en un caso actual. Tengo una buena amiga rumana a la que conocí en una página de contactos, no eróticos, sino más bien de amistad o relaciones sentimentales. Me costó mucho convencerla de que nos viéramos. Al fin nos conocimos y me llamó la atención su problema, consistente en dificultades al hablar, no es que sea tartamuda, no es exactamente así, sino que hay un largo espacio de tiempo entre frase y frase y a veces se le hace muy difícil vocalizar un pensamiento. Hemos trabajado a través de la meditación y buscando en sus recuerdos, pero yo aún no he conseguido soñar con ella, compartir sueños y compartir recuerdos de su infancia y juventud en la universidad. Ahora mismo me viene a la cabeza la idea de que ambas S. y ella D. pueden estar conectadas. La idea que me ha llegado repentinamente a la cabeza es la siguiente: ¿no serán sus traumas producto de una de esas bromas macabras o novatadas que se gastan en la universidad?

No se puede compartir sueños sin más con otras personas, tienen que autorizarte y tienen que tenerlo claro desde su interior, desde su yo interno, deben querer y aceptar que tu puedas compartir sus recuerdos y hurgar en su subconsciente. De otra forma eso no es posible. Creo que mi problema con D. es ese, que ella no me autoriza a compartir sueños y tal vez se deba a dos razones básicas, por un lado a que conozca alguna intimidad o secreto de su vida y por otro el miedo a una experiencia erótica onírica, algo que no me ha costado descubrir en su comportamiento.

Anoche mismo tuve un sueño referente a secretos que se ofrecen o se niegan en sueños. En mi novela El loco de Ciudadfría, en el capítulo El sueño iniciático, hablo de cómo el yo interno puede viajar al futuro y condicionar nuestro presente, bloqueando recuerdos, para evitar que tomemos caminos equivocados o que tengamos que sufrir determinadas experiencias terribles. Hurgar en traumas ajenos es muy delicado, mucho, y puede generar más problemas de los que resuelve, pero cuando alguien que está sufriendo un infierno te pide ayuda nunca creo que el remedio sea peor que la enfermedad, cuando la enfermedad es terrible y muy dolorosa casi cualquier remedio puede ser mejor que seguir soportándola.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: