DIARIO DE UN ENFERMO MENTAL XXVI

5 11 2015
DIARIO DE UNA ENFERMO MENTAL XXVI

PRIMER ANIVERSARIO

El próximo día 5 se cumple el primer aniversario de la firma del contrato de alquiler. Llevo, pues, un año viviendo solo, es el momento de una auto-observación profunda, de una recapitulación intensa y hasta de un balance, un haber y un debe. Es lo que voy a hacer en este capítulo.

BALANCE

HABER

-Estoy vivo. Es un haber muy, muy positivo. Cuando se produjo la ruptura de pareja había calculado que pasado un año las posibilidades de seguir vivo estaban al cincuenta por ciento. Era como echar la moneda al aire, podía salir cara o podía salir cruz. Por suerte para mí salió cara. Acabar suicidándome era una posibilidad terrible, pero perfectamente asumida, un guerrero sabe que puede perder la batalla y lo acepta como algo que no está en su mano, una vez que ha hecho lo que tenía que hacer cuando tenía que hacerlo, sino en manos de las fuerzas poderosas.

Creo que estaba equivocado, ahora mismo, mirando hacia atrás, creo que al menos existían un setenta por ciento de posibilidades de continuar vivo. Teniendo en cuenta que soy un guerrero impecable, que las estrategias diseñadas eran buenas, muy, muy mal tenían que ir las cosas para que las posibilidades bajaran del cincuenta por ciento. No es que las fuerzas poderosas hayan sido amables conmigo, de todo lo que podía haber salido bien calculo que solo un treinta por ciento de todo lo que he hecho ha tenido resultados positivos. Lo bueno es que las fuerzas poderosas me conocen y no quieren acabar conmigo, siempre me dan algo, por poco que sea, en los momentos más delicados, en las encrucijadas, que me permite seguir respirando.

Es un avance importantísimo para mí. En mi juventud, cuando estuve solo en Madrid, fui incapaz de sobrevivir y solo un milagro tras otro, repetidos hasta la extenuación, me permitió continuar con vida. A aquel tiempo lo sigo denominando Una temporada en el infierno, como el título de mi novela. Ahora, enfrentado a circunstancias parecidas, he conseguido vencer en la batalla. Hay una evolución muy importante. Este año no ha sido un infierno, aunque ha tenido momentos verdaderamente infernales. Seguir vivo es un gran triunfo para este guerrero impecable. Me siento orgulloso de ello.

-La soledad está siendo aceptable. No he conseguido lo que decía Benedetti, creo recordar, que uno debe aprender a ser feliz estando solo para que la vida en pareja, la convivencia familiar, no sea una obligación, sino una elección. La soledad sigue siendo mi talón de Aquiles. Creo que podría sobrevivir casi a cualquier cosa, pero no a la soledad. La necesidad de cariño, de afecto, de convivencia en pareja, de apoyo y cariño familiar, sigue siendo tan intensa que aún no puedo aceptarla como una circunstancia nimia. Mucho me temo que esta debilidad de carácter sea una lucha a muy largo plazo, varias reencarnaciones, no sé cuántas.

Que no fuera posible una amistad con mi “ex” estaba descontado. Que perdiera a una hija, también. El sueño que me anunció la ruptura y más aún, otro anterior, eran drásticos, terminantes. Por suerte mi primera interpretación estaba equivocada, ella no moría para la vida en la carne, sino solo para mí. Ha sido un alivio inmenso, casi infinito. No hubiera podido soportar la otra posibilidad, el suicidio hubiera estado cantado. Al menos me queda D. algo que no tenía nada claro.

-La salud física es aceptable. A pesar de mi cabezonería en no hacerme un chequeo hasta conseguir sexo natural, creo que mi salud física es aceptable. La enfermedad que he sufrido hace quince días me hizo muy consciente de que mi salud física era solo eso, aceptable. Más de una semana yendo a trabajar y metiéndome en la cama al regresar a casa me hicieron comprender que ya no soy un chaval y el cuerpo está muy deteriorado. Pero lo peor fue la soledad. Esa idea macabra de morir solo, sin que nadie se enterara, que alguien encontrara mi cadáver putrefacto al cabo de un tiempo, fue realmente terrible. No me da miedo la muerte, no temo a morir solo, pero debo admitir que aunque morir solo no sea tan terrible como vivir solo no deja de ser una experiencia kármica verdaderamente infernal.

-La salud psíquica es buena. Creo que mi evolución espiritual ha sido importante, mucho. Creo que mi salud mental es mucho mejor que la que tuve durante mi juventud y el resto de mi vida. Es increíble que cuando el cuerpo físico declina, el cuerpo mental, el cuerpo astral, el cuerpo emocional, el cuerpo causal, estén cada vez en mejor forma. Algo realmente insólito. Ello no ha impedido que las depresiones hayan sido muy duras, que la fobia me haya acogotado en algunos momentos, que las ideas de suicidio hayan revoloteado sobre mí, como cuervos graznando.

-He podido mantener el trabajo sin grandes dificultades. Aguardo la jubilación con esperanza, sabiendo que está en manos de las fuerzas poderosas y no de las mías. El futuro está bastante trazado y lleno de luz.

-Las relaciones interpersonales han sido aceptables, casi mejor que en muchas etapas de mi vida. No son buenas y me temo que nunca lo serán, pero al menos son aceptables y eso ya es mucho.

-Sigo haciendo un buen trabajo con el blog, sigo escribiendo aunque haya sido incapaz de proseguir mis novelas.

-Lo mejor de todo es que ya no miro a la muerte como una liberación, sino como algo que llegará cuando tenga que llegar y mientras tanto quiero disfrutar de la vida.

DEBE

-Estar vivo no es vivir. A pesar de mis esfuerzos y logros la vida sigue siendo una mochila repleta de piedras que llevo a la espalda.

-La soledad a veces es insufrible y el apartamento una cárcel hedionda.

-La logística, la limpieza, la higiene, mi rol de amo de casa, han sido aceptables, un aprobado raspado. He superado la línea roja en muchas ocasiones, por suerte he vuelto a regresar del otro lado.

-El sexo sigue siendo mi asignatura pendiente y solo el milagro que aguardo podrá hacer que me olvide de él, dedicando mis esfuerzos a otras cosas más productivas. No creo que mi estrategia haya sido mala, simplemente tengo la edad y el cuerpo que tengo, la sociedad es como es, las mujeres son como son y dentro de mis raquíticas posibilidades lo he hecho lo mejor posible. El sexo mercenario ha sido paupérrimo y me confirma que solo es aceptable cuando te mueres de hambre, lo mismo que comer basura del contenedor es solo una opción cuando la otra es morir de inanición.

-Mi evolución como guerrero sigue dejando mucho que desear, debería estar ya por encima de muchas cosas y no lo estoy. Mi evolución espiritual ha sido muy importante, pero no estoy alcanzando metas aceptables en el desapego y en las paradas de postas que me ha puesto Milarepa. El avance en el dominio de los sueños es importante, pero deja muchísimo que desear.

-Como administrador económico soy aceptable pero no me manejo bien, debería concentrarme más en ello.

-Los despistes han sido solo daños colaterales aceptables. El coche ha sufrido, algunos despistes han sido muy preocupantes, como las multas de tráfico, pero lo peor han sido esos lapsus de memoria que me han hecho pensar en el sueño del Alzheimer o en un deterioro grave de la mente en mis últimos años.

-Sigo sin llevar las riendas de mi vida, siempre voy a remolque y no vivo, no disfruto de la vida, solo sobrevivo.

La conclusión es un aprobado raspado. Sigo vivo, sigo trabajando, soy capaz de vivir de mi sueldo y de permitirme algunos lujos. He hecho un buen trabajo en el tema de la ayuda a mis hermanos, los enfermos mentales, al menos con el blog. El sexo ha dejado de ser una obsesión para convertirse en una necesidad que debo intentar seguir solventando de la mejor manera posible. Debo centrarme en mis novelas, es importante para mí. El futuro está más o menos encarrilado, siempre dependiendo de las fuerzas poderosas. Pero lo mejor de todo es la luz que hay al otro lado del charco, del océano, su compañía cotidiana hace que mi vida tenga sentido. Todas mis estrategias se fueron al garete pero las fuerzas poderosas han sido favorables al menos en una cosa, dándome esperanza. Se puede decir que mi vida se partió en dos, antes y después de la ruptura, pero la nueva vida ha dejado de ser el infierno que me temía. Espiritualmente me sigo sintiendo vinculado a mis seres queridos y estoy seguro de que en el plano espiritual sigo trabajando por ellos y reconduciendo una relación rota. El primer año se ha salvado mucho mejor de lo que esperaba, ahora queda el segundo, un año que tal vez sea extremadamente difícil por las circunstancias sociales y por la evolución que sigue nuestro mundo atormentado.

AUTO-OBSERVACIÓN

Me preocupan las líneas rojas, en algún momento me he sentido como uno más de esos pobres enfermos mentales que viven solos en cuchitriles, entre la basura. He llegado a plantearme contratar a una mujer para que haga la limpieza al menos dos veces al mes, pero al final he decidido esperar. Para mí sería una derrota que no puedo permitirme, sino soy capaz de mantener un orden mínimo en mi vida, entonces me mereceré todo lo que me pase.

La salud mental ha tenido altibajos muy notables, no puedo permitirme ciertas cosas, caminar en la cuerda floja sobre el abismo no es aceptable, no puede serlo.

La evolución espiritual es importante pero me queda un largo camino por recorrer. Un guerrero no puede permitirse el lujo de tumbarse en la cuneta del camino y esperar despertar la compasión de algún viajero.

El trabajo intelectual ha sido pobre. Todos mis proyectos están hibernados, las novelas, el poner orden en todas mis cosas, que son muchas, el disfrutar de la música de forma sistemática, se han visto reducidos al blog y a las series de tv que son interesantes pero tan solo una fuga.

Debo tomarme un prolongado descanso en las estrategias respecto al sexo, la hemorragia emocional ha sido terrible, en algún momento me he planteado cómo puedo tener algo de sangre en las emociones y cómo no he perdido totalmente la sensibilidad y la empatía. A veces me he sentido como tentado por el demonio, una especie de Fausto idiota, capaz de vender su alma por un poco de sexo. Esto no puede continuar, un largo descanso es imprescindible.

Mi salud física requiere atención. Tal vez haya llegado el momento de ir haciendo algo. Ahora estoy solo y no es cuestión de dejarme morir tumbado en la cama.

Estoy contento porque en mi vida hay luz y esperanza, aunque estén al otro lado de un inmenso océano. No ha sido un año perdido y el que me espera tiene grandes alicientes.

FELIZ ANIVERSARIO, GUERRERO IMPECABLE, VIAJERO SOLITARIO EN EL TIEMPO.

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: