MI VIDA ONÍRICA VI

8 11 2015

Sueños León 22-12-2007

Encuentro en esta página el final del sueño de Sarastro. En el sueño estoy convencido de que en el plato está la clave de su problema, pero no consigo encontrarla. Detallo que he perdido muchos recuerdos del sueño, escenas importantes anteriores y posteriores. A lo largo de los años deduzco, por las numerosas anotaciones al respecto, que en realidad lo que recuerdo y anoto de los sueños solo es la punta del iceberg, en realidad no llegaría ni al cinco por ciento de los sueños que he tenido y eso que recuerde al despertar que esos sueños existieron, solo que no consigo recordarlos. Mi impresión es la de que permanecemos toda la noche soñando, aunque los estudiosos de los sueños en los laboratorios creen que solo soñamos durante la etapa REM, pero se basan en una conclusión equivocada, a mi juicio, el hecho de que despiertes al soñador y no recuerde que estaba soñando no significa que no lo estuviera haciendo. Mi experiencia me dice que es muy complicado recordar los sueños y que si después de un duro entrenamiento y trabajo solo consigo recordar un cinco por ciento de los sueños, es un decir, eso significa que una persona no entrenada tiene aún mayores dificultades. No creo que solo soñemos durante la etapa REM, para que esos experimentos tuvieran sentido para mí tendrían que haber entrenado a los sujetos de los experimentos como me he entrenado yo y haber anotado sueños durante años, como lo he hecho yo.

SUEÑO POLLO GIGANTESCO

Un pollo enorme, con el cuello alargado y el pico muy inclinado/Estoy en una ciudad extraña/ No veo el pollo/ Alguien ame lo dice/  Salgo al exterior, es de noche, veo la silueta del pollo, cuello y pico/ Me aterrorizo/ Salgo con una escopeta para dispararle/ No le veo la cabeza/ El pollo se enfada y rompe con su pata un contenedor metálico/ Va cortando como con una sierra secciones de casas/Huyo/ Tengo miedo de que me atrape.

COMENTARIO

Una interpretación tradicional buscaría algo simbólico en el pollo. De acuerdo a mi experiencia y a la forma de entender los sueños de don Juan en El arte de ensoñar, de Castaneda, la existencia de mundos paralelos a los que llegamos en sueños, al mover el punto de encaje, a mí me parece incontrovertible de acuerdo a mi experiencia. He tenido sueños en los que estaba en planetas extraños, bosques gigantescos, animales muy extraños y enormes, habitantes como prehistóricos. Me he planteado seriamente la posibilidad de haber viajado a otros planetas habitados en sueños, de hecho el sueño más largo y detallado, El planeta de los seres de cristal, lo he aprovechado para que formara parte importante del sueño iniciático de mi novela El loco de Ciudadfría. Cuando Castaneda le pregunta a don Juan por la interpretación de algunos sueños parecidos éste le responde que esos sueños eran reales, que lo vivido por Castaneda era real y que había llegado a esos mundos moviendo el punto de encaje. Se lo explica mediante la metáfora de la cebolla. La realidad es como una cebolla, le dice, tú estás en una capa de la cebolla, pero hay muchas y están pegadas a tu capa, llegar a ellas es fácil, solo hay que mover el punto de encaje. La teoría de física teórica de las cuerdas, el funcionamiento del mundo cuántico, nos indican que también algunos científicos, astrofísicos, están llegando a conclusiones parecidas que se podría resumir en la famosa frase de la serie de tv Expediente X. Hay otros mundos pero están en este.

Otra interpretación podría ser la de que las dimensiones del pollo se han agrandado al fijar yo mi atención en él en sueños, al haber entrado en lo que don Juan llama la fijeza, tu atención de ensueño queda pegada a un detalle y este se distorsiona. Podría haber sido un dibujo animado, agrandado en sueños, no puedo saberlo al haber pasado tanto tiempo y dado que la anotación del sueño es muy corta y poco detallada. Castaneda soñaba con su propia habitación en el mundo real y ésta se ampliaba y distorsionaba hasta hacerse irreconocible. Su fijeza quedaba pegada a un punto de la pared, por ejemplo, y podía despertarse con la cara pegada a esa pared. No puedo tener claro si el sueño es un viaje a otro planeta, a otra dimensión, o tal vez solo sea la distorsión de un dibujo animado o un viaje al pasado, a mi infancia, y la distorsión del pollo, de hecho recuerdo bien que de niño me compraron un pollo de colorines en una feria, al que cuidé con cariño y le hice mi mascota, el disgusto que sufrí cuando tuvieron que matarlo y nos lo comimos fue terrible y me generó un trauma, me costó volver a comer pollo.

SUEÑOS CRUCERO

Viajo en un crucero/ Volvemos a visitar Nápoles/ Puedo ver murallas del puerto con todo detenimiento/ Resto del sueño olvidado

C. nos manda a comprar chuletas a D. a y a mí/ Carnicero detrás de un puesto de un mercado como el Conde Luna, tiene poca mercancía/ Sale, regresa con más/ No me atrevo a mirar el muñón de su mano derecha/ Descubro que mi cartera está vacía/ No sé por qué le echo la culpa a C./ Le digo a D. que voy a buscarla/ No la encuentro/ Corro a sacar dinero del cajero/ En la calle/ Llego tarde a un cajero que se esconde tras una pared/  Uno trata de abrir el cajero/ Un callejón lleno de cajeros automáticos y otras cosas, intento meter la tarjeta en la ranura/ Es pequeña, cajero está cubierto de polvo de carbón, lo limpio con la mano/ No logro sacar dinero, regreso/ Ca está hablando con amigas en el supermercado.

COMENTARIO

No puedo saber si el sueño del crucero es anterior o posterior al crucero que hicimos a Italia para superar una crisis anterior de pareja. Caso de que fuera anterior sería premonitorio y si es posterior sería un regreso en sueños, tal vez buscando alguna explicación onírica o regresando a un lugar del pasado por algún motivo. Apenas paramos en Nápoles por lo que tiene sentido un regreso en sueños para ver más cosas. Tuve más sueños sobre el crucero, algunos anteriores y premonitorios y otros posteriores, como si ese crucero tuviera gran importancia y de hecho así es porque fue una lección no aprendida por mí que me llevó a la ruptura definitiva siete u ocho años después.

El otro sueño es típico de cómo me sentía en la relación de pareja, siempre obsesionado con hacer lo que me dijera ella, con no enfadarla  y al final echándole la culpa de cosas que eran más obsesión mía que culpa suya. La relación onírica con D. siempre fue muy escasa por lo que este sueño es valioso para mí, aunque solo sea porque en él aparece D. Aunque he achacado la escasa participación de D. en mis sueños a que es muy celoso de su intimidad y no deja que nadie entre en ella, creo que hay más, una relación kármica que aún no he podido desentrañar. Resulta curioso que aunque aparezca poco siempre lo haga en sueños clave, en momentos clave de mi vida. No hemos compartido muchos sueños pero sí el del retrete cuando me estoy desangrando. Eso me indica que cuando en nuestras vidas surge un problema importante nuestra vinculación afectiva nos lleva al sueño compartido.

SUEÑO LOS ÁNGELES/USA

Viajamos en un autobús/ Cuidado con no perder la ropa ni el equipaje/ Mucha gente en el autobús/ Visitamos varios lugares/ Parada/ Encuentro jersey que me puse hoy/ He perdido la cazadora de cuero/ La busco/ Llevo todo el viaje intentando no perder a C. y a S., además del equipaje/ Es muy complicado, me digo, estoy agotado/ Bajamos una cuesta en Los Ángeles de la que creo haber oído hablar a a R.F. el crítico cinematográfico de una emisora de radio/ Es como la Sierra de la culebra en Palma de Mallorca, curvas enormes, carretera en mal estado como con adoquines/ Algo roto en el sueño ¿cristales?/ La bajada es vertiginosa, me produce vértigo en el estómago/ Montañas muy realistas, muy cercanas/ Llegamos a Los Ángeles/ Ciudad maravillosa/ Vemos la parte rica, pasamos un barrio pobre que se encuentra en obras/ Paran para que bajemos/ No encuentro el equipaje/ C. y S. bajan y las pierdo/ Hablo con el conductor, que está en camiseta, un tipo basto/ Saca huevos rojos, son de todo el mundo/ No encuentro mi cazadora/ Bajo del autobús/ Un guía  trajeado, gafas, cara aplanada, parece del servicio secreto, le da una moneda a un mimo que le ha dado un viajero para que haga un show/ Otro le da más para otra cosa/ Un señora tira panfletos al autobús con una maestría increíble, con el reverso de la mano, como si fueran novelas de  plástico/ Están muy altos en el autobús, me asombra que pueda llegar/ A su lado el hombre trajeado/ Regreso al autobús subo por la puerta del maletero/ Ha cambiado el interior, han puesto cortinas para evitar que entre el sol y el calor desde fuera por las ventanas/ Busco pero no encuentro a C. ni a S. ni el equipaje/ Están subiendo nuevos pasajeros de otra excursión, se  produce confusión/   El autobús sube hacia lo alto como si fuera la plataforma de una grúa/  Puedo ver la ciudad desde muy alto/ El agobio de no perder nada, de encontrar a C. y  a S. después de un viaje largo y complicado me angustia/ Me despierto.

COMENTARIO

Es un sueño muy complejo donde se mezclan muchas cosas. La posibilidad de que S. acabara viviendo en USA me tenía muy  preocupado, de hecho durante una época tuve un gran número de sueños en los que me veía con ella en USA. Algunos eran visitas a ciudades, en este caso Los Ángeles, otras veces N. Y. o alguna ciudad desconocida. Muchos de estos sueños fueron muy, muy oscuros, terribles, lo que me hizo pensar que el futuro de Sara en  USA iba a ser problemático y desde luego sería mejor que apartara esa idea de su cabeza. Algunos sueños fueron realmente terribles, asesinos en serie, mucha sangre, descuartizamientos, muertes extrañas, terror por todas partes. Recuerdo haber programado mi subconsciente con una orden terminante, si algo de estos sueños era premonitorio y podía ocurrir en el futuro debería trabajar en sueños con todas mis posibilidades para evitarlo, al precio que fuera, incluso al de mi propia vida, no tenía la menor duda y la orden fue tajante. Todo este tipo de incursiones oníricas al futuro lo detallo en el capítulo del  sueño iniciático de mi novela, así como en el posterior donde se trata todo sobre el mundo de los sueños. Estoy convencido de que podemos viajar al futuro en sueños, con nuestra mente, de que podemos ver lo que va a ocurrir y de que podemos programarnos para evitarlo haciendo que ciertas cosas clave no sucedan o en todo caso ocurran de otra manera. Mi bloqueo a ver el futuro y a recordar mi trabajo en sueños para evitar ese futuro ha sido muy drástico desde entonces, desde esos sueños espantosos que tuve sobre USA.

Otra posibilidad es la de que la visita a esas ciudades que he vivido en sueños tal vez se hubieran realizado de no haberse producido el camino actual tras una decisión en la crisis de pareja. ¿Qué hubiera ocurrido de haber tomado otra o de haberse arreglado las cosas de otra manera? No lo sé, es posible que toda la familia hubiera viajado a USA y esos sueños se hubieran vuelto premonitorios. Hay teorías en la física teórica que dicen que cada tras decisión que tomamos se producen diferentes vidas, no solo la que es consecuencia de la decisión tomada, sino otras vidas que hubieran existido en la realidad de haber tomado otras decisiones. Es decir, que podríamos vivir en varios mundos paralelos, en uno está ocurriendo lo que realmente está ocurriendo ahora, en otros ocurrirían cosas diferentes de acuerdo a nuestras decisiones. Es una aceptable solución al gran problema del futuro. Si vemos el futuro y éste tiene que suceder inevitablemente estaríamos condenados a una especie de infierno dantesco, al menos los videntes que hemos viajado al futuro en alguna ocasión. La única forma de que esto no sea así y de que el futuro no esté escrito es la de que podamos elegir en el momento concreto y de esta forma sigamos un camino y no otro. ¿Qué ocurre con las vidas o los caminos que hemos descartado al tomar la decisión? Que siguen en otra dimensión, solo que nosotros, nuestra personalidad actual se ha desvinculado de la consciencia que está siguiendo nuestros pasos en esas otras vidas.

Suena complicado,  pero la diferencia entre que solo exista un futuro o existan muchos es abismal. Durante mi juventud, cuando tuve los primeros sueños premonitorios, viví un infierno al convencerme de que el futuro era solo uno y no se podía cambiar, si lo veías solo podías sufrir el resto de tu vida hasta que ocurriera lo que habías visto. Ahora me parece más verosímil la otra hipótesis. ¿Qué hubiera ocurrido si en mi vida de pareja yo, ella y todo el entorno hubiera tomado decisiones diferentes a las que se tomaron en su momento? Tengo esbozada una novela basada en lo que hubiera sido de mi vida de haber tomado decisiones distintas a las que tomé en las diferentes encrucijadas que atravesé. Ahora mismo podría estar viviendo en pareja en lugar de estar solo, una vida de pareja distinta, complicada, pero posible. En esa otra vida tal vez hubiéramos visitado USA y tal vez hubieran ocurrido las cosas que vi en mis sueños. La sensación es la de que con la ruptura de pareja perdí mucho, perdí toda mi vida, pero puede que visto desde el futuro, desde el viaje al futuro en sueños las cosas sean distintas. Tal vez con esa decisión se evitaron terribles efectos en el futuro para algunas personas.  Si la decisión hizo que mi vida fuera mucho peor ahora, pero a cambio se salvaron otras vidas o mejoraron éstas puede que la decisión estuviera clara y de hecho lo está para mí en el mundo real. En hipótesis, si hubiera viajado al futuro y hubiera visto cosas que decidí evitar a toda costa y si para ello hubiera sido preciso la ruptura de pareja, la ruptura con mi hija, incluso mi propia muerte, lo habría hecho sin dudar. Ese es el problema de viajar al futuro, ver cosas que quieres cambiar porque son inaceptables y te programas para hacerlo. Si estás consciente el sufrimiento es espantoso, infernal, por eso solo queda el bloqueo. Si has visto el futuro y no quieres sufrir y no quieres que suceda y te has programado para cambiarlo, lo mejor que puedes hacer es bloquearte y no recordar esos sueños. Estoy convencido de que es lo que he hecho.

La mezcla de escenas es muy común en los sueños, nuestra mente puede viajar al futuro, al pasado, intercambiar escenas como si fueran naipes de una bajara. La Sierra de la Culebra fue un viaje que hicimos en su momento, que se haya unido en el sueño a un posible viaje al futuro es como mirar el juego que tienes en una mano de cartas, un as, un comodín o cartas malas, muy malas. Tal vez mi yo interno, onírico, haya juntado esas escenas porque tenían algún significado, todo lo que nos sucede en el futuro está estrechamente vinculado a lo que nos ocurrió en el pasado y a las decisiones que tomamos entonces.

Los detalles del sueño de los Ángeles pueden ser “reales” en el sentido de que pudieron haber ocurrido si en la encrucijada las decisiones hubieran sido distintas. Es curioso el simbolismo del sueño, la preocupación por no perder a C. y a S., algo que realmente acabaría por suceder, y al mismo tiempo no perder el equipaje. Es decir hay un mensaje claro de que puedo perder a C. y a S. y al mismo tiempo también mi equipaje, es decir lo que yo quiero que sea mi vida. En el conflicto en realidad se pierde todo. Pierdes a tus seres queridos, pierdes lo que tú quieres que sea tu vida, lo pierdes todo. Pero si evitar los acontecimientos terribles del futuro lo exige el yo interno no duda en tomar las decisiones pertinentes. También puede ocurrir que aún sin esos acontecimientos terribles el yo haya visto en sueños cosas que le hacen pensar que un futuro es mejor que otro y entonces elige y decide. Como no puede mostrárselo claramente al yo presente, al yo real en este momento, lo que hace es bloquear los sueños, que sólo él recuerde cuando está en el mundo de los sueños y de esta forma impedir que el yo real tome sus propias decisiones, en contra del yo onírico. Esto suena muy complejo, creo que se entiende mejor en el capítulo correspondiente de mi novela.

Muchas veces en sueños he perdido objetos, ropas, incluso y con mas frecuencia a las personas con las que estoy viajando en sueños o con las que estoy compartiendo los sueños. Esto es perfectamente lógico. No viajamos realmente en sueños con ropas y objetos, es nuestra mente la que los hace presentes. Me ocurre con mucha frecuencia que no encuentro el coche en sueños, algo lógico porque el coche está en el mundo real y en sueños no lo necesito para nada, esa sensación de pérdida ocurre porque no estamos en un sueño lúcido, no somos conscientes de que soñamos y que por lo tanto no necesitamos el coche, ni las ropas, ni nada, es un mundo distinto y lo que tenemos en el mundo físico no nos sirve allí. En sueños nos vestimos para tener la sensación de que vemos a los demás de la misma manera. En realidad en sueños estamos desnudos porque en el mundo onírico o astral no existen ropas, pero sí podemos tener la sensación de ir vestidos y de ver a los demás vestidos. Nuestra mente es poderosa y la sugestión también lo es. Si en sueños nos resulta inaceptable estar en presencia de una persona del sexo contrario desnuda porque como ocurre en el mundo real, eso genera deseos incontrolables, pues la vestimos, nos vestimos nosotros, todo el mundo va vestido. En realidad todos vamos desnudos. El mito del jardín del Edén no es otra cosa que el mito del mundo onírico o astral. En realidad estamos desnudos pero no nos damos cuenta, no nos avergonzamos hasta que pecamos. Es decir, si no somos capaces de ver nuestra alma desnuda la vestimos y si en un momento determinado se rompe el velo y nos vemos desnudos la vergüenza hace que abandonemos ese mundo con hojas de parra en nuestras partes pudendas.

En el mundo onírico viajamos con la mente, no necesitamos autobuses o vehículos, vamos desnudos, no necesitamos ropas, si nuestro sueño fuera lúcido, totalmente lúdico y consciente, veríamos lo que tuviéramos que ver del mundo real sin la sensación de llevarlo con nosotros o de ir subidos en los vehículos correspondientes. Pero no podemos “ver” realmente, como le dice don Juan a Castaneda, en sueños, hasta que el cuerpo energético está completo, o dicho de otra manera, hasta que hemos desarrollado completamente el cuerpo astral despertando los chakras, mientras tanto nuestros sueños son lo que son.

El mundo de los sueños es increíblemente complicado, yo estoy convencido de que en buena parte se debe a que no podemos evitar la tentación de viajar al futuro y eso nos marca, porque luego no podemos evitar intentar cambiar lo que nos ha aterrorizado de ese futuro. Para que eso sea posible nuestro yo presente, real, del mundo de la vigilia, no puede recordar esas cosas, saber lo que el yo onírico está tramando, porque lo desbarataría todo, por eso solo cuando el yo real evoluciona y  es capaz de afrontar lo que sea del futuro es cuando el bloqueo desaparece y comenzamos a recordar con toda claridad los sueños.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: