DIARIO DE UN ENFERMO MENTAL XXVIII

3 01 2016

caricatura20navidad_800

DIARIO DE UN ENFERMO MENTAL XXVIII

LA SEGUNDA NAVIDAD DE MI NUEVA VIDA

Ya estoy en casita (al final uno siempre acaba teniendo una casita) de regreso de Córdoba donde pasé la Nochevieja. Reconozco que estoy molido, con todo el cuerpo lleno de agujetas, a pesar de que he dormido bien toda la noche. Me di una buena paliza a caminar y mi gordura no me permite hacer estas locuras, y más de cuando en cuando,sin avisar. Llevo una temporada de sueños impresionantes, no sé si la técnica de Castaneda, que ahora practico todas las noches, es tan efectiva como parece, pero lo cierto es que el recuerdo de los sueños ha cambiado mucho. No se puede decir que todos mis sueños estén siendo como para tirar cohetes, las pesadillas de los asesinos en serie fue espantosa, sin embargo el sueño de esta noche ha sido realmente increíble. Era como una especie de experimento onírico en el que algunos locutores de radio, presentadores de televisión y famosos hacían una representación de cómo irían las cosas si se tomaran unas decisiones u otras respecto a las votaciones, la democracia y cómo mejorarla. Es un sueño que tiene mucho sentido teniendo la situación política que estamos viviendo, pero lo curioso fue la impresionante demostración de mi mente en sueños, estuve lúcido, todo lo que ocurría era perfectamente lógico y razonable y mi yo onírico se comportó casi como si estuviera en el mundo real, el control fue absoluto. En el propio sueño me dije a mí mismo que sería ideal que antes de tomar decisiones en el mundo real se pudieran tomar en el mundo onírico, en sueños, y ver qué pasa antes de arriesgarse con decisiones que luego son irreversibles. Era como una representación teatral o un programa de televisión en el que se iban tomando decisiones y viendo las consecuencias. Infinitamente mejor que esos reality shows tan estúpidos y que solo explotan el morbo. ¿Por qué no un auténtico reality show para ver cómo se podría mejorar nuestra democracia, el sistema de votación, que ocurriría si se tomaran estas decisiones y no otras? En el sueño fui consciente de la complejidad que tiene todo esto. No me extraña que las fuerzas poderosas lo tengan todo tan complicado a la hora de mejorar nuestra situación, la de todos. Contrasté lo que pienso en el mundo físico, listas abiertas, votar a personas y no a siglas, buscar fórmulas para pedir responsabilidades al gobernante que no cumple lo que promete, etc etc. con las cosas que iban ocurriendo en el sueño. No es tan sencillo. El desmenuzamiento del voto genera increíbles problemas, como ya se ha visto en la historia democrática italiana, por ejemplo, poner de acuerdo a unos cuantos partidos políticos para gobernar es algo delirante. Las consecuencias de la desobediencia civil, que también se trataban en el sueño ponen los pelos de punta, y eso sin que apareciera el terrorismo por parte alguna. Cuando la democracia clásica se desmorone, que será pronto, los recambios parecen ser muy frágiles y complejísimos, la posibilidad de un voto a través de Internet, no solo en las elecciones, sino referendums sobre temas importantes, siguiendo un poco lo que ocurre en mi novela Planeta Omega, en el sueño se veía que daba lugar a problemas que ponen el vello de punta. Una sociedad caótica no sería peor que una sociedad tiránica, de nuevo las dictaduras, pero casi-casi. En el sueño parecía claro que vamos hacia un enfrentamiento entre las democracias que se desmoronan, una atomización del voto, la desobediencia civil y el regreso a las dictaduras, duras-duras, con la disculpa del terrorismo y la ingobernabilidad generada por esta atomización del voto. Me desperté realmente asustado por lo que puede pasar. Esto me obliga a iniciar la sección de mi diario que titulo “Por fin puedo decir todo lo que pienso”. Es el momento adecuado. Luego intentaré recapitular y narrar las peripecias de estas fiestas.

 

17_manejando_el_pais

POR FIN PUEDO DECIR TODO LO QUE PIENSO SOBRE… LA POLÍTICA

Alguien tiene que gestionar esta sociedad, alguien tiene que estar ahí, y es mucho mejor que estén los representantes del pueblo que los dictadores. Eso está claro, no hay color, pero no quiere decir que nos puedan amenazar con esa tontería de “o yo o el diluvio”. Mira, no me tientes, porque a lo mejor llamo al diluvio. No acepto que tenga que entregar mi voto como un cheque en blanco a alguien que hará con él lo que quiera y al que no le puedo pedir responsabilidades porque no existen medios para hacerlo. Puedo no volver a votarlo en las próximas elecciones, pero si está bajo el caparazón de tortuga de unas siglas, tendré que plantearme si voto a la sigla, que acoge en su seno a corruptos y honrados, a listos y a tontos, a buenas personas y a malas personas, o no voto al corrupto fulanito de tal, al tonto “laba” de menganito, y para ello tengo que dejar de votar esa sigla para buscarme otra a la que le pase exactamente lo mismo. No quiero votar personas corruptas en las que no tengo la menor confianza y no quiero votar siglas en las que se refugian todos, corruptos y no corruptos. No quiero que me digan que ellos o el diluvio,porque a lo mejor,si me cabrean mucho, elijo el diluvio. No quiero votar siglas, me niego, quiero votar personas, concretas, a las que decir luego que no han cumplido con lo prometido y pedirles responsabilidades de alguna manera (¿de qué manera? Eso ya se vería). No acepto que esta forma de democracia sea la mejor y no pueda ser mejorada. Me niego.

Ya vi en el sueño que no es fácil mejorar la democracia y el sistema de voto, pero sí que hay que intentarlo y que las siglas no pueden seguir protegiendo a los corruptos, inútiles, y tontos de capirote de toda especie. Hay que limpiar, la ética debe llegar a los partidos políticos y a la democracia. No podemos seguir votando siglas, primero bipartidismo y luego atomizar el voto hasta el punto de que formar una molécula,solo una, sea el trabajo de Sísifo. Quiero probar con listas abiertas, quiero buscar fórmulas para pedir responsabilidades a los políticos que no cumplen y quiero una limpieza a fondo en el mundo político, quien apoye a un corrupto o lo disculpe, o no lo expulse del partido de inmediato, con una patada en el trasero, ¡que sea anatema! Si quieren seguir celebrando elecciones todos los días del año, hasta que encaje el puzzle, allá ellos, yo no voto, así de claro.

Solo voté en las primeras elecciones, tras el franquismo, y para dejar bien claro que no quería dictadura, democracia, aunque sea mala. Voté entonces y no volví a votar más, porque no voy a dar el cheque en blanco a ningún pánfilo que no me merece la menor confianza. Si quieren ganarse mi voto tendrán que buscar una democracia mejor. Ahora que estoy divorciado, solo, casi jubilado, que me importa un bledo morir hoy que mañana, puedo decir lo que pienso, y esto es lo que pienso de la política. No lo dije antes porque me veía obligado a ser políticamente correcto, ahora me importa un bledo, así se caiga la nebulosa Pegasus sobre mi cabeza.

Iñaki Lizorno.jpg

LA SEGUNDA NAVIDAD DE MI NUEVA VIDA

De nuevo gracias de corazón a Bautista y a su familia por acogerme como a uno más. La Navidad siempre fue para mi algo entrañable y pasarla solo la mayor catástrofe que puede ocurrirme. Este año no tuve la crisis fóbica, no lloré, lo llevé mucho mejor, estaba más tranquilo, había aceptado mi nueva vida. Todo fue todo lo bien que podía ir.

Repasando mis círculos he visto que puedo contarlos y numerarlos a través del whasap. En mi primer círculo actual solo una persona, D., a quien pude ver, con el que pude charlar, cenar e ir al cine. A pesar de todas las dificultades y a pesar de que tal vez solo nos veamos una vez al año, sigue formando parte de mi primer círculo. ¿Alguien más? Nadie más. Mis padres fallecidos, mis hermanos fuera de círculo desde hace años, el resto de la familia, tíos, primos, y demás familia, fuera del círculo desde hace años por razones varias. En este momento están pisando la línea del primer círculo Bautista y su familia y la lucecita al otro lado del charco y la suya, pero no puedo decir que estén dentro porque la confianza aún no es la del primer círculo, en el caso de Bautista, y en el caso de la lucecita aún no nos hemos visto y eso anula cualquier consideración sobre el primero, no existe un primer círculo virtual.

El resto se podría decir que conforman un segundo círculo, no muy próximo al primero, en algunos casos, y en otros aún están lejos de irse acercando. Segundo círculo formado por personas relacionadas con el trabajo, personas relacionadas con mi trabajo como hermano de todos mis hermanos, los enfermos mentales, importante pero eso no significa que realmente estén en el primer círculo porque no se dan las condiciones. Mayoría de mujeres conocidas, de una manera o de otra, en la realidad física, en la virtual, pero ninguna cumple de momento las condiciones del primer círculo. El número de integrantes del segundo círculo es pobre, bastante más pobre de lo que es un segundo círculo en cualquier persona normal. En cuanto al tercer círculo no existe ni uno solo que tenga aspiraciones al segundo, y mucho menos al primero.

Un primer círculo con una sola persona es pobre, frágil, no es nada. Dos personas en la línea del primer círculo es importante y más si como sucede en estos casos suelen atraer con ellas a las personas de sus primeros círculos. Un año tras la última Navidad y todo sigue más o menos igual o parecido. Creo que yo estoy mejor, ha pasado el luto, he superado lo peor del descontrol, mi enfermedad me ha dado los quebraderos de cabeza justos, no más. El balance no puede ser malo, aunque tampoco es bueno. Se podría decir que no estoy en el camino de vivir una nueva vida sin pensar en lo bonito que sería que llegara la muerte sin buscarla. De alguna manera ciertos comportamientos tienen mucho que ver con el deseo de morir, con un intento de suicidio encubierto, no hacerme el chequeo ni cuidarme, no preocuparme lo más mínimo por la salud, ni ser prudente a la hora de asumir ciertas conductas de riesgo.

Nochebuena y Navidad fueron muy aceptables, uno no puede evitar que el pasado se le eche encima, que los seres queridos que ya no están, aparezcan como fantasmas en el castillo del subconsciente, pero al menos lo peor ya pasó y cada Navidad podría ser mejor.

La Nochevieja es otro cantar. Este año fue mejor que en Granada, pero no por las circunstancias, sino porque yo estaba mejor. Creo que dará para un par de capítulos porque las incidencias fueron varias y muy narrativas. Así pues comenzaremos Nochevieja en Córdoba en el siguiente capítulo de este diario.

20160101_171542-2

 

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: