MI VIDA ONÍRICA IX

5 06 2016

SUEÑOS LEON 26-12-07

outback6

VAMPIRO AUSTRALIANO

Es un libro de una autora australiana, veo el nombre, la portada, una imagen de una mujer vampiro con un vestido largo/ Se abre y entro en la historia/ Estoy en un sótano/ Creo que es el de una casa pero no puedo confirmarlo/ Avanzo entre enseres de alguien que se está mudando/ En el sótano no hay coches  / Creo que los han retirado para limpiarlos/ Se produce una lucha entre vampiros/ Arrojo con mis manos fuego que los destruirá.

COMENTARIO

Es un sueño extraño y curioso puesto que no conozco ningún libro de vampiros de alguna autora australiana. El ver un libro, la portada o el interior, el leer lo que dice, es algo que ha sido muy habitual durante todo mi vida onírica. En muchas ocasiones he buscado libros en bibliotecas, en estanterías. Al despertar he sido consciente de que esos libros no existían, ni los autores ni los títulos. La posibilidad de que existan en un futuro es algo remoto e inverosímil y además indicaría un viaje en el tiempo, en el futuro, que no es fácil ni habitual se produzca en sueños.

Leer o escribir en sueños supone un avance importante, no es sencillo. Al principio  cuando intentaba leer algo en sueños se cambiaba la página, las letras se hacían borrosas, no conseguía ni ver una palabra con claridad. En cuanto al escribir en sueños, de forma manual o en el teclado de un ordenador, ver lo que se escribe, que las manos tracen palabras, como en el mundo físico, es un avance portentoso. He conseguido verme escribiendo en sueños, observar cómo mi mano trazaba palabras en un papel, en un cuaderno, saber lo que estaba escribiendo y ver claramente esas palabras. Tal vez fuera una escena del futuro o incluso del pasado, en la que yo estaba escribiendo en alguno de mis cuadernos de notas o en los cuadernos grandes, donde anoto los sueños al despertar. Aún así es un avance onírico importante. Viajar en sueños al futuro, para ver escenas de algo que puede ocurrir es una posibilidad que para mí ha sido siempre muy verosímil. Como veremos con las anotaciones de otros sueños, he podido confirmar ese extraño viaje, porque no solo me he visto escribiendo o leyendo libros, sino que he visto escenas en el televisor que aún no se habían producido y que curiosamente ocurrirían veinticuatro o cuarenta y ocho horas después de haber tenido el sueño y de haberlo anotado. Ya comentaremos esas escenas en profundidad cuando llegue el momento.

Para mí el viaje onírico hacia el futuro no solo es verosímil y posible sino que es una certeza, a la vista de las numerosas anotaciones que tengo al respecto. Esa posibilidad es angustiosa e incluso terrorífica. En mi novela “El loco de Ciudadfría” desarrollo todas las posibilidades de viajar en sueños hacia el futuro. También en mi serie sobre el universo de los sueños, que aún no he subido a Internet, desarrollo, en forma narrativa y ficticia (basándome en algunos sueños reales que he tenido) todas las posibilidades que se le plantean a un soñador que controle su vida onírica. Como veremos también cuando suba otro capítulo de la serie “Las enseñanzas de don Juan” referidas al “doble” no estamos encajonados, encarcelados, en el mundo físico, donde solo podemos hacer aquello que puede hacer el cuerpo físico de acuerdo a las leyes físicas de nuestro universo material. Somos seres multidimensionales, como hemos visto ya en muchos de los textos del blog, nos movemos en diferentes dimensiones, tal como le sucede a la partícula cuántica y la aspiración del iniciado o del guerrero chamánico es la de unir todas esas personalidades, haciendo consciente para la personalidad física todo lo que hacen y lo que son las otras personalidades que se desenvuelven en otras dimensiones.

Las posibilidades narrativas de todo esto son casi infinitas y he visto cómo algunos novelistas han empezado a desarrollarlas en sus novelas, e incluso existen películas muy interesantes sobre el tema. Pero no se trata de contar historias ficticias sino de descubrir cómo son nuestras vidas y personalidades ocultas que no llegan a nuestra consciencia porque existe una barrera casi infranqueable. Al estudiar el doble veremos cómo lo explica don Juan. Mi opinión personal es la de que los “yoes” superiores bloquean la memoria de todo eso al “yo físico” sin duda el menos evolucionado de todo, para que exista la posibilidad de un aprendizaje espiritual en la vida física y para evitar en muchos casos que éste tome decisiones muy complejas y dramáticas que pueden cambiar posibles futuros sin tener capacidad para ello.

En cuanto al tema de los vampiros siempre me interesó, incluso la primera novela que comencé a escribir a los dieciocho años se titulaba “El planeta de los vampiros psíquicos”.  He leído sagas de novelas vampíricas interesantes como las de Anne Rice y otras y he seguido el tratamiento del tema en el cine desde el cine mudo hasta nuestros días. El mito del vampiro es apasionante por sus connotaciones psíquicas y esotéricas. El hecho de que yo sea capaz de lanzar fuego con las manos, en sueños, para destruir hipotéticos vampiros supone, o bien que las novelas y películas de vampiros han calado mucho en mi subconsciente, o bien la posibilidad de que haya comenzado a dominar ciertas facultades que poseen en otros planos los iniciados que están evolucionando espiritualmente y que tendrían cierto parecido con los magos blancos y negros de sagas como el Señor de los anillos.

Mis andanzas por lo que yo llamo mis ciudades y paisajes oníricos está ampliamente documentado en mis sueños. Ignoro si son reales, si pertenecen a alguna ciudad o paisaje real que no conozco, o si son ciudades y paisajes de otras dimensiones o creaciones del propio soñador, tal como aparece en la famosa película Origen que pude ver con mucho interés hace algunos años.

VIAJE ASTRAL

Estoy realizando un viaje astral, muy consciente de ello, puedo ver árboles, insectos, etc, con una intensidad tal que la vigilia es un sueño nebuloso en comparación/ Me siento consciente y hasta poderoso, porque pienso que nadie me puede destruir/ Puedo ver todo con extraña lucidez/ Cazadores están disparando una especie de patos o conejos voladores/ Veo uno con rostro humano, extraterrestre/ Soy  su amigo, nos une algo/  Antes de que pueda hablarle otro conejo lo mata, clavándole una rama de un árbol/ Lo ha hecho para congraciarse con los humanos, es un pelota que ha vendido a su hermano/ Sueño mucho más largo, en gran parte olvidado/ Sensación absoluta de haber realizado un viaje astral/ La fuerte sensación de que podría recordar mis vidas pasadas si quisiera.

COMENTARIO

Origen.jpg

Dicen que los viajes astrales son muy frecuentes en sueños y que el volar en sueños indicaría que se está produciendo un viaje astral. Desde niño he tenido sueños de vuelos moviendo los brazos, como si fueran las alas de un pájaro/ Han sido tan frecuentes que ya forman parte de mis recuerdos oníricos más claros. Actualmente esa técnica voladora ha mejorado mucho, como veremos en mis últimos sueños, que subiré a continuación en “Agenda onírica”.

La lucidez en sueños ha sido un logro muy trabajado durante años. En sueños he sido consciente de muchas cosas, de estar en algún lugar del universo, viendo el Cosmos, de la posibilidad de que podría desbloquear con facilidad todos mis recuerdos de vidas pasadas, si quisiera. En sueños me he sentido muy sabio, poderoso, indestructible. Sin embargo en el Arte de ensoñar de Castaneda, don Juan habla claramente de la posibilidad de morir en sueños y eso supondría de forma inevitable la muerte también en el mundo físico. Esa posibilidad me preocupó mucho en todos los sentidos y desde entonces en mis sueños procuro que no se produzca ninguna escena en la que me vea morir, de una u otra manera, cambio la escena o despierto como si fuera una pesadilla para evitarlo. En mis lecturas esotéricas he visto cómo algunos iniciados hablan de las diferentes condiciones en los diferentes planos. Es evidente que el cuerpo físico es perecedero, lo sabemos todos, lo que ignoramos es si los demás cuerpos también lo son. Al parecer aunque siguiendo el principio de la física de que nada se crea ni se destruye, solo se transforma, nada moriría realmente, si los átomos y las moléculas, las partículas, dejan de estar vinculadas en un todo, como puede ser un cuerpo físico, unido por una consciencia, se desperdigarían, “polvo al polvo” como se dice en el ritual católico de los difuntos. Aunque los cuerpos superiores, como el astral, sean más complicados de aniquilar, de que se produzca su muerte, parece claro que la individualidad que supone un cuerpo en cualquier dimensión se basa en el cuidado que nuestra consciencia más elevada, alma o chispa divina, pone en formar y conservar determinadas formas de materia o energía para que le sirvan de vehículos en otras dimensiones. Así el cuerpo físico no puede atravesar paredes ni avanzar o retroceder en el tiempo o moverse en el espacio sino es ayudado por otros artilugios que la ciencia ha descubierto e implementado. En cambio el cuerpo astral sí podría hacer cosas que le son negadas al cuerpo físico. Cada dimensión tiene sus leyes y se puede decir que el alma debe utilizar determinados vehículos que ella misma construiría para que le sirvan cuando necesita moverse en determinadas dimensiones.

En cuanto al tema de los animalitos voladores, como especie extraterrestre, está claro que algo así está en en subconsciente colectivo, si tenemos en cuenta los dibujos animados y las extrañas formas que a veces adoptan algunos extraterrestres. Tengo la plena seguridad de que nosotros mismos podemos formar con nuestra mente extrañas formas ectoplasmáticas que de alguna manera, muy inferior a la nuestra estarían vivas. Y no es algo que me haya inventado yo, también aparece en muchos libros esotéricos.  Lo que vi en mi sueño bien podría tratarse de esas formas ectoplasmáticas, aunque desde luego he tenido sueños muy claros de viajes a otros planetas donde habitan otros seres diferentes a nosotros. Esto se contempla también el Libro de Urantia e incluso don Juan le dice claramente a Castaneda, cuando éste le pregunta al respecto, que todos esos mundos son reales.

Parece claramente un viaje astral. En el índice que estoy confeccionando sobre la temática de mis sueños, aunque los supuestos o posibles viajes astrales, no son la temática más numerosa sí es de las más importantes y constantes. La lucidez en el sueño no implica que uno no pueda estar equivocado. En el sueño me veo como poderoso e indestructible porque aún no había asimilado lo que don Juan le dice a Castaneda de que podemos morir en sueños. Se supone que cada logro onírico nos da una nueva sensación de libertad y de poder, como cuando en el mundo físico conseguimos cosas que creíamos inalcanzables, pero eso no quiere decir que sigamos siendo terriblemente frágiles. Un guerrero debe de ser humilde, porque no conoce el misterio y porque sabe que las fuerzas poderosas controlan su destino.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: