MI VIDA ONÍRICA X

19 08 2016

SUEÑOS 27-12-2007 LEÓN

Esao Andrews_Area_Visual_1.jpg

SUEÑO J.R.

He vuelto a soñar con J.R. y J. Este último muy bien trajeado, como siempre y con gafas, estaba perdiendo la memoria. Intentaba leer algo de un libro sin conseguirlo. J.R. habla conmigo en una cafetería. No ha conseguido sacar la oposición de Justicia a pesar de los esfuerzos de su padre que se siente decepcionado/ No siento gran aprecio por él. Sueño extraño y reiterativo.

COMENTARIO

Hay personas con la que sueño reiteradamente, a pesar de que no pienso mucho en ellas ni siento un especial afecto ni vinculación. Anoche mismo soñé con otra persona a la que no veo desde hace años y con la que acabé mal debido a conflictos en unas circunstancias especiales. A pesar de todos mis esfuerzos durante años, anotando y estudiando los sueños, no he conseguido encontrar una pauta para explicar estos sueños que desentonan mucho con la vida real y cotidiana. Salvo contadas excepciones los sueños parecen seguir su propio criterio, es decir el criterio de otro yo que parece tener pensamientos, emociones e intereses diferentes a los de mi yo consciente cotidiano. Su vida paralela parece ser muy diferente a la que yo llevo en la vida real, sin que exista una cronología válida ni una estructura vital lógica y racional. Incluso la programación de sueños me ha dado escasos resultados, no sueño con lo que quiero ni con quien quiero, sino que la temática y las personas se me imponen por alguna razón que desconozco.

Hace años, incluso anteriores a la fecha de este sueño, pensaba que todo podía explicarse debido a que en el mundo onírico no existe espacio ni tiempo. Ahora, tras largos años de anotaciones de sueños y análisis de los mismos, he llegado a la conclusión de que aunque ese factor explica muchas cosas no lo explica todo ni la mayoría de las contradicciones oníricas. Me inclino a pensar, como explica don Juan en el arte de ensoñar, que cuando ensoñamos podemos viajar a otros mundos o dimensiones paralelas, que son tan reales como ésta como no se cansa de decirle don Juan a Castaneda. La existencia del doble también explicaría ciertos sueños que parecen no tener la menor lógica. Aunque esto no he podido constatarlo de forma fehaciente, tal vez debido a que aún no soy un guerrero auténtico.

La relación con J.R. y J. me fue impuesta por las circunstancias. Yo no la busqué y me limité a aceptar lo que se me daba o imponía. En aquel tiempo me sentía muy solo, una constante en mi vida, y cualquier relación me venía bien. Debido a mi falta de carácter, timidez, falta de asertividad y la típica falta de voluntad del enfermo mental, dejé que éstas dos personas se impusieran en muchos aspectos de mi vida. A pesar de que la relación interpersonal llegó a ser aceptable, incluso buena, yo nunca estuve de acuerdo con su forma de pensar y su filosofía de la vida y me dejé llevar por ciertos caminos con los que nunca estuve de acuerdo. La ruptura se debió a circunstancias que se impusieron. Se puede decir que yo nunca tomé decisiones personales que me llevaran por el camino que yo quería, simplemente me dejé llevar, incluso a la hora de la ruptura. Acepté que formaran parte de mi vida sin hacer mucho en ese sentido y también acepté que dejaran de formar parte de ella, sin tomar más decisiones que las imprescindibles para hacer frente a las circunstancias que se produjeron.No existía afinidad humana, ni espiritual, ni nuestras formas de pensar y ser eran suficientemente afines como para que acabaran formando parte de mi primer círculo, en realidad nunca salieron del segundo.

Las circunstancias que aparecen en el sueño son bastante lógicas y razonables, algunos datos son reales, es decir que coinciden los datos del sueño con la vida real. Desconozco si el sueño fue premonitorio puesto que hace muchos años que no sé nada de ellos. La posibilidad de que una persona mayor pierda la memoria a cierta edad es bastante verosímil. Yo mismo he tenido muchos sueños en los que perdía la memoria, bien fuera por una enfermedad o simplemente por el deterioro propio de la edad. Incluso hoy en día acepto y asumo esa posibilidad con naturalidad. Tal vez en sueños achaque a los demás la falta de memoria que podría ser algo que me sucediera a mí.

 

Proust

SUEÑO CLASES DE INGLÉS

Estoy en una casa con pupitres/ recibo lecciones de un amable profesor/ La mayoría son extranjeros con pinta de ingleses/ Entiendo todo a pesar de ello/ El profesor le da un libro a otro para que haga un trabajo/ A mí me da un tomo de Proust/ Doy una conferencia magistral/ Curiosamente no recuerdo detalles de ellas, es como si pensara que lo iba a hacer y la fuera construyendo en mi mente/Lógica perfecta en la disertación sobre Proust/ A la salida me habla un inglés que va a tomar algo en un bar.

 

COMENTARIO

La enorme dificultad que conlleva distinguir un sueño propio de uno ajeno, es decir de un sueño compartido hace que muchos sueños sin sentido no puedan ser explicados con un mínimo de lógica. Para detectar los sueños compartidos diseñé una programación que me pareció original pero que luego descubrí que no lo era tanto viendo la conocida película sobre los sueños que vería años más tarde y creo que está protagonizada por Mat Dillon, aunque ahora no recuerdo el título. En ella utilizaban una especie de peonza que se movía en el sueño, un objeto personal del soñador que también le ayudaba a saber cuándo dejaba de controlar el sueño, al caer sobre la mesa por no poder seguir dando vueltas. En mi caso utilizaba objetos personales con los que tenía contacto durante todo el día y con los que estaba muy unido, por ejemplo mi reloj de pulsera, la cartera, las gafas, etc. Cuando en el sueño yo llevaba alguno de esos objetos, que podía ver y palpar, asumía que el sueño era mío y no un sueño compartido. Aunque eso es algo que ahora no tengo muy claro.

En cambio mi convencimiento de que existen sueños compartidos sigue siendo absoluto. Se podría decir que el contacto de nuestras proyecciones mentales o cuerpos astrales en sueños genera un intercambio de ideas, emociones, vivencias e incluso de la propia personalidad. Esto último es un hecho realmente terrorífico, puesto que indicaría que nuestras personalidades no son tan sólidas y firmes como parecen. No podemos intercambiar los cuerpos físicos en el mundo real, no podemos pensar y sentir como los demás, por mucha empatía que tengamos, esto nos hace creer que nuestras personalidades son islas a las que nadie puede llegar porque están protegidas por la naturaleza o búnkeres tan sólidos y perfectos que nadie se puede colar, como explico en mi novela “El búnker”. Sin embargo parece claro que esto no es así y que en sueños el mero contacto de la energía mental puede trastocar una personalidad hasta el punto de convencerla de que es otra. Si esto ocurriera en el mundo físico nuestras vidas serían caóticas y sin sentido, eso sí, muy divertidas, tal como contaré algún día en un relato y que ya he esbozado en mi personaje el Sr. Múltiple Personalidad, que aparece en la novela Crazyworld.  Es como si en sueños se encontraran dos ectoplasmas o cuerpos astrales y con solo tocarse intercambiaran sentimientos, pensamientos y hasta la propia identidad. El que uno se imponga al otro imagino que tiene mucho que ver con la personalidad fuerte de uno de ellos y de otras circunstancias que ya estudiaremos en otros comentarios.

En este caso hay un detalle que me hace dudar de que fuera un sueño compartido, se trata de Proust. Hay pocas personas que hayan leído a Proust. Ello no significa que yo me considere una persona muy culta y los demás unos analfabetos, pero sí he leído la obra completa de Proust, he anotado numerosas frases y tengo en la cabeza desde hace años un ensayo sobre él, por lo que me parece que no sería fácil encontrar a otro soñador que me pudiera transmitir sus impresiones sobre el escritor. Además, aunque no concreto al anotar el sueño, parece que todo lo que desarrollo sobre el discurso magistral sobre Proust tiene sentido. Así pues, lo mismo que existen objetos personales para identificar como propio un sueño, también existen conocimientos o emociones propias que nos hacen pensar que el sueño puede ser nuestro. Como nunca ocurrió que yo fuera a una escuela de inglés con pupitres, donde hubiera mayoría de ingleses (una contradicción onírica) me inclino a pensar que el sueño fue compartido en cuanto al estudio del inglés y que en el mismo sueño yo pensé sobre Proust imaginando lo que diría sobre él si pudiera dar una clase magistral. Este es un tema muy interesante que veremos en otros comentarios. Quiero decir que se puede pensar en sueños y que muchas veces algunas ideas casi mágicas que nos llegan cuando estamos despiertos son nuestras propias ideas en sueños. El propio Castaneda reconoce en el libro Diálogos con Castaneda, que los libros que escribió le fueron dictados en sueños.

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: