LAS ENSEÑANZAS DE DON JUAN XI

22 09 2016

LAS ENSEÑANZAS DE DON JUAN XI

tonal-y-nagual-5

EL TONAL Y EL NAGUAL

Dentro de la filosofía chamánica de Castaneda, de las enseñanzas de don Juan, estos conceptos tal vez sean los más profundos y también los más misteriosos e inextricables. La dualidad forma parte de todas las filosofías esotéricas conocidas, de todas las filosofías orientales, de la vida misma. El día y la noche, lo femenino y lo masculino, la vida y la muerte, el bien y el mal, son caras de la misma moneda, la totalidad de la existencia. Sin embargo nunca encontré un concepto tan amplio, tan profundo y a la vez tan misterioso.

¿Qué es el tonal?

“Nuestro ser total consiste en dos segmentos perceptibles. El primero es nuestro cuerpo físico que todos podemos percibir; el segundo es el cuerpo luminoso, es un capullo que solo los videntes pueden percibir y que nos da la apariencia de gigantes huevos luminosos”.

El Don del Águila

Carlos Castaneda

buddha_by_dubrouskiy-d5fv3o8.jpg

En el budismo se habla de diversos cuerpos hasta llegar al cuerpo causal o alma, que de alguna manera se relacionan con los siete chakras más importantes. La simplificación que hace la filosofía chamánica de don Juan va más allá de cuerpos y entidades, es un dualismo global y totalizador. Aunque la definición de arriba parece concretar el tonal en el cuerpo físico, en otros párrafos de otros libros se matiza mucho más esta definición. Así en Relatos de poder don Juan habla de la isla del tonal, una isla en medio de un océano infinito que sería el mundo invisible. El tonal sería entonces todo el mundo visible, no solo el cuerpo físico sino todo aquello que el cuerpo físico puede percibir y que está unido de alguna manera, que está vinculado con el resto del mundo material. La isla del tonal es tan extensa como el Cosmos físico, como el universo, es decir se podría decir que también es infinita, pero nada en comparación con el universo infinito del nagual.

No he encontrado vinculaciones de este concepto con otros también duales como la conciencia del lado derecho y la conciencia del lado izquierdo, aunque parece que es la conciencia del lado derecho la que percibiría el tonal y la del lado izquierdo el nagual. En cuanto a las atenciones, parece que la primera atención estaría fijada a la isla del tonal mientras que las otras dos formarían parte de la percepción del nagual. Según se expresa don Juan ambos mundos estarían separados por un abismo infranqueable, o mejor dicho, se comunicarían por una puerta que el guerrero cierra al pasar al otro lado y su conciencia ya no puede retener lo que dejó atrás. Sería algo parecido al mundo de los sueños y el de la vigilia, ambos parecen incompatibles, si sueñas no estás despierto y si estás despierto no sueñas, pero no es exactamente así, puesto que don Juan habla de que un guerrero debe ensoñar despierto, es decir, debe mantenerse consciente en ambos mundos a la vez. En cambio cuando uno pasa del tonal al nagual la puerta se cierra y la memoria y la consciencia del tonal desaparecen. Hay una gran diferencia entre el guerrero que ensueña en estado de vigilia y el guerrero que pasa del tonal al nagual o del nagual al tonal, éste último concepto parece estar relacionado con la figura del doble. Un guerrero nunca sabe dónde está su doble ni lo que está haciendo, y sin embargo el doble, según don Juan se ha creado en el mundo del ensueño. Parece existir una cierta contradicción porque si un guerrero puede y debe ensoñar en estado de vigilia debería ser consciente de lo que hace su doble. Esto solo se explica si consideramos que aunque el doble haya sido creando mediante un largo trabajo en el mundo del ensueño, una vez creado formaría ya parte del nagual y por lo tanto nunca podría estar bajo el control del tonal.

TONAL Y NAGUAL.jpg

En la isla del tonal estaría todo lo existente en el mundo físico, incluso aquello que no conocemos y que aún es un misterio para nosotros. Estarían nuestros cuerpos físicos y todo aquello que ellos pueden percibir y con lo que están vinculados. Nuestro cuerpo físico puede percibir otros cuerpos físicos, las cosas materiales que nos rodean, todo el universo físico, aunque aún no haya sido descubierto y percibido por nuestros sentidos. Las reglas del tonal serían las reglas que gobiernan el mundo de la materia, el universo físico. Estaríamos sujetos a ellas y no podríamos quebrantarlas de ninguna forma. Cuando pasamos al nagual, cuando atravesamos la puerta, ésta se cierra y lo que es el tonal, lo que somos en el tonal, lo que hacemos allí, queda al otro lado, separado por un abismo infranqueable. De esta manera un guerrero no recuerda lo que es y lo que hizo en el tonal estando en el nagual y a su vez no recuerda lo que es y lo que hizo en el tonal cuando está en el nagual.

Apurando mucho la comparación podríamos decir que el tonal sería la materia y el nagual la antimateria y lo mismo que cuando ambas, materia y antimateria, se tocan en el mundo físico se produciría una terrible explosión desintegradora, cuando el  tonal y el nagual se encuentran el nagual podría producir la muerte del tonal, como se lo dice expresamente don Juan a Castaneda. Cuando un guerrero no tiene suficiente poder el encuentro con el nagual puede producirle la muerte, es por eso que Castaneda es preparado tan meticulosamente para este momento, don Juan lo prepara desde el tonal y don Genero desde el nagual, a través de experiencias tan demoledoras que Castaneda debe ser rescatado varias veces de una muerte segura.

Mis conocimientos de física son muy pobres pero creo que hay una cierta conexión entre estos conceptos y los de materia y antimateria o materia y materia oscura. Parece que ambas no pueden convivir, cuando se encuentran se produce la explosión demoledora. Es por eso que Castaneda no puede abrazar a don Genero cuando éste es el nagual, está en el mundo del nagual. Ambos, siempre tan divertidos, con un sentido del humor verdaderamente terrorífico, le gastan bromas a Castaneda. En una ocasión, tras haber presenciado las increíbles proezas de don Genaro como nagual don Juan le toma el pelo y le dice que abrace a don Genaro, Castaneda se queda paralizado después de haber escuchado que no se puede abrazar al nagual y sin embargo consigue abrazarle, está claro que don Genaro en forma de nagual ha desaparecido y ahora es don Genaro en forma de tonal a quien sí puede abrazar como podría hacerlo con cualquier otro cuerpo físico.

No he conseguido diferenciar muy bien los conceptos de nagual y de doble. Tampoco Castaneda puede abrazar al doble de don Genaro, pero don Juan es muy cuidadoso a la hora de diferenciar cuándo está actuando el doble de don Genaro y cuándo éste es el nagual. Me gustaría pensar que el tonal es el cuerpo físico y el nagual el cuerpo astral, lo mismo que el doble, existiría un cuerpo físico que somos nosotros en el mundo material y un cuerpo astral, que sale del físico y se convierte en nuestro doble. El cuerpo astral es invisible al ojo humano y no puede ser abrazado por un cuerpo físico. Nuestro cuerpo físico se mueve en la isla del tonal, sujeto a las reglas que existen en el tonal, y de la misma manera que no conoce toda la isla el nagual sería el cuerpo astral que se mueve sujeto a las normas que existen en el mundo del nagual y que tampoco conoce todo el universo nagual. Pero como veremos en la filosofía chamánica los conceptos de tonal y nagual no son equiparables a cuerpo físico y cuerpo astral y el concepto del doble es tan misterioso que no se consigue distinguirlo del nagual y don Juan no da ninguna explicación en este sentido.

Carlos Castaneda, Un Guerrero Espiritual De Nuestro Tiempo - 19.jpg

El paso del uno al otro es tan complejo que don Juan lo describe en largas parrafadas muy matizadas. Para conseguir pasar del tonal al nagual un guerrero debe seguir un duro aprendizaje en el que participan un maestro, que es el que se encarga de todo lo referente al tonal y que en el caso de Castaneda es don Juan y un benefactor que se ocupa de todo lo referente al nagual, que en este caso es don Genaro. El aprendiz suele llevarse muy bien con el maestro que se encarga de su tonal pero siente un terror indescriptible ante su benefactor.  Es lo que le ocurre a Castaneda quien tiene una relación muy fluida con don Juan y en cambio siente pánico, “se va por la pata abajo”, cuando aparece don Genaro. Cuando Carlos pregunta ambos, don Juan y don Genaro, no tienen inconveniente en hablar de ello. Si bien con un discípulo concreto no pueden actuar a la vez como maestro y benefactor, de ahí que ambos se intercambien papeles con sus discípulos, si don Juan es maestro con Castaneda es benefactor con Eligio, discípulo de don Genaro, de quien éste es maestro. La explicación de por qué no pueden ser las dos cosas a la vez con un mismo discípulo y sin embargo sí son capaces de actuar como maestros y benefactores con diferentes discípulos no está muy clara, imagino que no puedes ser amigo y maestro de alguien y al mismo tiempo ser una figura terrorífica para él.

Pero vayamos a un importante párrafo en el que don Juan explica cómo un guerrero debe trabajar el tonal, limpiar la isla del tonal, para que el surgimiento del nagual no acabe con él. Este es el párrafo:

“Al comienzo uno tiene que hablarle al tonal. El tonal es el que debe ceder el control. Pero hay que hacerlo que lo ceda con alegría. Por ejemplo, tu tonal ha cedido algunos controles sin mucho forcejeo, porque se hizo claro que de seguir como estaba la totalidad de ti estaría muerta hoy en día. En otras palabras, se hace que el tonal abandone cosas innecesarias como el sentirse importante y el entregarse al vicio, los cuales solo lo hunden en el aburrimiento. Todo el problema es que el tonal se aferra a esas cosas cuando debería dar las gracias por librarse de esa porquería. La tarea es entonces convencer al tonal de que se haga libre y fluido. Eso es lo que un brujo necesita antes que cualquier cosa; un tonal fuerte y libre. Mientras más se fortalece, menos se aferra a sus hechos y más fácil resulta encogerle”.

Este último concepto “encoger el tonal” es de una extremada importancia en la iniciación al nagual que lleva a cabo el benefactor.  No es otra cosa, como veremos en otro párrafo, que recibir el correspondiente “susto” que hace que nuestra razón, nuestra lógica, nuestra mente cuadriculada, se encojan, amedrentadas ante lo que se les viene encima, y dejen el control, el mando al nagual. Estos “sustos” no son otra cosa que las experiencias terribles de la vida, al menos así las consideramos nosotros.  Perder a un ser querido es uno de esos sustos, o sufrir un grave accidente que erosiona gravemente nuestro cuerpo físico y cambia nuestra vida, o perder un trabajo cuando habíamos cimentado todo nuestro futuro en él, o entregarnos a una relación de pareja con tal pasión y abandono que cuando se produce la ruptura y la perdemos tenemos la sensación de haberlo perdido todo. Es por eso y no por otra cosa que un guerrero debe ser impecable, debe alcanzar el desapego más absoluto, debe perder toda su importancia personal y debe dejar de entregarse al “vicio”, un concepto muy llamativo y divertido de don Juan. Éste le dice repetidas veces a Castaneda que deje de entregarse al vicio cuando quiere racionalizarlo todo, cuadricularlo, cuando necesita explicarse todo, absolutamente todo lo que le sucede,  cuando se siente un desgraciado porque no consigue ser un buen guerrero y las cosas mundanas le preocupan, cuando tiene dudas, cuando mira hacia el pasado, cuando quiere a toda costa aferrarse a su mundo anterior, a lo que él era antes de conocer a don Juan e iniciar el camino del guerrero. Este entregarse al vicio es el gran obstáculo del guerrero cuando se enfrenta con el nagual y es por eso que debe limpiar la isla del tonal, perder la importancia personal, alcanzar el desapego absoluto, porque cuando llegue el “susto”, un acontecimiento de la vida que va a desmantelar toda la cuadrícula que tan trabajosamente él se había creado, el encuentro con el nagual, al encogerse el tonal, le puede producir la muerte.

carlos-castaneda-un-guerrero-espiritual-de-nuestro-tiempo-11

Este encogimiento del tonal y la aparición del nagual se podría comparar a lo que sucede cuando un cántaro es llenado de diferentes líquidos, agua, vino, aceite, etc cada uno tiene sus propiedades y se comporta de forma diferente, pero todos caben en el cántaro, es algo natural. Sin embargo la aparición del nagual sería como si ese cántaro fuera vaciado del líquido que contiene –encogimiento del tonal- y en ese vacío limitado pretendiera introducirse todo el universo infinito. Tan solo imaginar lo que podría suceder pone los pelos de punta, el cántaro, nosotros, saltaríamos en pedazos infinitos ante una fuerza tan poderosa. El nagual no puede aparecer a pedacitos, dando pequeños “sustitos”, cuando aparece lo hace en toda su inmensidad infinita, con todo su poder. De ahí que un guerrero necesite ser impecable, no estar apegado a nada, ni entregarse a sus vicios, porque todo eso hace que el cántaro sea limitado y toda limitación podría producir la muerte del guerrero al entrar el nagual con toda su fuerza infinita.  Es por eso que el guerrero debe ser impecable y flexible, desapegado, humilde, no porque de esa manera le van a ir mejor las cosas en la vida, va a ganar muchas batallas y alcanzar mucho poder, sino porque la meta de un guerrero es la libertad y solo se puede ser libre en el nagual, fuera de la limitada isla del tonal.  Un guerrero se prepara y lucha toda su vida para alcanzar la libertad, la verdadera libertad, no para que la vida le vaya bien o para ganar muchas batallas frente a muchos enemigos y sentirse fuerte, y para ello debe alcanzar el nagual. No hay otra salida, a pesar del pánico, del terror que provoca esta experiencia.

Este tema es tan importante que le voy a dedicar varios capítulos, pero antes de finalizar éste me gustaría hacer una disquisición comparando lo que le sucede al guerrero que se enfrenta al nagual de lo que le ocurre al enfermo mental. Resulta curioso cómo hay muchas cosas en común. En realidad un enfermo mental no es otra cosa que un aprendiz de guerrero que  carece de maestro de tonal, de benefactor, de preparación, que no ha limpiado la isla del tonal, que está apegado a demasiadas cosas, que no ha perdido la importancia personal, al contrario es excesiva, desmesurada, que no es humilde, que se entrega constantemente a sus numerosos vicios. Cuando un aprendiz de guerrero con estas limitaciones, estos terribles defectos, se enfrenta al nagual lo menos que puede pasarle es que se vaya por la pata abajo. Resulta muy divertida la anécdota que le cuenta don Juan a Castaneda cuando éste le pregunta por la razón de que le tenga tanto miedo a don Genaro. Al parecer don Juan dejó, por despiste, su sombrero en casa de don Genaro y cuando Eligio, el aprendiz de don Genaro, entró a la casa y lo vio se fue “por la pata abajo”. No sabemos muy bien si esta expresión es metafórica o real, pero sí sabemos lo que Castaneda nos cuenta al respecto sobre su miedo a don Genaro, dice literalmente “que se le aflojaba el vientre”  y en más de una ocasión tras alguna experiencia con don Genaro, como benefactor que intenta introducirle al nagual, tiene que esconderse tras unos arbustos, todos imaginamos a qué.

Una de las características más llamativas de una persona con enfermedad mental es ese miedo constante, erosionante, implacable, que nos hace andar por la vida como pisando huevos, en expresión que me gusta mucho emplear cuando hablo de la forma de caminar por la vida de un enfermo mental. Tenemos miedo de todo, de lo que nos ha pasado, de lo que nos está ocurriendo en este momento, de lo que nos pasará mañana. Nos dan miedo las otras personas, nos da miedo el tiempo, viajar o quedarnos en un mismo lugar, nos da miedo intentar sobrevivir y nos da miedo entregarnos. Una de las experiencias más tristes que puede vivir una persona es sentir muy de cerca ese miedo de una persona con enfermedad mental, es contagioso, es descorazonador, se nos cae el alma a los pies. En realidad estamos presenciando el terror que sentiría un guerrero mal preparado ante la llega del nagual.

No es de extrañar que el brote o el afloramiento de muchas enfermedades mentales se produzca cuando el futuro enfermo acaba de sufrir un “susto” una experiencia terrible, dramática en su vida. Así hay personas que caen en una profunda depresión de la que ya nunca salen cuando se muere un ser querido al que estaban muy unidos. Otras, que se creían incombustibles, se vienen abajo tan solo con perder un trabajo en el que habían puesto todas sus esperanzas. Hay quienes ya nunca son los mismos tras una ruptura sentimental  y su deterioro acaba por convertirles en auténticos enfermos mentales. Es el famoso susto que encoge el tonal y cuando el nagual aparece con todo su terrorífico poder el guerrero no preparado sucumbe. No es de extrañar que las personas con enfermedad mental no dejemos de hablar de la muerte que parece presidir nuestras vidas, es como buscar una salida para que el nagual no nos destroce, es como abrir un agujero en el cántaro para que la entrada del nagual tenga una salida, aunque sea pequeña, a su infinitud. Los enfermos mentales deseamos morir para librarnos de la angustia y el sufrimiento infinitos que no son otra cosa que la aparición del nagual en la vida de un aprendiz de guerrero que no ha limpiado su isla del tonal y se encuentra con que sus apegos, su desmesurada importancia personal, ese entregarse cada momento del día a sus vicios, le llevan a no poder soportar el encuentro con el nagual y a desear la muerte como una liberación.

Como veo que esta disquisición da para mucho voy a terminar este capítulo y seguiremos en el siguiente.

Carlos Castaneda, Un Guerrero Espiritual De Nuestro Tiempo - 16.jpg

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: