DICCIONARIO CHAMÁNICO XI

16 11 2016

DICCIONARIO CHAMÁNICO XI

lateralidad-600x400

 

LETRA C/ CONCIENCIA/ CONTINUACIÓN

LA CONCIENCIA DEL LADO IZQUIERDO Y DEL LADO DERECHO

Se podría decir que esta división tiene mucho que ver con los conceptos de tonal y nagual que veremos en su momento y que ya estoy analizando en la serie de Las enseñanzas de don Juan. Si dividimos el cuerpo físico en dos mitades iguales, de arriba abajo, el lado derecho sería el tonal y el izquierdo el nagual.

El lado derecho es el dominio del intelecto y de todo aquello que puede conseguir. El lado izquierdo es el nagual, un dominio de rasgos indescriptibles. Solo puede ser comprendido con la totalidad del cuerpo.

La conciencia del lado izquierdo está acrecentada, nos da una riqueza en la interacción personal y una sensación de velocidad, como si todo pasara más rápido. En el lado derecho se consume demasiada energía y tiempo en las acciones e interacciones de la vida diaria. Hay mayor economía en todo y mayor velocidad. En cuanto al conocimiento se conoce a través de la intuición, directamente, con precisión. Cada faceta de nuestra actividad se halla libre de preliminares e introducciones. No existen procesos usuales del pensamiento, hagas lo que hagas. Hay una comprensión post-facto. Como un recuerdo de lo sucedido. El perceptor se encuentra con una compleja masa de detalles inexplicables.

A la intuición la llama don Juan intensidad, la percepción de todas las cosas con un solo golpe de conocimiento. En el lado izquierdo existe una incapacidad para recordar, para poner sobre una base lineal la memoria de la percepción. En el ensoñar también existe una dificultad para ordenar en sucesión las percepciones, de ahí la incapacidad para recordar los sueños.

Es fácil caer en el error de sobreestimar la conciencia del lado izquierdo, nos deslumbramos ante su claridad y poder. Uno no se libra de los desatinos con la conciencia del lado izquierdo, no al menos de inmediato, se tiene una capacidad perceptiva más intensa, una mayor facilidad para aprender y comprender y sobre todo una gran habilidad para olvidar.

La conciencia del lado izquierdo tiene la gran ventaja de que acelera la comprensión, la gran desventaja de que solo permite enfocar con lucidez una sola cosa a la vez. Esto nos vuelve muy vulnerables. No se puede actuar con independencia en el lado izquierdo, debes ser ayudado por guerreros que han obtenido la totalidad de sí mismos, es decir, que tras la escisión del lado izquierdo y el lado derecho, un paso en el aprendizaje con el nagual, hay que volver a reunir ambas mitades, pero esta vez con plena conciencia de cada una de ellas.

pases-magicos

LA CONCIENCIA ACRECENTADA

Dura lo que dura la depresión en el cuerpo luminoso, producida por el golpe (el famoso golpe en el omóplato que le da don Juan a Castaneda cuando quiere que pase al lado izquierdo) en volver a su estado anterior.

Algunos cascarones o capullos de luz vuelven a su forma anterior por sí mismos, otros deben ser empujados desde fuera y otros no regresan nunca a su forma primera.

La conciencia de la vida cotidiana  es un destello en el lado derecho que se extiende desde el exterior del cuerpo físico hasta la periferia de nuestra luminosidad.

La conciencia acrecentada es un brillo más intenso que se asocia con gran velocidad y concentración, un fulgor que satura la periferia del lado izquierdo.

En el estado de conciencia acrecentada, que don Juan llama también a veces conciencia alterada, los guerreros funcionan como si estuviesen en la conciencia de todos los días, con la diferencia de que pueden concentrarse en todo lo que hacen con una celeridad y con una fuerza sin precedentes.

Los guerreros tienen que ser puestos en ese estado de desorientación.  La conciencia acrecentada reside en un punto del cascarón de luz que debe ser golpeado para sacarlo de su normal desnatación (ver Desnate en su momento) de las emanaciones del Águila.

Entrar en la conciencia del lado izquierdo es una condición frágil y especial que debe usarse parsimoniosamente  y no es un estado de poder.

imagen_4_pagina24

 

COMENTARIO PERSONAL

La conciencia o consciencia de uno mismo es lo que nos hace individuos, personas, seres inteligentes, espirituales, o como queramos llamarlo. Para quienes solo creen en la materia física y que se llaman a sí mismos agnósticos, materialistas, cientifistas o como quieran denominarse la conciencia no es otra cosa que un estado extraño y raro de las cosas nacido de una combinación o vinculación aleatoria de ciertas células, moléculas o partículas que genera la inteligencia y la conciencia por algún truco de magia de bibibirloque, porque no se explica por qué ciertas combinaciones aleatorias generan inteligencia y conciencia y otras no.

Esta conciencia o consciencia es atribuida al alma en las religiones, al atmán en el budismo, al espíritu, a la chispa divina que hay en nosotros y que es un don de Dios, una donación que se realiza a determinados seres creados para que puedan evolucionar y llegar a fusionarse con la divinidad. Según el libro de Urantia a esta conciencia se la llama el monitor del pensamiento y es un don del Padre para ciertas criaturas que se vincula con éstas al nacer y les ayuda a evolucionar hasta la fusión con el Padre. En el momento de la muerte se intentaría esa fusión con el monitor del pensamiento, de no poder realizarse la criatura tendría otras alternativas, como serían la fusión con el hijo creador o con el espíritu santo. En el supuesto de que no pudiera realizarse ninguna de estas fusiones la criatura acabaría siendo destruida.

En el chamanismo de don Juan los seres humanos somos cuerpos luminosos, seres de luz, huevos energéticos, dentro de los cuales estaría prisionera una emanación del Águila o un trozo de emanación. Es esta encarcelación de la emanación lo que nos hace individuos, personas, seres conscientes, la muerte no sería otra cosa que la ruptura del huevo luminoso a través del agujero que existe en cada huevo, a la altura del plexo solar y que se va agrandando a lo largo de la vida hasta que es tan grande que la emanación interior puede salir al exterior.

La filosofía del conocimiento, desarrollada por todos los filósofos a su manera y por los científicos actuales, se basa en un esquema básico consistente en que recibimos estímulos o datos a través de los sentidos y el cerebro los procesa para hacerlos comprensibles para nosotros. Las diferentes filosofías o teorías científicas del conocimiento se diferencian unas de otras en la forma en que consideran que el cerebro o mente interpreta estos estímulos que recibimos a través de los sentidos. Así existe una filosofía escolástica del conocimiento, basada en Aristótoles, o la filosofía del conocimiento Kantiana, basada en los aprioris o interpretaciones varias de los científicos respecto a cómo el cerebro procesa los estímulos. Ninguna de estas filosofías o teorías del conocimiento pone en tela de juicio la base de la misma, es decir que seamos cuerpos físicos que percibimos a través de sentidos físicos, que estos estímulos son llevados al cerebro por los nervios y allí procesados. En la filosofía chamánica de don Juan estas teorías caen por la base dado que no somos cuerpos físicos que percibimos por los sentidos sino huevos luminosos que percibimos a través de todo el cuerpo luminoso, la sabiduría del cuerpo.

Aún así resulta sorprendente que la ciencia moderna admita esa división en dos del ser humano a la hora de conocer, existirían el cerebro izquierdo y el derecho, cada uno encargado de diversas facetas o terrenos del conocimiento y del funcionamiento del ser humano. Porque esta es una de las bases de la filosofía chamánica de don Juan. Esta división espacial no es otra cosa que una metáfora, puesto que se supone que el cuerpo luminoso, energético, no puede ser situado en un lugar del espacio, puesto que no existe espacio en el huevo luminoso, es una forma de hacernos entender cómo funciona la conciencia basándose en el cuerpo físico. Sin duda esta filosofía chamánica también entronca con el budismo que divide todo lo existente en ying y yang, en dos energías diferentes que conforman el universo y todo lo existente al seguir un proceso intentando acoplarse y armonizarse, creación y destrucción son principios básicos de la existencia, sin creación no existiría nada y sin destrucción lo existente no evolucionaría.

Un aprendiz de guerrero impecable debe pasar por la división de sus lados izquierdo y derecho que realiza el nagual al abrir el huevo luminoso o partirlo en dos. Una vez dividido el guerrero el nagual le lleva de nuevo a la fusión de ambas partes a través de diversas técnicas hasta que el guerrero adquiere lo que don Juan llama la Totalidad de uno mismo. El guerrero dividido es fusionado de nuevo pero esta vez consciente plenamente de ambas conciencias, la del lado derecho y la del lado izquierdo.

La conciencia del lado derecho sería la primera atención, es decir el conocimiento de la vida diaria o la descripción del mundo que nos facilita el punto de encaje situado en una posición básica. La conciencia del lado izquierdo sería la segunda atención que nos permite acceder a estados de conciencia inexistentes para quienes no han superado la primera atención. Y existe una tercera atención que se podría decir que es la fusión de ambas conciencias o el nirvana o shamadi en el budismo.

Según don Juan se puede inducir a un aprendiz de guerrero a entrar en el lado izquierdo o en la segunda atención con un golpe propinado en el huevo luminoso en un punto concreto que sitúa por detrás, a la altura de los omóplatos. Don Juan le da este golpe a Castaneda en numerosas ocasiones y de esta manera éste entra en su lado izquierdo o en un estado acrecentado de conciencia que le hace vivir situaciones que luego intenta explicarse sin conseguirlo porque como hemos visto en las anotaciones que he realizado de este tema en los diversos libros de Castaneda, la conciencia del lado izquierdo tiene unas características especiales que si bien son mejores que las del lado derecho, a la hora de procesar información, más veloz, más completa y directa, tiene también serios problemas como son el no poder ocuparse más que de una cosa a la vez y el no poder situar los acontecimientos en una línea temporal que permita comprenderlos a la mente cotidiana, también tiene una extraña y sorprendente facilidad para olvidarlo todo, algo que podemos comprobar con facilidad cuando queremos recordar los sueños.

Don Juan utiliza varias técnicas para conseguir que Castaneda acceda a su lado izquierdo, llegando incluso a darle peyote para romper sus férreos esquemas mentales. El arte de ensoñar es una de ellas y tal vez la menos traumática. En Relatos de poder, en una recapitulación que don Juan hace a Castaneda, antes de darle lo que él llama “La explicación de los brujos” o la quintaesencia de toda su filosofía chamánica, le muestra cómo le fue preparando para esta explicación final. Le explica que él actuó como maestro, es decir le fue preparando desde el tonal, desde el mundo físico, para que así su benefactor, don Genaro, pudiera trabajar con su nagual, romper y dividir su huevo luminoso, mostrarle las hazañas del nagual, y luego fusionar sus dos lados hasta que como guerrero pudiera alcanzar la “Totalidad de sí mismo”. Necesitaba limpiar su isla del tonal, tal como se lo describe don Juan de una manera muy didáctica, porque un guerrero que no tiene limpia su isla del tonal puede acabar muriendo cuando el nagual comienza a trabajar con él.

Uno de los grandes errores del aprendiz, lo mismo que uno de los más terribles y demoledores errores de cualquiera que se meta en este camino sin saber a dónde va y sin un maestro y benefactor que le ayude, es creer que el acceso al lado izquierdo le convierte en una especie de superhombre, de superhéroe, que adquiere poderes nimaginables con los que puede hacer cuanto se le antoje. Como también le explica don Juan hay muchas maneras de acceder al lado izquierdo y no sólo a través de las técnicas chamánicas. Una experiencia dramática, traumática, puede plantar a cualquier persona en su lado izquierdo sin él saberlo y sufrir las consecuencias que acarrea permanecer en esta dimensión. También puede acceder cualquiera que tome drogas o simplemente hay personas que parecen estar predispuestas a entrar en contacto con facilidad con su lado izquierdo, tal como nos sucede a los enfermos mentales.

astralcarta

Cuando yo mismo comencé a tener experiencias paranormales, videncias, premoniciones y a sufrir todo lo que don Juan describe magistralmente que ocurre en la conciencia del lado izquierdo, una de mis tentaciones más idiotas y también más difícil de erradicar fue la de creerme una especie de superhombre. Si podía leer el pensamiento de los demás, si podía ver el futuro, tener premoniciones de lo que iba a ocurrir, si mi conocimiento parecía expandirse hasta el infinito y ver las cosas con una lucidez casi divina, entonces tenía que ser un superhéroe, poseedor de grandes poderos con los que podría hacer grandes cosas. Este es un error muy frecuente y de consecuencias devastadoras. Como bien le dice don Juan el estar en la conciencia del lado izquierdo no te da poder ni siquiera te explica los grandes misterios de la vida. En este gravísimo error caen los drogadictos que viven experiencias en el lado izquierdo, tales como alucinaciones, delirios, visiones extrañas, sensación de estar viendo con extraordinaria lucidez y claridad cosas que los demás no pueden ver. También es muy frecuente entre los enfermos mentales con determinadas enfermedades, como la esquizofrenia, que escuchan voces, sufren alucinaciones o entran en sorprendentes delirios, incomprensibles para quienes no han vivido una experiencia de este tipo. Una de las características que hemos visto de la conciencia del lado izquierdo es esa extraordinaria forma de percibir, directa, a través de la intuición de las cosas. La sensación que tienes de estar conociendo con absoluta lucidez grandes verdades que pasan desapercibidas a los demás es una de las causas de lo que yo llamo el delirio profético que sufren muchos esquizofrénicos durante sus brotes y muchos drogadictos que en sus “viajes” creen haber percibido con claridad el futuro de la humanidad y la imperiosa necesidad de transmitirlo a los demás y de cambiar el curso de los acontecimientos que suelen ser muy negativos, les lleva a creerse profetas, enviados con un mensaje salvífico para la humanidad que no les hace ningún caso y así se sienten despreciados, humillados, desconcertados ante la escasa o nula aceptación de sus mensajes salvíficos y ante la escasa ayuda que reciben de las fuerzas poderosas para que ellos pueden imponer sus mensajes.

No me extenderé más en este terreno puesto que en mi “Diario de un enfermo mental, el gran secreto” hablaré con claros ejemplos de lo que fue mi etapa de delirios proféticos y de mis experiencias en el lado izquierdo. Solo mencionar de pasada los terribles errores a que me llevó la sensación de estar viendo con lucidez lo que nadie era capaz de ver y de hacer caso de premoniciones, videncias del futuro, que yo creí, estaba convencido, me ayudarían a encarrilar mi vida, cuando en realidad lo que estaba haciendo era demoliendo toda mi vida futura, mejor que si hubiera puesto cartuchos de dinamita bajo mi trasero y les hubiera prendido fuego. En mi ansia de encontrar una explicación a cómo se producía la premonición, a cómo funcionaba, encontré una teoría que aún me sigue gustando y a la que hago caso. Se basa en la filosofía rosacruz de la proyección mental.

Nuestra mente energética, ese puntito de luz, del que hablo tanto en mi diario, se mueve hacia delante en lo que yo llamo la llanura oscura, no hay espacio, pero la sensación de ir hacia adelante es clara y comprobable ya que cuando el punto de luz avanza se pueden producir extrañas premoniciones. Podemos encontrarnos con una escena del futuro que creemos real y atenernos a lo que ella parece querer decirnos. Así podemos encontrarnos con nuestro yo futuro que parece sentirse muy feliz de haber hecho ciertas cosas y de haber seguido determinado camino. Creyendo a pies juntillas que eso es lo mejor que podemos hacer para ser felices en el futuro, lo hacemos, y así podemos cometer terribles errores que nunca más podrán ser enmendados. Esto, según mi teoría, se debe a que nuestra mente energética, nuestra proyección mental, ese puntito de luz, ha podido entrar en contacto con nuestra mente futura quien le transmite un momento muy concreto y muy poco extenso en el tiempo, de lo que pensamos, sentimos y somos en un momento futuro de nuestras vidas. Sí, cierto, en ese momento podemos creer que somos muy felices, que hemos escogido el mejor camino que podíamos escoger en cada encrucijada de nuestra vida, pero nos olvidamos de cómo cambian nuestros pensamientos, emociones, nuestra forma de ver las cosas de un día para otro, incluso de un minuto para otro. Contactar con un momento concreto de nuestra mente futura no es un superpoder que nos permite saber escoger con claridad el mejor camino para nosotros. Puede que ese día nos sintamos felices, que pensemos que lo que nos ha llevado a ese momento era lo mejor que podíamos hacer, sin duda, cuando si hubiéramos contactado con nuestra mente justo al día siguiente de ese punto nos daría otra versión muy distinta, ayer estaba feliz, creí que todo era perfecto, hoy estoy deprimido, hundido, pensando que cometí terribles errores cuando en las encrucijadas debí haber tomado un camino y tomé otro.

Un ejemplo concreto que desarrollaré en su momento en mi “Diario de un enfermo mental, el gran secreto”. Hace ya algunos años, en uno de los momentos más difíciles de mi vida, entré en mi lado izquierdo y tuve una premonición sobre la que no me cupo la menor duda. Estaba sufriendo uno de mis periódicos delirios proféticos de los que también hablaré extensamente en mi diario. En mi mente apareció la foto de una chica rusa, estaba junto a una perrera en la que había un perro pastor alemán. Supe sin la menor duda que esa chica aparecería en mi vida y deduje que sería mi pareja. Llegué a decírselo a la entonces mi esposa, advirtiéndola de que eso podría ocurrir en el futuro. Uno de mis delirios proféticos más persistentes fue el futuro de la humanidad, que pude ver en un sueño muy extenso e increíble en mi juventud. En aquel sueño pude ver un acontecimiento que me pareció clave, un helicóptero norteamericano era abatido en el golfo pérsico y se producía como consecuencia la tercera guerra mundial. Cuando llegó la guerra del golfo pérsico estaba convencido de que así sería, pero no ocurrió. Muy afectado por aquello y por mi supuesta misión salvífica de la humanidad llegué a decirle a mi esposa que me iba a dejar solo en mi misión y que me sería enviada una chica rusa para hacerme compañía en aciagos momentos. Pues bien, aquella imagen era cierta, pero estaba fuera de contexto, fuera de una línea temporal, por lo que aquel dato evidente se convirtió en el futuro en algo totalmente diferente. Tras el divorcio una chica rusa llamada Olga contactó conmigo, tuvimos correspondencia durante meses y, convencido, de que aquella premonición, que recordé entonces, podía llegar a ser cierta, cometí el error de mandarle dinero para el billete de avión. Es cierto que la foto que me mandó era la misma que yo había visto en mi premonición, es cierto que una chica rusa existía puesto que me llamó por teléfono y pude hablar con ella, chapurreando apenas el italiano que ella hablaba, pero todo lo demás, que yo había deducido en mi primera premonición, deducido puesto que no lo vi en su totalidad, era falso. Nunca sabré si la chica formaba parte de una mafia rusa dedicada al timo del romance virtual o existía realmente y fueron las circunstancias, muy extrañas, que ella me contó en un correo, las que hicieron que nuestro encuentro fuera imposible.

nostradamus-lge

En la conciencia del lado izquierdo la visión directa es incontrovertible, pero solo es la visión de un dato, fuera de cualquier línea temporal que te permitiría situar los acontecimientos generándose unos a otros, la intuición directa te puede dar con claridad un dato del futuro, pero si no está en su contexto puedes sacar conclusiones totalmente erróneas. Es por eso que cuando un drogadicto o un enfermo mental delirante me habla de supuestas visiones que él considera absolutamente reales, me pongo en guardia. No rechazo totalmente estas supuestas premoniciones porque mi experiencia me ha mostrado que algo de verdad hay siempre en ellas, pero procuro analizarlo todo con frialdad y situarlo en su contexto. Puedes estar viendo algo a través de la mente de tu yo futuro, pero como sabemos nuestras mentes son limitadas y nuestros “yoes” muy narcisistas y patológicos, no somos fiables, ni en el presente ni en el futuro. Tampoco un acontecimiento visto en la televisión es totalmente fiable (me ocurrió con la caída del muro de Berlín) nada es totalmente real si está fuera de contexto. Entre mis premoniciones también estaba la ascensión a la presidencia de USA de una mujer tras el mandato de un presidente de raza negra. No sabía quién era aquella mujer puesto que entonces era una desconocida, por eso interpreté como una posibilidad real que Hilary fuera la siguiente presidenta. También estaba Trump en mi premonición, pero era solo una posibilidad que nunca llegaría a cuajar. Su presidencia era un desastre pero un vago recuerdo me hacía temer que la de Hilary no fuera mejor. De nuevo las deficiencias de la conciencia del lado izquierdo, lo olvidas casi todo y lo que recuerdas, fuera de contexto, no te sirve de mucho, tampoco te sirve saber algo fuera de su línea temporal. Como bien dice don Juan la conciencia del lado izquierdo no es un poder y quienes así se lo tomen pueden acabar muy mal. Es por eso que es tan difícil acabar con el delirio profético en un drogadicto o en un enfermo mental, su seguridad en lo que han visto es absoluta, solo situándolo todo en su debido contexto, solo si son capaces de asumir la explicación de los brujos, se puede lograr que su delirio no acabe machacando su vida.

Un guerrero debe alcanzar la “Totalidad de sí mismo” el nagual, una vez dividido al aprendiz, debe volver a fusionarlo porque en caso contrario el guerrero se convierte en un patético loco escindido. Por eso nos resultan tan patéticos algunos drogadictos o enfermos mentales que no paran de hablar de sus supuestas visiones que todo el mundo debe conocer para que la humanidad sea salva. Son guerreros escindidos que no han alcanzado la totalidad de sí mismos, que no han tenido un maestro ni un benefactor, que no han sido ayudados en su camino del conocimiento, en el camino del guerrero impecable. Como cuenta Castaneda, una guerrera temible, Josefina, podría haber terminado en un psiquiátrico, como un loco cualquiera, de no haber alcanzado la calidad de guerrera impecable. Para mí un enfermo mental es un guerrero que no tiene maestro ni benefactor, que ha entrado en la conciencia del lado izquierdo y se ve incapaz de salir de ella, porque como dice don Juan, algunos aprendices regresan por sí mismos al lado derecho tras haberles  golpeado el huevo de luz y haberles hecho un hueco, otros requieren la ayuda de alguien exterior y algunos hay que no regresan nunca del lado izquierdo, donde pueden alcanzar la maestría del guerrero, como en el caso de don Genaro o se convierten en patéticos locos si no logran conseguir la totalidad de sí mismos.

Como habrá tiempo en otros conceptos del diccionario y también en mi diario para seguir hablando de estos temas, lo dejaré aquí. Solo advertir, y esto es muy importante, que alcanzar la conciencia del lado izquierdo, con todas sus ventajas y prodigios, no da poder, por lo tanto mucho ojo con dejarse llevar. Es algo parecido a lo que aconseja el budismo a los adeptos, que no hagan caso de los supuestos extraordinarios poderes mentales que les salen al camino, en realidad no sirven para nada. En mi caso lo aprendí con extraordinaria dureza, por eso es una lección que nunca olvidaré.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: