AGENDA ONÍRICA XII

2 02 2017

cuadro-salvador-dali_884022964_49308861_667x375

He dividido mis sueños en dos series, en Mi vida onírica voy repasando sueños antiguos, y en ésta, la Agenda onírica, subiré los sueños actuales más importantes, ya que de otra manera tardaría años en llegar a ellos, siguiendo la cronología de mis anotaciones oníricas. Esta noche he tenido un sueño muy importante que no me resisto a subir. La anotación se produce justo al despertar, a la hora que se dice. De haber vuelto a dormirme y esperado a anotarlo, como hago con todos los sueños, con el despertar definitivo, por la mañana, se hubieran perdido muchos detalles importantes.

SORIA, JUEVES 2-2-2017, 2,56 DE LA MAÑANA

MORIR EN SUEÑOS

Estoy con un personaje famoso, muy conocido/ Es un lugar raro, como una especie de pajar de madera, con el techo muy alto/ El personaje está por encima de mí, en lo que parece un suelo de tablas/ yo estoy tumbado, durmiendo, al parecer junto a un niño al que no conozco/ El tiene un perro negro, de raza peligrosa a juzgar por su cabeza/ Le está dejando que le lama el párpado, me da mala espina, y en efecto, el perro, entusiasmado le da un mordisco en el ojo y se lo arranca junto con un trozo de carne/ En el sueño esto es muy mental, por eso no me afecta tanto como para despertarme/ Se lo quita de encima con brusquedad, lanzándomelo encima/ Al ver que puede morder al niño decido enfrentarme a él/ No es necesario, el perro está muerto, , siento como si alguien hubiera rajado su cuello con un cuchillo, pero no veo señales, más bien parece haber sido envenenado, ¿pero cómo?

Cambia la escena/ El mismo personaje, en una nave con techos muy altos, parece una industria de imprenta o algo parecido/ Está muy enfadado porque hay una cadena de fotocopiadoras, tal vez tres, dedicadas a sacar documentos sin parar, día y noche/ Al parecer una se ha estropeado, tal vez las tres, debido a algo que él considera ha sido culpa de alguien, un empleado/ Yo estoy por allí, soy empleado, tal vez jefe de sección o algo por el estilo/ Su enfado es tal que quiere despedir a unos cuantos/ Yo me enfrento con él razonando de una forma lógica, razonable, impecable para el sueño y las causas supuestas de la avería, incluso las voy enumerando mientras hablo con él, 1,2,3,4/ Primero, las fotocopiadoras no paran de funcionar por lo que es lógico que se acaben estropeando, eso no lo puede aguantar ninguna fotocopiadora, por muy dura que sea; segundo, se ha perdido un juego de llaves por lo que cualquiera ha podido entrar y causar la avería; tercero, et, actúo como un abogado experimentado y conocedor de la ley/Este es el primer atisbo de lucidez en el sueño, como si hubiera trabajado en temas legales y supiera muy bien de qué hablo, ningún juez le daría la razón/ A pesar de no recordar nada de mi pasado es una sensación fuerte y clara/ Lo único que consigo con mi disertación es  enfadarle aún más/ Me despide a mí también/ No me importa porque ya tenía apalabrado un trabajo mejor/ Aquí el sueño deja de ser lúcido puesto que no tiene sentido ya que estoy jubilado y no necesito buscar ningún otro trabajo/ Intento calmarle y convencerle/ Hay una chica que parece llamarse Leo y ser la encargada, que ha perdido el juego de llaves, es delgada, tiene gafas, al despertar me sorprendo recordando que se parece mucho a la camarera de la cafetería donde por la mañana tomé un chocolate con churros en Soria, tuve que ir a pagar el alquiler y a comprar en el mercadona/ Más tarde se descubre que la pérdida no ha sido tal y que el juego lo tiene alguien/ Curiosamente se parece mucho a mi juego de llaves en la vida real/ La cuestión parece decidida, me duele por los otros, yo tengo otro trabajo y mejor/ Se produce un incidente confuso y terrible/ Han entrado varios con pistolas, en el sueño no se sabe muy bien si es para robar o para chantajear y amenazar a alguien que quiere llevar el tema a juicio, es todo muy confuso, pero muy real, veo a un chico joven, más bien moreno, tal vez sudamericano, que lleva una pistola en la mano, la veo claramente, es absolutamente real/ La eleva, me apunta y me amenaza, nos amenaza a todos, hay mucho miedo, me exige algo que no parece demasiado importante, ahora no lo recuerdo, no es algo que hiera mi dignidad y no pudiera pasar por ello, podría dejarlo estar y no pasaría nada/ En ese momento recuerdo que estoy divorciado(sueño lúcido) y que me esperan años de fuerte deterioro, por la vejez y la soledad/ No me lo pienso dos veces, decido sobre la marcha aprovechar la ocasión para morir/ Me rebelo y le enfrento, de alguna manera pienso que no se atreverá a matarme, no tiene c…, y entonces lo hace, sin más, me dispara dos tiros en el estómago/ En el mismo sueño recuerdo haber leído en una novela negra que es una muerte larga, dolorosa e inevitable/ No escucho los disparos, como en casi todos los sueños, no hay sonido, son mudos, esto me hace pensar que no me ha dado, sigo en pie, pensando que estoy bien, vivo/ Entonces miro hacia mi barriga y veo salir sangre de la ropa, concretamente es la chaqueta de pijama que llevo esta noche/ El color de la sangre es raro, como tomate aguado o zumo de fresa, de hecho cené fresas esta noche como postre/ Pero está claro que me ha dado, llevo las balas dentro y me estoy desangrando/ Noto un vahído y me siento, la espalda apoyada contra la pared/ Sé que voy a morir y esa certeza es terrible/ Se produce un movimiento de pánico a mi alrededor,, alguien dice que ha llamado a una ambulancia/ Recuerdo que llevo el móvil encima, lo saco e intento llamar a mi “ex” y a mi hija, pero no consigo desbloquearlo, marco el primer número que curiosamente es el del pin en la vida real(sueño lúcido). No puedo hacerlo, estoy muy débil/ Se acerca alguien, tal vez una chica, le hago prometerle que dará un mensaje a mi “ex” y a mi hija. El mensaje es corto y claro, que les diga que las quiero y que Dios las bendiga/ Suena el móvil, me sorprendo, pero luego recuerdo que aunque el móvil está bloqueado se pueden producir llamadas de emergencia (sueño lúcido)/ Me llaman de la ambulancia, entiendo que para que hable con ellos y no me duerma/ Veo en el móvil un signo raro, como un mandala, que significa al parecer el símbolo de la ambulancia/No quiero hablar, me importa un bledo quedarme dormido, he aceptado la muerte/ Arrojo el móvil con rabia, no esperaba que me fuera a disparar, no es que me importe morir pero tal vez hubiera podido vivir unos años más de forma agradable/ Viene una chica joven, guapa, tal vez compañera de trabajo, no la conozco en la vida real/ Se acuclilla frente a mí, lleva una faldita corta y le veo los muslos, me gusta, tal vez si me salvara tendría una chance con ella/Típico en mí, así soy yo, un rasgo de carácter que me identifica en el sueño/ Medice que me va a llevar ella en su coche/ Me siento muy mal, muy débil, aunque no siento dolor físico alguno, algo también muy típico en mis sueños, solo existe el dolor mental/ Me voy a dejar ir, plenamente consciente de que voy a morir, por fin voy a conocer lo que es la muerte y qué hay más allá, aquí el sueño no es en absoluto lúcido porque la sensación de que todo es real y de que me voy a morir es terrible/ Me dejo ir, voy a morir… y me despierto.

onirico

COMENTARIO PERSONAL

Tras el divorcio recordé haber leído en el Arte de ensoñar, de Castaneda, cómo don Juan le dice que bajo ningún concepto debe morir en sueños porque moriría también en la vida real. Esto me impactó mucho y se me quedó grabado. Decidí entonces programarme en sueños para ver si era fácil morir en el sueño, descubrí asombrado que no era tan complicado. He estado a punto de morir en sueños en varias ocasiones, en una me apuñalaba un hombre que intentaba robarme la cartera, yo decidía no dársela para que me matara en un sueño lúcido. En otro me despeñaba por un precipicio y cuando me iba a estampar contra las rocas del fondo, despertaba. La muerte por disparos se ha repetido ya en alguna ocasión. Tal vez la muerte más terrible en sueños ocurrió tras un acontecimiento dramático que cambió mi vida y que seguramente me produjo el famoso síndrome postraumático. Entonces llegué a hablar en sueños en voz alta, daba patadas, intentando defenderme de alguien que me agredía y tuve terribles y numerosas pesadillas. En una de ellas me daba un infarto y moría de una forma espantosa. Al despertar le hice prometer a la entonces mi esposa que no me dejaría morir solo de un infarto. En otra ocasión, ésta programada, me acercaba a un ataúd en un tanatorio, al final decidía no ver quién estaba dentro del ataúd porque sabía que era yo.

Cuando descubrí que era sencillo programarse para morir en sueños decidí poner una férrea salvaguarda, bajo ningún concepto esta decisión sería tomada por algo que no fuera yo en pleno estado de consciencia. Ahora, releyendo una vez más Relatos de poder, me he encontrado con lo que le dice don Juan a Castaneda, que las decisiones del nagual las toma siempre el tonal. De haber sabido esto hace algunos años no habría vivido los terribles delirios oníricos que sufrí entonces. Pensaba que mi otro yo, el doble, en la terminología de don Juan, podía tomar por su cuenta decisiones que afectarían mi vida física. Esto hizo que me aterrorizara porque éste yo podía bloquear mi recuerdo y sin recuerdos no eres nada, no tienes personalidad ni puedes tomar decisiones. Esto lo trataré en el próximo capítulo de Diario de un enfermo mental, el gran secreto. En realidad sobran las salvaguardas porque es el tonal el que siempre toma las decisiones del nagual, del doble, y ninguna de las decisiones del nagual pueden afectar al cuerpo físico sin que el tonal, nuestro yo consciente, vigil, sin que éste sea consciente de estas decisiones y las ratifique.

Este sueño me demuestra que la programación ha funcionado y que llevo tiempo buscando las formas más sencillas de poder producirme la muerte en sueños. Reconozco que me asusta una muerte larga y dolorosa, estando solo, es por ello que la posibilidad de morir en sueños y de esta manera morir también físicamente me atrae con mucha fuerza. Para mí la mejor de las muertes sería ésta, tener un día normal en el que hiciera las cosas que me gustan, leer, escuchar música, escribir un poco, ver alguna película, comer algún plato exquisito y al llegar la noche irme a la cama tranquilamente, leer un rato y dormirme. En el sueño estaría sentado en la postura del loto sobre la cumbre de una montaña, contemplando la puesta de sol, al ocultarse el último rayo dejaría caer mi cabeza sobre el pecho y me moriría en el sueño, con lo que también moriría en la vida real. Sería la danza de la muerte del guerrero, muy pobre en mi caso, pero suficiente.

thyssen-breton-dali-tanguy-ray_tinima20131007_0557_5

En cuanto a los personajes famosos que aparecen en mis sueños, éste ya ha aparecido en alguna ocasión. Es un tema interesante. En el inventario de sueños aparecen bastantes personajes famosos y algunos de ellos se repiten, incluso muchas veces. Lo curioso es que al menos el cincuenta por ciento de ellos no aparecerían en mis sueños si tuviera que decidir con quién soñar en la vida real, no me interesan, ni humanamente ni intelectual o artísticamente, y sin embargo aparecen y se repiten. Intento explicármelo con la hipótesis de las reencarnaciones. Sería mucho más fácil contactar en sueños con alguien con el que hubieras convivido en vidas pasadas que con desconocidos. El hecho de que no nos caigan bien no es un obstáculo, puesto que si nos fijamos en las personas que hemos conocido en esta vida nos daremos cuenta de que la convivencia no ha sido fácil y que elegiríamos no encontrarnos con ellos en sueños si pudiéramos, pero es más fácil soñar con ellos que con desconocidos. Del otro cincuenta por ciento de famosos que aparecen en mis sueños, una parte no me interesan tampoco humanamente pero sí en otros aspectos, por ejemplo escritores a los que admiro como escritores o artistas varios o científicos con los que mantendría una interesante conversación pero con quienes, seguramente, no tendría interés en una relación humana, interpersonal. Y queda un pequeño número con los que sí me siento a gusto, tanto humana como intelectualmente, pero eso no significa que sean precisamente con los que más sueño.

Está claro para mí que no soñamos con los famosos con los que nos gustaría soñar, de ser así yo habría soñado con muchos escritores o personajes que tienen para mí gran interés y con los que, sin embargo, no he soñado nunca. También habría soñado con mujeres famosos de una gran belleza, por razones obvias, y sin embargo las mujeres famosas que aparecen en mis sueños no serían las primeras en una lista confeccionada en estado de vigilia. Se podría pensar que soñamos más fácilmente con famosos a los que “vemos” todos los días, es decir, les escuchamos en la radio, les vemos en la tv, pensamos mucho en ellos por diferentes motivos, pero no siempre es así, aunque algunos famosos han aparecido en mis sueños en etapas en las que les escuchaba mucho en la radio, o les veía en la tv. O acababa de ver alguna de sus películas, de hecho resulta curioso comprobar cómo al mismo tiempo que ellos formaban parte de mi vida en aquel momento, por decirlo así, también ocurría con otros con los que no soñé ni una sola vez, locutores de radio, locutores de tv, actores, escritores, etc. ¿Por qué sí con unos y nunca con otros? De nuevo mi explicación tiende a pensar que de alguna manera nos conocimos en vidas pasadas, de hecho con muchos de ellos la relación en sueños es como si nos conociéramos de toda la vida. Solo hay algún caso excepcional en el que he llegado a soñar con famosos justo cuando iban a morir, escritores admirados con los que soñé un tiempo antes de su muerte, como si de alguna manera les avisara y les invitara a prepararse para el gran paso. Alguno de ellos no me caía muy bien como persona, aunque sí le admiraba profundamente como escritor. Incluso ha habido algún caso en el que tras su muerte he creído notar su presencia y me ha llegado a asustar el hablar telepáticamente con ellos. Esto ha ocurrido siempre en mis etapas de telépata loco, cuando escuchaba las voces. Traspasaron el mundo onírico para apareceré en el mundo físico a través de las voces y la telepatía.

El hecho de que este personaje y no otro haya aparecido en el sueño no tiene para mí, de momento significado alguno, no lo entiendo. Es cierto que aparece mucho en la tv, pero también otros que podían haber desempeñado ese papel. Desconozco si tiene perro. El que éste le lamiera los párpados es una consecuencia de las lamidas de párpados de mis gatitos. Les encantan mis párpados, imagino que porque la piel es muy suave y todas las noches lo hacen en alguna ocasión. Hace pocos días que dos perritos, tal vez vagabundos, se colaron en el jardín. Lo llevan haciendo desde hace algún tiempo, en las primeras ocasiones estaba claro que yo había dejado abierta la puerta y luego la había cerrado, sin darme cuenta de que estaban dentro, pero en las últimas ocasiones eso no ha sido posible y sin embargo han entrado por algún sitio que desconozco, al final les tengo que abrir la puerta para que vuelvan a salir. Esto me ha producido un cierto temor de que mis gatitos pudieran sufrir algún ataque de algún perro. Como les considero como personistas, como mis nenes, el hecho de que en el sueño un perro peligroso les pudiera atacar ha hecho que me viera durmiendo al lado de un niño, cuando en realidad son mis gatitos con quienes duermo. El arrancarle el ojo al famoso es una imagen mental mía. La fantasía morbosa, que nunca descansa, me ha representado a mis gatitos dándome un mordisco en el ojo y saltándomelo, entusiasmados con darme muestras de cariño. En este sentido el episodio del sueño tiene su lógica.

En cuanto a la escena del trabajo no tiene el menor sentido puesto que estoy jubilado, no me preocupa perder el trabajo o buscar otro y el hecho de que trabajara en algo que nunca fue lo mío tampoco tiene sentido salvo que sea un sueño compartido. El rol del famoso tampoco tiene el menor sentido puesto que en la vida real nada tiene que ver con el trabajo que realiza en la escena. La aparición de la camarera que acabara de conocer por la mañana ya tiene más sentido, puede ser un sueño compartido con ella. En cuanto a los atacantes con pistolas también tiene una cierta lógica puesto que he visto en la tv algunos casos de asesinato con disparos por grupos o pandillas de sudamericanos, así como escenas de atracos que se han repetido bastante en los últimos días.

Puede que todo sea un montaje, un puzle mental, que haya estado creando en sueños, buscando nuevas formas de morir en el sueño. De hecho llevo una temporada un poco deprimido y con representaciones constantes de una vejez solitaria que me hacen pensar en que un dominio de la muerte en sueños me vendría muy bien para cuando dejara de valerme por mí mismo o el deterioro fuera ya muy importante. Tener a mano una forma de morir, sencilla, agradable, sin la menor complicación, cuando estás solo y no puedes esperar nada de nadie, es un alivio muy importante. Lo curioso es que todo esto nada tiene que ver con el guerrero impecable que creo ser y tener asumido. Tal vez no sea así y aún necesite caminar mucho.

En cuanto a la aparición de seres queridos en el sueño es un reflejo de mi pensamiento y actitud en la vida real. Les sigo queriendo y la posibilidad de decírselo antes del momento de mi muerte es importante. Por otro lado mi deseo, la bendición de Dios, es que sean muy felices en sus vidas, todo lo que se les permita ser desde lo alto. Curiosamente son las únicas personas de las que me acuerdo al ir a morir en el sueño. Soy consciente de la deuda kármica que tengo con ellas, mi agradecimiento será eterno puesto que me soportaron durante los peores momentos de mi vida y mi gratitud por ello no tiene límites. Lo que sucede en el sueño me indica que son las únicas personas en esta vida con las que creo tener una deuda kármica, por mucho que otras personas hayan podido sufrir los efectos colaterales de mi enfermedad mental o se consideren con más derecho. Como leí en algún libro budista el karma es también subjetivo, es decir, es tu mente, tu pensamiento el que decide si tienes deuda con otros o no, de esta manera las deudas kármicas serían deudas que nosotros reconocemos y aceptamos. Aunque como expreso en mis relatos sobre el verdugo del karma, es posible que la reparación de las deudas kármicas también se nos impongan desde fuera. Si es nuestro “yo interno o superior” el que al fin y al cabo nos crea las deudas kármicas me temo que solo he reconocido deudas con ellas dos.

El despertar, justo cuando me voy a morir, me indica que en efecto, es el tonal el que decide en estas cuestiones y mi decisión de morir en sueños no ha sido definitivamente tomada por mi yo físico, aunque podría hacerlo y todo en sueños parece estar preparado para cuando esta decisión se tome. No he anotado que mientras moría en sueños he pensado si había sido avisado antes de que esto iba a ocurrir y en efecto, llegué a pensar, este aviso se produjo en un sueño anterior, pero luego comprendí que no fue así –sueño lúcido-ya que el sueño al que me refería fue un sueño erótico sin relación. Un sueño que tal vez debería traer a esta agenda porque indica un gran paso adelante en cuanto a los sueños eróticos, la evolución ha sido increíble y me indica que la programación de los sueños, aunque parezca no surtir efecto acaba funcionando, aunque sea al cabo de mucho, tiempo, incluso de años. Lo que sí es cierto es que existió un sueño de preaviso, se podría decir así. Se trata de una pesadilla que tuve justo después de sufrir la úlcera de duodeno con la pérdida de sangre. Soñé que me veía obligado a presentarme ante el príncipe planetario (un concepto del libro de Urantia que estaba leyendo en aquellos momentos) y que éste, desde su trono, me daba un ultimátum. O bien comenzaba a trabajar por los demás o moriría sin remedio, puesto que la herida de mi costado (curiosamente donde tenía la úlcera) con alguna reminiscencia de la herida en el costado que tiene el dragón renacido en la saga La rueda del tiempo de Robert Jordan, me acabaría llevando a la muerte. Creo recordar que por aquellos tiempos yo ya me había dado a conocer como enfermo mental y comenzado a trabajar con personas con enfermedad mental y familiares, de ser así parece que en el sueño se me pedía más dedicación y más compromiso.

fondofantasmaoscuro

Las muertes que he tenido en sueños se han relacionado, en muchos casos con vidas pasadas. La más terrorífica fue aquella en la que yo era un mongol y estaba luchando a espada con un enemigo en lo alto de una colina, en una gran llanura. La escena se desarrollaba antes de la muerte, durante la lucha, en el momento de la muerte, cuando me cortaban la cabeza y después, cuando ascendía hacia lo alto, blasfemo y rencoroso. El resto de muertes eran más bien premoniciones. El sueño en el que yo era militar en el Oeste americano, sabía que iba a morir en batalla, pero eso era algo que parecía saber el yo que dirigía mi sueño y no el que estaba viviendo aquel momento concreto. Lo mismo ocurrió cuando el jovencito inglés se despedía de su novia y su amiga (en el sueño mi “ex” y mi hija) para ir a luchar durante la primera guerra mundial, sabía que iba a morir, pero eso lo sabía el yo que me iba enseñando la escena, no el jovencito que aún tenía esperanzas de salir con vida.

Por último las experiencias posteriores a la muerte también han tenido su reflejo en sueños. Todas se parecen un poco. Me veo ascendiendo hacia lo alto, acabo en el espacio, rodeado de astros, solo, entonces, de pie, las manos abiertas mirando al frente, digo solo una frase. Que se cumpla tu voluntad, Padre. Y me dejo ir. El terror a enfrentarme a demonios, al ataque de seres invisibles, a mis propios fantasmas y pensamientos, es combatido de una forma simple y efectiva, entregando mi voluntad en manos del Padre y siendo consciente de que la chispa divina que hay en mí no puede ser destruida por nada ni por nadie, saldré siempre vencedor si me identifico con ella y no con mi yo perecedero. También me he visto al límite del mundo, se podría decir, en esa especie de grieta entre mundos de la que habla don Juan, al final de una plataforma de piedra puedo ver un vacío casi infinito, un paisaje de aire que se extiende hacia el horizonte, entonces sé que si me alejo más estaré muerto, de nuevo debo combatir el terror con la entrega.

Según estoy leyendo en Relatos de poder, el nagual sería un universo invisible y deslavazado, como barquitas flotando en el espacio infinito, según la metáfora de don Juan, solo la fuerza vital une, “pega”, en expresión de don Juan también, una serie de recuerdos, de sentimientos, de pensamientos, de escenas, y esto lo transforma en un individuo, en una personalidad. Cuando entramos al nagual este “racimo” como también lo llama, se estira, como un chicle y nos permite atisbar muchas cosas, otras escenas, otras barquichuelas flotando en ese espacio infinito. Pero cuando el racimo se rompe y todo se desperdiga, se produce la muerte. Tal vez yo esté tanteando con estas experiencias en sueños, consciente también de que como le dice don Juan a Castaneda, un guerrero debe tener mucho poder para regresar de su viaje consciente y solitario al nagual ( don Juan y don Genero habían tenido que rescatar a Castaneda en otras ocasiones de sus viajes por el nagual) porque en otro caso no regresaría, atraído por esa sensación de bienestar, de bonanza, de felicidad, que le llena plenamente mientras está en el nagual. Me pregunto si yo seré un guerrero con suficiente poder como para regresar cuando todo en esta vida sea sufrimiento y soledad y la estancia en el nagual algo tan hermoso que cueste abandonar. De hecho todos los días me cuesta mucho despertar, es como si no quisiera regresar del mundo de los sueños. No me preocupa mi muerte pero este sueño lo he sentido como un aldabonazo, como un aviso, un guerrero no puede entregarse a sus sentimientos de “autocompasión” dejarse llevar en caída libre hacia el abismo de la desesperación o no será capaz de regresar del nagual, del sueño.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: