CARTAS SOBRE EL ENFERMO MENTAL V

20 03 2017

edgar-allan-poe

 

Perdona, te mandé el correo sin haber terminado. Continúo en este.

¿Te importa cambiarme el puesto, tú te quedas con él cáncer y yo
me quedo en tu cuerpo, viéndote sufrir?

Muchos familiares no soportan no poder hacer nada y por ello se
pasan el día observando al enfermo, sus síntomas, sufriendo con él,
tomando decisiones que solo competen al enfermo. Les hacen un daño
terrible controlando sus vidas y no se dan cuenta. Cuando intentas
convencerles de que nos bastaría con que nos escucharan, con que nos
abrazaran de vez en cuando, con su cariño, se quedan muy sorprendidos,
como si esperaran que un mendigo, en lugar de pedirles un abrazo, les
tuviera que pedir todo su dinero, su casa, su coche, sus ropas, todo.
Pues no, ese mendigo solo necesita un abrazo en ese momento, eso es
todo. Una vez que los familiares lo comprenden pueden ayudar mejor al
enfermo, de esta manera ellos no están tan tristes, tan deprimidos,
tan agotados de ese esfuerzo terrible de vivir la vida de otro, y
cuando el enfermo los necesita están a su lado, vitales, alegres, con
fuerzas renovadas. Como yo les he dicho a muchas madres,
especialmente, si tú no te cuidas, si enfermas, si estás peor que tu
familiar enfermo mental, ¿cómo le vas a cuidar? Casi habría que dejar
de tratar al enfermo para tratarte a ti,porque estás peor.

Punto 3.- Esto es algo que resulta incomprensible a la
mayoría de las personas que tratan con enfermos. ¿Cómo no va a poder
hablar si no es un mudo, si puede hablar como nosotros? ¿Por qué se
encama, se aísla, y no quiere saber nada de nosotros, que podemos
ayudarle? ¿Cómo que es incapaz de contarnos lo que le pasa? ¿Acaso es
tan difícil?

Esta incomprensión hace que algunos familiares piensen que el
enfermo está haciendo comedia, que es un mentiroso, un manipulador,
que actúa así para chantajear a sus familiares y conseguir cosas que
todo el mundo consigue con normalidad, hablando, intercambiando, con
una frase amable, pidiendo un favor. Cuando el enfermo se encama es un
vago, cuando no habla es que se está vengando de nosotros por algo que
le dijimos, cuando nos miente y nos oculta algo lo que busca es tratar
de esconder su mal carácter, su maldad, como los malos se ocultan para
cometer sus fechorías. De aquí a negar la enfermedad mental solo hay
un paso. Muchos familiares llegan a negar la enfermedad mental de su
ser querido solo porque son incapaces de comprender este tipo de
conductas y creen que si admiten que el otro está enfermo están
aceptando sus mentiras, su chantaje, su manipulación para siempre y
esto es tan absolutamente inaceptable para ellos que prefieren negar
la evidencia, negar la enfermedad mental. Puede que la OMS diga que
existen las enfermedades mentales, no lo niego, pero concretamente mi
familiar no está enfermo, lo que hace es mentir y utilizar una
supuesta enfermedad mental para hacernos daño, porque está claro que
es una mala persona y su conducta así lo demuestra.

frase-el-amor-y-la-locura-son-los-motores-que-hacen-andar-la-vida-marguerite-yourcenar-141400

La respuesta de todo enfermo mental (la he presenciado
muchas veces) es la misma: si tú estuvieras en mi piel lo
comprenderías. Y en efecto es así. Porque cuando un familiar te dice
que él también sabe lo que es estar deprimido, está comparando un
estado de ánimo bajo durante unos días, con un estado de ánimo
desesperado, infinitamente angustiado durante meses y meses, sin
descanso. Cuando él te dice que él sabe muy bien lo dura que es la
vida, está comparando un estado de ánimo triste ante las tragedias de
la vida con lo que es un deseo intenso, desesperado, infinito de morir
para olvidarte de las tragedias de la vida, para no tener que pasar
por eso. Un familiar, por triste y deprimido que esté, por mucho que
sienta las tragedias de otros al verlas en los telediarios, por mucho
que acepte y comprenda que la vida a veces es terrible, no ha llevado
este sentimiento hasta el extremo, hasta no poder respirar, hasta
sufrir una angustia infinita que lleva al enfermo al intento de
suicidio. Ante algo tan evidente intenta manipular, también él,
haciendo ver al enfermo que sus intentos de suicidio son una farsa,
una comedia teatral, que solo  lo hace para llamar la atención.

Y aquí te dejo un enlace, sobre las estadísticas de suicidios en
España en el año 2013

http://www.elconfidencial.com/espana/2015-03-16/el-suicidio-un-eterno-tabu-en-espana-pese-a-las-3-870-personas-que-murieron-asi-en-2013_727954/

Es cierto que muchas veces un enfermo planifica suicidios de
pacotilla solo para llamar la atención, es un mecanismo de defensa
bastante mezquino pero que el enfermo utiliza porque no tiene otra
cosa para intercambiar. Los demás pueden intercambiar muchas cosas en
las relaciones sociales, interpersonales, el enfermo solo cambia su
dolor, su sufrimiento, porque no tiene otra cosa. El hecho de que
tantos suicidas lleguen a conseguirlo indica bien a las claras que no
lo han hecho para llamar la atención, que lo han ocultado para que no
se enteraran y pudieran ayudarles, que su planificación del suicidio
ha sido  meticulosa y efectiva. Solo los que hemos vivido lo que se
siente el minuto antes de intentar el suicidio, sabiendo que existe un
99 por ciento de posibilidades de que pasado ese tiempo no estés vivo,
podemos hablar con base real de la infinita angustia que te acomete y
de lo que debe ser el sufrimiento de la enfermedad para intentar hacer
algo así, para luchar a sangre y fuego contra los instintos de
supervivencia, intentando anularlos.

frase-la-locura-es-la-unica-reaccion-sana-para-una-sociedad-enferma-thomas-szasz-201079

Si fuéramos capaces de comunicar esos sentimientos
terribles de angustia tal vez nunca llegáramos a intentarlo, porque
como se suele decir un enfermo que habla de suicidarse es más fácil
que no lo intente en comparación con otro enfermo en su misma
situación que no habla de ello.  No hablamos porque la enfermedad
produce esos efectos en nosotros, como una enfermedad física concreta
genera un dolor concreto en una parte del cuerpo. Es cierto que sería
más fácil hablar y comunicarnos si en nuestro entorno, familiares y
demás personas, fueran más receptivos y cariñosos. Si les dices que
estás mal te responden que tú siempre estás mal, con lo que te callas.
Si les dices que quieres morir te responden que ellos están peor que
tú y no piensan en morir porque no dejan que la tristeza se apodere de
ellos, que lo que sucede es que no tienes voluntad, que eres tan
infantil como un chupete. Entonces te sigues callando. Si les dices
que no puedes ir a trabajar porque la depresión es terrible y te
paraliza el cuerpo, te responden que eres un vago de siete suelas.
Cuando te obligan a hacer algo que no quieres hacer y en lugar de ser
asertivo y fuerte, dejarles bien claro que tú tienes las riendas de tu
vida y tú decides, en lugar de ello adoptas conductas patológicas de
mentira y manipulación, de chantaje emocional, dicen aquello de “no se
le puede decir nada porque luego se deprime y quiere morir”, “en
cuanto le fuerzas a hacer algo que no quiere hacer saca la enfermedad
y no le sacas de ahí”.

frase-el-de-la-locura-y-el-de-la-cordura-son-dos-paises-limitrofes-de-fronteras-tan-imperceptibles-arturo-graf-137356

Si un enfermo actúa como actúa no es porque sea un
masoquista o porque quiera hacer daño. Algo falla en algún lugar, tal
vez en el alma. Puede que la química del cerebro no esté bien, puede
que haya un gen torcido, pueden ocurrir muchas cosas, pero lo cierto
es que la depresión del enfermo no es como la depresión de otra
persona que no ha sido diagnostica de enfermedad mental, ni toma
medicación, ni ha intentado suicidarse nunca. Puede que en el enfermo
fallen las hormonas cerebrales, la química del cerebro, los genes, y
en los demás no. No lo sabemos puesto que las farmacéuticas están más
ocupadas en ganar dinero con la medicación para enfermos mentales que
en investigar la química del cerebro para descubrir realmente porqué
se produce la enfermedad mental.

Un enfermo mental en plena crisis o brote psicótico suele estar
en su mundo de “colorines”,fuera de realidad, delirando. No le puedes
pedir a un delirante que se comunique contigo porque tú estás en tu
mundo, el real, o el supuestamente real, y él está en otra dimensión,
en un delirio alucinatorio, donde sea, pero en otra parte, los puentes
se han roto y entonces solo queda el cariño.

frase-hay-mas-locos-que-cuerdos-y-en-el-mismo-cuerdo-hay-mas-locura-que-cordura-nicolas-chamfort-107019

Punto 4.- La ley de los tres círculos me la inventé yo, como
una metáfora de cómo son las relaciones interpersonales y sociales. En
cada círculo están unas determinadas personas y no otras, están allí
porque el tipo de relación es diferente, cada círculo tiene unas leyes
de obligado cumplimiento, y la estancia en cada círculo no es
indefinida ni eterna, vamos saltando de círculo en círculo, bien hacia
dentro, hacia el primero, el círculo del afecto más íntimo y profundo,
o bien hacia afuera, somos expulsados del primer círculo como Adán y
Eva lo fueron del paraíso terrenal. Teniendo en cuenta que cada
persona se crea sus círculos y que el hecho de que tú tengas a una
persona en tu primer círculo no implica necesariamente que él te tenga
en el suyo la complejidad de este entramado es casi infinita.

Una persona no enferma tiene sus protocolos, sus normas
de conducta, suele estar mucho más sometida a las reglas sociales o
“al qué dirán” que un enfermo mental. La razón es simple, el no
enfermo tiene mucho que perder y el enfermo no tiene nada que perder.

Mientras que una persona no enferma puede discutir con
un familiar, alguien del primer círculo, y decidir expulsarla, es
decir, retirarle su afecto, el trato, la convivencia, este tipo de
decisiones son muy difíciles y siempre se intenta “arreglar las cosas”
de alguna manera. Vamos a ver si podemos hablar, si calmamos los
ánimos, si retomamos donde lo habíamos dejado, tú me pides perdón, yo
te pido perdón y todo fue un calentón ( y perdón por el pareado
humorístico).

Mientras que el no enfermo está muy preocupado por las
consecuencias sociales de sus actos, por cómo les verán los demás, si
hacen esto o aquello. Un enfermo puede tomar la decisión de arrojar a
alguien de su primer círculo, sin muchas dudas, sin tener que
pensarlo, le basta con un estallido de cólera y ya está. Unos padres
quieren internarlo contra su voluntad, les llama de todo,les maldice,
rompe con ellos, les arroja de su primer círculo y no pasa nada. No
pasa nada porque el enfermo no tiene nada que perder. No importa que
le llamen loco porque se lo están llamando desde que afloró su
enfermedad mental, hace ya muchos años. No importa que sus padres se
sientan ofendidos y le rechacen porque él está convencido de que lo
llevan haciendo mucho tiempo, porque nunca le han aceptado como
enfermo ni le han dado cariño. El enfermo no tiene nada que perder
porque ya lo ha perdido todo, el cariño, la consideración,la dignidad,
la imagen social, la esperanza. ¿Qué más podría perder? Sabe que sus
familiares, sus seres queridos, tienen mucho que perder y se lo
pensarán dos veces antes de arrojarle del primer círculo. Por lo tanto
si tiene que hacerlo los chantajea sin la menor vergüenza.

frase-cuando-todo-el-mundo-esta-loco-estar-cuerdo-es-una-locura-paul-samuelson-128957

Cuando un enfermo está tan desesperado que quiere morir,
que está pensando en suicidarse, nada de lo que ocurre a su alrededor
le interesa lo más mínimo. Puede perder el afecto de sus seres
queridos, el alojamiento, los medios para alimentarse, puede perderlo
absolutamente todo. ¿Qué le importa si el suicidio, la muerte, se lo
va a quitar, le va a quitar todo eso y además la vida? Un enfermo
mental puede arrojar mil veces a los seres queridos de su primer
círculo y no se siente mal al hacerlo, porque considera que él ya ha
sido arrojado del primer círculo de sus familiares que le tratan con
absoluta falta de cariño y de respeto a su dignidad como persona. Por
eso a los enfermos les cuesta tanto luego pedir perdón, reparar el
daño causado e intentar volver a atraer a las personas que ha arrojado
de su primer círculo. En primer lugar porque si vas a morir no tienes
interés en nada, ni siquiera en eso. En segundo lugar porque crees que
por mucho que hayas ofendido tú, los demás te han ofendido mucho más.
En tercer lugar porque tu sufrimiento es tan terrible que nada más
importa. Y en cuarto lugar porque sabes que los demás tienen mucho más
que perder que tú y entonces serán ellos los que den el primer paso
hacia la reconciliación.

Punto 5.- Lo único que realmente le importa al enfermo mental
en esta vida es curarse, todo lo demás es secundario y tiene poca
importancia. Sabe que si no se cura el afecto y cariño de su familia
no servirá de nada. En cualquier crisis les dirá cosas terribles o les
arrojará de su primer círculo. Sabe que está mal, le gustaría
evitarlo, hará todo lo que pueda por evitarlo. pero no lo conseguirá,
todo se repite una y otra vez como los tormentos del infierno en
Dante.

inferno-alighieri-645x509.jpg

Todos los enfermos mentales con los que he hablado, sin
excepción, intentan parecer optimistas pero en el fondo, y lo acaban
diciendo, no creen que vayan a curarse, están convencidos de que es
una enfermedad crónica, que les durará toda la vida. Algunos ni
siquiera tienen la esperanza de que van a mejorar, ni con la
medicación ni con nada. Toman la medicación por la presión familiar y
social, a veces porque saben que pueden estar peor no tomándola, que
tomándola, por muy mal que estén con la medicación. Todos los enfermos
mentales conocemos muy bien los efectos secundarios de la medicación y
son tan terribles que si pudiéramos vivir sin medicación, lo haríamos.
En mi caso lo conseguí tras una lucha titánica y asumiendo una
decisión muy arriesgada, consciente de lo podía ocurrirme y aceptando
las consecuencias.

Aunque la mayoría de los enfermos te negarán que están
enfermos, que son enfermos mentales, te dirán que son personas con una
sensibilidad especial y que la culpa de todo la tiene esta sociedad, o
su familia,o cualquier otro chivo expiatorio que se les ocurra, en
realidad saben muy bien que algo no funciona en ellos y lo acaban
reconociendo antes o después, cuando ya tienen confianza en ti.

No le puedes pedir a un enfermo terminal que esté alegre, vital,
que se comunique maravillosamente contigo, que siga teniendo sentido
del humor, que disfrute con lo que tú le cuentas, que comparta tus
alegrías y penas, tu vida, que sienta interés por lo que te está
ocurriendo. Un enfermo terminal está pendiente de su muerte y el que
tú seas feliz o desgraciado o el que te haya tocado la lotería le
tiene sin cuidado puesto que su muerte acabará con todo, no puede
hacer planes, no puede engañarse con su curación para seguir aferrado
a la vida. Eso nos pasa a los enfermos mentales, nos consideramos
enfermos terminales y cualquier cosa que les ocurra a los demás deja
de interesarnos, cualquier cosa deja de tener interés para nosotros,
la comunicación no nos sirve puesto que estaríamos hablando de la vida
y la vida ya no nos interesa. Solo la recepción de cariño alivia el
dolor de nuestra enfermedad, es lo único que nos interesa en la
comunicación y como ya hemos aceptado, como ya desesperamos de que
alguien nos quiera dar cariño… pues no nos comunicamos ni nos
interesan para nada las relaciones interpersonales.

Un abrazo amigo.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: