DIARIO DE UN ENFERMO MENTAL (EL GRAN SECRETO) XX

8 05 2017

DIARIO DE UN ENFERMO MENTAL

 

asombrosos-casos-de-abduccion-extraterrestre-1

EL GRAN SECRETO DE MI VIDA XX

 

EL DELIRIO ONÍRICO

 

Es una expresión que de por sí suena rara, los sueños ya son suficientemente delirantes como calificar así a unos determinados sueños, y sin embargo los que tuve durante aquella etapa concreta de mi vida fueron absolutamente delirantes y no se han vuelto a repetir. Ya el hecho de que por muchos años que lleve trabajando en la programación onírica no haya conseguido tener sueños con determinadas temáticas  a pesar del esfuerzo que puse en la programación indica bien a las claras que aquellos sueños no fueron programados ni tuvieron relación con las voces o los fenómenos que entonces estaba experimentando. Otro factor muy curioso que me indica su especial naturaleza fue la sincronización de estos sueños, es decir que se produjeron seguidos, que tenían todos la misma temática y eran como capítulos de una misma novela, algo especialmente llamativo, ya que a pesar de haber tenido algunos sueños muy largos, auténticas historias independientes que luego he aprovechado para alguna novela, estos siempre fueron muy poco habituales y se produjeron con una gran distancia en el tiempo.

Aunque imagino que la mayoría de las personas con enfermedad mental no se preocupan en lo más mínimo de sus sueños, no intentan recordarlos ni mucho menos los anotan e interpretan, lo cierto es que me consta que muchos de ellos sufren con frecuencia de pesadillas y su mundo onírico termina siendo un auténtico tormento. La medicación suele inhibir la capacidad para recordar los sueños, produce un sueño pesado, agitado y uno se levanta con la sensación de haber recibido una buena paliza, poco descansado y con la mente muy abotargada. Mi experiencia onírica a lo largo de los años  en los que tomé una fuerte medicación me indica que la sensación de no poder controlar los sueños, que con mucha frecuencia se transformaban en pesadillas, fue muy agobiante. Me daba miedo quedarme dormido por la posibilidad de entrar en un mundo de pesadillas incontrolables. Recuerdo muy bien que durante la cura de sueño que me propusieron como terapia en un psiquiátrico privado, donde ingresé voluntariamente tras uno de mis juveniles intentos de suicidio, la sensación de estar en un perpetuo sueño, observando una película inacabable, fue muy intensa. De hecho, cuando me despertaban para tomar la medicación y comer, creo que tres veces al día, podía recordar algunos sueños con total nitidez. Mi gusto por los sueños, que me acompaña desde niño, creo que ayudó mucho a soportar aquella vida vegetal salpicada constantes escenas oníricas. No llevé mal aquella terapia, de hecho creo que fue una de las mejores entre todas aquellas que tuve que sufrir en mi etapa negra. No recuerdo cuántos días duró, sí que fueron bastantes, y cuando me despertaron definitivamente me sentía bastante descansado, vital, con la sensación de que todo lo que me había pasado hasta entonces, especialmente mis intentos de suicidio, era una especie de pesadilla sin la menor lógica, no podía comprender cómo había llegado a semejante extremo. Desconozco los efectos físicos y mentales de esta terapia, en mi caso, supongo porque estaba tan mal que nada podía empeorarme, por lo que estar dormido tantas horas solo podía mejorarme. De hecho durante todas mis crisis siento un fuerte deseo de dormir el mayor número posible de horas y esto me ayuda mucho a distanciarme del drama que estoy viviendo en esos momentos.

El delirio onírico puede ser algo excepcional en las personas con enfermedad mental, pero habida cuenta de lo mucho que se parece a los delirios en estado de vigilias que sufren los enfermos que padecen ciertas enfermedades, creo que el hablar extensamente de ello puede servirles de ayuda. Por otro lado este diario secreto intenta narrar toda mi vida íntima como enfermo mental, sin ocultar nada, mucho menos mis experiencias como buscador de la verdad en el camino del conocimiento, el duro camino que me tocó recorrer como iniciado en el conocimiento esotérico, mientras desarrollaba las facultades mentales que todos poseemos pero que solo logran activarse tras un constante y exhaustivo trabajo abriendo y desarrollando los chakras, buscando en nuestro interior al maestro interno, el yo interno rosacruz, que es en realidad nuestro verdadero yo y el que antes o después, en esta vida o en vidas posteriores, durante la vigilia o el sueño, acabará haciendo su aparición, lo mismo que uno, por mucho que huya de ello, no puede evitar acabar mirándose en el espejo y viendo cómo es realmente. Por eso este diario no solo va destinado a las personas con enfermedad mental, sino también y muy especialmente a cuantos están iniciando el camino que yo decidí recorrer, sin dudas y sin la posibilidad de dar marcha atrás, durante los duros años de mi juventud. Tal vez sin haber sufrido la enfermedad mental no habría sentido un impulso tan compulsivo y obsesivo por alcanzar la verdad, por saber realmente qué somos, qué hacemos aquí y a dónde se supone que vamos.

abducido-extraterrestres

El sueño que marcaría mi vida onírica y todas las restantes experiencias, muchas de ellas delirantes, que viví a través de los sueños, tuvo lugar entre los veintisiete y treinta años, no puedo ser más preciso porque mi memoria no da para más, solo puedo situarlo tras el fallecimiento de mi padre y antes de mi matrimonio, lo que viene a ser un periodo aproximado al que he señalado. Por aquel entonces yo estaba soltero, vivía con mi madre en una casa bastante cutre cerca del Barrio húmedo de León, acababa de ingresar en los rosacruces tras un periodo de busca un tanto confuso y difuso. Me interesaba el fenómeno OVNI y todos los fenómenos paranormales, hasta el punto que me había hecho con la enciclopedia del doctor Jimenes del Oso, que acababa de salir en fascículos. Estaba leyendo los libros de Allan Kardec sobre espiritismo y llevaba ya algunos años leyendo sobre budismo, yoga, zen y todo lo que cayera en mis manos y se refiriera a alguna filosofía oriental. En mi biblioteca, aparte de literatura, podían encontrarse libros sobre espiritismo, hipnotismo, ovnis, fenómenos paranormales, conocimiento esotérico, budismo y todo aquello que me llamara la atención en un momento concreto, recuerdo haber adquirido libros sobre las pirámides, sobre biorritmos, muerte después de la vida, médiums y fenómenos mediúmnicos.  Pero lo que centraba y absorbía mi atención en aquellos momentos eran las enseñanzas rosacruces que recibía puntualmente todos los meses en monografías y otros folletos que me remitían desde USA, San José, California, donde estaba y creo sigue estando la sede de AMORC, Antigua y mística orden rosacruz. Aunque mi situación económica no era precisamente boyante, puesto que tenía que atender a mi madre, que tan solo recibía una pensión de viudedad, no me importaba hacer un esfuerzo y ahorrar todo lo necesario para pagar en dólares estas monografías, y aún ahorraba para comprar libros y música.

Ya había pasado mi etapa negra, la que viviera en Madrid, entre los años 1978 y 1982, más o menos. Como resultado de ella había quedado seriamente trastornado, llevaba a mis espaldas una docena de suicidios, muy largas estancias en psiquiátricos, una delirante experiencia con los medios de comunicación, interesados en el hombre que más veces había intentado suicidarse sin conseguirlo, la dramática muerte de mi padre, el intento de incapacitación laboral por parte de mi jefe en Madrid, la relación interpersonal con un buen número de personas con graves problemas mentales, un amigo alcohólico que falleció de cirrosis poco antes de trasladarme a León, amigos drogadictos, todo tipo de experiencias nefastas en mundos y submundos que no me aportaron nada, solo un mayor deterioro de mi personalidad, generando trastornos de conducta y de personalidad con los que luego tendría que lidiar el resto de mi vida. Por suerte aún no había comenzado mi fase como telépata loco –así me denomino yo, en una parodia humorística que ha dado como resultado mis textos sobre el telépata loco, iniciados con Terror en las mentes- y ciertos fenómenos paranormales que luego me traerían de cabeza, apenas comenzaban a producirse. Se podría decir que acababa de salir de mi etapa negra y aún no había comenzado mi etapa como el Loco de León. Entonces me dedicaba fundamentalmente a los estudios rosacruces y a perfeccionar las técnicas de yoga mental, especialmente la relajación, que me ayudaría muchísimo a soportar lo que estaba al caer.

El sueño tuvo lugar durante la siesta, tras una muy trabajada y profunda relajación que me llevó a un sueño profundo.  No puedo calcular muy bien lo que pudo durar aquel sueño, tal vez entre media hora y una hora. Al despertar estaba tan traumatizado que decidí escribir todo lo que había soñado e intentar recordar todos los detalles posibles. Aquel sueño marcaría mi vida, por un lado sufriría un trauma del que sigo sin recuperarme, y por otro me daría una esperanza firme y sólida, en que ocurriera lo que ocurriera, yo iba a sobrevivir.

Mi obsesión por los ovnis era intensa y muy molesta. De hecho creí haber visto algún ovni en el pueblo de mis abuelos y recuerdo haberlo comentado con mi tío y mi primo. También esta obsesión me llevaría a buscar un contacto extraterrestre, visitando, por ejemplo, el valle del Silencio, en León, que por entonces tenía fama de ser un lugar donde se producían muchos avistamientos, incluso abduciones. Que esta obsesión tuviera algo que ver con el contenido de aquel sueño es seguro, pero la extraordinaria nitidez y realismo del sueño y la claridad con que lo recordé al despertarme es totalmente insólito en mi vida onírica, incluso las sensaciones eran tan realistas, repercutían de tal forma en mi cuerpo que llegué a sentir y a quejarme de lo que me hicieron en aquella especie de quirófano metálico, bucear en mi cerebro con una sonda y colocarme aquella especie de microchip emisor que me tuvo en jaque tanto tiempo y formó parte de mis delirios más desatinados de aquella época.

GAIA

Fue un repaso en toda regla de mi supuesta vida como entidad consciente, un rastreo implacable de mi nacimiento a la consciencia que en algunos de mis relatos más delirantes he llamado “el fotoncito consciente”. Comenzaba como partícula subatómica formando parte de la materia en alguna parte y terminaba en un lejano futuro, cuando al fin iba a conseguir la fusión con el Todo. Nunca entendí aquella parte en la que yo de alguna parte formaba parte del mundo mineral. Pude aceptar mi vida como planta, porque creo que las plantas están vivas, pero no tenía el menor sentido aquella especie de vida mineral consciente, sin evolucionar, sintiéndome de una manera muy extraña parte de un planeta. El concepto de Gaia tardaría en llegar a mí y creo que fue a raíz de la lectura de una novela de Asimov. El planeta consciente en su totalidad es un concepto que me fascina y que he utilizado en mi novela de cienciaficción “Diario de Ermantis”. Muchos años más tarde, la teoría de la vinculación de Milarepa, me daría la clave para todo esto, pero sigo sin comprender todo aquello. La voz de mi guía contestaba a mi pregunta sobre la necesidad de todo aquello. No podrás respetar, comprender ni amar todo lo que existe, desde el mineral hasta las entidades más evolucionadas espiritualmente si no recapitulas lo que ha sido tu largo trayecto en la materia. Todos aquellos recuerdos están muy borrosos, casi han desaparecido de mi memoria, pero de vez en cuando me viene a la cabeza un “deja vu”, algo ya vivido y que ahora se dispara como un breve fogonazo, intentando que desde la oscuridad del olvido se produzca la visión de una experiencia que me mostró todo el sentido de la existencia. Porque esa fue la sensación más fuerte y poderosa que salió de aquel sueño, la de que todo tenía sentido, un profundo sentido, aunque nos costara tanto poder percibirlo ahora.

Recuerdo vaga y confusamente algunas experiencias como animal, tal vez un toro, un animal totémico para mí por mi signo astrológico, algún animal salvaje, pero sobre todo fue intensa la percepción a través de mis supuestas vidas como animal presa, depredado y comido. Tal vez esa sensación de haber vivido muchas vidas como animal sea la que me hace tan receptivo al mundo animal. Ahora con mis gatitos no tengo la menor dificultad para ponerme en su piel e imaginarme cómo es su vida, para recibir sus comunicaciones en forma de maullidos. El cariño que siento por los animales me viene desde niño y comprendo muy bien a los grupos animalistas y su lucha por conseguir que los animales sean tratados con el respeto que merece toda forma de vida. Tengo la sensación de haber hecho algunas preguntas a mi guía al respecto y su respuesta fue consoladora, aunque también muy dolorosa. Podremos llegar, algún día, a la alimentación puramente energética, sin necesidad de la depredación de cualquier forma de vida, pero eso requiere una evolución muy avanzada de toda la humanidad, no solo de una persona o de un grupito. Aunque en mi juventud intentaba burlarme de aquellos grupos budistas que llevaban una máscara en la boca para evitar comerse, sin advertencia, algún insecto o criatura viva que pululara en al aire, nunca pude hacerlo del todo. Lo mismo que sentiría como una invasión inaceptable que alguien depredara y se comiera alguna célula de mi cuerpo, aún en contacto directo con mi consciencia, formando parte de mi cuerpo físico –no una escama de piel muerta o un pelo, o una uña- también percibo de alguna manera que la depredación de cualquier forma de vida tiene un componente parecido. Aún no he conseguido librarme de la carne, sigo siendo un carnívoro, aunque esa etapa parece estar llegando a su fin, y me gustaría que algún día pudiera anularme totalmente como depredador, incluso de depredador vegetariano, porque quien se come un vegetal también se está comiendo, de alguna manera un ser vivo. Algún día podré alimentarme solo de formas de energía, pero aún en ese caso también estaré alimentándome de algo vivo, porque todo lo que existe en el universo está vivo, es el universo Gaia.

Aún recuerdo cómo a los dieciocho años fui capaz de imaginar aquella delirante novela, El planeta de los vampiros, que luego se transformaría en la trilogía de cienciaficción “Omega”. Parece inevitable que el alimento, físico o energético, suponga siempre la depredación de otra forma de vida que debe perecer, pasando a formar parte de nuestro círculo de consciencia, cuerpo físico o cuerpo energético. Con aquella experiencia onírica fui consciente de que en el universo todos se alimentan de todos, la pirámide depredadora no tiene fin, mientras que los depredadores físicos se alimentan de todo tipo de seres físicos inferiores a su jerarquía depredadora, las entidades energéticas también se alimentan de todo tipo de seres inferiores a su escalón depredador. Fue por eso que me afectó tanto también el libro de Atienza, “La gran manipulación cósmica”. Incluso llegué a imaginar lo que podría ser toda una dimensión de fallecidos, sin cuerpo físico, alimentándose de los pensamientos y emociones de los vivos, las famosas larvas, los seres ectoplasmáticos. A través del libro de Atienza me planteé muy seriamente la posibilidad de que lo mismo que nosotros utilizamos a los animales como despensa, entidades superiores en el universo nos utilicen a nosotros como la suya, una despensa psíquica, por supuesto, pero al fin y al cabo despensa. Podrían criarnos como alimento, lo mismo que nosotros criamos a los animales. Aquellas ideas también fueron la causa de terribles y poderosos delirios de aquella época.

La voz de mi guía me explicaba que todo aquello tenía un sentido que algún día llegaría a comprender, pero que no podría librarme nunca, hasta mi fusión con el Todo, de la elección que supone un universo formado por el ying y el yang, la luz y la oscuridad. Hay que elegir, siempre hay que elegir, en nuestro camino evolutivo, desde la consciencia más baja del mineral, hasta la más alta de la entidad energética, la elección conforma parte esencial de nuestro camino. Podemos tomar lo necesario de las orillas del camino y seguir adelante, aceptando que no podemos caminar sin pisar tierra y todo lo que hay en ella, pero sin que eso suponga un paso atrás en nuestra evolución, o podemos elegir la oscuridad de aquellos que consideran que su existencia, su consciencia, les permite elegir todo aquello que necesiten, sin más, solo para su propio placer, aunque eso signifique causar daños irreparables a las formas de vida con las que se tropiezan en su camino. Quienes eligen la oscuridad se transforman en depredadores demoniacos, amparándose en una supuesta libertad absoluta –non servire, no serviré a nadie- consideran a todo lo que no sean ellos mismos como una forma de alimento para su ansia depredadora infinita. Solo la meta final, la fusión con el Todo, dignifica de alguna manera el daño que vamos causando al movernos por el camino de nuestra evolución. Aplicando aquí la teoría de Milarepa, se podría decir que el intercambio de electrones, la vinculación con otros átomos, es parte indispensable y esencial de la vida, de la existencia, pero en esta vinculación se reparte el beneficio y la pérdida, el dolor y la felicidad, unas veces nos toca a nosotros ceder electrones y otras veces son los demás los que nos los ceden a nosotros, sin embargo la elección de la oscuridad, del mal, amparándose en una supuesta libertad infinita, no es otra cosa que el intento de apropiarnos de los electrones de los demás, creando a nuestro alrededor un universo poderoso, al tiempo que los demás se quedan sin lo más mínimo para sobrevivir, física y espiritualmente. Es una forma de intentar ser dioses, sometiendo y depredando todo aquello que no pueda oponerse a nuestro poder depredador. “Non servire” a la divinidad y sus planes globales y totalizadores y en cambio yo mismo quiero convertirme en dios, pero un dios depredador e implacable que usa y depreda a todo lo demás, en lugar de vincularse con ello. Un dios que no se encarna en el cuerpo físico de sus criaturas más elementales para compartir con ellas todo lo que supone estar vivos en ese plano, en esa dimensión, sino un dios que se come todo lo que le resulta inferior, causando dolor y sufrimiento, sintiendo solo placer, evitando el sufrimiento. Esta y no otra es la elección entre el bien y el mal, entre la luz y las tinieblas. Querer ser dioses a costa de los demás es el mal y llegar a ser dioses vinculándose con todo lo existente, tanto para el sufrimiento como para la felicidad, es el bien.

donde-viven-los-delfines

De alguna manera aquella fue la enseñanza que aprendí con aquella recapitulación que viviera ante la pantalla de aquella portentosa pantalla donde se me mostraba toda mi evolución. Años más tarde, leyendo la saga de David Brin, la rebelión de los pupilos, con su genial idea de elevar a la consciencia formas de vida inferiores (en el caso de la humanidad, chimpancés, delfines, etc) comprendí a la perfección lo que se me había mostrado. Pero aún quedaba mucho por recorrer en aquella experiencia onírica. No me sorprende nada que las personas con enfermedad mental caigamos con tanta frecuencia y tan fácilmente en este tipo de delirios, que si no son oníricos, como es mi caso, porque pocos trabajan los sueños, sí tienen mucho parecido con los míos, especialmente todos los que tienen que ver con delirios proféticos, esotéricos, paranormales, con el prodigioso poder de la mente. Muchos enfermos caen en estos delirios, de los que les resulta muy complicado salir, porque es muy difícil aceptar con humidad lo poco que somos. Y aquí entra en juego el perder la importancia personal del guerrero impecable. Quien no es humilde, quien no es un guerrero, al vivir estas experiencias las transforma en delirios de los que él es el gran protagonista, se cree un nuevo profeta enviado para salvar a la humanidad. Las personas con enfermedad mental tenemos tendencia a compensar nuestra falta de autoestima en la vida real, cotidiana, con la enorme autoestima que nos da el haber experimentado todas estas experiencias, que realmente son apabullantes y desconcertantes. Yo mismo me creí, durante una etapa de mi vida, un profeta enviado para salvar a la humanidad, a quien se le había mostrado todo aquello, como se le mostrara a San Juan en el Apocalipsis, para advertir a la humanidad del camino errado. Con el tiempo he comprendido que estas experiencias son naturales en una etapa de la evolución y que nuestro afán por convertirnos en profetas no es otra cosa que una falta de humidad, tenemos demasiada importancia personal y estamos convencidos de que si faltamos nosotros todo se desmorona. Nada más incierto. Un guerrero sabe el humilde papel que desempeña en el plan cósmico. Pero aún queda mucho sueño por recorrer.

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: