CARTAS SOBRE EL ENFERMO MENTAL VII

12 05 2017

frases-pablo-neruda

Manzanares 19-06-2016

Hola amigo: Hoy procedo a contestar tu segunda pregunta.

Por mi experiencia, el enfermo mental, incluso cuando está bien,
bloquea una serie de mensajes que no puede aceptar ni asumir y con los
que no puede vivir. Este bloqueo es mucho más intenso, por supuesto,
cuando sufre una crisis depresiva o psicótica, entra en delirio y se
aleja visceralmente de la realidad.

-El enfermo mental no es capaz de aceptarse  a sí mismo, ni como
cuerpo, suele despreciar su propio cuerpo aún en el caso de enfermos
con un cuerpo físico más que aceptable y atractivo, ni como persona,
siempre ve su imagen distorsionada en el espejo y de alguna manera se
considera un monstruito, ni como ser social, tiene serias dificultades
para la socialización puesto que considera que ya ha sido rechazado de
forma contundente y no siente ningún interés en esforzarse para volver
a ser readmitido.

-Rechazo del propio cuerpo. Es algo curioso e intrigante.
Recuerdo que de joven, tengo fotos, poseía un cuerpo joven, vital,
cuidado, practicaba deporte, no tenía los problemas que tuve con la
obesidad con posterioridad, debido en parte a la medicación que nos
cambia el metabolismo. Mirando ahora aquellas fotos soy consciente de
que mi nulo éxito con las mujeres se debió a mi enfermedad mental y no
a mi físico. Y sin embargo recuerdo muy bien que en aquellos tiempos
también rechazaba mi cuerpo, no me gustaba, lo consideraba defectuoso
y no me sentía satisfecho con el cuerpo que me había tocado en la
tómbola de la vida, como decía. Este rechazo al propio cuerpo puede
nacer de la sensación de ser un vehículo frágil, fugaz, que no refleja
nuestra verdadera personalidad. Nos recuerda la muerte, nuestra
mortalidad y la fugacidad de la vida y por lo tanto la inutilidad de
hacer cualquier esfuerzo para conservar y mejorar nuestro cuerpo
físico.

Los enfermos mentales cuidamos muy poco nuestros cuerpos
físicos, es más fácil que tengamos una patología de falta de higiene,
de limpieza, de caos y desorden con nuestras cosas, que no controlemos
la alimentación y tengamos problemas de obesidad o trastornos de la
alimentación, que el caso contrario. Aunque es cierto que hay enfermos
mentales con patologías severas, obsesivo-compulsivas, que no pueden
controlar y que les llevan a una obsesión incontrolable respecto a la
limpieza, la higiene, el orden en la casa, en sus ropas, en su vida.
Resulta curioso que estas patologías pasen más desapercibidas que las
mencionadas anteriormente y que caracterizan mucho al enfermo mental.
Si alguien ve a una persona desaseada, falta de higiene, poco
preocupada por la salud, viviendo en un perpetuo caos, muy cercana al
síndrome de Diógenes en el que se acumula toda clase de cosas inútiles
y se convierte el hogar en una especie de almacén putrefacto, lo
primero que piensa es que se trata de un enfermo mental. En cambio
cuando se ve a una persona que dedica un tiempo exagerado a la
limpieza de la casa, con una obsesión insufrible para los que conviven
con ella, que no soporta una mota de polvo, que sufre miedos
patológicos a ser contaminada por bacterias y virus, que lo limpia
todo, obsesionada por la comida natural, puesto que la otra produce
cáncer,etc. la mayoría de la gente nunca la considera como una enferma
mental, salvo que con el tiempo se den cuenta de que su vida está
dedicada a eso y es incapaz de convivir con otras personas puesto que
convierte en un infierno sus vidas.

citas-frases-y-poemas-face-011-61

He conocido personas así que antes o después acaban siendo
diagnosticadas como enfermos mentales y puestas en tratamiento para
evitar un grave deterioro de su psiquis. Sin embargo la imagen más
común del enfermo mental es la de una persona mal vestida, sucia, que
se cuida muy poco, que ni siquiera es consciente de cosas tan
elementales  como tener abierta la bragueta del pantalón (me ha pasado
y me sigue pasando cuando estoy mal). Me atrevería a decir que el
rechazo del propio cuerpo es el rechazo de nuestra mortalidad, no
podemos identificarnos con algo que va a morir y que se deteriora a
ojos vistas en el tiempo, no somos el cuerpo que tuvimos de niños, ni
el de adolescentes o jóvenes, no nos gusta el cuerpo que tenemos
ahora, como personas maduras. ¿Cuál es nuestro cuerpo en realidad?
Recuerdo que de niño, con seis años, me senté frente a la tapia del
cementerio del pueblo donde vivía y me imaginé los huesos de las
personas allí enterradas. ¿En eso acaba todo? Sufrí una angustia
terrible, que ahora identifico como propia de mi enfermedad. Me dije
que el ser humano era algo más que eso, mucho más, era un ser de luz,
un alma, un espíritu. Aquel fue el comienzo de mi visión
espiritualista de la vida.

Muchas veces las patologías del enfermo mental nacen de
auténticas realidades, de grandes verdades, que otros rechazan y que
sin embargo el enfermo mental asume con demasiada intensidad. Muchas
veces he contestado a quienes me reprochaban mi profunda tristeza ante
la vida que ellos no eran alegres sino inconscientes. La huída de la
gran realidad de nuestras vidas, la de que somos mortales, no
significa alegría y vitalidad, es solo una fuga, una fuga que en
realidad es la raíz de la enfermedad mental y de hecho muchas personas
así han acabado enfermas mentales a la muerte de un ser querido,
cuando la mortalidad se les ha impuesto con toda su crudeza.

Muchos enfermos mentales me dicen que no se identifican con
su propio cuerpo cuando se miran al espejo. Yo no soy ese, me dicen.
Se consideran algo que está en su interior y su cuerpo es como el
disfraz de carnaval que les han puesto de forma coactiva pero con el
que nunca se sentirán a gusto. Una enferma me decía que no entendía
por qué los hombres solo nos fijamos en el cuerpo físico de las
mujeres, nos gustan si tienen un cuerpo atractivo y no nos gustan si
no lo tienen. Para ella era tan evidente que la esencia de la persona
está en el interior que no podía comprender que un hombre deseara a
una mujer por tener un cuerpo físico muy seductor y no deseara tanto a
otra que no lo tuviera. Para ella el cuerpo era la prolongación de la
personalidad interior y si una mujer era maravillosa cualquier hombre
debería desearla, tuviera el cuerpo que tuviera. Este rechazo del
propio cuerpo es un serio problema a la hora de socializar, al enfermo
mental le cuesta comunicarse porque la base más elemental de la
comunicación, comunicar desde un cuerpo físico, falla en él.

Cuando está mal un enfermo mental no está atento a su cuerpo
físico, no percibe su olor, no se fija en qué ropa lleva, ni si se ha
duchado o peinado, en si su ropa ha sido pasada por la lavadora, en si
le cae un moco de la nariz o si sangra por haberse cortado mientras se
afeitaba (algo muy frecuente en mi caso y que me indica, es un signo
de que estoy en crisis). Ya hemos visto que la causa de esta conducta
puede ser su no aceptación de su condición de mortal pero también es
una rebeldía contra la sociedad que le trata tan mal y contra otras
personas que le llaman loco y le marginan. Recuerdo muy bien que
durante mis crisis cuando los familiares me achacaban mi desaseo yo les
respondía que si yo tenía que soportar su repugnante carácter, su
vomitiva forma de ser, su falta de humanidad, el que ellos soportaran
mi desaseo no me parecía tan mal. El enfermo mental también utiliza la
falta de cuidado de su cuerpo físico como una protesta, un arma
arrojadiza contra quienes le niegan el cariño y le tratan mal.

escribir

-Bloqueo de la memoria. Ya hemos visto que la memoria es una
parte esencial de nuestra personalidad, como el enfermo mental no está
conforme con lo que es, con su carácter y personalidad, como se siente
culpable, de forma inconsciente bloquea su memoria para evitar
enfrentarse a las partes más oscuras de su personalidad. Esto lo suele
hacer a través de la fantasía o imaginación. No es tan sencillo
olvidar que en un momento de crisis has insultado o tratado mal a un
ser querido o has dado un espectáculo público que está en boca de
todos. Pero si te conviertes en otra persona, si te creas tu propio
mundo y vives en él, todo eso que te afecta tanto que no puedes vivir
con ello, va desapareciendo. La puerta que el enfermo mental utiliza
para fugarse de la realidad es la fantasía o imaginación. No he
conocido a un solo enfermo mental que sea tan poco imaginativo que no
pueda fugarse de la realidad de esta manera.

Como enfermo mental una de las sensaciones más fuertes que he
tenido nunca es la de ser capaz de crearme mi propio mundo, mi propia
personalidad, y vivir allí durante horas y horas, feliz, controlando
lo que soy y mi propia vida. Antes de dedicarme a escribir, a ser
novelista, ya era capaz, de adolescente, de crearme mi propia novela
con una chica que pasaba por la calle. Yo era otro diferente al que
era, buscaba mil fórmulas para que el encuentro con la chica fuera
feliz. Me pasaba horas y horas imaginando todo tipo de historias con
la chica, románticas, eróticas, heróicas. La fantasía era tan intensa
que luego, cuando en la vida real, me encontraba con la chica me
costaba aceptar que lo ocurrido en mi imaginación no hubiera sucedido
realmente. Incluso llegaba a orgasmos cuando la fantasía era muy viva.
También me iba a África, a “salvar negritos” cuando la iglesia
católica pedía para el DOMUND, o salvaba a la humanidad de terribles
catástrofes. Con los años conseguí encauzar esa vivísima imaginación a
través de la literatura. Algunos me han comentado que determinadas
escenas de mis novelas o relatos son tan vivas que el lector cree que
el autor las ha vivido, experimentado. Es cierto, las he vivido en mi
imaginación, y eso para el enfermo mental es casi como haberlas vivido
en la vida real. Recuerdo que para huir de problemas familiares o
escolares, recurría a la imaginación y me aislaba de tal modo del
entorno que siempre tuve fama de despistado, de estar en mis mundos de
colorines. Aún más, hasta casi los diez años, no acepté que la
imaginación no fuera real. Estaba convencido de que si creaba con mi
mente algo, esto debía suceder necesariamente. No voy a extenderme
pero en la filosofía chamánica de Castaneda don Juan le dice que los
niños tienen el punto de encaje muy flexible y pueden ir de un mundo a
otro con suma facilidad, y todos esos mundos son reales. Así lo viví
yo de niño.

El bloqueo de la memoria en el enfermo mental no es cerrar
una puerta, ponerle un fuerte cerrojo y no dejar pasar nada ni a
nadie. El bloqueo es utilizar la imaginación para transformarse en
otra persona y crearse una nueva vida. Eso lo hacemos los escritores y
lo hace el enfermo mental sin necesidad de escribir novelas. ¿Hasta
qué puntos son reales esas personalidades y esos mundos para nosotros?
Te puedo contar que a veces, incluso estando bien, tengo serios
problemas para distinguir algo que he imaginado hacer de algo que
realmente he realizado en el mundo real. Por eso he aprendido muy
duramente a no imaginar en ciertos temas, porque sé que luego mi
memoria no sabrá distinguir entre lo que realmente hice o imaginé,
entre lo que es real y lo que es solo fantasía o ficción. Así, no
puedo imaginarme yendo a pagar el alquiler del apartamento, porque
luego tendré que comprobar en mi cuenta bancaria que no lo he hecho,
porque la fantasía y la realidad son para mí igualmente intensas.

Y aquí entramos en un tema complejo. Mientras que para la
persona no enferma solo existe una realidad y ésta es como es, para el
enfermo mental existe la realidad que le imponen los otros y la
realidad que él mismo vive, sin cortapisas, en su mente. Todas las
filosofías y corrientes de conocimiento se han planteado el tema del
conocimiento, de la percepción, la fenomenología, como la base de la
que partir para explicar la realidad. Teniendo en cuenta que la
realidad no está ahí y se nos impone, sino que es un conjunto de
estímulos que llegan a nuestros sentidos físicos y que luego son
transportados al cerebro e “interpretados”, habría que concluir que
toda realidad, nos pongamos como nos pongamos, es muy “interpretable”.
En la filosofía chamánica de Castaneda esto aparece muy claro, pero no
me quiero extender. Baste decir que el hecho de que el enfermo mental
viva en otros mundos no significa necesariamente que viva fuera de la
realidad, sino que vive en “otras realidades” que no puede comunicar
porque no existe un puente común por el que se transmitan los mensajes
para que puedan ser comprendidos.

frase-guarda-algo-de-locura-para-la-menopausia-woody-allen-100713

Teniendo en cuenta lo dicho hasta ahora, si el enfermo tiene
problemas con la aceptación de su cuerpo físico, una base fundamental
para la comunicación, comunicamos desde un cuerpo físico que es el
hogar de nuestra personalidad, y tiene problemas con la memoria, que
conforma nuestra personalidad y tiene problemas con el consenso sobre
lo que es real o no lo es y tiene problemas para no fugarse de la
realidad a sus otros mundos, donde puede controlar lo que le sucede y
podría ser más feliz si no le asaltaran los monstruos y las voces, la
posibilidad que tiene un enfermo mental de comunicarse con los demás
está seriamente disminuida por estos obstáculos. Por mi parte propongo
un puente infalible, un mensaje que siempre aceptará el enfermo
mental: el cariño.

Creo que podría hacer una pequeña cronología o una story
board cinematográfica de la crisis o el brote psicótico en un enfermo
mental.

-El enfermo mental está bien o al menos así se siente. La
medicación altera su percepción, ralentiza su mente, paraliza su
vitalidad, pero eso es algo a lo que está acostumbrado. Se percibe y
se siente bien, como normal.

-Estas sensaciones pueden cambiar muy rápidamente en el
enfermo mental, de un día para otro, incluso de una hora para otra.
Basta un pequeño detonante para que todo cambie. Un reproche de un
familiar o ser querido, un tono de voz más alto de lo debido en otra
persona. Un hecho externo potente o bien un simple problema al que el
enfermo da excesiva importancia. Todo esto  le obliga a buscar la fuga
de la realidad.

-El enfermo mental tiene serios problemas con la voluntad.
Es como un atleta que hubiera pasado años en una silla de ruedas,
debido a un accidente, y de pronto se recupera y se pone a entrenar.
Las dificultades son infinitas. Es como si el enfermo mental no
hubiera utilizado la voluntad nunca, desde una vida anterior (la
familia, la infancia, el entorno son factores a analizar) y por lo
tanto cada vez que desea utilizarla se encuentra a un problema
infranqueable, como el atleta que no ha entrenado durante años. Carece
de músculo. La mayoría de los enfermos con los que me relaciono me
dicen que mi caso no es el suyo, que yo tengo una voluntad de hierro y
por eso he conseguido lo que he conseguido. No es cierto. Yo tenía tan
poca voluntad como ellos, solo que la he entrenado, como en un
gimnasio. Les propongo que afronten este problema como si se tratara
de un problema físico, hay que decidirse a ir al gimnasio, hay que
empezar con un programa suave, si no puedes con las pesas, déjalas
para más adelante, comienza con un suave paseo en la cinta sin fin. Un
enfermo mental nunca tendrá voluntad si no la entrena. Este axioma es
difícil de comprender y asimilar por el enfermo que piensa que la
voluntad es un don del cielo que a él no le ha tocado, solo le tocó la
enfermedad. Cuando yo les explico cómo era, cómo tuve que luchar y
entrenar la voluntad para llegar hasta donde estoy, me miran raro, no
me comprenden, creen que les estoy engañando, no aceptan que pasados
unos años, si trabajan como yo, llegarán hasta donde yo he llegado, a
vivir sin medicación, sin acudir al psiquiatra, soportando las crisis
a pelo. No me creen y en parte es porque eso supone un terrible
sacrificio.

-El enfermo no es capaz de afrontar el menor problema, ni el
más fácil, aquel que hasta un niño resolvería.No es asertivo, no
piensa en qué es lo mejor para él, no piensa en las posibles
soluciones al problema y toma una decisión inquebrantable. Sabe muy
bien que la mejor solución para él será puesta en solfa por familiares
y seres queridos, que le presionarán hasta el punto de que le resulte
más sencillo adoptar las soluciones de los otros que las suyas
propias. En mi caso ante estos problemas llegué a razonar de la
siguiente forma: Si decir la verdad me supone tantos problemas que
luego acaban en una crisis fuerte, mentiré con astucia, con sutileza,
para que la familia, los seres queridos, no se enteren de lo que he
hecho y de esta forma no tenque que enfrentarme a ellos, lo que me
produciría una crisis grave.

-El enfermo mental sabe que no puede enfrentarse a los
problemas como hacen los demás. Se podría considerar que tiene tan
poca voluntad como un niño y está tan inmaduro emocionalmente como
ellos, pero ese es un tema más complejo para tratar en otro momento.
Lo cierto es que no puede ser asertivo porque eso le enfrenta a
situaciones emocionales muy difíciles de sobrellevar, la bronca con
seres queridos o familiares, la batalla de razonamientos durante horas
y horas que le agota…Debe buscar alternativas y las busca.

-La mentira en el enfermo mental es un mecanismo de defensa
para evitar situaciones potencialmente graves para su integridad
psíquica. Lo mismo que la manipulación, las farsas de control, como yo
las llamo, los chantajes emocionales, todos tienen un único fin:
sobrevivir y no tener que enfrentarse con situaciones emociones
agresivas, desagradables, violentas, Un enfermo puede llegar a creerse
sus propias mentiras y a pensar que sus manipulaciones son
inevitables, sino buenas. En mi caso las broncas con seres queridos me
afectaban tanto que asumí que cualquier otra solución sería siempre
mejor. Mentí en cosas pequeñas y formé un entramado de tela de araña
del que era difícil salir. Nunca llegue a mentir en cosas importantes
porque mi lógica, mi razón, mi cultura y personalidad me hacían ver
con claridad que antes se pilla a un mentiroso que a un cojo y que eso
solo era aplazar el problema. Si no podía tomar una decisión, porque
no tenía voluntad, la aplazaba buscando el momento y tramando sutiles
añagazas para que la solución se fuera acercando sin que yo tuviera
que dar un salto importante. Llegué a plantearme estratagemas tan
sutiles e insidiosas que acabaron generándome fobia social y manías
obsesivo-compulsivas contra las que hoy aún sigo luchando.

-Cuando el enfermo mental no encuentra forma de tomar una
decisión y salir bien librado lo que hace es fugarse a su mundo
mental. Cuando huye de relacionarse, se encama, se aisla, se margina,
está preparando el terreno para la fuga definitiva. Sin oponer
resistencia deja que su personalidad se precipite en el abismo, el
hundimiento es de por sí tan terrible que no necesita más para fugarse
de la realidad. Solo cuando entra en juego el instinto de
supervivencia, cuando los instintos básicos le obligan a reaccionar,
es cuando entra en juego su imaginación para librarle tomar decisiones
muy difíciles para él, que generarán un descontrol emocional, psíquico
y mental muy grave, un descontrol que él sabe que le llevará a un
psiquiátrico o a un aumento de medicación.

-Mientras no somos molestados podemos vivir en nuestro mundo.
Nos transformamos en otra persona, la fantasía nos lleva a otras
realidades, podemos estar sin comer varios días, podemos estar
encamados sin ver la luz el tiempo que haga falta, podemos librarnos
de la compulsión de los instintos básicos puesto que la estancia en
nuestro mundo mental es agradable y retarda el momento de enfrentarse
a la realidad con todas sus consecuencias.

-El problema comienza cuando otros interfieren y nos obligan
a tomar decisiones. Debemos enfrentarnos a la realidad y tomar
decisiones. Debemos ser asertivos y no podemos. Ya hemos estado un
tiempo fuera de la realidad, en delirio, ya tenemos otra personalidad,
y con esa personalidad delirante nos enfrentamos al problema.
Incapaces de transmitir un mensaje puesto que la personalidad que lo
debería transmitir no es la nuestra, incapaces de conformar el mismo
mensaje, puesto que el mundo delirante en el que vivimos no permite la
comunicación con otros que no estén en él, solo se encuentra la
agresividad y la violencia como única fórmula para defender el propio
territorio, el enfermo mental solo quiere que le dejen en paz en su
mundo de colorines. Cualquier intento por sacarlo de él se considerará
como un agresión, como la invasión por un ejército extranjero. Es por
eso que propugno el acercamiento cariñoso como única formula que va a
funcionar. El cariño no necesita que tras él esté una personalidad
concreta, aceptamos el cariño de cualquiera, aceptamos el cariño de
personalidades inferiores, como pueden ser las mascotas o los animales
domésticos, incluso aceptaríamos el cariño de una pared si pudiera
proporcionar algo tan valioso.

Es un tema muy largo y complejo, con muchas ramificaciones
que podremos tratar punto por punto. Resumiendo te diría que un
enfermo mental tiene serios problemas para ser emisor puesto que le
cuesta percibirse a sí mismo, como cuerpo físico, como personalidad,
como consciencia en un espejo. Le cuesta conformar cualquier mensaje
puesto que todo es muy confuso, ¿quién es el emisor?, puesto que él no
tiene claro quién es realmente. Bloquea su memoria para evitar que
sucesos sufridos por su personalidad en el pasado le angustien en el
presente y le lleven a una crisis. Ante la incomprensión y el rechazo
de sus mensajes se aísla, se margina, huye a su mundo de fantasía. A
un enfermo mental solo se le llega con el cariño, el único mensaje que
puede llegar a una personalidad desestructurada, sin núcleo, el único
mensaje que no requiere una compleja conformación mental, el único
mensaje capaz de superar cualquier patología, cualquier trauma,
cualquier obstáculo, porque lo queramos admitir o no el ser humano
está hecho para el amor, el amor es el alimento del alma y por lo
tanto si queremos curar a un enfermo del alma tenemos que darle amor.

Dejo que analices lo que te he dicho y seguremos matizando todo
aquello que te interese. Un abrazo.

 

Frase del día #6

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: