MI VIDA ONÍRICA XIII

4 07 2017

 

noticias_20498_640x480

LEÓN 21-09-2006

TITULARES DEL SUEÑO

En el Tibet, con Sara/ Compartimos la misma celda/ Vuelo, caigo y ella me recoge/ Dueño monasterio conserva comida en su celda a escondidas/ Saludo efusivamente a un compañero, quien se asombra de mi edad, 50, cuando él tiene 16.

COLEGIO DE VALLADOLID

Paseando colegio de Valladolid/ Celdas de cuatro camas, situadas en cuadrado/ Me toca al lado de la puerta, a la derecha/ Sara la siguiente/ Coloca sus cosas de niña sobre la colcha/ No hay ningún sentimiento contradictorio con lo de niña/ Puede que sea un niño con forma de niña/ Problemas para ordenar las cosas, llega la hora del desayuno y no estoy vestido, ni la cama hecha. Espero un castigo/ Comedor, mesas de cuatro/ Saludo a un compañero que lleva hábito de monje, blanco, con capucha/ Me mira sorprendido, le estrecho la mano, casi a la fuerza, muy efusivamente/ Sorpresa debido a mi edad, 50 años/ Es como si hubiera un salto en el tiempo/ Me da la sensación de que piensa que sigo siendo el típico bromista.

monjes67

EL TIBET

Escenas de vuelo sobre un ranchito de alta montaña/ Parece el Tibet, sentimiento de que es el Tibet, aunque no reconozco el Everest/ Vuelo fantástico sin problemas/ A vista de pájaro puedo ver un diseño en tierra y cómo se mueve la gente en el suelo/ Caigo por un fallo en el vuelo/ Me recoge Sara que vuela conmigo.

Amo del  monasterio es un joven monje que tiene su celda llena de comida/ Los cajones de su mesa están llenos de inmensas manzanas, unas rojas y otras verdes/ Resulta un amo de monasterio bastante ridículo/ Situado el monasterio entre el esperpento y la realidad de una vida monástica moderna, o más bien de interno en un colegio moderno/ El sueño se desarrolla con absoluta normalidad/ Por mi parte acepto las peculiaridades de la situación, sin inmutarme ni intentar cambiar nada/ Sigo mi propio ritmo o pautas de conducta habituales/ Tengo la sensación de que esas es una experiencia peculiar, como fuera del tiempo, en un mundo paralelo o dimensional con unas características especiales.

Sueños durante esta temporada muy extraños, poco que ver con la realidad cotidiana, excepto en el tema laboral/ Sueños de locura, de psiquiatrícos. Sueños de realidades en mundos paralelos, sin mucha relación con la realidad cotidiana. Sueños de entornos y con personas desconocidas, con poca o nula relación con las actuales circunstancias.

COMENTARIO PERSONAL

Anotado en la libreta pequeña 27, no en los cuadernos grandes de sueños. Lo he encontrado repasando libretas antiguas buscando sueños sueltos. Antes de iniciar la anotación sistemática de sueños solía anotarlos en las libretas que utilizaba para esbozar mis relatos y novelas, luego decidí utilizar cuadernos muy grandes puesto que algunas anotaciones eran muy largas y un cuaderno grande apenas me duraba dos o tres meses, habría tenido que gastar muchas libretas pequeñas simplemente para anotar los sueños de un mes.

Es un sueño peculiar, por la temática, el Tibet y mi vida en un monasterio, algo que a pesar de mis creencias budistas y mi fascinación por el Tibet y el Potala no he tenido muchas veces. También es peculiar el sueño con mi hija Sara, no porque haya soñado poco con ella -en el índice de sueños, ella aparece casi tantas veces como su madre- sino porque compartamos sueño haciendo algo en común. Normalmente mis sueños con ella se refieren a la observación de su vida, sobre todo en el futuro, como si la vigilara estrechamente para evitar en lo posible situaciones negativas. El volar juntos indica un sueño astral compartido, una especie de pacto onírico para ocupar parte del sueño en explorar el mundo onírico. Esto no es habitual. Normalmente cuando sueño con familiares, seres queridos, amigos o conocidos, la temática del sueño versa siempre sobre acontecimientos de los que soy espectador, sin intervenir, ni compartir sueño. Es como una película un tanto confusa y a veces delirante, puedo soñar con acontecimientos pasados, muy transformados, o sobre posibles acontecimientos futuros muy delirantes y poco probables, pero en ellos siempre soy espectador, no participo, no controlo, no comparto el sueño. He observado que es muy difícil compartir sueños con personas a las que me une un estrecho afecto o un lazo familiar, hay una especie de bloqueo o de restricción programada, como si fuera consciente de que cualquier sueño que tenga con ellos puede llegar a ser fácilmente compartido y recordado, no solo por mí. Es como si el mundo onírico fuera algo muy íntimo y personal que no apetece compartir con los seres queridos, como si éstos nos pudieran sorprender haciendo cosas que no queremos que sepan. Por eso este sueño con Sara es raro y poco habitual. También me ha ocurrido lo mismo con todos mis familiares y personas con las que he compartido una relación muy afectiva. No aparecen en mis sueños y cuando lo hacen es solo como si contemplara una escena grabada por mi mente, una especie de vídeo que reproduzco y observo como simple espectador.

image

He observado que los familiares son bastante remisos a hablar de sus sueños y tampoco gustan de que tú les hables de los tuyos, es como si tuvieran la posibilidad de leer informes detectivescos, que ellos no han encargado, pero que ponen en sus manos, sobre familiares y seres queridos. Sienten vergüenza de atisbar en intimidades que deberían permanecer ocultas. Es por eso que tengo anotados tan pocos sueños “compartidos”, es decir que la otra persona me ha ratificado que ella también ha tenido ese sueño, aunque no tiene por qué ser en la misma noche, de hecho es más fácil que se produzca un intervalo de tiempo, que bien puede ser posterior al nuestro o anterior. El tiempo en los sueños es algo muy curioso, no es que no exista, solo que no parece tener la menor importancia, como una etiqueta que uno pone en un objeto para identificarlo, pero sin la menor importancia cronológica. A pesar de ello y teniendo en cuenta una estadística elemental de las personas que han aceptado hablarme de sus sueños, yo diría que el sueño compartido es bastante habitual y que cuando tú sueñas con un familiar o ser querido es fácil que él también haya soñado contigo.

Nadie es profeta en su tierra, en casa del herrero cuchillo de palo, donde hay confianza da asco etc. Son expresiones que nos indican bien a las claras la dificultad en llevar a cabo ciertas tareas en común cuando hay una relación familiar, afectiva, de confianza. Esto ocurre con mayor intensidad en sueños. De alguna manera estamos compartiendo experiencias en un mundo esotérico o dimensional, en el que cada soñador posee una evolución espiritual diferente y actúa de acuerdo a ella, quien está más avanzado hace de “maestro” y el otro, menos avanzado, de discípulo, sin que para ello cuente la relación existente en el mundo “real”, un hijo puede hacer de maestro de un padre y una madre puede ser discípula de una hija. Pero si observamos cómo reaccionamos en el mundo de vigilia ante hechos que nos parecen chocantes, como que un hijo intente darnos lecciones (cuando seas padre comerás dos huevos, me decían a mí de niño) nos haremos una idea de cómo nos sentimos en sueños cuando aparece un ser querido como maestro que nos guía. No es buena idea ser el maestro de tus seres queridos o intentar enseñarles algo de forma sistemática, para estudiar ya está el profesor, para aprender artes marciales está el maestro, para estudiar música la profesora del conservatorio. Nos limitamos a enseñar cosas puntuales que nos permitan un momento de intimidad afectiva sin tener que pagar el precio de una enseñanza sistemática durante mucho tiempo, algo muy erosivo. Digamos que podemos enseñar a montar en bici pero sería un error enseñar una asignatura a un hijo.

Con mi hija Sara he tenido muy pocos sueños compartidos, en los que ambos hayamos explorado el mundo onírico de mutuo acuerdo. Por eso este sueño es tan peculiar e importante para mí, porque me indica que de alguna manera ha existido una relación onírica que puede ser muy diferente, paralela a la situación en el mundo de vigilia. El hecho de que ella me ayude cuando dejo de volar y me caigo es algo muy simbólico y que podría interpretar en los momentos actuales como un mensaje onírico perfectamente claro.

En cuanto al Tibet, me resulta curioso que haya soñado tan pocas veces, teniendo en cuenta mi fascinación por aquellos paisajes, por los monasterios y lamaserías, por los lamas, por mi deseo, desde muy joven, de visitar el Tibet y quedarme allí, en algún monasterio. También he tenido muchas veces la sensación, muy intensa, de haber vivido allí como monje en una reencarnación anterior. A pesar de ello son contados los sueños con el Tibet y he sacado muy pocas conclusiones de ellos, no he podido ratificar una vida anterior ni mucho menos el menor detalle de ella, ni parece tenga contacto con lamas o compañeros de esa hipotética vida anterior. Me resulta llamativo haber tenido sueños más concretos sobre una posible vida anterior como soldado alemán, tal vez nazi, que sobre una vida en el Tibet. Mis cartas de Milarepa y esa sensación tan intensa de estar en contacto espiritual con este gurú tibetano, no tienen ningún reflejo onírico concreto. No he soñado con Milarepa ni con el Tibet y tan solo recuerdo haber tenido un sueño importante con un anciano que bien podría haber sido un maestro cósmico, no necesariamente tibetano. El compartir una celda en un monasterio tibetano con Sara indica una afinidad espiritual y un afecto muy especial entre nosotros. Es curioso que en el sueño del colegio de Valladolid, donde estudié cinco años, aparezca también ella. He soñado mucho con ese colegio y esos años de estudios, es una constante en mis sueños, tal vez porque aquella etapa de mi vida se ha revelado muy importante en mi evolución psicológica. También esa apariencia onírica de Sara, siempre tan confusa, entre si es niña o niño, es algo reiterativo en mis sueños. No tengo una explicación clara, podría ser un hijo suyo, podría tratarse de un cambio en la línea de las reencarnaciones (dicen que es muy raro cambiar de sexo al reencarnarse, si has sido hombre en varias reencarnaciones seguidas solo un acontecimiento muy especial podría hacer que te reencarnaras como mujer en un momento concreto, y al revés), podría ser un ser muy querido de reencarnaciones anteriores que aparece constantemente con ella y de ahí mi confusión, e incluso podría ser que yo hubiera sido su hijo en una reencarnación anterior, todo puede ser posible, pero no tengo ningún dato que corrobore ninguna de esas hipótesis.

Yacek Yerka, pintor onírico

En este sueño se juntan dos hechos muy poco habituales, que sueñe con el Tibet y que comparta sueño con Sara, haciendo cosas juntos. Todo lo demás es bastante corriente, el lama del monasterio, al que en el sueño llamo “amo del monasterio” y así lo anoto, bien podría ser yo mismo acumulando comida, algo tan unido a mi naturaleza en esta reencarnación que es lógico pensar ha ocurrido en vidas anteriores. La mezcla del Tibet con el colegio de Valladolid al que acudo en sueños constantemente, dándose la paradoja de verme allí con la edad del sueño, en este caso los cincuenta (curioso que el sueño esté datado en el año 2006 puesto que en efecto, en ese año yo tenía cincuenta años) es algo corriente en sueños, donde uno atraviesa paredes temporales y espaciales con suma facilidad. lo mismo que hacemos al recordar con nuestra memoria, dando saltos increíbles, como pensar en lo que hicimos ayer y al mismo tiempo recordar un acontecimiento de niños, muchos años atrás.

Para finalizar algunos datos sobre mis técnicas para recordar sueños. Al anotarlos suelo hacer un pequeño encabezamiento, que es el título del sueño. En este caso los datos esenciales para recordar el sueño eran Tibet-Sara, luego añado los episodios que me parecen más importantes, vuelo-caigo-y-ella-me-recoge. Los otros datos son meramente anecdóticos y su anotación se produce porque ando sobrado al recordar el sueño. El título del sueño, al despertar, es para mí algo tan importante, que rara vez recuerdo sueños a los que no haya conseguido poner un título justo al despertar. Algunas veces el título es confuso y eso hace que el recuerdo del sueño también lo sea. Lo utilizo como una especie de llave que me permite abrir la puerta del sueño que he dejado atrás, cerrada, al despertar.

A veces, en las anotaciones de los sueños, hago una pequeña recapitulación de las temáticas más frecuentes durante una temporada concreta. En este caso constatar que no sueño con personas concretas de mi vida cotidiana, tampoco con familiares o conocidos, es algo que ya he hecho antes y que haré después. No encuentro otra explicación que mi situación personal en todas estas etapas, después de haber sufrido una etapa muy dura de acoso en el trabajo, problemas con mi fobia social, problemas de pareja y familiares, problemas para relacionarme, no es extraño que en el sueño se refleje todo esto. No quiero soñar con gente conocida porque la relación con ella es mala, rompí con mi familia de sangre, tuve problemas con compañeros en el trabajo, sufrí de fobia social, no tengo amigos ni me relaciono si puedo evitarlo, no tendría sentido huir de ellos durante la vigilia y luego buscarlos en sueños. Los sueños con psiquiátricos fueron muy habituales en una etapa de mi vida, solía estar allí encerrado, sin poder salir el resto de mi vida, algo que no resultaba sorprendente, teniendo en cuenta que estuvo a punto de pasarme. En cuanto a los sueños en paisajes, entornos, con personas o entidades extrañas, se convirtió en algo habitual hace unos años, el hecho de que yo los achaque a viajes a otros planetas o mundos, o a mundos paralelos, no significa que tenga que ser así, pero es muy llamativo y aún no he encontrado una explicación razonable. Es como si en sueños me dedicara a viajar a otros mundos y a otros tiempos porque esta vida, este tiempo, ya no me interesa, es como si hubiera dado por finalizada mi vida antes de que se produzca la muerte.

279

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: