AGENDA ONÍRICA XIV

11 12 2017

AGENDA ONÍRICA XIV

Casa del acantilado

Cuadro de José-Pedro España, copiado con su permiso.

Soria 13-11-2017

SUEÑO HOTEL

He llegado, al parecer en autobús, a un hotel,  no sé por qué se me mete en la cabeza que es Oviedo/ No sé por qué estoy convencido de eso en el sueño, parece más bien una de mis típicas ciudades oníricas/ Luz más bien nocturna, aunque la sensación es la de haber llegado de día/ Pudiera formar parte de un grupo y estar de vacaciones, aunque no tengo recuerdo de la jubilación ni de estar divorciado/ Tengo la impresión de haber caminado un poco por la ciudad, de noche, edificios antiguos y muchas colinas/ Me conducen, junto con mis compañeros a los que no conozco en la vida real, pero por los que parezco sentir una gran afinidad, a las habitaciones y observo que son dormitorios comunales, larguísimos, al estilo del colegio de Valladolid, solo que en lugar de muros de cemento con armarios aquí hay una especie de pasillos centrales con grandes vigas de aluminio o artilugios que separan unos pasillos de otros, donde hay camas a la vista de todos/ En el sueño me sorprende eso, cómo en un hotel pueden ser así los dormitorios, un atisbo de lucidez en el sueño/ Me toca una habitación cerca del comedor/ Busco mi maleta, pensando que por las noches nos vamos a ver unos a otros y necesito al menos mi bata/ Por un momento pienso que me lo he dejado en el autobús pero la encuentro en un hueco bajo la cama, los empleados han debido de subir el equipaje, es una maleta marrón, de plástico, como una Samsonite que no tengo y nunca he tenido/ Estoy en el comedor, sentado a una mesa, nos sirven unos camareros de uniforme, pantalón marrón, camisa blanca con rayas negras/ Son todos muy atentos, obsequiosos, gentiles, perfectos, éste debe ser un hotel de gran lujo, sin embargo no me encajan con este tipo de dormitorios/ Del desayuno solo recuerdo la obsesión por un zumo de zanahoria que está al otro lado de la mesa y que no me atrevo a pedir al compañero, en un gesto tan típico de mi carácter que me identifica en el sueño/ Estando sentado allí llegan un grupo de mujeres, tal vez de otra excursión al hotel, que se acercan y una me saluda con mucho cariño/ Me quedo de piedra al ver que es …, la amiga de…cuyo aniversario de muerte tiene que haber sido uno de estos días/ La reconozco a pesar de que asume el cuerpo que tenía de joven y que yo vi en una fotografía/ Al despertar me doy cuenta de que… tiene que haber fallecido, dada la edad que nos separaba. Incluso en el mismo sueño siento algo así y comienzo a pensar si no estaré en un lugar morontial, donde los muertos se aclimatan tras el fallecimiento/ Me pregunto qué hago yo allí y si no estaré muerto/ Lo que más me sigue sorprendiendo es que no haya posibilidad de la menor intimidad en los dormitorios/ Un empleado maniobra, por encima de nuestras cabezas, algo para tapar una ventana o descorrer una persiana/ Hay empleadas, mujeres jóvenes y muy simpáticas que me tratan muy bien, me pregunto cómo será allí el sexo, sin la menor oportunidad para la intimidad/ La sensación es de un hotel que nada tiene que ver con la realidad, lo mismo que la ciudad de Oviedo, al despertar recuerdo otros sueños parecidos y tengo la fuerte sensación de estar preparándome para la muerte y mi llegada a un planeta morontial.

Soria-27-11-2017

PERDIDO EN UN HOTEL RARO

Una especie de hotel, aunque no estaba claro, podría ser una sala de fiestas, uno motel, etc/ Sobre una colina, en el campo, especie de cabañitas de madera, unidas entre sí, la sensación es la de que todo está unido, aunque no sea un edificio de plantas/ Estoy allí, parece que con una pareja, un matrimonio joven que no sé qué relación tiene conmigo/ Camino por un pasillo, buscando algo, tal vez un salón o el comedor/ Hay mucha gente danzando por allí, muchos camareros de frac, con pajarita, como en el otro sueño/ Les veo echar una alfombra sobre una ladera con césped, parece que es de noche y no puedo ver si esa zona está abierta, cubren todo el césped, parece una alfombra, aunque podría ser plástico o algo parecido/ Es un ambiente festivo, de celebración, sin duda una reunión de alta sociedad/ He perdido a la pareja, camino buscando una salida que no encuentro, me meto por puertas, rebusco de acá para allá, luz artificial, aunque todo con un color rojizo/ Es una sensación de pérdida, triste, medroso, no me lo estoy pasando bien precisamente, otros detalles olvidados.

IMG_20131231_141300

Cuadro de José-Pedro España, copiado con su permiso.

ANÁLISIS DE LOS SUEÑOS

Este tipo de sueños forman parte de lo que yo llamo “mis ciudades oníricas”, son ciudades que visito en sueños, sin saber nunca cómo llego, aunque en esta ocasión, en el primer sueño parece que he llegado en autobús, con una excursión. Siempre son ciudades que me recuerdan a alguna ciudad real conocida, normalmente Madrid, también León, nunca Oviedo, esta es la primera vez.  He visto todo tipo de ciudades oníricas, modernas como las actuales, castillos medievales, ciudades vistas en la televisión, algunas identificadas como ciudades mexicanas, otras son claramente futuristas o de ciencia ficción. Hay edificios muy modernos y lujosos, de cristal, otras veces son suburbios con edificios muy pobres, incluso pueblos extraños. Acostumbro a estar perdido, no conozco muy bien estos lugares o puede que me haya olvidado, me falla la memoria. También es frecuente buscar mi coche actual que no sé dónde lo he dejado. Nunca voy acompañado aunque tengo la sensación de ir con alguien a quien he dejado en alguna parte, casi nunca conocido. No suelo vivir allí, salvo contados sueños donde me veo en una nueva casa o piso, la mayoría de las veces cochambroso, al que he ido a vivir recientemente. Aunque en algunos sueños repaso el recorrido que he hecho, mentalmente, éste suele no tener el menor sentido si lo comparo con el recorrido real, ciudades que están realmente en alguna provincia, en el sueño pertenecen a otra lejana, todo está distorsionado.

No hay objetivo claro en estos sueños, incluso cuando, como en este caso, me siento parte de una excursión turística, no recuerdo nunca haber organizado o pensado en esta excursión. Suelo deambular solo y triste, siempre recordando un pasado lamentable que muchas veces no puedo concretar. Llevo ya muchos años moviéndome solo en sueños, no me acompañan familiares o seres queridos o amigos, ni siquiera conocidos, están ahí, me los encuentro, puede que haya estado con ellos unos momentos antes, pero en el sueño siempre estoy solo, absolutamente solo. Esto parece ser un fiel reflejo de la realidad, como una renuncia a la relación interpersonal, como una huida de relacionarme con seres humanos. Hubo una época en la que incluso huía de la gente e intentaba refugiarme en el campo, donde no podía ser encontrado, dormía escondido entre los arbustos, en alguna cuneta, entre los árboles, era una huída con un fuerte componente de terror.

En este sentido debo decir que son muy pocos los sueños en los que me veo en un dormitorio, con paredes cerradas y puertas. Sí, he tenido sueños en los que me he visto en el dormitorio que habitaba mientras soñaba, en León, aquí, en otros lugares donde realmente habité. Pero esos sueños suelen ser muy fugaces, estoy allí porque me veo por un momento en el lecho donde realmente estoy dormido, normalmente solo, y suelen ser escenas en las que estoy a punto de despertar o acabo de dormirme. Tengo la sensación, intuyo, aunque tal vez solo sea una hipótesis de trabajo, que cuando mi cuerpo astral sale del cuerpo físico en sueños no suelo permanecer nunca en el dormitorio donde está durmiendo mi cuerpo físico. Creo que es debido a que pienso que allí sería mucho más fácil de localizar por los soñadores que vienen a buscarme. Todo esto lo relato extensamente en el capítulo correspondiente de mi novela “El loco de Ciudadfría”, el loco y el universo de los sueños.  Es como si creyera que al dormirme y salir del cuerpo físico me esperaran otros soñadores, dispuestos a llevarme con ellos en sus andanzas oníricas. Parece ser que he renunciado a este tipo de relaciones en sueños, incluso en los sueños eróticos, rara vez estoy en mi dormitorio, la escena tiene lugar en otros lugares, normalmente dormitorios comunales que son muy frecuentes en mis sueños, incluso en el sueño que dio lugar a la novela “El bufón del universo”, hay un dormitorio comunal donde las sacerdotisas del sexo llevan al protagonista.  Allí se desarrolla una escena muy frecuente en esta clase de sueños, la práctica del sexo en una de estas camas, con una mujer que me ha llevado hasta allí, y mi dificultad para centrarme porque intuyo miradas observándonos. No hay paredes, son grandes salones abiertos donde se realiza todo a la vista de todos.

El sexo en sueños es algo muy especial, hablaré de ello comentando algún sueño erótico. Solo diré que la escena parece sólida y real hasta que comienza el coito, entonces todo se vuelve muy mental, incluso el cuerpo desnudo no es el cuerpo físico al que estamos acostumbrados, parece como si hubiera una lucha por conseguir identificarse con el cuerpo físico para hacer el acto, pero estamos en cuerpo astral y eso implica muchas cosas, entre ellas, la dificultad para sentir los órganos sexuales como si fueran físicos, son como una imagen mental, por eso suele ser frecuente encontrarse con un miembro distinto al real, más grande, más pequeño, diferente. El coito es más bien de sensaciones mentales como si fueran dos mentes las que estuvieran practicando sexo y los cuerpos físicos desnudos parecen pertenecer a una secuencia de una película, es decir, estamos viendo la escena desde fuera y al tiempo sentimos las sensaciones mentales del coito. La dificultad para encontrar intimidad en los sueños para tener sexo es asfixiante, siempre aparece alguien por allí, salido de no se sabe dónde o hay ojos que nos observan. Esto sin duda es debido a que en el mundo onírico no existen paredes como en el mundo físico, o éstas pueden ser atravesadas por las mentes o cuerpos astrales de los soñadores. A mi entender bastaría con que alguien nos buscara en sueños o nosotros pensáramos en alguien para que éste apareciera por allí, incluso en los momentos más íntimos. Estoy convencido de que la intimidad es solo una faceta de nuestras vidas que solo ocurre en el mundo físico, en otros planos no hay intimidad por lo que todo depende del control mental o de la fuerza, el poder del guerrero, que puede mantener alejados a otros soñadores.

Paisaje interior, verde

Cuadro de José-Pedro España, copiado con su permiso.

Es por eso que en el sueño me planteo la dificultad de tener intimidad en el dormitorio comunal. En este sentido el sueño va consiguiendo un poco de lucidez sin hacerse sueño lúcido. De alguna manera soy consciente de que eso ya lo he vivido en otros sueños, de que ya me he planteado ese problema otras veces.  Solo tras muchos años de sueños en dormitorios comunales y de sueños eróticos he llegado a olvidarme de las visitas y de los ojos que miran, han dejado de importarme al hacerse el sueño lúcido, entonces sabes que solo es un sueño, que los observadores no recordarán lo que han visto y que si tu mente se centra en lo que estás haciendo  los soñadores observadores desaparecen o tú no eres consciente de ellos, lo que viene a ser lo mismo.

Es interesante y curioso el fenómeno de los roles en sueños, así yo soy el turista y otros hacen de empleados de hotel.  Creo que tiene poco que ver con los roles o profesiones que desempeñamos en la vida real, aunque yo me he visto en bastantes sueños haciendo el trabajo que he desempeñado en el mundo real. Mi hipótesis de trabajo, salvo que el sueño se desarrolle en lugares conocidos y con personas conocidas, es que estamos en otros planos o dimensiones donde de alguna manera las cosas son parecidas a las de la vida física, como es arriba es abajo, dice el Kybalión. En este caso hay una fuerte sensación de estar en un plano morontial, tal vez en un planeta morontial, del que se habla en el libro de Urantia. A estos planetas-estancia llegan los fallecidos para recuperarse de la muerte y seguir el camino hacia planos más elevados. Se supone que todo el entorno y los que allí están sirviendo a los fallecidos deben metamorfosearse para que éstos no se sientan desplazados. Así he tenido sueños en los que estaba siendo atendido por auténticos médicos y enfermeros en auténticos hospitales, como si el cuerpo astral, morontial en este caso, tuviera las mismas necesidades que el cuerpo físico. Se supone que también en estas ciudades morontiales puede haber hoteles u otro tipo de edificios muy parecidos a los que tenemos en el mundo físico, para que los fallecidos puedan irse aclimatando poco a poco a las nuevas realidades.

Dado que nunca estuve en un lugar así en la vida física y no parece muy probable que pueda ser una escena del futuro, me siento tentado a pensar que este sueño se desarrolla en un planeta morontial. Es posible que yo esté realmente muerto, esto no sería tan contradictorio, puesto que si nuestra mente puede viajar al pasado, también puede viajar al futuro, y si podemos ver escenas del pasado, también podríamos ver escenas del futuro, y no solo nuestra muerte física, sino también el recorrido desde esa muerte hasta el siguiente paso evolutivo. Me hace pensar en esa posibilidad la aparición de… una antigua amiga que seguramente esté ya fallecida. La aparición de un difunto en estas escenas me suele indicar que el sueño se desarrolla fuera de cualquier lugar y tiempo de esta realidad física. Curiosamente esta amiga es la amiga de… a quien me refiero en el sueño, fallecida ya hace muchos años, con la que me unió una gran intimidad y con la que bromeaba sobre visitar en sueños, el fallecido, al que aún siguiera vivo. Ella falleció realmente por las fechas del sueño y aunque hace ya muchos años que no sueño con ella y considero roto el compromiso de la visita en sueños y de la ayuda en momentos especialmente difíciles, sería muy lógico y verosímil que una vez fallecido yo y habitando un planeta morontial pudiera recibir la visita de estos fallecidos con anterioridad, especialmente si  existía una relación estrecha.

La amabilidad llamativa de camareras y empleados tiene que ver con su misión, ellos están allí para ayudar a los nuevos difuntos y asumen con naturalidad cualquier papel que sea necesario. Estos sueños me indican que mi subconsciente está pensando en la muerte y tal vez preparándose para ella. Incluso esta tarde, en la que escribo esto, en la siesta tuve una fortísima sensación de que me puede quedar poco tiempo y de un deseo terrible de alejarme de todo esto y no regresar. Es muy típico de mi carácter eso de preparar las cosas con antelación, lo mismo que ciertos rasgos de mi carácter resultan muy identificativos en sueños, es como si la muerte o el sueño no me cambiaran y yo siguiera siendo el mismo para todo, lo bueno y lo malo.

En estos sueños tampoco me relaciono o la relación es muy esporádica, me encuentran, saludo, me saludan, pero no hay conversación ni hacemos cosas en común. Parece un fiel reflejo de la decisión tomada en el mundo físico, renunciar a las relaciones interpersonales, aceptar la soledad, estar solo, rumiando mis cosas y viendo lo que sucede a mi alrededor porque no puedo evitarlo. En contadas ocasiones he podido encontrarme con los maestros. No es que haya renunciado a ello, busco estos encuentros en sueños, pero hay algo que me lo impide. Tampoco soy consciente de cumplir trabajos o misiones en sueños, a pesar de mi disposición. Tal vez se deba al bloqueo mental que decidí hace años, no quiero volver a vivir aquellas pesadillas, todo lo que pueda afectarme o recordarme lo verdaderamente importante que hago en sueños es bloqueado al despertar del sueño y nunca lo recuerdo.

He escogido estos dos sueños porque me indican que la aparente superficialidad de la mayoría de sueños durante esta temporada es solo un velo, en realidad puedo estar muy consciente de una muerte próxima y preparándolo todo. Esto no tiene que ser así, por supuesto, siempre tuve la impresión de que viviría muchos años, pero dado mi escaso interés por la vida y mi estado de salud, no es difícil de prever que en un tiempo más o menos cercano pueda tener alguna dificultad grave de salud.

Anuncios




AGENDA ONÍRICA XIII

1 05 2017

SORIA/Martes/4-402017

habitación

LA HABITACIÓN MULTIDIMENSIONAL

Único sueño que he conseguido recordar, el último de todos/ Colores muy vivos, solidez de los objetos/ Una especie de apartamento o ático que al despertar, curiosamente, he descubierto que podría ser esta casa, un gran parecido aunque con algunas diferencias notables/Salón y cocina unidos, como en ésta, un piso superior con una o dos habitaciones, una escalera de madera, todo encaja/ En el sueño parecía estar sobre un lugar elevado, puede que un lugar en la costa y existía otro apartamento idéntico al mío, donde al parecer vive un hombre con dos niñas, hijas, entre 8 y 15 años/Entablo relación y les explico que hay una especie de habitación común entre ambos apartamentos, multidimensional, a través de la cual se pueden pasar objetos, como su fuera común/ Se lo explico utilizando la mochila verde que tengo aquí, donde meto una especie de agenda que luego aparece en su habitación/ Sólo esta habitación es multidimensional y está en el piso de arriba, habitación pequeña, no sabría decir si se trata de un dormitorio/ Le aconsejo no dejar en ella dinero, podría desaparecer/ Aunque el recuerdo es confuso, parece que estaba con … ella en bikini, tomando el sol, un bikini más bien blanco o gris, la miraba desde lejos, estaba cerca de una piscina, parecía más joven, no le veía la cara, tampoco tengo la seguridad de que fuera ella, una seguridad onírica, tan solo, en el sueño estaba convencido de que era ella/ La piscina bien podría ser de la urbanización, las casas parecían pertenecer a algún tipo de urbanización/ Creo que también estaba …, con la que hablaba y le explicaba algunas cosas/ Un gatito salía del televisor, como a través de una puerta dimensional/ Sensación de euforia al poseer una habitación fuera del tiempo que puedo utilizar para moverme entre dimensiones y gguardar cosas/ Al despertar todo era muy vívido y real/ La interpretación que hago es que se trata de esta casa en dos momentos temporales distintos y que tal vez el hombre y las dos chicas fueran propietarios o inquilinos del futuro/ Eso sería preocupante ya que indicaría que no me renovarían el contrato.

 

LA HABITACIÓN DEL TIEMPO-RESUMEN-VIERNES SANTO 14-4-2017

Sueño muy largo en el que aparece una antigua compañera de trabajo, un conocido personaje televisivo actual, un hombre relacionado con mi trabajo que aparece en muchos de mis sueños sin que haya podido encontrar explicación puesto que apenas le recuerdo alguna vez y la relación no fue muy buena, sin motivos racionales para que aparezca en sueños con tanta frecuencia/ Lo importante del sueño es la lucidez, sé que estoy allí en sueños, quiero aprovechar para obtener algunos datos, así la fecha/ Estoy en una oficina, al parecer vuelvo a ser un burócrata, busco calendarios o algo, cualquier cosa que pueda darme un indicio de la fecha/ Veo algo escrito que intento leer y aunque no lo consigo con nitidez me parece el año tres mil y pico/ Me digo a mí mismo en el sueño, intentando darme una explicación, que esta escena podría pertenecer a una posible reencarnación futura/ Si es así no parece que haya mejorado mucho, sigo en una oficina, haciendo un trabajo que odio, sigo con una mujer con la que he tenido algunos sueños que parecían vidas pasadas, todo parece indicar que hay una relación kármica pendiente que no consigo liquidar/ Me sorprende que el personaje televisivo muy conocido ande por allí, pero esta vez realizando un trabajo monótono, en el anonimato, a pesar de ello conserva su peculiar personalidad, es inconfundible, nos toma el pelo/ Ella está al lado de unos ventanales, me acerco y miro, siento un poco de vértigo, muy poco, recuerdo que en esta vida tenía mucho vértigo, especialmente de niño, al menos en esto he mejorado bastante/ Le pregunto en qué piso estamos, me dice que en un séptimo, pero habría que contar el vestíbulo/ Veo un edificio en forma de U, nosotros estamos en la línea que divide los dos palotes de la U, es un edificio moderno, actual, no parece que las cosas hayan cambiado mucho en estos años/ Yo estoy muy ocupado intentando recordar cómo es mi vida fuera de esta oficina, qué hago, dónde vivo, quiero recordar todo lo que pueda/ No lo consigo, es como si esa habitación estuviera blindada, hay comunicación entre mis yoes presente y futuro, pero solo dentro de esos límites/ Me quedo pensativo y hago un esfuerzo por recordar algo, cualquier cosa.

morir

DATOS MÁS IMPORTANTES DE LOS SUEÑOS DE ESTOS ÚLTIMOS MESES

Pesadillas repetidas con variantes sobre la posibilidad de morir en sueños, concretamente hay una muy real, muy larga, muy sólida, extraordinaria que debería analizar en otro momento. En una de esas pesadillas me enfrento a alguien, tal vez un ladrón, para evitar que me robe la cartera, aún sabiendo que me puede matar y que no llevo tanto dinero, salvar la cartera no es importante, en realidad es una tontería, soy consciente de que si lo hago es porque quiero que me mate/ El ladrón me apuñala en el vientre, me derrumbo al lado de una pared, quedo sentado, alguien, una chica, busca mi móvil entre la ropa y llama a emergencias/ Escucho el sonido de la sirena de la ambulancia que se acerca/ No quiero que me reanimen, quiero morir, no hago el menor esfuerzo por conservar la vida mientras llega la ambulancia, soy consciente de que si muero en el sueño moriré también en la realidad/ Sueño plenamente lúcido, soy consciente de que estoy soñando, de que me he programado para morir en sueños y he encontrado esta fórmula/ Quiero perder la consciencia y subir hacia lo alto, pero algo me bloquea, algo ha tomado otra decisión por mí y me despierto con una sensación tan real que me asusto, esta vez sí que estuve a punto de lograrlo. He conseguido que la programación para buscar formas de morir en sueños, si es que necesito morir en la vida real, cale profundamente en el subconsciente, hasta el punto de que se han producido numerosas pesadillas con variantes de muertes, que recuerde, ésta del cuchillo, una con una pistola, desplomarme desde un pico muy alto al abismo, muerte por infarto o como consecuencia de una enfermedad física grave.

He soñado con los gatos varias veces. Ha existido un claro mensaje, una sólida intuición sobre lo que podía pasar. No he querido hacer caso y se ha cumplido. Ahora estoy en un serio problema que voy a intentar solucionar de la mejor manera posible, como un guerrero impecable, pero está difícil. He puesto en movimiento todas las estrategias que pueden ayudarme a solucionar el problema, pero va a ser muy complicado y tal vez no lo consiga. Me preocupa, me preocupa que en sueños esté buscando la muerte con tanta desesperación, me preocupa la depresión que atravieso.

Sueños con personas del pasado, del trabajo, situaciones de hace ya muchos años que de alguna manera pudieron condicionar mi presente. Sueños con mi ex familia y mi situación de pareja y familiar/ Es como si estuviera recapitulando, buscando decisiones que me han traído hasta aquí/ También pueden indicar que me estoy preparando para una posible muerte cercana, buscando las líneas maestras que pudieran permitirme una buena última danza con la muerte, como el guerrero que creo ser/ He vuelto a tener sueños con una ciudad onírica que pudiera ser N.Y. sueños que se repitieron con mucha frecuencia cuando … estaba por allí, he vuelto a lugares y tiempos oníricos como si analizara posibles ramas temporales, lo que pudo pasar y no pasó, lo que tal vez pueda ocurrir en un futuro.

Grandes, formidables avances oníricos que deberé analizar más adelante. Escuchar música en sueños, un concierto, algo que en contadísimas ocasiones había logrado. Gran dominio de imágenes y secuencias en sueños, como si rebobinara o manipulara algún vídeo, como si fuera una especie de montador o editor de imágenes de una película onírica que yo mismo creo y construyo. Extraordinaria creación de imágenes oníricas, como si fuera capaz de montarme mi propia película onírica/ Hablar en sueños con personas, escuchando mi propia voz y la suya, con gran lucidez, consciente de que estoy en sueños, de lo que quiero hacer/ Distanciamiento de la persona que soy en sueños de lo que me está pasando en ellos y también de lo que me ocurre en la vida real, es como si fuera un divertido espectador que contempla todo lo que me pasa como si fuera una broma o una película que quiero representar/ Regresa la vieja sensación de que mi otro yo está viajando en sueños y organizando un posible futuro con el que mi yo vigil, cuando estoy despierto, no estaría de acuerdo/ He comenzado el capítulo de Diario de un enfermo mental, el gran secreto, sobre los delirios oníricos/ No puedo evitarlo, tengo la sensación de que mi yo onírico está organizando mi muerte, quiere acabar con todo esto y cuanto antes, regreso a una etapa terrible de mi pasado, cuando los sueños se apoderaban de mi/ Por desgracia están ocurriendo algunas cosas en el mundo real que me confirman, hasta cierto punto esa posibilidad/ Tengo miedo de que todo se esté enredando de una forma tan inextricable que la única salida aceptable sea la muerte/ Confirmación sueño compartido con una enferma mental/ Hacía ya muchos años que no reaparecían en sueños esas tareas oníricas que me había impuesto de ayudar a los demás o de cambiar ciertas cosas/ Apabullante sensación de que lo estoy organizando todo para una muerte más o menos cercana, como si buscara enredar de tal forma las cosas en el laberinto, que en el mundo físico me encuentre en un callejón sin salida/ Viejas ideas depresivas y oscuras, sensación de que cualquier intento de suicidio, en estas circunstancias, en el momento presente, sería un éxito y ningún milagro podría salvarme.

 

CONCLUSIONES

A pesar de todos los logros oníricos sigo sin conseguir el máximo logro posible, como le dice don Juan a Castaneda, que es recordar el inicio de los sueños, cómo empiezan y por qué. Todos mis sueños siguen una línea que comenzó en alguna parte, pero que no puedo recordar. Hay avances que me parecen portentosos porque nunca pensé que podría conseguirlos, pero no sirven de nada, porque lo importante, lo fundamental, lo único válido, sería saber cómo entro al sueño, dónde empieza, qué busco, por qué hago en sueños los viajes que hago y veo a las personas que veo. La firmeza inquebrantable de guerrero que tuve tras el divorcio se está haciendo añicos, en realidad he tenido la sensación, esta última temporada, de que mi condición de guerrero ha sido solo un sueño, una fuga, para evitar enfrentarme a una realidad que bien podría acabar conmigo. Mi yo onírico está tramando algo, como lo constato con algunos acontecimientos en la vida real, imprevisibles, que no estaba en mi mano evitar, que se suceden como si alguien los estuviera organizando. Seria preocupación por una posible regresión a etapas superadas como enfermo mental. Ideas recurrentes que aunque no son aún obsesivas pudieran serlo en cualquier momento, es como si estuviera volviendo atrás y pensando como pensaba antes. Muy triste y muy preocupante.

La extraña obsesión por intentar rematar algunas de mis novelas y ordenar mis escritos antes de la muerte ha desaparecido, es como si ya me importara un comino lo que fuera a dejar atrás, lo que ocurriera tras mi muerte. Los gatos han comenzado a tener una importancia desmesurada, la sensación de que los elegí para que me hicieran compañía y evitar el suicidio, pensando en lo que sería de ellos, parece haber sido retorcida por mi yo onírico, como si intentara utilizarlos para obligarme a dar un paso que mi yo consciente no quiere dar. Lucha delirante que analizaré en los capítulos que voy a dedicar a este tema en mi diario al delirio onírico. El pasado no está superado y el futuro cada vez me importa menos. Lo sueños se hacen anodinos, con intermitentes pesadillas sobre la busca de la muerte en sueños, personas del pasado aparecen sin la menor lógica, sin que hubiera pensado en ellos, cuando pasan semanas sin un solo sueño sobre mi situación actual, de pronto aparecen las pesadillas o sueños extraordinarios por el gran control que demuestro en ellos y que me producen una sensación de vértigo irrefrenable de que mi otro yo está tramando mi propia muerte. Según las enseñanzas de don Juan sobre el doble no existe comunicación entre ambos, el uno no sabe lo que hace el otro y el otro lo que hace el uno, pero bien pudiera ser que por esa puerta cerrada a veces se colara un pensamiento, un vago recuerdo, de la vida paralela del otro yo.

Necesidad imperiosa de retomar la voluntad inquebrantable del guerrero impecable. No puedo abandonar los sueños ni las intuiciones, porque como he visto me habrían salvado de estos serios problemas, pero no debería angustiarme ni preocuparme por todo ello, ocurra lo que ocurra todo será un reto para el guerrero impecable y si la muerte que está tras de mí, con su mano en mi hombro izquierdo, decide llevarme lucharé contra ella y antes de que venza, como debe ser, bailaré mi última danza con la muerte.

Necesidad imperiosa de descanso, de olvido, centrándome en las pequeñas cosas de cada día. No puedo regresar a etapas pasadas.





MANUAL PERFECTO SOÑADOR IV

4 02 2017

suenos                       

                           INTERPRETACIÓN DE LOS SUEÑOS

Freud atribuye el olvido de los sueños al escaso interés que les concede el sujeto.

Lo mismo se podría decir de la interpretación. Si ni siquiera nos interesa recordar los sueños el interés por interpretarlos es aún menor. De esa forma nos limitamos a resaltar dos detalles que tienen relación con nuestra propia realidad y dejamos de lado el resto, como un sumidero de estímulos y sensaciones no asimilados.

 A continuación les expondré las diferentes técnicas de interpretación de los sueños, la literatura clásica al respecto,  y sobre todo mi propia técnica personal en la interpretación de los sueños. Empecemos por la última, que iré completando con citas y un diccionario básico de arquetipos en la interpretación de los sueños.

 MI INTERPRETACIÓN PERSONAL DE LOS SUEÑOS

 Me baso en las siguientes  hipótesis, que no pueden ser probadas, pero sí experimentadas.

 -En los sueños no hay tiempo ni cronología. Quiere esto decir que es fácil que se yuxtapongan escenas diferentes sucedidas en tiempos diferentes.  Esto hace que la interpretación de ese sueño resulte realmente complicada.

En la vida real hay un espacio o lugar y un tiempo donde suceden las cosas. De esta manera a la memoria le resulta fácil  recordar y a nuestra mente analizar lo sucedido.

suenos-1030x496

 ¿POR QUÉ NO HAY TIEMPO EN LOS SUEÑOS?

Ya Freud en su ensayo “ Literatura científica sobre los problemas oníricos” habla de ese factor esencial para entender el desarrollo de los sueños. No hay tiempo en ellos porque no hay relojes, porque no hay día ni noche, porque no hay un telón de fondo “real” en el que podamos fijarnos para situar la escena en el tiempo y en el espacio.

 Por eso Freud menciona que lo enrevesado de algunos sueños puede ser debido a la yuxtaposición de diferentes escenas, que se mezclan como si de una sola escena se tratara.

 MI EXPLICACIÓN PERSONAL

Teniendo en cuenta que el sujeto del sueño es la propia mente del durmiente y conociendo como conocemos cómo funciona ésta en estado de vigilia, nos podemos hacer una idea del caos que reina en nuestras mentes al entrar al sueño.

Si creemos en la posibilidad de que nuestro cuerpo astral o nuestro yo interno se desprenda del cuerpo y “viaje” la posibilidad de que esas experiencias sean transmitidas a nuestro “yo consciente” o “yo en estado de vigilia”  de una forma comprensible por éste, es toda una utopia.

 En el próximo capítulo les hablaré del lenguaje de los sueños y de los problemas para ser comprendido cuando estamos en estado de vigilia.

 

RESUMEN Y RECOPILACIÓN

 Recapitularemos por orden de importancia todo lo expuesto hasta ahora.

1-La “realidad” no se mide por su “solidez”. Si así fuera un bunker sería más real que un cuerpo humano, puesto que el bunker es más sólido y el cuerpo humano más frágil y fácil de destruir.

 2-La realidad no se mide por su duración en el tiempo. Si así fuera una mina de carbón sería más real que una persona.

 3-La “realidad” no se mide por su extensión en el espacio. Si así fuera una casa sería más “real” que quienes la habitan.

 4-La realidad no se mide por su “visibilidad” para nuestros ojos de carne. Si así fuera una piedra sería más real que la corriente eléctrica que hace funcionar nuestros electrodomésticos.

La MATERIA NO ES MÁS REAL QUE LA ENERGÍA. Si así fuera nuestra aspiración máxima sería la de formar parte del universo “mineral” y no la de formar parte de Dios, invisible y penetrable al máximo, puesto que está en todas partes y nadie lo ve.

5-La acción no es más real que el pensamiento. Si así fuera un soldado que dispara un misil sería mucho más “real” que cualquiera de los genios de la humanidad, creadores, artistas, científicos, pensadores y filósofos. Puesto que los “creadores” se pasan la vida dejando que las ideas bullan dentro de sus cráneos.

6-El mundo de los sueños es tan real como lo es nuestra “consciencia”, nuestro “pensamiento”, nuestras “emociones”. Como la energía de que se compone el universo y que ustedes no ven. Como los átomos y partículas subatómicas, cuya invisible redondez no pueden percibir con las yemas de sus dedos.

7-Las leyes que rigen el universo de los sueños no son las mismas que rigen el universo en estado de vigilia. El tiempo no se mide por el movimiento de las agujas de un reloj; ni el espacio se mide en kilómetros.

8-El lenguaje de los sueños es el lenguaje de las imágenes y no el de los sonidos, el de las palabras y el de la abstracción de los conceptos que encierran las palabras.

9-Puede que los sueños no sean una cloaca de estímulos e imágenes que bullen dentro de nuestros cráneos. Tal vez nuestros cuerpos de energía o astrales salgan de lnuestros cuerpos físicos y durante 1/3 de nuestras vidas residan en un universo paralelo, del que apenas recordamos nada. ¿Por qué no podemos o porque no queremos?

10-Se pueden recordar los sueños y existen técnicas para hacerlo.

11-Se pueden interpretar los sueños o más bien conocer su lenguaje.

 

Y ahora adentrémonos de lleno en el universo de los sueños, siguiendo la narración en forma de parábola de lo que ocurre en un planeta oscuro, habitado por seres que carecen de sentidos, incapaces de comunicarse de otra manera que no sea a través de un móvil de última generación que manda imágenes en lugar de palabras. Los dioses de la tecnología han facilitado a esos seres oscuros un instrumento maravilloso, pero sumamente complicado. Como verán en su momento.

surreal

 





AGENDA ONÍRICA XII

2 02 2017

cuadro-salvador-dali_884022964_49308861_667x375

He dividido mis sueños en dos series, en Mi vida onírica voy repasando sueños antiguos, y en ésta, la Agenda onírica, subiré los sueños actuales más importantes, ya que de otra manera tardaría años en llegar a ellos, siguiendo la cronología de mis anotaciones oníricas. Esta noche he tenido un sueño muy importante que no me resisto a subir. La anotación se produce justo al despertar, a la hora que se dice. De haber vuelto a dormirme y esperado a anotarlo, como hago con todos los sueños, con el despertar definitivo, por la mañana, se hubieran perdido muchos detalles importantes.

SORIA, JUEVES 2-2-2017, 2,56 DE LA MAÑANA

MORIR EN SUEÑOS

Estoy con un personaje famoso, muy conocido/ Es un lugar raro, como una especie de pajar de madera, con el techo muy alto/ El personaje está por encima de mí, en lo que parece un suelo de tablas/ yo estoy tumbado, durmiendo, al parecer junto a un niño al que no conozco/ El tiene un perro negro, de raza peligrosa a juzgar por su cabeza/ Le está dejando que le lama el párpado, me da mala espina, y en efecto, el perro, entusiasmado le da un mordisco en el ojo y se lo arranca junto con un trozo de carne/ En el sueño esto es muy mental, por eso no me afecta tanto como para despertarme/ Se lo quita de encima con brusquedad, lanzándomelo encima/ Al ver que puede morder al niño decido enfrentarme a él/ No es necesario, el perro está muerto, , siento como si alguien hubiera rajado su cuello con un cuchillo, pero no veo señales, más bien parece haber sido envenenado, ¿pero cómo?

Cambia la escena/ El mismo personaje, en una nave con techos muy altos, parece una industria de imprenta o algo parecido/ Está muy enfadado porque hay una cadena de fotocopiadoras, tal vez tres, dedicadas a sacar documentos sin parar, día y noche/ Al parecer una se ha estropeado, tal vez las tres, debido a algo que él considera ha sido culpa de alguien, un empleado/ Yo estoy por allí, soy empleado, tal vez jefe de sección o algo por el estilo/ Su enfado es tal que quiere despedir a unos cuantos/ Yo me enfrento con él razonando de una forma lógica, razonable, impecable para el sueño y las causas supuestas de la avería, incluso las voy enumerando mientras hablo con él, 1,2,3,4/ Primero, las fotocopiadoras no paran de funcionar por lo que es lógico que se acaben estropeando, eso no lo puede aguantar ninguna fotocopiadora, por muy dura que sea; segundo, se ha perdido un juego de llaves por lo que cualquiera ha podido entrar y causar la avería; tercero, et, actúo como un abogado experimentado y conocedor de la ley/Este es el primer atisbo de lucidez en el sueño, como si hubiera trabajado en temas legales y supiera muy bien de qué hablo, ningún juez le daría la razón/ A pesar de no recordar nada de mi pasado es una sensación fuerte y clara/ Lo único que consigo con mi disertación es  enfadarle aún más/ Me despide a mí también/ No me importa porque ya tenía apalabrado un trabajo mejor/ Aquí el sueño deja de ser lúcido puesto que no tiene sentido ya que estoy jubilado y no necesito buscar ningún otro trabajo/ Intento calmarle y convencerle/ Hay una chica que parece llamarse Leo y ser la encargada, que ha perdido el juego de llaves, es delgada, tiene gafas, al despertar me sorprendo recordando que se parece mucho a la camarera de la cafetería donde por la mañana tomé un chocolate con churros en Soria, tuve que ir a pagar el alquiler y a comprar en el mercadona/ Más tarde se descubre que la pérdida no ha sido tal y que el juego lo tiene alguien/ Curiosamente se parece mucho a mi juego de llaves en la vida real/ La cuestión parece decidida, me duele por los otros, yo tengo otro trabajo y mejor/ Se produce un incidente confuso y terrible/ Han entrado varios con pistolas, en el sueño no se sabe muy bien si es para robar o para chantajear y amenazar a alguien que quiere llevar el tema a juicio, es todo muy confuso, pero muy real, veo a un chico joven, más bien moreno, tal vez sudamericano, que lleva una pistola en la mano, la veo claramente, es absolutamente real/ La eleva, me apunta y me amenaza, nos amenaza a todos, hay mucho miedo, me exige algo que no parece demasiado importante, ahora no lo recuerdo, no es algo que hiera mi dignidad y no pudiera pasar por ello, podría dejarlo estar y no pasaría nada/ En ese momento recuerdo que estoy divorciado(sueño lúcido) y que me esperan años de fuerte deterioro, por la vejez y la soledad/ No me lo pienso dos veces, decido sobre la marcha aprovechar la ocasión para morir/ Me rebelo y le enfrento, de alguna manera pienso que no se atreverá a matarme, no tiene c…, y entonces lo hace, sin más, me dispara dos tiros en el estómago/ En el mismo sueño recuerdo haber leído en una novela negra que es una muerte larga, dolorosa e inevitable/ No escucho los disparos, como en casi todos los sueños, no hay sonido, son mudos, esto me hace pensar que no me ha dado, sigo en pie, pensando que estoy bien, vivo/ Entonces miro hacia mi barriga y veo salir sangre de la ropa, concretamente es la chaqueta de pijama que llevo esta noche/ El color de la sangre es raro, como tomate aguado o zumo de fresa, de hecho cené fresas esta noche como postre/ Pero está claro que me ha dado, llevo las balas dentro y me estoy desangrando/ Noto un vahído y me siento, la espalda apoyada contra la pared/ Sé que voy a morir y esa certeza es terrible/ Se produce un movimiento de pánico a mi alrededor,, alguien dice que ha llamado a una ambulancia/ Recuerdo que llevo el móvil encima, lo saco e intento llamar a mi “ex” y a mi hija, pero no consigo desbloquearlo, marco el primer número que curiosamente es el del pin en la vida real(sueño lúcido). No puedo hacerlo, estoy muy débil/ Se acerca alguien, tal vez una chica, le hago prometerle que dará un mensaje a mi “ex” y a mi hija. El mensaje es corto y claro, que les diga que las quiero y que Dios las bendiga/ Suena el móvil, me sorprendo, pero luego recuerdo que aunque el móvil está bloqueado se pueden producir llamadas de emergencia (sueño lúcido)/ Me llaman de la ambulancia, entiendo que para que hable con ellos y no me duerma/ Veo en el móvil un signo raro, como un mandala, que significa al parecer el símbolo de la ambulancia/No quiero hablar, me importa un bledo quedarme dormido, he aceptado la muerte/ Arrojo el móvil con rabia, no esperaba que me fuera a disparar, no es que me importe morir pero tal vez hubiera podido vivir unos años más de forma agradable/ Viene una chica joven, guapa, tal vez compañera de trabajo, no la conozco en la vida real/ Se acuclilla frente a mí, lleva una faldita corta y le veo los muslos, me gusta, tal vez si me salvara tendría una chance con ella/Típico en mí, así soy yo, un rasgo de carácter que me identifica en el sueño/ Medice que me va a llevar ella en su coche/ Me siento muy mal, muy débil, aunque no siento dolor físico alguno, algo también muy típico en mis sueños, solo existe el dolor mental/ Me voy a dejar ir, plenamente consciente de que voy a morir, por fin voy a conocer lo que es la muerte y qué hay más allá, aquí el sueño no es en absoluto lúcido porque la sensación de que todo es real y de que me voy a morir es terrible/ Me dejo ir, voy a morir… y me despierto.

onirico

COMENTARIO PERSONAL

Tras el divorcio recordé haber leído en el Arte de ensoñar, de Castaneda, cómo don Juan le dice que bajo ningún concepto debe morir en sueños porque moriría también en la vida real. Esto me impactó mucho y se me quedó grabado. Decidí entonces programarme en sueños para ver si era fácil morir en el sueño, descubrí asombrado que no era tan complicado. He estado a punto de morir en sueños en varias ocasiones, en una me apuñalaba un hombre que intentaba robarme la cartera, yo decidía no dársela para que me matara en un sueño lúcido. En otro me despeñaba por un precipicio y cuando me iba a estampar contra las rocas del fondo, despertaba. La muerte por disparos se ha repetido ya en alguna ocasión. Tal vez la muerte más terrible en sueños ocurrió tras un acontecimiento dramático que cambió mi vida y que seguramente me produjo el famoso síndrome postraumático. Entonces llegué a hablar en sueños en voz alta, daba patadas, intentando defenderme de alguien que me agredía y tuve terribles y numerosas pesadillas. En una de ellas me daba un infarto y moría de una forma espantosa. Al despertar le hice prometer a la entonces mi esposa que no me dejaría morir solo de un infarto. En otra ocasión, ésta programada, me acercaba a un ataúd en un tanatorio, al final decidía no ver quién estaba dentro del ataúd porque sabía que era yo.

Cuando descubrí que era sencillo programarse para morir en sueños decidí poner una férrea salvaguarda, bajo ningún concepto esta decisión sería tomada por algo que no fuera yo en pleno estado de consciencia. Ahora, releyendo una vez más Relatos de poder, me he encontrado con lo que le dice don Juan a Castaneda, que las decisiones del nagual las toma siempre el tonal. De haber sabido esto hace algunos años no habría vivido los terribles delirios oníricos que sufrí entonces. Pensaba que mi otro yo, el doble, en la terminología de don Juan, podía tomar por su cuenta decisiones que afectarían mi vida física. Esto hizo que me aterrorizara porque éste yo podía bloquear mi recuerdo y sin recuerdos no eres nada, no tienes personalidad ni puedes tomar decisiones. Esto lo trataré en el próximo capítulo de Diario de un enfermo mental, el gran secreto. En realidad sobran las salvaguardas porque es el tonal el que siempre toma las decisiones del nagual, del doble, y ninguna de las decisiones del nagual pueden afectar al cuerpo físico sin que el tonal, nuestro yo consciente, vigil, sin que éste sea consciente de estas decisiones y las ratifique.

Este sueño me demuestra que la programación ha funcionado y que llevo tiempo buscando las formas más sencillas de poder producirme la muerte en sueños. Reconozco que me asusta una muerte larga y dolorosa, estando solo, es por ello que la posibilidad de morir en sueños y de esta manera morir también físicamente me atrae con mucha fuerza. Para mí la mejor de las muertes sería ésta, tener un día normal en el que hiciera las cosas que me gustan, leer, escuchar música, escribir un poco, ver alguna película, comer algún plato exquisito y al llegar la noche irme a la cama tranquilamente, leer un rato y dormirme. En el sueño estaría sentado en la postura del loto sobre la cumbre de una montaña, contemplando la puesta de sol, al ocultarse el último rayo dejaría caer mi cabeza sobre el pecho y me moriría en el sueño, con lo que también moriría en la vida real. Sería la danza de la muerte del guerrero, muy pobre en mi caso, pero suficiente.

thyssen-breton-dali-tanguy-ray_tinima20131007_0557_5

En cuanto a los personajes famosos que aparecen en mis sueños, éste ya ha aparecido en alguna ocasión. Es un tema interesante. En el inventario de sueños aparecen bastantes personajes famosos y algunos de ellos se repiten, incluso muchas veces. Lo curioso es que al menos el cincuenta por ciento de ellos no aparecerían en mis sueños si tuviera que decidir con quién soñar en la vida real, no me interesan, ni humanamente ni intelectual o artísticamente, y sin embargo aparecen y se repiten. Intento explicármelo con la hipótesis de las reencarnaciones. Sería mucho más fácil contactar en sueños con alguien con el que hubieras convivido en vidas pasadas que con desconocidos. El hecho de que no nos caigan bien no es un obstáculo, puesto que si nos fijamos en las personas que hemos conocido en esta vida nos daremos cuenta de que la convivencia no ha sido fácil y que elegiríamos no encontrarnos con ellos en sueños si pudiéramos, pero es más fácil soñar con ellos que con desconocidos. Del otro cincuenta por ciento de famosos que aparecen en mis sueños, una parte no me interesan tampoco humanamente pero sí en otros aspectos, por ejemplo escritores a los que admiro como escritores o artistas varios o científicos con los que mantendría una interesante conversación pero con quienes, seguramente, no tendría interés en una relación humana, interpersonal. Y queda un pequeño número con los que sí me siento a gusto, tanto humana como intelectualmente, pero eso no significa que sean precisamente con los que más sueño.

Está claro para mí que no soñamos con los famosos con los que nos gustaría soñar, de ser así yo habría soñado con muchos escritores o personajes que tienen para mí gran interés y con los que, sin embargo, no he soñado nunca. También habría soñado con mujeres famosos de una gran belleza, por razones obvias, y sin embargo las mujeres famosas que aparecen en mis sueños no serían las primeras en una lista confeccionada en estado de vigilia. Se podría pensar que soñamos más fácilmente con famosos a los que “vemos” todos los días, es decir, les escuchamos en la radio, les vemos en la tv, pensamos mucho en ellos por diferentes motivos, pero no siempre es así, aunque algunos famosos han aparecido en mis sueños en etapas en las que les escuchaba mucho en la radio, o les veía en la tv. O acababa de ver alguna de sus películas, de hecho resulta curioso comprobar cómo al mismo tiempo que ellos formaban parte de mi vida en aquel momento, por decirlo así, también ocurría con otros con los que no soñé ni una sola vez, locutores de radio, locutores de tv, actores, escritores, etc. ¿Por qué sí con unos y nunca con otros? De nuevo mi explicación tiende a pensar que de alguna manera nos conocimos en vidas pasadas, de hecho con muchos de ellos la relación en sueños es como si nos conociéramos de toda la vida. Solo hay algún caso excepcional en el que he llegado a soñar con famosos justo cuando iban a morir, escritores admirados con los que soñé un tiempo antes de su muerte, como si de alguna manera les avisara y les invitara a prepararse para el gran paso. Alguno de ellos no me caía muy bien como persona, aunque sí le admiraba profundamente como escritor. Incluso ha habido algún caso en el que tras su muerte he creído notar su presencia y me ha llegado a asustar el hablar telepáticamente con ellos. Esto ha ocurrido siempre en mis etapas de telépata loco, cuando escuchaba las voces. Traspasaron el mundo onírico para apareceré en el mundo físico a través de las voces y la telepatía.

El hecho de que este personaje y no otro haya aparecido en el sueño no tiene para mí, de momento significado alguno, no lo entiendo. Es cierto que aparece mucho en la tv, pero también otros que podían haber desempeñado ese papel. Desconozco si tiene perro. El que éste le lamiera los párpados es una consecuencia de las lamidas de párpados de mis gatitos. Les encantan mis párpados, imagino que porque la piel es muy suave y todas las noches lo hacen en alguna ocasión. Hace pocos días que dos perritos, tal vez vagabundos, se colaron en el jardín. Lo llevan haciendo desde hace algún tiempo, en las primeras ocasiones estaba claro que yo había dejado abierta la puerta y luego la había cerrado, sin darme cuenta de que estaban dentro, pero en las últimas ocasiones eso no ha sido posible y sin embargo han entrado por algún sitio que desconozco, al final les tengo que abrir la puerta para que vuelvan a salir. Esto me ha producido un cierto temor de que mis gatitos pudieran sufrir algún ataque de algún perro. Como les considero como personistas, como mis nenes, el hecho de que en el sueño un perro peligroso les pudiera atacar ha hecho que me viera durmiendo al lado de un niño, cuando en realidad son mis gatitos con quienes duermo. El arrancarle el ojo al famoso es una imagen mental mía. La fantasía morbosa, que nunca descansa, me ha representado a mis gatitos dándome un mordisco en el ojo y saltándomelo, entusiasmados con darme muestras de cariño. En este sentido el episodio del sueño tiene su lógica.

En cuanto a la escena del trabajo no tiene el menor sentido puesto que estoy jubilado, no me preocupa perder el trabajo o buscar otro y el hecho de que trabajara en algo que nunca fue lo mío tampoco tiene sentido salvo que sea un sueño compartido. El rol del famoso tampoco tiene el menor sentido puesto que en la vida real nada tiene que ver con el trabajo que realiza en la escena. La aparición de la camarera que acabara de conocer por la mañana ya tiene más sentido, puede ser un sueño compartido con ella. En cuanto a los atacantes con pistolas también tiene una cierta lógica puesto que he visto en la tv algunos casos de asesinato con disparos por grupos o pandillas de sudamericanos, así como escenas de atracos que se han repetido bastante en los últimos días.

Puede que todo sea un montaje, un puzle mental, que haya estado creando en sueños, buscando nuevas formas de morir en el sueño. De hecho llevo una temporada un poco deprimido y con representaciones constantes de una vejez solitaria que me hacen pensar en que un dominio de la muerte en sueños me vendría muy bien para cuando dejara de valerme por mí mismo o el deterioro fuera ya muy importante. Tener a mano una forma de morir, sencilla, agradable, sin la menor complicación, cuando estás solo y no puedes esperar nada de nadie, es un alivio muy importante. Lo curioso es que todo esto nada tiene que ver con el guerrero impecable que creo ser y tener asumido. Tal vez no sea así y aún necesite caminar mucho.

En cuanto a la aparición de seres queridos en el sueño es un reflejo de mi pensamiento y actitud en la vida real. Les sigo queriendo y la posibilidad de decírselo antes del momento de mi muerte es importante. Por otro lado mi deseo, la bendición de Dios, es que sean muy felices en sus vidas, todo lo que se les permita ser desde lo alto. Curiosamente son las únicas personas de las que me acuerdo al ir a morir en el sueño. Soy consciente de la deuda kármica que tengo con ellas, mi agradecimiento será eterno puesto que me soportaron durante los peores momentos de mi vida y mi gratitud por ello no tiene límites. Lo que sucede en el sueño me indica que son las únicas personas en esta vida con las que creo tener una deuda kármica, por mucho que otras personas hayan podido sufrir los efectos colaterales de mi enfermedad mental o se consideren con más derecho. Como leí en algún libro budista el karma es también subjetivo, es decir, es tu mente, tu pensamiento el que decide si tienes deuda con otros o no, de esta manera las deudas kármicas serían deudas que nosotros reconocemos y aceptamos. Aunque como expreso en mis relatos sobre el verdugo del karma, es posible que la reparación de las deudas kármicas también se nos impongan desde fuera. Si es nuestro “yo interno o superior” el que al fin y al cabo nos crea las deudas kármicas me temo que solo he reconocido deudas con ellas dos.

El despertar, justo cuando me voy a morir, me indica que en efecto, es el tonal el que decide en estas cuestiones y mi decisión de morir en sueños no ha sido definitivamente tomada por mi yo físico, aunque podría hacerlo y todo en sueños parece estar preparado para cuando esta decisión se tome. No he anotado que mientras moría en sueños he pensado si había sido avisado antes de que esto iba a ocurrir y en efecto, llegué a pensar, este aviso se produjo en un sueño anterior, pero luego comprendí que no fue así –sueño lúcido-ya que el sueño al que me refería fue un sueño erótico sin relación. Un sueño que tal vez debería traer a esta agenda porque indica un gran paso adelante en cuanto a los sueños eróticos, la evolución ha sido increíble y me indica que la programación de los sueños, aunque parezca no surtir efecto acaba funcionando, aunque sea al cabo de mucho, tiempo, incluso de años. Lo que sí es cierto es que existió un sueño de preaviso, se podría decir así. Se trata de una pesadilla que tuve justo después de sufrir la úlcera de duodeno con la pérdida de sangre. Soñé que me veía obligado a presentarme ante el príncipe planetario (un concepto del libro de Urantia que estaba leyendo en aquellos momentos) y que éste, desde su trono, me daba un ultimátum. O bien comenzaba a trabajar por los demás o moriría sin remedio, puesto que la herida de mi costado (curiosamente donde tenía la úlcera) con alguna reminiscencia de la herida en el costado que tiene el dragón renacido en la saga La rueda del tiempo de Robert Jordan, me acabaría llevando a la muerte. Creo recordar que por aquellos tiempos yo ya me había dado a conocer como enfermo mental y comenzado a trabajar con personas con enfermedad mental y familiares, de ser así parece que en el sueño se me pedía más dedicación y más compromiso.

fondofantasmaoscuro

Las muertes que he tenido en sueños se han relacionado, en muchos casos con vidas pasadas. La más terrorífica fue aquella en la que yo era un mongol y estaba luchando a espada con un enemigo en lo alto de una colina, en una gran llanura. La escena se desarrollaba antes de la muerte, durante la lucha, en el momento de la muerte, cuando me cortaban la cabeza y después, cuando ascendía hacia lo alto, blasfemo y rencoroso. El resto de muertes eran más bien premoniciones. El sueño en el que yo era militar en el Oeste americano, sabía que iba a morir en batalla, pero eso era algo que parecía saber el yo que dirigía mi sueño y no el que estaba viviendo aquel momento concreto. Lo mismo ocurrió cuando el jovencito inglés se despedía de su novia y su amiga (en el sueño mi “ex” y mi hija) para ir a luchar durante la primera guerra mundial, sabía que iba a morir, pero eso lo sabía el yo que me iba enseñando la escena, no el jovencito que aún tenía esperanzas de salir con vida.

Por último las experiencias posteriores a la muerte también han tenido su reflejo en sueños. Todas se parecen un poco. Me veo ascendiendo hacia lo alto, acabo en el espacio, rodeado de astros, solo, entonces, de pie, las manos abiertas mirando al frente, digo solo una frase. Que se cumpla tu voluntad, Padre. Y me dejo ir. El terror a enfrentarme a demonios, al ataque de seres invisibles, a mis propios fantasmas y pensamientos, es combatido de una forma simple y efectiva, entregando mi voluntad en manos del Padre y siendo consciente de que la chispa divina que hay en mí no puede ser destruida por nada ni por nadie, saldré siempre vencedor si me identifico con ella y no con mi yo perecedero. También me he visto al límite del mundo, se podría decir, en esa especie de grieta entre mundos de la que habla don Juan, al final de una plataforma de piedra puedo ver un vacío casi infinito, un paisaje de aire que se extiende hacia el horizonte, entonces sé que si me alejo más estaré muerto, de nuevo debo combatir el terror con la entrega.

Según estoy leyendo en Relatos de poder, el nagual sería un universo invisible y deslavazado, como barquitas flotando en el espacio infinito, según la metáfora de don Juan, solo la fuerza vital une, “pega”, en expresión de don Juan también, una serie de recuerdos, de sentimientos, de pensamientos, de escenas, y esto lo transforma en un individuo, en una personalidad. Cuando entramos al nagual este “racimo” como también lo llama, se estira, como un chicle y nos permite atisbar muchas cosas, otras escenas, otras barquichuelas flotando en ese espacio infinito. Pero cuando el racimo se rompe y todo se desperdiga, se produce la muerte. Tal vez yo esté tanteando con estas experiencias en sueños, consciente también de que como le dice don Juan a Castaneda, un guerrero debe tener mucho poder para regresar de su viaje consciente y solitario al nagual ( don Juan y don Genero habían tenido que rescatar a Castaneda en otras ocasiones de sus viajes por el nagual) porque en otro caso no regresaría, atraído por esa sensación de bienestar, de bonanza, de felicidad, que le llena plenamente mientras está en el nagual. Me pregunto si yo seré un guerrero con suficiente poder como para regresar cuando todo en esta vida sea sufrimiento y soledad y la estancia en el nagual algo tan hermoso que cueste abandonar. De hecho todos los días me cuesta mucho despertar, es como si no quisiera regresar del mundo de los sueños. No me preocupa mi muerte pero este sueño lo he sentido como un aldabonazo, como un aviso, un guerrero no puede entregarse a sus sentimientos de “autocompasión” dejarse llevar en caída libre hacia el abismo de la desesperación o no será capaz de regresar del nagual, del sueño.





MANUAL PERFECTO SOÑADOR III

2 01 2017

mundos-fragiles
Cómo recordar más de un sueño

Cuando comiencen a dominar la técnica de recordar y anotar un solo sueño, pueden intentar recordar y anotar varios a la vez. Les aseguro que es posible recordar más de uno. En mi caso el record está en seis sueños recordados y anotados al despertar.

Anótenlos de forma cronológica, si así les resulta más sencillo o bien por orden de interés para ustedes.

Atropello
Montaña
Erótico
Familiar

O bien

Erótico
Montaña
Atropello
Familiar.

Inicien la anotación por el más interesante o impactante.

Datos esenciales. Temática. Personaje. Impresión más duradera.

Pasen al segundo, al tercero, hasta donde les deje la memoria.

Una vez tengan todos prendidos de un hilo, comiencen por el primero y termínenlo. Luego el segundo y así sucesivamente.

Cuando hayan completado varias libretas hagan un índice para consultarlos cuando deseen.

Cada cual tiene sus propias técnicas para memorizar. Utilícenlas teniendo siempre presente que al despertar lo más importante es clavar la mariposa del sueño con algunas alfileres. Más tarde podrán detenerse en los colores de las alas.

NOTA IMPORTANTE: La añado años más tarde para hacer constar la enorme dificultad que sigo teniendo para recordar más de un sueño y anotarlo correctamente, he aceptado que salvo raras excepciones es imposible recordar varios sueños y anotarlos bien por lo que he decidido centrarme en un solo sueño, el más importante, relegando a los demás al olvido, salvo que la anotación se haga inmediatamente después de haber despertado y se tenga un día excelente en todos los sentidos, entonces se puede intentar la memorización y anotación completa de varios sueños.

Sueños 2.jpg

Autor: César García Cimadevilla

LA INTERPRETACIÓN DE LOS SUEÑOS

TEORÍA

En el universo todo es ying o yang, oscuridad o luz, masculino o femenino, materia o espíritu. La ley de los opuestos es universal y funciona siempre. Sin embargo observamos que nada es absolutamente luz o negrura o incluso masculino o femenino (ahora precisamente estoy haciendo la búsqueda del ánima en mi terapia particular, o sea la busca de mi parte femenina). Como ustedes saben el feto antes de nacer va evolucionando hacia un género, deshaciéndose de los órganos del contrario, aunque nada le impediría hacer lo contrario, sino fuera por la orden grabada en sus genes.

Como me decía mi papá, nada es blanco o negro en la vida. Ciertamente vemos muchos colores, muchas mezclas. Todo lo que existe es mezcla de algo, del ying y del yang, si nos vamos a los cimientos. Así pues no hagan mucho caso de teorías dogmáticas en la interpretación de los sueños.

Si las reducimos a dos, éstas serían:

-Teoría puramente materialista o cientifista.

-Teoría puramente psíquica o espiritualista.

En el primer caso, según me estoy enterando al leer a Freud y sus textos sobre los sueños, algunos cientifistas pretendían demostrar que los sueños siempre proceden de estímulos externos o estímulos internos, de los propios órganos del cuerpo. De ahí mi interés en que experimentaran esa posibilidad a través de los “duros experimentos” que les sugería en el capítulo anterior.

Si llevaran años anotando los sueños se sorprenderían de lo poco que a veces influyen estas cosas. Salvo el sueño de las necesidades menores (mear, hablando en plata) o mayores (no me atrevo a decirlo en plata), en los que claramente uno sueña que se está meando u lo otro y al despertar resulta que es absolutamente cierto, las demás necesidades corporales no aparecen tan nítidamente reflejadas en sueños.

Si bien es cierto que los estímulos externos provocan en el durmiente determinadas escenas oníricas; si también lo es que la enfermedad o el estado de los órganos internos pueden mostrarse en sueños a través de símbolos, no lo es menos que nuestro psiquismo tiene una peculiar forma de manifestarse en sueños. Y no precisamente a través de un cóctel de residuos cloaqueros de los estímulos a los que no hacemos caso en periodo de vigilia. Nuestro subconsciente nos muestra a través de símbolos, arquetipos, enmascaramientos y un montón de cosas más, los mensajes que no quiere o no puede darnos de forma clara, como el agua cristalina de una fuente.

-¿Por qué no se nos muestra con claridad nuestro ladino subconsciente?

Esa es la pregunta del millón. A la que no voy a responder, pero sí que voy a darles mi propia y personal teoría al respecto (no es tan propia, puesto que además de nacer de mis experiencias intransferibles, nace también de toda la filosofía oriental y el esoterismo).

suenos-3

TEORÍA DEL YO INTERNO O MAESTRO INTERNO O YO SUPERIOR.

La teoría es muy simple, pero sus consecuencias son tan amplias y terribles, que aún no las he desmenuzado del todo.

Partamos de una hipótesis:

-Imaginen que somos algo más que cuerpo. Que somos alma, espíritu, seres de luz o de energía, o como prefieran llamarlo. Si así fuera no necesitarían estos seres de luz permanecer dentro del cuerpo, vigilando su descanso reparador durante el sueño.

Imaginen que estos seres de luz pueden desprenderse del cuerpo, en lo que se ha llamado viaje astral, dejando siempre, por supuesto, la conexión a través del cordón de plata, que pueden imaginárselo como el cordón umbilical que une al niño con la madre, solo que de pura energía.

Pues bien, si han logrado imaginar hasta aquí, no tendrán ningún problema en imaginar el resto.

Estos seres de luz se desprenden del cuerpo y se reunen con otros seres de luz para hablar de sus cosas, “hacer sus cosas” que no es ninguna guarrería, o viajar de acá para allá, incluyendo el viaje hacia atrás en el tiempo y hacia el futuro.

No todos los sueños proceden de viajes astrales. La pérdida de energía que esto supone es tremenda, y les dará una idea la metáfora de un escritor escribiendo una historia original durante horas y horas. Acabas rendido, mortífero, te vas a la cama y caes en ella como un leño.

Pues bien si hiciéramos viajes astrales todas las noches por las mañanas estaríamos bastante idos y muy “flojitos”. Por eso habrá noches en que decidamos permanecer en el cuerpo, descansando tranquilamente, oyendo los estímulos externos, los internos o simplemente repasando en la pantalla del video lo que ha sido nuestra vida o simplemente lo que nos ha ocurrido durante el día.

Así pues, todos tienen parte de razón y nadie la tiene completa. Ni los cientifistas y materialistas están equivocados, ni los psiquistas o espiritualistas se han fumado un canuto, un porro de hachís o marihuana antes de irse a dormir.

suenos-lucidos-podemos-controlar-nuestros-suenos

EL LENGUAJE DE LOS SUEÑOS

En mi humildísima opinión, la razón de que los sueños sean tan disparatados y su lenguaje tan inextricable, se debe a que nuestro “yo interno” o nuestro “yo espiritual” no puede utilizar sonidos vocales, como los que empleamos al hablar, y como al despertar se produce un choque tan violento, parecido al de morir y resucitar, que las imágenes y sentimientos transmitidos por nuestro “yo espiritual” se descolocan, es por lo que hablamos del lenguaje simbólico en los sueños.

-Eso es cierto, los arquetipos son el lenguaje universal de los sueños. Pero también puede serlo mi particular hipótesis.

-Imaginen que hacen un viaje astral en sueños y ven que mañana serán atropellados por un coche. Su “yo interno” decidirá si ustedes están preparados para asumir la langustia de esa experiencia o no. Si lo están el sueño será muy nítido y tan claro como si estuvieran observando la escena con sus propios ojos. Si no lo están el sueño será simbólico y de enmascaramiento. Pueden llegar incluso a pensar que eso le sucederá a otra persona, para al mismo tiempo que están avisados, no sufrir la angustia de algo que se va a producir.

Como esto es muy… muy largo, dejaré para próximos capítulos la tradicional y simbólica o arquetípica interpretación de los sueños y otra, más personal, que he deducido de mis propias experiencias y de la filosofía budista, el chamanismo y la magia y toda la corriente esoérica de sabiduria.

En el próximo capítulo, seguiremos un poco más con la hipótesis de espíritus que hacen viajes astrales, que son sueños, y cómo recordamos éstos, si es que los recordamos, o enmascaramos, si necesitamos darnos el mensaje, pero no del todo, para no sufrir mucho, o si sencillamente los bloqueamos y luego nos quedamos con esa expresión de “bobos” cuando al despertarnos nos decimos: “Yo anoche tuve una pesadilla terrible, pero mira por dónde no me acuerdo de nada… de nada… bueno sí, que era algo malo”.

Hablaremos de los bloqueos, de los enmascaramientos, de los viajes hacia atrás y hacia adelante. De las posibilidades que nos da la creencia en la reencarnación. Tales como: ¿viajamos en sueños a visitar a nuestras esposas o amantes de otras vidas? ¿nos encontramos en sueños con amigos del alma, de los que ahora estamos separados porque cada uno tiene su karma que pagar y su misión que cumplir? ¿en realidad todo lo que sucede en el mundo de vigilia no está ya planeado en sueños, a través de reuniones multitudinarias de soñadores, o como decía el bueno de Jung, pasión casi incestuosa de mi buen amigo el doctor Carlo Sun, discípulo de Jung, a través del subconsciente colectivo, que ningùn cientifista que se precie admitirá nunca, pero que burla-burlando pudiera ser uno de los secretos mejor guardados por la sabiduría esotérica o hasta por los propios dioses. Tal vez sea esto del subconsciente colectivo y de la planificación del futuro de la humanidad en sueños un delirio muy apropiado para ser tratado por Slictik, pero también pudiera ser una verdad tan cierta y tan simple que pone los pelos de punta. Pero ya los tienen suficientemente erizados -hasta se podría hacer la permanente pasando un bolígrafo- para que me decida a darles un respiro.

Chao y nos vemos… aquí o en el mundo de los sueños.

 

 

 





AGENDA ONÍRICA XI

6 06 2016

Manzanares sueños noche 24-3-2016

 

Kylie-Woon-2-615x615

EL VUELO

Estoy en lo alto de una sala enorme/ Me asomo a una ventana y decido volar/ Lo hago con las manos y plenamente consciente/Controlo el vuelo a la perfección, no temo a caerme/Cuando quiero repetirlo, porque el sueño ahora es lúcido y consciente, deseo hacerlo para cerciorarme de que realmente puedo volar si quiero, pero tengo miedo de fallar y estrellarme contra el suelo/ En el mismo sueño pienso y decido que si intento el vuelo desde el suelo no correré ningún riesgo/ No sé có9mo lo hago, tal vez el intento de Castaneda, consigo remontar el vuelo/ Noto la admiración de los presentes, ellos no lo pueden hacer/ Mi control de vuelo es excelente, planeo a diferentes alturas, me dirijo hacia la gente que está abajo y paso cerca de ella/ La mayoría son europeos, vestidos al estilo europeo, pero hay varias mujeres sudamericanas, indígenas tal vez, peruanas o mexicanas, vestidas con trajes típicos de lana, con colores brillantes, sobre todo rojo/ Al pasar cerca de ellas una me susurra algo al oído, regreso en el vuelo y pregunto, porque no he oído bien/ Me dice que quiere que las enseñe a volar/ Tiene una cara poco agraciada, con viruelas, no sabría decir su edad, parece joven/ Las abrazo, especialmente a ésta y junto mi cara con la suya/ Las quiero y se lo demuestro sin vergüenza alguna/ Les prometo que les enseñaré a volar y a otras cosas/ Regreso a la ventana y veo una fotocopiadora enorme/ Tengo una carta manuscrita una nota que me dio una chica, veo la letra con claridad y la forma de escribir, la reconocería en el mundo físico, no quiero leerla porque ya conozco el contenido (lo he olvidado al despertar) Quiero hacer una fotocopia, la hago/ Intento fotocopiar algo, muchos folios, no recuerdo qué es / Al hacerlo el papel se entrampa, la fotocopiadora se bloquea/ Intento desbloquearla como lo haría con la del trabajo/ No funciona así, entonces pienso que estoy en sueños, es una fotocopiadora onírica y funciona de forma distinta/ Descubro cómo lo hace, hay que tirar de una palanca, lo hago y las hojas se desbloquean automáticamente y salen a una bandeja, alguna  arrugada   / Miro por una especie de ventanita sin saber muy bien si forma parte de la fotocopiadora, plástico gris, brillante/  Miro una hoja impresa , solo se ha imprimido la mitad, el papel tiene un escudo raro, como de justicia, pero algo onírico, sin relación con el escudo del papel de oficio real/ Decido que tengo que imprimir todo desde el principio.

ludwig_ii_visconti_08

EL MILLONARIO

En el sueño la transición es clara y lógica/ Llego hasta el que va vestido con un abrigo de piel, negro, como de época, creo reconocerle, él me dice que si quiero me cuenta dónde nos conocimos a ver si lo recuerdo/ En la boda de….Digo que sí, claro, pero no creo recordar que es un actor al que he visto en una película/ Viene acompañado de su mujer, más alta que él, una mujerona, rostro agradable, sólida de formas, atractiva/ Decido que me gusta/ Nos besamos en las mejillas aunque pienso que la besaría en la boca, no pasaría nada, estamos en sueños/ Los dos vienen acompañados de un séquito numeroso/ Me presentan a unos amigos, importantes, tal vez millonarios, yo tengo fama de poseer poderes chamánicos en sueños/ Quieren algo de mí/ Estamos en el interior de un entorno palaciego, tal vez continuación del salón de la escena anterior/ Luz rojija intensa de ensoñación/ Colores muy vivos, formas sólidas, personas de carne, aunque diferentes a las reales/ Se produce un momento muy especial en el sueño/ Se hace totalmente lúcido y consciente, sé que estoy soñando, pero es tan real o más que el mundo físico/ Me planteo si el yo onírico es mi otro yo, el yo paralelo, el doble, del que acabo de leer en el Don del Águila, cuando Florinda se lo cuneta a Castaneda, para que recuerdo su conversación con don Juan, el yo paralelo y el paso de las líneas paralelas/ Soy consciente de que desde ese lado, el onírico, lo recuerdo todo como le sucede a mi memoria en el mundo de vigilia/ Soy consciente de que si decidiera quedarme allí lo recordaría todo, una memoria cronológica y sin fisuras, como la real, pero olvidaría mi personalidad vigíl y solo recordaría retazos de ella, como me sucede en el sueño/ Puedo  decidir quedarme, aunque mi yo físico moriría/ Por un momento pienso que allí estoy mejor y no me importa morir, pero lucho por no hacerlo, de alguna manera recuerdo que me he programado, me he jurado que el yo físico tendría la última palabra/ Se produce un desgarro, una escisión de la consciencia, la onírica y la real, es una sensación real muy intensa y hasta dolorosa, como atravesar una pared física, sólida, casi la puedo ver y tocar, estoy en medio y la sensación es terrible, por un lado quiero despertar, consciente, es muy tarde, por otro quiero seguir con mis sueños aún más, quiero quedarme y morir, no me importa el mundo real, no me ofrece nada/ La sensación de que podría morir es muy intensa/ hay un momento de lucha y decido despertarme, lo hago con gran dificultad, estoy muy tocado/ Recuerdo que anoche me tomé dos pastillas de valeriana/ Ahora lo entiendo, son las 13 horas/ Me levanto con dificultad, sensación de que podría estar muerto/ Mi mente está rara/ Decido escribirlo.

COMENTARIO

Esta fue una de las noches oníricas más intensas de los últimos meses. Decidí tomarme unas cápsulas de valeriana para dormir profundamente, estaba muy deprimido. Me había planteado seriamente la posibilidad de programarme para morir en sueños. A lo largo de mi vida onírica me he programado muchas veces para hacer cosas que parecen increíbles. Ante la posibilidad de conseguir lo que me había propuesto di una orden clara y terminante a mi subconsciente, cualquier decisión que tomara en sueños al respecto debería ser ratificada por mi yo real despierto, sí o sí, sin dudas ni matices. Estaba convencido de que esta salvaguardia funcionaría. A pesar de ello la sensación de que podría haber muerto en sueños fue muy intensa. Es cierto que el efecto de la valeriana al intentar despertar pudo haber creado esa sensación, pero desde luego fue algo más, es el primer sueño que tengo en el que soy consciente, en un sueño lúcido de que la decisión de no volver a despertar podría funcionar. Durante aquellas semanas no dejé de pensar en lo solo que estaría cuando me jubilara y me fuera a vivir a una casa en la montaña. La posibilidad de sufrir una enfermedad dolorosa estando solo y morir entre terribles dolores, me hizo plantearme muy seriamente la posibilidad de morir en sueños, de acuerdo a lo que le dice don Juan a Castaneda, que quien muere en sueños muere en la vida real. Sin duda fue un experimento onírico y creo que válido. En el supuesto de que me ocurra algo así, una enfermedad muy dolorosa estando solo en la montaña, tengo claro que no dudaría en intentar esta programación. Aunque no tengo ninguna seguridad, la posibilidad de que algo así funcione ha conseguido calmar mi angustia.

También en el sueño he conseguido algo muy importante, un resultado programado. Decido repetir el vuelo de forma consciente, si el primer vuelo fue onírico, inconsciente, este es lúcido. Al hacerlo lúcido mi mente funciona como en la vida real y decido no repetir el vuelo y arriesgarme a estrellarme contra el suelo. Razono y me digo que si emprendo el vuelo desde el suelo el fallo no conllevaría riesgo alguno. La mente lógica de la vida física penetra en el sueño y toma decisiones. La sensación de volar líbremente, controlando el vuelo, es fantástica en el sueño, imagino como lo sería volar en parapente o con algún artilugio en el mundo físico. La aprobación de los espectadores no es muy frecuente en mi sueños, prácticamente no se aperciben de mi presencia. Es curioso mi faceta de profesor o maestro en sueños. Comenzó hace algunos años. Cuando daba clases de yoga mental tuve un sueño en el que en un salón onírico daba clases de yoga mental a personas desconocidas en la vida real, pero muy conocidas en sueños. La clase era consciente, lúcida, y los ejercicios eran perfectamente reales y no la típica escena surrealista que en sueños tiene sentido pero que el despertar nos hace reír por su incoherencia.

Significado-de-soñar-que-vuelas

En este sueño me convierto en posible profesor de unas mujeres sudamericanas que bien podrían tener formación chamánica y haber contactado en sueños conmigo. No es la primera vez, en otra ocasión una mujer, tal vez sacerdotisa de un culto de vudú contactó conmigo en sueños, ofreciéndome algo a cambio de otra cosa. Rechacé su propuesta por considerar que estaba más cerca de la magia negra que de cualquier otra cosa. En este sentido mi contacto con iniciados, maestros espirituales o entidades de alta jerarquía espiritual, comenzó en mi juventud con un larguísimo sueño iniciático que luego escribiría como si fuera una novela de ciencia-ficción, de ovnis. En aquel sueño yo era abducido hasta una nave espacial donde me entrevistaba con los ancianos de los días y aceptaba el cumplimiento de una misión. Se me hacían toda clase de pruebas, algunas muy dolorosas, como la inserción de electrodos en el cerebro. Una típica escena de la serie Expediente X, diría yo. En aquel sueño también se me permitió ver todo el futuro de la humanidad en una especie de monitor muy extraño.  A partir de aquel sueño comenzó una etapa de mi vida especialmente difícil. No volví a tener una experiencia clara en este sentido hasta que muchos años más tarde soñara con el príncipe planetario de Urantia, tras leer el libro de Urantia, y se me diera un ultimatun contundente, o cumplía mi misión, o me dedicaba a la ayuda a mis hermanos o la úlcera de duodeno acabaría con mi vida. El dolor en el costado en ese sueño fue terrible y mi decisión de tomarme en serio lo que se me decía ha permanecido inalterable desde entonces.

La fotocopiadora es uno más de los artilugios que aparecen en mis sueños y que manipulo con mayor o menor acierto. Tal vez se trate únicamente la visión desde el sueño de una fotocopiadora normal, la perspectiva onírica distorsiona todos los detalles reales.

En cuanto al millonario ciertamente parecía un actor al que acababa de ver en una película. Lo más llamativo de esta escena es la lucidez sobre las posibles decisiones morales que se pueden tomar en sueños. En un sueño normal ocurren las cosas y el soñador no tiene control, luego al despertar evalúa éticamente lo ocurrido y se reprocha decisiones o decide que en el mundo real no haría eso. Cuando el sueño es lúcido las decisiones son las mismas que tomaría nuestro yo físico estando consciente en el mundo real. Por eso las decisiones tomadas en sueños lúcidos nos muestran con claridad qué es lo que pensamos y las decisiones éticas que ya hemos tomado, incluso antes de que se hagan conscientes. La decisión de tener sexo con otras mujeres, incluso casadas, en sueños, si ellas consentían fue un largo proceso que nunca se manifestó de forma clara estando yo casado en la vida real, pero que desde el divorcio es algo natural.  Se podría decir que mis decisiones oníricas y mi ética onírica coinciden en un todo con lo que pienso en estado de vigilia, incluso en sueños voy unos pasos por delante.

La sensación de absoluta soledad en sueños, de profundísima depresión, de anhelo de morir y no regresar ha tenido muchas variantes en sueños, pero en todas ellas hay una característica común, todas ocurren en sueños lúcidos y en todos ellos me inclino siempre hacia morir y no regresar que lo contrario. Tal vez solo la programación y la orden dada a mi subconsciente para no morir en sueños sin antes haberlo ratificado el yo físico real me haya salvado la vida unas cuantas veces.

 

escalera_de_cristal_apple_ny

Manzanares 31-5-16

Otra escena, larga, intensa, muy colorista/ Una especie de iniciación rosacruz, en un paisaje extraño, como de otro planeta, zona montañosa, plataforma sobre una elevación/ Hay mucha gente/ Parece haber una especie de guerra esotérica o cósmica/ Yo he recibido la iniciación y camino sobre la plataforma, según avanzo tengo la sensación de que hay un precipicio, pero no me detengo/ Al llegar al límite la sensación de vértigo es terrible, una gran altura/ Si no retrocedo me caigo, lo decido en el último momento, con un gran acto de voluntad/ Sigo y caigo al vacío/ No tengo miedo, de alguna manera el sueño se ha hecho lúcido/ Si estoy en sueños no puedo morir/ No muevo los brazos para volar, como en otros sueños, me limito a desearlo, como en el intento de Castaneda y estoy volando o más bien levitando en el aire/ Llevo vestiduras extrañas, como una túnica azulada, ropas como de cienciaficción, de otro planeta/ Hay otros conmigo, volando/ Es una sensación maravillosa, apoteósica, un gran logro/ Cielo muy azul, paisaje montañoso, una gran llanura a lo lejos/ Sigo volando hasta regresar a la plataforma/ Todos al parecer, nos estamos preparando para algo/ No sé qué tienen que ver los rosacruces, pero no se apartan de mi mente/ ¿Una batalla entre ángeles y demonios?

COMENTARIO

Los paisajes extraños, como de otro planeta, las ciudades que yo llamo oníricas, porque no se adaptan a ninguna ciudad terrestre, conocida o desconocida, son frecuentes en mis sueños hasta el punto de que en muchas ocasiones todo es un “dejá vu” como si hubiera estado allí muchas veces. No sé si las busco en sueños o son producto de un viaje muy lejano en el futuro. A menudo tengo la sensación de que en esta vida ya he cumplido con lo programado y nada tengo que hacer ya, salvo rematar lo hecho. Por eso prefiero conocer y planificar otras supuestas vidas en el futuro. Los rosacruces formaron parte de mi formación esotérica desde muy joven, desaparecieron de mi vida, bloqueé todo recuerdo hasta hace un tiempo, cuando decidí retomar los estudios y el recuerdo volvió sin resquemores. Las iniciaciones en sueños no son frecuentes, al menos en mi caso, y casi nunca son buscadas, me vienen si más.  Nada de lo que sucede en el sueño parece ser rosacruz, sin embargo cuando tengo una fuerte sensación que persiste procuro hacerle caso. Las batallas cósmicas también han aparecido algunas veces en mis sueños, como una especie de luz contra tinieblas, algo así como lo que se dice en el libro de Urantia de la rebelión de príncipes planetarios. Lo que se dice en este libro sobre la cuarentana de Urantia, la Tierra, debido a una rebelión, junto con la caída de los ángeles rebeldes, en la Biblia, ha influido mucho en mi subconsciente, hasta el punto de estar escribiendo una novela, Misión en Urantia, desde hace algunos años.

El gran avance en el sueño es la forma de moverme, es la primera vez que vuelo sin mover los brazos, levitando, en un acto de voluntad, creo recordar que en el sueño los levitantes giraban, subían y bajaban sin mover el cuerpo para nada, en un espectáculo coreográfico. La forma de moverse en sueños es muy importante. Don Juan le enseña a Castaneda cómo hacerlo y de alguna manera yo me programé también para conseguirlo.

edificios-transparentes-mundo-default

 

Manzanares, sueños noche del 1-6-2016

Un primer sueño olvidado, largo e interesante como el segundo.

EL SUEÑO DEL GRAN HERMANO

Estoy en un lugar extraño, ciudad onírica, otra dimensión/ Estamos encerrados entre paredes transparentes de cristal, todo está compartimentado y para acceder de una zona a otra hay que pasar por una especie de torno, tenemos tickets codificados/ No recuerdo cómo empieza el sueño, voy pasando de un lugar a otro, no sé muy bien qué pretendo, tal vez es una especie de rebeldía/ Hay gente en cada zona y vigilantes o encargados al servicio de un gran jefe o gran hermano/ Llega un momento en el que el ticket ya no me sirve y no puedo pasar a otra zona/ No me relaciono con las personas que están por allí, no sé si prisioneras o residiendo/ No he visto mobiliario, camas o apartamentos que indiquen que se trata de una especie de ciudad de cristal/ Aparece un hombre joven que es el encargado de la zona/ Intento convencerle de que me deja acceder/ No sé cómo, lo consigo/ Manipula en el ordenador y sale un ticket extraño que  me permite pasar/ Al parecer voy buscando al gran hermano para hablar con él/ A través del cristal veo un paisaje arbolado, parece que estamos en plena naturaleza/ Hay una mujer morena que me gusta, no sé qué tipo de relación tenemos, tal vez solo conocidos, parece que conozco a los que andan por allí, pero no sé de qué/ Mi único interés es acabar con todo eso, una extraña dictadura, una sociedad de cienciaficción/ Quiero salir de allí a toda costa/ Tras pasar por varias zonas y tornos el ordenador o inteligencia artificial se vuelve loco/ Observo pasmado cómo sale un ticket para mí que en el sueño veo perfectamente, es negro con un icono raro, como un rostro, dice algo como Top/ Sé que es el ticket del gran hermano, con él puedo engañar a éste para que me abra todas las puertas/ Lo empleo para acceder al despacho privado del gran hermano/ En el hall hay una serie de estatuas increíbles, especie de monstruos de otro planeta/ Son muy sólidas y las veo con claridad/ En el mismo sueño me pregunto sino estaré en otro planeta, todo es muy extraño/ Veo a la mujer morena esperando al gran hermano/ Me hago pasar por él/ Me dejo llevar por la fantasía y me imagino besándola y teniendo sexo con ella/ Es una gran tentación hacerme pasar por el gran hermano y tener sexo, no se resistiría/ Paso al despacho, hay una mesa y mobiliario típico en madera,muy moderno, muy actual/ Hurgo en los cajones, buscando algo, no sé muy bien qué/ No sé cómo se produce un cambio de escena y al pasar por un gran hall de techos muy elevados me encuentro con el encargado con el que me llevo bien/ Se sorprende de que lleve el ticket de gran hermano, él le conoce y sabe que no soy yo, a pesar de ello sufre una especie de conmoción, tiene dudas, como si la inteligencia artificial me hubiera cambiado, como si fuera el nuevo gran hermano/ Me saluda como a tal/ Aprovecho mi nueva condición para abrir toda clase de puertas y acceder a todas partes/ En una zona están los enfermos mentales, enfermedades como las de nustro mundo actual, esquizofrenia, etc/ Los enfermos deambulan por una gran sala acristalada, hay mucho espacio, cada uno se mantiene aislado de los demás, parece que por propia iniciativa/ No hablo con ellos/ Mi intención al parecer no es librarles a todos de esa especie de prisión de cristal, sino salir de allí cuanto antes/ Frente a una pared de cristal el sueño se hace lúcido, no tnego miedo sé que en el sueño puedo hacer lo que quiera, además soy el gran hermano y la inteligencia artificial me abrirá todas las puertas/ Imagino que los cristales se deslizan y en efecto, así lo hacen, se mueven de una manera rara, superponiéndose unos sobre otros, queda una gran abertura/ La atravieso y estoy libre/ En un pequeño bosque, hay mucha vegetación, verde, plantas bajas que dejan senderos entre ellas/ Me pongo a correr, es una carrera onírica, sin cansarme, a mucha velocidad, soy muy ligero/ Atravieso el bosque, encontrándome  con habitantes que parecen más atrasados y pobres que los que viven en la ciudad de cristal/ Salto por encima de algunos, no me detengo, hay familiar, van vestidos como con pieles o ropas primitivas/ Me despierto con la sensación de haber estado en otro planeta/ También con la sensación de que vivimos en una prisión de cristal, nos engañan, nos mantienen compartimentados, hay una clase dirigente que nos controla como a un rebaño de ovejas. Es una sensación muy fuerte.

sueño cristal

COMENTARIO

Llevo una larga temporada sin soñar con cosas cotidianas, personas que conozco, entornos reales y cotidianos. Sin embargo últimamente he vuelto a soñar con familiares, ex familiares, con el trabajo que ya no realizo, puesto que estoy jubilado, con el pasado, es como una intensa recapitulación. Durante meses he soñado mucho con lugares extraños, ciudades oníricas, paisajes que nunca he visto. Este sueño no parece propio de una película que vaya a ver en el futuro o de una novela de fantasía que vaya a leer, es más bien un viaje a algún momento del futuro o a algún planeta extraño. Este tipo de viajes o misiones las he aceptado en sueños como una forma de no tener que enfrentarme a mi propio futuro en esta vida. Ya no sueño con cosas que pueden pasarme. Especialmente desde el divorcio el bloqueo a esta clase de sueños es casi absoluto. El convencimiento de que no me sirvió de nada ver lo que iba a pasar, al contrario, seguramente influyó negativamente en lo ocurrido, me ha convencido de que cualquier premonición onírica sobre mi supuesto futuro solo podría empeorar las cosas. Por eso los viajes lejanos en el tiempo, a otros planetas, a otras vidas, se han convertido en una forma de huir de ésta, un capítulo ya cerrado.

Mi rebeldía contra supuestos jerarcas o entidades supuestamente superiores que intentan mantenerme en un tipo de evolución espiritual que no comparte ha sido una constante en mis sueños, donde soy todo lo rebelde que no me puedo permitir en la vida cotidiana, aunque en mi mente siempre he sido así. La desfachatez con que actúo últimamente en mis sueños, sin miedo a morir, a ser castigado, a las consecuencias, imagino que tiene mucho que ver con esa sensación de haberlo perdido todo y no tener ya nada que perder que me acompaña constantemente ahora en mi vida cotidiana.  En sueños he perdido las inhibiciones para hacer ciertas cosas, mentir, transformarme en lo que haga falta. Soy como un comando suicida que acepta cualquier misión porque pase lo que pase ya no tengo nada que perder. La visión de los enfermos mentales en el sueño es bastante triste, como si nada fuera a cambiar realmente en el futuro y mi alejamiento del problema indica que lo único que quiero ahora es huir, escapar a cualquier parte donde pueda estar solo, sin preocuparme de nada, ni siquiera de mí mismo. Esa sensación de que nuestra sociedad no tiene remedio y de que lo mejor que puedo hacer es alejarme de ella lo más que pueda y mantenerme al margen está siendo muy intensa en los sueños, creo que un reflejo de lo que pienso en la vida consciente.

 





AGENDA ONÍRICA X

26 03 2016

sueños poetas muertos

AGENDA ONÍRICA X

Manzanares, noche del día 25 de marzo del 2016

En mi vida onírica estoy analizando los sueños antiguos, buscando alguna pauta, algo que me ayude a comprender cómo funciona la vida onírica y cómo voy progresando en el arte de ensoñar. Aquí, en la Agenda onírica, analizo sueños recientes que por su gran importancia no puedo archivar sin más. Al despertar esta mañana he podido recordar una tanda de sueños extraordinariamente vívidos y muy importantes, es por eso que después de anotarlos en mis cuadernos procedo a su análisis. Curiosamente con estos sueños se cierra el cuaderno grande XIV y comienza el XV. El primer cuaderno fue iniciado el 20 de septiembre del 2015 y finaliza hoy 25 de marzo del 2016. Las anotaciones son diarias, salvo que no recuerde los sueños, cosa que no ocurre muy a menudo, pero ocurre. Las escribo nada más levantarme, si es posible, en un cuaderno grande, tipo folios Dina A4 y con una pluma especial. Los sueños siempre me han interesado, desde niño, siempre me han divertido e intrigado. Dada mi condición de enfermo mental busqué en los sueños explicaciones para mi enfermedad y para mi vida, puesto que no las encontraba en las terapias ni en mis introspecciones. Cuando alguno de mis sueños resultaron ser premonitorios el interés se intensificó aún más y decidí dedicarme a un estudio concienzudo de los sueños, anotando todas las mañanas al despertar lo que recordaba de los sueños. A veces hacía un pequeño análisis, si tenía tiempo, y casi siempre anotaba algún dato de mi vida cotidiana que consideraba importante para explicar el sueño. Esto se ha convertido en una costumbre, al final de cada anotación hago una especie de diario muy esquemático de qué ha ocurrido en mi vida desde la última anotación, durante el último día o semana. Intento de esta manera trazar un paralelismo entre el mundo de los sueños y el real. Debo decir que no lo he conseguido. Hasta ahora los sueños parecen ir por un lado y la vida real por otro, sus cronologías parecen muy diferentes. Pero siempre hay algún punto de contacto, como el primer sueño de anoche, un sueño sobre mi familia del pasado, mis seres queridos que lo fueron una vez. Tras una etapa de absoluta ausencia en mis sueños, tras el divorcio, han vuelto hace no mucho para anunciarme un contacto, frío contacto para resolver temas aún pendientes. Fueron un aviso que se cumplió. Ahora parece que su presencia se debe a que han revuelto mi subconsciente. Especialmente la última comunicación de mi hija ha supuesto un terrible golpe que me ha desmoronado y eso se refleja en los sueños.

No voy a describir el sueño, por discreción. Solo anotar en la agenda que parece existir una vida paralela onírica donde la relación con mi ex familia se desarrolla por cauces parecidos. No es habitual y eso me ha intrigado. En esa vida onírica también se ha producido la ruptura, solo que las relaciones eran de algún modo diferentes, con algún integrante nuevo, nuevos entornos, la sensación de una vida un poco diferente que ha transcurrido en paralelo y que ha terminado de la misma manera. He pensado en la posibilidad de que se trate de algún ramal o bifurcación dimensional que pudiera indicarme cómo hubieran ido las cosas de haber tomado otras decisiones en momentos clave. Sin descartarlo pienso que los datos me indican otra cosa. Es curioso que no hace muchos días estuve leyendo en el Don del Aguila de Castaneda la explicación que da don Juan a unos episodios de ensoñación. Florinda, una guerrera, le cuenta a Castaneda cómo se encontró, trabajando el arte de ensoñar, con lo que llama un “yo paralelo”. Creo que mi explicación más plausible y lógica va también por ahí. Tengo la sensación de haberme encontrado con otro yo paralelo que lleva un tipo de vida parecida a la mía y que incluso a llegar a formar una familia parecida con resultados muy parecidos. La sensación del otro yo no es nueva en mis sueños. En un nuevo capítulo del Diario de un enfermo mental, El gran secreto, analizaré con calma lo que yo llamo “el delirio de la batalla de los yoes”. Hubo un periodo de mi vida, una fase muy crítica de mi enfermedad, en la que sufrí con gran intensidad este delirio. Básicamente se trataba de mi convencimiento de que mi “yo” actual podía viajar al futuro y encontrarse con mis “yoes” futuros, lo mismo que éstos viajaban a lo que para ellos era su pasado para encontrarse con mi yo actual. Esto lo describo bastante bien en alguno de los episodios de mi novela “El loco de Ciudadfría”. La sensación de que mi yo actual, viajando al futuro, podía haber descubierto ramales posibles de hipotéticos futuros que eran terriblemente desagradables, trágicos. Mi creencia en que es posible ver el futuro en sueños e incluso cambiarlo fue una verdadera pesadilla en aquel tiempo, aún hoy sigo creyendo en esa posibilidad. Para evitar el sufrimiento que me producía decidí programarme de forma drástica. Nada de ver el futuro, nada de recordarlo, nada de programar cambiarlo. Como era consciente de que no podía controlar a mis otros “yoes” ni cambiar nada que hicieran, mi programación fue sobria y taxativa. No quería ver escenas del futuro, si en sueños las veía y tenía que tomar decisiones, éstas deberían ir siempre ajustadas a estas normas básicas: Evitar el sufrimiento de los seres queridos en lo posible, aún a costa de mi sufrimiento; elegir siempre el mejor camino para mi evolución espiritual y la de mis seres queridos, aún a costa de intensificar el sufrimiento; no saber con antelación nunca lo que iba a ocurrir y por qué iba a suceder de esta manera y no de otra, no llegar a saber nunca los resultados de otras decisiones distintas a las que se tomaran en su momento.

Es curioso que el último sueño premonitorio estuviera relacionado con mi hija y me hizo sufrir tanto que decidí dar órdenes drásticas a mi subconsciente para que bajo ningún concepto volviera a tener ningún sueño premonitorio. Tal vez se deba a eso la absoluta ausencia de sueños sobre mi hipotético futuro. Incluso ahora, en un momento crucial de mi vida, cuando se acerca la muerte no puedo obtener ningún dato de mis sueños sobre lo que me depara el futuro. Los pocos que tengo se deben a sueños muy antiguos que anoté en su momento. La casa de la montaña que es mi prioridad ahora para vivir allí mi jubilación no está nada clara en esos sueños antiguos, solo un dato importante, trascendental para mí. Voy a estar solo, eso parece razonable y lógico dadas mis circunstancias actuales. Nada sobre mi muerte, nada sobre el tiempo que me resta.

El segundo sueño de anoche fue muy vívido, muy lúcido, yo estaba claramente dentro del sueño reflexionando sobre el mismo. Achaco en parte la sorprendente vivacidad de los sueños a que me tomara dos pastillas de valeriana, las que me hicieron dormir hasta muy tarde, me desperté pasada la una de la mañana. Describo el sueño, tal como lo tengo anotado y procedo a comentarlo.

Insbruck

LA VISITA DE LAS AUTORIDADES A MI TIERRA

Estoy en la montaña, nevada, montes que pudieran ser los Alpes de Insbruck donde estuve el verano pasado/ Hablo de ellos como de “mi tierra” o mi país, como si fuera Riaño y los Picos de Europa/ No sé qué hago allí, pero parezco alguien importante/ Nos visita un alto cargo europeo actual, junto con otros conocidos/ Es importante destacar que es de día, el cielo es azul, límpido, la tierra parece sólida/ Pero me muevo oníricamente, no existe sensación de contacto con la tierra/ Hay coches extraños, modernos, pero muy diferentes a los actuales en el mundo físico/ En uno de ellos hay letras grandes y negras PRN o algo así/ Hay mucho militar formado y con metralletas que veo al pasar delante de ellos/ Las personas son muy sólidas, reales, físicas, cercanas, aunque diferentes a las del mundo físico, como todo el entorno, es un mundo más brillantes, más luminoso, distinto.

COMENTARIO

La sensación es de que se trata de un mundo paralelo y parece una escena vivida por mi yo paralelo. Pudiera tratarse de una visión del mundo real, una escena del futuro, vista con los ojos del sueño parece muy diferente a la visión que uno tiene de la realidad con los ojos físicos. No encuentro mucho sentido el que esta escena apareciera en mi sueño, salvo que tenga un mensaje claro que darle a mi subconsciente que sabrá en su momento.

volar en sueños

EL VUELO

Estoy en lo alto de una sala enorme, me asomo a una ventana y decido volar/ Lo hago con las manos y plenamente consciente/ Controlo el vuelo a la perfección, no teme caerme/ Doy varias pasadas por el salón, luego regreso/ Cuando quiero repetirlo, porque el sueño es lúcido y consciente y he decidido que quiero volver a volar para cerciorarme de que realmente puedo hacerlo si quiero, tengo miedo a fallar y estrellarme contra el suelo y morir/ En el mismo sueño pienso y decido que es mejor intentarlo desde el suelo, así no correré ese riesgo/ No sé cómo lo hago, tal vez se trate del intento de Castaneda, pero consigo remontar el vuelo/ Noto la admiración de los presentes, ellos no lo pueden hacer/ Mi control de vuelo es excelente, planeo a diferentes alturas, me dirijo hacia la gente que está abajo y paso cerca de ella/ La mayoría son europeos vestidos al estilo europe, pero hay varias mujeres sudamericanas, indígenas, tal vez peruanas o mexicanas, vestidas con trajes típicos de lana con colores muy brillantes, sobre todo el rojo/ Al pasar cerca de ellas una me susurra algo, al oído, regreso en el vuelo y pregunto, porque no he oído bien/ Me dice que quiere que las enseñe a volar/ Tiene una cara fea, con viruelas, no sabría decir su edad, parece joven/ Las abrazo, especialmente a ésta y junto mi cara con la suya, las quiero y se lo demuestro/ Les prometo que les enseñaré a volar y a otras cosas/ Regreso a la ventana y veo una fotocopiadora enorme/ Tengo una carta manuscrita,una nota que me ha dado una chica, veo la letra con claridad y la forma de escritura la reconocería en el mundo físico, no quiero leerla porque ya me conozco el contenido (lo he olvidado al despertar) Quiero hacer una fotocopia, la hago/ Intento fotocopiar algo, muchos folios, no recuerdo qué es/ Al hacerlo el papel se entrampa, la fotocopiadora se bloquea/ Lucho por desbloquearlo como lo haría con la del trabajo/ No funciona así, entonces pienso que estoy en sueños, es una fotocopiadora onírica, y funciona de forma distinta/ Descubro cómo lo hace, hay que tirar de una palanca, lo hago y las hojas se desbloquean automáticamente y salen a una bandeja, alguna arrugada/ Miro por una especie de ventanita, sin saber muy bien si forma parte de la fotocopiadora / Asomo la cabeza miro y decido que es parte de la fotocopiadora de plástico, gris, brillante/ Miro una hoja impresa, solo está imprimida la mitad de arriba, hay un escudo raro, pienso que puede ser de justicia, pero no tiene relación con la realidad/ Decido que debo imprimir todo desde el principio.

Castaneda frase1

COMENTARIO

La sensación del control del vuelo y sobre todo la lucidez en el sueño, saber que estoy soñando, saber que estoy experimentando con algo, y pensar en las alternativas a lo que estoy haciendo es muy importante. Esta no es precisamente la forma que don Juan le enseña a Castaneda para moverse en sueños. No es el movimiento basado en el intento. Me recuerda a los sueños infantiles que tuve tantas veces en los que volaba. Volar en sueños parece indicar un viaje astral, según las doctrinas esotéricas. De nuevo la sensación de mi yo paralelo que parece llevar una vida mucho más importante que la mía, con más logros. Parece una escena de un mundo dimensional, no sé si onírico o en una realidad paralela. Lo importante es que tiene relación con la programación que me hice sobre aprender a morir en sueños. Si uno muere en sueños, le dice don Juan a Castaneda, muere también en la realidad. Me he planteado que viviendo solo en la casa de la montaña tal vez llegue el momento en que necesite morir de una forma rápida e indolora. Quiero saber cómo se hace en sueños para tenerlo todo controlado.

EL SUEÑO DEL MILLONARIO

En el sueño la transición del sueño anterior a éste es clara, llego hasta un hombre que va vestido con un abrigo de piel, negro, como de época, creo reconocerle, él me dice que si quiero me dice dónde nos conocimos antes, a ver si lo recuerdo/ En la boda de la infanta….Digo que sí, pero no lo recuerdo, más bien me parece un actor al que he visto en una película/ Viene acompañado de una mujer más alta que él, una mujerona, rostro agradable, sólida de formas, atractiva. Decido que me gusta/ Nos besamos en las mejillas aunque pienso que si la besara enla boca no pasaría nada, estamos en sueños/ Los dos vienen acompañados de unos amigos, importantes, tal vez millonarios, yo tengo fama al parecer de tener poderes chamánicos, quieren algo de mí/ Estamos en el interior de un entorno palaciego, tal vez continuación del salón de la escena anterior/ Luz rojiza intensa de ensoñación/ Colores muy vivos, formas sólidas, personas de carne, aunque diferentes a las reales/ Se produce un momento muy especial en el sueño/ Se hace totalmente lúcido y consciente, sé que estoy soñando, pero es tan real, más incluso que el mundo físico/ Me planteo si el yo onírico es mi otro yo, el yo paralelo, del que acabo de leer en Castaneda/ Soy consciente que desde este lado, el onírico, lo recuerdo todo como le sucede a mi memoria en el mundo de vigilia/ Soy consciente de que si decidiera quedarme allí lo recordaría todo, una memoria cronológica y sin fisuras, como la real, pero olvidaría mi personalidad vigil y solo recordaría retazos, como me sucede cuando recuerdo los sueños despierto. Puedo decidir quedarme aunque mi yo físico moriría/ Por un momento pienso que allí estoy mejor y no me importaría morir, pero lucho para no hacerlo, de alguna manera recuerdo que me he programado, me he jurado que el yo físico tendría la última palabra/ Se produce un desgarro, una escisión de la consciencia, la onírica y la real, es una sensación real, muy intensa y hasta dolorosa, como atravesar una pared real, sólida, casi la puedo ver y tocar, estoy en medio y la sensación es terrible, por un lado quiero despertar, consciente de que es muy tarde, por otro lado quiero seguir con los sueños, aún más, quiero quedarme y morir, no me importa, el mundo real no me ofrece nada/ La sensación de que podría morir es muy intensa/ Hay un momento de lucha y decido despertarme, lo hago con gran dificultad, estoy muy tocado.

COMENTARIO

Me parece un sueño muy importante, no solo porque parece que de alguna manera he encontrado la forma de morir en sueños y parece que también funciona el bloqueo de no hacerlo sin antes consultar al yo físico y dejar que él decida, sino sobre todo por esa lucidez en el sueño que me permite decidir que a pesar de que mi vida en sueños sea más atractiva que la real decido que debo quedarme y cumplir con las razones que me han llevado a reencarnarme aquí y ahora. El avance en mi dominio y control de los sueños es muy importante y me hace esperar algo que llevo programando muchos años: recordar a la perfección cómo salgo del cuerpo físico al quedarme dormido, qué decido hacer y cómo lo hago, recordar qué he estado haciendo en otros sueños y por qué, y luego recordar perfectamente cómo me reintegro al cuerpo desde el mundo de los sueños. Lo conseguido con este sueño me indica que estoy en el buen camino.

También para mí es importante tener la opción de morir en sueños si mi vida real se complicara tanto que tuviera que recurrir al suicidio o dejarme morir con dolores terribles y sin sentido. Hay un delirio obsesivo que me persigue estas últimas semanas, espero que todo vaya bien y no ocurra, si es así el guerrero impecable ha diseñado una estrategia que llevará a cabo sin dudar y con todas las consecuencias. Saber lo que quiero hacer y que voy a ser capaz de hacerlo me da una gran tranquilidad. Espero que no ocurra así y que todo siga los caminos preestablecidos. Mi estancia en la montaña será como la de un monje que prepara su alma para la muerte, un guerrero que recapitula en profundidad y un hombre que quiere dejar terminada su obra, aunque nadie la conozca ni a nadie le importe. Hacer lo que tengo que hacer.

Frases Castaneda2