LA LEY DE LOS TRES CÍRCULOS V

30 12 2015

 

CARICATURA FAMILIA

LA LEY DE LOS TRES CÍRCULOS V

 

LEYES BÁSICAS DE FUNCIONAMIENTO DE CADA CÍRCULO

 

PRIMER CÍRCULO

 

Estamos hablando de leyes espirituales, no de simple geometría social, por lo tanto es posible que no coincidan las normas sociales o personales con las que aquí se van a expresar, así por ejemplo se supone que una familia, personas unidas por lazos de sangre, deberían pertenecer siempre al primer círculo, sin embargo es más que posible que en el plano espiritual muchos miembros ya no formen parte de ese primer círculo, aunque actúen de cara a la sociedad como si así fuera. En varios capítulos especiales, que servirán de apéndices a esta primera parte teórica, estudiaremos los círculos falsos y las normas que los rigen. Cuando hablo de círculos falsos me refiero a que la verdadera realidad, la verdadera existencia, es la que más permanece, la que más profundo cala en nosotros y la que está más elevada en nuestra consciencia. El círculo amoroso de la divinidad es lo más elevado y lo más real de la existencia, por lo tanto todo lo demás girará en torno a este primer círculo de la existencia que genera el resto de realidades finitas y temporales y de donde proceden las normas que rigen la existencia de los universos y de las personas.

 

Como veremos en estos apéndices los falsos círculos apenas sirven para otra cosa que para delimitar socialmente las paupérrimas relaciones interpersonales que se generan cuando lo único que se busca es satisfacer de forma egoísta nuestras necesidades, supuestas y reales, utilizando a los demás como herramientas e instrumentos. Estos serían los círculos falsos del egoísmo, mientras que los que nosotros vamos a estudiar ahora son los círculos verdaderos del amor y de la divinidad.

 

NORMA FUNDAMENTAL

 

Imágenes-de-Amor-de-Parejas-Enamoradas-5

 

-Nadie puede permanecer en el primer círculo si no está vinculado por el amor en sus diversas formas y manifestaciones, amor de pareja, paterno-filial, fraternal, amistad, cariño, etc.

 

La intensidad de este vínculo dependerá de la intensidad amorosa entre las personas que formen parte de él. Así vamos a establecer, metafóricamente, las diferentes posiciones geográficas que ocupan los que residen en este primer círculo.

 

Centro o núcleo: La intensidad amorosa crea vínculos muy estrechos que sitúan a estas personas en el centro del núcleo del círculo. Allí estarían las parejas profundamente enamoradas, las madres y los padres que aman con inmenso amor a sus hijos, éstos que a su vez aman de la misma manera a los padres, el amor fraternal, la amistad más intensa y vinculante, etc. Se podría decir que los ocupantes de esta posición estarían muy cerca del círculo místico, es decir, del amor generoso y sin apego a la divinidad, expresado en el amor a sus criaturas. Este primer círculo místico será estudiado cuando hablemos de los círculos en el plano causal o de las almas, de momento, en el plano físico nos limitaremos a constatar que el inevitable egoísmo de nuestra naturaleza individual está muy atenuado en el núcleo de este primer círculo por estos amores a personas concretas, que tienen también su dosis importante de egoísmo y su patología, como veremos.

 

SEGUNDA NORMA

grafico1

 

De nada sirve la teoría o los supuestos amores teóricos, la vinculación debe ser real y profunda y para ello tendrá que cumplir los siguientes requisitos:

 

Respeto a la libertad y dignidad de los otros componentes del primer círculo.

 

Equidad en el trato. No se trata de dar exactamente lo que antes se ha recibido o de dar primero buscando recibir algo igual a cambio, como veremos en el primer círculo la generosidad es una condición básica para que exista esta vinculación.

 

Generosidad: La generosidad va por delante varios pasos de la equidad. A la generosidad no le importa dar más de lo que recibe o incluso renunciar a ser compensado en algún momento. Esto es cierto, pero como veremos, por mucha generosidad que haya por parte de algunos miembros de este círculo, si no hay equidad la vinculación de este primer círculo se acabará rompiendo antes o después, más bien antes. Por mucho que queramos a alguien si no recibimos un trato equitativo y generoso por su parte la paciencia se agotará con el tiempo y acabaremos expulsando a estas personas, que no responden a nuestros cuidados, a nuestro amor, fuera de nuestro primer círculo.

 

Comunicación: No se trata solo de datos, aunque esto también es importante, es una comunicación más profunda, de alma a alma, podríamos decir si estuviéramos en el primer círculo de la dimensión del cuerpo causal. Como veremos al tratar de los pasos a dar en la atracción de las personas del tercer círculo o desconocidos hacia nuestro primer círculo, la comunicación es esencial. No funciona eso de yo te cuento mi vida en un montón de capítulos y tú no me cuentas nada de ti. La falta de comunicación del uno hacia el otro y del otro hacia el uno viciará desde el principio este tipo de relaciones.

 

Sinceridad: No hay verdadera comunicación sin franqueza y sinceridad. Ocultar cosas, ser discreto en exceso, ser un fiero guardián de nuestra intimidad es lo peor que se puede hacer si uno quiere atraer a personas del tercer círculo al primero. Cuando no hay sinceridad entre personas del primer círculo las que no son sinceras están en las afueras, en los barrios más extremos y alejados, del primer círculo de la persona que es sincera y que cree tenerlos dentro de su primer círculo, y antes o después, más bien antes se irán produciendo conflictos que terminarán con estas personas fuera del primer círculo. Todos conocemos muy bien cómo funcionan los conflictos familiares y lo terrible que puede llegar a ser el drama de quienes son expulsados del primer círculo, la violencia que esto genera nos da una idea de la intensidad afectiva que en algún momento hubo entre esas personas dentro del primer círculo.

 

Empatía y solidaridad: Solo podemos ser solidarios si somos capaces de ser empáticos, eso de dar por dar, de ser generosos por serlo, no funciona, si damos es porque nos ponemos en la piel del otro, sabemos lo que necesita, sabemos lo que sufre y se lo damos de la misma manera que nos gustaría a nosotros recibir de ellos.

 

Como estamos viendo para que todo funcione bien en un primer círculo son precisas las cualidades espirituales más elevadas. No es de extrañar puesto que  el primer círculo está mucho más cerca del círculo primigenio de la divinidad que el resto de círculos que se van separando de este primer y divino círculo conforme el egoísmo va creando abismos infranqueables entre las personas que en lugar de vincularse, se separan. Esto es como una autopista de doble dirección, con muchos carriles, mientras unos van hacia la meta, otros regresan de la meta, destrozados por que al alejarse han comenzado a perder todo lo que antes buscaban y les hacía felices, el amor, el afecto, el cariño, la amistad, etc.

 

Cuando entremos en la parte práctica de la ley de los tres círculos se darán cuenta de lo elementales que son estas leyes y que de alguna manera ya las habíamos asimilado desde siempre, solo que  es más fácil echar la culpa al otro cuando se marcha de nuestro primer círculo que a nosotros mismos.

 

TERCERA NORMA

 

Nadie puede ser feliz, persona completa, si no tiene un primer círculo, aunque esté formado por muy pocas personas o por solo una.

 

La felicidad, la cordura, todo lo que realmente anhelamos no podrá ser alcanzado nunca sino es a través de la creación de un primer círculo. Es por eso que venimos con un primer círculo de fábrica, la familia, y a lo largo de la vida buscamos tener nosotros también nuestra propia familia, porque la soledad de una isla desierta solo es posible para la persona infinita, total, es decir, para la divinidad, y sin embargo, como veremos, hasta ella se ha buscado un primer círculo, el primer círculo trinitario, porque la soledad es lo peor que nos puede pasar en el camino hacia la espiritualidad, la única realidad posible.

 

Hay quienes buscan saltarse los primeros círculos del plano físico, para alcanzar rápidamente el primer círculo del plano causal o alma, el círculo místico, e incluso también se lo saltarían si pudieran acceder directamente al círculo de la divinidad. Todos lo haríamos porque todos buscamos la felicidad absoluta, sin limitaciones, pero como veremos también no es posible dar saltos en el vacío, todo el camino está medido.

CARICATURA ÁTOMO

CUARTA NORMA

 

Las personas no permanecen en el primer círculo para siempre por el simple hecho de haber entrado en él, requiere un trabajo constante de vinculación. El primer círculo no es una cárcel de la que no podemos salir ni la vinculación es una cadena que nos ata de manos y pies a la pared de la cárcel. El primer círculo está abierto, es campo abierto, todo el mundo puede marcharse cuando quiere y puede regresar cuando lo desee, otra cosa es que quien ha trazado ese primer círculo nos quiera volver a aceptar.

 

Este es el error más común que se produce en las conductas entre miembros del primer círculo. Pensamos que por el hecho de que nuestros padres sean nuestros padres nos van a querer siempre, que  de alguna manera lo llevan en la sangre. Como veremos la sangre solo es sangre, el vínculo que une en el primer círculo es el afecto, el cariño, el amor, la sangre solo sirve para una transfusión, suponiendo que tengamos el mismo grupo sanguíneo. Ocurre también con frecuencia en las parejas, que piensan que por el hecho de haber pasado por todo el proceso de atracción desde el tercer círculo al núcleo central del primero, ya todo está hecho. Lo trabajoso de este camino hace que muchas veces las parejas se tumben a la bartola, pensando que todo está hecho. No hay mayor trabajo ni más erosivo que el mantener los vínculos en la relación de pareja, cuanto más intensos son éstos más trabajo requiere su mantenimiento. Y así ocurre con todas las demás relaciones del primer círculo, familiares, amistosas, etc.

 

bomba_nuclear

 

QUINTA NORMA

 

Si la fusión nuclear es limpia la fisión nuclear es siempre caótica y destructiva. Si la atracción hacia el primer círculo, aunque muy trabajosa, es siempre un proceso dulce y hasta embriagador (la seducción y el cortejo en la pareja es el mejor ejemplo) la expulsión del primer círculo, la ruptura, la fisión, es un proceso mucho más rápido que el de atracción y fusión y también infinitamente más doloroso y destructivo. Se suele decir que amor y odio son dos caras de la misma moneda, lo que no se suele decir es que para que caiga cara hay que poner todo de nuestra parte y que la cruz nos la pondrán a cuestas en cuanto nos vayamos alejando del primer círculo. Se podría decir, sin andar muy descaminados en esta quinta norma, que uno acaba odiando tanto como amó o que uno acaba separándose del primer círculo de otra persona con tanta rapidez y a tanta distancia como antes estuvo cercano a ella. Las parejas que se amaron con locura podrán llegar a odiarse con igual locura, solo que ahora infernal. Los padres e hijos que se dieron todo podrán quitárselo todo cuando se expulsen del primer círculo.

 

No es fácil permanecer en un primer círculo, requiere mucho esfuerzo, mucho trabajo y es algo diario, cotidiano. Tampoco es cierto que las expulsiones se producen de un día para otro. Nos vamos alejando del núcleo como un peatón se va alejando del centro de la ciudad, caminando hacia las afueras, paso a paso y eso lleva un tiempo. Lo mismo que hay signos de que nos vamos acercando al primer círculo del otro y de que cada vez nos aproximamos más al núcleo, también hay signos de que nos vamos alejando cada vez más.

 

NORMA ENGLOBADORA

 

-Cada uno tiene su propio primer círculo. Puede que determinadas personas formen parte de nuestro primer círculo, pero eso no significa que nosotros formemos parte del suyo. Se podía dar una norma clara y drástica, es preciso que dos personas formen parte del primer círculo de ambas, una está en el primer círculo de la otra y la otra está en el primer círculo de la una, sino es así, esa estancia en el primer círculo será muy fugaz, fugacísima.

 

-El hecho de que una persona forme parte de nuestro primer círculo no significa que todas las personas que forman parte del suyo tengan que formar parte del nuestro. Eso sí, cuantas más personas del primer círculo del otro formen parte del nuestro más estrecho será el vínculo, cuantos más conflictos se produzcan con las personas que conforman el primer círculo de quien forma parte del nuestro, más probable es que se acabe produciendo la ruptura y la expulsión de nuestro primer círculo. El ejemplo más claro es el de la relación familiar o de pareja. Las bromas sobre la suegra forman ya una antología, la suegra es la madre de nuestra pareja, forma parte estrecha y esencial de su primer círculo, si ni siquiera llega a formar parte de nuestro segundo círculo, la relación con nuestra pareja será extremadamente difícil.

 

-Todos estamos vinculados a través de los primeros círculos, la sociedad es un laberinto complejísimo de círculos, cuantos más primeros círculos y más numerosos y más vinculados entre sí tenga una sociedad más feliz será, más democrática, respetuosa, libre y con futuro. Quienes no tienen primeros círculos están marginados de la sociedad, son islas asaltadas por constantes tsunamis.

 

Aún nos queda mucho por estudiar, lo dejaremos para el siguiente capítulo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: