MI VIDA ONÍRICA XVI

30 06 2018

 

17_Japonesas

http://www.manolisanchez.com/portfolio-page/onirico/

León 2-10-2006

Sueño con caballos. Una manada. Se acercan a mí y me saludan con la cabeza. Más escenas, toda una secuencia. Alguna escena un tanto esperpéntica. Manifestaciones en contra del maltrato a los animales. Puede que tenga relación con el sueño, pero ¿por qué caballos y no perros? En la noticia en tv no alió ningún caballo. Recuerdo otros sueños sobre caballos hace tiempo. ¿Predilección especial por los caballos?

Los sueños con animales no son muy frecuentes en mi vida onírica pero sí suceden cada cierto tiempo y todos son para mí muy intensos y afectivos. Salvo el ataque de algún perro agresivo o de animales salvajes mis sueños con animales son siempre positivos, cálidos, afectuosos y hay un importante entendimiento con ellos, una comunicación que no sabría si llamar telepática, pero sí de consciencia a consciencia. Que recuerde los sueños más numerosos han sido con perros, por los que siempre he sentido un gran afecto hasta que me hice con dos gatos como mascotas y ahora los sueños son siempre con gatos y siempre buscando su protección y manifestando mi afecto. Los sueños con caballos no han sido muy frecuentes porque mi trato con ellos ha sido limitado, en el pueblo de mis abuelos había caballos, he visto caballos en algunos picaderos abiertos al público para montar y en el pueblo donde vivo ahora también hay caballos. Los restantes animales aparecen muy poco en mis sueños. He tenido alguna pesadilla con animales salvajes que me devoraban. Los escenarios nunca son actuales, son escenas de tiempos prehistóricos o suceden en extraños planetas que no se parecen en nada a la tierra.

caballos-salvajes

magiamania.com/2008/11/21/sonar-con-caballos-proyectos-que-avanzan/

El afecto con los animales en sueños se manifiesta en el deseo de que dejen de ser maltratados y matados para consumo humano. En este sentido tengo pendiente un relato, esbozado a partir de un sueño, titulado La rebelión de los animales, donde el protagonista consigue comunicarse de alguna manera con sus mascotas y su deseo de que desaparezca el carnivorismo en la alimentación humana y los animales sean tratados como hermanos pequeños del ser humano se transforma en una serie de acontecimientos muy delirantes que ponen de manifiesto el terrible trato que estamos dando a los animales, su consciencia, que aunque no tan elevada como la nuestra, hace posible la comunicación y su sufrimiento es inaceptable para personas sensibles. Tengo pendiente este relato que pienso acabar en algún momento, aunque hay pendiente algo más importante, dejar mi alimentación carnívora, que aunque ha disminuido desde que tengo gatos no ha sido anulada por completo y mi paso definitivo a la dieta vegetariana que vengo posponiendo desde hace años.

violín onírico

https://www.artelista.com/obra/9251560513040970-suenosdemusica.html

León 23-10-2006

Veo la escena desde muy cerca, como si yo mismo fuera el protagonista. Hay un japonés, pequeño, delgado, muy apuesto y vestido atildadamente Toca una especie de xilófono muy raro, con pequeñas piezas metálicas extendidas sobre una mesa y algunas copas de cristal. La música es maravillosa y la maestría del diminuto japonés genial. Las copas tienen una rajadura o les falta un trozo. El sueño sigue pero no he podido recordar más.

COMENTARIO

Mis sueños musicales o simplemente aquellos sueños en los que puedo escuchar algún sonido, el tipo que sea, son muy pocos, aunque muy interesantes y hasta en algún caso casi místicos. He tenido y sigo teniendo grandes dificultades para escuchar sonidos en sueños, como si mi oído psíquico estuviera casi atrofiado y se haya ido desarrollando con mucha lentitud. También me ha ocurrido con el color en sueños, aunque en la adolescencia pasé bruscamente de tener sueños en blanco y negro, todos los que recordaba, a los primeros sueños en color que se fueron haciendo habituales hasta el punto que los sueños en blanco y negro son casi inexistentes y en la mayoría de los casos tienen que ver con películas en blanco y negro.

A pesar de mi pasión por la música ésta es muy poco habitual en mis sueños. Es cierto que he asistido a algunos conciertos pero casi nunca soy capaz de escuchar la música. Este sueño es uno de los primeros en los que consigo escuchar el sonido de la música. Hay otro que espero encontrar, muy intenso, maravilloso, místico, en el que llego a una especie de granja en el campo, de noche, y me encuentro con una comunidad mística, de yoga tal vez, en la que están haciendo música. Un hombre toca la flauta con una maestría y belleza inenarrables, se unen otros músicos con sus instrumentos, se añaden voces como un coro, pero lo más impresionante para mí es que yo mismo soy capaz de tocar una flauta y sacarle sonidos. Es uno de sus sueños más hermosos y conmovedores que recuerdo, aunque también he tenido algún sueño en el que he escuchado como coros arcangélicos o la música de las esferas.

Me parece evidente que el cuerpo astral cuando sale del cuerpo físico no  sea perfecto y capaz de hacer cualquier cosa, todo dependerá del desarrollo y evolución de este cuerpo. Así como nuestros cuerpos físicos son muy diferentes, unos están más cuidados que otros, algunos tienen perfectamente desarrollados ciertos sentidos, una vista de águila, un oído de murciélago, un tacto exquisito, un paladar muy sensible; lo mismo que hay cuerpos físicos que sufren problemas auditivos o tienen poco oído musical o tienen serios defectos con la vista o son incapaces de distinguir un plato exquisito a un plato chapucero, de saber si está soso o salado, etc, cada cuerpo astral tiene también sus bloqueos y puede estar poco desarrollado en algunos sentidos psíquicos. En mi caso es el oído. Una cosa es que puedas percibir mentalmente lo que otro te está hablando en sueños a escuchar su voz en el aire, digámoslo, así, percibiendo el sonido con claridad y siendo capaz de distinguir el tono de voz de una persona del de otras. Es muy complicado que alguien te hable de sus sueños con confianza y seriedad como para saber si esto te sucede solo a ti, si es muy común, o por el contrario eres tú el tipo raro. Por lo poco que he podido contrastar esta dificultad auditiva en sueños parece que es un defecto personal y que hay mucha gente que escucha sonidos en sueños como si tal cosa. Durante muchos años he intentado oír, realmente oír, en sueños todo tipo de sonidos, especialmente la voz de otras personas con las que hablo en sueños y el sonido de la música. Me ha llevado mucho tiempo pero al final he conseguido, aunque no sea algo habitual, poder escuchar realmente sonidos en sueños y especialmente el sonido de la música. otros podrán tener dificultades con el gusto, para sentir el sabor de un alimento que consumen en sueños, en ese sentido yo tengo menos dificultades. Se podría decir que el desarrollo del cuerpo astral no es armónico y global, uno puede tener muy desarrollado el sentido de la vista y tener un pésimo oído psíquico, por ejemplo. Aunque mi sensación es la de que el tercer ojo es al mismo tiempo oído y resto de los sentidos, no me parece que todos los sentidos físicos, trasladados al mundo psíquico tengan un desarrollo global y armónico, dependerá de cada cuerpo psíquico.

Es interesante plantearse la posibilidad de que existan sonidos o música en otros planos o dimensiones. Por mi escasa experiencia tengo la impresión de que existe todo lo que existe en el plano físico, solo que de otra manera. En este sentido hay que recordar la famosa máxima del Kybalión, Como es arriba es abajo y como es abajo es arriba. Solo que ni las cosas, ni los sonidos, ni la música, pueden ser iguales a los del mundo físico. La Biblia también habla de coros angélicos y de cómo los elegidos cantan las glorias de Dios. En el mundo esotérico se habla de la música de las esferas, de los sonidos de los cuerpos celestes que son una especie de música muy sutil y maravillosa. Creo que nuestros sueños tienen mucho que ver con el desarrollo o atrofia de nuestro cuerpo físico y todos los bloqueos oníricos reflejan dificultades en el desarrollo del cuerpo astral. En mi caso el desarrollo del oído físico es primordial, no solo por la diversión de escuchar la música sino porque me priva de explorar en campos interesantes del mundo onírico.

 

Anuncios




MI VIDA ONÍRICA XV

21 03 2018

León, 8-5-2007

Cuadro sueños de un niño en Sicilia

Perdido el primer sueño de la noche al no anotar las palabras clave del sueño.

Segundo sueño/ Estoy en algún lugar que parece una residencia o un edificio público/Puede que sea un hospital/ Alguien está enfermo, en la cama, tal vez con gripe, ¿es un amigo? ¿es el marido de …? Le llevo sopa, tal vez hecha por mí mismo, de fideo con verduras. Parece estar muy mal. Se la llevo en una bandeja a la habitación/…permanece de pie, a lo lejos/ Parece estar abstraída, como muerta/ Yo estoy en la mesa del comedor, comida.

COMENTARIO

Interesante la anotación de haber olvidado un sueño debido a no recordar las palabras clave o el título. Es muy frecuente en mis anotaciones haber olvidado sueños por no ser capaz de titularlos bien. Justo antes de despertar suelo resumir el sueño a recordar con unas cuantas palabras clave, titulando el sueño, sino lo hago la posibilidad de recordarlo es muy remota. Incluso aunque lo haga, sino titulo bien, si las palabras empleadas no se ajustan a la temática o pueden inducir a confusión es fácil que no recuerde el sueño o no lo recuerde bien.

En cuanto a la temática, a toro pasado, podría indicar mi estancia futura en una residencia de ancianos, algo en lo que pienso mucho en los últimos tiempos. En aquellos momentos, año 2007, semejante idea ni se me pasaba por la imaginación, lo que indica que el tiempo en los sueños no es un dato muy a tener en cuenta, la separación temporal que estando despiertos nos parece una barrera infranqueable, un día y el siguiente parecen estar separados por distancias dimensionales imposibles de salvar, en los sueños son como cuartos separados por paredes muy frágiles, como hechas con papel de fumar, el paso de un espacio temporal a otro es sencillo y ocurre con mucha frecuencia en los sueños. En el presente, teniendo en cuenta mi situación, solo, jubilado, la estrategia para el futuro solo puede ser una: ir a una residencia de ancianos cuando ya no pueda valerme por mí mismo.

La duda de si podría tratarse de un hospital tiene sentido porque por aquella época el miedo a una crisis de mi enfermedad mental y el ser internado en un centro psiquiátrico era un pensamiento recurrente, de hecho hay muchos sueños en los que me veo encerrado, bien en un hospital psiquiátrico, bien en una auténtica cárcel. El ver al enfermo como alguien distinto a mí es también muy frecuente en los sueños, la posibilidad de vernos a nosotros mismos es algo que nos aterra, por eso procuramos sugestionarnos para pensar que se trata de otra persona. En este caso parece claro que soy yo mismo y que me estoy viendo en sueños, el intento de la mente por convencerme de que es otra persona tiene sentido para evitar el miedo, algo que he podido ir superando con el tiempo. El detalle de la sopa es interesante, algo muy personal, peculiar, son detalles que con el tiempo empleo en sueños para cerciorarme de que soy yo el soñador y no otro, que no es un sueño compartido con otra persona en el que me he introducido por casualidad. Acostumbro a hacer sopas de sobre cuando tengo poco tiempo, es algo habitual, lo peculiar es que suelo echar fideos, incluso en las sopas de verduras, algo que no parece muy corriente y que me identifica en el sueño. El que yo mismo llevo la sopa a un enfermo no parece verosímil en mi situación actual ni ocurrió en el pasado, teniendo en cuenta el tiempo en el que se puede situar el sueño bien podría tratarse de mi estancia en una residencia de ancianos, un miembro del personal, hombre o mujer, me lleva la sopa a la cama en una bandeja. En el sueño yo estoy viendo la escena desde el punto de vista de quien lleva la bandeja, por lo tanto lo normal es que me sienta yo mismo llevando la bandeja a alguien que tiene que ser distinto a mí para que no se produzca ese terror de vernos a nosotros mismos. En realidad pienso que el enfermo soy yo y quien lleva la bandeja es alguien del personal de la residencia con quien me identifico en el sueño al contactar con su mente. Es un tema interesante que tocaremos al comentar otros sueños. Nuestra mente puede contactar con otra, vivir la experiencia que está viviendo él, tener sus pensamientos y sentimientos, y al mismo tiempo conservar nuestra identidad, pensar que somos nosotros los que estamos viviendo esas experiencias, lo que suele generar mucha angustia en los sueños y acaba inevitablemente en una pesadilla de la que deseamos despertar. La dicotomía, la contradicción que genera vivir experiencias ajenas con nuestra personalidad sería algo parecido a una múltiple personalidad, una escisión terrible, espantosa, de nuestra individualidad. La necesidad de conservar nuestra identidad, hasta en sueños, hace que la mente utilice pequeños trucos, puesto que lo más fácil en sueños es que las mentes contacten con facilidad y compartan experiencias.

La persona que permanece abstraída, a lo lejos, como muerta, bien pudiera ser la entonces mi esposa. Las rupturas sentimentales, afectivas, suelen representarse en sueños como la muerte física de otra persona. En realidad para quien pierde a un ser querido por ruptura afectiva esa pérdida no se diferencia gran cosa de una muerte física, puesto que aunque la otra persona siga viva para él está muerta ya que no existe contacto, comunicación, ni la menor relación interpersonal, algo que solo tenemos con los desconocidos o con los muertos. Me ha ocurrido también con mi hija Sara y estos sueños suelen generar una gran angustia por su parecido a la muerte física, enseguida pensamos en una premonición, en la muerte futura del ser querido, cuando puede tratarse de una ruptura afectiva o sentimental. Es por eso que hay que tener mucho cuidado a la hora de interpretar estos sueños, una muerte en sueños puede indicar tan solo una ruptura con esa persona.

Estoy comiendo en una mesa de un comedor que no se describe, pudiera ser cualquiera, pudiera ser éste, el de la casa donde estoy ahora o pudiera ser cualquiera de los comedores de las casas en los que he vivido. No tiene la menor importancia en el sueño, pero sí indica la confusión temporal que suele generarse en sueños. Una escena puede no tener la menor relación con otra en el tiempo pero se producen a la vez en un sueño concreto, podemos estar en un espacio físico que ocuparemos en un futuro y pensando y sintiendo algo que forma parte de nuestro presente cuando ocurre el sueño. Estas distorsiones temporales son las que hacen tan confusos los sueños y tan difíciles de interpretar.

 

tres-esfinges-de-bikini

PESADILLA 9-8-99/ LEÓN

Estoy en la cama durmiendo,me despierta el ruido de la puerta,recuerdo que está cerrado,solo puede ser mi mujer.Los pasos que oigo por el pasillo no parecen ser de ella,me despierto,se asoma alguien a la puerta,parece un hombre,se acerca a la mesita y me mira,le veo claramente soy yo aunque en forma ectoplasmática.Me sonríe. Me entra pánico,recuerdo lo del doble de Castaneda,comprendo que es un sueño y si me despierto todo habrá pasado. ¿Me despierto? Me doy la vuelta y sigo durmiendo.

COMENTARIO

Este es el sueño que utilizo en un episodio de mi novela El loco de Ciudadfría y que he comentado muchas veces en mi correspondencia sobre sueños para hablar del doble en sueños, también para comentar cómo puede funcionar el doble chamánico de don Juan en los libros de Castaneda. Resulta curioso cómo uno puede distorsionar con el tiempo los recuerdos, hasta el punto de que acaba por no saber realmente lo ocurrido. Mi recuerdo sobre este sueño era el siguiente: Entra alguien por el pasillo de la casa de León, creo que es un ladrón, abre la puerta del dormitorio y se acerca a mí, que estoy durmiendo en la cama, me toca el hombro, me despierto en sueños y veo que soy yo mismo, hablo con él mentalmente, me genera un miedo cerval la posibilidad de saber mi futuro, me aterra y decido despertarme.

Según puedo ver en la anotación del sueño, que debería tener más verosimilitud debido al corto espacio temporal que me separa del sueño en sí, hay detalles que la memoria del sueño no recordaba. El primero que antes de pensar que se trata de un ladrón que ha entrado en el piso supongo que es mi esposa, que estaba trabajando de noche en el hospital, una situación muy corriente. Estoy solo en el dormitorio, en la cama, durmiendo, no hay nadie más en el piso por algún motivo que dado el tiempo transcurrido no puedo explicar. El recuerdo preciso e intenso de ese sueño es que alguien abre la puerta del piso, oigo el ruido habitual en estos casos, pienso que es mi esposa que regresa del hospital por algún motivo en plena noche. Pero sus pasos por el pasillo no me parecen los de ella. Comienza el miedo, si no es ella solo puede ser un ladrón. ¿Cómo ha podido entrar y además con llave? Estos detalles tan concretos y precisos en la vida vigil, cuando estás despierto, y que llevan a razonamientos muy precisos y lógicos, en el sueño no aparecen con la falta de lógica que tienen estando despiertos. Un ladrón no podría entrar con llave, salvo que la hubiera robado o conseguido al encontrarla cuando un miembro de la casa la ha perdido, algo muy inverosímil. La utilización de una ganzúa para abrir la puerta produciría un ruido distinto que llevaría de inmediato a la conclusión de que un extraño está intentando abrir la puerta. El recuerdo intenso y concreto que tengo de ese sueño es que en el sueño me veía como estando despierto, una especie de sueño dentro de otro sueño, sueño que estoy despierto cuando realmente estoy dormido. Se trata pues de un sueño lúcido que se hace aún más lúcido cuando intento levantarme para enfrentarme al intruso y no lo consigo. Estos detalles no están anotados pero su recuerdo es muy preciso y debo considerarlos como absolutamente verosímiles, la memoria es fiel y no me confunde. Al abrirse la puerta y acercarse el intruso hasta el lecho donde estoy el terror es máximo, pienso que estoy vendido, no puedo enfrentarme a alguien que se ha introducido en mi piso, menos cuando estoy paralizado y no puedo moverme. Aquí la lucidez se hace extrema, es totalmente inverosímil quedarse completamente paralizado en una situación real, estando despierto, podría ocurrir, pero sería muy extraño caer en una especie de catatonia, lo normal es acabar reaccionando cuando el temor que te paraliza decrece o tú reaccionas con instinto de supervivencia. Así pues la mente acepta que esto solo puede ser un sueño, pero es tan real, tan vívido, que la mente lo está viviendo como si estuviera despierto y no dormido. Otro detalle muy importante que había soslayado mi recuerdo consciente es que quien entra y acaba acercándose al lecho no está en cuerpo físico, sino en cuerpo astral o ectoplasmático. Este detalle es importantísimo y si bien aparece en la anotación del sueño fue completamente distorsionado por la memoria consciente. Y digo que es un detalle muy importante porque está claro que no es posible, en el universo físico, para las leyes físicas, que dos de nuestros cuerpos físicos se encuentren, si eso ocurre uno tiene que ser un cuerpo astral, energético u onírico y el otro un cuerpo físico. Uno tiene que ser un doble y el otro nuestro cuerpo físico habitual. Parece un detalle menor para alguien que está soñando, pero es muy importante a la hora de elucubrar y tratar de explicarse estas experiencias. En la anotación no se menciona un posible diálogo con el intruso, sin embargo en mi recuerdo hay una sensación precisa de haberse producido un diálogo mental en el que el otro me advertía del terror que me produciría saber sobre mi futuro y yo lo aceptaba y decidía despertarme. El recuerdo que tengo es que me desperté de esa pesadilla, acepté la posibilidad de una visita en sueños de mi doble astral u onírico, que eso me produjo un severo terror, que elucubré sobre las posibilidades de esa experiencia y llegué a conclusiones que me pusieron el vello de punta y que he utilizado en mi novela. Algo que también analizaré en el capítulo correspondiente de Diario de un enfermo mental (el gran secreto) titulado “Las jugarretas del doble”. Todo lo que ocurriría después, mis delirios oníricos, tuvieron su comienzo en esta pesadilla que parece muy inocua pero que fue una bomba de relojería en mi vida. Si mi doble podía visitarme en sueños y podía venir el futuro era totalmente verosímil la posibilidad de que mi yo futuro visitara a mi yo pasado, es decir actual en el momento del sueño, y pudiera hablarle de experiencias que aún no habían ocurrido, de hechos que ocurrirían en un futuro más o menos próximo o lejano. A partir de esta pesadilla mis sueños cambiaron y la comunicación con el futuro se hizo mucho más fluida, y no se trató solo de una sugestión, puesto que algunos de los acontecimientos que soñara terminaron por ocurrir realmente. Este es uno de los pasos más terroríficos que puede dar un iniciado en su camino del conocimiento, un guerrero impecable que se ha encontrado con su doble, a pesar de que don Juan dice expresamente que viven vidas separadas y no pueden encontrarse. Mi sensación es que esto sí puede realizarse en sueños y que don Juan tal vez no viviera esta experiencia porque, como él le dice expresamente a Castaneda, nunca fue un buen ensoñador. Debemos confiar en los maestros y gurús pero siempre teniendo en cuenta que su experiencia personal no es totalizadora y perfecta. Creo que uno si puede encontrarse con el doble en sueños y esto cambiará su vida, aunque solo sea por el miedo a que esté actuando en su contra. Todo esto lo veremos en el capítulo del Diario de un enfermo mental (el gran secreto).

carcel-mansilla--644x362

León Sueño del 19-04-2007

Estoy encerrado/ No me veo/ hay guardianes aunque no veo su uniforme/ Organizo clases de literatura, etc para ca día de la semana/ Veo un paciente, bajito y encorvado, pienso que es un asesino y podría matarmeNo hay celdas, me muevo entre plantas aunque con miedo a ser descubierto por un guardián/ Miro desde la ventana enrejada a la calle, llueve, está nublado, puede que sea de noche/ Pienso en la bien que estaría paseando si pudiera al menos salir un día/ Por lo visto estoy de por vida, una cadena perpetua.

COMENTARIO

Lo traigo a colación para ratificar lo que dije sobre mis sueños en centros psiquiátricos o cárceles. El hecho de que en mi juventud un psiquiatra me amenazara con mantenerme encerrado de por vida en el psiquiátrico por haberle fallado e intentando el suicidio de nuevo en un permiso hace que todos estos sueños sean perfectamente naturales y sería preocupante que no los tuviera. He tenido muchos sueños en los que estaba encerrado en un psiquiátrico, pero lo de la cárcel ya es menos lógico, a pesar de que en mi etapa profesional tuve que visitar alguna que otra cárcel e incluso estuve trabajando en una durante varios meses, sustituyendo a una compañera. Es muy frecuente visitar en sueños aquellos lugares donde estamos durante el día, más si, como en este caso, son tan llamativos y fuera del orden habitual de las cosas. Estoy convencido de que los contactos mentales con los presos con los que estuve hablando o que vi generaron visitas en sueños a las cárceles y sueños y pesadillas en este sentido. También es natural puesto que me gustan mucho las novelas y series policíacas y veo en los telediarios tantos acontecimientos terribles de asesinos en serie y todo tipo de conductas de auténticos demonios humanos. Hubo un tiempo en el que quise trabajar en sueños para evitar estos acontecimientos, es normal que acabara teniendo bastantes sueños sobre cárceles, delincuentes y asesinos.

dali

León/Sueño 17-05-2007

SARA Y EL VIOLONCHELO

Aparece Sara en su estado actual, edad y físico. Está tocando un violoncello. Puede ser una imagen metafórica, porque no parece factible en el futuro. Algunos detalles perdidos/ Parece casa de campo, puesto que puedo ver por la ventana el campo. Sara es pequeña, es niña, aunque el pelo corto y una sensación de niño lo enturbian. Es juguetona, cariñosa, un cielo, me acaricia,juega, también con… lo que me resulta tan sorprendente que el sueño como en la vida real.

COMENTARIO

De nuevo traigo este sueño para ratificar un comentario anterior sobre lo confuso que son los tiempos en los sueños. Lo de la casa de campo era totalmente fantástico en el presente del sueño, pero no lo es ahora que vivo en una casa de campo y puedo ver, mientras escribo, los árboles, la montaña y la terrible ventolera que tenemos desde hace veinticuatro horas, por cierto. Estoy pensando en Sara que me llamó el día del padre, dándome una gran alegría. El sueño anterior puede ser perfectamente la visión de un acontecimiento futuro para aquel presente. Podemos ver que las imágenes y recuerdos, que lo que pasa por nuestra mente, en el sueño parece real y de ahí la confusión y las contradicciones de los sueños. Sara aparece tal como es en el presente del sueño y al mismo tiempo tal como era de niña, al aparecer su imagen de niña en mi mente, y al mismo tiempo mi mente es consciente de estar aquí y ahora, en el futuro de aquel presente, en una casa de campo, viendo la naturaleza, pensando en ella, tal como es y tal como fue. Los sueños funcionan como nuestra mente que va al pasado, al futuro, que piensa en esto o en aquello, en esta o en aquella persona, tal como fue o es o será. Las barreras están en el mundo físico, no en el onírico o astral, en la primera atención, no en la segunda o en la tercera. Hay que tener esto muy en cuenta a la hora de interpretar los sueños o éstos se harán muy confusos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 





MI VIDA ONÍRICA XIV

20 09 2017

MI VIDA ONÍRICA XIV

SONY DSC

SUEÑO 21-08-2002

EL VÓMITO

Me despierto a las 5,30 de la mañana. Sueño muy vívido, demasiado, tal vez el más realista, lógico y controlado que he tenido nunca.

Escena primera. Parecía tener más episodios anteriores pero no los recuerdo y no tienen importancia para la historia.

NOTA ACTUAL: Este sueño forma parte de una historia mucho más extensa, como bien digo al anotarlo, aunque en ese momento no lo recuerdo. Las escenas anteriores se desarrollan en una mansión de unos gobernantes de un planeta X y forman parte de lo que luego sería la novela “El bufón del universo”.  La memoria nos juega malas pasadas. Estaba convencido de que el sueño que dio origen a esta novela de cienciaficción era único y muy extenso, pero estoy comprobando que no es así. Sin duda este sueño fue añadido con posterioridad a la historia del bufón, aprovechando que su temática encajaba. El recuerdo de que este sueño tuvo lugar estando de vacaciones, en el mes de agosto, en la montaña, donde había acampado, tal vez sea real, aunque parece claro que luego, al esbozar la novela uní más de un sueño a la historia. Incluso pudiera haber más de dos sueños que hayan conformado la historia completa de la novela. No sería de extrañar puesto que a lo largo de mi vida de soñador he tenido sueños con la misma temática a lo largo de un periodo de tiempo más o menos corto o largo, como si se tratara de escenas de la misma película o de capítulos de la misma novela. La impresión que he tenido muchas veces al interpretar mis sueños ha sido la de que todos estos formaban parte de una historia completa que yo iba troceando y recordando de esta manera, como un gigantesco puzle cuyas piezas eran colocadas al azar y sin orden ni concierto. Los sueños que han dado origen a relatos o novelas son aún más complicados de interpretar puesto que al escribir la historia muchas veces he confundido el sueño en sí con las fantasías que había generado ese sueño y que nada tenían que ver con el sueño como tal. También acostumbro a utilizar más de un sueño para mis relatos y novelas, siempre que tengan una temática parecida y puedan ser encajados y armonizados en la misma historia. Me ha picado la curiosidad y voy a dedicar unos días a rastrear los sueños que dieron origen a esta novela. El recuerdo, tal vez falso y confuso, del sueño que dio origen a la novela “El bufón del universo” era más o menos el siguiente: Estoy en una tienda de campaña, en la montaña, un mes de agosto, hace mucho calor, me despierto por la mañana tras un sueño muy extenso y vívido, muy imaginativo, delirante; salgo fuera de la tienda, busco deprisa el cuaderno y comienzo a escribir sin más, intentando recordar todos los detalles posibles, que se me escape el menor número de escenas soñadas; escribo durante horas hasta que el hambre me obliga a dejarlo, cuando ya el sueño estaba completo y solo quedaban por anotar pequeños detalles sin importancia que confiaba en no olvidar. Si esto ocurrió así está claro que este sueño, en concreto, no formaba parte de aquel sueño, pudo ocurrir unos días antes o unos días después, de ahí que la hora nada tenga que ver con mi recuerdo, puesto que a esa hora de la mañana ni siquiera habría luz y no recuerdo haber utilizado una linterna para anotarlo. Mi impresión es que este sueño fue incorporado con posterioridad a la novela, ampliando el primer sueño, puesto que su temática encajaba, aunque en la novela está bastante transformado para que armonice con toda la historia anterior.

bar-rumania

EN EL PUB

Estoy en un pub, amplio, agradable, excelente ambiente, juventud. Me he tomado varias cervezas y tal vez he comido algo, puede que unas albóndigas. Soy joven, estoy eufórico, charlo indiscriminadamente aquí y allá, veo la tv, de repente noto algo raro en el estómago, me entran ganas de vomitar, pongo la mano y vomito flores blancas sobre ella, una arcada me dobla y vomito sobre el suelo. Dos jóvenes, con quienes he charlado antes, me toman del brazo y me ayudan a salir a la calle.

Allí permanezco, vomitando sin cesar, el suelo es un río de lava blanca entre la que veo pequeñas bolitas marrones, pienso que son restos de las albóndigas. Me siento mejor. Para un gigantesco todoterreno, se bajan dos jóvenes altos, guapos, bien vestidos, uno con una zamarra de piel. Se ofrecen a llevarme. Subo al coche. Vomito. A ellos no les importa, pero a mí sí. Me bajo, en la acera vomito figuras, de mi boca sale como un fluido de lava blanca que al coagularse se convierte en figuras sólidas.

Entro al pub y me siento a una mesa. Veo a una chica rubia, alta, muy guapa, a través del generoso escote veo sus pechos, son hermosos, redondos, de piel suave y blanca, espléndidos. La deseo, me gusta mucho. De pronto el vómito, la arcada, en lo profundo del estómago, una plenitud sólida me obliga a echar fuera ese torrente de lava que sube hasta la boca. Brota un chorro de lava blanca, en la mesa va formando una figura, al solidificarse advierto que es el busto de la chica, su rostro ha quedado perfecto y no digamos sus pechos alabastrinos. Alguien advierte el fenómeno y se lo enseña a la chica que me mira y sonríe, me hace un gesto picaresco y acaba riéndose con ganas.

Miro a otras chicas del pub, todas hermosas y vomito sin parar, sin control, un terrible malestar en el estómago me obliga a ello. Los vómitos dibujan las figuras de estas chicas, algunas de cuerpo entero, otras solo el busto, otras las piernas o las caderas o el trasero, según una zona anatómica resalte más que otra. El suelo del pub se llena de figuras que los asistentes van tomando y se van pasando de mano en mano.

El vómito se hace imparable y tengo que ir al servicio donde vomito hasta calmarme. Regreso a la mesa y me siento. Noto la entrada de dos espléndidas chicas, especialmente una es lo más hermoso que he visto nunca, su rostro tiene rasgos exóticos, ancha de frente, pelo largo, ojos grandes y claros, barbilla fina, pómulos salientes. La otra es delgada, de figura siluetada, sin grandes protuberancias, una belleza más normal. Me viene el vómito, pero el fluido de lava es ahora más fino y utilizo colores. Dibujo sobre la mesa un hermoso cuadro del resto de la chica exótica, enmarcado en un fondo rojo, como de amanecer, su rostro aparece espléndido. Tiene una belleza sublime, angelical, dulce,, como si el alma de un ángel trasudase por todos sus poros. El cuadro llama la atención. Ella se acerca, lo mira y queda extasiada.

-¿Es así como me ves?

Yo asiento. Ella habla con su amiga.

-Nos lo llevamos. Quédate tú con… y su amigo o despídelos.

Las acompaña a su apartamento. Amplio, como un gigantesco almacén. Creo recordar que hay camas a lo largo de un pasillo, en ellas duermen hermosas muchachas, tal vez sea una residencia de estudiantes.

De pronto estoy en la cama con la chica exótica, está desnuda, tiene un cuerpo espléndido, con unos senos perfectos, un vientre liso y un sexo invitador. Su rostro sigue siendo muy hermoso, pero ha adquirido una expresión de lujuria. Me tumbo a su lado, la beso, acaricio su cuerpo, es un momento de dulzura inenarrable. De pronto el vómito, un hilillo de lava cae sobre ella, se coagula y aparece su rostro hermoso, pero demoniaco, impregnado de lujuria.

Se enfada, me expulsa del lecho. Su rostro sufre transformaciones demoniacas, incluso su cuerpo. Me levanto, me visto y camino por el pasillo. A la izquierda su amiga se encuentra en la cama, denuda, excitada por la posibilidad de hacer el amor conmigo y frustrada por el comportamiento de su amiga, se está masturbando. Su cuerpo está arqueado sobre la cama, la cabeza hacia atrás es invisible, las rodillas dobladas, el cuerpo en arco, el sexo abierto y generoso se me ofrece como lanzándose hacia mí. Tiene los grandes labios abiertos, húmedos, los dedos de su mano derecha manipulan su sexo de vez en cuando, entonces su cuerpo desnudo sube y baja en un paroxismo de placer. Siento la tentación de unirme a él pero me han expulsado. Recorro el pasillo donde hermosas doncellas duermen, algunas tapadas, otras desnudas, oras en camisa sobre la cama. Es un prodigioso harén.

Me han llevado a un psiquiátrico, me escapo de la consulta del psiquiatra y atravieso un taller donde hacen extraños juguetes, hermosos puzles que se encajan formando figuras surrealistas pero muy bellas. Hay un encargado, un hombre pequeño, delgado, con cara extraña, como pepinuda, con gafas, lleva bata blanca, me señala con el dedo, me increpa para que abandone el  lugar. Llegan dos enfermeros y me arrastran de los pies por el suelo. Vomito voluntaria y controladamente. En el suelo se forma una figura, es el hombre increpante, con el dedo apuntando hacia mí. Es una figura pequeña, pero perfecta, refleja la expresión colérica, demoniaca y ridícula del hombre, sin duda refleja su alma. Al observar la figura el hombre ordena que me dejen en paz. Me levanto y voy mirando los juguetes. Algunos están inacabados. Vomito sin cesar y se forman figuras de juguetes, acabadas, perfectas.

Una encargada con bata blanca y gafas se acerca al doctor y le habla. Le dice que las figuras completan las ideas de los juguetes, que estaban inacabadas por falta de inspiración. Le dice que soy un genio y debería contratarme. Se harían con el mercado de todo el planeta. Sigo vomitando, ahora figuras de juguete, originales. Controlo mejor el vómito, hasta es agradable, muy agradable.

Recuerdos confusos, perdidos. Aprendo a controlar el vómito, formo rostros a placer, pero hay un problema, no puedo evitar reflejar el alma de las personas con las que me encuentro. Eso me impide que las mujeres hermosas acepten mis ofrecimientos, me admiran, me quieren, pero ver su auténtico rostro en las figuras les repugna.

FIN SUEÑO

VOMITANDO

ESBOZO DE LA NOVELA

En un principio me pareció aprovechable para un relato de cienciaficción “El hombre que vomitaba mundos”, como anoto a continuación del sueño. Pero ese relato no cuajó, algo fallaba en él, por lo que lo abandoné hasta que surgió la idea del “Bufón del universo” nacida de otro sueño que espero encontrar y transcribir aquí.

En el esbozo para el primer relato aparece ya la transformación de las chicas del pub en sacerdotisas del culto al gran sexo de la mente cósmica.  Es una religión perversa que va adquiriendo muchos adeptos. El nombre del culto, provisional, no puede ser más cutre, en el esbozo del segundo relato, “El bufón del universo” tiene un nombre más aceptable.

En el esbozo del primer relato aparece lo siguiente: traslado al planeta Ahummita, escena pub, en un coche antigravitatorio, diseño moderno, casco suave, de color blanco.  Pub o establecimiento de bebidas de Olin. La chica exótica se llama Alauri ( un nombre que luego recordaría haber empleado en Diario de Ermantis) y la otra Orihumi. El edificio a donde me llevan es el gran templo. Lo sé después. Acabo de venir a la gran ciudad desde las montañas. Al vomitar soy consciente de que me he convertido en un mutante como hay muchos en el planeta. Los mutantes son muy extraños, cada uno tiene una especialdiad, unos alumbran como antorchas, otros parecen de goma, etc etc. Acepto la mutación que en mi caso es única. En forma del diario del protagonista. Esbozar episodios en el planeta y luego su viaje por otros planetas como la atracción más grande que nunca tuvo el espectáculo.

El relato del hombre que vomitaba mundos no pasó del esbozo. No me resisto a completar el anterior esbozo, realizado a continuación de la anotación del sueño/ Permanece contratado como ayudante de encargado en el taller de juguetes. Recibe un buen sueldo. Aprende a controlar el fluido que vomita/ En una visita una rica heredera de una fortuna le contrata para animar una fiesta. En ella se ríen de él y las figuras que vomita siembran el terror. Le piden disculpas y que no se marche. Uno de los juegos es el emparejamiento sexual al azar. A él le toca con atractiva señora, esposa de un alto cargo. Todo va bien  hasta que ya desnudos él la besa, al retirarse observa en su rostro el desprecio, no puede contenerse y la figura hace que la otra salga de la habitación, demudada/ El se queda y ve cómo van entrando una señora tras otra. Pregunta y le informan que ha sido objeto de una apuesta, hay mucho dinero en juego, quien gane se llevará una fortuna. Una tras otra van saliendo, demudadas, por fin entra la anfitriona. Todo va bien, él nota que no habrá problemas, pero entonces ella le dice que debe ayudarla a ganar la apuesta. El contesta que hará lo posible, la acaricia, pero al ir a penetrarla voluntariamente vomita una figura de la anfitriona como una diosa hermosa del sexo y el amor pero en los rasgos de su cara se refleja la codicia más vil/ En el taller le visita una sacerdotisa que  le invita a asistir a una ceremonia. Su religión acoge a todos los mutantes y les presenta como profetas de los nuevos tiempos. La mente cósmica les está utilizando para que todos puedan aprender a ponerse en contacto con ella y propiciar el nacimiento de una nueva era/Allí pregunta por Alauri y su amiga. Se han ido de viaje a otro planeta para presidir una ceremonia parecida/ Vuelve al taller. A pesar de lo sucedido es invitado de nuevo a una fiesta en honor del regreso de un viaje de estudios de su hija mayor. Allí se vuelve a hacer el juego de la apuesta. Todos fallan, finalmente entra la hija que pide disculpas, la han obligado. El le gusta mucho pero no quiere hacer el amor solo para ganar una apuesta. El le pide que renuncie al premio y le acompañe, ha recibido ofertas de varios empresarios de variedades. Viajarán por el espacio, de planeta en planeta, realizando exhibiciones/ Ella acepta, hacen el amor. Delante de todos ella rechaza el premio, le da la mano y sale de la casa/Gran presentación del escultor de mentes, como así le llaman en el espectáculo. Yegria, así se llama su compañera, es su ayudante/ El espectáculo consiste en vomitar pequeños mundos, pequeños planetas con diminutos habitantes. Ha aprendido a hacer que las figuritas se muevan. Descripción del espectáculo surrealista, cualquier crítica a las autoridades o a la sociedad está tan enmascarada que nadie la percibe/ Para finalizar el empresario solicita voluntarios para que puedan ver su alma en una escultura. Lo hace al final porque intuye que el miedo provocará estampidas pero no le importa, el espectáculo ha llegado a su final. El miedo atraerá a más gente la próxima vez/ El se niega pero el empresario es muy duro con él, le dice que los mutantes no tienen ningún futuro en sociedad, son despreciados y no les matan porque el culto a la MC está muy extendido y respetado, pero tienen que dedicarse al circo y a las variedades. Si el principal empresario no le contrata y prohíbe a otros que lo hagan puede ocurrir que se convierta en un paria y se muera de hambre.

bufones

LA NOVELA DEL BUFÓN DEL UNIVERSO

En cuanto encuentre el otro sueño podré saber las variaciones de esta historia. Mi recuerdo de ese sueño es ligeramente diferente. El bufón llega al espaciopuerto del planeta y es conducido a la mansión de los duques que lo gobiernan. Todos van vestidos como la aristocracia de Versalles. Es muy posible que en ese detalle influyera que por aquel tiempo estaba leyendo la saga de Dune y había visto ya la película de David Lynch. La secuencia del espectáculo es ligeramente distinta. Los grandes señores que lo presencian se encolerizan al ser mostrados sus pensamientos más íntimos de una forma tan repugnante y quieren asesinarle allí mismo, incluso desean utilizar a sus matones, que si no recuerdo mal eran una especie de robots-asesinos. La influencia de Dune en todo esto es muy clara. La hija de los duques pretende salvarle y lo esconde en su dormitorio.  No hay nada del juego de parejas que parece me lo inventé para añadir a la historia. En el sueño el bufón consigue escapar. Es posible que incluso exista otro sueño más, este con el protagonista con poderes telepáticos.  En ese sueño, que espero encontrar también, el bufón controla las mentes de la tripulación de la nave y se dedica a ir de planeta en planeta, haciendo espectáculos cada vez más hirientes, buscando una revolución. Se le declara loco, se pone precio a su cabeza, y el sueño termina con el bufón reflexionando sobre su futuro y si ha merecido la pena todo lo que ha hecho. Está solo, viajando por un universo vacío y sin ninguna esperanza que no sea la de acabar muriendo, incluso provocando que lo maten.

Finalmente ordené este puzle de la siguiente manera: Escena de la mansión, despedida de la hija de los duques, a la que no puede llevar consigo porque pondría su vida en peligro; escena del pub con las dos sacerdotisas del culto al sexo que lo llevan a su templo; un flashback sobre su pasado y cómo llegó hasta allí, tal vez aprovechando la historia de los mutantes y su trabajo en el taller de juguetes. El resto de la novela aún no tiene un esbozo claro, tan solo el final podría acercarse al final del sueño, con el bufón viajando en solitario por un universo vacío, sin la menor esperanza que no sea la de provocar su muerte.

INTERPRETACIÓN

A lo largo de mi experiencia como soñador, solo se han producido algunos sueños tan extensos y completos, como si se tratara de una película vista en sueños en forma cronológica, escena por escena, hasta el final. Tal vez no superen la docena. El primero fue el sueño de los ancianos de los días, que estoy relatando en Diario de un enfermo mental, el gran secreto de mi vida. El resto, en su mayor parte, han sido sueños sobre verdaderas novelas que yo mismo me estaba inventando en sueños. En este sentido me resulta muy difícil deducir si los sueños se debieron a un viaje al futuro donde yo mismo me veía escribiendo esa novela lo que explicaría muchas cosas, o si fue ese sueño el que generó la novela que a su vez yo pude ver en el sueño, como si las leyes temporales se hubieran roto. Esto me recuerda al famoso acertijo de “qué fue antes la gallina o el huevo”.  ¿Fue antes la idea de la novela que el sueño o fue el sueño el que generó la novela?

Esta paradoja temporal me ha preocupado a lo largo de toda mi vida de soñador. ¿Podemos viajar al futuro en sueños? ¿A qué futuro, si el futuro no está escrito y hay varias líneas de posibles futuros? ¿Podemos modificar un posible futuro si lo vemos en sueños? ¿Puede un yo futuro regresar al pasado para darle una idea a nuestro yo durmiente sobre decisiones que él quiere que se tomen, puesto que es ese el futuro que él quiera que se realice? ¿Podemos influir en el futuro de la humanidad a través de los sueños? ¿Podemos conseguir convencer en sueños a determinadas personalidades de actuaciones concretas, de tomar determinadas decisiones en lugar de otras, como me ha ocurrido en algún sueño muy curioso? ¿Es el mundo onírico una especie de laboratorio mental donde se prueban los diferentes futuros posibles y el escogido pasa a realizarse, como un parto en el que previamente se hubiera trabajado genéticamente la conformación del bebé?

Todas estas preguntas y más han sido una constante en mi vida como soñador, dando lugar a lo que yo llamo delirios oníricos puesto que lo que en ellos sucedía yo lo consideraba como real y ajustando mis conductas a esos parámetros. Han sido una fuente constante de inspiración para mis relatos y novelas. Incluso en la novela El loco de Ciudadfría me planteo todo lo que el sueño pudiera ser y cómo la vida que llevamos en sueños condiciona nuestro futuro en la vida real. Hace ya mucho tiempo que no tengo sueños largos, tal vez porque no deseo de ninguna de las maneras conocer las diferentes líneas de los posibles futuros que nos esperan y porque tengo demasiadas novelas en marcha, la mayoría de las cuales nunca terminaré, para preocuparme de nuevas y creativas ideas que nunca podré desarrollar.

Hay muchas más interpretaciones, más prosaicas de este sueño, que parece haber reunido a mis preocupaciones más importantes de aquella época, para que todas juntas bailen un buen rigodón. Para empezar la interpretación del vómito para mí está muy clara. Como enfermo mental, insultado, despreciado, marginado, que fue acumulando un odio feroz por el resto de la humanidad, el vómito es un símbolo tan claro que no requiere mayor profundización. El que el contenido del vómito se transforme en una especie de escultura del alma, que refleje la intimidad más íntima del reflejado, es algo que me parece extraordinariamente creativo. En efecto, una de mis fantasías delirantes más deseables para mí, era la de poder, de alguna manera, reflejar los sentimientos que yo creía ver en el interior de las personas que me insultaban y despreciaban. Esa era la mayor y la más demoledora de las venganzas para mí. Quienes nunca hayan vivido la experiencia de ser llamado loco por un montón de personas que no te conocen, solo te ven hacer cosas raras por la calle, o escuchar, escondido, cómo hablan de ti personas que dicen sentir mucho afecto por ti, o cómo te tratan ciertas personas de las que tú sabes, de forma fehaciente, intimidades que les pondrían a la altura de la suela de los zapatos, por mucho que tú seas un zapato zarrapastroso; o cómo podrían ser determinadas personas si tú fueras un verdadero telépata y no un loco delirante, si eso que te ha llegado a la mente tantas veces fuera verdad, entonces esas personas no se podrán hacer una idea cabal de mis sentimientos al respecto. Esa idea tan creativa que aparece en sueños tal vez tenga mucho que ver con mi portentosa imaginación y la facilidad con la que soy capaz de crear historias de ficción. Porque por mucho que haya fantaseado, que lo he hecho, y mucho – lo confieso con la vergüenza de quien ha deseado por encima de todo la máxima evolución espiritual, la santidad, el ser un guerrero impecable perfecto, ser un gurú por encima de toda la hediondez del mundo material- no he podido encontrar venganza más sutil y terrible. Gracias a Dios que Él no nos concede todo lo que le pedimos; ni permite que todos veamos las intimidades más íntimas de los demás y los demás vean las nuestras; que podamos mantener en secreto toda esa mierda que genera nuestra mente y nuestro mundo emocional; que podamos ocultar, al menos en buena parte, todos los actos miserables que hemos realizado a lo largo de nuestra vida… porque de otra forma, por mucho que uno se imagine todas las posibles variantes del Juicio final, con la justicia divina en toda su crudeza, no creo que pudiera ser algo muy diferente a lo que yo imaginé. Basta un poco de empatía para hacerse una idea de lo que pueden sentir los corruptos que han sido descubiertos, los personajes famosos y famosillos a los que se les descubre una vida secreta bastante mezquina y miserable, las tramas cloaqueras de los políticos que han estado en el gobierno (será por eso que los secretos de Estado solo salen a la luz cuando sus protagonistas están muertos) para hacernos una idea de cómo sería este juicio final, con todas las almas al desnudo. Confieso avergonzado que yo también quise ser como ese bufón del universo, capaz de retratar almas. No me importaba que mis secretos más íntimos, que mis mezquindades más mezquinas, que mis pensamientos más miserables, fueran puestos a la luz, con tal de que los de todos los demás siguieran el mismo camino. Cuando eres un loco despreciado por todo el mundo, un enfermo mental al que han desahuciado, una persona a la que se le ha negado el cariño, el afecto, el trato normal, cuando has tocado el fondo del abismo de la desesperación, ya no te importaría lo más mínimo que todos supieran a quiénes has odiado, a quienes has deseado la muerte, ni tus fantasías lujuriosas, ni tus conductas mezquinas, egoístas y canallescas, con tal de que ellos tuvieran que verse también con sus almas desnudas. No es lo mismo contemplar cuerpos desnudos, algunos de ellos donados por la naturaleza, sin ningún mérito de sus poseedores, otros conseguidos gracias a un sacrificio bastante ridículo, mientras ellos contemplan tu cuerpo obeso, tus michelines, tus grasas, todas las deformidades de tu cuerpo al que has tratado peor que si fuera basura, que contemplar almas desnudas cuyas deformidades o bellezas son mérito exclusivo de la propia alma.

Para mí la interpretación del vómito, tal como aparece en el sueño, es meridiana y no necesito darle muchas vueltas. También fue claramente un aviso, años más tarde sufriría de una úlcera de duodeno, vomitaría sangre, echaría sangre por abajo, sufriría terribles dolores y mi salud se resentiría considerablemente. No hace mucho una noche estuve a punto de ahogarme con un vómito de sangre, estando dormido.  Sigo teniendo problemas con las secuelas de la úlcera. Existe otro sueño antiguo en el que me veo en un servicio que no era el del piso donde vivía entonces pero sí podría parecerse al servicio de la casa donde vivo ahora. En ese sueño me veía morir solo, en el servicio, tumbado, vomitando sangre y echando por detrás. Era una muerte mezquina y repugnante. El sueño lo utilicé para mi novela El loco de Ciudadfría y es sin duda uno de los episodios más dramáticos de la novela. Pero este sueño es fundamentalmente una imagen de cómo vivía entonces las relaciones interpersonales y el acoso, el mobbing que sufría en el trabajo.

Tal vez sea uno de los sueños más claros y con mensajes más sencillos de interpretar. El tema del sexo también está muy claro, esa promiscuidad onírica, a veces teñida de cierto romanticismo, esas dificultades constantes para consumar cualquier tipo de situación, esa fascinación por la belleza femenina… Se puede decir que aunque he tenido pocos sueños eróticos todos han sido extraordinariamente vívidos, intensos, promiscuos, y la mayoría no consumados. Se podría decir que la situación onírica se asemeja bastante a la realidad cotidiana.

En cuanto a los extraños planetas, los viajes por el Cosmos, y las historias que se desarrollan fuera de la Tierra, son bastante comunes en mi vida como soñador. Estuve en un planeta rojo donde habitaban seres de cristal, sueño que también aprovecho para la novela El loco de Ciudadfría, concretamente en el capítulo El sueño iniciático. También he estado en planetas habitados por gigantes, con extraños animales prehistóricos o en mundos subterráneos o extraños castillos y fortalezas que tenían poco que ver con la Edad Media terrestre. En los libros de Castaneda estos viajes no solo son considerados posibles sino que se les considera frecuentes. Lo bueno de estos sueños, al menos para mí, es que siempre los aprovecho para alguna novela de fantasía o cienciaficción que me resulta muy interesante y divertida.

Intentaré encontrar los sueños que se relacionan con el bufón del universo, así como otros sueños de viajes interplanetarios, para hacer una serie. Me llevará algún tiempo porque no tengo inventariados ni un tercio de todos los sueños que he tenido.

maxresdefault

 

 

 





MI VIDA ONÍRICA XIII

4 07 2017

 

noticias_20498_640x480

LEÓN 21-09-2006

TITULARES DEL SUEÑO

En el Tibet, con Sara/ Compartimos la misma celda/ Vuelo, caigo y ella me recoge/ Dueño monasterio conserva comida en su celda a escondidas/ Saludo efusivamente a un compañero, quien se asombra de mi edad, 50, cuando él tiene 16.

COLEGIO DE VALLADOLID

Paseando colegio de Valladolid/ Celdas de cuatro camas, situadas en cuadrado/ Me toca al lado de la puerta, a la derecha/ Sara la siguiente/ Coloca sus cosas de niña sobre la colcha/ No hay ningún sentimiento contradictorio con lo de niña/ Puede que sea un niño con forma de niña/ Problemas para ordenar las cosas, llega la hora del desayuno y no estoy vestido, ni la cama hecha. Espero un castigo/ Comedor, mesas de cuatro/ Saludo a un compañero que lleva hábito de monje, blanco, con capucha/ Me mira sorprendido, le estrecho la mano, casi a la fuerza, muy efusivamente/ Sorpresa debido a mi edad, 50 años/ Es como si hubiera un salto en el tiempo/ Me da la sensación de que piensa que sigo siendo el típico bromista.

monjes67

EL TIBET

Escenas de vuelo sobre un ranchito de alta montaña/ Parece el Tibet, sentimiento de que es el Tibet, aunque no reconozco el Everest/ Vuelo fantástico sin problemas/ A vista de pájaro puedo ver un diseño en tierra y cómo se mueve la gente en el suelo/ Caigo por un fallo en el vuelo/ Me recoge Sara que vuela conmigo.

Amo del  monasterio es un joven monje que tiene su celda llena de comida/ Los cajones de su mesa están llenos de inmensas manzanas, unas rojas y otras verdes/ Resulta un amo de monasterio bastante ridículo/ Situado el monasterio entre el esperpento y la realidad de una vida monástica moderna, o más bien de interno en un colegio moderno/ El sueño se desarrolla con absoluta normalidad/ Por mi parte acepto las peculiaridades de la situación, sin inmutarme ni intentar cambiar nada/ Sigo mi propio ritmo o pautas de conducta habituales/ Tengo la sensación de que esas es una experiencia peculiar, como fuera del tiempo, en un mundo paralelo o dimensional con unas características especiales.

Sueños durante esta temporada muy extraños, poco que ver con la realidad cotidiana, excepto en el tema laboral/ Sueños de locura, de psiquiatrícos. Sueños de realidades en mundos paralelos, sin mucha relación con la realidad cotidiana. Sueños de entornos y con personas desconocidas, con poca o nula relación con las actuales circunstancias.

COMENTARIO PERSONAL

Anotado en la libreta pequeña 27, no en los cuadernos grandes de sueños. Lo he encontrado repasando libretas antiguas buscando sueños sueltos. Antes de iniciar la anotación sistemática de sueños solía anotarlos en las libretas que utilizaba para esbozar mis relatos y novelas, luego decidí utilizar cuadernos muy grandes puesto que algunas anotaciones eran muy largas y un cuaderno grande apenas me duraba dos o tres meses, habría tenido que gastar muchas libretas pequeñas simplemente para anotar los sueños de un mes.

Es un sueño peculiar, por la temática, el Tibet y mi vida en un monasterio, algo que a pesar de mis creencias budistas y mi fascinación por el Tibet y el Potala no he tenido muchas veces. También es peculiar el sueño con mi hija Sara, no porque haya soñado poco con ella -en el índice de sueños, ella aparece casi tantas veces como su madre- sino porque compartamos sueño haciendo algo en común. Normalmente mis sueños con ella se refieren a la observación de su vida, sobre todo en el futuro, como si la vigilara estrechamente para evitar en lo posible situaciones negativas. El volar juntos indica un sueño astral compartido, una especie de pacto onírico para ocupar parte del sueño en explorar el mundo onírico. Esto no es habitual. Normalmente cuando sueño con familiares, seres queridos, amigos o conocidos, la temática del sueño versa siempre sobre acontecimientos de los que soy espectador, sin intervenir, ni compartir sueño. Es como una película un tanto confusa y a veces delirante, puedo soñar con acontecimientos pasados, muy transformados, o sobre posibles acontecimientos futuros muy delirantes y poco probables, pero en ellos siempre soy espectador, no participo, no controlo, no comparto el sueño. He observado que es muy difícil compartir sueños con personas a las que me une un estrecho afecto o un lazo familiar, hay una especie de bloqueo o de restricción programada, como si fuera consciente de que cualquier sueño que tenga con ellos puede llegar a ser fácilmente compartido y recordado, no solo por mí. Es como si el mundo onírico fuera algo muy íntimo y personal que no apetece compartir con los seres queridos, como si éstos nos pudieran sorprender haciendo cosas que no queremos que sepan. Por eso este sueño con Sara es raro y poco habitual. También me ha ocurrido lo mismo con todos mis familiares y personas con las que he compartido una relación muy afectiva. No aparecen en mis sueños y cuando lo hacen es solo como si contemplara una escena grabada por mi mente, una especie de vídeo que reproduzco y observo como simple espectador.

image

He observado que los familiares son bastante remisos a hablar de sus sueños y tampoco gustan de que tú les hables de los tuyos, es como si tuvieran la posibilidad de leer informes detectivescos, que ellos no han encargado, pero que ponen en sus manos, sobre familiares y seres queridos. Sienten vergüenza de atisbar en intimidades que deberían permanecer ocultas. Es por eso que tengo anotados tan pocos sueños “compartidos”, es decir que la otra persona me ha ratificado que ella también ha tenido ese sueño, aunque no tiene por qué ser en la misma noche, de hecho es más fácil que se produzca un intervalo de tiempo, que bien puede ser posterior al nuestro o anterior. El tiempo en los sueños es algo muy curioso, no es que no exista, solo que no parece tener la menor importancia, como una etiqueta que uno pone en un objeto para identificarlo, pero sin la menor importancia cronológica. A pesar de ello y teniendo en cuenta una estadística elemental de las personas que han aceptado hablarme de sus sueños, yo diría que el sueño compartido es bastante habitual y que cuando tú sueñas con un familiar o ser querido es fácil que él también haya soñado contigo.

Nadie es profeta en su tierra, en casa del herrero cuchillo de palo, donde hay confianza da asco etc. Son expresiones que nos indican bien a las claras la dificultad en llevar a cabo ciertas tareas en común cuando hay una relación familiar, afectiva, de confianza. Esto ocurre con mayor intensidad en sueños. De alguna manera estamos compartiendo experiencias en un mundo esotérico o dimensional, en el que cada soñador posee una evolución espiritual diferente y actúa de acuerdo a ella, quien está más avanzado hace de “maestro” y el otro, menos avanzado, de discípulo, sin que para ello cuente la relación existente en el mundo “real”, un hijo puede hacer de maestro de un padre y una madre puede ser discípula de una hija. Pero si observamos cómo reaccionamos en el mundo de vigilia ante hechos que nos parecen chocantes, como que un hijo intente darnos lecciones (cuando seas padre comerás dos huevos, me decían a mí de niño) nos haremos una idea de cómo nos sentimos en sueños cuando aparece un ser querido como maestro que nos guía. No es buena idea ser el maestro de tus seres queridos o intentar enseñarles algo de forma sistemática, para estudiar ya está el profesor, para aprender artes marciales está el maestro, para estudiar música la profesora del conservatorio. Nos limitamos a enseñar cosas puntuales que nos permitan un momento de intimidad afectiva sin tener que pagar el precio de una enseñanza sistemática durante mucho tiempo, algo muy erosivo. Digamos que podemos enseñar a montar en bici pero sería un error enseñar una asignatura a un hijo.

Con mi hija Sara he tenido muy pocos sueños compartidos, en los que ambos hayamos explorado el mundo onírico de mutuo acuerdo. Por eso este sueño es tan peculiar e importante para mí, porque me indica que de alguna manera ha existido una relación onírica que puede ser muy diferente, paralela a la situación en el mundo de vigilia. El hecho de que ella me ayude cuando dejo de volar y me caigo es algo muy simbólico y que podría interpretar en los momentos actuales como un mensaje onírico perfectamente claro.

En cuanto al Tibet, me resulta curioso que haya soñado tan pocas veces, teniendo en cuenta mi fascinación por aquellos paisajes, por los monasterios y lamaserías, por los lamas, por mi deseo, desde muy joven, de visitar el Tibet y quedarme allí, en algún monasterio. También he tenido muchas veces la sensación, muy intensa, de haber vivido allí como monje en una reencarnación anterior. A pesar de ello son contados los sueños con el Tibet y he sacado muy pocas conclusiones de ellos, no he podido ratificar una vida anterior ni mucho menos el menor detalle de ella, ni parece tenga contacto con lamas o compañeros de esa hipotética vida anterior. Me resulta llamativo haber tenido sueños más concretos sobre una posible vida anterior como soldado alemán, tal vez nazi, que sobre una vida en el Tibet. Mis cartas de Milarepa y esa sensación tan intensa de estar en contacto espiritual con este gurú tibetano, no tienen ningún reflejo onírico concreto. No he soñado con Milarepa ni con el Tibet y tan solo recuerdo haber tenido un sueño importante con un anciano que bien podría haber sido un maestro cósmico, no necesariamente tibetano. El compartir una celda en un monasterio tibetano con Sara indica una afinidad espiritual y un afecto muy especial entre nosotros. Es curioso que en el sueño del colegio de Valladolid, donde estudié cinco años, aparezca también ella. He soñado mucho con ese colegio y esos años de estudios, es una constante en mis sueños, tal vez porque aquella etapa de mi vida se ha revelado muy importante en mi evolución psicológica. También esa apariencia onírica de Sara, siempre tan confusa, entre si es niña o niño, es algo reiterativo en mis sueños. No tengo una explicación clara, podría ser un hijo suyo, podría tratarse de un cambio en la línea de las reencarnaciones (dicen que es muy raro cambiar de sexo al reencarnarse, si has sido hombre en varias reencarnaciones seguidas solo un acontecimiento muy especial podría hacer que te reencarnaras como mujer en un momento concreto, y al revés), podría ser un ser muy querido de reencarnaciones anteriores que aparece constantemente con ella y de ahí mi confusión, e incluso podría ser que yo hubiera sido su hijo en una reencarnación anterior, todo puede ser posible, pero no tengo ningún dato que corrobore ninguna de esas hipótesis.

Yacek Yerka, pintor onírico

En este sueño se juntan dos hechos muy poco habituales, que sueñe con el Tibet y que comparta sueño con Sara, haciendo cosas juntos. Todo lo demás es bastante corriente, el lama del monasterio, al que en el sueño llamo “amo del monasterio” y así lo anoto, bien podría ser yo mismo acumulando comida, algo tan unido a mi naturaleza en esta reencarnación que es lógico pensar ha ocurrido en vidas anteriores. La mezcla del Tibet con el colegio de Valladolid al que acudo en sueños constantemente, dándose la paradoja de verme allí con la edad del sueño, en este caso los cincuenta (curioso que el sueño esté datado en el año 2006 puesto que en efecto, en ese año yo tenía cincuenta años) es algo corriente en sueños, donde uno atraviesa paredes temporales y espaciales con suma facilidad. lo mismo que hacemos al recordar con nuestra memoria, dando saltos increíbles, como pensar en lo que hicimos ayer y al mismo tiempo recordar un acontecimiento de niños, muchos años atrás.

Para finalizar algunos datos sobre mis técnicas para recordar sueños. Al anotarlos suelo hacer un pequeño encabezamiento, que es el título del sueño. En este caso los datos esenciales para recordar el sueño eran Tibet-Sara, luego añado los episodios que me parecen más importantes, vuelo-caigo-y-ella-me-recoge. Los otros datos son meramente anecdóticos y su anotación se produce porque ando sobrado al recordar el sueño. El título del sueño, al despertar, es para mí algo tan importante, que rara vez recuerdo sueños a los que no haya conseguido poner un título justo al despertar. Algunas veces el título es confuso y eso hace que el recuerdo del sueño también lo sea. Lo utilizo como una especie de llave que me permite abrir la puerta del sueño que he dejado atrás, cerrada, al despertar.

A veces, en las anotaciones de los sueños, hago una pequeña recapitulación de las temáticas más frecuentes durante una temporada concreta. En este caso constatar que no sueño con personas concretas de mi vida cotidiana, tampoco con familiares o conocidos, es algo que ya he hecho antes y que haré después. No encuentro otra explicación que mi situación personal en todas estas etapas, después de haber sufrido una etapa muy dura de acoso en el trabajo, problemas con mi fobia social, problemas de pareja y familiares, problemas para relacionarme, no es extraño que en el sueño se refleje todo esto. No quiero soñar con gente conocida porque la relación con ella es mala, rompí con mi familia de sangre, tuve problemas con compañeros en el trabajo, sufrí de fobia social, no tengo amigos ni me relaciono si puedo evitarlo, no tendría sentido huir de ellos durante la vigilia y luego buscarlos en sueños. Los sueños con psiquiátricos fueron muy habituales en una etapa de mi vida, solía estar allí encerrado, sin poder salir el resto de mi vida, algo que no resultaba sorprendente, teniendo en cuenta que estuvo a punto de pasarme. En cuanto a los sueños en paisajes, entornos, con personas o entidades extrañas, se convirtió en algo habitual hace unos años, el hecho de que yo los achaque a viajes a otros planetas o mundos, o a mundos paralelos, no significa que tenga que ser así, pero es muy llamativo y aún no he encontrado una explicación razonable. Es como si en sueños me dedicara a viajar a otros mundos y a otros tiempos porque esta vida, este tiempo, ya no me interesa, es como si hubiera dado por finalizada mi vida antes de que se produzca la muerte.

279





MI VIDA ONÍRICA XII

1 01 2017

SUEÑO LEÓN 7-12-1992

260px-p1040460_paris_ii_rue_saint-augustin_rwk

No se puede calificar de pesadilla. Sueño más bien cómico o con ribetes cómicos.Viaje a París o estancia en Paris acompañado de mi mujer.Recuerdo preciso atravesando calles por sitios complicados,no respetando paso de cebras ni semáforos.Aparece guardia circulación llamando la atención.En un principio características normales,luego se convierte en histrioníco. Muy difuminado acompañamiento de mi mujer en el sueño.-No hay recuerdos precisos. Podra calificarlo de entendimiento,falta de conflictos pero al mismo tiempo distanciamiento,sereno y equilibrado,con otro factor extraño que no puedo determinar.Aparece persona,abogado,conocido por mi,cara y aspecto físico adecuado a la realidad,sin deformación.No recuerdo encuentro.Parece aparentemente casual,como turistas pregutándose mutuamente dirección Norte y Sur.Me coge del brazo,me lleva con cortesía,delicadeza,pero casi con presión implacable.Me conduce  por calles.Presencia de mi mujer no muy lejana,pero sigo por inercia.Todo lo que sucede en el sueño me parece bien,lo tomo con filosofa,casi con buen humor.

Transformación policia en una especia de funambulista que recibe dinero haciendo cosas extrañas.Todos intentamos hacernos entender con un francés macarrónico.

Yo dirijo ahora,estoy seguro donde está el Norte y de que llegado a un punto lo reconoceré…. Separación del brazo del abogado. Aproximación a mi mujer sin llegar a ser aproximación física fuerte, pasional; si lo es con buen humor,cariñoo;pero hay distanciamiento físico.

De camino nos encontramos una especia de borracho unido a un grupo,parecen comentar algo y se dirige a mi mujer.La separación física de mi parece darle a entender que no hay relación afectiva.Es muy atractiva.La aborda de malas maneras.Me acerco.,haciendo un gran esfuerzo intento hablar francé…s y explicarle que es mi esposa.Se niega.Lucha.Aparente dominio mio, el es mayor,casi un pordiosero.Yo soy poderoso. Sé… artes marciales.Lucha cómica.Utilizo llaves y hago virguerías. Sorpresa ante la agilidad y reacción del otro,me tira al suelo,tengo que catapultarlo por encima de mi.Se levanta con agilidad.Sigue la lucha en un plan totalmente cómico,no recuerdo con precisión cómo termina.Parece le hago comprender que es mi mujer y abandona.

Presencia abogado se difumina.No recuerdo.Parece que desaparece la escena.Fin del sueño al parecer al despertar.Trato de recordar más detalles inútilmente.Recuerdo en general: sueño tranquilo,dominio de la situación,no componente angustia.Sentido del humor muy acusado. Desorientación no es importante.Despertar debido al dolor de barriga al tomar producto para hacer del vientre. Sensación mi mujer se ha cambiado de cama y me ha dejado solo.

INTERPRETACION: Mejora pesadillas anteriores.Desaparece componente angustia y agresividad hacia mi y de mí a los demás.Situaciones tomadas con humor. Asimilación problemas. Pasotismo curioso como una especie de decisión de que lo que sucede en la vida tiene solución o al menos no me va a angustiar.

Distanciamiento de mi mujer:No es fácil de interpretar debido a crisis matrimonial.Sin embargo no es excesivamente físico no hay agresividad por ninguna de las dos partes.No hay intento acercamiento pasional erótico por ninguna de las partes,pero sí aparente ternura y compás de espera.

 

Por mi parte componente celos.indicio de pasión y de defensa relación.Por otro lado aparición de abogado exclusivamente para mi.No veo relación con abogado concreto.No hay recuerdo en la realidad hace poco que lo expliqué….Su conducta y aparición pueden explicarse a mi miedo a un rompimiento matrimonial.Sin embargo no es angustioso,no hay enfrentamiento y parece desaparecer por si mismo.La espera parece puede arreglarlo todo. Asimilación en general problemas pesadillas anteriores. Desaparición del miedo a la locura. Manías. Angustias. Medicación no aparece, una cierta asimilación. POSITIVO.

louis_de_funes_1978_ws_1-zoom

 

COMENTARIO PERSONAL

Ordenando y organizando las libretas y cuadernos donde tengo anotadas historias para relatos y novelas me encuentro con anotaciones de sueños muy antiguas, antes de que iniciara una anotación sistemática de los sueños en cuadernos grandes, gigantes, en el año 2007. Estoy seguro de que acabaré encontrando otros sueños más antiguos en alguno de mis primeros cuadernos de anotaciones para mis novelas, no obstante éste es el más antiguo encontrado hasta el momento. No parece que hiciera una anotación sistemática de los sueños al despertar, posiblemente me limitara a anotarlo en la libreta o cuaderno que estuviera utilizando en aquel momento por lo que el descontrol de las anotaciones hará muy complicado la confección de un índice cronológico. Es posible que tardara en anotar los sueños ya que no recuerdo tener libretas o cuadernos encima de la mesilla de noche, tardaría años en tener a mano un cuaderno exclusivo para anotar sueños y en utilizarlo nada más despertarme para que el recuerdo estuviera lo más reciente posible.

He comprendido que la tarea de localizar y ordenador todos los sueños anotados será un trabajo muy complejo y que me llevaría demasiado tiempo, del que no dispongo a pesar de mi jubilación ya que mi prioridad es rematar algunas novelas y subir textos al blog de forma sistemática. He tomado la decisión de centrarme en los sueños más interesantes que me puedan ayudar a interpretar mi evolución personal, mi vida de pareja y familiar, mi evolución como enfermo mental y como iniciado, como guerrero impecable. La tarea que me había impuesto de subir todos los sueños de forma cronológica y sistemática no tiene sentido ya que nunca lo conseguiré, lo importante es que pueda rastrear mi personalidad durante todos estos años a través de los sueños.

Dada la fecha observo que llevo más de 25 años anotando sueños, tal vez más puesto que recuerdo haber anotado sueños estando soltero, aunque no de forma sistemática. Me resulta complicado situar el sueño en un contexto espacio-temporal aunque sí puedo deducir algunos datos importantes: Debía llevar seis años casado, vivíamos en el primer piso del matrimonio, sin duda estaba en plena fase del telépata loco, un momento grave en mi enfermedad mental. Es posible que aún tomara medicación, el recuerdo que tengo es el de abandonarla cuando estaba tomando prozac y eso fue posterior. Trabajaba en un juzgado de León, no en la oficina de notificaciones, por lo tanto puedo situar el sueño en un entorno bastante claro y sencillo de recordar para mí. Es posible que estuviera a punto de ascender y trasladarme a otro juzgado fuera de León, por lo tanto el sueño puede ser anterior a la terrible crisis mental, de pareja, antes del nacimiento de nuestra hija, tal vez la crisis más espantosa que recuerdo durante la vida de pareja y familiar y una de las más importantes como enfermo mental, dejando de lado mi etapa negra en Madrid con los correspondientes intentos de suicidio. Creo que estaba cerca la ruptura con mi familia de sangre y uno de los momentos más delicados como enfermo mental.

Recapitulando todo lo que fue mi vida de pareja me he encontrado con recuerdos verdaderamente infernales relacionados con mi condición de enfermo mental y de mi incapacidad para convivir en pareja. Ya antes del matrimonio había dado por supuesto que llegaríamos al divorcio con los años, en base a extrañas premoniciones y sueños que me llevaron a grabar una cinta de audio con música de Morricone para la película Érase una vez en América”. He mirado en la wikipedia la fecha de la película, es del año 1984, teniendo en cuenta que el matrimonio se celebró en el año 1988, era algo bastante reciente para mí. No sé por qué aquella música y la historia de la película me afectaron tanto. Recuerdo que grabé la música con lágrimas en los ojos, previendo lo que iba a pasar con los años. Se puede decir que ya antes del matrimonio daba por supuesto que no funcionaría y que acabaría en divorcio. A pesar de ello decidí seguir adelante en una elección muy lúcida, ocurriera lo que ocurriera yo quería seguir ese camino y estar al lado de mi entonces novia todo el tiempo que fuera posible. Era una cuestión de tiempo, aguantar el máximo posible. Todo esto se tiene que reflejar necesariamente en el sueño. Problemas de distanciamiento los hubo desde el principio, la relación fue muy difícil, muy complicada. Aún hoy sigo sin entender cómo ella pudo aguantar tanto, cómo pudo soportar aquella vida con el enfermo mental que era entonces.

erase_una_vez_en_america-caratula

No sé por qué me he levantado hoy con la necesidad de buscar sueños atrasados hasta encontrar los primeros sueños anotados. Estas fiestas han sido duras para mí, he tenido una importante crisis que por suerte no ha llegado a ser algo serio. Con el nuevo año he decidido hacer una recapitulación completa de mi vida de pareja y de mi evolución como enfermo mental, para ello me voy a servir de los sueños puesto que entonces no llevaba diario y apenas comenzaba a escribir en el cuaderno que titulé Recuerdos, todo lo que había sido mi vida desde la infancia. Me he levantado con la sensación de una enorme fragmentación de mi personalidad puesto que todos aquellos recuerdos están bloqueados en mi memoria para impedir que pueda regresar a lo que fue mi peor etapa como enfermo mental. He decidido que debo pegar, cohesionar toda mi personalidad a través de los recuerdos de mi vida, sin ello nunca lograré asumir con entereza y ecuanimidad esta última y solitaria etapa de mi vida.

La interpretación que hice en aquel momento sobre la marcha me hace recordar una época de espantosas pesadillas que abordaré en próximos capítulos de Diario de un enfermo mental, el gran secreto de mi vida. El miedo a la locura, a volverme loco sin remedio, es decir a perder todo contacto con la realidad y llegar a la demencia absoluta, fue crucial en aquella etapa y lo venía arrastrando de muchos años atrás. Tardaría aún algún tiempo en asumir que uno no se vuelve loco con tanta facilidad, como me dijera mi última psiquiatra, antes de que definitivamente dejara la medicación y decidiera no volver a seguir nunca una terapia psiquiátrica.  Aún hoy me aterra el sufrimiento que me causó aquel miedo. También el tema de la medicación estaba presente en mis pesadillas que anunciaban la decisión drástica que iba a tomar en no mucho tiempo. Se puede decir que en sueños se iba fermentando una decisión que me costó mucho tomar pero que ya estaba anunciándose a pesar del terror que me causaba la posibilidad de no ser capaz de sobrevivir sin medicación, algo que tuve muy en cuenta, asumiendo ese riesgo con gran lucidez, la muerte siempre había sido una posibilidad real y verosímil.

En cuanto a la crisis de pareja, ya existía en aquel momento y la presencia de ese abogado extraño que no puedo relacionar con ningún profesional que conocía en aquel momento, parece indicar con bastante claridad la sensación de que la separación era una posibilidad muy real. El viaje a París se relaciona con lo mucho que me gustó cuando pasé allí quince días de soltero, en uno de mis primeros viajes tras conseguir la plaza en la oposición. Siempre fantaseé con la posibilidad de llevar a mi mujer de luna de miel atrasada a París. Era un sueño que me costó descartar y que me hace pensar lo lejos que en realidad estábamos uno del otro y lo que me costó llegar a asumir que que nuestras filosofías vitales, gustos e ilusiones eran tan opuestos que resultaba casi imposible armonizarlos, como así fue. Me llegaría a enterar que ella odiaba París y que jamás hubiera ido conmigo, lo suyo era el mar, la playa, el sol.

Es interesante la pelea con el borracho y mi voluntad de defenderla, que interpreté entonces e interpreto ahora como un deseo más allá de toda esperanza de defender aquella relación hasta la muerte. El hablar francés en sueños no era nuevo para mí puesto que el estudio del francés en el bachillerato a veces me hacía soñar con que hablaba francés. Todo el sueño tiene un componente extraño que el comentario de entonces tildo de cómico o humorístico. Nada en el sueño parece indicarlo, aparte del policía histrión y de la lucha de artes marciales. Todo anuncia la tragedia, sin embargo ya había logrado introducir en mis sueños el humor, haciendo que las pesadillas fueran escenas que contemplaba con distanciamiento. El nacimiento de mi faceta de humorista, la creación de mis personajes humorísticos, tardaría un poco en aflorar, pero ya se veía venir en sueños. Tildar de positivo este sueño solo indica lo mal que estaban las cosas, con una crisis de pareja grave, con problemas serios como enfermo mental, todo era terrible y sin embargo me parece positivo en comparación con lo vivido con anterioridad. Recordando aquella etapa me doy cuenta de que en realidad en mi vida no han existido buenos momentos, solo momentos menos malos.Creo que por entonces aún seguía asistiendo a clases de taekwondo lo que explicaría que fuera capaz de hacer aquellas “virguerías” en sueños. Es interesante el componente de los celos que fue muy importante y grave en los primeros años de matrimonio y del que hablaré en el delirio onírico, siguiente capítulo de mi diario, el gran secreto de mi vida. Aparte de los celos normales en un hombre casado que considera a su mujer muy atractiva y observa con miedo cómo la miran otros hombres, el delirio celotípico estuvo muy relacionado con el componente esotérico, la apertura del tercer ojo, los sueños premonitorios y cómo mi enfermedad mental lo transformó todo en una espantosa alucinación en la que me sumergí como en el mismísimo infierno.

Creo que esto es el comienzo de una recapitulación muy seria sobre aquella etapa de mi vida. La crisis sufrida esta Navidad me hace pensar que ya no me queda nada que me ilusione o me de una esperanza por delante de mí, lo que me espera es un tranquilo y sólido camino hacia mi última danza con la muerte, por lo que la recapitulación se hace urgente. No me guía la posibilidad de ayudar a otros enfermos mentales o familiares a comprender cómo funciona nuestra mente, nuestra psiquis, y qué se puede hacer al respecto, eso es algo que ha dejado de preocuparme, no creo que pueda aportar nada. Necesito alcanzar la totalidad de mí mismo, en el lenguaje chamánico del don Juan de Castaneda. Necesito recapitular para crear un doble que entregar al Águila cuando pase a su lado en el momento de la muerte. Este será el año de la recapitulación, lo necesito con urgencia porque tengo la sensación de que no me queda mucho tiempo y el poco que aún resta no será tan plácido como yo había calculado al llegar a la casita en la montaña. Rastrear en sueños toda aquella época será muy doloroso pero imprescindible.

 

 

 





MI VIDA ONÍRICA XI

24 10 2016

MI VIDA ONÍRICA

mundo onírico.jpg

León 28-12-2007

Me he olvidado de hacer una diligencia que queda sobre la mesa/ C. se enfada porque ya la tenía preparada para devolver, prometo que iré antes de comer/ A. anda por allí/ Voy por una calle que podría ser de S./ No encuentro lo que busco/ Una calle que se llama de otra manera al principio, luego es la que busco/ Edificio con una entrada que parece una catedral rara,no puede ser una fábrica, número 242/ Pregunto a dos trabajadores que saben el nombre de la empresa, uno no quiere decirme nada, pienso en decirle algo fuerte, me callo/ Hay cámaras de televisión/ Una periodista con micrófono/ Pregunto al portero o conserje, me pongo duro para que pase con el director o encargado, empleado de la oficina, habla del FBI, le digo que se lea la ley, punto por punto y luego opine/ Me veo como un hombre maduro, con barba, bajito, una especie de actor (¡cómo se llama?/ Doy un golpe sobre la mesa, hablo de la policía y no sé qué más/

Sueño curioso, C. está de baja. ¿Es una premonición sobre un posible futuro? Creo verme a mí mismo y soy otro/ Coche parece mental, viaje en coche mental/ Imagina/ Imaginar como reflexión mía y como que son cosas exteriores a mí.

COMENTARIO PERSONAL

En el índice de temáticas oníricas que he confeccionado, el trabajo y todo lo relacionado con él es de las temáticas más numerosas. No es sorprendente dado que a lo largo de nuestra vida pasamos tantas horas o más trabajando que durmiendo. Todo lo relacionado con el trabajo tiene una gran importancia en nuestra vida y, aparte de ocupar mucho de nuestro tiempo, está entre las causas más importantes de estrés y el entorno que genera más problemas y más nos preocupa. En mi caso el trabajo fue algo obsesivo durante muchos años, especialmente durante los que sufrí  de mobbing o acoso. No me gustaba mi trabajo, era un medio para sobrevivir, nunca lo llevé bien y siempre iba a trabajar con miedo, obsesionado por no cometer algún error que me causara problemas, incluso su pérdida. Creo recordar que en esta fecha ya había terminado el problema del mobbing, aunque nunca terminó del todo hasta que pedí el traslado. Fueron años muy duros, calculo que unos quince, durante los cuales tuve que sufrir lo peor de mi fobia social, surgida del mobbing aunque creo que estaba ya enquistada en mi psiquismo. Es posible que la depresión mutra, como un virus, y en lugar del virus depresivo pillé un terrible virus fóbico. En la enfermedad mental las patologías son solo el papel de regalo que cubre ese regalo envenenado que algunos recibimos de la vida. En el fondo es un miedo básico a la vida que se manifiesta de diferentes maneras según los momentos.

mundo onírico 2.jpg

Los personajes del sueño son reales aunque tal vez no coincidan del todo con la cronología del sueño. De hecho en el confuso comentario que anoto al final comento que uno de ellos se encuentra de baja. El otro acabaría falleciendo, no sé si con anterioridad o posterioridad al sueño. Debido a unas circunstancias muy especiales esta persona tuvo una gran importancia en mis delirios mentales de la época y su fallecimiento fue un trauma para mí, convencido de que había “visto” su muerte, que había tenido una premonición de su dramático final en un momento clave, tal vez anterior al mobbing, y en la peor temporada de mi delirio como telépata. El que aparezca en el sueño tiene mucho sentido teniendo en cuenta todas estas circunstancias. En cuanto al otro personaje era muy posible que la escena pudiera tener lugar en algún momento,  dado su trabajo y la extrema dificultad que tenía yo entonces para realizar mi trabajo, pero nunca ocurrió y menos podía ocurrir en el momento del sueño, cuando él estaba de baja. La relación que tuve con él fue bastante normal y su aparición en el sueño creo que tiene más que ver con mi obsesión por no cometer un solo error en el trabajo que con su influencia en mi subconsciente.

El sueño cambia de escenario, aunque parece haber una continuidad con la escena anterior. Estoy en una calle que parece ser de un pueblo cercano a la ciudad donde trabajaba y todo parece ir con normalidad –yo estoy buscando la calle donde debo practicar la diligencia olvidada- pero pronto comienzan a ocurrir desfases, errores y todo tipo de confusiones. La calle se llama primero de una manera y después de otra, algo que parece natural en un trabajo de calleen el que siempre llevaba un callejero y siempre estaba buscando calles. No es tan normal poder leer el nombre de la calle en un sueño, ni tampoco un número. En los sueños es difícil centrar la atención en rostros, palabras o números escritos o en cualquier detalle concreto, como los vestidos de las personas que aparecen en el sueño. Solo con una larga práctica y una programación meticulosa he podido llegar a leer en sueños, páginas de libros, una carta manuscrita o cualquier palabra escrita en cualquier parte. Mucho más difícil es que la atención se mantenga en la página que estás leyendo y no pase a otra o que lo que lees tenga sentido y los párrafos se relacionen entre sí. La atención en el sueño se dispersa con facilidad, algo propio de nuestra mente que incluso durante la vigilia no para de saltar de una idea o imagen a otra. En el arte de ensoñar de Castaneda se habla de este tema cuando don Juan le pide a Castaneda un trabajo meticuloso con los sueños. Le avisa de que uno de los mayores peligros es fijar la atención, la fijeza siempre produce la distorsión del sueño. Hay que pasar sobre todo como rozándolo, una visión rápida, fugaz, porque fijar la atención del sueño en algo es distorsionar el sueño de tal manera que la escena resulta irreconocible. La fijeza es un enemigo del guerrero y un obstáculo terrible en su camino del conocimiento. Castaneda tuvo que trabajar duramente en sueños para conseguir cosas tan elementales como verse las manos en sueños o caminar por una calle con una continuidad, sin que la secuencia cambiara y mucho más para alcanzar un objetivo en apariencia sencillo, ver todos los detalles de un lugar y recordarlos sin caer en la fijeza.

Yo no lo consigo y todo se distorsiona. En el sueño hay continuidad, una escena en el trabajo, ocurre algo, me he olvidado de hacer una diligencia, se supone que salgo a hacerla, aunque ocurre un lapsus, como en una película en la que en lugar de rodar una secuencia ininterrumpida, sin apagar la cámara, el director rodara primero una escena, luego otra, las uniera y dejara un lapsus entre ellas. Esto es muy común en el cine, alguien sale de un piso y de pronto ya está en la calle, no se ve cómo baja la escalera o toma el ascensor. En los sueños esto es tan frecuente que muchas veces consideramos como sueños distintos a secuencias del mismo sueño, solo porque no se ve la continuidad. Se supone que han ocurrido muchas más cosas hasta que yo llego a la calle que busco. El no encontrar algo en un sueño, objeto o lugar, es tan frecuente que resulta en un lugar común, el principio de la pesadilla. En mis sueños ocurre con mucha frecuencia que busco el coche que he dejado aparcado en alguna calle y nunca lo encuentro, porque no sé en qué calle lo dejé, porque las calles parecen todas iguales, porque el camino recorrido desde el coche no puede ser reinvertido porque me falla la memoria. Con los objetos es también muy frecuente, no encuentro el reloj de pulsera que llevaba en la muñeca o el móvil o la cartera que llevaba hace un instante en el bolsillo. Resulta curioso todo esto, habida cuenta de que en sueños no llevamos realmente nada, todo, el cuerpo físico, los vestidos, las posesiones materiales, han quedado en el mundo real. En el sueño estamos con el cuerpo astral o energético, pura energía, nada más. La sensación de ir vestidos procede de que de alguna manera vinculamos a nuestro cuerpo energético la energía de las cosas materiales. De ahí que en muchas películas veamos cómo un vidente puede contactar con una persona desaparecida tocando su ropa o algún objeto personal. Al sueño llevamos la sensación de nuestro cuerpo físico, que está en la cama, durmiendo, y con él llevamos también los objetos con los que más estrechamente está vinculado nuestro cuerpo, como nuestras ropas habituales, las gafas, el reloj, el móvil (en mis sueños tardé en pasar de un móvil viejo, anticuado, al móvil moderno con wasap y toda la parafernalia) la cartera y hasta nuestro vehículo (mi coche me sigue en la mayoría de mis sueños en los que siempre lo estoy buscando o conduzco o le pasa algo, un accidente, por ejemplo). En un libro sobre el astral se habla de que en esta dimensión hay contrapartida del mundo material, tenemos un cuerpo energético que remeda nuestro cuerpo físico y lo mismo con todos los objetos materiales. Es posible que se deba a esto en que en nuestros sueños aparezcan los objetos de nuestra vida cotidiana, o bien podría ser, de acuerdo a mi teoría, de que al vincularnos con objetos en el mundo real de alguna manera llevamos esa sensación al sueño.

Preguntar cuando estás perdido es algo natural, los dos trabajadores que aparecen en el sueño podrían ser las personas que encontraría en el futuro, si ocurriera lo que está sucediendo en el sueño, vamos, si fuera un sueño premonitorio. Si no lo es, y no lo fue, habría que explicarlo todo de otra manera. Creo que recurro en demasía a la teoría del sueño compartido. Estoy en el sueño de otra persona que sí ha vivido una escena parecida y yo uno esta escena a mis obsesiones. Pero creo que en este caso el sueño compartido no tiene demasiado sentido. Podría estar en un sueño propio y todo lo que veo lo vinculo a mi particular obsesión sobre el trabajo. Todo lo que hago tiene sentido de acuerdo a lo que hacía en aquel tiempo en mi trabajo. Buscar una calle para una diligencia, no encontrarla,preguntar a alguien que puede no ser muy amable, sentirme enfadado y con ganas de cantarle las cuarenta… pero aquí se produce una distorsión. La mención al FBI no tiene el menor sentido, salvo que en todas las etapas de mi vida he leído mucha novela negra y es posible que en aquellos días estuviera leyendo una, o veo muchas series policiacas, alguna de cuyas escenas aparecen incluso en mis sueños. A partir de aquí la distorsión es evidente. Es muy, pero que muy difícil verse uno mismo en sueños, es casi milagroso, mágico y a veces terrible, tenebroso. No parece que yo me estuviera viendo en el sueño sino a un actor. Aquí la confusión entre el sueño basado en la vida cotidiana y tal vez la escena de una película vista o la fantasía al leer una novela negra es tan complicado de clarificar porque al contrario de lo que ocurre en nuestra vida cotidiana, donde diferenciamos con naturalidad la realidad de lo que estamos pensando, en el sueño parece ser una y misma cosa, de hecho los pensamientos, las fantasías, en los sueños son tan reales como la propia realidad. Me ha ocurrido con gran frecuencia que en sueños estoy viendo cosas que imaginé en la vida cotidiana. Por eso es tan importante para los enfermos mentales controlar nuestros delirios, porque éstos se convertirán en pesadillas en nuestros sueños y la realidad para nuestra mente subconsciente será la misma si estamos viendo un suelo real en la vida cotidiana que si estamos fantaseando con volar entre las nubes.

Los comentarios o pequeñas anotaciones que realizo tras anotar cada sueño en este caso no parecen tener mucho sentido, especialmente lo del coche, que no aparece en el sueño o lo del viaje mental en coche. Tal vez se refiera a otro sueño que he olvidado anotar o que apenas he recordado.  Siempre que puedo y en aquel tiempo podía, anoto los sueños al momento de despertar, eso hace que la confusión en la que está la mente, aún no despierta del todo, puede hacer que escriba cosas sin sentido.De hecho tengo anotado, al principio, el título de otro sueño del que luego no hablo, tal vez porque lo haya olvidado por completo, salvo la temática. Me pasa con frecuencia, si no titulo un sueño, rara vez lo recuerdo e incluso titulándolo a veces pierdo tantos detalles quenada tiene sentido.

El mundo de los sueños sigue siendo tan confuso que no he logrado encontrar un mínimo de lógica que me permita esbozar una teoría más o menos verosímil de lo que ocurre en sueños.





MI VIDA ONÍRICA X

19 08 2016

SUEÑOS 27-12-2007 LEÓN

Esao Andrews_Area_Visual_1.jpg

SUEÑO J.R.

He vuelto a soñar con J.R. y J. Este último muy bien trajeado, como siempre y con gafas, estaba perdiendo la memoria. Intentaba leer algo de un libro sin conseguirlo. J.R. habla conmigo en una cafetería. No ha conseguido sacar la oposición de Justicia a pesar de los esfuerzos de su padre que se siente decepcionado/ No siento gran aprecio por él. Sueño extraño y reiterativo.

COMENTARIO

Hay personas con la que sueño reiteradamente, a pesar de que no pienso mucho en ellas ni siento un especial afecto ni vinculación. Anoche mismo soñé con otra persona a la que no veo desde hace años y con la que acabé mal debido a conflictos en unas circunstancias especiales. A pesar de todos mis esfuerzos durante años, anotando y estudiando los sueños, no he conseguido encontrar una pauta para explicar estos sueños que desentonan mucho con la vida real y cotidiana. Salvo contadas excepciones los sueños parecen seguir su propio criterio, es decir el criterio de otro yo que parece tener pensamientos, emociones e intereses diferentes a los de mi yo consciente cotidiano. Su vida paralela parece ser muy diferente a la que yo llevo en la vida real, sin que exista una cronología válida ni una estructura vital lógica y racional. Incluso la programación de sueños me ha dado escasos resultados, no sueño con lo que quiero ni con quien quiero, sino que la temática y las personas se me imponen por alguna razón que desconozco.

Hace años, incluso anteriores a la fecha de este sueño, pensaba que todo podía explicarse debido a que en el mundo onírico no existe espacio ni tiempo. Ahora, tras largos años de anotaciones de sueños y análisis de los mismos, he llegado a la conclusión de que aunque ese factor explica muchas cosas no lo explica todo ni la mayoría de las contradicciones oníricas. Me inclino a pensar, como explica don Juan en el arte de ensoñar, que cuando ensoñamos podemos viajar a otros mundos o dimensiones paralelas, que son tan reales como ésta como no se cansa de decirle don Juan a Castaneda. La existencia del doble también explicaría ciertos sueños que parecen no tener la menor lógica. Aunque esto no he podido constatarlo de forma fehaciente, tal vez debido a que aún no soy un guerrero auténtico.

La relación con J.R. y J. me fue impuesta por las circunstancias. Yo no la busqué y me limité a aceptar lo que se me daba o imponía. En aquel tiempo me sentía muy solo, una constante en mi vida, y cualquier relación me venía bien. Debido a mi falta de carácter, timidez, falta de asertividad y la típica falta de voluntad del enfermo mental, dejé que éstas dos personas se impusieran en muchos aspectos de mi vida. A pesar de que la relación interpersonal llegó a ser aceptable, incluso buena, yo nunca estuve de acuerdo con su forma de pensar y su filosofía de la vida y me dejé llevar por ciertos caminos con los que nunca estuve de acuerdo. La ruptura se debió a circunstancias que se impusieron. Se puede decir que yo nunca tomé decisiones personales que me llevaran por el camino que yo quería, simplemente me dejé llevar, incluso a la hora de la ruptura. Acepté que formaran parte de mi vida sin hacer mucho en ese sentido y también acepté que dejaran de formar parte de ella, sin tomar más decisiones que las imprescindibles para hacer frente a las circunstancias que se produjeron.No existía afinidad humana, ni espiritual, ni nuestras formas de pensar y ser eran suficientemente afines como para que acabaran formando parte de mi primer círculo, en realidad nunca salieron del segundo.

Las circunstancias que aparecen en el sueño son bastante lógicas y razonables, algunos datos son reales, es decir que coinciden los datos del sueño con la vida real. Desconozco si el sueño fue premonitorio puesto que hace muchos años que no sé nada de ellos. La posibilidad de que una persona mayor pierda la memoria a cierta edad es bastante verosímil. Yo mismo he tenido muchos sueños en los que perdía la memoria, bien fuera por una enfermedad o simplemente por el deterioro propio de la edad. Incluso hoy en día acepto y asumo esa posibilidad con naturalidad. Tal vez en sueños achaque a los demás la falta de memoria que podría ser algo que me sucediera a mí.

 

Proust

SUEÑO CLASES DE INGLÉS

Estoy en una casa con pupitres/ recibo lecciones de un amable profesor/ La mayoría son extranjeros con pinta de ingleses/ Entiendo todo a pesar de ello/ El profesor le da un libro a otro para que haga un trabajo/ A mí me da un tomo de Proust/ Doy una conferencia magistral/ Curiosamente no recuerdo detalles de ellas, es como si pensara que lo iba a hacer y la fuera construyendo en mi mente/Lógica perfecta en la disertación sobre Proust/ A la salida me habla un inglés que va a tomar algo en un bar.

 

COMENTARIO

La enorme dificultad que conlleva distinguir un sueño propio de uno ajeno, es decir de un sueño compartido hace que muchos sueños sin sentido no puedan ser explicados con un mínimo de lógica. Para detectar los sueños compartidos diseñé una programación que me pareció original pero que luego descubrí que no lo era tanto viendo la conocida película sobre los sueños que vería años más tarde y creo que está protagonizada por Mat Dillon, aunque ahora no recuerdo el título. En ella utilizaban una especie de peonza que se movía en el sueño, un objeto personal del soñador que también le ayudaba a saber cuándo dejaba de controlar el sueño, al caer sobre la mesa por no poder seguir dando vueltas. En mi caso utilizaba objetos personales con los que tenía contacto durante todo el día y con los que estaba muy unido, por ejemplo mi reloj de pulsera, la cartera, las gafas, etc. Cuando en el sueño yo llevaba alguno de esos objetos, que podía ver y palpar, asumía que el sueño era mío y no un sueño compartido. Aunque eso es algo que ahora no tengo muy claro.

En cambio mi convencimiento de que existen sueños compartidos sigue siendo absoluto. Se podría decir que el contacto de nuestras proyecciones mentales o cuerpos astrales en sueños genera un intercambio de ideas, emociones, vivencias e incluso de la propia personalidad. Esto último es un hecho realmente terrorífico, puesto que indicaría que nuestras personalidades no son tan sólidas y firmes como parecen. No podemos intercambiar los cuerpos físicos en el mundo real, no podemos pensar y sentir como los demás, por mucha empatía que tengamos, esto nos hace creer que nuestras personalidades son islas a las que nadie puede llegar porque están protegidas por la naturaleza o búnkeres tan sólidos y perfectos que nadie se puede colar, como explico en mi novela “El búnker”. Sin embargo parece claro que esto no es así y que en sueños el mero contacto de la energía mental puede trastocar una personalidad hasta el punto de convencerla de que es otra. Si esto ocurriera en el mundo físico nuestras vidas serían caóticas y sin sentido, eso sí, muy divertidas, tal como contaré algún día en un relato y que ya he esbozado en mi personaje el Sr. Múltiple Personalidad, que aparece en la novela Crazyworld.  Es como si en sueños se encontraran dos ectoplasmas o cuerpos astrales y con solo tocarse intercambiaran sentimientos, pensamientos y hasta la propia identidad. El que uno se imponga al otro imagino que tiene mucho que ver con la personalidad fuerte de uno de ellos y de otras circunstancias que ya estudiaremos en otros comentarios.

En este caso hay un detalle que me hace dudar de que fuera un sueño compartido, se trata de Proust. Hay pocas personas que hayan leído a Proust. Ello no significa que yo me considere una persona muy culta y los demás unos analfabetos, pero sí he leído la obra completa de Proust, he anotado numerosas frases y tengo en la cabeza desde hace años un ensayo sobre él, por lo que me parece que no sería fácil encontrar a otro soñador que me pudiera transmitir sus impresiones sobre el escritor. Además, aunque no concreto al anotar el sueño, parece que todo lo que desarrollo sobre el discurso magistral sobre Proust tiene sentido. Así pues, lo mismo que existen objetos personales para identificar como propio un sueño, también existen conocimientos o emociones propias que nos hacen pensar que el sueño puede ser nuestro. Como nunca ocurrió que yo fuera a una escuela de inglés con pupitres, donde hubiera mayoría de ingleses (una contradicción onírica) me inclino a pensar que el sueño fue compartido en cuanto al estudio del inglés y que en el mismo sueño yo pensé sobre Proust imaginando lo que diría sobre él si pudiera dar una clase magistral. Este es un tema muy interesante que veremos en otros comentarios. Quiero decir que se puede pensar en sueños y que muchas veces algunas ideas casi mágicas que nos llegan cuando estamos despiertos son nuestras propias ideas en sueños. El propio Castaneda reconoce en el libro Diálogos con Castaneda, que los libros que escribió le fueron dictados en sueños.