MENSAJE NAVIDEÑO DE MILAREPA 2018

10 12 2018

ENLACE PARA DESCARGAR CARTAS Y MENSAJES DE MILAREPA EN PDF

https://drive.google.com/open?id=1eZc8ZjdgAMZXiKaRpDyQdgII077uAFc1

Milarepa-3

MENSAJE NAVIDEÑO DE MILAREPA 2018

Querido amigo y hermano en el Todo: Lamento haber tenido que obligarte descaradamente a canalizar este mensaje navideño, introduciéndome en tu mente cuando estabas feliz en el lecho, muy calentito y con tu querido Zapi arrebujado como un angelote tocando tu pierna, hasta vencerte por agotamiento. Agradezco tu pequeño sacrificio de abandonar el calorcito de tu cama, bajo el edredón nórdico, el contacto con tu gatito al que quieres tiernamente y que es una maravillosa estufita para el invierno, para aceptar esta canalización, encendiendo el ordenador y poniendo tus bastos dedos sobre el teclado.

Sé muy bien que desde hace algún tiempo me huyes, como si yo fuera la peste, como si solo pensar en mí pudiera traerte aún más desgracias de las que sufres. Tu lectura del conde de Saint Germain, Hacia mi mágica presencia, el capítulo dedicado a los maestros ascendidos, aún te ha prevenido más contra tu maestro Milarepa. Sabes tan bien como yo, puesto que tú mismo has hablado de ello en ese capítulo dedicado a la expansión de la consciencia, la esfera de la consciencia, como una técnica de psicomagia, que la consciencia no puede expandirse sin sufrir puesto que al hacerlo se vincula con seres y personas nuevas que tienen sus propios problemas y su personal sufrimiento. Como tú bien decías en aquel texto, no se puede amar sin aceptar asumir como propio el sufrimiento de la persona a la que amas. Al vincularte con otros seres y personas te vinculas, no solo con su alegría y felicidad, sino también con su dolor, no solo con su luz, también con su oscuridad, con su lado oscuro. Yo te estaba soplando a la oreja esa idea tan profunda y aleccionadora que tú enseguida tomaste como tuya, como te apresuras a creer que los conceptos espirituales que inundan a veces tu mente, nacen de tu gran evolución espiritual, cuando sabes muy bien la oscuridad que hay en tu alma y cómo tu lado oscuro y demoniaco a veces pugna por salir a la luz y adueñarse de ti. En ese capítulo que leíste con tanto interés también se hablaba de que todo lo que nos llega que se asemeje un poco a la perfección viene de la Perfección, de la única y suprema fuente de la existencia. Por lo tanto tampoco te hubiera agradecido que semejantes ideas me las atribuyeras solo a mí, puesto que yo también soy simplemente un canalizador de la infinita fuente de donde brota toda existencia y todo amor.

El conde de Saint Germain hablaba de que los discípulos que se ofrecen a los maestros para contribuir a la gran misión cósmica de la elevación de la consciencia hasta su Fuente, no pueden pedir nada humano, ni para sí ni para sus seres queridos, tienen que renunciar a todo y aceptar el sufrimiento como algo indisolublemente vinculado a su camino y a su misión. Como también leíste con mucho provecho en aquel librito de Annie Besant, Las leyes de la vida superior, la redención por el sufrimiento es una ley cósmica básica. Todo en el universo está jerarquizado en una escala en la que los que están arriba depredan a los que están abajo y para que alguien coma algo debe de ser comido, para que algo suceda a otro alguien debe renunciar y sufrir. El ejemplo más maravilloso es la vida del propio maestro Jesús, quien se ofreció en la cruz del sufrimiento, para redimir a la humanidad. Como tú bien dijiste en uno de tus textos, ese es un camino que solo está al alcance de los maestros, que pueden quemar el karma ajeno como quien lava, en una expresión tan peculiar de tu idioma que tanto empieza a gustarme desde que tengo que canalizar en español a través de ti, puesto que no naciste políglota ni quieres serlo. Quien se ofrezca en sacrificio para redimir culpas ajenas debe saber que si lo hace sin haber alcanzado la maestría, le espera la locura, como aquel que intenta meter todo el océano en un cántaro, en otra hermosa metáfora que también empleaste en otro de tus textos para hablar de que la individualidad no tiene futuro puesto que no puede expandirse infinitamente sin romper el cántaro que la contiene.

Todos estos pensamientos han hecho que te alejes de mí, como si yo fuera a castigarte con todo tipo de desgracias, como si no tuvieras bastantes, en tus mismas palabras. Temes aceptarte como mi discípulo porque sabes que al discípulo se le exige renunciar a todo y aceptar el sufrimiento como una condición insoslayable en ese camino.  Consideras, recapitulando tu vida, según las enseñanzas de Castaneda, que tu sufrimiento ha sido feroz y no vas a aceptar ni un gramo más sin defenderte con uñas y dientes. Comprendo y sufro contigo al saber ciertas cosas que sabemos tú y yo. También se me saltaron las lágrimas al ver cómo se desgarraban tus entrañas  al tener entre tus brazos, estrechamente abrazada, a la gatita, encantadora y que no había hecho mal a nadie, solo cometió el error de llegar hasta tu jardín, tal vez porque otros gatos hacían lo mismo, buscando tu cariño y un poco de comida, matada por un perrazo que la trituró entre sus dientes y al que perseguiste, descalzo y en pijama, saltando el muro de tu huerto y entre las zarzas hasta que el perro la dejó. Cuando la tomaste en tus brazos, como si fuera un bebé, una hija tuya, inerte, con su cabecita moviéndose para todos los lados y sobre todo cuando comprendiste que no la podrías salvar,, como a la otra que estuvo dos días catatónica en tu lecho, hasta que se recuperó, porque su hora había llegado, ese infinito sufrimiento que te desgarró no fue ajeno a mi consciencia.

20181019_130138.jpg

Sin duda fue una lección muy dura, terrible. Tú, tan defensor de los animales, a los que consideras como personitas, tan solo un escalón por debajo de los humanos, que también son animales, lo quieran o no, comprendiste la gran verdad de que los perros que asimismo son personitas encantadoras también pueden destrozar a uno de tus queridos gatitos, porque está en su naturaleza depredar a los que están más abajo en la escalera. Tú mismo eres un depredador carnívoro que sigues comiendo carne a pesar de tus propósitos y buenas intenciones, aunque te consueles pensando que has disminuido mucho tu dieta carnívora. Sabes muy bien que el filete que comes con tango gusto en tu mesa tal vez corresponda a una ternerita encantadora de la que hubieras podido hacerte amigo como lo eres de tus gatitos, de la perrita de tu amiga, del caballo que te saluda al pasar por la carretera, cerca del prado donde se alimenta. Ahora más que nunca, tras convivir durante tanto tiempo con tus amados gatitos, sabes que es un crimen depredar y que no son juguetes mecánicos, son consciencias, sino tan elevadas como la tuya, piensa que también tu propia consciencia es como una hormiguita para un gigante para otras entidades superiores en el escalafón de la creación. Me gustó tu metáfora de la hormiga y el humano que pone una pajita en un hilillo de agua para que una hormiga pueda pasar. Ella no ve la mano que pone esa pajita ni sabe a quién pertenece y si la pisara brutalmente moriría sin saber quién la está matando. Algo que sí saben los gatos y los perros y los caballos y los terneros y los corderos y tantos animales a los que los humanos depredáis sin compasión. Cuando tu gatito Zapi te mira con esos ojitos de angelote, como tú dices, sabes que te comprende y que te quiere y que si no puede hablar es porque aún no ha llegado su hora, lo mismo que los primates que estaban a punto de dar el salto evolutivo y que tardaron tanto en conseguir un lenguaje.  Tu amor a los animales nació contigo y lo has cultivado toda tu vida, ¡bendito seas!, porque quien les ama alcanzará el reino de los cielos, lo mismo que quien ama a los pequeñuelos humanos.  Te gustaría que esta Navidad fuera el comienzo del respeto a los animales y el fin de la depredación carnívora. Sabes que no es imposible porque hace unos días viste un capítulo de la serie de Iñaki Gabilondo, Cuando yo no esté, en la que se hablaba de generar carne en el laboratorio, con el mismo sabor y las mismas cualidades que la carne depredada a los animales. Según el científico ese ya se podría hacer. De esa forma estaría solucionado el problema de cómo se alimentarían los humanos, algo a lo que tú dabas vueltas y más vueltas en tu relato La rebelión de los animales, que deberías escribir ya de una vez y dejarte de temer a lo que puedan pensar o hacer. Es lo que piensas y es un pensamiento muy espiritual del que no deberías avergonzarte.  La imagen del león pastando con el cordero, una imagen bíblica, que siempre te ha hecho llorar, cayó hecha trizas cuando tuviste a la gatitas en tus brazos, destrozada por las mandíbulas de un perrazo. Aún queda mucho para los nuevos tiempos, la nueva Jerusalém, pensaste, de momento habrá que ver cómo el hermano mata al hermano, depreda al hermano, se come al hermano.

Y permíteme que dé un salto desde los animales-animales a los animales-humanos. Confía en mí, algún día llegará en que el león paste con el cordero y el humano no se coma al ternero sino que se deje lamer mientras acaricia su cabeza y el perrazo no masacre a los gatitos y todos los seres puedan convivir y quererse en un mundo fraternal.  No puedes pedir que sea pronto puesto que los humanos aún depredan a los humanos, no se puede pedir a un depredador humano que ve impasible cómo muere un hermano e incluso se lo comería si no tuviera a mano un buen filete de ternera, que tenga la menor compasión de otros animales que considera tan inferiores a él como el gigante humano de la pajita a le hormiguita que ni siquiera le puede ver porque su mundo es muy diminuto. La depredación humana está llegando a unos límites apocalípticos, y aquí no me contengo, aunque tenga que adaptarme a tus terribles ideas apocalípticas. No sé si puede haber algo más mezquino, más miserable, más inhumano que convertir a unas maravillosas personas que se lo juegan todo por rescatar a hermanos que se ahogan en el mar en auténticos delincuentes, más perseguidos que los asesinos en serie. Es muy malo, demoniaco, ser un depredador sin entrañas, pero para quienes son capaces de obligar a unas buenas personas a convertirse en malvados, dejando que otros hermanos se mueran ante sus ojos, porque si los rescatan su vida se convertirá en un infierno, para describir a esos insensibles, que están perdiendo la condición humana sin saberlo, para esos no hay palabras que los describan.

Y como sabes muy bien eso está pasando, lo ve todo el mundo en los telediarios. Hay quienes piensan que si entreabren una puerta se les colará todo un continente y estarán tan apretujados en sus casas como los hermanos Marx en su famoso camarote, si es que no les quitan la casa y les convierten en sus esclavos y… El miedo es libre como decís en tu idioma y el miedo puede transformar a una persona que no es mala “per se” en un auténtico demonio. Y me temo que ese es el miedo que recorre no solo Europa sino todo el mundo. Vuelven los fascismos, los racismos, como si la humanidad no hubiera tenido ya bastante con el nazismo. Se visten con pieles de corderos pero son lobos. Razonan que no podemos dejar entrar a todo el mundo en nuestros países porque nosotros nos quedaríamos sin trabajo, sin casa, sin comida, sin nada. Como si ellos se merecieran todo lo que tienen y sus hermanos no, porque hay grados y grados y escalones y escalones, lo mismo que una hormiga no puede equiparse a un gigante humano. Piensan que por haber nacido en un determinado territorio, por ser de un determinado color, por tener un árbol genealógico determinado, se lo merecen todo y a los demás que les zurzan, según otra expresión muy de tu idioma que me encanta. Es como poner puertas al campo, otra expresión que se las trae y que se utiliza al parecer para Internet. O como construir muros en las nubes para que no pase el viento. Una hormiguita se reiría a carcajadas de la estupidez humana si hubiera alcanzado el grado de la consciencia que da el humor.  Que aún haya humanos que piensen que construyendo muros, poniendo ejércitos en las fronteras, para que con tanques y aviones y lo que sea, masacren a humanos indefensos, que impidiendo que barcos pesqueros atraquen en puertos con hermanos que prefieren ahogarse a seguir muriéndose de hambre o masacrados por dictadores y depredadores de toda laya, podrán mantener a millones y millones de personas, todos hermanos, nuestros y entre ellos, en sus guetos, comiendo tierra, esclavizados, masacrados por dictadorzuelos de turno que lo mismo mandan matar y trocear que esconden “sus” dineros en paraísos fiscales, que podrán mantenerlos tranquilos en las tierras en que el destino les hizo nacer, sin intentar saltar muros, con concertinas o sin ellas, o viajar en pateras, con agujeros, si es preciso, o escondiéndose en las ruedas de los camiones, o donde sea, si alguien piensa que tiene más derechos que nadie y que los suyo es suyo y lo defenderá a cañonazos, si fuere preciso, está tan bajo en el escalafón humano que solo el miedo o la ceguera puede hacer que otros los aplaudan, los vitoreen, los lleven a hombros por las calles.

chalecosamarillos

Lamento anunciarte, querido amigo, que pronto el fuego de los fascismos quemando todo lo que no sean ellos, recorrerá Europa y el mundo. Habrá quien será capaz de razonar que lo suyo es suyo y que los demás no tienen derecho a nada porque ni son hermanos, ni han tenido suerte, ni se lo merecen, porque sus genes son inferiores, lo mismo que el color de su piel, su raza, su pensamiento, su cultura, todo. Y lo mantendrán, gritando si es preciso, porque para ellos su razonamiento es impecable, aquí han vivido siempre, se lo han ganado trabajando, con el sudor de su frente y no podemos convertir “nuestro” país en el camarote de los hermanos Marx. Convertirán a las fronteras, una raya en un mapa, no en la naturaleza, en un dogma de fe y en lugar de creer en los valores espirituales de la fraternidad, el amor, la entrega, la renuncia de algo para que los demás sigan vivos, solo creerán en sus policías, en sus ejércitos, en sus derechos inalienables que también son suyos y solo suyos. El fuego recorrerá las calles de tu querida Europa y se extenderá por el mundo y verás en los telediarios, que deberías dejar de ver mientras comes, de ahí tus problemas gastrointestinales, cómo cuatro violentos se apropiarán de la voz de quienes no dicen nada, y los chalecos amarillos o la vestimenta que adapten a cada momento los fascismos, las camisas negras, azules, el brazo en alto, o lo que sea, y los corderos serán convertidos en lobos porque ni siquiera se atrevieron a balar. Llegan los demonios de siempre y todo el mundo se queda mudo esperando a ver si el fuego no les toca a ellos y consigue quemar tanta basura como se va acumulando en las calles de la sociedad democrática y civilizada.

Y los políticos seguirán mintiendo y donde ayer dijeron digo, hoy dicen Diego, porque saben que les seguirán votando porque no queda otra que “ o yo, o el diluvio”. Creen que pueden mentir sin vergüenza, manipular a las claras, convencer a “esos tontos” de que está bien que unos pescadores sufran un calvario por salvar a unos hermanos, porque “la ley dice, la norma dice, nosotros estamos más lejos que otros, no nos corresponde a nosotros llevar a cuestas a tantos hermanos porque nuestra situación geográfica es la que es”.  Y los políticos siguen diciendo que tenemos el derecho divino de cerrar nuestras fronteras porque cada uno debe estar en su casa, que es suya, y además los que vienen son terroristas, asesinos, delincuentes, tan salvajes como los habitantes que reciben a flechazos a todo el que se le acerca, y además están sucios y matan a los carneros en sus casas y … Los políticos creen que la democracia les pertenece, porque sin ellos no habría democracia, y lo mismo les da mentir que robar, que incumplir todos los mandamientos y más que les pusieran, porque consideran tontos a los demás y creen que tragarán con todo, hago como que barro, pero la mierda pasa de una alfombra a otra, no se enteran. Creen que la democracia no es mejorable porque lo dicen ellos, creen que el “tonto ciudadano” les da un cheque en blanco con su voto y pueden poner en él la cantidad que quieran y quedársela y hasta hacer leyes y decretos y firmar sentencias y lo que sea. Todo les sirve, nada les arredra, no tienen vergüenza, no tienen valores. Y los ciudadanos deben creer que ellos están en la política porque son buenos y hacen lo que nadie quiere hacer, se están sacrificando peleando brava y democráticamente para poder mandar y hacer de su capa un sayo.

En verdad, en verdad te digo, querido amigo y hermano en el Todo, que una hormiguita no puede escupir al gigante bondadoso que pone una pajita para que cruce su río particular, no puede creer que convenciendo a todo el hormiguero podrá luchar con los invasores humanos y hacer que cumplan las leyes del hormiguero. Porque los gigantes tienen sus propias leyes, el universo tiene sus propias leyes, el espíritu está por encima de la materia, de la carne, y el amor por encima de todo odio aniquilador. Quienes piensan que la humanidad irá por donde ellos quieran, que podrán erigir muros que lleguen hasta las nubes, como la torre de Babel, que llegaba hasta el cielo, verán confundidas sus lenguas y no sabrán lo que dicen ni lo que piensan y un día no muy lejano se quedarán sin votos y clamarán al cielo y no les oirá, y clamarán a los ciudadanos diciéndoles: ¿A quién vais a votar, imbéciles? Y los imbéciles se rebelarán y los buenos y honrados darán un paso al frente y se pondrán en primera fila y demostrarán que la democracia puede ser mejorada, sobre todo cuando quienes gobiernan son honrados y no mentirosos y trapaceros y manipuladores y no se dedican a vender su ética por cuatro monedas de plata, ni a cultivar votos como si fueran hongos, con su propia mierda, si fuera preciso, porque un voto lo vale todo, por conseguir un voto matarían a sus propias madres, si supieran que iban a ganar unas elecciones y alcanzar el poder. Están tan acostumbrados a mentir que ya no saben lo que es la verdad; han descubierto que sin votos no son nada, un ciudadano cualquiera, un anónimo, uno más, y han decidido que el valor supremo en su afilada pirámide de valores es el voto y a él lo subordinan todo. Como los que consideran el becerro de oro como su dios, los políticos han convertido al voto en su dios particular y a él lo sacrifican todo, no se les cae la cara de vergüenza cuando mienten y les sacan las mentiras en las hemerotecas malditas porque piensan que todo el mundo sabe que ser político es muy complicado y que para conseguir el voto y llegar al gobierno y cambiarlo todo y transformar la utopía en realidad, vale todo. Piensan como Maquiavelo que el fin justifica los medios y como su fin, presuntamente, es la felicidad suprema de la humanidad, si para ello tienen que convertirse en fascistas, porque hay una corriente fascista que llenará su urna de votos, lo hacen, y si para que les voten hay que erigir muros, los erigen, y si hay que separar a los hijos de los padres, lo hacen, y si tienen que callar bocas, se callan, como sea.

En verdad, en verdad te digo, querido amigo y hermano en el Todo, que día llegará en que los políticos desaparecerán, porque todos los ciudadanos serán políticos y no se esconderán para que el trabajo sucio lo hagan otros, y cuando vean que tienen que dar un paso adelante, lo darán, y cuando tengan que salir a manifestarse por las calles, lo harán todos y echarán a patadas a los violentos y no se callarán, dirán claramente que la violencia no es un medio para conseguir nada, que es solo el instrumento del incompetente, y nadie se avergonzará de salvar a un hermano la vida, ni tendrá miedo de que luego lo manden de la ceca a la meca o lo ingresen en prisión o le dejen morir de hambre. Porque los héroes serán los que aman a sus hermanos y entregan su vida sin pensar en fronteras o en líneas en el mapa, los que no tienen miedo de que les echen de sus casas, porque ellos mismos abrirán la puerta y compartirán su refrigerio, diciendo aquello de “donde comen dos, comen tres”, porque si hasta los científicos dicen que no debería haber hambre en el mundo, si la hay es por insolidaridad, por depredación, por avaricia, porque consideramos que nunca llenaremos la tripa, ni aunque nos comiéramos el universo, nunca tendríamos bastante porque hemos hecho un agujero negro en nuestro interior que se traga todo lo que se acerca. Llegará un tiempo en el que los héroes no serán los agujeros negros, sino las supernovas, que se aniquilan a sí mismos para iluminar todo el universo.

Jajá, querido amigo y hermano en el Todo. Estoy viendo tu cara desde la pantalla del ordenador, donde tecleas medio zombi a estas horas de la noche, mientras piensas que Milarepa te ha abandonado y estás escribiendo lo que hay en tu subconsciente. Piensas que te has pasado diciendo lo que despierto no te atreverías a decir. ¡Levanta el ánimo, pusilánime! ¿Acaso no tenías ya nada que perder? ¿Acaso no recuerdas cuando aceptaste ser mi discípulo? Tu recuerdo está bloqueado, pero tu consciencia lo sabe. No te preocupes, cobardica, que no vas a sufrir más de lo necesario. No te llevarán ante los tribunales para que todos se rían de ti cuando alegues que estas no son tus palabras, sino las mías, que has sido canalizado involuntariamente y que es a Milarepa a quien hay que juzgar y condenar. Ni siquiera te condenarán por humorista, intentando hacer creer a magistrados, tan sesudos, que en realidad esto es humor y del  fino y que nada de lo que aquí has dicho es verdad, ni lo piensas.

En verdad te digo que no sufrirás más de lo necesario y que si esta Navidad revientas será por comer demasiado y no porque Milarepa te castigue o los ciudadanos te corten la cabeza por poner en solfa su sacrosanta democracia y el mundo que han construido. No te preocupes que esta Navidad será como todas, tal vez haya algún susto, porque la Tierra está revuelta con tanto maltrato y el fuego de la cólera está a flor de piel, puede que algún telediario te corte la digestión, pero no te vas a morir, como piensas, ni siquiera en sueños, cuando vomites tu indigestión y tu bilis. Y ahora que Zapi se ha despertado porque le faltaba el contacto con tu cuerpo y echaba de menos tu combustión volcánica y te ha maullado lastimeramente para que le dejaras salir en plena noche, con un viento gélido que te ha cortado la mente al salir en pijama y te ha despertado del todo, ahora puedes ir a la cama e intentar dormir. Creías que este año te ibas a librar de mí, que no habría mensaje navideño, porque a ti ya estas cosas te la “refanfinflan” como dices tan graciosamente, pero nunca te librarás de tu maestro, y ya puedes ir pensando en canalizar los textos que te faltan de la teoría de la vinculación de Milarepa, que te he consentido mucho, porque el dolor ha sido también mucho, pero no puedes caer en el vicio, como bien sabes de tu filosofía del guerrero. Basta de quejarte, ha llegado la hora de la verdad y la verdad te hará libre como nunca lo fuiste a lo largo de tu vida. Y sobre todo no te quejes si te pasas comiendo, porque te daré unos retorcijones como no has conocido otros.

navidadvigo

Solo me queda, antes de mandarte a la cama, porque los pies se te han quedado helados y el resto del cuerpo está a punto, desear una feliz Navidad, pero solo a los que se la merecen, como el maestro Jesús declaró bienaventurados a los que luchan por la justicia y no a los que se dedican a hacer injusticias. Así pues feliz Navidad a todos los que luchan por la justicia en estos tiempos apocalípticos, a los que dan y no a los corruptos, a los que salvan vidas y no a los que dicen que no se pueden salvar porque lo dice la letra A del reglamento de los idiotas; a los que creen que la fraternidad no tiene fronteras y no a los que erigen muros; a los que aman y no a los que odian, a los que buscan y no a los que creen que ya han encontrado todo y cierran las puertas. Y no temas que Dios castigue a tu hermano Milarepa por no desear la felicidad para todos, porque el mismo Dios ha establecido unas leyes espirituales que hacen infelices a los que odian, a los violentos, a los injustos, a los agujeros negros, yo solo me limito a ponerlas de manifiesto.

Feliz Navidad para ti también, querido amigo y hermano en el Todo, que tienes mucha paciencia conmigo, te hago levantar en plena noche para escribir un mensaje que no es tuyo, por mi culpa tu entrañable Zapi ha salido al viento siberiano y a ti nada te va en esto porque como tú dices tan graciosamente, estás hasta las narices de tanto padecer y mejor haría yo en mandarte a tu jardín a hermosas hermanas que te consolaran que a perrazos que maten a gatitos que tú adoras. Tienes mucha paciencia, por eso esta Navidad dejaré que comas lo que quieras y que te emborraches. Lo que no puedo hacer es el milagro de que luego no tengas indigestión y andes vomitando en sueños o que tu mente se vaya a los infiernos con las vaharadas alcohólicas. ¡Allá tú! Eres libre. Lo mismo que podrías no haber abierto la puerta a Zapi porque hace una noche de perros, y nunca mejor dicho, pero lo has hecho porque respetas la libertad de todo el mundo y especialmente de tu gatito Zapi, así yo respeto tu libertad, así que si quieres salir, así en pijama, como estás, puedes hacerlo, eres muy libre.

Un abrazo amoroso de tu entrañable maestro que no te olvida.

Milarepa.

navidad-vigo-1000x500

Anuncios




MI VIDA ONÍRICA XVII

4 12 2018

ENLACE PARA DESCARGAR EN PDF MI VIDA ONÍRICA HASTA ESTE MOMENTO, INCLUIDO ESTE CAPÍTULO

https://drive.google.com/open?id=1eZc8ZjdgAMZXiKaRpDyQdgII077uAFc1

El Bosco

MI VIDA ONÍRICA XVII

León 21-5-2007

PESADILLA DE ETA

Al despertar me digo que van a atentar contra el rey en Palma de Mallorca.

Vivienda o local en el puerto/ Por la ventana se ve cómo juegan niños/ Hay mujeres y niñas en la casa/Estoy con uno que prepara algo/ Entran dos señores serios, malencarados. Quieren hablar, me mandan a otra habitación/ Me enfrento con uno de ellos mirándole a la cara/ Debe ser el jefe del comando/ En la otra habitación hay un extraño aparato, metales con gomas/ Parece una especie de fuelle de tela/ Me dedico a soplar de una forma determinada. Va a un espacio donde hay libros y otras cosas envueltas en …/Cae un libro, lo tiene un miembro del comando/ Lo abre ,lo lee/ Después de comer, dice / El otro está hablando por teléfono y hace señas por la ventana para que no lo llamen/ Le observa una niña/ Entra un jefe/ El otro cree que les han descubierto y dice que lo mate/ Que le pegue un tiro/ El otro no le hace caso, tiene un plan, buscar mujeres, prostitutas/ Parece ser un infiltrado/ Uno de ellos, joven fuerte, bajo/ Se pone un cinto de cuero, muy ancho/  No sé quién es ni qué hace allí/ Enfrentamiento por algo que no recuerdo/ Sueño muy especial, ritmo narrativo, último sueño de la noche/ Sensación de haber soñado ya algo parecido.

220px-Follower_of_Jheronimus_Bosch_037.jpg

COMENTARIO PERSONAL

Es llamativo que lo considere un sueño sobre ETA y que al despertar piense que van a atentar contra el rey en Palma de Mallorca. He mirado en Internet y los intentos de atentado contra el rey en Palma de Mallorca son anteriores, casi una década. No se trata, pues, de un sueño premonitorio, salvo que se volviera a plantear esa posibilidad unos años más tarde, lo que resulta muy poco verosímil. Se trata de un viaje al pasado, sin mucho sentido, ya que en aquellos tiempos, ni antes, ni después, estuve interesado en documentarme sobre ETA.

También habría que plantearse por qué razón identifico a los personales del sueño como miembros de un comando de ETA. No hay ningún detalle en el sueño que me haga pensar eso de manera incontrovertible. Se trata pues de una deducción del soñador, tal vez basada en otros sueños en los que sí se dieron detalles que claramente hacían pensar en esa posibilidad.

Mi interpretación de los sueños se basa en criterios personales que otros no aceptarán y en experiencias de muchos sueños diarios durante muchos años. No hay nada seguro, el mundo onírico es un misterio, a menudo tan contradictorio como las leyes que al parecer rigen el mundo cuántico. No obstante, a pesar de la fragilidad de cualquier interpretación onírica, me atrevo a mojarme en algunas leyes básicas del mundo onírico:

-No estoy de acuerdo con las interpretaciones de Freud y seguidores sobre el sueño como un cóctel de imágenes generadas por estímulos externos e internos, basadas en las leyes que Freud expuso en sus escritos sobre los sueños. Estoy algo más de acuerdo con la teoría del subconsciente colectivo de Jung y sus arquetipos, aunque hay un tema básico que ninguno de ellos acepta y que a mí me parece esencial a la hora de interpretar los sueños. Se trata de la posibilidad, para mí certeza, de que en sueños nuestro cuerpo astral, energético, o también nuestra mente, salgan del cuerpo y viajen en el tiempo y en el espacio, viviendo experiencias que al despertar quedan bloqueadas en gran parte y el resto son escenas inconexas difíciles de interpretar sin tener los datos esenciales. La posibilidad, para mí certeza, de que en sueños vivimos otras vidas paralelas cambia radicalmente la interpretación de los sueños. En este caso sin la aceptación previa de esa posibilidad la interpretación  sería drásticamente distinta, habría que limitarse a pensar en la generación de una escena en base a lo visto en telediarios o informaciones o en un símbolo de algún problema personal del soñador. La posibilidad de haber compartido sueños con personas que sí hayan vivido esa escena tampoco es posible cuando no se acepta que algo en nosotros puede trasladarse fuera del cuerpo.

-Teniendo en cuenta que fuera del cuerpo no hay obstáculos y la mente o el cuerpo astral se trasladan por el espacio-tiempo sin el menor problema, lo que unido a que las creaciones de la mente o fantasías mientras estamos despiertos parecen reales en sueños, a que podemos compartir sueños y pensamientos y emociones con otros, a que nuestra personalidad en sueños es mucho más amplia que estando despierto, ya que nada nos impediría, teóricamente, contactar con lo que fuimos en vidas pasadas, y teniendo en cuenta que en sueños no podemos identificar a los demás con la misma facilidad que estando despiertos, puesto que el cuerpo físico no nos acompaña en sueños y que la mente puede disfrazarse de lo que desee, nos encontramos en un verdadero laberinto a la hora de interpretar los sueños.

-¿Cómo puedo saber que las personas que aparecen en mi sueño pertenecían a un comando de ETA y no se trata de una sugestión causada por el temor o una falsa interpretación generada por mil y un motivos? No lo puedo saber, en el sueño no hay ningún dato incontrovertible ni se pronuncian palabras de reconocimiento de su condición, ni existe la menor prueba que al soñador le pueda dar una seguridad, ni siquiera relativa. La certeza del soñador nace de su intuición, una forma de conocimiento directa que no admite dudas. En numerosos sueños me he encontrado con figuras de personas que en poco o en nada se parecían a las que yo conocía estando despierto y sin embargo no tenía la menor duda de que eran ellas. No se trata de tener fe en la intuición y de aceptar sin más lo que pensamos al despertarnos. Todos sabemos que muchas veces nos engañamos al creer que hemos intuido algo cuando en realidad simplemente nos hemos sugestionado o nos hemos engañado al fiarnos de algunos detalles que nos parecen incontrovertibles cuando no lo son. Para no caer en el engaño fácilmente deberemos tener en cuenta los factores más importantes que intervienen en el sueño. Veamos algunos.

-En el sueño podemos recordar escenas que hemos vivido estando despiertos a lo largo de nuestra vida. En ese caso las escenas oníricas deben coincidir con las reales, en otro caso hay que descartar que estemos reviviendo un episodio de nuestra vida. Podemos compartir sueños con otro soñador, en ese caso no debemos descartar que la escena sea real porque nosotros no la hayamos vivido, puesto que la ha podido vivir el soñador con el que compartimos sueños. Podemos estar viendo algo con nuestro tercer ojo u ojo psíquico. En ese caso la dificultad para interpretarlo es extrema, puesto que el ojo psíquico puede viajar en el tiempo y en el espacio. Lo mismo estamos viendo una escena de un futuro más o menos cercano y entonces no podemos descartarla por el hecho de que no sea una vivencia nuestra estando despiertos. A todos nos ha ocurrido en algún momento soñar con una persona a la que no veíamos hace mucho tiempo y a la que encontramos casualmente al volver una esquina. El viaje en el tiempo en sueños es muy habitual, y muy complicado saber en qué tiempo estamos. Me ha ocurrido recientemente soñar con un perro al que no conocía y descubrir asombrado que ese mismo día ese perro, inconfundible, se presentó ante mí. Pero no existe ninguna garantía que soñar con un animal o persona o con un determinado entorno signifique que vamos a estar físicamente a presencia de ellos. El ojo psíquico es algo endiablado. Lo mismo te puede llevar a un lugar que a otro, a un tiempo o a otro, y no acostumbra a darte datos que te ayuden a saber dónde estás ni cuándo. Además están las proyecciones mentales de los otros que te pueden confundir, de hecho te confunden siempre. La intuición es un conocimiento directo, pero muy enrevesado, la identificación con el objeto o la persona que estás “viendo” o conociendo hace que tu personalidad deje de ser la tuya y se convierta en la del otro, sin dejar de ser la tuya. Si alguien lo entiende que me lo explique, pero es así. Puedes estar “viendo” a través de la mente de otro y pensar que eres tú y sólo tú quien está viendo. Las emociones que genera en ti lo que estás viendo pueden ser las emociones del otro, o las tuyas, o una mezcla de ambas. Desde luego que es algo endiablado. Por eso resulta tan complejo y tan dudoso saber qué estás viendo en una escena onírica y quién lo está viendo. Solo te puedes fiar de tu intuición, cuando es verdadera, algo de lo que nunca tienes la seguridad al cien por cien. Saber con certeza qué estás viendo y a quién en una escena onírica es en extremo complicado, por eso siempre hay que ser prudente y no dar por descontado nada, utilizar la lógica y cuantos medios tengas a tu disposición nunca está de más, al contrario, si no lo haces a veces te llevar grandes sorpresas y cometes drásticos errores.

ElBosco

-Analizar un sueño de estas características exige mucha prudencia, lleva su tiempo, la lógica es de una gran ayuda, pero siempre que tengas en cuenta todos los factores que están influyendo en ese sueño. Tomar nota, rumiar, esperar y decidir si el sueño es tan importante como para emplear todo el tiempo que sea necesario, o no, son condiciones indispensables. En este caso que los personajes del sueño fueran realmente comandos de ETA o no y que estuvieran tramando un atentado era muy dramático, por supuesto, pero poco práctico a todos los efectos. El soñador no podía evitar ese atentado, casi nunca puede evitar nada, y tan solo era importante a los efectos de que el soñador pudiera saber si estaba programado en sueños para buscar específicamente esos acontecimientos y hasta qué punto había tenido éxito en su empeño. No es que sea demasiado importante. Desde la filosofía chamánica del ensueño una vez que se cierra la puerta, tanto al pasar de la primera atención a la segunda, como al volver de la segunda a la primera, ya no puedes recordar nada, salvo que seas un guerrero completo, que hayas conseguido ensoñar despierto y unir esos dos mundos, esas dos atenciones. Entonces ya no necesitas recordar ni saber mucho más, tu vida es íntegra, completa, y lo mismo que en la primera atención calibras tus actos de acuerdo a tu información, también haces lo mismo en la segunda, solo que de una manera diferente. Conocer qué hace tu doble es algo muy complicado, de hecho don Juan le dice a Castaneda que no podemos saber lo que hace nuestro doble. Es algo que yo entiendo desde el punto de vista de un aspirante a guerrero que no ha alcanzado la totalidad de uno mismo. Cuando llegas a esa fase o estado me da en la nariz que las cosas cambian, y mucho. ¿Hasta qué punto puede un guerrero que ha alcanzado la totalidad de sí mismo saber lo que hace su doble, dialogar con él y actuar de consuno? Es una bonita pregunta, pero sin respuesta. No obstante hubo una etapa en mi vida en que me rompí los cuernos, en expresión vulgar, intentando saber qué hacía mi doble e intentando controlar sus actos. Algo que ahora me parece una majadería, pero entonces era importante para mí, por desgracia semejante majadería me causó muchos problemas y estados mentales muy patológicos.

-Este no fue un sueño único, hubo más, bastantes más, algunos con más detalles, más claros, más lúcidos. Saber que estás soñando con comandos de ETA no es precisamente agradable. Dejando aparte las hipotéticas repercusiones que puede tener esa actividad onírica, solo un guerrero que ha alcanzado la totalidad de sí mismo puede enfrentarse a algo así sin acabar en la locura o en la angustia persistente que hace de tu vida un infierno. Pero yo entonces atravesaba una etapa de delirio profético. Estaba convencido de que tenía una misión y que debería cumplirla, y esa misión tenía mucho que ver con mi conducta en sueños. Según algunos libros de teosofía que he leído, algunos de Leadbeater, los adeptos o discípulos de los maestros pueden realizar misiones concretas encomendadas por los mismos, bien en sueños o bien de cualquier otra manera. La posibilidad de que yo fuera un adepto que se hubiera entregado en manos de algún maestro que le encomendara misiones en el astral o en el mundo de los sueños me tenía muy preocupado. Algunos sueños en los que yo aceptaba ese tipo de misiones vinieron a complicar más las cosas y a angustiarme hasta límites que me afectaron mucho. ¿Estaba yo vigilando a comandos de ETA en sueños en base a una misión encomendada por algún maestro? Ahora, después de leer al conde de Saint Germain tengo claro que mi evolución no es suficiente para llevar a cabo ese tipo de misiones y que ningún maestro en su sano juicio me las encomendaría, entonces menos que ahora. Pero eso es algo  que te cuesta aceptar. La importancia personal te hace muchas jugarretas y la de creerte tan elevado como para hacer estas cosas es una de ellas.

-Creo que saber lo que estás haciendo en sueños, sea lo que sea, no es importante, salvo que como guerrero hayas alcanzado la totalidad de ti mismo, entonces todo es importante, lo que sucede en la primera atención, en la segunda, en la tercera y cada acto que realizas en tu vida, despierto o dormido, porque cuando ensueñas despierto se han barrido los límites. Un guerrero debe plantearse cada acto de su vida como si fuera el último, también cuando estás en sueños. Solo que si no tienes el control, no te queda otra que dejar que tu doble haga lo que hace y que no puedes evitar, porque él está en mejores condiciones que tú para decidir. Cuando tienes más conocimiento, más datos, más sabiduría, estás más evolucionado, dejar que tu doble lleve las riendas es algo natural, aunque nos cueste imaginar que alguien al que tú no controlas esté haciendo cosas que tú no harías. Queremos llevar las riendas en todo, pero nos olvidamos que somos muchas personalidades en una, algunas superiores a las otras, puede que a un sonámbulo le guste que su consciente en estado de vigilia tome las riendas pero no podemos o estamos conscientes o no lo estamos, o estamos despiertos o sonámbulos.

-En el sueño hay muchos detalles que parecen disparatados y no tienen la menor lógica, pero el simple hecho de que al despertar calificara el sueño como un sueño sobre ETA para mí ya es importante. Durante el tiempo que tardamos en salir del sueño y que la consciencia en estado de vigilia tome las riendas, es fácil que cosas importantes atraviesen de alguna manera la puerta que se ha cerrado. No es un bloqueo absoluto, si así fuera no recordaríamos nada de nuestros sueños, nunca. Si recordamos es porque algo se ha colado, lo mismo que el viento puede colarse por las rendijas de una puerta, aunque todos sabemos que el viento es muy volátil, difícil de percibir y engañoso. El ansia por atrapar esos detalles a veces nos puede, pero no es importante. Teniendo en cuenta que nuestro yo despierto no tiene el control y poco podemos hacer, preocuparse y angustiarse por ello no tiene sentido. Si algo se cuela y después de ser analizado concluimos que es importante, deberemos anotarlo y hacer todo lo que esté en nuestra mano para que los supuestos efectos de ese sueño sean los mejores posibles, para nosotros y para todos los demás. Pero hasta que no estemos completos, hasta que la evolución lo permita, no podemos sentirnos responsables, ni angustiarnos, ni pasarnos el resto de nuestras vidas persiguiendo una mariposa de viento que ni siquiera vemos. Hay que ser humildes, un guerrero debe de ser humilde, hay cosas que `puede hacer y otras no y a menudo el “no hacer” puede ser más importante y efectivo que el hacer. Aquellos sueños me descontrolaron hasta el punto de mirar a veces los bajos del coche por si ETA me había descubierto y me habían colocado una bomba lapa. Esto suena a disparate, pero para el soñador no advertido el delirio a veces es percibido como una realidad absoluta e incontrovertible.

-Saber que en sueños estamos haciendo cosas que no recordamos es como saber que otros están haciendo cosas que no podemos evitar, todo conocimiento es positivo, porque eso implica la expansión de la consciencia y eso siempre es bueno, pero nada es tan importante como para que un guerrero pierda su tiempo, nada. Un guerrero hace lo que tiene que hacer, le parezca o no importante, al margen de los efectos que pueda producir en su vida o en la vida de los demás. Es el único asidero que le queda al guerrero, saber que sus actos, fueren los que fueren, y aunque no sean importantes hacen al guerrero. Son los actos los que hacen a un guerrero. Los sueños también son actos, por eso un guerrero ensueña y en el ensueño sigue haciendo lo que tenga que hacer, aunque suene disparatado.

el-bosco





RELATOS DEL OTRO LADO VIII

26 11 2018

RELATOS DEL OTRO LADO VIII

EL CÁNCER DE LA DEPRESIÓN

EL PILOTO DE IBERIA II Y FINAL

lung-cancer-cell-dividing-article.__v200248237

 

No recuerdo cuánto tiempo permaneció el piloto de Iberia en el psiquiátrico Alonso Vega, han pasado muchos años y los recuerdos son vagos, pero sí calculo que debió de estar más de un mes, tiempo durante el cual me buscó todos los días para conversar. La depresión es una enfermedad misteriosa y sutil, una especie de cáncer del alma que te va horadando sin darte cuenta hasta que un día te derrumbas y tienen que cogerte con pinzas. No se trata de un virus malévolo que pueda verse al microscopio y tintarse, aquí está el muy cabrón, la causa de todos tus males, ni tampoco del trauma lógico producido por un acontecimiento dramático que arranca tu vida de cuajo, si miras al microscopio no ves nada, si analizas la vida del paciente te encuentras con que muchas veces no podrías explicarte por qué está tan abatido cuando todo en la vida le va muy bien. Mi psiquiatra me decía que yo sufría una depresión endógena, entonces comprendí que le pasaba lo mismo al piloto de Iberia, la depresión exógena era cuando había ocurrido algo en tu vida que te había traumatizado o cuando tu entorno era para desesperar a Sísifo. Todo iba bien en la vida de aquel hombre. Según me contó su mujer le quería mucho y era muy atractiva, tenía dos hijos que eran unos angelotes, sus padres eran de clase media alta y se preocupaban mucho por él. Tenía un trabajo que todo el mundo envidiaría, vivía en un chalet en una urbanización de alto standing, su vida debería haber sido un lecho de rosas, pero algo se truncó en su interior, como quien quiebra una caña seca.

Los recuerdos no son muy precisos, pero yo juraría que me enseñó la foto de su esposa e hijos. Lo que sí recuerdo bien fue mi incapacidad para convencerle de que su vida merecía la pena, de que era un elegido de los dioses, de que tenía que poner todo de su parte para regresar junto a su mujer e hijos. Él se sentía muy culpable porque no tenía nada que reprochar a la familia, a la vida, era muy consciente de que era un privilegiado y de que por mucho que buscara una causa para estar como estaba no encontraría ninguna. A pesar de mi abotargamiento por la medicación no pude evitar pensar que me ocultaba algo, tenía que ocultarme algo porque nada de lo que me contaba tenía el menor sentido. Recuerdo que una de las hipótesis que barajé fue la de que su esposa le era infiel. Esa sí que hubiera sido una buena causa para su depresión, cuando falla el mundo sentimental todo falla, por muy bien que vayan las cosas. No creo que llegara a preguntárselo directamente, no existía entre nosotros suficiente confianza, aunque puede que sí, cuando dos enfermos mentales hablan en un psiquiátrico todas las reglas de fuera dejan de existir. Era inútil buscar causas para su depresión, le había pillado por sorpresa, echado la mano al gaznate y apretado sin compasión. También me planteé la posibilidad de que la enorme responsabilidad de llevar por el aire a un montón de personas, consciente de que cualquier fallo humano podría acabar con muchas vidas, había roto alguna fibra interior. Pero me dijo que no, que antes de caer en la depresión, eso era algo en lo que ni siquiera pensaba.

A pesar de su aparente sinceridad siempre tuve la vaga sensación de que me ocultaba algo importante. ¿Qué hacía allí, en un centro público de salud, cuando podía costearse una clínica privada? Según me dijo, uno de sus miedos más cervales era que su familia, su esposa y sus hijos, acabaran en la miseria, que no pudiera volver a volar, que perdiera el trabajo, que le embargaran el chalet, que a pesar de la ayuda de sus padres acabaran en la pobreza. Aquel psiquiátrico era un centro público. Imaginé que estaba allí por la Seguridad Social, que no tenía seguro privado. ¿O sí? Muchas preguntas e hipótesis me rondaban por la cabeza. ¿Sería un ludópata, esnifaría cocaína, fumaría porros? A pesar de mi poca experiencia en estos temas, experiencia que adquiriría con los años y la relación con personas que vivían en esos círculos infernales, nada parecía indicar que sufriera alguna forma de adicción que hubiera trastornado su mente. Con el tiempo, muchos años, llegaría a saber muy bien en qué conductas patológicas caemos los enfermos mentales. La más habitual y demoledora, para nosotros mismos y para los demás, es la mentira.

Mentimos para protegernos, es una estrategia defensiva, lograr que una persona con enfermedad mental tenga tanta confianza en nosotros que no nos oculte nada, es un auténtico milagro. En mi trato actual con los enfermos mentales no he conseguido nunca esa sinceridad, siempre hay cosas que me rechinan, que no encajan, algunas veces se contradicen o me cuentan varias versiones del mismo hecho. Quien no nos conozca puede pensar que somos unos mentirosos trapaceros, manipuladores, pero no es así, se trata de sobrevivir y si la mentira te ayuda, no lo dudas.

11630_psicologos-y-psiquiatras

Entonces no lo sabía o no lo tenía muy claro. Cuando el psiquiatra me llamaba por la mañana para hablar conmigo cerca de una hora, no le ocultaba nada, mi sinceridad era absoluta. No tardaría en comprender que mi sinceridad era un error que llegó a ocasionarme graves problemas. Concluí que era preciso mentir hasta a tu propio psiquiatra. Un depredador no puede pedirle a su presa que le ponga las cosas fáciles, que le diga con sinceridad por dónde va a ir, para que pueda ser asaltado a gusto. Esta sensación es muy común en las personas con enfermedad mental, la de que la sinceridad es una forma muy ingenua de ponérselo fácil a los depredadores. También el piloto de Iberia tenía entrevistas con el psiquiatra de planta, ignoro hasta qué punto era sincero, pero me temo que tenía las mismas reticencias que todos.

No siempre es así, tengo una amiga depresiva que no cesa de entonar el mantra del “quiero-morir”      y de contarme una y mil veces las tragedias de su vida. Le digo, siguiendo el pensamiento de Ralph Waldo Emerson de que la vida es lo que pensamos, que mientras siga pensando así no saldrá de la oscuridad, pero sigue en sus trece, yo no puedo vivir en la fantasía, la realidad es la que es, me dice, y le respondo que en mi jardín hay un muro y eso es real, pero también es real que hay una puerta por donde se puede entrar y salir. Ver solo el muro y no ver la puerta no es ver la realidad, es ver una parte, la que nos mantiene prisioneros. Nos olvidamos de la puerta porque nos da miedo salir de nuestro refugio y ser libres, la libertad tiene consecuencias, nos hace responsables de nuestros actos. Pues bien, hasta esta amiga que no me oculta nada de lo malo de su vida, no hace lo mismo con su terapeuta, sabe que yo no voy a depredarla, pero tiene miedo de que lo hagan sus terapeutas, que aumenten la medicación, que la internen. La mentira es una estrategia defensiva a la que las personas con enfermedad mental renunciamos muy difícilmente.

Yo estaba demasiado medicado, deprimido, preocupado por mi futuro, como para prestarle demasiada atención al piloto de Iberia, pero como en algo había que ocupar la mente, incluso anestesiada por la medicación, le escuchaba, le preguntaba y luego no podía evitar elucubrar. La lógica me decía que no había más tras la cortina, un hombre que lo tenía casi todo, había caído en una terrible depresión que como un cáncer le iba comiendo por dentro. Objetivamente nada estaba tan mal como él lo veía, incluso aunque perdiera el trabajo como piloto tenía otras muchas opciones, rebajar su nivel de vida no era precisamente una tragedia, otros, muchos, muchísimos, se darían con un canto en los dientes por estar como él. Sin embargo las ideas obsesivo-compulsivas te acaban triturando. Entras en un bucle perpetuo del que no consigues salir, te subes a un tiovivo infernal en el que das vueltas y más vueltas sin conseguir avanzar un solo paso. El me lo decía cuando yo le ponía delante de los ojos la realidad objetiva de su vida, sé que soy un privilegiado, pero no puedo apartar de mi mente el negro futuro que puede caer sobre mi familia. Era inútil intentar convencerle de lo contrario. Muchos años más tarde mi amiga haría lo mismo, se subiría al tiovivo infernal y no dejaría de dar vueltas y vueltas y más vueltas. Curiosamente su situación era la opuesta a la del piloto de Iberia, una situación económica lamentable, con una pensión mínima, incapacitada para trabajar por una seria discapacidad física, un dolor físico persistente para el que los médicos no le dan otra solución que la morfina que ya no le hace casi efecto. Sola, abandonada por una familia que no comprende ni quiere comprender qué es una enfermedad mental. A veces me dice que si su situación económica fuera mejor su vida también lo sería. Medio en broma, medio en serio le respondo que si tuviera la total seguridad de que una mejor situación económica la curaría, yo mismo le daría mi pensión. Pero sé que no serviría de nada, cuando subes al tiovivo infernal, aunque te den una maleta de billetes de curso legal no por eso dejarás de dar vueltas.

Me resulta curioso recordar a este buen hombre después de tantos años, más de cuarenta. Nuestra relación fue corta, al mes le dieron el alta, tampoco hablábamos tanto ni él me hizo confidencias que cimentaran una sólida amistad. Como digo en mis textos sobre la ley de los tres círculos, no puedes permanecer en el primer círculo si no hay equidad, entre otras cosas. A lo largo de mi vida he sido muy consciente de que en la mayoría de los casos, sino en todos, el desequilibrio en la balanza de la sinceridad en mis relaciones ha sido brutal. Como suelo decir, cuando después de una larga y parece que fructífera relación con otra persona, recapitulas y descubres que el otro lo sabe todo sobre ti y tú solo sabes sobre él pequeñas cosas objetivas que no van a parte alguna, como en qué trabaja, la marca de su coche, dónde veranea con su familia, si es forofo de un equipo o de otro, si le gusta tomar el aperitivo, etc etc, algo falla, algo muy importante. Cuando pienso en que de no haber sido un enfermo mental mi sinceridad hubiera, necesariamente, obligado al otro a ser igualmente sincero, sonrío cínicamente. A lo largo de mi vida apenas he encontrado a media docena de personas que se hayan sincerado conmigo y en la mayoría de los casos ha sido después de un duro trabajo por mi parte, intentando descorchar la botella de su intimidad, sacando su intimidad a la luz con sacacorchos. El piloto de Iberia no fue una excepción. Las personas con enfermedad mental tenemos, objetivamente, más dificultades para sincerarnos que los “no enfermos”, pero también, curiosamente, tenemos mucho menos que perder, casi nada, puesto que la sinceridad no puede ponernos en peor situación de la que ya estamos y en cambio puede cambiar a mejor una situación social que no podría cambiar de ninguna otra manera.

La relación que mantuvimos el piloto de Iberia y yo fue bastante pobre, pero sigue ocupando un lugar importante en mi memoria. Por las mañanas, tras la entrevista con el psiquiatra, que no era todos los días ni nos tocaba a la vez la misma mañana, nos sentábamos a una mesa del comedor, aún vacía, porque no se había puesto la vajilla para la comida, o en algún otro sitio, si es que había otro, porque por mucho que esfuerzo mi memoria no encuentro más, el televisor estaba en el comedor, no había salita de espera ni recuerdo hubiera sala de juegos o de trabajos manuales, y hablábamos, o mejor dicho hablaba él y yo escuchaba, aunque creo recordar que le hablé de mis intentos de suicidio, algo que hacía constantemente en aquella época y que ahora no me importa hacer cuando es preciso. Como me ocurriría durante mi vida y actualmente, hablar con un enfermo mental es disponerse a escuchar mil veces la misma historia, te cuentan sus tragedias una y otra vez y te repiten sus argumentos un millón de veces, nada de lo que les dices les sirve ni atenúa su angustia. Intentas que su mente, como una vasija, se llene de otra cosa que no sea oscuridad, pero no son capaces de dar el paso de vaciarse. Cada uno tiene sus mantras favoritos, pero todos son un canto a la oscuridad.  No pueden hablar de otra cosa, porque no hay otra cosa en su mente, no pueden esperar a que el futuro llegue y vivir el presente, se proyectan al futuro más negro de los posibles y allí permanecen, mientras llega, durante todo el camino y cuando llega, si no es tan negro como lo veían, acaban excavando un largo túnel y lo recorren hasta encontrar la zona más oscura.

No volví a saber de él, me gustaría que aquella experiencia fuera única, que la depresión solo fuera algo temporal, como una gripe, que volviera a volar, que disfrutara de la máxima felicidad con su familia, que haya tenido y siga teniendo una larga y dichosa vida, ahora que ya será un anciano, si es que no ha fallecido. Pero mucho me temo que no ha sido así. La depresión es un cáncer que nos come por dentro y cuando nos dicen que nos hemos curado se produce una nueva metástasis en otro lugar del cuerpo y volvemos al sufrimiento, que es lo nuestro. Está claro que algo falla, la química del cerebro, las hormonas, los genes, el ambiente familiar que tuvimos de niños, alguna experiencia desgraciada en la adolescencia, el entorno, una sociedad depredadora, sí algo falla, pero los “no enfermos” parece que han vivido una vida parecida a la nuestra, al menos es lo que nos dicen, y no obstante no han tocado el abismo de la depresión, ni parece que lo van a tocar. Cuando pienso en el piloto de Iberia me entristece sobremanera la confirmación de que la depresión no es una consecuencia de una mala situación económica, familiar, de alguna tragedia vital, de la mala suerte; ni siquiera recuerdo haberle preguntado si en su familia había otros casos de enfermedad mental para achacar su situación a los malditos genes, no, hay algo oculto en la enfermedad mental que se nos escapa, tal vez se trate, como pienso de una enfermedad del alma, pero lo cierto es actúa como un virus letal, si te pilla estás muerto, mejor dicho, estás muerto en vida, da lo mismo que seas piloto de Iberia o un marginado, que tengas una maravillosa familia o seas maltratado, que hayas recibido una sólida educación o seas un analfabeto, que la vida te haya tratado en colchón de plumas o te haya dado garrotazo tras garrotazo, si te pilla el virus, el cáncer, estás muerto en vida. Lo que nunca he podido constatar es la existencia de enfermos depresivos que hayan recibido y reciban todo el cariño del mundo y sin embargo sigan sufriendo el cáncer de la depresión. Si algún día me encontrara con un depresivo que me contara haber recibido todo el cariño del mundo desde niño y actualmente y sin embargo no se hubiera librado de la depresión… entonces, entonces creería seriamente que la depresión es una plaga incurable que se transmite por el aire y que a unos les toca y a otros no. Como los pimientos de Padrón, que unos pican y otros “non”. Pero mucho me temo que eso no va a ocurrir nunca, donde hay cariño no hay depresión. Pero parece que nadie jamás de los jamases lo va a admitir, es más fácil pensar que la culpa la tienen los genes, contra los que no podemos hacer nada, que la culpa la tenga la falta de cariño, algo contra lo que sí podemos hacer mucho, todo, pero nadie es capaz de dar cariño, como si fueran diamantes que muy pocos han tenido en sus manos alguna vez. Si en el futuro, si es que llegamos, o llega la humanidad, hay tal sobreabundancia de cariño que la enfermedad mental desaparece, no me sentiré eufórico de tener razón, sino muy triste, que algo tan terrible hubiera podido ser curado con algo tan sencillo, como el cariño, y nunca se hizo, me parece tan triste como la propia condición humana.

las-sorprendentes-razones-por-las-que-los-aviones-son-blancos





CARTAS SOBRE EL ENFERMO MENTAL XVII

20 11 2018

enfermedadmental

Soria 15-8-2016

Hola amigo: Entiendo tu preocupación y desconcierto ante la
evolución de la enfermedad de tu esposa, pero tienes que armarte de
paciencia porque la enfermedad mental es muy diferente a cualquier
enfermedad física que conozcas. Te puedo decir que entre mis amigos y
discípulos de mis clases de yoga mental hay varios bipolares y un
borderline por lo que conozco un poco sus problemas y la evolución de
su enfermedad. Por lo que me dices de las alucinaciones auditivas y
visuales es claro que está sufriendo una crisis aguda o un brote. Yo
he vivido en persona los delirios de un bipolar varias veces, tenía
manía persecutoria, creía que le seguían unos hombres trajeados y
vestidos de negro, en una ocasión decidió hacer un largo viaje, de
repente, con delirio y durante el camino me llamó con el móvil en
manos libres y estuve hablando conmigo tres horas, durante las cuales
no cesaba de repetir que llegaba el apocalipsis y que había visto el
666 en alguna parte, el número de la bestia, según el apocalipsis de
San Juan. Le escuché pacientemente, no me dejaba intervenir, hasta que
pude hablarle en una pausa y razonar con él. Al final se calmó, llegó
bien al final del viaje y siguió con la crisis una temporada. El
borderline que conozco también sufre alucinaciones auditivas y pasa
periodos malos, ha estado internado varias veces. Respecto al tiempo
del internamiento yo estuve internado de joven numerosas ocasiones, la
menos larga me duró un mes y la más larga casi dos años. No te quiero
asustar, de esto hace más de 35 años, ahora la psiquiatría es muy
diferente de mi época. El bipolar del que te hablo ha estado internado
un mes, tal vez más en otra ocasión, le dieron el alta y regresó a
casa. Actualmente los periodos de internamiento son cortos, uno o dos
meses como mucho y en las crisis graves, enseguida les dan el alta y
regresan a sus domicilios, al menos en España. Yo estoy de acuerdo de
que una vez que ha sido superada lo peor de la crisis donde mejor
están es en sus domicilio, con sus seres queridos. Lo que no me cuadra
es que salga y entre tan a menudo. Aquí en España hay centros diurnos
para que los enfermos pasen allí el día o unas horas y cuando están
muy mal son internados por urgencias donde deciden si deben ser
ingresados en un centro psiquiátrico durante una temporada. Desconozco
si los internamientos de tu esposa son en una clínica privada, en ese
caso cada clínica tiene sus propias reglas y protocolos. El terapeuta
que la trata debe saber su estado y lo que más le conviene.
Seguramente pensará que donde mejor está es contigo. Imagino que es tu
esposa la que cuando se siente muy mal solicita ser internada. Pienso
que tantos cambios de entorno, de la casa a la clínica y al revés, la
pueden desconcertar un poco, pero es su terapeuta el que mejor sabe lo
que le conviene. En cuanto a tu preocupación por la extensión de los
periodos de crisis, debes ser muy paciente porque en la enfermedad
mental estos periodos suelen ser largos. El bipolar del que te hablo
suele estar mal durante largos periodos, meses, aunque en los tres
años que le conozco solo ha sido internado en dos ocasiones y por
periodos no muy superiores a un mes. La enfermedad mental,
especialmente en personas jóvenes o relativamente jóvenes, se
manifiesta con gran virulencia y los periodos de crisis se alargan y
se alargan y se repiten constantemente, normalmente en ciclos más o
menos largos. Desconozco la edad de tu esposa, pero si es joven tienes
que aceptar que sus crisis van a ser largas. Te puedo contar que yo,
en mi juventud, tenía fuertes depresiones que me podían durar hasta
seis meses o más. Mi periodo más largo fue de dos o tres años durante
los cuales, tenía yo unos 22 años, intenté suicidarme casi una docena
de veces, me internaron en repetidas ocasiones y me dieron toda clase
de tratamientos y medicación. Mi caso fue extremo, normalmente una vez
que el enfermo es diagnosticado y puesto en tratamiento, con cuidados
y supervisión profesional, sus crisis dejan de ser tan fuertes y sus
ciclos se estabilizan un poco. Claro que cada enfermo bipolar es un
mundo, como cada enfermo mental en general. no sufre la enfermedad de
la misma manera que los demás. Conozco a varios enfermos bipolares y
cada uno tiene sus ciclos y sus reacciones personales a las crisis.
Uno de ellos suele tener frecuentes delirios, muchos de ellos con
contenidos persecutorios, le persiguen, cree que le han puesto
dispositivos de seguimiento en el móvil o el ordenador y saben en todo
momento dónde está y lo que habla con otras personas. Parece claro
que también tiene alucinaciones visuales puesto que ve personas
físicas que le observan y persiguen y según me ha comentado su padre
esto no es real. Otra bipolar tiene ciclos muy amplios, hablo con ella
por teléfono con mucha frecuencia y pueden pasar meses y meses en que
parece encontrarse muy bien, está eufórica, habla mucho, muy activa,
pero curiosamente hace algo más de un mes tuvo una crisis. Tiene mucho
miedo a Internet, a que utilicen sus fotos como perfiles falsos, a que
digan cosas de ella en foros, etc. Es casi una paranoia y en este
último mes tuvo una crisis, se enfadó conmigo por un comentario, luego
se reconcilió, la noto muy baja de ánimo, ya no es aquella mujer
hiperactiva, habladora, optimista, ha entrado en una fase de manías y
de ideas obsesivo-compulsivas, se siente sola y tengo la impresión de
que esta fase también le puede durar varios meses. Como ves la
enfermedad mental tiene sus peculiaridades y es una enfermedad muy
larga, sino crónica. No es como una enfermedad física, que recibes un
tratamiento, te dan una medicación y con el tiempo, más o menos largo,
te curas. En la enfermedad mental hay ciclos muy largos. Te puedo
decir que yo he pasado largas temporadas muy bien, pero incluso ahora,
cuando tengo controlada la enfermedad suelo tener crisis muy graves
cada ciertos años, concretamente la última crisis fue hace dos años y
me costó el divorcio, antes había tenido otra muy grave a los siete u
ocho años de ésta última, y también entonces estuvimos a punto de
separarnos. Yo comparo al enfermo mental con un adicto al alcohol que
puede llevar muchos años sin probar una gota, pero de pronto ocurre
algo que le traumatiza y recurre al alcohol, eso significa empezar de
cero otra vez. El enfermo mental es parecido, podemos estar años muy
bien, con la enfermedad controlada, sin una crisis grave, y de pronto
tenemos una crisis muy grave y es como si nunca hubiéramos estado
bien. Vas a tener que tener mucha paciencia y sobre todo darle mucho
cariño. Su sensación de que con la medicación ha mejorado mucho,
incluso se ha curado, es falsa, sobre todo si sigue teniendo
alucinaciones visuales y auditivas. Yo recuerdo que con ciertas
medicaciones observaba un cambio muy positivo, me sentía muy bien unos
días y luego volvía a estar como siempre. No existe medicación
perfecta que controle las crisis de un enfermo, solo pueden ayudar, el
resto de la terapia tiene que consistir en escuchar al enfermo, darle
apoyo y sobre todo mucho cariño. Para eso los seres queridos son los
únicos que pueden dar verdadero cariño al enfermo. Éste puede ser muy
problemático, comportarse a veces de forma agresiva, adoptar conductas
patológicas que estudio en mi blog en algunos textos, pero todas estas
conductas irán disminuyendo en intensidad hasta desaparecer en
proporción al cariño que reciben, cuanto más cariño menos conductas
patológicas, cuando menos cariño más comportamientos extraños,
chantajes, mentiras y farsas de control.

Bien amigo, espero haberte servido de ayuda. Yo sigo aquí para
cuando me necesites, dale un abrazo de mi parte a tu esposa y si
quieres hablarle de mí, de un enfermo que ha luchado con su enfermedad
toda la vida y que ahora ha conseguido una alta calidad de vida,
puedes hacerlo. Un abrazo.

oliver-sacks

Soria 11-9-2016

Hola amigo, muchas gracias por escribirme y perdona el retraso pero he
estado de mudanza, me acabo de jubilar y me he trasladado a una casa
en la montaña para vivir el resto de mis días. Me alegra mucho saber
que Castaneda no está muerto y que aún hay mucha gente que le sigue
leyendo. Es una sincronía curiosa que estés leyendo Relatos de poder
porque justo yo estoy terminando también su relectura. Desde mi viaje
a París, a los veintidós años, para celebrar mis primeras vacaciones
como funcionario, donde me compré las Enseñanzas de Don Juan, en
francés, hasta ahora nunca he dejado de leer y releer los libros de
Castaneda. Puedo tardar unos seis meses en una relectura, tomando
notas y escribiendo sobre cosas que antes me habían pasado
desapercibidas, luego sigo con el siguiente libro y cuando los termino
todos vuelvo a comenzar con el primero.

En mi caso nunca tuve problemas para encontrar su lado práctico a
la filosofía del guerrero impecable. Si has leído algo más del blog
sabrás que soy un enfermo mental, para mí el que el camino del
guerrero me haya permitido enfrentarme a la enfermedad y alcanzar una
gran calidad de vida ya supone mucho más de lo que podría darme
cualquier otra cosa en la vida. Conseguí dejar la medicación, dejar de
ir a los psiquiatras y mantenerme con esta filosofía y las técnicas de
yoga mental que practico desde joven.

Me alegra que quieras iniciarte en el camino del guerrero, no es
tan difícil pero me llevaría mucho tiempo hablarte de ello, te remito
a los textos de la sección del guerrero impecable, aunque voy a darte
algunas pautas que a mi me han servido.

La regla primera y básica del guerrero es la definición que don
Juan hace de lo que es un guerrero impecable: Un guerrero impecable
hace lo que tiene que hacer cuando tiene que hacerlo y confía en que
las poderosas fuerzas que dirigen y controlan el universo le sean
favorables. Cuando digo esto a las personas interesadas siempre me
preguntan lo mismo: ¿Cómo puedo saber lo que tengo que hacer en cada
momento?

Mi respuesta es siempre la misma. No es tan difícil si dejas de
actuar basándote en el miedo. El miedo es el peor enemigo del hombre
de conocimiento, es otra de las máximas. Cuando tienes miedo no actúas
porque sea lo que tienes que hacer sino por el mismo miedo a las
consecuencias. Te da miedo el qué dirán y no haces ciertas cosas, aún
sabiendo que tienes que hacerlas porque una simple mirada, una simple
palabra de otro te da mucho más miedo que las consecuencias para ti de
hacer o no hacer ciertas cosas en la vida. Una vez que superas el
miedo saber lo que se tiene que hacer es relativamente sencillo porque
no quedan muchas conductas que no estén inspiradas por el miedo.
Cuando dejamos de tener miedo descubrimos asombrados que hay muy pocas
cosas que hacemos que no estén basadas en el miedo a esto o aquello,
esto es lo que tiene que hacer un guerrero. No es tan difícil.

Una vez que se emprende el camino del conocimiento, una vez
que se trabaja para ser un guerrero impecable te das cuenta que te
compensa de todo y que tu vida cambia drasticamente, eso sí, como bien
le dice don Juan a Castaneda, es un camino sin retorno, cuando estás
en él ya no puedes dar marcha atrás.

Hay muchos pasos y muchas cosas para hacer en el camino del
guerrero, solo te daré algunos apuntes, el resto los irás leyendo en
esa sección del blog.

Un guerrero debe aceptar armonizar el terror de ser hombre con
el milagro de serlo. Es lo que viene a decirle cuando Castaneda le
pregunta por cómo debe enfrentarse un guerrero a la vida. Es un
misterio y el guerrero debe aceptar con humildad que nunca podrá
desentrañarlo, aunque a pesar de ello seguirá intentándolo el resto de
su vida. Una vez que el guerrero acepta que la vida es algo
terrorífico y al mismo tiempo un don milagroso y que es un misterio
inextricable, ya no necesita perder el tiempo intentando buscar
filosofías que expliquen todo sobre la vida.

Perder la importancia personal es un paso fundamental. Una vez
que sabes que eres una partícula infinintesimal en un universo
infinito ya no te molestas por nada que te puedan hacer los demás. Su
desprecio, sus insultos, incluso su maldad son un don para el guerrero
que sabe muy bien que siendo una partícula tan diminuta en un universo
infinito lo extraño es que alguien se aperciba de tu existencia, por
lo tanto el que te miren aunque sea solo para odiarte ya es mucho
mejor que pasar desapercibido en medio de un Cosmos infinito.

Las bases del camino del guerrero son el arte de acechar y el
arte de ensoñar, entre otras. Un guerrero debe ser un auténtico
maestro en estas artes. Eso sí, requieren un trabajo de toda una vida.
El arte del acecho es muy difícil y como dice don Juan las mujeres
están mejor preparadas para ello. En el fondo consiste en una
interpretación, te conviertes en actor e interpretas tus papeles ante
cualquier persona que aparezca en tu camino. Un guerrero es un
excelente actor que puede engañar a cualquier. Lo hace, entre otras
cosas, porque debe borrar el pasado para no seguir encarcelado en lo
que hizo en otro tiempo. Hay que borrar el pasado porque los demás lo
utilizarán siempre contra ti. Antes eras, antes hacías, antes…y
ahora no te dejan ser lo que eres porque parece molestarles que sigas
tu propio camino. El arte de ensoñar es también muy complejo. Yo llevo
muchos años anotando mis sueños al despertar. Primero hay que recordar
los sueños con una técnica sencilla y luego trabajar mucho en
recordar, programar sueños, dominar las técnicas básicas del ensoñar.
Hay ejercicios muy sencillos y muy difíciles como es el intentar
mirarse las manos en el sueño, algo que le pide don Juan a Castaneda.
En las secciones del blog, mi vida onírica y el universo de los sueños
encontrarás bastantes técnicas del arte de ensoñar de Castaneda.

Te preguntarás qué saca de práctico un guerrero impecable al
seguir su camino. Yo solo puedo hablarte de mi experiencia. No conozco
a otro enfermo mental que como yo haya dejado la medicación, ya no
tenga que visitar al psiquiatra y pueda enfrentarse a sus crisis con
una mínima garantía de que no intentará suicidarse. He conseguido
mucho más de lo que esperaba conseguir cuando fui diagnosticado como
enfermo mental. Otra cosa muy diferente es que uno piense que te
puedes curar. Tengo crisis cada ciertos años y la última me costó el
divorcio,pero al menos he tenido una importante calidad de vida. Te
puedo decir que el arte de ensoñar me permitió ver con antelación lo
que iba a ocurrir, por ejemplo mi divorcio, por ejemplo ciertas
premoniciones que se cumplieron. Te preguntarás para qué sirve ver el
futuro si luego no puedes evitarlo. En realidad sí que puedes, solo
que cuando llega el momento descubres asombrado que lo que te parecía
terrible años atrás ahora es normal e incluso positivo. Y aunque no
fuera así, yo siempre preferiré saber la verdad y lo que me espera que
el futuro me golpee el plexo solar por sorpresa y me deje sin
respiración.

Hay cuestiones terribles en el camino del guerrero que
sorprenden mucho y te desazonan profundamente. Hace unos meses leí uno
de los pocos libros que me quedaban por leer sobre Castaneda. Diálogos
con Carlos Castaneda o entrevista o algo así, ahora no te puedo decir.
Creo que le entrevistó una periodista argentina y es un librito muy
corto. Por tu apellido imagino que eres argentino, seguro que sabes
más que yo de esto. En este librito se habla de un concepto que no
aparece en sus libros. Viene a decir que los no guerreros son
detectives, es decir, se pasan la vida intentando saber si los demás
les quieren o no, observan sus gestos, sus palabras, sus actos,
intentando saber si realmente les quieren o solo interpretan. Esto
supone un trabajo y un desgaste terrible. Un guerrero asume que nadie
le quiere y todo el esfuerzo que tendría que hacer como detective lo
emplea como guerrero. Suena muy duro, es cierto, pero después de mi
divorcio encontré un gran alivio al actuar de esa manera. Nadie me
quiere, por lo tanto no tengo que pasarme la vida observando,
intentando saber si alguien a mi alrededor me quiere, tampoco tengo
que caerles bien, estar siempre pendiente de lo que puede gustarles o
de lo que les desagradará. No me quieren y cuando me dan muestras de
afecto lo considero un regalo de la vida, como la partícula
infinintesimal considera un regalo que alguien le insulte porque es
que se ha apercibido de mi existencia.

Puedo decirte que desde que decidí seguir el camino del
guerrero mis problemas se han ido volatilizando. Estoy superando mi
enfermedad mental, he vivido un divorcio y no he intentado suicidarme.
Hace años sufrí acoso, mobbing en el trabajo y aunque aún no era un
guerrero impecable logré sobrevivir. Me he jubilado y ahora vivo
retirado en una preciosa casa de montaña que encontré por pura
casualidad en Internet, con un alquiler muy barato. Me dedico a
escribir mis novelas, me han regalado dos maravillosos gatitos que
están alegrando mi vida. Aguardo la muerte sin miedo y eso por sí solo
ya compensa de casi todo en el camino del guerrero. Hay un texto sobre
el guerrero y la muerte que es lo más hermoso que he leído nunca, lo
encontrarás en la sección del blog de ese mismo nombre.

No sé lo que esperas tú de la filosofía del guerrero respecto a
la vida, lo que sí te puedo decir es que si buscas cosas materiales o
que todo te vaya bien o la felicidad, estás equivocando el camino,
porque como le dice don Juan, lo peor que le puede ocurrir a un
guerrero es ser feliz, porque entonces ya no tiene desafíos, ya no
libra sus batallas de poder. Para un guerrero no hay tragedias en la
vida, como le sucede a la persona normal, que se toma cualquier
acontecimiento desfavorable como una tragedia,  para un guerrero solo
hay desafíos. Un guerrero debe alcanzar el desapego, nada es
importante, nada le interesa, es un concepto muy en sintonía con el
budismo. Ser guerrero no te va a hacer triunfar en la vida, ni te va a
dar dinero o éxito, solo te permitirá enfrentarte con una impecable
dignidad a la condición de la existencia, al terror de ser hombre,
armonizándolo con el milagro de serlo.

Aquí me tienes para lo que quieras o necesitas. Un abrazo y
suerte en el camino.

frases-de-wayne-dyer

 





LOS MAESTROS

16 11 2018

jesus-y-sus-hermanos

 

LO QUE SON LOS MAESTROS ASCENDIDOS

Saint Germain

HACIA MI MÁGICA PRESENCIA

Los Grandes Maestros Ascendidos son Dioses. No es asombroso, que en la mitología de los antiguos, se relaten sus actividades bajo la forma de mitos y de fábulas. Ejercen Ellos el todo-poder Divino en todos los tiempos, porque están concentrados con una determinación inflexible en la gran Presencia Divina. Manifiestan la Perfección Divina y, de esta manera, todo Poder les pertenece.

Cuando Jesús dijo: “EN VERDAD YO OS DIGO, LAS OBRAS QUEYO HAGO LAS HARÉIS YMÁS GRANDES”, sabía Él delo que hablaba.

Vino Él para demostrar que cada ser humano, en la Tierra, puede lograr y expresar la Maestría y Soberanía consciente. Dio el ejemplo de la Soberanía de los Maestros Ascendidos y probó a la humanidad que es posible para todos llamar al Yo Divino en acción y controlar así conscientemente todas las cosas humanas.

Los grandes Maestros Ascendidos, estos Seres de Amor, de Luz y de Perfección que han guiado la expansión de la Luz en la humanidad desde el origen de esta en el planeta, no son un producto de la imaginación. Son seres reales, visibles y tangibles: gloriosos, vivos y animados con tal Amor, tal Sabiduría y tanto Poder como la mente humana no puede concebir.

Por doquier en el Universo, cumplen ellos libre y naturalmente todo lo que el hombre ordinario considera como sobrenatural.

Son Ellos los guardianes de la raza; su tarea es la de educar y ayudar al ser individualizado a que desarrolle su consciencia más allá de la expresión de los humanos ordinarios.

Entra este así, de esta manera, en posesión de sus  atributos supra-humanos y lo mismo que los estudiantes pasan de la instrucción primaria a los grados Universitarios, el discípulo de un Maestro Ascendido pasa del estado humano grosero a la plena y continua expresión de su Divinidad.

MAESTROS

UN MAESTRO ASCENDIDO ES UN SER INDIVIDUALIZADO QUE, POR UN ESFUERZO CONSCIENTE, HA DESARROLLADO BASTANTE AMOR Y PODER EN SÍ MISMO COMO PARA ROMPER LAS CADENAS DE TODAS LAS LIMITACIONES HUMANAS. De esta manera liberado, digno es de manipular fuerzas que están más allá de la experiencia humana. Se identifica Él con la Omnipresencia Divina—la Vida —. Todas las fuerzas y todas las cosas obedecen, porque Él es un Ser dotado de libre arbitrio y consciente del Yo Divino, controlando todo por la manipulación de su Luz interior. Un Maestro Ascendido es capaz de ayudar a los que vienen a ponerse bajo su dirección, por la Radiación o la Efusión de esta Luz que es verdaderamente su propia “Esencia luminosa de Amor Divino”. Cuando tal Radiación se dirige a un discípulo, los cuerpos sutiles de éste sobre todo los cuerpos de deseo, mental y causal, absorben la Esencia Luminosa del Maestro y la Luz de estos cuerpos se intensifica y brilla con mayor fuerza, como una chispa que se transforma en una Llama. Esta Esencia Luminosa es la más concentrada fuerza del Universo, porque disuelve toda discordia y establece un equilibrio perfecto en toda manifestación.

El Cuerpo del Maestro Ascendido emite continuamente Rayos de esta Esencia Luminosa, disolviendo la discordia terrestre, como los rayos de fuerza llamados luz y calor de nuestro sol físico disuelven la niebla.

La Radiación que los Maestros vierten hacia la Tierra es Energía conscientemente concentrada y habiendo recibido una cualidad determinada, se dirige después hacia el cumplimiento de un fin determinado. De esta manera y por millares de veces, personas y localidades reciben una protección de quela humanidad es totalmente inconsciente, continúa ésta su existencia ignorando serenamente a sus Protectores y Bienhechores.

En este papel, los Maestros Ascendidos tienen la facultad de cambiar de cuerpo como ordinariamente se cambia de vestidos, porque la estructura celular está siempre bajo control consciente y cada átomo responde a cada una de las directivas de Aquellos.

Son libres Ellos de emplear uno o varios cuerpos, si lo que quieren realizar lo pide; porque Su capacidad de reunir o de disolver un cuerpo atómico es ilimitado.

Son Ellos la manifestación todopoderosa de toda Sustancia y de toda Energía porque las Fuerzas de la Naturaleza, los cuatro Elementos, son Sus Servidores voluntarios y obedientes.

Estos Seres gloriosos, guardianes e instructores de las razas humanas en evolución, son llamados Maestros Ascendidos de Amor, de Luz y de Perfección. Incontestablemente son todo lo que la palabra “Maestro” sugiere.

Manifiestan Ellos, por el Amor, la Sabiduría y el Poder del Yo Divino interior en Acción,  su Maestría de todo lo que es humano.

Por este hecho, hicieron la Ascensión al plano de expresión por encima de lo humano — en lo sobrehumano — el Divino, la pura, eterna, todopoderosa Perfección.

En su ignorancia y sus limitaciones, la humanidad terrestre se permite juzgar o expresar opiniones diversas sobre Jesús y otros Maestros Ascendidos este hábito es de los más desastrosos, porque estas críticas retoman a los que las emiten y les atan más estrechamente a los sufrimientos y a las limitaciones que ellos mismos se han creado.

Habiéndose liberado los Maestros Ascendidos de las limitaciones humanas por una efusión de Luz flamígera y, por la actividad de la Ley, son impenetrables a todo pensamiento humano discordante. De esta manera, todo pensamiento o sentimiento destructivo quedan obligados a retornar hacia los que los han emitido y les atan más estrechamente a las cadenas que ellos mismos se han forjado.

Si los seres humanos pudiesen ver sus pensamientos, sentimientos y palabras por doquier en la atmósfera, en el éter, aglomerándose con los que le son semejantes, después volviendo a su emisor, no solamente quedarían estupefactos de su creación, sino que gritarían pidiendo socorro y, a fin de disolver tales creaciones se volverían con determinación hacia su propia Divinidad y en Ella se refugiarían.

Pensamientos y sentimientos son cosas vivas y vibrantes. El que sabe esto empleará su sabiduría y se controlará en consecuencia. El Yo Divino interior es, con relación al yo exterior, lo que Jesús representa con relación a la humanidad que hace sus experiencias en la Tierra. Él reveló el Registro del Maestro en el mundo exterior y Él es para siempre la prueba viva de que el ser humano es capaz de liberarse de todas las limitaciones y de expresar la divinidad de acuerdo con el Plan Original, porque, en el origen la humanidad vivía en la Libertad y la Armonía.

Cuando los que estudian la Vida y las Leyes del Universo de una manera más profunda que el resto de la Humanidad se hacen conscientes de la existencia de los Maestros Ascendidos desean ir hacia estos grandes Seres afín de obtener Instrucción de Ellos.

MAESTROS2.jpg

El alma es la que aspira a más Luz: pero el yo externo no realiza en manera alguna sus relaciones con estos grandes Seres completamente divinizados. Sólo por la actividad de un Amor bastante grande y una disciplina completa del yo externo, un estudiante sincero, convencido y determinado, puede tener contacto con uno de estos Maestros Ascendidos. Si el motivo por el que este contacto se busca es la curiosidad o el deseo de asegurarse de si existen o no los Maestros Ascendidos o para obtener la solución de un problema, el contacto jamás se hará porque Ellos de ninguna manera se interesan en dar satisfacción al lado humano del estudiante. Todos sus esfuerzos conciernen a la expansión del Yo Divino interno, a fin de que su poder se intensifique hasta el punto de romper las limitaciones del yo externo que traban sus manifestaciones en los planos mental, emocional y físico, es decir, en pensamiento, sentimiento y acción.

Las debilidades y limitaciones hacen el vehículo impropio para ser un instrumento adecuado para la expresión del gran Yo Divino interno. El cuerpo humano con sus facultades es el “Templo de la Energía Divina” que la gran Presencia divina produce a fin de emplearlo para la manifestación del Plan Divino.

Si la Energía Divina se derrocha para la satisfacción incontrolada de los apetitos y de los deseos del yo externo y si a la Presencia Interior no se le pone en posesión de su vehículo, entonces Ella se retira, privando al yo externo del poder de manipular; la mente y el cuerpo entran en decrepitud, después se disuelven. Es el estado que el mundo llama muerte.

El que busca el contacto con un Maestro Ascendido en el cuerpo visible tangible y vivo, sin haber pasado por una preparación que ponga en concordancia gradualmente su estructura externa y su mente con la del Maestro, es como un alumno del jardín de infancia que pidiera a un profesor de Universidad que le enseñase el ABC.

Los Maestros Ascendidos son en realidad grandes baterías cargadas con un poder y una energía formidables; todo lo que toca la Radiación de Ellos se carga en grado sumo con Su Esencia de Luz, exactamente como una aguja que, puesta en contacto con un imán, toma las cualidades de éste y queda imantada.

La ayuda y la Radiación de los Maestros Ascendidos es un Don de Amor esencialmente; es por eso que Ellos no emplean jamás su fuerza para obligar.

La Ley del Amor, la Ley del Universo y la Ley de los seres individualizados no permiten a los Maestros tratar el ejercicio del libre arbitrio de las individualidades, salvo en los períodos de Actividad Cósmica, cuando el Ciclo Cósmico suplanta al individuo — En estas épocas es cuando los Maestros Ascendidos pueden dar más asistencia de la habitual.

La Tierra se encuentra ahora en uno de estos ciclos y se da actualmente la más intensa Radiación de Luz que se haya conocido hasta el presente, a fin de clarificar a la humanidad, de restablecer el Orden y el Amor indispensables para el mantenimiento de nuestro planeta y del sistema de mundos a los que pertenecemos.

Todo lo que no se conforma o no quiere conformarse con el Orden, el equilibrio y la Paz que en la Vida de la Tierra deben expresarse en el porvenir deberá encontrar cualquier otra parte del Universo para allí adquirir la comprensión de la Ley.

Sólo hay un pasaporte que da acceso a la Presencia de los grandes Seres: bastante amor dado al Yo Divino y a los Maestros, unido a la determinación de desarraigar de la naturaleza humana toda discordia y todo egoísmo.

Cuando se está suficientemente determinado para servir exclusivamente a la manifestación del Plan de Vida constructivo, se disciplina la naturaleza humana incluso si la tarea es ardua.

Entonces, automáticamente, será atraída hacia el estudiante la atención de un Maestro Ascendido, y el Maestro, viendo sus esfuerzos, radiará hacia él el valor, la fuerza y el Amor que le sostendrán hasta que llegue a mantener el sentimiento del contacto permanente con su propia Divinidad interior.

El Maestro Ascendido sabe y ve todo lo que concierne al estudiante, porque Él lee claramente el registro hecho en el aura. Revela éste el desarrollo del discípulo; sus puntos fuertes como sus debilidades. El Maestro Ascendido es la Omnisciencia y la Visión Divinas; nada le está escondido. Él que tiene la ambición de estar en la Presencia visible y tangible del Maestro Ascendido debe comprender que, a menos que se transforme en un sol radiante de Amor, de Luz y de Perfección — que el Maestro pueda intensificar y emplear como una parte de Sí-mismo y dirigir a voluntad y conscientemente no importa donde, de ninguna utilidad será y constituirá una traba y una pérdida de energía para el Maestro.

Si el estudiante no ha disciplinado ya el yo externo, o no está dispuesto a hacerlo, habiendo adquirido la calma mental, sentimientos afables y amorosos y un cuerpo robusto, no constituye una materia que un Maestro Ascendido puede emplear en el Servicio sobre-humano que Él cumple.

SI EL ESTUDIANTE NO POSEE UN VEHÍCULO ROBUSTO, BIEN CONTROLADO Y ARMONIOSAMENTE DESARROLLADO, ES INCAPAZ DE COOPERAR CON UN MAESTRO ASCENDIDO Y REALIZAR TODO LO QUE ESTÁ MÁS ALLÁ DE TODA EXPERIENCIA HUMANA.

Si uno de estos Seres Perfectos aceptase a un discípulo desprovisto de estas cualidades, cometería el mismo error que el constructor que hiciera una máquina o una cosa con materiales no aprobados. Esta especie de material no resistiría una tensión excepcional, una necesidad urgente o un servicio prolongado. No sería una prueba de Sabiduría de Amor o de Misericordia, someter a alguien a una experiencia para la cual no tiene el entrenamiento, ni la resistencia requerida. Como los Maestros Ascendidos son el colmo de la Perfección, no obran sino con Justicia, Amor y Sabiduría. La actitud del que desea colaborar conscientemente con los Maestros Ascendidos no debe ser:”Quisiera ir a Ellos para recibir instrucción”, sino más bien: “Quisiera purificarme, disciplinarme y perfeccionarme; llegar a ser tal expresión de Amor, Sabiduría y Poder para que pueda asistirles y, entonces, seré atraído por Ellos. Quiero amar con tanta constancia, tan infinita y tan divinamente, que el resplandor de mi Luz les permita aceptarme”.

Corregirse y controlar las fuerzas accesibles a la consciencia humana no se cumple inmediatamente haciendo lo que a uno le plazca, quedando letárgico y dando satisfacción a los sentidos, porque los sentidos del ser humano se desencadenan y lo humano se rebela furiosamente contra la represión indispensable de su naturaleza inferior. Pero debe esto cumplirse antes de llegar a gobernar las fuerzas del ser, sobre todo las de los sentimientos, a fin de emplearlas y ponerlas en acción exclusivamente bajo la soberanía consciente de la Mente divina.

El proverbio que dice:

“MUCHOS SON LOS LLAMADOS Y POCOS LOS ELEGIDOS” es muy verdadero. A todos se les llama constantemente, pero pocos están suficientemente despiertos para realizar el Gozo extático y la Perfección del Yo Divino; para oír Su Voz en la Luz, siempre llamado, cada uno debe regresar a la casa del Padre. Cada ser en la Tierra es libre a cada instante de elevarse y de ir hacia el Padre, el Yo Divino, a condición de volver la espalda a la creación de los sentidos humanos y de guardar su atención sobre el único Manantial en todo el Universo de donde proceden la Paz, la Felicidad, la Abundancia y la Perfección.

EXISTE UN MEDIO QUE PERMITE A TODOS ENTRAR EN CONTACTO CON LOS MAESTROS ASCENDIDOS: EL DE PENSAR EN ELLOS, LLAMARLES. RESPONDERÁN A CADA LLAMADA POR SU PRESENCIA DE AMOR; pero el motivo de la llamada debe ser el Amor a la única Fuente, el Amor a la Luz, el Amor a la Perfección.

SI ESTA INTENCIÓN ES REAL, DETERMINADA Y PERSEVERANTE, RECIBIRÁ EL ESTUDIANTE MÁS Y MÁS LUZ, PORQUE LA LUZ RECONOCE LO QUE LE ES SEMEJANTE YDA DE SÍ MISMA SIN PARAR, SIN CONDICIÓN Y A CADA INSTANTE. Pedid y recibiréis, llamad y se os abrirá, buscad y encontraréis, llamad a la Luz y los Maestros Ascendidos responderán, porque Ellos son la Luz de este mundo.

Todos-los-gurús-espirituales.-los-maestros-en-............-1600x1412

COMENTARIO PERSONAL

Escojo este texto del conde de Saint Germain y de su libro Hacia mi mágica presencia, porque es muy esclarecedor y razonable. Para quienes no creen en otra cosa que la materialidad pura y dura, que puede ser percibida por los sentidos físicos, porque lo demás no existe, el mundo invisible no existe y la espiritualidad es una monserga para engañar a niños débiles, incapaces de aceptar que todos morimos y ahí se acaba todo, hablar de maestros invisibles, de entidades superiores a nosotros, es un cuento de hadas para niños aún demasiado pequeños para asumir la realidad de sus vidas. Son los que prefieren que nada tenga sentido a que tenga un sentido que ellos no pueden aceptar, los que prefieren entregarse en manos de los sumos sacerdotes de la ciencia que en manos espirituales, porque son invisibles y por lo tanto inaceptables. Ni siquiera cuando Stephen Hawkings habla de dimensiones paralelas en el mundo cuántico y de tiempo imaginario para intentar explicar el universo, de multiuniversos, de la respuesta unificada y única a la gran pregunta, en su libro El universo en una cáscara de nuez, pueden aceptar que la ciencia podría llegar algún día a asumir que sin una respuesta a la posible existencia de mundos espirituales no conseguiría encajar todas las ecuaciones. Que ellos se queden con sus mundos materiales sin esperanza y sin lógica, porque la muerte no la tiene, lo mismo que la aniquilación de la personalidad, hay quienes seguimos pensando que la vida, la existencia es un misterio pero continuamos luchando día a día por encontrar una respuesta.

Si existe un mundo espiritual invisible la existencia de maestros o de entidades superiores a nosotros, dioses, es algo más que probable. Quienes creen que estamos solos en el universo, somos su centro, nunca podrán explicarnos la existencia de universos infinitos solo para que unas pobres criaturas como nosotros inflemos nuestros globos narcisistas pensando que la aleatoriedad nos hizo para aplastarnos bajo la extensión infinita de los universos. Según la cita de Shakespeare en Hamlet, en la que se basa el título del libro, “yo podría vivir encerrado en una cáscara de nuez y considerarme el rey del espacio infinito.” – así dijo Hamlet, el inolvidable personaje de Shakespeare. … Sería “un inmenso desperdicio de espacio”, según afirma el científico Carl Sagan. Sería como construir una casa del tamaño del planeta Tierra, con el esfuerzo que eso supone, solo para que viviera una hormiga que nunca llegará a conocer el resto del planeta, como digo yo.

No somos tan perfectos como para que por encima de nosotros no exista nada, no somos la cúspide de la pirámide de la existencia. Así pues la existencia de maestros o entidades muy evolucionadas, auténticos dioses que se ocupan y preocupan de sus universos, pidiendo la colaboración de quienes quieren participar en la gran misión de la expansión y evolución del universo, no tiene por qué ser un desatino. A partir de ahí, todo lo que dicen Saint Germain cobra sentido. Dejar morir a un gato, un perro, una mascota, ante nuestras narices, solo porque son inferiores a nosotros y allá se las arreglen indica una falta de sensibilidad tan terrible que nos muestra nuestra clara inferioridad. Que los dioses permitan que los seres humanos sufran y mueran y vivan en un infierno, solo porque somos inferiores indicaría que son ellos realmente los inferiores. Por lo tanto que existan maestros que trabajen a favor de un mundo mejor, que intenten abrir nuestros ojos a la luz y acabar con tanto sufrimiento, parece de una lógica aplastante.

Que todos estemos llamados a esta misión parece natural y que sean muchos los llamados y pocos los escogidos, en frase evangélica, también  contiene una gran sabiduría. No entendería que entidades superiores a nosotros se pasaran el tiempo, la eternidad, en una especie de limbo donde disfrutaran de todo lo que nosotros creemos que hace disfrutar, los placeres de la vida. ¿Qué tipo de placeres? ¿Acaso ellos han evolucionado para luego no poder disfrutar de la comida, la bebida, etc porque son invisible y no materiales, o tendrían que utilizarnos para disfrutar de todo ello a través de nosotros? No tiene el menor sentido. ¿De qué otra cosa podría disfrutar un ser evolucionado no material?  Sin duda del amor y no del placer y el amor es sacrificarse por los demás, trabajar por los demás, ayudar a los demás. Toda una eternidad de placeres no sería comparable al infinito placer de ayudar a evolucionar a todo lo existente, una piedra, una planta, un animal, un humano, hasta alcanzar la libertad absoluta.

Y aquí entroncamos con la filosofía chamánica. Nadie puede cambiar a nadie. Cierto, pero los guerreros se unen para ayudarse y trabajar juntos hasta alcanzar la libertad. También en el camino del guerrero todos son llamados pero pocos aceptan incorporarse. No se trata de utilizar un poder inimaginable para obligar a todo el mundo a ser libre contra su voluntad. Lo mismo que un nagual ayuda al aprendiz de guerrero que le ha sido enviado por el Espíritu, un maestro ayuda a quien ha decidido el camino del adepto, del discípulo, y le invita a participar en su infinita tarea. Hasta los materialistas son incapaces de afrontar una ética básica sin plantearse trabajar por los demás creando un mundo mejor, un mundo donde no haya explotadores y explotados, donde no haya verdugos y víctimas, donde todos tengan acceso a una vida mejor. Aborrecen del capitalismo, el egoísmo elevado al cubo, y trabajan por una sociedad mejor. ¿Qué diferencia hay entre ellos y los maestros? Que los maestros no trabajan por alcanzar en el tiempo algo que el tiempo destruirá, sino por un universo espiritual que nada puede destruir porque es atemporal, eterno, basado en lo único que vincula para siempre, el amor.

Muchas veces me he preguntado cómo sería mi vida si no interviniera “algo” superior que me ha librado de más de una docena de suicidios, salvándome la vida cuando solo un milagro podría hacerlo. Si bien es cierto que muchas veces me quejo de que todo va mal, no podría ni imaginarme cómo me irían las cosas si estuviera sometido a la implacable ley de la aleatoriedad, la suerte, el destino, porque con la suerte que tengo, como digo muchas veces, todo lo malo ya habría caído sobre mi cabeza. Incapaces de aceptar la existencia de entidades superiores no podemos asimilar que un maestro pueda salvarnos la vida o encarrilarla cuando todo está perdido, lo mismo que una hormiga no puede ver la mano humana que ha puesto una pajita en un hilillo de agua para que ella pase al otro lado, o un gato callejero asuma que el pienso que aparece todos los días cerca de su refugio es obra de un humano bondadoso y no de la aleatoriedad de todo un universo. Aceptar que no estamos solos y que estamos siendo ayudados por manos invisibles, requiere humildad y asumir que todos somos iguales requiere mucho poder, como asumir que los animales son iguales a nosotros, en la filosofía chamánica. Yo no trataría igual a un perro que después de darle de comer me muerde que a otro que me lame la mano. Aunque los maestros estén por encima de todo esto, las leyes cósmicas no lo están, si muerdes la mano que te da de comer luego no te quejes que en un momento determinado ya no haya manos que te den de comer. En el mundo espiritual esto es aún más evidente, porque las barreras y abismos solo pueden ser superados por el puente del amor y quien solo se preocupa de sí mismo nunca tendrá capacidad para encajar en un universo vinculado.

220px-Count_of_St_Germain





LA LEY DE LOS TRES CÍRCULOS X

11 11 2018

ENLACE PARA DESCARGAR LOS TEXTOS DE ESTA SECCIÓN HASTA EL MOMENTO EN PDF

https://drive.google.com/open?id=1eZc8ZjdgAMZXiKaRpDyQdgII077uAFc1

 

LA LEY DE LOS TRES CÍRCULOS X

 

LOS TRES CIRCULOS

FILOSOFÍA ESENCIAL DE LA PAREJA

Es necesario en este capítulo sentar las bases filosóficas esenciales de las relaciones de  pareja si queremos delimitar claramente las metas a las que se puede aspirar viviendo en pareja, hasta dónde nunca se podrá llegar y sobre todo para situar en su debido lugar el estado de pareja en relación con la vida personal de cada individuo, con la familia, la sociedad, la humanidad y sobre todo con la evolución espiritual, de la consciencia, de cada persona o entidad espiritual.

Hay que tener muy en cuenta las siguientes condiciones, para no caer en utopías románticas que no llevan a parte alguna, salvo a vivir en mundos de colorines, en burbujas que acaban explotando al menor alfilerazo:

-La muerte no suele ser la primera causa de separación en una relación de pareja, la ruptura de la relación acostumbra a ocurrir antes por la terrible erosión de la convivencia, por lo que algunos llaman incompatibilidad de caracteres o por acontecimientos traumáticos que la pareja no es capaz de asumir y asimilar. Por lo tanto eso de “hasta que la muerte nos separe” no deja de ser una utopía tan alejada de la realidad que aspirar a ella es como aspirar a vivir muchos años, a veces sucede y a veces no.

-“Y los dos serán una sola carne”, es otra de esas utopías que hacen mucho daño porque alejan a la pareja de la realidad. No quiere decir, por supuesto, que la vinculación sea tan fuerte que, incluso fuera del sexo, la unión de cuerpos resulte algo asombroso. Incluso como metáfora de la unión de personalidades, de identidades, de individualidades, no deja de ser una aspiración romántica con muy poca base. Sin dejar de ser cierto aquel refrán que dice que dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición, siendo muy cierto que la vinculación energética es muy intensa en la pareja, no podemos aspirar a un imposible. En este blog estamos viendo la exposición de la teoría de la vinculación de Milarepa, en la que vemos que en el mundo subatómico o cuántico las partículas se unen entre sí, entregando parte de su mundo atómico y recibiendo a cambio parte del mundo atómico de la otra persona con la que se están vinculando. Esto es cierto, pero sabemos muy bien que incluso en el mundo atómico se producen las rupturas y éstas pueden llegar a convertirse en auténticas explosiones nucleares. En las técnicas de psicomagia estamos viendo cómo se expande la consciencia, como una esfera que va ampliando su radio de acción y vinculándose con todo aquello que le rodea, de una forma especial y peculiar cuando se encuentra con otras esferas de consciencia o personalidades. No podemos expandir nuestra consciencia sin vincularla y no nos podemos vincular sin sufrir con los demás, debemos de olvidarnos de una vez para siempre del craso error de pensar que la expansión de consciencia nos da poder y con él nos convertimos en reyes de un universo que nos está sometido. Quienes así piensan acaban en las garras de lo oscuro, de la magia negra, de la maldad pura y dura, en lugar de vincular acaban sometiendo, torturando, aniquilando, y acaban siendo sometidos, torturados y aniquilados, porque la ley del karma es inquebrantable.  Así pues la pareja solo puede aspirar a un estado provisional de vinculación que les causará mayor o menor felicidad y que permitirá la expansión de esa consciencia de pareja a otros, formando así una familia que es la imagen del primer círculo.

CIRCULOVICIOSO

-Podemos echar el agua de una tinaja al océano y será absorbida sin el menor problema, pero no podemos intentar llenar con el agua de nuestra tinaja a otra tinaja que está repleta con su propia agua. Podemos aspirar a la fusión con el Todo, a romper la tinaja de nuestra individualidad y a ser absorbidos por el gran océano. Que esto lo  hagamos a través de la relación de pareja, a través del servicio a los demás, de la vinculación amorosa con todo lo existente en un viaje místico o que nos entreguemos en las manos de Dios, como padre, dejando que su infinita inmensidad de consciencia nos absorba, son solo diferentes caminos para llegar a la misma meta. Pero lo que no podemos hacer es fusionarnos totalmente con otra persona. Sería como intentar mezclar el agua de dos cántaros para que fueran uno solo. Uno, generosamente, intenta vaciarse en el otro, pero no lo consigue porque el otro está lleno con su propia agua, así que el agua que entrega se pierde en el suelo. Puede ocurrir que el otro, repleto de su agua, de su egoísmo, no sea capaz de aceptar este sacrificio del otro, pero también puede ocurrir que sí quiera aceptarlo y como no puede recibir ni una gota más decida hacer lo mismo para que el otro pueda recibir algo de su agua. ¿Cómo hacerlo? Los dos cántaros están llenos, hasta que uno se vacíe no se puede ir llenando con el agua del otro y al revés. Solo queda que ambos arrojen algo de su agua al suelo, donde se perderá sin el menor fruto o lo entreguen a otros cántaros que han sido vaciados en parte por avatares de la vida.  De alguna forma un cántaro se debe vaciar si quiere ser llenado con el agua del otro o de los otros. Es una ley cósmica inquebrantable, si quieres llenarte de algo exterior a ti, tendrás que vaciarte de lo que ya hay en tu interior. En la relación de pareja esto solo puede llevarse a cabo si amplían su primer círculo, si se abren a los demás. Por lo tanto la aspiración de una pareja como tal pareja es limitada por su propia naturaleza, no pueden intercambiar el agua de sus cántaros ni las pueden fusionar a un cincuenta por ciento, porque eso solo es posible si ambos cántaros echaran su agua a un recipiente exterior, para que allí se fundieran, se fusionaran y luego pudieran ser absorbidos, al cincuenta por ciento por cada cántaro.  Podría hacerse si el vacío  del cántaro no fuera otra cosa que la muerte o si el agua fuera echada al océano, que no es la muerte sino la fusión con el Todo, no hay más opciones.

-A una pareja solo le queda morir juntos de amor, como Tristán o Isolda, fundirse con el océano, como dos gurús que han alcanzado a la vez el nirvana o simplemente vivir en pareja, conscientes de que cada uno de ellos es un cántaro, con su propia agua, que se pueden vincular, intercambiando un poco de su agua, fusionándose un poco, a través del cariño, del amor, de la convivencia, de las metas en común, de los hijos, de una vida que se intenta sea lo más unida y feliz posible, pero nunca superarán su propia naturaleza, son dos cántaros y no uno, cada uno de ellos tiene su propia agua, su propia personalidad, carácter, ideas, sentimientos. Y serán los dos una misma carne solo es posible si se cumple el paso previo, Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto.  Una sola carne para siempre=a ser pefecto=a formar parte del Todo. En este mundo, en esta realidad, eso no es posible, por lo tanto o la pareja lo acepta o deciden alcanzar el nirvana, juntos, o aceptan las mezquindades y miserias de dos cántaros repletos de su propia agua que intentan intercambiarlas a lo largo de una vida.

-La vida de pareja, como vida de un primer círculo, está sometida a sus leyes, hay que aceptar que aunque tenga sus peculiaridades, como son las leyes de la vida en común de dos cántaros, en general se funciona igual dentro del sub-círculo de la pareja que en el primer círculo en general.  No queda otra que adaptarse a las leyes del primer círculo y a los matices que supone vivir en un círculo aún más estrecho, la vida de pareja.

 

quien-dijo-que-era-dificil-de-explicar-amor-pareja-amistad

LEYES PECULIARES DE LA PAREJA

-El sexo no es una condición única y propia de la pareja pero sí es cierto que sin sexo una pareja no funciona, al menos tal como conocemos actualmente la pareja. Si en un tiempo la procreación para la supervivencia de la especie fue una condición básica de la pareja, por lo tanto el sexo era esencial, actualmente hay otras vías para que la especie humana no se extinga. Los avances médicos, genéticos, tecnológicos, biológicos, etc etc, permiten el nacimiento de un bebé humano sin sexo. La pareja ha dejado de ser el único camino para la supervivencia de la especie, todo ha cambiado. Es cierto que el sexo y no la pareja era el instrumento básico de la naturaleza para generar vida humana, pero nadie puede negar que la pareja era la fórmula ideal para que los retoños sobrevivieran física y psicológicamente. Las condiciones naturales y sociales, dejando de lado las filosofías religiosas, obligaron a seguir el camino de la pareja en lugar de otros caminos, factibles, pero bastante menos positivos. Dejando de lado que una mala pareja puede ser mucho peor que una comunidad donde los niños son criados y educados por todos, no debemos olvidar que una pareja que no cumple las leyes del primer círculo y del sub-círculo o círculo íntimo de la pareja ha dejado de ser una pareja, transformándose en una relación patológica puesto que una relación económica, de supervivencia, de simple amistad, será cualquier otra cosa menos una relación de pareja. Debemos ser muy precisos con las definiciones porque si en cualquier definición cabe todo deja de ser definición, la que es tal porque pone límites haciendo que las partes no sean iguales que el todo. Si cambiamos la definición de pareja, si cambiamos la definición de primer círculo, cambiamos su naturaleza y por lo tanto hay que empezar de cero, con nuevas definiciones y nuevas leyes. Lo mismo ocurre con la familia, con la amistad y con cualquier otro tipo de relaciones interpersonales. Lo que no quiere decir que los conceptos y estructuras actuales no puedan evolucionar y ser superados. Pero si lo son hay que empezar de cero con las nuevas estructuras y conceptos. Lo importante, lo básico, lo esencial es algo que no puede cambiar y lo básico es: Que somos individuos, personalidades, que los individuos y personalidades o personas se relacionan entre sí en lo que llamamos relaciones interpersonales. Si esto cambiara, si dejáramos de ser individuos, personas, si dejáramos de necesitar la relación, estaríamos hablando de otros mundos, de otras realidades, que no son ésta, por lo tanto estaríamos haciendo ficción, ciencia ficción, estaríamos fantaseando y no viviendo en la realidad.

-El  sexo, dentro de este concepto y estructura, es imprescindible en la pareja, aunque actualmente no sea imprescindible para la generación de nuevos especímenes humanos. Si en una pareja no hay sexo podríamos hablar de amistad, de una pareja que ha evolucionado con el tiempo y las circunstancias generando otra forma de convivencia para la que podríamos buscar un nombre, pero no sería una pareja como tal. Una pareja de ancianos que han dejado de tener sexo por la edad, las circunstancias o cualquier otro motivo pueden seguir conviviendo y comportándose como tal pareja, el cariño es una de las leyes básicas de la pareja y mientras exista uno puede tener la sensación de que la pareja sigue existiendo, pero no es así, aunque no tenga otro nombre o no se haya buscado, al fallar una de las leyes básicas en las relaciones de pareja, la vinculación y relación a través del sexo, se ha generado otra estructura distinta. Una relación sin sexo puede llamarse amistad y no pasa nada. Una relación sexual puede llamarse amistad con derecho a roce o de cualquier otra manera, pero si no se cumplen las leyes básicas de la pareja llamarla así sería desvirtuar la definición de pareja y si en una definición cabe todo, como hemos dicho antes, deja de ser definición.

-Lo mismo que no puede existir una relación de primer círculo si no se cumplen las leyes básicas de las relaciones de primer círculo, tampoco puede existir una relación de pareja si no se cumples las leyes básicas de esta relación, y lo mismo ocurre con la amistad o cualquier otro tipo de relación de primer círculo. Si no se cumplen estaríamos en el segundo o tercer círculo. Todo comportamiento impropio de un círculo es patológico. No podemos ser amigos de alguien si le estamos haciendo la puñeta todo el tiempo, si fuera así y el otro aceptara seguir siendo nuestro amigo habría caído en una patología, en un trastorno de la personalidad. Tenemos el caso sangrante y muy actual del maltrato y hasta el asesinato en las relaciones de pareja. ¿Acaso alguien piensa que eso es una relación de pareja, una relación de primer círculo? Ese “la maté porque era mía” es una relación cuarto círculo, infernal, nadie puede creer que eso sea una relación de pareja, una relación de primer círculo. Son estas confusas y diabólicas ideas las que hacen de nuestra sociedad un auténtico infierno. Si queremos vivir una relación de primer círculo tenemos que cumplir las normas del primer círculo, si nos conformamos con una relación de segundo círculo no podemos exigir al otro que cumpla las normas del primer círculo y si estamos en el tercer círculo, el de los desconocidos, solo nos queda cumplir las normas de ese círculo, vive y deja vivir, o si queremos ir progresando tendremos que cumplir las normas de los círculos más interiores, sí o sí, no hay otra salida.

-La mayor parte de los conflictos que se generan en las relaciones interpersonales, entre personas de buena voluntad, no ya “buenos” en el buen sentido de la palabra bueno, son causados por el desconocimiento o la no aceptación de estas leyes. No podemos creer que una relación de primer círculo, basada en el cariño, va a funcionar sin cariño; ni que uno puede funcionar a las mil maravillas en una relación de primer círculo con normas del segundo o del tercero, y a su vez no podemos creer que podemos pasar de un círculo exterior a un círculo interior sin la plena aceptación y cumplimiento de las leyes de esos círculos. Creer eso es patológico y genera toda clase de conflictos hasta llegar a la brutalidad, salvajismo e inhumanidad de ciertas relaciones que pueden terminar con la muerte del otro. Hay círculos, como el cuarto, el círculo infernal, el círculo del odio, en el que solo cabe la violencia, el odio, la muerte, la aniquilación de la personalidad, porque así son las leyes de éste círculo, quien decida entrar en él a sabiendas sabe lo que le espera. Aceptar que no podemos relacionarnos con los demás sin odio, brutalidad e inhumanidad es asumir que hemos decidido vivir en el infierno y entonces no podemos quejarnos de las consecuencias, los diablos andarán sueltos y nadie estará a salvo. Si no somos capaces de una buena relación con los demás, si no podemos aceptar las leyes del primer círculo, por lo menos debemos asumir algo básico: vive y deja vivir, si no podemos vivir en un primer círculo, al menos intentemos vivir en el segundo, y si no, asumamos que el tercer círculo, el de los desconocidos, no es tan malo si al menos vivimos y dejamos vivir. Es cierto que si no vivimos en un primer círculo, por pequeño que sea, por básico que sea, es más que posible que acabemos sufriendo algunas patologías, enfermedades mentales, trastornos de la personalidad, necesitaremos ayuda profesional, necesitaremos cambiar nuestra forma de pensar, nuestros sentimientos y asumir que el primer círculo es muy exigente. Lo que no podemos hacer es engañarnos, creer que vivimos en un primer círculo, familiar o amistoso, cuando no se cumplen las leyes de ese círculo. El haber nacido en una familia no significa que estemos en ese primer círculo, la sangre solo es sangre para el primer círculo y el afecto es la verdadera sangre que vincula en un primer círculo. Muchas familias se han convertido en auténticos infiernos porque pretenden dar la imagen de un primer círculo a cualquier precio o aguantan en él pensando que no pueden romper supuestas leyes tan elementales como la de la sangre, la genética, la aleatoriedad de haber nacido de unos determinados padres y no de otros, en una determinada familia y no en otra, en una sociedad o país y no en otro. No elegimos dónde nacemos pero sí podemos elegir dónde viviremos. Somos libres y el que renuncie a su libertad que luego no se queje de vivir en el infierno, porque el infierno es eso, la falta de libertad.

-La ley del tiempo es también básica. No permanecemos en un círculo para siempre, eso dependerá de nosotros, de los otros, de que se tomen o no decisiones libres. Hay cosas que no podemos controlar, al menos no del todo, como sentir deseo sexual por una persona toda una vida, pero hay otras que sí se pueden controlar, como el afecto, el cariño, es decisión nuestra, es trabajo de todos los días. Si no podemos permanecer en un círculo, retirémonos de él, pero no forcemos la situación hasta que todo se deteriore hasta extremos que generen conflictos, violencia, incluso salvajismo. Nadie es amo de nadie, todos somos libres, y es en la libertad y en el afecto donde se fraguan las relaciones. Podemos elegir los círculos a los que vamos a pertenecer, si no podemos amar, al menos sí está en nuestras manos no odiar. La humanidad debe elegir si va a pertenecer al cuarto círculo, del odio, el círculo infernal, o al primer círculo, el del afecto más íntimo e intenso.  Si el cuarto círculo se hace tan extenso que nos abarca a todos estamos en el infierno y entonces solo queda rezar para que Dios nos ampare.

INFIERNODANTE





EL LOCO DE CIUDADFRÍA XIX (NOVELA)

6 11 2018

  LOCOESOTÉRICO

 El dolor se había hecho tan intenso que dudé entre quedarme de pie o sentarme. Finalmente decidí que a igual dolor, resultaba más soportable  si me sentaba. El loco se interesó por saber cómo me encontraba. Respondí que sobreviviría, apretando los dientes y de un humor de perros. Se arrodillo junto al regato y haciendo un cuenco con su mano derecha comenzó a beber con ansia. Luego se levantó, sacudiéndose las rodilleras del chándal. La humedad y la tierra formaban dos hermosos círculos que él no había logrado sino que se extendieran aún más. Imaginé la escena estando presente mi esposa y la bronca que se hubiera llevado el loco sin la menor consideración. Me entró la risa tonta, que me vi obligado a abortar, porque hasta mover un músculo de la boca me repercutía en el culo.

Los rayos del sol ya no podían llegar hasta nosotros, aunque podía ver su reflejo en la copa de los árboles más alejados. La noche no tardaría en llegar. Me abroché la cazadora esforzándome para hacerlo con el mínimo de movimientos posibles. Él buscó acomodo a mi lado, procurando dejar un espacio entre nosotros. Sacó un pitillo y lo encendió. Ni siquiera se le ocurrió ofrecerme, tal vez pensando que en mi situación lo mejor sería que permaneciera como una estatua.

  -Debí haber traído la cantimplora y la mochila. En la montaña siempre es conveniente ir preparado, aunque solo sean dos pasos. Nunca se sabe lo que puede ocurrir.

  No me molesté en contestar. Seguro que hablar no iba a sentarle bien a mi “pompis”. Permanecimos en silencio durante algunos minutos. Era tan denso que tenía la sensación de poder cortarlo a cada respiración. De pronto se escuchó un extraño sonido a lo lejos, sobre nuestras cabezas. Me sentí impresionado. Mi sensibilidad, agudizada por el silencio y la soledad, pero sobre todo por aquella molestia en salva-sea-la-parte, estaba jugando con mi mente como un gato con un ratoncillo. Comprendí que en plena naturaleza, solos,  los humanos dependemos más de nuestro instinto de supervivencia y de la solidez de nuestro carácter que de la fría lógica, de la que tanto alardeamos los intelectuales en el medio urbanita.

   No sé por qué razón me vino a la cabeza una escena de una película de terror, concretamente de la Bruja de Blair, que me viera obligado a tragar por un capricho de mi esposa ( esa noche se encontraba de un humor muy raro). A ella le disgusta el terror en cualquiera de sus formas, sin embargo aquel sábado la eligió entre la numerosa oferta de nuestro proveedor de televisión por cable, para “disfrutar” antes de irnos a dormir.  En otro momento me hubiera carcajeado de mi endeblez mental; en cambio y a pesar de mi llamada a la cordura no pude evitar un estremecimiento. Lo cierto era que estábamos allí los dos solos, que yo no tenía la menor idea del animal que había gritado de aquella manera, que nada podría impedir a un asesino en serie perseguirnos por el bosque hasta darnos caza y descuartizarnos. En realidad aquellas posibilidades eran de todo punto estúpidas, pero no así la posibilidad de que el loco cayera en alguno de sus delirios y decidiera que yo era su peor enemigo. Decidí abrir la boca antes de que mi fantasía me llevara aún más lejos.

  -¿Qué ha sido ese ruido?

  -¡Ah! No se preocupe. Creo que es un búho o una lechuza.

  -Espero que no haya lobos por aquí.

  -Los hay, pero rara vez se oye su aullido, y mucho menos se les puede ver, salvo en invierno. A principios del otoño, sin nieve, resultaría sorprendente que algún lobo bajara hasta aquí.

  -Disculpe mi ignorancia, no soy precisamente un experto montañero. ¿Nos acecharía algún peligro si cae la noche?

locoesotérico

  -¿Se refiere a animales? Ya le he dicho que los lobos no andan tan bajos en otoño y en cuanto a los jabalíes no se moverán hasta que sea noche avanzada. Si se refiere a delincuentes, correríamos más peligro de que nos robaran la cartera en la ciudad que aquí, en la montaña.  Estamos seguros, créame.

  Su ironía era suave. Se burlaba de un estúpido urbanita sin llegar a hacer sangre. Decidí que tal vez continuar hablando me ayudaría a no dejarme llevar en alas de la peligrosa imaginación.

  -Disculpe mi curiosidad. Nunca me han interesado gran cosa los temas esotéricos, pero tal vez usted pueda contarle algo mientras nos vemos obligados a esperar. Si no le molesta la pregunta, claro.  ¿Podría contarme qué escribió en la carta para que su maestro o tutor, o como se llame, le respondiera con tanta acritud?

  -No tengo el menor inconveniente en hablarle de ello. No me considero comprometido por juramento alguno con nada ni con nadie… Y en cuanto al maestro creo recordar ahora que se trataba de una mujer… No importa, el género del remitente es irrelevante.

  “En realidad mi carta era un cincuenta por ciento de agradecimiento por las enseñanzas recibidas y sus desvelos para con nosotros, los novatos o discípulos prestos a ser iniciados. Claro que aproveché la ocasión para intentar sacar algo en limpio respecto a algunas dudas que no dejaban de dar vueltas en mi cabeza. Me intrigaban las proyecciones mentales y sobre todo la telepatía. Aquellas voces que había empezado a escuchar dentro de mi cabeza me tenían muy preocupado. No cesaba de preguntarme una y otra vez si con el tiempo no acabaría volviéndome completamente loco.

  “Aún fui más allá, no mucho. Me preguntaba sobre la posibilidad de que las proyecciones mentales de mujeres pudieran generar en mí efectos eróticos, sexuales, incluso hasta el punto de llegar al orgasmo. Me costó hacer aquella pregunta, sin embargo me decidió el pensar que como mucho sería tomada como una simple elucubración morbosa de un estudiante con la imaginación muy viva.

  “No fue así. La respuesta que recibió me pareció tan grosera como contundente. Durante días me pregunté si de una pregunta tan tonta alguien, en su sano juicio, podría deducir que yo estaba como un cencerro. Lo achaqué a un malhumor temporal de la maestro. Todos tenemos días malos y otros aún peores. Aún así llegué a sentirme profundamente dolido, herido en mi amor propio, en mi orgullo y dignidad. Decidí abandonar los estudios de forma irreversible.

  “Nadie puede tratar así a un novato en el camino del conocimiento, ni siquiera un alto iniciado. No cesé de repetírmelo una y otra vez para reafirmar mi decisión y luego dejé de pagar las cuotas mensuales. Las monografías dejaron de aparecer en mi buzón… y eso fue todo.

  “Creo que precisamente las que estudiaba en aquel momento hablaban de proyecciones mentales, ectoplasmas delante de los ojos y cómo algunos iniciados podían presentarse delante de sus seres queridos en momentos de gran necesidad. Se trataba de viajes astrales, sin duda.  ¿Y ella se atrevía a mandarme a un loquero porque me atrevía a pensar que si alguien viajaba de esa forma con su mente para cosas “buenas” también podría hacerlo para practicar sexo, pongamos por caso?

  “¿Alguien puede creerte tan tonto como para intentar convencerte de que los viajes astrales son posibles y de que a ti ni se te ocurra pensar en todas las implicaciones de algo así?  ¿Acaso en esa dimensión el sexo no existe, ni el mal, ni uno puede hacer cosas moralmente despreciables? ¿Acaso el mal no existe? Esa era en realidad la clave de todo, me parecía a mí. Hablaban mucho de los poderes de la mente y de las infinitas posibilidades de evolucionar espiritualmente y de ayudar a los demás, pero obviaban toda mención a la magia negra, al mal, a la posibilidad de que esos poderes pudieran utilizarse para hacer daño. A mí no me convencía aquello, como tampoco me convenció en su momento el dogma católico. No creo en dogmas y si me argumentan en un determinado sentido me gusta llegar al final de ese razonamiento, hasta las últimas consecuencias.

   “Esa era una de las pocas contradicciones que encontré en aquellas enseñanzas, que rehuían hablar con claridad de estos temas. Del mal, de la magia negra, de cómo lo mismo que pueden existir maestros del bien podrían existir maestros del mal. Algo así como la parte oscura de la fuerza en “La guerra de las Galaxias”. Mucho hablar de la hermandad blanca, pero donde hay hermandad blanca puede haber una hermandad negra. Donde hay magia blanca puede haber magia negra, sin duda. Las menciones a las fuerzas oscuras eran tan sutiles que a veces pensaba si ellos no creerían que nosotros, los novatos éramos bobos.

  “Con los años llegaría a estudiar un poco el tantrismo y descubriría que eso era, ni más ni menos, lo que yo había planteado en aquella carta. ¿Sabe usted lo que es el tantrismo?